oración subordinada

Ejemplos: Lamento que no vengas; No les gusta esperar afuera; la carta que enviaron; Se entregará cuando lleguen todos; Aunque llovía bastante fuerte, salimos temprano; Caminaba dando tumbos.

Sinónimos: proposición subordinada.

Paradigma: oración subordinada / oración principal

Relacionados: oración, oración coordinada, oración principal, coordinación, subordinación, oración (subordinada) sustantiva, oración (subordinada) de relativo, oración (subordinada) adverbial, oración de infinitivo, oración de gerundio, oración de participio, conjunción, interrogativo, exclamativo, relativo, sintagma conjuntivo

Esquema: Ver esquema 25, ver esquema 26, ver esquema 27

Referencias: NGLE § 1.13l-u | GDLE § 54.2, 54.6 | OLE § III.3.4.2.2.4

Oración que depende de un núcleo —sea o no verbal—, o de algún otro segmento mayor, a los que complementa o modifica. En la subordinación se establece una relación jerárquica entre dos constituyentes sintácticos, de manera que la oración subordinada queda incluida en un constituyente más extenso, la oración principal (en latín subordinare significa ‘colocar debajo’). Así, en la oración Juan dijo que venía, la oración subordinada sustantiva que venía es un complemento del verbo dijo y está incluida en el sintagma verbal, por tanto en la oración principal [Juan [dijo [que venía]]]. Es importante señalar que el segmento Juan dijo no constituye por sí solo la oración principal (de hecho, no es tampoco un segmento o un constituyente oracional, como se ve en la segmentación con corchetes). De la misma manera, en El niño [que vino ayer] canta en el coro, la oración subordinada de relativo que vino ayer está incluida en el sintagma nominal sujeto el niño que vino ayer y, por tanto, está también incluida indirectamente en la oración principal.

Se suelen considerar también subordinadas las oraciones condicionales y concesivas, si bien la relación que establecen con la oración principal no es propiamente de inclusión sino de concatenación (v. interordinación). Así, en Si llueve no vamos al cine, la oración subordinada Si llueve no está incluida en la principal No vamos al cine, sino que constituye un modificador oracional y se integra con ella en un segmento mayor que se denomina tradicionalmente período (v. también subordinación).

Las oraciones subordinadas desempeñan alguna función dentro del sintagma que constituyen junto con la categoría sobre la que inciden. Así, en Me encantó el libro que leí, la oración de relativo que leí modifica al sustantivo libro y constituye con él el sintagma nominal sujeto del verbo encantar.

Tradicionalmente se distinguen tres clases de oraciones subordinadas empleando un criterio funcional, en lugar de estructural o constitutivo. Los términos empleados buscan, pues, un paralelismo entre las clases de palabras con las que las oraciones se asimilan y el funcionamiento sintáctico de las oraciones subordinadas. Es decir, una oración no es sustantiva porque presente la estructura de un sintagma nominal, sino porque desempeña las mismas funciones sintácticas que este. La clasificación tripartita así obtenida en la tradición es la siguiente:

Mientras que las oraciones de gerundio se asimilan tradicionalmente a las subordinadas adverbiales (como en Llegarás en dos minutos tomando este atajo), las oraciones de participio (las tumbas egipcias descubiertas por arqueólogos europeos a lo largo de un siglo) no se asimilan enteramente a las de relativo, ya que no contienen un relativo, si bien coinciden con ellas en que se comportan gramaticalmente como los adjetivos. Esta es la razón de que se consideren también subordinadas adjetivas en la tradición.

Como se ha explicado, las subordinadas sustantivas son aquellas oraciones que funcionan sintácticamente como un sintagma nominal (El profesor les pidió {que estudiaran ~ un libro}); las adjetivas o de relativo lo hacen como un adjetivo (El niño {que vino ~ rubio} es su hermano); y las adverbiales son las que funcionan como un adverbio o un complemento circunstancial (Comió {donde te dije ~ allí}). No obstante, se reconoce hoy generalmente que estas correspondencias están forzadas en alguna medida. Entre las asimetrías que se suelen señalar destacan las cuatro siguientes:

Una de las opciones que se manejan en la actualidad para evitar estos problemas consiste en distribuir entre otras construcciones, necesarias por razones independientes, las secuencias que se asignan tradicionalmente a las subordinadas adverbiales: sintagmas preposicionales (la mayor parte de las construcciones causales y finales), sintagmas adverbiales (muchas construcciones temporales) y oraciones de relativo (muchas de las encabezadas por cuando, como y donde). Se reduce así sustancialmente el número de las subordinadas adverbiales.

Quedan en este grupo, sin embargo, las oraciones encabezadas por una conjunción con significado «adverbial» (temporal, condicional, concesivo…) que son adjuntos. El concepto de sintagma conjuntivo —defendido hoy por algunos gramáticos, pero no suscrito por otros— constituye una extensión de la noción de sintagma preposicional, ya que se basa en que las conjunciones poseen término, al igual que las preposiciones. Aunque este concepto es introducido en este Glosario, se acepta también en él, por razones didácticas, la noción tradicional de oración subordinada adverbial, si bien en la interpretación restrictiva de este concepto que resulta de excluir de su designación las oraciones de relativo, y los sintagmas preposicionales y adverbiales que contienen una oración subordinada en su interior.

Información complementaria

Atendiendo a su estructura, las oraciones subordinadas se pueden clasificar desde tres puntos de vista diferentes:

  1. La flexión del verbo subordinado. Se puede diferenciar entre oraciones con el verbo en forma personal (Me dijo que vendría; No sé con quién viajó) y oraciones con el verbo en forma no personal (Le sugirió ir a comprar un libro; Entró cantando un tango; Nos gustó especialmente la edición publicada por la misma editorial en Barcelona dos años después). Las oraciones con verbo en forma no personal se clasifican, a su vez, en las siguientes clases:
  2. La función semántica desempeñada por la oración. Las oraciones subordinadas pueden funcionar como argumento (Dijo que vendría) y como adjunto (Háblame del libro que leíste; No conseguirás nada lamentándote así). Al primer grupo pertenecen las oraciones (subordinadas) sustantivas, también llamadas, por esta razón, subordinadas argumentales. En el segundo caso, las oraciones pueden ser modificadores de sintagmas nominales (el libro que leíste: subordinada de relativo), pero también verbales (Entraría más fácilmente golpeándolo con un martillo) u oracionales (Aunque llueva, saldré a dar un paseo). A estas dos últimas variedades corresponden las llamadas oraciones subordinadas adverbiales.
  3. El elemento subordinante. Según este criterio, las oraciones subordinadas se pueden clasificar como sigue:
    1. Sin elemento subordinante expreso al inicio de la oración. Suele entenderse que los afijos flexivos (-r, -ndo, -do) lo suplen en estos casos, como en Espera regresar; Llegó corriendo; los libros publicados en el presente año. Con unos pocos verbos, el modo subjuntivo hace las veces de elemento subordinante, lo que permite la ausencia de la conjunción en los registros formales: Espero sepan disculparnos; Le ruego escriba a la siguiente dirección.
    2. Con un pronombre, determinante o adverbio inicial que ejerce, además de la función sintáctica que le corresponda, el papel de subordinante. Puede ser interrogativo (No sé quién llamó); exclamativo (Ni te imaginas cómo nos trataron) o relativo (la gente que me acompaña).
    3. Con una conjunción o una locución conjuntiva como elemento subordinante (Me dijo que vendría; No quedaban billetes, de manera que no pudo viajar). Estas partículas no ejercen otra función sintáctica en su oración.

Sobre otros aspectos de la estructura sintáctica de las subordinadas adverbiales, v. oración (subordinada) adverbial.

Esquema 25. CLASIFICACIÓN TRADICIONAL DE LAS ORACIONES SUBORDINADAS DESDE UN PUNTO DE VISTA FUNCIONAL

Esquema 26. CLASIFICACIÓN DE LAS ORACIONES SUBORDINADAS POR EL ELEMENTO SUBORDINANTE

1 Adverbio para algunos gramáticos, ya que alterna con dónde o cómo.

2 Cuando las oraciones interrogativas indirectas reproducen el discurso directo, la conjunción y la palabra interrogativa pueden coexistir, como en Le preguntó que cómo lo hacía.

Esquema 27. CLASES DE SUBORDINADAS SUSTANTIVAS POR SU FUNCIÓN

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA: «Glosario de términos gramaticales», [versión 1.0 en línea]. <https://www.rae.es/gtg/oración-subordinada> [2024-03-02].

cerrar

Buscador general de la RAE