CAPÍTULO III. El uso de los signos ortográficos

3. Signos de puntuación

3.4. Usos de los signos de puntuación

3.4.10. Los puntos suspensivos

3.4.10.3. Concurrencia con otros signos

Salvo con el punto, los puntos suspensivos pueden coincidir con cualquier otro signo de puntuación, sea delimitador principal, delimitador de un segundo discurso o indicador de modalidad interrogativa o exclamativa. En los casos en que los puntos suspensivos concurren con otro signo de puntuación, deben seguirse las siguientes pautas:

a) Si los puntos suspensivos finalizan el enunciado, no debe añadirse a ellos el punto de cierre (se escribirán solo tres puntos): Me encanta esta casa. Es hermoso despertarse y ver el sol, los árboles, la luz en las ventanas… Creo que volveré el año que viene (v. también el apartado 3.4.1.3.1).

En cambio, si los puntos suspensivos van detrás de una abreviatura, se suma a ellos el punto que la cierra, de modo que se escribirán cuatro puntos en total (v. cap. V, § 3.2.5.1): Algunas abreviaturas con tilde son pág., cód., admón….

b) Tras los puntos suspensivos sí pueden colocarse otros delimitadores principales, como la coma, el punto y coma o los dos puntos, sin dejar entre ambos signos ningún espacio de separación:

Cuando decidas los colores, las telas, el tipo de mobiliario…, ven a verme y te haré el presupuesto.

Mañana traerán la mesa, las sillas, los cuadros…; entonces sí parecerá una casa.

Una cosa no quedó clara…: ¿desde cuándo se aplicará esta medida?

Como se aprecia en los ejemplos, la presencia de esos signos responde a los criterios generales de puntuación que se seguirían si no apareciesen los puntos suspensivos: la necesidad de la coma en subordinadas temporales antepuestas, en el primer ejemplo; el uso de punto y coma para separar oraciones sintácticamente independientes, pero vinculadas en su significado, en el segundo; y la presencia de dos puntos tras un elemento anticipador, en el tercero.

Por lo tanto, un ejemplo como ⊗‍Ya sé que me lo prohibiste, pero…, he avisado…, a papá está mal puntuado (como también lo estaría ⊗‍Ya sé que me lo prohibiste, pero, he avisado, a papá), pues no se escribe coma tras la conjunción adversativa pero ni para separar el verbo de su complemento directo (la puntuación correcta sería esta: Ya sé que me lo prohibiste, pero… he avisado… a papá). En cambio, no podría suprimirse la coma tras el vocativo en Emilio…, venga usted un momento…, pues sin los puntos suspensivos dicho enunciado debería puntuarse como sigue: Emilio, venga usted un momento.

Los puntos suspensivos siempre anteceden a la coma, los dos puntos y el punto y coma. Es, por tanto, incorrecto escribir: ⊗‍Emilio,… venga usted un momento…

c) Cuando se combinan con signos delimitadores dobles, los puntos suspensivos preceden a la raya, el paréntesis o las comillas de cierre cuando lo que se omite o se sobrentiende forma parte del segundo discurso (el enmarcado por dichos signos):

En nuestros días, los desastres naturales —erupciones volcánicas, terremotos, huracanes…— se pueden predecir, pero no evitar.

Está encantado con su nuevo Picasso (yo diría que es falso, pero…).

Ya lo dijo Arquímedes: «Dadme un punto de apoyo…».

En cambio, cuando el segmento elidido corresponde al discurso principal, los puntos suspensivos se escriben fuera de los mencionados signos de cierre:

El paisaje chileno ofrece muchos atractivos: mar y montaña (el Pacífico y los Andes recorren el país de norte a sur), lagos y volcanes (como los de la X Región), desiertos (Atacama)…

d) Finalmente, los puntos suspensivos pueden concurrir con los otros dos signos indicadores de modalidad, el interrogativo y el exclamativo, dado que las informaciones que aportan no son incompatibles, sino que pueden sumarse. Los puntos suspensivos se escriben delante de los signos de cierre de interrogación o de exclamación si el enunciado interrogativo o exclamativo está incompleto:

¡Si te dije que…! Es inútil, nunca haces caso a nadie.

Si dicho enunciado está completo, los puntos suspensivos se escriben detrás, sin espacio de separación:

¿Me habrá traído los libros?… Seguro que sí.

Pueden darse casos en que se junten el punto de una abreviatura, los tres puntos suspensivos y el de los signos de cierre de interrogación o de exclamación:

¿Viste a ese Sr….?

Sí, el Sr. González estuvo aquí ayer.

Sobre la colocación de los puntos suspensivos con respecto a las llamadas de nota, véase la información adicional del apartado 3.4.1.3.

     

    Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española:
    Ortografía de la lengua española [en línea], https://www.rae.es/ortografía/concurrencia-con-otros-signos-7. [Consulta: 13/07/2024].

    cerrar

    Buscador general de la RAE

    cerrar

    Diccionarios

    Dudas rápidas