Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

fraccionarios. 1. Los numerales fraccionarios, también llamados partitivos, expresan división de un todo en partes y sirven para designar una o varias de las fracciones iguales en que se ha dividido la unidad. Pueden ser adjetivos (la terceraparte de los presentes) o sustantivos (un tercio de los presentes). A continuación se ofrece una tabla con sus formas:

número

numeral fraccionario

sustantivo

adjetivo

1/2

mitad o medio

medio, fem. media

1/3

tercio

tercera (parte)

1/4

cuarto

cuarta (parte)

1/5

quinto

quinta (parte)

1/6

sexto

sexta (parte)

1/7

séptimo

séptima (parte)

1/8

octavo

octava (parte)

1/9

noveno

novena (parte)

1/10

décimo o décima

décima (parte)

1/11

onceavo o undécimo

onceava o undécima (parte)

1/12

doceavo o duodécimo

doceava o duodécima (parte)

1/13

treceavo

treceava (parte)

1/14

catorceavo

catorceava (parte)

1/20

veinteavo o vigésimo

veinteava o vigésima (parte)

1/30

treintavo o trigésimo

treintava o trigésima (parte)

1/56

cincuentaiseisavo

cincuentaiseisava (parte)

1/100

centésimo o centésima

centésima (parte)

1/1000

milésimo o milésima

milésima (parte)

1/10 000

diezmilésimo o diezmilésima

diezmilésima (parte)

1/100 000

cienmilésimo o cienmilésima

cienmilésima (parte)

1/1 000 000

millonésimo o millonésima

millónesima (parte)

1/2 000 000

dosmillonésimo o dosmillonésima

dosmillonésima (parte)

2. De los adjetivos, únicamente medio puede modificar directamente al sustantivo que expresa la cosa dividida, con el que debe concordar en género y número: medio libro, media tortilla, dos medias naranjas. El resto de los adjetivos fraccionarios se combinan exclusivamente con el sustantivo parte de ahí que solo se empleen las formas femeninas y requieren que el sustantivo que expresa la cosa dividida vaya precedido de la preposición de: dos quintas partes de la población, la milésima parte de un segundo. Los adjetivos fraccionarios que corresponden a los números tres a diez, así como los correspondientes a cien, a mil y sus múltiplos, y a millón y los suyos, coinciden en sus formas con los femeninos de los ordinales: tercera, cuarta, quinta, [...] décima, centésima, milésima, diezmilésima, millonésima ( ordinales. El resto se forma hoy añadiendo al numeral cardinal el sufijo -ava: treceava, catorceava, diecinueveava, veintiunava, etc. Los correspondientes a los números once y doce, así como los correspondientes a las decenas, admiten ambas formas (onceava y undécima; doceava y duodécima; veinteava y vigésima; treintava y trigésima, etc.), aunque hoy suelen preferirse las primeras: «El volumen sanguíneo corresponde a una doceava parte del peso corporal total» (Rosales/Reyes Enfermería [Méx. 1982]); «Unidad inglesa de medida que equivale a la duodécima parte del pie» (Ramírez Baile [Nic. 1995]); «Equivale apenas a la treintava parte del interés civil y comercial» (Suárez Sueños I [Col. 1911-25]); «Los votos observados eran una trigésima parte del total» (Brecha [Ur.] 10.1.97).

3. Los sustantivos fraccionarios se usan precedidos de determinante (artículo o numeral cardinal) y van normalmente seguidos de un complemento con de, que especifica la cosa dividida: Repartió en vida la mitad de sus bienes; Dos tercios de los presentes votaron a favor. Cada adjetivo fraccionario tiene su correspondiente sustantivo:

a) Al adjetivo medio le corresponde el sustantivo mitad: la mitad de la tortilla. El uso de medio como sustantivo fraccionario solo es normal en contextos matemáticos: «La razón de dos segmentos homólogos en una semejanza es igual a: a) Un medio de la razón de semejanza» (VV. AA. Matemáticas [Esp. 1998]).

b) El sustantivo que designa la tercera parte de una cosa es tercio, que originalmente era también adjetivo (la tercia parte): «Para la votación se exigirá igualmente la mayoría de dos tercios» (Guinea Sindicatos [Esp. 1977]).

c) En el resto de los casos, la forma de los sustantivos fraccionarios coincide con la de los adjetivos, con la salvedad de que el sustantivo es normalmente masculino y para el adjetivo solo se emplea la forma femenina: cuarto, cuarta (parte); quinto, quinta (parte); sexto, sexta (parte); veintiunavo, veintiunava (parte), etc. Solo los sustantivos fraccionarios correspondientes a diez, cien, mil y millón, y sus múltiplos, pueden ser masculinos —uso frecuente en América— o femeninos (décimo o décima, centésimo o centésima, milésimo o milésima, millónésimo o millonésima): «Una diferencia de un décimo de milímetro podía ocasionar el recalentamiento del arma» (García Mundo [Perú 1994]); «Ni siquiera varió una décima de pulgada la dirección de su órgano más sensible» (Panero Lugar [Esp. 1976]). Al igual que ocurre en el caso de los adjetivos ( 2), para los correspondientes a las decenas pueden admitirse las formas propiamente fraccionarias, que terminan en -avo, o las que coinciden con los ordinales, pero estas últimas son de raro uso hoy: «Casi un tercio del tamaño y casi un veinteavo de la masa de la Tierra» (Altschuler Hijos [Ur. 2002]); «El salario de los cilleros [...] solí[a] variar del décimo al vigésimo de los frutos» (DmgzOrtiz Clases [Esp. 1973]).

4. Todos los numerales fraccionarios se escriben en una sola palabra, por lo que se consideran incorrectas las grafías con separación entre sus componentes: cien milésima, diez millonésima. En la escritura de los fraccionarios formados por adición del sufijo -avo a un cardinal terminado en -a, se recomienda reducir las dos vocales iguales a una sola: cincuentavo, mejor que cincuentaavo. En los formados por adición de este mismo sufijo a cardinales terminados en -e, debe mantenerse esta letra: onceavo, doceavo, veinteavo, etc.; las formas onzavo, dozavo, veintavo, etc., son anticuadas y no se recomienda su empleo. Cuando el sufijo -avo se añade a numerales terminados en -o, se mantiene esta letra: dieciochoavo, veinticuatroavo, etc.; no obstante, en los compuestos de ocho, puede también elidirse: dieciochavo.

5. Salvo octavo y sus compuestos, que son también ordinales, los numerales formados con el sufijo -avo son exclusivamente fraccionarios; por tanto, es incorrecto su empleo con valor ordinal: el quinceavo cumpleaños, el diecinueveavo piso; lo correcto es el decimoquinto cumpleaños, el decimonoveno piso.

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE