nombre no contable

Ejemplos: aire, harina, inteligencia, tiempo.

Sinónimos: nombre incontable, nombre continuo, nombre de masa, nombre de materia, nombre medible, nombre no discreto.

Paradigma: nombre no contable / nombre contable

Esquema: Ver esquema 4

Referencias: NGLE § 12.1f-g, 12.2-12.3 | GDLE § 1.2

Nombre común que denota una entidad que se interpreta como sustancia o materia, en lugar de como ser individual. A diferencia de los nombres contables, los no contables designan cosas que no pierden su naturaleza al ser divididas: una parte de la materia «harina» es también harina, pero una parte del objeto «árbol» no es un árbol.

La mayoría de los nombres no contables designan sustancias o materias (agua, basura, ceniza, humo, mármol, oro, sangre), cualidades o propiedades (altura, inteligencia, pereza, sobriedad) y sensaciones o sentimientos (amor, apatía, envidia, indignación, odio, rabia). Cabe agregar los nombres que denotan estados o situaciones (calma, confusión, descanso, desconcierto, guerra, paz, silencio), así como ciertas capacidades (fantasía, memoria, poder).

Los nombres no contables se pueden cuantificar pero no enumerar. De esta diferencia se deducen las siguientes propiedades:

  1. Se combinan en singular con cuantificadores evaluativos (v. en cuantificador débil): mucho aire, bastante inteligencia, poca harina.
  2. No se combinan con numerales cardinales en dicha interpretación: no se dice tres aires, dos inteligencias, cuatro harinas (pero véase el apartado Información complementaria).
  3. Se pueden usar sin artículo y en singular como complemento de muchos verbos (Trajo dinero; Prepararé café), y como sujeto posverbal de algunos, especialmente los verbos inacusativos (Entra frío; Llega gente; Sale vapor).

La combinación con el adjetivo abundante se emplea en ocasiones para identificar los nombres no contables, pues un gran número de estos sustantivos, casi todos concretos, pueden ser modificados por él: abundante {agua ~ armamento ~ información ~ fruta}. De hecho, son muy escasos los sustantivos contables compatibles con este adjetivo (desayuno, cabellera).

Información complementaria

Frente a otros idiomas, el español posee una notable capacidad para emplear los mismos sustantivos como contables y como no contables en contextos sintácticos diferentes. Una de las interpretaciones más habituales de los nombres no contables usados como contables es la de tipo: dos inteligencias ‘dos tipos de inteligencia’, cuatro harinas ‘cuatro variedades de harina’. Otra interpretación habitual es la individualizadora, en la que los sustantivos que designan sustancias o materias pasan a designar un objeto obtenido de alguna partición. Así, corcho es no contable en El suelo es de corcho, pero se recategoriza como contable, con la interpretación individualizadora, en Puso un corcho en la pared. El mismo contraste se da entre Había cristal en el suelo (no contable) y Cambió dos cristales de la casa (contable). Estos mismos sustantivos pueden recibir también la interpretación de tipo, como en un corcho demasiado poroso (en el sentido de ‘un tipo de corcho’) o en un cristal insuficientemente opaco (‘una clase de cristal’).

Muchos otros sustantivos poseen sentidos independientes como contables y como no contables, lo que exige acepciones distintas en los diccionarios. Así, terreno es contable (muchos terrenos) cuando designa cierto segmento acotado de una superficie de tierra, pero es no contable (mucho terreno) cuando alude al espacio de forma más general.

Un gran número de nombres abstractos se asimilan gramaticalmente a los no contables, en el sentido de que se comportan sintácticamente de forma similar: Nos falta {tranquilidad ~ confianza ~ aire}.

Esquema 4. CLASES DE NOMBRES POR SU SIGNIFICADO

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA: «Glosario de términos gramaticales», [versión 1.0 en línea]. <https://www.rae.es/gtg/nombre-no-contable> [2024-07-13].

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas