capibara

Diccionario histórico de la lengua española (2013- )

capibara s. (1547-)
capibara, capigua, capiguara, capihuara, capivara, capiwara
Etim. Voz tomada del guaraní capii-bara 'mamífero roedor', formación aglutinante del guaraní a partir de capii y bara. Ruiz Montoya registra en 1639 (Tesoro de la lengua guaraní) -capibá- como 'especie de puerco conocido', sin dar detalles etimológicos. Para capivara en portugués, el Dicionário Houaiss da língua portuguesa (s. v. capivara), establece origen tupí: kapii, 'hierba' y gwara, 'comedor', con la primera documentación en carta de Joseph de Anchieta, y esta, a su vez, de capii 'tipo de gramínea' (presente también con grafías kapii o capií). La citada carta del padre jesuita Anchieta, escrita en latín a su superior y fechada en mayo de 1560, registra capyûára como un anfibio que pasta hierbas, poco diferente a los puercos: "Sunt et alia animalia ex genere amphibio, quae capiīvára, hoc est, herbas pascentia nominantur"nt ad pastum suibus non multum dissimilia [...]" (Joseph de Anchieta, Carta X a su superior Geral en São Vicente, en Serafim Leites: Monumenta Missionum Societatis IESU. Vol XII. Missiones occidentales. Vol XII, Monumenta brasiliae III (1558-1563), Romae, Monumenta Historica S.1, 1958, p. 214).

 

Se documenta por primera vez, con la variante capivara y la acepción 'mamífero roedor, acuático, de la familia de los cávidos, originario de gran parte del territorio sudamericano, a excepción de Chile, el sur argentino y el oeste andino, de hasta 1,3 metros de largo y 70 kilos de peso, cabeza gruesa y alargada, orejas pequeñas y sin pelo, visión escasa, pelaje cerdoso de color castaño o rojizo, cuerpo rollizo, sin cola y patas cortas con membranas interdigitales; habita en la ribera de lagunas y cursos de agua, forma manadas reducidas y se alimenta especialmente de gramíneas y de algunas plantas acuáticas', en 1547, en el segundo volumen de la Historia general y natural de las Indias, de G. Fernández de Oviedo. El autor se apoya en la versión indirecta del explorador del Río de la Plata J. de Ayolas (mayordomo y alguacil de Pedro de Mendoza, primer fundador de Buenos Aires) que menciona capivara como el nombre usado por los guaraníes que moran en las inmediaciones del río Paraguay, para designar una especie de puerco de agua de buena carne. Tal denominación y su equivalente 'cochino de río' quedarán acuñadas por el uso en otros cronistas que siguieron a Fernández de Oviedo en los siglos XVII y XVIII, como Vázquez de Espinosa (1629) y P. Lozano (1745), sobre la cual se basarán Brisson (1762) y luego Linneo (1766) para crear la denominación científica de la especie (Hydrochoeridae, Hydrochoerus, hydrochaeris) en base a los términos de origen griegos hydros 'agua' y choiros > choerus 'cochinillo, lechón'. Poco después de Oviedo, en 1560, el jesuita J. de Anchieta, especializado en el tupí y establecido en la Capitanía de São Vicente (Brasil), testimonia en una carta a su superior la existencia en la zona de un anfibio llamado capiīvára, por pastar hierbas. Casi sesenta años después, otro sacerdote jesuita, Ruiz de Montoya (Tesoro de la lengua guaraní, 1639), registra en las misiones jesuíticas la variante capíĭba como 'especie de cerdo conocido', sin mencionar ninguno de los componentes que también anota: capyi 'paja, heno', capy tĭba 'pajonal', guára 'el que come'. Cabe señalar que el uso de /v/ en la escritura de Anchieta puede deberse a un error de copia de los editores o a un simple descuido del autor, dado que en su Arte de Grammatica da lingua mais usada no Brasil (1595), afirma que el uso de v "não se acha conforme a commun e melhor pronunciaciação, salvo nos que mudão b en v, como gallegos, ut pro abâ dizendo avâ". Esta característica del tupí, en coincidencia con la anotada por Montoya para el guaraní misionero, que usa /b/ por /v/ (Arte y bocabulario de la lengua guaraní, 1640) deja en claro que el uso posterior de /v/ en la escritura no obedece a ningún apego al étimo de la variedad tupí. También vale recordar que los dos misioneros componen sus gramáticas y vocabulario en el momento del primer contacto de hablantes españoles con la rama tupí-guaraní, por lo que  todas las observaciones posteriores sobre esas lenguas tendrán las interferencias del bilingüismo con el español o el portugués, profundizado particularmente en el ámbito de las misiones jesuíticas, y el haber sido lenguas francas respectivamente en dominios de España y Portugal Apenas iniciado el siglo XIX, Félix de Azara publica las dos primeras descripciones de corte científico conocidas hasta el momento sobre la fauna rioplatense, que son el resultado de sus trabajos de campo en Paraguay y otros puntos de la región platense entre 1781 y 1801. En el volumen dedicado a los mamíferos terrestres (Apuntamientos para la historia de los quadrúpedos del Paraguay y el Río de la Plata, de 1802), incluye un artículo sobre un roedor acuático de dimensiones inusuales que identifica con los nombres de capibara o capiguara. El estudio proporciona detalles sobre anatomía, biología, hábitos y comportamiento del animal, e incluye una observación propia de la especialidad del autor como naturalista: "los guaraníes le llaman capigüá, que significa 'habitante de los pajonales próximos al agua". Esa interpretación etimológica de origen popular hará camino entre algunos lexicógrafos como Malaret (Lexicón de fauna y flora, 1945-1959) o Morínigo (1966).  En 1890, Granada (Vocabulario rioplatense razonado) propone el primer ordenamiento de los étimos y sus derivaciones: capibara < capiïbá , capiguara < capiïguá y capincho < capibá, retomados luego por Alemany y Bolufer (1917) y Santamaría (1942). Poco después, especialistas o lingüistas como  como A. Guash (Diccionario castellano-guaraní guaraní-castellano, c1946),  R. Dacunda Díaz (Gran diccionario de lengua guarani, 1989) y N. Krivoshein y F. Acosta (Diccionario guaraní español, español-guaraní, 2000) confirman la vigencia, en el guaraní moderno, de  la forma kapi'yva y variantes como kapiygua (Guash), recogida por Montoya en su Tesoro del siglo XVII. La variante capigua o capígua, apenas es registrada por Antonio Caulín en territorios de la Venezuela actual (Historia corographica de la Nueva Andalucía, 1755), y por Santamaría (1942) como voz caribe y de uso en Venezuela. En tanto capiguara tendrá otro desarrollo; hasta mediados del siglo XIX, alterna esporádicamente con el uso de capibara y queda relegado, desde principios del siglo XX hasta el presente a los registros lexicográficos que marcan uso general para América (Alemany y Bolufer, 1917), Santamaría (1942), DRAE (1992) o restringido a Río de la Plata y Paraguay (Malaret, 1970), Argentina y Bolivia (Morínigo 1966) o Bolivia, Paraguay y Perú (DLE 2014), entre otros. La suerte de capibara fue más azarosa entre las definiciones lexicográficas; la primera hace referencia a 'cierto pez que se halla en el Paraná' (Terreros y Pando, 1786), Salvá (1847 y 1879) establece la sinonimia con danta, con el significado de tapir y reitera la versión ictícola de Terreros, que se repite en otros lexicones hasta que Zerolo (1895) proporciona el primer significado cierto: 'animal anfibio del Brasil'. En 1927 se señala por vez primera la sinonimia con carpincho, con uso acotado a Argentina; Santamaría lo considera de uso general en América. Los lexicones que le siguen restringen el uso, con combinaciones diversas, al Río de la Plata, Argentina, Bolivia o Perú.

Azara también anota que el término usado entre españoles es carpincho (véase), documentando de ese modo el uso temprano de uno de los derivados de la voz guaraní que acabará imponiéndose en el habla regional del Río de la Plata. Malaret (1970) observaba para su época que la forma carpincho "tiende a desplazar a las plenamente guaraníes capibara y capiguara". Ya en el uso contemporáneo, cincuenta años después, es posible testimoniar que dicho desplazamiento se había operado únicamente en el ámbito rioplatense, donde capivara quedó por un tiempo restringido al ámbito rural, con preferencial intención connotativa o al vocabulario técnico de disciplinas biológicas, zoológicas o ecológicas. Simultáneamente las políticas ambientalistas y la literatura de divulgación contribuyeron a dar al vocablo originario un proceso de rejerarquización del uso,  que mutó de término técnico al de sinónimo mayoritario en gran parte de América de denominaciones locales, tales como chigüiroronsoco, poncho o pataseca.

 

Notas filológicas

El arcabucero alemán Hans Staden fue contratado por la corona portuguesa en la misma región de São Vicente donde operaba Joseph de Anchieta. Estuvo cautivo por nueve meses de los tupinambás (c1554). Rescatado por un navío francés, publicó sus memorias en alemán, donde deja consignado que hay un animal llamado capiuare que vive en tierra como en el agua, con datos de su hábitat, alimentación y comportamiento: "Es ist eyn thier genant Catiuare heltsich aussdem land und in dem watter [...]. (Warhaftige Historia und beschreibung eyner Landtschafft der Wilden Nacketen, Grimmigen Menschfresser-Leuthen in der Newenwelt America gelegen, 1557), traducido posteriormente como Historia real y descripción de la tierra de los salvajes, desnudos, lúgubres devoradores de hombres en el nuevo mundo de América.

  1. ac. etim.
    s. m. y f. Carib. continen. Ár. and. Ár. rioplat. Mamífero roedor, acuático, de la familia de los cávidos, originario de gran parte del territorio sudamericano, a excepción de Chile, el sur argentino y el oeste andino, de hasta 1,3 metros de largo y 70 kilos de peso, cabeza gruesa y alargada, orejas pequeñas y sin pelo, visión escasa, pelaje cerdoso de color castaño o rojizo, cuerpo rollizo, sin cola y patas cortas con membranas interdigitales; habita en la ribera de lagunas y cursos de agua, forma manadas reducidas y se alimenta especialmente de gramíneas y de algunas plantas acuáticas. Nombre científico: Hydrochoerus hydrochaeris.

Tesoro de los diccionarios históricos de la lengua española 2021
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex

Sobre el TDHLE

Rueda de palabras

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas