Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

parlar. 1. ‘Hablar’. Este verbo procede del provenzal y está presente en el léxico español desde la época medieval. Frente al valor neutro de hablar, parlar está normalmente marcado en el uso actual general como informal, jocoso o despectivo: «Para colmo de males, el chicato de mi yerno, que parla como un duque en siete idiomas» (Najenson Memorias [Arg. 1991]); y a menudo se refiere al hecho de hablar de más o inoportunamente: «Todo lo parlaba: malas noches, regodeos, enfermos, partos...» (Sampedro Sonrisa [Esp. 1985]). Estos matices están presentes en los muchos derivados de esta voz, como los adjetivos parlador, parlanchín y parlero (‘que habla mucho o de manera indiscreta’), el verbo parlotear (‘hablar mucho y sin sustancia’) o los sustantivos parloteo, parlería y parleta (‘charla abundante e insustancial’).

2. El adjetivo derivado parlante significa, simplemente, ‘que habla’, y no está teñido de los matices jocosos o despectivos que suele tener el verbo parlar ( 1): «He oído historias acerca de estatuas parlantes» (Savater Juliano [Esp. 1981]). A veces se usa, sustantivado, como sinónimo de hablante: «Los especialistas pronostican que los parlantes de lenguas indígenas seguirán aumentando en números absolutos» (Proceso [Méx.] 12.1.97). En gran parte de América, significa también, como sustantivo, ‘aparato para amplificar el sonido’, a menudo en la forma altoparlante: «Se instalaron potentes parlantes para acallar los cánticos de los subversivos» (Caretas [Perú] 30.1.97); «El altoparlante anuncia la salida del avión de San Juan» (Tibón Aventuras [Méx. 1986]).

3. El adjetivo parlante se une también a elementos compositivos que designan un determinado idioma, para formar compuestos referidos a sus hablantes, como hispanoparlante, angloparlante, catalanoparlante, etc.: «De esta precipitada mezcla vendría el habla de España y de más de 300 millones de hispanoparlantes en la América española y en los Estados Unidos» (Fuentes Espejo [Méx. 1992]); «Los comicios muestran la división del país entre los ucranianos y los empobrecidos rusoparlantes» (Mundo [Esp.] 12.7.94). Aunque los compuestos con parlante se consideran aceptables, se recomiendan los equivalentes formados con hablante (hispanohablante, anglohablante, catalanohablante, etc.), ya que el uso de parlante con el sentido de ‘[persona] que habla una determinada lengua’ no es ni ha sido nunca frecuente en español (no se dice, normalmente, los parlantes de español). Estos compuestos deben escribirse en una sola palabra, sin guion intermedio.

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE