Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

quedar(se). 1. Es verbo intransitivo; entre sus acepciones, merecen comentario las siguientes:

a) Con el sentido de ‘pasar a estar de una determinada manera’, se construye con un predicativo y puede usarse en forma pronominal o no pronominal: «Luisa se quedó sola» (MtnGaite Fragmentos [Esp. 1976]); «Su padre había quedado impresionado por la santidad de su hijo» (Serrano Dios [Col. 2000]).

b) Cuando significa ‘ganarse una persona cierta fama como resultado de su comportamiento o de las circunstancias’, se construye con un complemento introducido por como o por: «¡Había quedado como una idiota!» (GmnzBartlett Serpientes [Esp. 2002]); «Hay un recurso retórico para mentir sin quedar por embusteros» (Duque Suicidio [Esp. 1984]).

c) Con el sentido de ‘acordar’, se construye hoy normalmente con un complemento introducido por en: «Quedamos en que la reina sería Melusa» (Laguado Guiñol [Col. 1988]). Pero aún pervive, especialmente en países americanos como México o Colombia, el uso clásico con de: «Quedaron de mandarse una carta cada semana para estar en contacto» (Gamboa Páginas [Col. 1998]). Es incorrecto suprimir la preposición: «Acordamos una comida y quedamos que yo invitaba» (Excélsior [Méx.] 25.7.00).

d) Con el sentido de ‘pasar a tener la posesión de algo’, se usa normalmente como intransitivo pronominal, con un complemento introducido por con: «Me quedaré con tu navaja hasta mañana» (Shand Sastre [Arg. 1982]). Más coloquial, pero también admisible, es su uso como transitivo, frecuente sobre todo cuando el complemento es un pronombre: «Cuando supo de las esmeraldas, quiso verlas y quedárselas» (Fuentes Naranjo [Méx. 1993]).

2. Es impropio del habla culta su uso como sinónimo de dejar: Quedé el abrigo en casa y ahora tengo frío.

3. quedar por (o que) + infinitivo. Dicho de algo o alguien, ‘no haber recibido aún la acción expresada por el infinitivo’. Naturalmente, debe establecerse la concordancia entre quedar y su sujeto: «Quedan muchas cosas por resolver» (Moncada Mujeres [Esp. 1988]); «Y esta es una parte de mi vida, quedan muchas cosas que contar» (VV. AA. Vida [Chile 1986]); no es correcto mantener quedar como invariable en singular: «Al equipo del Calderón aún le queda por recibir partidas de la final de la Recopa» (Abc [Esp.] 19.4.86); debió decirse le quedan por recibir partidas.

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE