Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

menester. 1. En el español actual, este sustantivo masculino se emplea con el sentido de ‘trabajo u ocupación’, aunque es voz anticuada que está cayendo en desuso: «Todos juran y perjuran que la mujer asesinada ni era prostituta ni se había entregado nunca a ese menester» (Abc [Esp.] 12.5.88).

2. Conserva el sentido antiguo de ‘necesidad’ en dos locuciones de uso vigente hoy en la lengua escrita y en el habla rural:

a) haber menester [algo]. ‘Necesitar[lo]’. Se trata de una locución verbal transitiva, de modo que se construye con un complemento directo: «Adquieren sus fondos con estas mercancías y compran lo que han menester con ellos» (Cardoza Guatemala [Guat. 1985]); por lo tanto, no debe introducirse el complemento con la preposición de: No he menester de tu ayuda. Tampoco es correcto intercalar la preposición de entre verbo y sustantivo: «Dan buen consejo al que lo ha de menester» (ASantos Estanquera [Esp. 1981]). Para la primera persona del plural del presente de indicativo, se usa preferentemente la forma hemos, si bien ocasionalmente aparece también la forma arcaica habemos: «No hemos menester llegar hasta Petrarca para comprobar la existencia del depurado concepto sentimental y platónico que animó a la caballería» (PBazán San Francisco [Esp. 1882]); «Cuánta sabiduría habemos menester para retener nuestros prisioneros» (Carrasquilla Tiempos [Col. 1935-36]).

b) ser menester. ‘Ser preciso o necesario’. Se trata de una locución verbal intransitiva, de modo que el sustantivo o la oración que aparecen en el enunciado, generalmente pospuestos a la locución, desempeñan la función de sujeto; de ahí que el verbo ser haya de ir en singular o en plural dependiendo de si es singular o plural dicho sujeto: «Era menester un salvoconducto» (Marías España [Esp. 1985]); «Ya no son menester más pruebas» (Grande Fábula [Esp. 1991]).

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE