Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

enervar. Aún conserva el significado etimológico latino de ‘debilitar o relajar’: «Viéndolo tan tranquilo y enervado disfrutando de la música, hicieron confianza» (Rubín Rezagados [Méx. 1991]); pero hoy se emplea más frecuentemente con el significado de ‘excitar o irritar’, sentido que el francés añadió a esta voz en el siglo xix, de donde pasó al español: «Voy a tratar de seguir contándoselo de una forma suave [...]. Pero me enerva, no puedo evitarlo, esa actitud de sorna y desconfianza» (VMatas Suicidios [Esp. 1991]). Es uso asentado en la norma culta y debe considerarse aceptable. Con este sentido, por tratarse de un verbo de «afección psíquica», dependiendo de distintos factores ( leísmo, 4a), el complemento de persona puede interpretarse como directo o como indirecto: «La enervaba María Bernal» (Aguilar Error [Méx. 1995]; «Tus preguntas normales le enervaban» (GaMorales Lógica [Esp. 1990]).

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE