Morfología

10. La prefijación

10.11 Prefijos opositivos y de actitud favorable

10.11a Es menos nutrido el grupo de prefijos españoles que indican la actitud que se muestra ante algo (anticapitalismo, prodictatorial) o la finalidad con la que se realiza una acción o a la que se destina alguna cosa (contraargumentar, contrarrevolución). En esta clase de prefijos se pueden identificar dos grupos: aquellos que designan oposición a algo (anti- y contra-) y los que denotan actitud favorable hacia ello (pro-).

10.11b Con sustantivos que denotan acciones y procesos, el prefijo contra- suele indicar la acción contraria, orientada a contrarrestar o neutralizar la designada por la base, como en contrabloqueo, contraespionaje, contragolpe, contramanifestación, contraofensiva, contraoferta, contraorden o contrarrevolución, entre otros. La base nominal de contrainteligencia no es un sustantivo de cualidad, sino que designa el conjunto de operaciones secretas establecidas entre dos o más grupos. La forma contracepción es un calco del inglés contraception, y se produce por haplología de la primera sílaba de la base: contra[con]cepción.

10.11c Con bases nominales que no designan sucesos, el prefijo contra- permite nombrar gran número de cosas (a menudo herramientas, instrumentos o materias, pero también aptitudes y otras nociones abstractas) concebidas por su capacidad para contrarrestar otras, anular sus efectos u oponerse a ellas en diversas formas, como en contrabatería, contraejemplo, contrapeso, contrapoder o contraveneno. Así pues, un contraveneno es el antídoto que contrarresta los efectos del veneno. La base nominal no aporta, en cambio, el significado de la voz prefijada en contrabando (‘cierto tipo de comercio’) o contracultura, que no designa necesariamente una forma de cultura. El adjetivo contrarreloj en prueba contrarreloj se ha sustantivado: una contrarreloj.

10.11d Con otras bases nominales, contra- designa una dirección opuesta a otra. Así, contramarcha expresa la dirección opuesta a aquella que sigue una marcha, por lo que equivale a ‘retroceso’ en uno de sus sentidos: Esta vez el abogado del condado, Robert Ginsburg, dio una contramarcha de nuevo (Nuevo Herald 11/2/1997). Este mismo significado aparece en una serie de derivados, usados normalmente en locuciones adverbiales, que denotan direcciones opuestas a la orientación que sigue algo o alguien: a contramarcha, a contracorriente, a contrahílo (‘en dirección contraria a la que marca el hilo cuando se cose’), a contramano (también de contramano), a contrapelo, a contrapié. En el español del área rioplatense se usa contramano con el sentido de ‘en dirección contraria’, y se opone a mano (‘de un sentido, que sigue la dirección de la marcha’):

Es totalmente cierta la falta de carteles orientadores de las calles, […] en algunas calles, si no es por coches estacionados no es posible saber si la calle es mano o contramano (Nación [Arg.] 5/4/2009); Hicieron dos cuadras e intentaron girar hacia la izquierda, pero era contramano (Clarín 30/8/2002).

Se usa con este sentido contravía en Honduras y otros países centroamericanos. Son poco numerosos los verbos que se forman con la pauta contra-V: contraargumentar, contraatacar, contradecir, contravenir. Es opaca la base de contrarrestar (lat. restāre ‘resistir’). No son derivados verbales contrasellar (< contrasello) y contraseñar (< contraseña). Tampoco son frecuentes los derivados adjetivales formados con este prefijo. Los que se registran (contraindicado, contraproducente) suelen tener origen verbal.

10.11e El prefijo anti- expresa oposición con bases nominales, como en antivirus, antiaborto o antiácido: […] pesadez epigástrica postprandial con distensión abdominal que calma con la toma de un antiácido (Medicina General 11/2002). También se antepone anti- a numerosos adjetivos relacionales, como en anticlerical, antialérgico o antiacadémico. Con muchos derivados que se refieren a grupos sociales caracterizados geográficamente o en función de credos, doctrinas o tendencias muy diversas, el prefijo anti- designa la actitud contraria a la expresada por la base léxica, pero también por aquella con la que esta se relaciona, como en antimaterialista: ‘opuesto a lo materialista’ o bien ‘opuesto al materialismo’. Esta relación entre los derivados en -ismo e -ista se analiza en los § 6.4j y 7.7i. El paradigma al que da lugar esta pauta es muy productivo, por lo que solo algunas de las voces así formadas pueden aparecer en los diccionarios:

antiautonómico, antiestadounidense, antieuropeísta, antifascista, antimonárquico, antimusulmán, antirracionalista, antirreligioso, antirrepublicano, antisemita, antisurrealista, etc.

10.11f En la lengua periodística se crean adjetivos mediante la pauta anti-N con ciertos nombres abstractos en la posición de la base, como en fiscal anticorrupción o reglas antisubsidio:

La Comisión Europea rectificó ayer, ya formalmente, el intento […] de recompensar a las eléctricas por aceptar la liberalización del mercado esquivando las reglas comunitarias antisubsidio (Mundo [Esp.] 9/7/1999).

Se forman un gran número de adjetivos con esta misma pauta con bases nominales que designan lo que se pretende prevenir o evitar:

chaleco antibalas, sistema antimisil(es), faros antiniebla, bolas antipolillas, tuercas antirrobo, granadas anticarro, armas antisatélite, misil antitanque, crema antiarrugas.

Se obtiene la misma interpretación con bases adjetivales, como en antiaéreo (donde aéreo se refiere a lo relativo al ejército del aire, no a la materia ‘aire’), antiatómico (donde atómico suele aludir a la bomba atómica, pero también a distintas manifestaciones de la energía atómica) o con la larga serie de adjetivos relacionales referidos a enfermedades y dolencias: anticatarral, anticelulítico, antiemético, antigripal, antiinflamatorio, antirrábico, etc.

10.11g Con una serie de adjetivos terminados en -nte7.11d-n), los derivados sustantivos y adjetivos prefijados con anti- designan la propiedad de evitar los procesos expresados por el verbo de la base, así como las sustancias o los instrumentos que producen tal efecto, como en anticongelante (‘que evita la congelación’), anticoagulante, antideslizante, antidetonante, antiespumante o antioxidante, entre otros: […] protege las células, es antioxidante y conserva los tejidos (Ronald, Frutoterapia). No son frecuentes los derivados a partir de nombres de persona (anticristo, antipapa). No obstante, en el lenguaje del periodismo anti- precede con frecuencia a nombres propios, sean o no antropónimos. En este último caso se recomienda usar el guión intermedio, aun cuando a menudo se documenta sin él:

Shakespeare tiene su anti-Sancho, el pomposo Polonio (Fuentes, Esto); Apollinaire es el anti-Baudelaire (Paz, Sombras); Dice que no había apreciado hasta ese entonces, cuán profundo era el sentimiento anti Bucaram del ecuatoriano común (Vistazo 19/6/1997); […] solo logró subir su votación gracias a un cambio en el mensaje, que dejó de ser anti Lagos (Hoy [Chile] 15/12/1997); […] argumentando las declaraciones anti ONU que ha vertido (Mundo [Esp.] 2/6/2005); […] un reportaje sobre las manifestaciones anti-OTAN de hoy (País [Esp.] 1/6/1984).

10.11h El prefijo pro- se integra morfológicamente en la palabra que constituye (pronacionalista), pero también se usa como prefijo autónomo o separable tal como se explicó en el § 10.4d. Véase también el § 29.2j. Denota actitud favorable hacia algo o alguien, y alterna a menudo con la locución preposicional a favor de:

[…] se empezaron a crear, por ejemplo, comité pro capilla, comité pro camino, comité pro escuela, comité tal cosa […] (CREA oral, Paraguay); […] la Coordinadora de Instituciones Privadas pro Derechos del Niño (Tiempo [Hond.] 5/1/2004); Ojalá que el actual gobierno […] realice un programa serio pro alfabetización (Hora 3/5/1997); Los cuatro detenidos recientemente en Granada durante una manifestación proamnistía (Triunfo 4/6/1977).

10.11i Además de a las bases nominales, pro- se antepone a las adjetivales: proarmamentístico, profreudiano, pronacionalista, proamericano: […] después de una confrontación en Río de Janeiro entre oficiales proamericanos y probritánicos (Scheina, Iberoamérica). No todos los derivados en anti- tienen equivalentes de sentido inverso formados con pro-. Así, no se crean derivados en pro- que indiquen la propiedad de favorecer o fomentar la aparición de una entidad o de un proceso determinado, es decir, equivalentes nominales paralelos a los mencionados chaleco antibalas, faros antiniebla o crema antiarrugas, y tampoco a los derivados adjetivales antideslizante o antidetonante. Se usa pro como sustantivo en fórmulas coordinadas en las que aparece junto al prefijo contra-, igualmente sustantivado. Suelen construirse en plural:

La Iglesia Católica analiza los pros y los contras de la publicidad (Tiempo [Col.] 10/4/1997); Cuestiones como estas, con sus pros y sus contras, surgían con la primera luz de la mañana y quedaban insolubles (Chacel, Barrio).

 

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española:
Nueva gramática de la lengua española [en línea], https://www.rae.es/gramática/morfología/prefijos-opositivos-y-de-actitud-favorable. [Consulta: 15/07/2024].

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas