Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

poco -ca. 1. Como adjetivo significa ‘escaso en cantidad, calidad o intensidad’ y, como ocurre con la mayoría de los cuantificadores indefinidos, va antepuesto al sustantivo, con el que debe concordar en género y número: «Saqué en limpio pocas cosas» (Hidalgo Azucena [Esp. 1988]); «Los criollos bebían poco vino» (Olivas Cocina [Perú 1996]). Debe evitarse el empleo de la forma masculina poco ante sustantivos femeninos que comienzan por /a/ tónica ( el, 2.2): poco hambre. Puede funcionar como pronombre, y en ese caso se refiere a seres ya mencionados o consabidos: «Tendrás que llevar una conducta aparentemente en armonía con lo que tú crees que son tus convicciones. Te quedan pocas» (Benet Saúl [Esp. 1980]); «Pocos sabían su verdadero nombre» (CInfante Habana [Cuba 1986]). En plural, precedido del indefinido unos, se antepone a nombres contables, formando la locución determinativa unos pocos, que significa ‘algunos, no muchos’: «En la plazuela solo quedaban unos pocos curiosos» (Mendoza Verdad [Esp. 1975]). Es arcaísmo conservado en el habla popular interponer la preposición de entre la secuencia unos pocos y el sustantivo al que cuantifica, uso desaconsejable en el habla culta actual: «Cuentan con unos pocos de metros sin asfaltar» (Abc [Esp.] 6.8.89); «Yo ya me había acostado con él unas pocas de veces» (Quiñones Noches [Esp. 1979]). Esta misma locución puede funcionar también como pronombre: «Todas las plantas acuáticas, menos unas pocas, son herbáceas» (Tiscornia Plantas [Arg. 1991]); en ese caso, sí puede ir seguida de un complemento con de, que expresa el todo del que se considera solo una parte: «Solo unas pocas de las 34 islas de la laguna están habitadas» (Vanguardia [Esp.] 18.8.94); «No estaba autorizado a vincularse más que con unos pocos de los cientos de refugiados españoles que todavía vivían en la URSS» (Brecha [Ur.] 10.1.97).

2. La forma poco funciona también como adverbio, con el significado de ‘menos de lo normal o necesario’: «¡Qué poco galante es usted, señor fiscal!» (Arroyo Sentencia [C. Rica 1991]); «Opina mucho y trabaja poco» (Artigas Sobrevivencia [Chile 1991]). Precedido de un forma la locución adverbial un poco, que significa ‘algo, no mucho’: «Ella es un poco tímida» (Santiago Sueño [P. Rico 1996]).

3. La forma poco es también un sustantivo que significa ‘cantidad pequeña’. Se usa precedido del indefinido un y va normalmente seguido de un complemento con de, cuyo núcleo es siempre un sustantivo no contable: «Ahora beba un poco de agua y descanse» (JmnzEmán Tramas [Ven. 1991]). Es arcaísmo conservado en el habla popular hacer concordar el sustantivo poco con el género del sustantivo que constituye el núcleo del complemento, uso desaconsejable en el habla culta actual: «En una poca de mantequilla, acitrone una de las cebollas» (Vanguardia@[Méx.] 22.5.00); debió decirse un poco de mantequilla. Tampoco es aceptable sin la preposición de: «Haremos una poca bechamel clara» (Vanguardia [Esp.] 16.6.95); debió escribirse un poco de bechamel clara.

4. a poco. Se emplea en México para expresar sorpresa o incredulidad, normalmente en oraciones interrogativas o exclamativas: «¿A poco crees que los celadores te lo van a decir?» (Campos Carne [Méx. 1982]).

5. a(l) poco. Con el sentido de ‘poco tiempo después’, es válido el uso de a poco y al poco: «A poco los perdió de vista» (Montaño Andanzas [Méx. 1995]); «Al poco ya la había perdido de vista» (Alou Aportación [Esp. 1991]). Normalmente ambas locuciones llevan un complemento introducido por de, que expresa el momento de referencia: «A poco de cabalgar toparon con el cortejo de la reina» (UPietri Visita [Ven. 1990]); «Al poco de pasar Brunete reorganizaron la división» (Barnet Gallego [Cuba 1981]). En el habla culta debe evitarse el uso popular de a poco con el sentido que corresponde a por poco ( 8).

6. de a poco. Locución adverbial que se emplea en los países del Cono Sur en lugar de poco a poco (‘lentamente’): «¿Y no has pensado en contárselo de a poco, carta a carta?» (Benedetti Primavera [Ur. 1982]).

7. de poco, de pocas. 8.

8. por poco. Locución adverbial que expresa, seguida de un verbo en presente de indicativo, que estuvo a punto de suceder lo expresado por el verbo: «En Masaya por poco me comen vivo» (Prensa [Nic.] 6.5.97); equivale, por tanto, a casi. A veces se le añade un no expletivo ( no, 3), que puede suprimirse sin que se altere el significado de la oración: «Por poco no soy devorado por las pirañas» (Nacional [Ven.] 7.1.97), de idéntico sentido que Por poco soy devorado por las pirañas [= casi me devoran las pirañas]. No debe confundirse este no expletivo con el no que antecede de forma obligatoria al verbo para formar enunciados negativos: «Por poco no se escribe esta novela» (Alberto Eternidad [Cuba 1992]) [= casi no se escribe esta novela]. Se desaconseja el uso del no expletivo, ya que puede generar ambigüedad en ciertos contextos; así, en Por poco no ganó podría entenderse que faltó muy poco para que no ganara (pero finalmente ganó), o bien que faltó muy poco para que ganara (pero finalmente no ganó). En el habla coloquial de México, esta locución va seguida a veces de un y expletivo: «Le dio un abrazo [...] tan fuerte y afectuoso que por poco y lo rompe» (Leyva Piñata [Méx. 1984]). Con el mismo sentido de por poco existen en el habla popular otras formas, como a poco, de poco, de pocas y por pocas, cuyo uso se desaconseja en el habla culta: «¿Cómo se encuentra?Muy bien, bárbaro, a poco no la veo más, pero aquí me tiene dando guerra» (Merino Choz [Esp. 1987]); «El segundo novillo de poco lo parte en dos al iniciar la faena de muleta» (País [Esp.] 27.8.97); «Yeltsin, bautizado al nacer por un pope ebrio que por pocas le ahoga en la pila bautismal» (Excélsior [Méx.] 21.10.96).

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE