Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

estar(se). 1. Verbo irregular: v. conjugación modelo ( apéndice 1, n.º 34). Deben evitarse las formas vulgares estea, estean para la tercera persona (singular y plural, respectivamente) del presente de subjuntivo, en lugar de las correctas esté, estén: «Estos señores es mejor que estean de testigos de mes palabras» (Arguedas Zorro [Perú 1969]). Cuando la primera persona del singular del presente de indicativo (estoy) lleva pospuesta una forma pronominal átona —algo frecuente en la lengua antigua, pero raro hoy ( pronombres personales átonos, 3a)—, debe mantenerse su escritura con y, aunque esta letra quede en interior de palabra ( i, 5c): «Estoyme deshaziendo / Qual la cera en el fuego» (Cueva Infantes [Esp. 1579]). En el imperativo de segunda persona del singular, se usa siempre en forma pronominal: «Por favor, Miguel, estate tranquilo» (Rovinski Herencia [C. Rica 1993]); «Estate en la puerta de la calle a las cinco en punto» (Leguina Nombre [Esp. 1992]).

2. Su función principal es la de atribuir al sujeto una determinada cualidad o estado, función que también desempeña el verbo ser. En general, se usa el verbo estar cuando la característica que se atribuye al sujeto es considerada por el que habla como el resultado de una acción, transformación o cambio, real o supuesto, o se considera como no permanente, vinculada a una situación espacio- -temporal determinada; si, por el contrario, la característica que se atribuye al sujeto es considerada inherente a este o estable, o se presenta la cualidad sin más, ajena a toda idea de proceso o cambio, con la única finalidad de incluir al sujeto dentro de una determinada clase de seres, se utiliza normalmente el verbo ser: Juan es vago (la pereza forma parte de sus rasgos de carácter) / Juan está vago (no lo es normalmente, sino que pasa por un período de pereza); Pedro está viudo (se considera que puede dejar de estarlo, si se vuelve a casar) / Pedro es viudo (se presenta este estado como permanente o, simplemente, se está clasificando a Pedro dentro de la clase de los viudos); Tomás está calvo (la característica se presenta como resultado de un proceso) / Tomás es calvo (se describe sin más al sujeto, incluyéndolo en la categoría de las personas calvas). Esta diferencia explica el hecho de que existan adjetivos que solo pueden combinarse con el verbo ser, por ejemplo, los de procedencia, que siempre designan características inherentes (Soy cacereña, y no *Estoy cacereña), del mismo modo que existen otros adjetivos que solo pueden combinarse con el verbo estar, por designar estados que son siempre el resultado de una acción o proceso (El jarrón está roto, y no *El jarrón es roto; Estoy muy satisfecho, y no *Soy muy satisfecho). Por otra parte, existen casos en que el uso de uno u otro verbo implica cambios de significado en el atributo; así, no quiere decir lo mismo Juan es listo (‘inteligente’) que Juan está listo (‘preparado’); La moto es nueva (todavía no ha sido usada) / La moto está nueva (está usada, pero no lo parece), etc.

3. Puede llevar también complementos adverbiales, con el sentido de ‘hallarse en un determinado lugar, tiempo, situación o circunstancia’: Estamos aquí desde ayer; Mi padre está durmiendo todavía; María está en el cine; Juan está al frente de la empresa; El pueblo está al norte de la provincia. Se usa en primera persona del plural, con un complemento con a, para expresar la temperatura, o el día de la semana o del mes: Estamos a 5º bajo cero; Estamos a lunes; Estamos a 24 de julio; y con un complemento con en, para expresar el mes, la estación o el año: Estamos en marzo; Estamos en primavera; Estamos en 1998. Para expresar el precio de un artículo, el complemento puede ir precedido de a o en: Los tomates están a un euro el kilo; La casa está en 25 millones. Para señalar la profesión o el cargo de una persona, el complemento puede ir introducido por de o como: Estuvo de director en el instituto; Está como cocinero en el Ritz.

4. estar al + infinitivo. Expresa que está a punto de realizarse la acción denotada por el infinitivo. En España solo es normal con los verbos caer y llegar, con el sentido de ‘estar a punto de presentarse’: «La policía está al caer» (Salisachs Gangrena [Esp. 1975]); «¿Por qué no pones la mesa? Papá está al llegar y ya sabes cómo llega» (Vázquez Narboni [Esp. 1976]); pero en el español de América su empleo es mucho más general: «Ahora vámonos, que mi hermana está al regresar con su marido» (CInfante Habana [Cuba 1986]); «El viaje estaba al terminar» (Chávez Batallador [Méx. 1986]).

5. estar (al) pendiente. pendiente, 2.

6. estar de más más, 1.10.

7. estar + gerundio. Forma una perífrasis durativa, que presenta la acción en el curso de su desarrollo: «Durante semanas estuvimos discutiendo el asunto» (Volpi Klingsor [Méx. 1999]); «Para ti está siendo peor que una horrible borrachera, lo sé» (GaSánchez Alpe d’Huez [Esp. 1994]). Esta perífrasis durativa puede aparecer también en forma pasiva, dando lugar a la pasiva perifrástica estar siendo + participio, construcción que a menudo ha sido considerada un calco censurable del inglés, pero que es perfectamente posible y correcta en español, aunque sea menos frecuente que las construcciones activas o que la pasiva refleja: «Me pidió [...] que llevara en mi tripulación, convenientemente disfrazado y con el mayor disimulo, a un rabino judío que estaba siendo buscado por la Inquisición» (RBastos Vigilia [Par. 1992]); «John Polidori tuvo la inquietante certeza de que estaba siendo observado» (Andahazi Piadosas [Arg. 1999]); «Era evidente que estaba siendo acosado y atacado por el otro» (Guelbenzu Río [Esp. 1981]).

8. estar para + infinitivo. Significa ‘estar a punto o en disposición de realizar(se) lo expresado por el infinitivo’: «Supo que estaba para morir» (Cousté Biografía [Arg. 1978]); «¿Está para llover?» (Gala Petra [Esp. 1980]); «¡Imagínese si estoy para poner los cuernos a nadie!» (JmnzDiego Memorias [Esp. 2002]). En algunos países de América, se usa también, en estos casos, estar por ( 9).

9. estar por + infinitivo. En el español general significa, por un lado, ‘estar lo designado por el sujeto pendiente de recibir la acción expresada por el infinitivo’: «La gran biografía de Rodolfo Usigli aún está por escribirse» (Proceso [Méx.] 29.9.96); y, por otro, con sujeto de persona, ‘sentir la tentación, o tener la intención, de realizar la acción designada por el infinitivo’: «Casi estoy por pedirle un autógrafo» (Sierra Regreso [Esp. 1995]); «Hace meses que estoy por venir a verlos, Martín» (Bryce Vida [Perú 1981]). En algunos países de América, además, es frecuente su empleo con el sentido de ‘estar a punto de + infinitivo’: «Su hijo me está enloqueciendo, a veces estoy por perder la calma» (Darío Dama [Ven. 1989]); «En estas tierrasdije, piensan que quien está por morir prevé lo futuro» (Borges Libro [Arg. 1975]); «Es martes y está por llover» (Clarín [Arg.] 9.10.00); con este sentido es más general el uso de estar para ( 8).

10. estar siendo + participio. 7.

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE