Sintaxis

38 El atributo (II). Construcciones semicopulativas. Los complementos predicativos. Las construccion

38.7 Los complementos predicativos (II). Complementos predicativos obligatorios y opcionales

38.7a En esta sección se analizan los complementos predicativos de acuerdo con el criterio B del § 38.6a. Se ha observado en un gran número de estudios tradicionales y modernos que los complementos predicativos del objeto directo pueden dividirse en dos grupos:

B1. Complementos predicativos opcionales, potestativos o no seleccionados

B2. Complementos predicativos obligatorios o seleccionados

Los complementos predicativos del grupo B1 no alteran la relación semántica que el verbo mantiene con el complemento directo. Así, la expresión Clavé el cuadro un poco torcido implica ‘Clavé el cuadro’, y Compraste demasiado caro el automóvil implica ‘Compraste el automóvil’. Los predicativos del segundo grupo alteran esa relación semántica: Lo consideran un inútil no implica ‘Lo consideran’; La encuentro a usted un poco abatida no implica ‘La encuentro a usted’; Dejó muerto al oso no implica ‘Dejó al oso’. La primera de las denominaciones introducidas (opcionales u obligatorios) se considera consecuencia de la segunda (no seleccionados o seleccionados).

38.7b La clasificación introducida en el apartado precedente no suele aplicarse a los complementos predicativos del sujeto. Se suele decir que estos complementos son siempre potestativos, ya que los obligatorios son característicos de las construcciones semicopulativas estudiadas en los § 38.1-5. En efecto, venir se analizó en los § 38.5t y ss. como verbo semicopulativo, en lugar de como verbo pleno, puesto que El periódico venía ayer muy cargado de información no implica ‘El periódico venía ayer’. Cuando los complementos predicativos del sujeto denotan un estado circunstancial del referente (La saludó cortés), no afectan a la veracidad de la situación descrita (‘La saludó’). No sucede siempre así, sin embargo, con los predicativos del sujeto que denotan cierta condición. En efecto, la oración No me gusta el té demasiado azucarado (en la que se subraya el complemento predicativo del sujeto) no implica ‘No me gusta el té’. Si el predicativo se omite, se obtiene una oración gramatical en la que gustar no altera su significado. No se mantiene, sin embargo, el valor de verdad de la oración primitiva, ya que el predicativo denota un estado de cosas hipotético (‘si está demasiado azucarado’). Se analizarán otros aspectos de esta interpretación condicional de los complementos predicativos en los § 38.8d y ss.

38.7c Los objetos directos de los verbos transitivos encuadrados en el grupo B2 pasan a sujetos de las oraciones pasivas correspondientes. En tales casos tampoco se mantiene el valor de verdad de la proposición si se omite el predicativo, y cambia, además, el significado del verbo. Contrastan así El acusado fue encontrado culpable, donde se dice que juzgaron culpable a alguien, y El acusado fue encontrado, donde se dice que dieron con él. En los apartados restantes de esta sección se limitará la distinción entre B1 y B238.6a) a los complementos directos, ya que la omisión del predicativo no afecta solo en tales casos a la veracidad de la proposición, sino también al significado del verbo.

38.7d Los complementos predicativos del grupo B2 no mantienen la relación semántica que se establece de ordinario entre el verbo y su objeto directo: el pronombre la es el complemento directo de hizo en la oración La hizo responsable, pero la no designa aquí al paciente del verbo hacer, en el sentido de ‘la persona hecha’, frente a lo que sucedería, por ejemplo, en La hizo de arcilla. Así pues, la presencia del complemento predicativo seleccionado impide que podamos inferir ‘La hizo’ en La hizo responsable porque el predicativo altera o modifica la relación semántica que suele reconocerse entre un verbo transitivo y su complemento directo. Como consecuencia de ello, la oración La hizo responsable admite más fácilmente paráfrasis si se evita en ellas el verbo hacer: La responsabilizó; Le atribuyó la responsabilidad, etc. Tampoco la oración Encuentro injustificada la medida permite inferir ‘Encuentro la medida’, ni de Me tenía loco se deduce ‘Me tenía’. El fenómeno se extiende a otros muchos casos. Ha sido muy debatida la cuestión de si estos complementos predicativos no omisibles forman parte o no de una estructura oracional. En los ejemplos propuestos, la interpretación oracional sería, aproximadamente, ‘Hizo que (ella) fuera responsable’ y ‘Encuentro que la medida es injustificada’. De manera análoga, en Lo consideran culpable, la paráfrasis oracional vendría a ser ‘Consideran que (él) es culpable’. Nótese que en ambas paráfrasis el atributo aparece en una oración subordinada al verbo principal.

38.7e Solo algunos de los verbos que se construyen con predicativos seleccionados aceptan claramente paráfrasis oracionales. Los que las admiten son, ante todo, verbos de percepción, causación y juicio. Sus complementos denotan de forma característica situaciones o estados de cosas, en lugar de individuos. Existen varias propuestas teóricas para obtener estos significados (por ejemplo, ‘Considero que estás equivocado’) de estructuras con complemento predicativo que no contienen formalmente oraciones (Te considero equivocado). Aun así, no todos los verbos transitivos del grupo B238.6a) poseen complementos oracionales. La pérdida de una relación semántica inmediata entre el verbo y su complemento directo tiene lugar también si se designa una relación de posesión inalienable. Así, Llevaba manchados los pies —con predicativo obligatorio— no implica ‘Llevaba los pies’, al igual que de Tiene los ojos verdes no se deduce ‘Tiene los ojos’. Los ejemplos que siguen ilustran la misma pauta:

Ella llevaba la cabeza baja, recogía la falda de amazona con una mano, el sombrero en la otra (Canto, Ronda); Pepa tenía ligeras las piernas. Y más arrestos que muchos hombres (Palou, Carne); Tengo reseca la garganta (Santander, Milagro).

Ni tener ni llevar se construyen con complementos oracionales.

38.7f El verbo encontrar acepta paráfrasis oracionales, con algunas reservas, cuando pertenece al grupo B2 (como en Lo encuentra atractivo ~ Encuentra que resulta atractivo), pero no cuando pertenece a B1 (Lo encontraron muerto). El verbo mantener(se) pertenece a B1 en mantenerse firme en el puesto (que implica ‘mantenerse en el puesto’), pero a B2 en mantener abierta la ventana (que no implica ‘mantener la ventana’). No admite paráfrasis oracionales en ninguno de los dos casos:

Bola de Sebo se niega y todavía al día siguiente se mantiene firme en su negativa (Vega, H., Sufrieron); Y se tenía que haber guardado muy mucho de mantener abierta la ventana (Chacón, Voz).

Varios autores han sugerido que los verbos transitivos que dan lugar a los predicativos del tipo B2 constituyen el correlato de los semicopulativos en las oraciones de complemento directo.

38.7g Desde varios marcos teóricos se ha propuesto que el verbo transitivo y el complemento predicativo forman un predicado complejo. Como indica su propio nombre, los predicados complejos se crean a partir de otros más simples. Son predicados complejos las perífrasis verbales (capítulo 28), las construcciones de verbo de apoyo (§ 1.10k), las locuciones verbales (§ 34.11 y 35.3n y ss.), las construcciones formadas por algunos infinitivos (sobre todo hacer, ver y otros verbos similares: § 26.10c), y también las construcciones semilexicalizadas descritas en el § 38.6ñ, como hacer cisco, papilla, polvo, puré, trizas, etc. Los predicados complejos pueden ser unidades integradas en el léxico o bien creadas en la sintaxis. A este último grupo corresponden encontrar interesante, hacer responsable, llevar sucio, mantener abierta. Es hoy en día objeto de intenso debate entre los lingüistas la naturaleza gramatical de los predicados complejos, sobre todo la de los que se crean con recursos sintácticos, ya que no pueden figurar en los diccionarios. Se retomarán algunos aspectos de esta cuestión, especialmente relevantes para la interpretación de los complementos predicativos, en los § 38.8l y ss.

38.7h Destacan entre los verbos del grupo B2 los que denotan percepción y juicio. Estas dos clases semánticas se pueden diferenciar entre sí con claridad en unos casos, pero no tanto en otros. Así, considerar es un verbo de juicio (Lo considero inteligente). El verbo ver es, en principio, un verbo de percepción (Veo lejanos los barcos), pero es también un verbo de juicio por asociación metafórica (§ 26.9ñ y 43.1e). Así, ver no denota percepción física en Veo lejana la jubilación o en No veo claras sus intenciones. Se ha señalado repetidamente que el verbo ver —uno de los que se usan con más frecuencia en estos contextos— se acerca a menudo a creer o considerar, como en No lo veo capaz de algo así. El verbo encontrar, citado arriba, puede describir el resultado de alguna percepción física (Encuentro fría la carne), pero también el de una apreciación no necesariamente sensorial (Encuentro injustificada tu actitud). Se muestran a continuación algunos ejemplos construidos con verbos de este grupo:

Nosotros vemos necesario realizar una efectiva descentralización reformando la Constitución Política del Estado (Tiempos 10/4/1997); El tirano nunca se considera tirano. Siempre ha sido así (Teitelboim, País); Él se juzgaba culpable, lleno de atroces remordimientos (González León, Viejo); Los especialistas estiman probable que en esta última década se duplique el ingreso per cápita para llegar hasta los seis mil dólares (Hoy [Chile] 16/12/1996); Los caballos, que habían sido introducidos al socavón tomados de la brida, se notaban descansados y comían de una alfalfa fresca que sus jinetes habían cortado a machete (Chao, Altos); Se lo tomaron como una broma cualquiera (Bryce Echenique, Martín Romaña).

38.7i Se acercan a los predicados de juicio algunos verbos de conocimiento que aparecen en estas mismas construcciones. Los más destacables entre ellos son saber y suponer:

En cuanto a las amazonas, princesas nativas, cacicas, ciudades misteriosas, peligros contra el sexto que acechan al viajero, los supongo familiarizados con Fray Gaspar de Carvajal (Alonso, Supremísimo); […] una entusiasta curiosidad por conocer una realidad que sabía próxima (Bareiro, Lenguas).

Estos dos verbos suelen construirse con pronombres átonos. Sean o no reflexivos, tales pronombres representan las entidades de las que se predica el atributo y dan lugar a la interpretación proposicional descrita en los apartados precedentes. Así, en Le sabemos conocedor de la prohibición (ABC 8/6/1989), con leísmo de persona, se expresa el significado que corresponde a ‘Sabemos que él (o que usted) es conocedor de la prohibición’.

38.7j Los complementos predicativos de B2 pueden ser grupos nominales, como en Te veo ministro. El predicativo se interpreta aquí de forma prospectiva, ya que esta oración no significa ‘Veo que eres ministro’, sino más bien ‘Veo que serás ministro’. Por el contrario, en los verbos de juicio se obtiene la interpretación actual, no la prospectiva: Lo juzgo un error (‘que lo es’, no ‘que lo será’). Son raras las expresiones referenciales en esta pauta, pero con algunos verbos de juicio se aceptan incluso nombres propios, sobre todo con considerar y creer: […] un loco que se creía Napoleón (Laín Entralgo, Descargo). Aun así, Napoleón se sustituiría aquí por el pronombre interrogativo qué o el relativo complejo lo que (Napoleón es lo que se creía), hecho que permite colegir que se mantiene la naturaleza predicativa (en lugar de referencial) del complemento predicativo.

38.7k Las construcciones con ver, encontrar y considerar son las más frecuentes entre las que componen los verbos de percepción y juicio. En la lengua escrita, particularmente en la literaria, se usa también juzgar. El verbo estimar, habitual en los registros formales, se construye con mayor fecuencia con adjetivos de naturaleza modal (conveniente, improcedente, necesario, oportuno), pero acepta otros en la lengua literaria. Los verbos adivinar, conceptuar, figurarse y presumir, entre otros, admiten también complementos predicativos de este mismo grupo (percepción y juicio), casi siempre en la lengua literaria o en los registros más elevados de la lengua estándar. Se ilustran a continuación todas estas construcciones:

Juzga el divorcio una contemporización y un paliativo (Longares, Corsé); Me juzgaba un cobarde y como tal me había comportado (Nasarre, País); El general Espartero había estimado más expeditivo bombardear Barcelona desde la colina de Montjuich (Mendoza, Ciudad); Regresó vestida con una bata de noche, que presumo larga, helénica (Cabrera Infante, Habana); Se esforzaba por conceptuarla ingenua (Rubín, Rezagados); Hasta que en forma de derecho les sea discernido el cargo por el juzgado, conceptúo un imposible legal lo que usted desea (Chamorro, V., Muerto); Se le adivina un apasionado de sus ideas y ciertamente rebelde (Cuzzani, Cortés); La guayabera blanca, almidonada, esconde, sin embargo, un torso que adivino fuerte, musculoso (Fuentes, Naranjo); Me lo figuraba más bien sentado en el borde (Marías, J., Corazón); Me lo figuro angustiado, pálido (Vega, H., Sufrieron).

38.7l Existe una tendencia marcada a construir los complementos predicativos de los verbos de juicio (considerar, creer, juzgar, etc.) con predicados que designan propiedades estables y caracterizadoras o inherentes (es decir, los que se construyen con ser): Considero imposible el acuerdo; La creía muy inteligente. Entre los de percepción, notar destaca especialmente porque solo se combina con predicativos que se construyen con estar: Lo noté nervioso; Te noto cansado. Cuando un adjetivo admite ser y estar (ser serio ~ estar serio), los verbos considerar, creer y juzgar eligen la interpretación que corresponde a ser (Te consideraba serio), mientras que notar escoge la que corresponde a estar (Te notaba serio). El verbo oír se asimila a notar en este punto. Así, en el espacio punteado que aparece en Oían... el ruido cabría introducir como predicativo del objeto directo un adjetivo que se use con estar, como lejano, pero resultaría forzado uno que se combine con ser y rechace estar, como ensordecedor. El verbo ver admite adjetivos de los dos tipos, lo que puede relacionarse con el hecho de que sea un verbo de percepción en unos contextos y de juicio en otros: Lo veo {cansado ~ posible}. Los criterios de selección son más estrictos en el caso de nombrar o elegir, como se explica en el § 38.7p. Como se recordará, los grupos nominales son siempre incompatibles con los predicativos que eligen estar: Lo {creo ~ *noto} una buena persona.

38.7m Varios verbos que se construyen con predicativos seleccionados admiten, como se acaba de ver, las expresiones predicativas que denotan propiedades estables o inmanentes características del auxiliar ser. Destacan especialmente los verbos de juicio, causación y (a veces) percepción: considerar fiel a alguien, ver necesario algo, hacer posible alguna cosa. Existen, sin embargo, algunos complementos predicativos del objeto directo que se construyen con ser sin pertenecer al grupo de los obligatorios. En este grupo se inscriben los formados con la pauta «como + grupo nominal»: Lo sacaron del país como preso político; Lo recibieron como un héroe. Sin esta preposición introductoria, a la que se dedicarán los § 38.10f y ss., están mucho más restringidos. Los sustantivos que se subrayan en la cita siguiente son predicativos del sujeto que admiten paráfrasis con gerundios de interpretación temporal (‘siendo piloto’, ‘siendo comandante’): El piloto durangueño que salió piloto a Europa y regresó comandante pertenece a una numerosa familia de profesores (Sol Durango 13/11/2007).

38.7n Los grupos nominales en función de complementos predicativos del sujeto son comunes si están introducidos por una preposición. Esta pauta (Trabajaba de portero en una discoteca) se analizará en el § 38.10d. Como se ha explicado, la omisión de la preposición no resulta natural en la mayor parte de estos contextos. La pauta que ilustra la oración Se fue cura (Cela, Amigos) es ya infrecuente en el español general contemporáneo. Responde, no obstante, a los usos ocasionales de estar con sustantivos que denotan cargos y funciones, como en Estaba jefe de sección en el español de México. Sobre este punto, recuérdese el § 37.9a. Se percibe mayor dificultad para emplear estos sustantivos como predicativos del objeto directo no seleccionados por el predicado, como en *Lo llevaron a la capital niño de diez años. Se registran algunas excepciones en la lengua literaria, como en Lo recuerdo una persona solitaria y taciturna, o en Se lo imaginaban un típico inglés de clase media, benigno y fantasmal (Vargas Llosa, Verdad). Aun así, estas oraciones son igualmente compatibles con las que dan lugar a la lectura proposicional (‘Imaginaban que era…’), características de los predicativos obligatorios.

38.7ñ Están muy restringidas las construcciones que admiten adjetivos como predicativos no seleccionados si estos se forman con el verbo ser. Predominan en esta pauta los adjetivos valorativos. Así, en el texto siguiente, el adjetivo excelente es el complemento predicativo del objeto directo los, cuyo referente es el grupo nominal encabezado por el plan, a pesar de la discordancia de número: Tampoco me parece bien adoptar de golpe y porrazo el plan de cualquiera biblioteca extraña, aunque los conozco excelentes (Menéndez Pelayo, Epistolario). A esta misma pauta pertenecen estos otros ejemplos: No te compres tan largos los pantalones; No vayas a escoger demasiado pequeñas las manzanas; Siempre escribe cortas sus cartas; ¿Conoces los vinos de Mendoza? Yo los he bebido magníficos. Las alternancias a las que da lugar la presencia o la ausencia de como con los verbos considerar, elegir y otros similares se analizarán en los § 38.10h y ss.

38.7o Los verbos que denotan elección (elegir, proclamar), reconocimiento (confesar, declarar) y denominación (denominar, llamar, nombrar) se caracterizan por construirse con complementos predicativos nominales. A estas pautas corresponden los ejemplos siguientes:

Le vino a la memoria que no era armado caballero y que, conforme a ley de caballería, ni podía ni debía tomar armas con ningún caballero (Cervantes, Quijote I); El ministerio de Salud inicia campaña contra la obesidad y elige a Cristián de la Fuente guatón símbolo (Hoy [Chile] 29/12/1997); Tras golpearlo, esposarlo, vendarle de los ojos y envolverlo en una sábana, lo interrogaron para que se confesara miembro del EPR (Proceso [Méx.] 8/9/1996); [...] Decreto de Napoleón Bonaparte en el que declara a Roma segunda capital del Imperio (ABC 17/2/1987); Llorando, llamaba a Dios tirano implacable y profería otras blasfemias innecesarias (Serrano, E., Dios); Ya ves que ahora me han nombrado gobernador (Pozas, R., Juan); El doctor Fabián Alarcón ha sido proclamado Presidente Interino (Hoy [Ec.] 10/2/1997).

38.7p Algunos de estos verbos admiten los predicativos adjetivales, además de los nominales (declarar culpable, llamar tonto), pero otros aceptan únicamente los segundos (nombrar, elegir). Como en las demás construcciones de predicación seleccionada, se perciben diferencias significativas cuando el complemento predicativo no está presente. Así, Lo nombraron puede significar ‘Pronunciaron su nombre’ o bien ‘Lo eligieron’. En este segundo caso se sobrentiende un complemento predicativo tácito (embajador, ministro, etc.). El verbo instituir admite asimismo la construcción con complemento predicativo seleccionado. Como se ve en el último ejemplo del grupo siguiente, la preposición en puede introducir el atributo de este verbo:

Se encontró su testamento según el cual instituía heredero a un maribarbas (Luján, Espejos); Si el Municipio usufructúa los terrenos ejidos sin haber ley que lo instituya usufructuario, ha de entenderse que se comporta como propietario (Medina, J. R., Doctrina); Resolvieron, pues, que los cinco adultos más capaces se instituyeran en embajadores de la tribu (Rubín, Rezagados).

Los verbos mencionados ofrecen resultados inestables si se les aplica la distinción entre B1 y B238.7a): Lo eligieron presidente implica, en efecto, ‘Lo eligieron’, y Ha sido nombrado gobernador implica igualmente ‘Ha sido nombrado’. No obstante, como se ha explicado, suele entenderse que estos se caracterizan por omitir un complemento predicativo seleccionado, de forma similar a como bebe, come o escribe omiten a veces su objeto directo (§ 34.4).

38.7q Se construye también con complemento predicativo del objeto directo el verbo hacer. Como se vio en el § 38.6ñ, admite una serie restringida de sustantivos (trizas, añicos, etc.) que se asimilan a los complementos predicativos. Acepta asimismo complementos predicativos adjetivales, como en Su marido le hacía la vida imposible, o nominales, como en La prensa y la radio hacen ídolos a los futbolistas, o en Fue uno de los militares que contribuyó a hacer realidad el sueño de Trujillo (Vargas Llosa, Fiesta), aunque hacer realidad es construcción semilexicalizada. Como en los demás casos, los complementos predicativos del complemento directo pasan a serlo del sujeto en las construcciones pasivas y medias, como en La vasija fue hecha añicos; Si se os hiciera imposible la vida en ese lugar. Estos usos de hacerse están muy próximos a los que corresponden a los verbos semicopulativos que se analizaron en los § 38.2b y ss.

38.7r Se construyen también con complementos predicativos seleccionados algunos verbos de voluntad. Obsérvese que la oración El director te quiere en su oficina a las dos no implica ‘El director te quiere’, sino más bien ‘El director quiere que estés en su oficina a las dos’. Se obtiene, pues, la interpretación proposicional analizada en las páginas precedentes. También se ajusta a esta pauta el verbo desear:

[…] el Príncipe difunto y su esposa eran dignos de otra suerte, y nadie se la desearía más feliz que yo (Fernán Núñez, Carlos III); La provocación constante tiene sus costos y los venezolanos no los deseamos tan elevados e innecesarios (Analítica 20/11/2001).

La interpretación proposicional se obtiene asimismo en estos casos. Así pues, No los deseamos tan elevados no implica ‘No los deseamos’, sino ‘No deseamos que sean tan elevados’.

38.7s Los verbos tener, llevar y traer (el último sobre todo en el español europeo) dan lugar a dos construcciones transitivas cuyos límites son difusos:

1. Construcción de complemento predicativo: Tengo listo el artículo; Llevas manchada la corbata; Me traes loco.

2. Perífrasis de participio: No tenía acabada la carrera; Solo llevo leídas las cinco primeras páginas; Traigo la lección bien aprendida.

En ambas se admite la sustitución del complemento directo por un pronombre átono (Lo tengo listo; No la tenía acabada). Algunos autores han negado que exista diferencia entre 1 y 2, de forma que 1 sería la única opción. En principio, cabe entender que las construcciones del tipo 2 se relacionan con tiempos compuestos (como en Te lo tengo dicho ~ Te lo he dicho), con las diferencias que se señalan en los § 28.16l y ss.para tener y en el § 28.16q para llevar.

38.7t Los autores que proponen anular la diferencia entre las opciones 1 y 2 del apartado anterior han hecho notar que de oraciones como La muchacha llevaba puesto un viejo vestido de Adela (Casaccia, Babosa) cabe inferir ‘La muchacha llevaba un viejo vestido de Adela’, como corresponde a 1, pero también ‘La muchacha se había puesto un viejo vestido de Adela’, como se esperaría de 2. Lo mismo se puede decir de Tenía guardado el regalo; Traigo estudiado el proyecto, y otros muchos casos similares. También aboga a favor de anular la distinción entre 1 y 2 la existencia de pares como Tenían la situación {controlada ~ bajo control}. Se ha observado, en cambio, que si 2 se reduce a 1 no será posible relacionar los participios con los tiempos compuestos, como en Teníamos apalabrado un próximo encuentro ~ Habíamos apalabrado un próximo encuentro, y se sugerirá, en cambio, una relación semántica entre verbo y objeto directo que pudiera no existir: Teníamos un próximo encuentro. Defienden otros autores que el hecho de que se perciban algunos casos de confluencia o superposición de las pautas 1 y 2 no implica que deba anularse la distinción. Aun así, como se ha explicado, no existe acuerdo entre los gramáticos sobre este punto.

Información adicional

En relación con este capítulo, la siguiente entrada del Glosario de términos gramaticales podría ser de su interés:
predicado complejo

 

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española:
Nueva gramática de la lengua española [en línea], https://www.rae.es/gramática/sintaxis/los-complementos-predicativos-ii-complementos-predicativos-obligatorios-y-opcionales. [Consulta: 22/06/2024].

Sobre la NGLE

Índice general

Sintaxis

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas