Morfología

6. La derivación nominal (II). Otros derivados

6.4 Nombres de cualidad, estado y condición (IV). El sufijo -ismo

6.4a El sufijo -ismo forma derivados de bases adjetivales (fatal > fatalismo), nominales (revancha > revanchismo) y verbales (dirigir > dirigismo). Las últimas son muy poco frecuentes, y en algunos casos podrían reducirse a las segundas, como en arribismo (< arribo, en vez de arribar); entreguismo (< entrega, en lugar de entregar); escapismo (< escape, en vez de escapar); seguidismo (< seguidor, en vez de seguir). La considerable productividad de este sufijo permite que se formen sustantivos a partir de prefijos nominalizados (ultraísmo), pronombres y conjunciones también nominalizadas (la > laísmo; que > queísmo) e incluso grupos nominales reducidos a sustantivos, como artepurismo (de arte puro), cortoplacismo (de corto plazo), guerracivilismo (de guerra civil) o versolibrismo (de verso libre) (§ 11.3d y 11.8b):

Me acuerdo y me asusto de ese guerracivilismo que no es solo memoria justiciera (Mundo [Esp.] 5/10/1996); Difícilmente podían tolerar su fanatismo de la forma, su aislamiento desdeñoso, su artepurismo (Vargas Llosa, Orgía); De implementarse ese plan repetiríamos el viejo vicio del cortoplacismo (Prensa [Nic.] 18/11/2003); Contra las repetidas facilidades de un hoy ya casi anónimo versolibrismo suelto [...] (Alberti, Arboleda).

El propio sufijo se puede sustantivar en el sentido de ‘movimiento, tendencia, doctrina’: He superado el surrealismo. He superado todos los ismos. Yo soy un actor, ¿comprende? (Vilalta, Historia). Su gran vitalidad hace prácticamente imposible que los diccionarios den cabida a todas las voces que pueden formarse hoy con él. Muchas de ellas son características de los lenguajes de especialidad: Esta filosofía era más avanzada que las filosofías académicas coetáneas: intuicionismo, neokantismo, neohegelianismo, neotomismo, fenomenología, existencialismo y materialismo dialéctico (Bunge, Ser).

6.4b La facilidad para crear derivados nominales con el sufijo -ismo es mayor en el español americano que en el europeo. De la expresión yo qué pierdo se ha formado en Nicaragua yoquepierdismo (‘comportamiento irresponsable’): Hay un yoquepierdismo marcado. No sé qué pasa, pero me parece que no están asumiendo su papel (Prensa [Nic.] 3/5/2002). Se usa en México y Centroamérica tortuguismo (‘lentitud e indiferencia en asuntos oficiales’): Han significado también pérdidas cuantiosas el ausentismo y el tortuguismo en el trabajo (Ramírez, Alba). La oración qué me importa se ha sustantivado y constituye la base del derivado quemeimportismo, empleado en el español andino (a veces en alternancia con nomeimportismo) para designar la actitud de indiferencia o apatía que expresa esa misma oración exclamativa: El Municipio no puede ni debe desentenderse. Por este quemeimportismo, más de siete personas murieron en la pasada explosión (Blanco y Negro 14/12/1997). De concho primo (‘guerrillero de las revoluciones montoneras o levantamientos armados tradicionales’), se deriva en el español dominicano conchoprimismo (‘tiempo y características de los desórdenes caudillistas’). A partir de la expresión malsonante llegar algo al pincho (‘carecer de interés para alguien’), usada en el Perú, se forma el sustantivo alpinchismo (‘indiferencia, desinterés’): El virus de la informalidad y del alpinchismo […] nos contagia a todos (República [Perú] 30/12/2007). En el lenguaje deportivo de España se ha acuñado cerocerismo (de cero a cero), que alude sobre todo al fútbol conservador y poco vistoso: Lo de menos era el partido, Floro, el Albacete, Redondo, Valdano, el cerocerismo (Mundo [Esp.] 20/2/1995). Existen otras muchas creaciones similares.

6.4c Al igual que los demás sufijos, -ismo cancela la vocal final de la base, como en propagand(a) > propagandismo; asamble(a) > asambleísmo. Cuando precede a la vocal final una -i-, se asimila a la -i de -ismo, como en utop(í)(a) > utopismo; gregar(i)(o) > gregarismo; camb(i)(o) > cambismo, o diar(i)(o) > diarismo, que en algunos países americanos alterna con periodismo: De aquel diarismo prestigiado en el continente por su nivel y su imaginación solo quedan ruinas humeantes (Fasano, Derrota). La -i final de la base se asimila a la inicial de -ismo en sílaba átona (dandi > dandismo), pero se mantiene en sílaba tónica: chií > chiismo; PRI > priismo. Conservan la vocal final (tónica o no) de su base una serie de derivados, en su mayor parte extranjerismos. Se mantiene la -a final en Mitra > mitraísmo (no *mitrismo); Bahá > bahaísmo; lama > lamaísmo; dadá > dadaísmo, y también en la > laísmo; ultra > ultraísmo. Se conserva la -o final en Mao > maoísmo; Tao > taoísmo; Sinto > sintoísmo; ego > egoísmo; lo > loísmo. Se mantiene la -u final en hinduismo y vuduismo. Los sustantivos terminados en «vocal átona + /s/ o /θ/» pierden ambos segmentos, como en Carl(o)(s) > carlismo (también en Carlitos, véase el § 9.4h); Averro(e)(s) > averroísmo; Cháv(e)(z) > chavismo; Suár(e)(z) > suarismo; Cervant(e)(s) > cervantismo; sobalev(a)(s) (‘persona aduladora y servil’ en parte de Centroamérica) > sobalevismo. Si la vocal es tónica, la derivación es regular: aragonés > aragonesismo; portugués > portuguesismo.

6.4d Un grupo de sustantivos en -ismo se relaciona semánticamente con adjetivos en -ico7.7b), como escepticismo con escéptico, puesto que denotan la cualidad que corresponde a esos adjetivos. Para que esa relación se traduzca morfológicamente se ha propuesto un proceso de reducción del segmento -ic- en algunos derivados. Esta forma de haplología anula en ellos el sufijo -ico. Se aplica este proceso en antagónico > antagonismo (no *antagonicismo); ascético > ascetismo; automático > automatismo; cínico > cinismo; cívico > civismo, o periódico > periodismo. De fanático se deriva fanatismo, pero se registra a veces fanaticismo por influencia del inglés: Ellos alimentan el fanaticismo del terror (Universal [Ven.] 21/1/1997).

6.4e En otros muchos derivados en -ismo de adjetivos en -ico se mantiene, en cambio, este último sufijo, de forma que el proceso derivativo es regular. Pertenecen a este segundo grupo los derivados de adjetivos bisílabos terminados en -ico, como en laico > laicismo, pero también otros derivados de adjetivos trisílabos o tetrasílabos: ro mántic(o) + -ismo > romanticismo (no *romantismo); bélico > belicismo; mecánico > mecanicismo. Algunos adjetivos corresponden a los dos grupos, lo que da lugar a pares como cientifismo y cientificismo; dinamismo y dinamicismo, aunque se prefiere el primero; sistematismo y sistematicismo, igualmente con preferencia del primero. Se produce el trueque /k/ > /s/ ~ /θ/ tanto en los derivados anteriores como en los siguientes: academicismo, historicismo, laicismo, catolicismo, organicismo, tipicismo (también existe tipismo) y otros.

6.4f Son raras las alternancias vocálicas relativas a la diptongación (sobre bueno se forma buenismo, usado en España, no *bonismo), pero se detectan otras, como /o/ ~ /u/ en conservador > conservadurismo, aunque se registra también conservatismo: En el vecino departamento de Boyacá, famoso por su liberalismo histórico y su conservatismo […] (García Márquez, Vivir). El sufijo -ismo no tiene variantes morfológicas, salvo excepcionalmente -erismo en casos como zoquete (‘cargo público’ en el Paraguay) > zoqueterismo (‘reparto de cargos públicos con el fin de ganar apoyo y favores’), en lugar de *zoquetismo: Expulsó a […] del partido que fundara y que por mucho tiempo manejara con los mismos vicios colorados del familismo, prebendarismo y zoqueterismo (Nación [Par.] 11/10/2005). Las bases cultas de las que se derivan sustantivos en -ismo requieren, a menudo, variantes supletivas (§ 1.7j), como en ausente > absentismo (también ausentismo, sin suplencia); pobre > pauperismo (del inglés pauperism); inglés > anglicismo (más usado que inglesismo), entre otras.

6.4g Se señaló en los apartados precedentes que un gran número de sustantivos en -ismo se derivan de adjetivos terminados en -ico, sea con reducción de -ic- o sin ella. Los adjetivos que constituyen la base de los sustantivos en -ismo poseen otras terminaciones. Cabe destacar especialmente -ivo (activismo, corporativismo, exclusivismo, objetivismo, subjetivismo), -al y -ar (glaciarismo, localismo, militarismo, particularismo, sindicalismo, tribalismo, vulgarismo), así como el segmento -io, como en canario > canarismo; gregario > gregarismo; sectario > sectarismo. Los nombres propios que constituyen la base de estos derivados suelen ser antropónimos (alfonsismo, cervantismo, darwinismo, finlaísmo, kantismo, marxismo, mesmerismo, norieguismo, quijotismo, taylorismo, zapatismo, entre muchísimos más que no siempre pueden recoger los diccionarios), no topónimos: italianismo (de italiano), no *italismo (de Italia); españolismo (de español), no *españismo (de España), etc.

6.4h Como es de esperar, los referentes de los nombres propios de persona a los que se ha aludido suelen ser fundadores de doctrinas, propulsores de ideas, autores de descubrimientos o de obras, así como inspiradores de muy diversas prácticas. Ello no impide que la conexión entre la base y el derivado sea a veces relativamente laxa, como sucede entre Malinche (sobrenombre de Marina, amante de Hernán Cortés) y malinchismo, nombre que designa en México y parte de Centroamérica la actitud de quien muestra apego a lo extranjero con menosprecio de lo propio: Mejor me reservo mis comentarios, ya que pensarán que es puro malinchismo (Universal [Méx.] 28/2/2006). Otras veces el derivado en -ismo de un nombre propio no designa exactamente una doctrina, sino el apego a una persona o a sus ideas, o bien el período en el que cierto movimiento está vigente, como en Hay que esperar hasta 1821 para ver la primera edición americana de Las Casas, llevada a cabo por Servando Teresa de Mier, en pleno bolivarismo (ABC Cultural 29/11/2003).

6.4i Las bases pueden ser nominales o adjetivales en un buen número de casos. Así, sobre nómada, que puede ser adjetivo o sustantivo, se forma nomadismo. No obstante, la distinción categorial puede ser pertinente: el sustantivo virtuosismo no se forma sobre el adjetivo virtuoso, sino sobre el sustantivo virtuoso (‘experto en un arte o técnica, muy a menudo la música’). Del sustantivo natura, procede naturismo, mientras que sobre el adjetivo natural se crea naturalismo, de significado distinto. Coinciden, en cambio, en uno de sus sentidos estatismo (de Estado) y estatalismo (de estatal), que pueden ser equivalentes en muchos países americanos en una de las acepciones del primero, como se comprueba en los siguientes ejemplos:

Los nuevos gobernantes fueron tentados por el embrujo del estatismo, y casi todo el aparato productivo pasó a control del Estado (Nacional 9/5/1997); Su garantía de reciclaje no reside en los buenos o malos momentos económicos, no depende de ninguna fórmula de estatalismo o de pluralismo político (Ruffinelli, Guzmán).

El sustantivo estatismo designa también la condición o la cualidad de estático: La acción dramática se desenvolvía en un estatismo intolerable y no se advertía sino la ingenuidad (Melo, Notas).

6.4j Es muy estrecha, en ciertos casos, la relación entre los adjetivos en -ista6.9) y los sustantivos en -ismo. El criterio lexicográfico suele favorecer el proceso -ismo > -ista, como en historicista ‘perteneciente o relativo al historicismo’. No obstante, existen casos en los que los sustantivos en -ismo se definen en los diccionarios por referencia a los adjetivos en -ista, lo que sugiere el orden contrario (protagonismo ‘condición de protagonista’). El fuerte vínculo entre estos dos paradigmas, observado numerosas veces en los estudios sobre ambos sufijos, sugiere una relación paralela entre ambos, análoga a la que se describió en el § 6.3u. Véanse también los § 7.1k, l.

6.4k Se derivan de nombres comunes un buen número de sustantivos en -ismo: asambleísmo, clasismo, creacionismo, derrotismo, enchufismo, frentismo, golpismo, heroísmo, partidismo, racismo, revanchismo, sexismo, vanguardismo, zarismo, entre otros muchos. Un grupo amplio de derivados en -ismo con bases adjetivales y nominales denota cualidad o condición. Así, cosmopolitismo denota la cualidad de cosmopolita; patriotismo, la condición de patriota, y analfabetismo, la de analfabeto. Pertenecen a este grupo los siguientes sustantivos, entre otros muchos:

analfabetismo, ascetismo, automatismo, autoritarismo, barroquismo, casticismo, cinismo, civismo, clericalismo, cosmopolitismo, dandismo, dinamismo, escepticismo, heroísmo, misticismo, patrioterismo, patriotismo, salvajismo, sectarismo, sentimentalismo, servilismo.

Este grupo está, sin embargo, restringido. Puede atribuirse, en efecto, la propiedad del cosmopolitismo a la persona que es cosmopolita, pero no se atribuye necesariamente el compañerismo a todo el que es compañero de alguien, ni el conformismo a quien está conforme con algo. El sustantivo compañerismo denota, en efecto, cierto vínculo personal, y el sustantivo conformismo alude a cierta actitud característica o definidora de alguien. Los diccionarios distinguen en sus definiciones entre nombres que expresan actitudes, tendencias, estados, prácticas habituales y otras nociones semánticas que resultan más específicas que los conceptos de ‘cualidad’ y ‘condición’. Se mencionarán las fundamentales en los apartados siguientes.

6.4l Forman el grupo más amplio de derivados en -ismo (sea con base nominal o adjetival) los sustantivos que designan doctrinas, teorías, sistemas o movimientos de carácter político, social, filosófico, científico o religioso. A ese extenso paradigma pertenecen los siguientes sustantivos, entre muchísimos más:

absolutismo, agnosticismo, anarquismo, animismo, arrianismo, ateísmo, budismo, capitalismo, catolicismo, caudillismo, comunismo, creacionismo, darwinismo, despotismo, determinismo, empirismo, evolucionismo, falangismo, golpismo, humanismo, idealismo, integrismo, liberalismo, paganismo, protestantismo, racionalismo, racismo, relativismo, sindicalismo, sionismo, socialismo, totalitarismo, universalismo, urbanismo, zarismo.

Algunos de estos sustantivos son opacos morfológicamente. Así, no es posible deducir el significado de creacionismo, integrismo, racismo o urbanismo a partir del de creación, íntegro, raza y urbano, respectivamente, si bien se percibe en todos los casos cierta relación semántica entre la base y el derivado.

6.4m Designan estilos o géneros artísticos otro grupo muy amplio de derivados, entre los que están clasicismo, conceptismo, cubismo, expresionismo, fovismo, impresionismo, modernismo, naturalismo, primitivismo, puntillismo, realismo, romanticismo, simbolismo, surrealismo y vanguardismo. La conexión entre la base y el derivado es relativamente transparente unas veces (clásico > clasicismo) y opaca otras (cubo > cubismo). Expresan enfermedades, síntomas, dolencias o alguno de sus efectos alcoholismo, escrofulismo, raquitismo, reumatismo, saturnismo, sialismo, tabaquismo o traumatismo, entre otros sustantivos. La conexión semántica entre el significado de la base y el del derivado suele ser transparente en estos casos, como en alcohol > alcoholismo o tabaco > tabaquismo. Cuando la base no se puede identificar porque resulta opaca a la conciencia lingüística de los hablantes (como en paludismo, del latín palus, -ūdis ‘laguna’), se suele considerar que la palabra posee etimología, pero no propiamente estructura morfológica. Véanse también acerca de esta diferencia los § 1.6d y ss., 5.1ñ y 6.3h.

6.4n Designan actividades deportivas andinismo, atletismo, automovilismo, clavadismo, motorismo o submarinismo, entre otros derivados:

La conversación, hasta que llega el huachinango, gira en torno a temas de boxeo y de clavadismo (Bolaño, Putas); Nunca habían manifestado inclinación por las incomodidades del andinismo (Allende, Casa).

El sustantivo senderismo también designa una práctica deportiva, pero en el Perú no se relaciona con el nombre común sendero, sino con el nombre propio Sendero Luminoso. Hacen referencia a prácticas, actitudes o hábitos diversos los sustantivos absentismo o ausentismo, amiguismo, canibalismo, consumismo, derrotismo, diletantismo, electoralismo, enchufismo, fatalismo, quijotismo, vampirismo o victimismo, entre muchos más.

6.4ñ Se usa caradurismo en Colombia, Venezuela y el Río de la Plata; fachadismo (‘política de apariencias’) en Nicaragua y otros países centroamericanos, aunque tiene una extensión más amplia en el sentido de ‘política de rehabilitación de fachadas’. Se emplea orejismo (‘acción de espiar e informar a la policía’) en Honduras y Nicaragua. El mismo sustantivo designa en el lenguaje del toreo la propensión a otorgar demasiadas orejas como trofeos. Es de uso común facilismo (‘tendencia a hacer las cosas sin mucho esfuerzo’) en muchos países de América. En Chile, Bolivia y el área rioplatense se usa exitismo en el sentido de ‘afán desmedido de éxito’. Se ejemplifican, a continuación, algunos de estos sustantivos:

¿Lo hará en el árbol de la ignominia, de la vergüenza o del caradurismo político? (Analítica 6/12/2004); El problema se trata de resolver con dinero, indicando vagamente que siembren otro cultivo, sin indicar qué. Un fachadismo cínico, demagógico o irresponsable (Nuevo Diario [Nic.] 29/9/1999); […] los llamados Comités de Defensa Civil, calificados en su momento por la iglesia como instrumentos del “orejismo” (Heraldo [Hond.] 2/5/2006); Finalizada la faena hubo parte de la plaza que pidió para Abellán la oreja, pero eso solo es una prueba más del orejismo contumaz que caracteriza al triunfalista público de Bilbao (País [Esp.] 23/8/2001); Contribuyeron quizá por desconocimiento o por facilismo a perpetuar el error (Évora, T., Orígenes); Merece ser evaluado de modo equilibrado y sereno, sin mezquindad ni exitismo (Tiempos 13/12/1996).

6.4o Son transparentes la mayor parte de los derivados en -ismo que se emplean para clasificar voces en función de su origen. Así, un mayismo es un vocablo de origen maya, y un italianismo, una voz procedente del italiano. A este grupo pertenecen un gran número de derivados de adjetivos gentilicios, pero también otros que no lo son, como arcaísmo, cultismo, extranjerismo, vulgarismo, etc. Se usa comúnmente en este sentido el sustantivo costarriqueñismo, no así su base léxica *costarriqueño. Es de muy escaso empleo, en cambio, costarricensismo, a pesar de estar formado sobre el adjetivo gentilicio de uso general costarricense. También suelen ser transparentes los nombres que expresan apego, propensión o inclinación a algo, como belicismo, materialismo, misticismo o pacifismo. Entre otros muchos sustantivos, se asimilan a este grupo carlismo, individualismo, radicalismo, sensualismo o aristotelismo: Zapata, acaso el más serio crítico del aristotelismo en su época, sufrió prisión en Cuenca (Méndez Bejarano, Historia). Muchos nombres derivados a partir de gentilicios son ambiguos entre los dos grupos que se acaban de describir. Así, el sustantivo americanismo pertenece al primero de ellos en la expresión Diccionario de americanismos, pero corresponde al segundo en En esto consiste, quizá, su profundo americanismo: su búsqueda de la tradición central (Paz, Hijos). Son también ambiguos entre las dos clases andalucismo, argentinismo, colombianismo o nicaraguanismo: 18 años derrochando nicaraguanismo […] (Nuevo Diario [Nic.] 26/7/2003).

6.4p Con los sustantivos en -ismo se designa también la afición a equipos o clubes deportivos: americanismo (< América de México); boquismo (< Boca Juniors); madridismo (< Real Madrid) y riverismo (< River Plate). Pueden usarse además estos sustantivos para hacer referencia al conjunto de esos aficionados, como en […] jugador en el que el barcelonismo confía para lograr el pase a semifinales (Faro Vigo 15/6/2001). La interpretación de grupo o conjunto se obtiene también en oficialismo (‘cierto estamento, así como las personas que lo integran’). Los sustantivos que denotan movimientos políticos o ideológicos se utilizan asimismo para hacer referencia al conjunto de los que pertenecen a ellos: Al mismo tiempo se toma muy en cuenta el conjunto del catalanismo (Vanguardia [Esp.] 5/7/1996). En México, así como en algunos países centroamericanos y andinos, se denomina taxismo al oficio de taxista y —por extensión— también al mundo del taxi o al conjunto de los taxistas: El gremio del taxismo informal arriba a la Presidencia a entregar propuestas para el Reglamento (Hoy [Ec.] 7/9/2009).

6.4q Solo unos pocos sustantivos en -ismo admiten la interpretación de hecho o acto, como en un anacronismo (‘un hecho anacrónico’) o un heroísmo (‘un acto heroico’), que alterna con una heroicidad: Era un heroísmo cada día el echarse a la calle (Clarín, Berta). No sorprende que algunos de los grupos de significados que se identificaron en los apartados precedentes correspondan a acepciones diversas de una misma voz, como se comprobó en el caso de americanismo. Análogamente, el sustantivo cretinismo designa cierta enfermedad, además de la condición de cretino (‘necio, estúpido’); voluntarismo es el nombre de una teoría filosófica, pero también el de cierta actitud; la voz autoritarismo designa un régimen, un sistema y una forma de comportarse; futurismo equivale a electoralismo en México, pero tiene otros sentidos (cierto movimiento literario y cierta actitud hacia el futuro). Existen otros muchos casos similares.

6.4r Se han documentado una serie de alternancias entre derivados en -ismo y otros formados mediante diferentes sufijos. Así, cientificidad expresa una cualidad, mientras que cientifismo o cientificismo designan una doctrina, además de un criterio de actuación. En general, la interpretación de actitud, corriente o doctrina es la que suele predominar en los derivados en -ismo que alternan con nombres de cualidad. En efecto, los sustantivos liberalismo, historicismo e inmovilismo designan doctrinas, prácticas o tendencias intelectuales o políticas, mientras que liberalidad, historicidad e inmovilidad nombran, respectivamente, las cualidades de liberal, histórico e inmóvil. Se oponen de forma parecida modernismo y modernidad, si bien este último hace referencia, además, a un período (también existe modernez, de connotación despectiva). Contrastan asimismo los miembros de los pares siguientes:

bestialismo ~ bestialidad; conformismo ~ conformidad; fatalismo ~ fatalidad; feminismo ~ feminidad; idealismo ~ idealidad; internacionalismo ~ internacionalidad; laicismo ~ laicidad; materialismo ~ materialidad; musicalismo ~ musicalidad; racionalismo ~ racionalidad; realismo ~ realidad; verticalismo ~ verticalidad.

En cambio, pueden alternar en ciertos contextos argentinismo y argentinidad, dualismo y dualidad, etc.

6.4s Se crean a veces términos en -ismo, para oponerlos a otros en -dad que ya existen, cuando se desea potenciar precisamente los rasgos semánticos mencionados, como en profesionalismo, aunque exista profesionalidad, o unanimismo, aunque exista unanimidad: Por fortuna, un unanimismo parecido, aunque de ámbito más modesto, subsiste aglutinado en torno al concepto de generación (Izquierdo, Narradores). Las diferencias entre -ismo y sus competidores son menos sistemáticas en otros casos, como se observa al comparar negrismo (‘cierto movimiento literario antillano’) con negritud (‘cierto movimiento literario francés’, entre otros sentidos), además de con negror y negrura, que son propiamente nombres de cualidad. El significado que adquieren algunos derivados en -ismo es aportado por su propia base, como cuando se usa confusionismo en los contextos en los que equivale a confusión, o divisionismo en otros en que podría bastar con división: No quiere hacerlo por el gran divisionismo que existe entre ellos (Prensa Libre 3/4/1997). Sobre el uso de climatología por clima o geografía por territorio, véase el § 6.12b.

 

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española:
Nueva gramática de la lengua española [en línea], https://www.rae.es/gramática/morfología/nombres-de-cualidad-estado-y-condición-iv-el-sufijo-ismo. [Consulta: 15/07/2024].

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas