El arquitecto Antonio Fernández de Alba, en las Memorias de la Fundación March. (Foto: Carmen Botán)

Memorias del arquitecto y académico Antonio Fernández de Alba

1 de Febrero de 2016

El arquitecto y académico Antonio Fernández de Alba (Salamanca, 1927) ha participado hoy en las Memorias de la Fundación Juan March.

El periodista Íñigo Alfonso ha sido el encargado de realizar la entrevista, un diálogo que ha comenzado con una pregunta sobre la experiencia y la relación íntima de Fernández de Alba con la ciudad. 

SENTIR LA CIUDAD

«La ciudad es una de las cotas más altas de la inteligencia humana. Permite realizar en el espacio la biografía de las distintas gentes», ha asegurado el arquitecto salmantino antes de concluir que, «más que conocerla, una ciudad hay que sentirla».

Fernández de Alba ha asegurado que él entiende la arquitectura como una capacidad que, a él en particular, lo hace convertirse en un «maestro de obras ilustrado: un hombre que sabe construir con la materia una serie de objetos que son necesarios para la vida del ser humano y que intenta, con una dimensión más o menos poética, transformarlos en algo más que ladrillos, arcilla, madera o vidrio».

La conversación entre Íñigo Alfonso y Antonio Fernández de Alba ha abordado, seguidamente, el análisis de algunas de las obras arquitectónicas contemporáneas más relevantes e influyentes. La primera ha sido la Casa de la Cascada, del americano Frank Lloyd Wright, de quien Fernández de Alba ha dicho que «ha sido el arquitecto que ha realizado la síntesis del espacio de la modernidad». Su obra más emblemática «es una casa que responde a la ocupación en el paisaje, y es un equilibrio y un diálogo entre las dos naturalezas: la primera, donde se nace y muere, y la segunda, la que se construye y se desarrolla».

OBRAS EMBLEMÁTICAS

El siguiente arquitecto más influyente en la vida de Fernández de Alba ha sido el finlandés Alvar Aalto, autor del Finlandia Hall, el «gran Mozart de la arquitectura moderna». Este «tosco marinero nórdico», en palabras del académico de la RAE, «siente la naturaleza como si construyera un canto gregoriano. Es otro de los poetas que busca, a través de los materiales más nobles y elementales, crear dimensiones que transforman el espacio urbano».

La última obra comentada ha sido un proyecto del danés Jørn Utzon, la Ópera de Sídney, «la catedral del hormigón armado». Se trata de «una de las construcciones más señeras del siglo xx. Representa, asimismo, un hito, ya que con ella se demuestra cómo el símbolo de una ciudad puede pasar a ser una realidad a través de una obra de esta belleza arquitectónica».

EVOCACIÓN DE LA MEMORIA

Fernández de Alba ha recordado, a continuación, su infancia en Salamanca, «una ciudad monumental» caracterizada por la presencia de los grandes muros de los conventos de clausura que la cerraban. Tal como ha asegurado el arquitecto y académico, su ciudad natal, en relación con su vida profesional, ha tenido un vínculo con estos «muros», pero también, y especialmente, con un «río literario: el Tormes». Alrededor de este se han desarrollado varios de sus proyectos en la ciudad, como las restauraciones de un colegio mayor o de varios conventos. Por la reforma de uno de estos, el del Rollo (1958-1962), obtuvo, como se ha recordado, el Premio Nacional de Arquitectura en 1963.

Las Memorias de la Fundación March constituyen una iniciativa basada en «una serie de charlas con destacadas personalidades provenientes de diferentes ámbitos de la cultura que fueron destinatarias de becas o ayudas de la Fundación Juan March [...]. Con el relato de su experiencia, la Fundación pretende que el protagonismo esté centrado en la figura y la trayectoria del invitado y con ella retratar también la evolución de un país, "fotografiar" la España de los años cincuenta, sesenta o setenta y proyectarla en la actual».

Memorias de la Fundación: Antonio Fernández de Alba [audio]. 1 de febrero de 2016.

Galería de fotos

Antonio Fernández de Alba conversa con Íñigo Alfonso. (Foto: Carmen Botán)

El arquitecto Antonio Fernández de Alba, en las Memorias de la Fundación March. (Foto: Carmen Botán)

cerrar

Buscador general de la RAE