Real Academia Española

   

Día Mundial de la Poesía: disfrute de los mejores poemas cantados

Día Mundial de la Poesía: los mejores poemas cantados (foto: ave cantora, Pixabay)

Día Mundial de la Poesía: los mejores poemas cantados (foto: ave cantora, Pixabay)

21.3.2020

Día Mundial de la Poesía: disfrute de los mejores poemas cantados

Un buen poema no necesita música, pero cuando ambos se unen con acierto el resultado es una obra doblemente poética. Presentamos aquí una breve selección de poemas cantados.

«La poesía es un arma cargada de futuro» (Gabriel Celaya/Paco Ibáñez)

Uno de los autores más conocidos por haberle dado música a la poesía es Paco Ibáñez. Gracias a él algunos hemos conocido muchos poemas y los hemos disfrutado especialmente, como en el caso de «La poesía es un arma cargada de futuro» de Gabriel Celaya:

«Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo. Estamos tocando el fondo».

«Galope» (Rafael Alberti/Paco Ibáñez)

Una de las versiones más célebres de Paco Ibáñez es la del poema «Galope» de Rafael Alberti, uno de los más enérgicos que escribió el poeta del Puerto de Santa María:

«A galopar, a galopar,
hasta enterrarlos en el mar».

El poema sigue vivo hoy y ha sido versionado recientemente por Niños Mutantes.

De Paco Ibáñez también cabe destacar la versión de «Canción de otoño en primavera» de Rubén Darío, con su memorable estribillo:

«Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...».

Y sus nostálgicos y conmovedores versos finales, con el poderoso contraste entre el cabello gris y los rosales:

«Mas a pesar del tiempo terco,
mi sed de amor no tiene fin;
con el cabello gris, me acerco
a los rosales del jardín».

La canción se puede encontrar, por ejemplo, en un concierto que concedió junto a Rafael Alberti, quien recita antes el poema «Yo soy aquel que ayer no más decía», también de Rubén Darío (a partir del 1:08:00 del vídeo). Poco más se puede pedir.

«Soneto XXV» (Pablo Neruda/Pedro Guerra)

Es difícil no dejarse cautivar por un poema que empieza así:

«Antes de amarte, amor, nada era mío:
vacilé por las calles y las cosas,
nada contaba ni tenía nombre,
el mundo era del aire que esperaba».

Pero, si a este, uno de los mejores sonetos de los Cien sonetos de amor que escribió Pablo Neruda, se le suma la dulce voz y el sutil ritmo de Pedro Guerra, el resultado no puede dejar indiferente a nadie.

«Pequeño vals vienés» (Federico García Lorca/Silvia Pérez Cruz)

En «Take this waltz» Leonard Cohen puso música al poema «Pequeño vals vienés» del poemario Poeta en Nueva York de Federico García Lorca y lo tradujo al inglés. Posteriormente aparecieron versiones de esa canción con la letra de vuelta al español. Entre ellas, se puede considerar la más desgarradora la de Silvia Pérez Cruz. La cantante catalana consigue estremecer cuando canta versos como estos:

«Este vals, este vals, este vals,
de sí, de muerte y de coñac,
que moja su cola en el mar».

Hablando de versiones de Lorca, es necesario mencionar el disco Omega de Enrique Morente. Y del poeta granadino también se puede destacar el «Romance de la Guardia Civil española» cantado por Marea, el grupo de Kutxi Romero.

«Nanas de la cebolla» (Miguel Hernández/Joan Manuel Serrat)

Las «Nanas de la cebolla» ya son de por sí escalofriantes para quien conoce el trasfondo y el contexto en el que Miguel Hernández las escribió. Joan Manuel Serrat añadió la música perfecta para que el poema se volviera inmortal:

«Desperté de ser niño:
nunca despiertes.
Triste llevo la boca:
ríete siempre».

Serrat dedicó un disco a poemas de Miguel Hernández, entre los que sobresale la «Elegía». Del poeta de Orihuela también son imprescindibles las versiones de «Andaluces de Jaén» de Paco Ibáñez y de «Llegó con tres heridas» de Joan Báez.

Y del propio Serrat las versiones poéticas más célebres seguramente sean las que hizo sobre los Proverbios y cantares de Antonio Machado («Caminante no hay camino; / se hace camino al andar») y «La saeta»:

«¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar, ni quiero,
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!».

Otras sugerencias

Se pueden añadir a esta lista muchos otros poemas cantados, como «Palabras para Julia», de José Agustín Goytisolo, cantada por Los Suaves; «No volveré a ser joven», de Jaime Gil de Biedma, cantada por Loquillo; «Libre te quiero», de Agustín García Calvo, y «Adiós ríos, adiós fontes», de Rosalía de Castro, ambas cantadas por Amancio Prada; «Aunque es de noche», de san Juan de la Cruz, cantada por Rosalía, y todos los romances cantados por Joaquín Díaz, en especial el del prisionero («Que por mayo era, por mayo…»).

¿Y sabían que los versos intermedios de «Guantanamera» están tomados de los Versos sencillos de José Martí?:

«Yo soy un hombre sincero
de donde crece la palma,
y antes de morirme quiero
echar mis versos del alma».

Con las canciones mencionadas aquí y algunas más hemos creado una lista de reproducción llamada «Día Mundial de la Poesía» en nuestro perfil de Spotify. ¿Qué otros poemas cantados recomendarían ustedes?

Con el patrocinio de

Diccionarios

UNIDRAE
Envíe las propuestas relacionadas con el Diccionario de la lengua española a la Unidad Interactiva.
Con el patrocinio de

Tuits de @RAEinforma

Formulario de búsqueda