CAPÍTULO IV. El uso de las letras minúsculas y mayúsculas

4. Funciones y usos de la mayúscula

4.2. Para marcar los nombres propios y las expresiones denominativas

4.2.4. Uso de mayúsculas y minúsculas en nombres y denominaciones

4.2.4.11. Objetos o productos materiales de la actividad humana

4.2.4.11.1 Nombres de objetos singularizados

Se escriben con mayúscula inicial los nombres propios de objetos singularizados: la bomba Little Boy, el Big Ben, la espada Tizona, la nave espacial Soyuz, el satélite Sputnik, el superordenador Finis Terrae, el Titanic.

No es necesario marcar de manera especial estos nombres por el hecho de que no se refieran a seres animados, de modo que no hay por qué escribirlos en cursiva o entre comillas.

Las denominaciones de objetos de carácter artístico, arqueológico o histórico formadas por un sustantivo genérico y un especificador, sea este un adjetivo o un complemento preposicional, se escriben con minúscula, a excepción de los nombres propios que las integren: la fíbula prenestina, la corona de Recesvinto, el cilindro de Ciro, la estela moabita, la piedra de Roseta.

4.2.4.11.2 Obras de arte citadas por su autor

Cuando el nombre de un autor, sea completo, sea solo el apellido, se utiliza para designar cada una de sus obras, debe mantenerse la mayúscula del antropónimo, subrayando con ello la vinculación directa del autor con sus obras (un Gauguin, un Vermeer, un Antonio López, etc.): «Yo colecciono Picassos» (Díaz Neruda [Chile 1991]); «El pirómano Mateu apagaba de vez en cuando el mechero durante unos segundos, pero no lo apartaba del lienzo, y al cabo de esos segundos volvía a encenderlo y a calentar el Rembrandt» (Marías Corazón [Esp. 1992]); «Se ib a a estrenar pronto Fahrenheit 451, el último Truffaut» (MFoix Quincena [Esp. 1988]).

4.2.4.11.3 Objetos cuyo nombre procede de su inventor o descubridor

Cuando el nombre con el que se designan objetos, aparatos, sistemas, procedimientos o productos procede del nombre propio de su inventor, descubridor o fabricante, o de la persona que los popularizó o en cuyo honor se hicieron, el nombre propio se convierte en común y debe escribirse con minúscula inicial, además de adaptarse, si es necesario, a las reglas ortográficas de nuestro idioma: braille, boicot, cárter, diésel, máuser, macadam, quevedos. Estos nombres se escriben también con minúscula cuando se emplean en aposición al sustantivo genérico: un motor diésel, un fusil máuser. Solo si el nombre propio del inventor o descubridor no designa directamente el objeto, sino que aparece como núcleo de un complemento especificativo que determina al sustantivo genérico, debe mantenerse la mayúscula que corresponde al antropónimo; así, se escribiría un bunsen, pero un mechero de Bunsen (tipo de quemador empleado en los laboratorios científicos, inventado por el químico alemán Robert W. Bunsen).

4.2.4.11.4 Marcas comerciales o registradas

Las marcas y nombres comerciales son nombres propios y deben escribirse con mayúscula inicial: ¿Has visto el último anuncio de Coca-Cola?; El Norit es un detergente para prendas delicadas; Acaba de salir a la venta el nuevo híbrido de Toyota.

Cuando se utilizan para designar objetos o productos de la marca en cuestión, debe mantenerse la mayúscula asociada al nombre propio: «El tipo que me vendió un Porsche usado» (Fuentes Naranjo [Méx. 1993]); «El teléfono móvil que llevaba cuando fue detenido, un Nokia 3210, […] no era suyo» (País [Esp.] 22.12.2004); «Sacó el Cohiba que escondía en el escritorio y, luego de despuntarlo, lo encendió» (Martínez Vuelo [Arg. 2002]); también cuando la denominación de la marca es pluriverbal y se corresponde con el nombre del diseñador del producto: ¿Cuánto te ha costado ese Louis Vuitton?; Sabe que me encantan los zapa tos, así que me ha regalado unos Manolo Blahnik espectaculares.

En cambio, cuando una marca o un nombre comercial pasan a referirse no exclusivamente a un objeto o producto de esa marca, sino a una clase de objetos o productos con sus mismas características esenciales, el nombre propio se convierte a todos los efectos en un nombre común, sin vinculación ya con la marca original. En ese caso, el nombre debe escribirse siempre con minúscula inicial y adaptarse, cuando sea necesario, a las pautas ortográficas del español: El bizcocho queda mejor si pones dos cucharaditas de maicena [= harina refinada de maíz, de cualquier marca; de Maizena, marca registrada]; Cuando me maquillo, nunca me pongo rímel [= cosmético para ennegrecer las pestañas, de cualquier marca; de Rimmel, marca registrada]; ¿Tienes un clínex? [= pañuelo de papel, de cualquier marca; de Kleenex, marca registrada].

Las denominaciones de programas y sistemas informáticos, así como los de redes sociales, portales y buscadores de Internet, son asimismo nombres comerciales o registrados, por lo que deben escribirse con mayúscula inicial: Acabo de instalar el Windows Vista; Descargue su actualización de Mozilla Firefox; Hace tiempo que tiene un perfil en Facebook; ¿Lo has buscado en Google?

Sobre la presencia de mayúsculas intercaladas en los nombres comerciales, véase el apartado 5.2 de este mismo capítulo.

4.2.4.11.5 Variedades de frutos y otros productos

Las palabras con las que se designan las distintas especies, variedades o clases de frutos y otros productos, como quesos, vinos, telas, etc., deben escribirse con minúscula inicial por su condición de nombres comunes: aceituna picual, garnacha, uva moscatel, manzana reineta, pera limonera, queso feta, parmesano, albariño, moscatel, tempranillo, alpaca, nobuk.

Cuando el nombre del lugar de origen del producto aparece como núcleo del complemento especificativo que determina al sustantivo genérico, el topónimo conserva la mayúscula que le es característica como nombre propio de lugar: queso de Cabrales, torta del Casar, naranjas de Rabinal, vinagre de Módena, vino de Rioja, vino de Oporto, tela de Vichy.

Pero, cuando el nombre propio del lugar en el que se produce, del que es originario o con el que está de algún modo relacionado el objeto o producto en cuestión pasa a designarlo por sí solo, el nombre propio deviene en común y debe escribirse con minúscula inicial: tequila (‘aguardiente mexicano’; de Tequila, ciudad de México), bermudas (‘tipo de pantalón’; de Bermudas, archipiélago en el océano Atlántico), bikini (‘prenda femenina de baño en dos piezas’; de Bikini, atolón de las islas Marshall), gouda (‘queso holandés’; de Gouda, ciudad de los Países Bajos), oporto (‘tipo de vino’; de Oporto, ciudad de Portugal). En estos casos, si el nombre propio es foráneo, conviene adaptar al español la grafía del nombre común cuando sea necesario: gruyer (‘tipo de queso’; de Gruyère, región suiza), coñac (‘tipo de aguardiente’; de Cognac, ciudad francesa), vichí (‘tipo de tela’; de Vichy, ciudad francesa).

4.2.4.11.6 Comidas y bebidas

Los nombres que designan platos elaborados, combinados, cócteles, etc., se escriben con minúscula inicial: dulce de leche, paella marinera, sancocho de bocachico, suspiros de limeña, margarita, mojito, blanco y negro, carajillo. Pero, si la denominación incluye algún nombre propio, este mantiene su mayúscula característica: peras bella Elena, soldado de Pavía, tarta de Santiago. Únicamente cuando el nombre propio pasa a designar por sí solo el plato o la bebida, se escribe con minúscula inicial: macedonia, magdalena, pionono, sanjacobo, daiquirí o daiquiri, cubalibre, manhattan, bloody mary (los dos últimos deben escribirse, además, en letra cursiva por su condición de extranjerismos crudos; v. cap. VI, § 2.1.1).

4.2.4.11.7 Monedas

Los nombres de las monedas se escriben siempre con minúscula, incluso cuando tienen su origen en un nombre propio: Si visitas Panamá, es conveniente que lleves balboas; El quetzal sustituyó al peso guatemalteco en 1925; Las pesetas han sido sustituidas por los euros; ¿Cuántos soles has ahorrado?

Los símbolos de las monedas establecidos con carácter internacional por la norma ISO 4217 son códigos formados por tres letras mayúsculas (v. cap. V, § 4); las dos primeras indican el país o, en algún caso, la zona en que se emplea, y la tercera es normalmente la inicial del nombre de la moneda: DOP (peso dominicano), CLP (peso chileno), PAB (balboa panameño), EUR (euro europeo), USD (dólar estadounidense).

     

    Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española:
    Ortografía de la lengua española [en línea], https://www.rae.es/ortografía/objetos-o-productos-materiales-de-la-actividad-humana. [Consulta: 25/05/2024].

    cerrar

    Buscador general de la RAE

    cerrar

    Diccionarios

    Dudas rápidas