cayado

Diccionario histórico de la lengua española (1933-1936)

También en esta página: DHECan

Diccionario histórico del español de Canarias

También en esta página: DH (1933-1936)
callao, callado, cayado

 

callao, callado, cayado. (Del port. calhau; térm. marinero). m. Guijarro o canto rodado.

                1590 (1964) Frutuoso As Ilhas Canárias (p.68): E El-rei mandou trazer uns vasos a modo de pratos de barro (que êles fazem mui lisos ás mãos lavrados, e brunidos com calhaus) cheios de requeijões e natas, e de gofio amassado com leite. [(p.134): El rey mandó traer unos vasos, como platos de barro, que ellos hacen muy lisos, labrados a mano y bruñidos con callaos, llenos de requesones y natas y de gofio amasado con leche, pues tenían cebada que, tostada y molida entre piedras o pisada y limpia, lo hacían a su modo].

                1669 (1999) Mendoza Discurso (p.68): Y aunque el playaso es de callaos muy grandes y solo ay arena en las bocas de los dos arroyos o barrancos que muestra la planta siguiente. 1694 (1993) Marín de Cubas Historia (lib. 2º, cap. 18, p.211): A la parte de Tirma al pie de un monte muy apartado del mar hay una cueva con muy pequeña entrada y de gran hueco, muy llana y hermosa, y por falda parece tenía en lo alto un agujero, y éste tiene tapado con un grande y rollizo guijarro, que de necesidad es piedra ó callado del mar, tan grande como una tinaja de treinta arrobas, que parece no cupo por la puerta y tan encajado como si por arriba se pusiese si no hubiese tanta sierra y risco encima. Ibídem (lib. 3º, cap. 15, p.319): [...] costumbre de los canarios como de Persas quitar la vida por delitos, quebrantando la cabeza con una piedra un Verdugo alzada á las manos, y brazos, que pesaría tres ó más arrobas, cayado rollizo [...].

                1744-48 (1983) Viera y Clavijo Noticioso Sargo (p.147): Fuime a casa, llamé a Perdigón, y díjele me comprara dos baules y los llenara de callaos, los cerrara y mandara con dos palanquines casa de mi tío [...]. c1770 (final s.xix) Descripción de Go (fol.14): [...] y de la corriente del barranco para Arure comienza otra playa de arena muy larga y tendrá un cuarto de legua y está unida á la de vuelta pero con la diferencia que la vuelta es callado y la otra de arena, unida toda como esta hasta la baja de la calera, tendrá media legua [...]. 1779 (1983) Urtusáustegui Diario (p.45): [...] tiene la forma de un círculo perfecto, y yace al pie de una gran caldera u hoya, separándole el mar por un ribazo de callaos [...]. 1799-1812 (1982) Viera y Clavijo Diccionario (p.96): Callao (Siliculus). Nombre tomado del idioma francés «callou», con que se conocen en nuestras islas aquellas piedras rodadas, llamadas en castellano «peladillas» y «guijarros». Encuéntranse con muchísima abundancia en nuestras riberas, formando muchas de sus playas. Ibídem (p.242): Lavas [...]. Lava sumamente compacta, de grano fino, capaz de pulimento, pesada, negra, o gris, o verdosa, de calidad de piedra de Paragón: se encuentra en masas grandes y pequeñas que llaman callaos. De esta especie de lava hacían los primitivos habitantes de estas islas sus «tabonas» o instrumentos cortantes.

                6-iv-1807 (1976) Guerra Diario i (p.334): En la noche de la boda, que habrán pasado ocho años, se reunieron en contorno de la casa un considerable número de gente moza y alegre que, al son de la guitarra, empezaron a celebrar los amores de doña Elena. A la sazón había aquí dos regimientos de España y todo contribuyó para que fuese mayor la concurrencia, y, picados de esta música, los de la familia arrojaron algunas piedras de la azotea, a cuyo golpe los de la calle cargaron de callaos a la orilla del mar y, sin que los contuviesen las guardias, ni patrullas, no dejaron vidrieras, arañas de cristal, espejos, ni adorno de esta clase, en la sala de los recién casados. 1828-73 (1994) Álvarez Rixo Anales del Puerto de la Cruz (p.339): [...] le derribó las puertas y ventanas llenando las calles de agua, arena, callaos y tierra. El derrame de las olas pasó el callejón y dio vuelta sobre el poniente hasta entrar en la playa del varadero. Subió el mar sobre el muelle llenándolo de callados [...]. 2-i-1840 (2005) Álvarez Rixo Obra periodística [«Historia de Canarias. Noticias sobre el origen, establecimiento, progreso y decadencia del Comercio de la Barrilla en estas Islas Canarias», El Isleño (Santa Cruz de Tenerife), nº 2] (p.172): [Copia de algunos §§ de las cartas del capitan Miron en sus viages al Puerto de Arrecife en los años de 1806 y 1819]. Siendo Alcalde en el año próximo pasado dicho D. Manuel J. Alvarez, se presentaron callaos hasta de 15 libras de peso, encontrados dentro de una piedra de barrilla de vulto de dos quintales con que iban á engañar à Don Lorenzo Cabrera su compadre. 1846-66 (1982) Álvarez Rixo Historia del Puerto de Arrecife (p.37): Los barquillos de pesca llevaban muchos grandes callaos los cuales arrojaban para espantarlas. c1860 Pérez Galdós Voces (p.101): Callao. Canto rodado. c1865 (1996) Álvarez Rixo Voces (tlec i, p.631): Callao. Del francés «callou». [...] En castellano es guijarro o peladilla. a1887 (1993) Maffiotte Glosario (p.50): Callado. s.m. Canto rodado; se dice especialmente de las piedras redondeadas que se encuentran en la orilla del mar. Viera cree que esta palabra se deriva del francés «caillou»; también pudiera venir, y es lo más probable, del portugués «calhau»: ambas voces significan guijarro. Por esto, sin duda algunos autores escriben Callao, pero lo cierto es que en el habla corriente el plural se dice los callados. 1889 (1897) Zerolo La lengua (p.164): Callao. s.m. Guijarro, canto pelado. 1896 (1907) Millares Carta de La Habana (p.43): A los pocos instantes percibióse el ruido de unas chancletas en los callados del patio, y una voz cascada preguntó quedamente. 9-vii-1898 Jable (La Opinión, p.1): El zaguán ó casapuerta, con su piso de callados redondos y desiguales, en el que se reunían los mataperros de la vecindad para gustar las ruidosas emociones del juego del boliche [...]. 1900 (1993) Arribas A través de las Islas Canarias (p.128): [...] abierto luego el cofrecito sólo se encontraron dentro una piedra y un papel que escrito de su puño y letra decía: «el que dá sus bienes en vida, merece que le dén con este callado en la barriga». fin. s.xix (1994) Hernández Recetas (p.306): El espíritu así preparado se pone en el almíbar, se revuelve bien con una cuchara de palo y después se vacía en el alambique ya preparado con algodón en rama y un cayado encima.

                14-xi-1902 Jable (Unión Conservadora, p.1): Sitúase al pié de un elevado cerro, y lo separa del mar un ribazo de callaos, formando una boca que pueden traspasar las naves á marea alta. 1908 (1978) Guerra La Lapa (p.132): Luego acurrucóse en el fondo, junto al leito de popa; la cabeza entre las manos obstruyendo los oídos para que por ellos no entrase el ronco grito de cólera de las aguas, arrastrando los callaos en las playas y embistiendo con furia los cantiles de la ribera inexpugnable. 1911 (1994) Bethencourt Alfonso Historia ii (p.426): Algunos suelen someter el grano después de tostado a un segundo ahecho con harnero, para dejarlo completamente limpio; máxime tratándose de la cebada que conviene desrabarla, estregándola entre las manos, con un callao o otro objeto, para que no dé al gofio sabor pajoso. 1926 Millares Canariadas (p.64): [...] y seguida por el lúgubre rebotar de la cadena en los callados del piso. 1944 Mederos Alfarería chipudense (p.190): [...] se deja hasta el día siguiente para que secándose un poco permita se pueda efectuar el alisado interior mediante el uso de unos calladitos del mar. 1955 (1995) Álvarez Cruz Retablo isleño (p.335): Las rocas todavía húmedas, los callaos, la menuda arena. 1959 Alvar Tenerife (p.144): callado 'gleba' ([La] Lag[una]). Ibídem (p.144): callao 'lastre de la barca' (Alc[alá]). 1959 (1979) García Cabrera A la mar (p.154): Tú, mar,/ que dejas en los zapatos de la arena/ los más insospechados reyes:/ el vientre terso de una mujer redondeando en los callaos/ un mundo con escorzos de pan y miel de abeja [...].

¨En el dcech i se documenta la palabra por vez primera en 1568 y en el corde c1565, en un texto referido al puerto peruano del Callao. El Fichero general de la Academia ofrece una cita de 1567 correspondiente a una de las cartas de Eugenio de Salazar (el mismo texto que Corominas recogía en 1568 como primera documentación), en la que, tras describir «el henchimiento y autoridad» de los personajes de la corte, el escritor madrileño añadía: «Y, como no todo el edificio puede ser de buena cantería de piedras crecidas, fuertes y bien labradas, sino que con ellas se ha de mezclar mucho cascajo, guijo y callao». Resulta interesante este testimonio porque Salazar pudo haber conocido esta voz durante su estancia en las Canarias, ya que desde 1567 y durante algunos años ocupó el cargo de gobernador de Tenerife y La Palma. Y si la segunda acepción deriva de la primera, como parece lo normal, y está atestiguada aquí en 1520, hay que deducir que la primera acepción tiene que ser anterior a esta fecha, como muestra la cita de Salazar, aunque en el corpus manejado no haya sido encontrada. No debe descartarse tampoco que la referencia del texto de 1520 sea al callao mismo y no a la playa o terreno, que es la interpretación que le damos nosotros. Boyd-Bowman da 1570 como primera fecha en América, concretamente en Perú. En el drae se considera de uso general desde 1925, lo cual parece improbable. No obstante, Zerolo et ál. i (1895), Toro y Gómez (1901) y Toro y Gisbert en el Pequeño Larousse (1912) la calificaban como «provincialismo canario». Corominas confirma el carácter restringido que tiene esta voz, cuando se plantea su posible origen: «Como en castellano es solamente término dialectal canario, y vocablo del lenguaje de los marinos (de aquí el nombre del puerto peruano del Callao, por la calidad de su playa), debe ser portuguesismo». El due i y, en época más reciente, el dea i marcan la palabra como regional, referida a Canarias. Según Afonso Pérez (p.178), «Es un topónimo que por su naturaleza siempre aparece en lugares costeros, con 34 registros, casi todos en las islas occidentales».

2. Playa o terreno junto al mar, llano o con una corta y fuerte pendiente, cubierto de guijarros.

                9-viii-1520 (1979) Protocolos de A. Gutiérrez i (364, p.156): Si Gonzalo no estuviese para recibir el pescado, lo pesarán delante de 2 personas y lo pondrán en el callao.

                15-iii-1620 (1995) Documentos hist. arte ii (44, p.44): [...] me obligo por esta prezente carta de hazer toda la obra de carpinteria que fuere menester para vna sala e apozento que tiene trazado de hazer el dicho juan fernandes en un çitio e solar e cazas que tiene en esta cibdad junto e lindando con cazas de melchora [roto] biuda del tamaño e grandor que esta señalado asi de traues como suallar e hazer los techos de la sala e apozento aforrados e portadas de las puertas e ventanas e ponerlas e as[en]tarlas asi lo alto como lo baxo e una escalera que baxe al callao hazia la mar y una tapahilera en la sala guarnecida con sus lazos [...]. 1676 Núñez de la Peña Conqvista (lib. i, cap. vi, p.38): [...] y confusos à la mañana baxauan à la Playa, y preguntauan à los habitadores mas cercanos de el mar, si auian visto, ò conocido lo que alli aquellas noches passaua, y solamente respondian, que musicas diferentes de las suyas auian oido, que les dauan regozijo, y tambien temor, por vèr las luzes à la orilla del mar: acercauanse al callao, por vèr si hallauan señales de huellas, ò otras, para venir en conocimiento de quienes fuessen, y las que hallauan eran muchas gotas de cera blanca, y transparente, y cabos de velas; y por cosa nueua las guardauan, porque en Thenerife no auia cera.

                c1770 (final s.xix) Descripción de Go (fol.33): [...] tiene un roquillo dentro del mar que con el vacio se le entra calzado pero en lleno no saldrá el que no supiere nadar hasta que vuelva á vaciar, tiene un largo callado que abunda de mucha morena cria mucho marisco [...].

                1805 (1931) Betancourt Diario (p.131): En el día 13 de Febrero de 1805, miércoles, amanesió agogada en el charco del agua dulce que está por detrás de Pepe Santana de la casa, en el callado, Antonia la Tocha, ya de edad, limosnera. fin. s.xix (1975) Lorenzo Rodríguez Noticias i (106, p.219): Tiene además en su interior un pequeño callado y una playa de arena, en donde desembarcan generalmente los visitantes para ver con toda comodidad aquella maravilla, y otros lo hacen para comer y disfrutar del fresco tan agradable que allí se experimenta. 1900 (1993) Arribas A través de las Islas Canarias (p.169): Merece especial estudio una altura coronada por una llanada llamada del Callao con profusión de grandes bancales de piedras sueltas, estriadas, pulimentadas, verdaderos cantos rodados.

¨Esta segunda acepción proviene, según la información que proporciona Figueiredo i, del portugués madeirense, mientras que la primera sería general en esta lengua. También esto conduce a abundar en la idea expresada arriba, de que la segunda acepción se crea metonímicamente a partir de la primera. El drae, desde su edición de 1925, sí señala esta vez el carácter dialectal de la voz, localizándola en Canarias: «Terreno llano y cubierto de cantos rodados». La Academia parece haber seguido aquí el testimonio de Viera y Clavijo Dicc. (s.v. callado) que citaba la llanura del Callao en la isla de La Palma al referirse a la presencia de estos guijarros en zonas del interior y no en la costa, como prueba de «las considerables revoluciones que ha padecido nuestro Globo en todas sus partes».

 

Diccionario Histórico del Español de Canarias © Todos los derechos reservados

ISBN 978-84-88366-95-5 (o.c.)978-84-88366-93-1 (v.1) 978-84-88366-94-8 (v.2)

cayado

 

cayado. V. callao.

 

Diccionario Histórico del Español de Canarias © Todos los derechos reservados

ISBN 978-84-88366-95-5 (o.c.)978-84-88366-93-1 (v.1) 978-84-88366-94-8 (v.2)

Tesoro de los diccionarios históricos de la lengua española 2021
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex

Sobre el TDHLE

Rueda de palabras

cerrar

Buscador general de la RAE