Diccionario panhispánico de dudas

2.ª edición (versión provisional)
igual

1. Adjetivo que, dicho de una persona o cosa, significa 'que posee o presenta las mismas características que otra(s)'; y, dicho de una cosa, especialmente en contextos matemáticos, 'que equivale a otra'. En estructuras de sentido comparativo, el segundo término puede ir introducido por la conjunción que o por la preposición a. A este respecto ha de tenerse en cuenta lo siguiente:

a) Cuando el segundo término es un nombre propio, un pronombre o un sintagma nominal, incluidos los que integran una oración de relativo, es igualmente válido usar que o a: «Aunque no eran exactamente iguales que Ramón, se le parecían bastante» (GaMorales Testamento [Esp. 2001]); «Y ellos nos ven iguales a Mario» (Ortuño Recursos [Méx. 2007]); «Los padres son iguales que los hijos, pero con veinte años más» (GmzPérez Abc [Esp. 1994]); «Las condiciones de los gemelos son iguales a las de los otros niños» (Tiempo [Col.] 17.7.1996); «Estos cables […] son iguales que los que llevan los cascos» (Bustos Multimedia [Esp. 1994]); «Su relación conmigo era igual a la que yo siempre había tenido con mi madre» (Lezama Oppiano [Cuba 1977]). Si lo que se expresa es una igualdad matemática, no se establece una comparación, sino una equivalencia; en este caso, se emplea solo la preposición a y el verbo permanece invariable: «Una onza es igual a 28,35 gramos» (Vanguardia [Esp.] 16.8.1995); «25 por 40 es igual a 1000» (Gerula Radiestesia [Arg. 2001]). Ahora bien, si el primer término de la comparación es toda una oración, el sustantivo que aparece como segundo término se introduce únicamente mediante la conjunción que: No es igual comer caviar que patatas (no ⊗‍a patatas); No es igual ser alumno que profesor (no ⊗‍a profesor); en estos casos se sobreentiende en el segundo término el mismo verbo que aparece en el primero: No es igual comer caviar que [comer] patatas; No es igual ser alumno que [ser] profesor.

b) Si el segundo término es una oración subordinada con verbo en infinitivo, se usará que y no a: «Era igual continuar que regresar» (Otero Temporada [Cuba 1983]); «Solicitarla no es igual que conseguirla» (Rubín Rezagados [Méx. 1991]). Pero, si el segundo término es una oración subordinada con verbo en forma personal, aunque no es gramaticalmente incorrecto el uso de que, se prefiere el empleo de la preposición a para evitar la cacofonía que produciría la confluencia del que comparativo con el que introductor de la oración subordinada: No es igual que vayas conmigo a que vayas con tu padre (mejor que No es igual que vayas conmigo que que vayas con tu padre, aunque esta última fórmula no es gramaticalmente incorrecta). El uso tiende a sustituir estas estructuras por otras menos complejas, como la coordinación disyuntiva: Es igual que vengas o que te quedes.

c) Si el segundo término es un complemento preposicional o una expresión adverbial, solo es válido el uso de la conjunción que: Es igual en América que en Europa; Es igual hoy que mañana.

2. La palabra igual es también un adverbio que significa 'de la misma manera'. En este caso, en todo el ámbito hispanohablante, el segundo término va introducido por la conjunción que, y no por a: «¿Qué he hecho, aparte de trabajar igual que una burra toda mi vida?» (Márquez Suerte [Esp. 1995]); «Los argentinos manejan igual que los italianos» (Fogwill Orden [Arg. 2001]); no sería correcto ⊗‍manejan igual a los italianos. En América también es normal la construcción con como (→ como, 2.1), uso que en España se documenta solo ocasionalmente, en textos de autores catalanes: «Era igual como si le hubieran marcado con fuego la piel» (DzEterovic Oscura [Chile 2008]); «Ellas trabajan, trabajan igual como nosotros» (Ramírez Calidad [Bol. 2009]); «Una estrategia más para venderlo igual como si se tratara de algo diferente» (Adell Música [Esp. 1998]).

2.1. También forma la locución adverbial comparativa igual de, que se usa ante adjetivos, adverbios o sustantivos no contables con sentido equivalente a tan(to). Con igual de el segundo término va introducido por que, y no por a ni por como: «Le suponía igual de hermético que ella» (Longares Romanticismo [Esp. 2001]); «No creo que nadie lo pueda desarrollar igual de bien que yo» (Tiempo [Col.] 28.4.1997); «Los chistes de Mihura […] tienen igual de gracia ahora que hace cuarenta años» (Tiempo [Esp.] 14.5.1990). Al ser adverbio, igual debe permanecer invariable: debe decirse Esos chicos son igual de tímidos que su padre, y no ⊗‍iguales de tímidos que su padre.

2.2. Forma parte de la locución conjuntiva (al) igual que, que significa 'de la misma manera que': «Al igual que mi madre, también esta señora se adornaba las orejas con dos aros de oro» (Azúa Diario [Esp. 1987]); «Igual que ella, la vieja había ido a buscar algo de comer» (González Dios [Méx. 1999]). No es correcta la forma ⊗‍al igual de: ⊗‍«Bélgica pidió, al igual de Luxemburgo, un plazo de reflexión más amplio» (Universal [Ven.] 15.4.1997).

2.3. En la lengua coloquial de España se usa también este adverbio, seguido de un verbo en indicativo, con el significado de 'a lo mejor, posiblemente': «Si cada vez que llamen a la puerta te vas a poner así, igual acabas mala del corazón» (MtnGaite Fragmentos [Esp. 1976]); «Tu hermana igual necesita ayuda» (Vallejo Hölderlin [Esp. 1984]).

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española:
Diccionario panhispánico de dudas (DPD) [en línea], https://www.rae.es/dpd/igual, 2.ª edición (versión provisional). [Consulta: 22/05/2024].

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas