Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

poder. 1. Verbo irregular: v. conjugación modelo ( apéndice 1, n.º 46). No es correcta la forma puédamos, en lugar de podamos, usada en el habla popular de algunas áreas americanas: «Haz que nos regresen ya nuestras tierras y puédamos empezar a trabajarlas» (Santander Ramona [Méx. 1981]).

2. Cuando significa ‘vencer o dominar a alguien’, funciona como intransitivo, con un complemento indirecto o un complemento precedido de con o contra: «A Valente Zaragoza le pudo ese desamparo, desvió la mirada» (Vega Marcelina [Méx. 1993]); «Corretja, por su parte, no pudo con Boris Becker» (Vanguardia [Esp.] 28.4.95); «Con razón no pudimos contra ellos» (Purroy Desertor [Ven. 1989]). Pero cuando significa, específicamente, ‘tener más fuerza que [alguien] o vencer[lo] luchando cuerpo a cuerpo’, es transitivo: A pulsos, puedo a María > la puedo. También es intransitivo, y se construye con un complemento precedido de con, cuando significa ‘soportar algo o a alguien, o el peso de algo’: «No puedo con Ana María. La quiero mucho y tengo mucho que agradecerle, pero intenta protegerme, que es algo que no soporto» (Vázquez Narboni [Esp. 1976]).

3. poder (ser) que + subjuntivo. Esta construcción, que se da solo en tercera persona del singular, expresa posibilidad (‘ser posible que’). En la norma culta española y americana, cuando el verbo ser está explícito, es posible conjugar el verbo poder en la mayor parte de los tiempos del indicativo (pudo ser que, podía ser que, podría ser que, ha podido ser que, etc.): «También pudo ser que el artefacto estallara al golpear el sillón del limpiabotas» (Mundo [Esp.] 3.4.94); «Podría ser que estuviese muerto» (Araya Luna [Chile 1982]); pero cuando el verbo ser está elidido, el verbo poder solo se conjuga en presente de indicativo, dando lugar a la expresión puede que, que se comporta en la práctica como una locución adverbial de sentido análogo a quizá: «Puede que me arrepienta de lo que he hecho» (VqzFigueroa Taberna [Esp. 1994]); «Puede que tengas razón» (Victoria Casta [Méx. 1995]); por tanto, en este caso no debe utilizarse el verbo poder en otros tiempos del indicativo distintos del presente: «Podía que su misión consistiera en estar de licencia en la ciudad» (Cohen Insomnio [Arg. 1986]). Tampoco es correcto utilizar, en esta construcción, la forma del presente de subjuntivo pueda, en lugar del indicativo puede: «Pueda ser que algunos de ellos regresen esta semana» (Hoy [El Salv.] 21.4.97); «Pueda que Greenspan no esté promocionando el oro directamente» (NHerald [EE. UU.] 2.3.97). Pudiera ser que es la única construcción con poder en subjuntivo aceptada en la norma culta, ya que funciona con igual valor que la forma podría del indicativo: «Pudiera ser que Antón, con sus preguntas, lo pusiera en aprietos» (Landero Juegos [Esp. 1989]). A veces se usa, con intención enfática, la construcción redundante poder ser posible, fruto del cruce entre poder ser y ser posible: «Ver nuevamente ese azoro en la cara de los adultos al mismo tiempo que murmuran: ¿Pero cómo puede ser posible?» (Puga Silencio [Méx. 1987]).

4. no poder (por) menos que o no poder (por) menos de + infinitivo. ‘No poder evitar lo expresado por el infinitivo’. Tanto en América como en España se emplean no poder menos que y no poder menos de, aunque en ambas zonas existe hoy una clara preferencia por la construcción con que: «No pude menos que lanzar un chillido estridente» (Edwards Anfitrión [Chile 1987]); «No pude menos de entrar en la librería para hojear el volumen» (Ocampo Testimonios [Arg. 1977]); «No pude menos que echarme a reír al oír la última frase» (Leguina Nombre [Esp. 1992]); «Cuando me negó la ayuda, [...] no pude menos de decirle:Maite, ¿qué te ha hecho la vida que tan resentida estás con ella?» (Palou Carne [Esp. 1975]). En España se usa también, y es igualmente válida, la variante no poder por menos: «No pude por menos que soltar una carcajada» (Tomeo Monstruo [Esp. 1985]); «Alicia no pudo por menos de admirarse» (LTena Renglones [Esp. 1979]).

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE