Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

tardar(se). 1. ‘Emplear un tiempo determinado en hacer algo’: «La buena noticia tardó cinco años en llegar» (Penerini Aventura [Arg. 1999]); y ‘emplear demasiado tiempo en hacer algo’: «María Luisa solía tardar en responder» (RRosa Sebastián [Guat. 1994]). Como se ve en los ejemplos, suele llevar un complemento introducido por en, que expresa la acción en la que se emplea el tiempo. En la lengua general, se usa hoy normalmente en forma no pronominal, aunque en algunas zonas de España y de América, sobre todo con el segundo sentido, perdura el uso pronominal que era habitual en el español medieval y clásico: «No me tardo. Espérame en la puerta» (Caballero Bisagras [Ven. 1982]); «Tu padre se tardadijo David; ¿O no son las ocho todavía?» (CBonald Noche [Esp. 1981]).

2. En las oraciones con se sin sujeto agente, el uso vacila entre la construcción impersonal, en la que no hay concordancia del verbo con el numeral que expresa el tiempo empleado: «En aquellos tiempos se tardaba siete horas en viajar desde San José a México» (Vargas Pasado [Méx. 2002]); y la construcción de pasiva refleja, en la que el complemento de tiempo funciona como sujeto y, por tanto, exige del verbo la concordancia en número: «En conocer el mundo se tardan muchos años» (TBallester Filomeno [Esp. 1988]). Ambas se consideran válidas, aunque en el uso más culto parece predominar la primera.

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE