cloco

Diccionario histórico del español de Canarias

cloco

 

cloco. m. Bollo [= cierto plegado de tela, de forma esférica, usado en las guarniciones de trajes de señora y en los adornos de tapicería]. Tb. volantes o frunces. U.m. en pl.

                1932 Millares Cómo hablan los canarios (p.37): Clocos. Adornos del vestido femenino, consistentes en dobleces o pliegues de la tela. ¿Has visto el último número del Vogue? Ya se vuelven a usar los clocos. i-1947 (1976) Guerra Cuentos i (p.490): La vistió de blanco de arriba a abajo y le compró su caja blanca, de las que se ponen a las niñas solteras y puras como las azucenas y eso, tan enredada de lazos y clocos, también blancos como palomas, que más de una mosca se enredó en sus vuelos sobajientos, como si fuera aquello una telaraña. 1948 (1969) Guerra Cuentos ii (p.47): Trató una caja tan sencilla que le quitan lo negro y le meten dátiles y hace que da gusto su oficio en una tienda. Únicamente, y después de regatearlos, mandó que le fueran puestos unos clocos de fulgurante. 1955-56 (1977) Guerra Memorias (p.48): Parece que maestro Domingo fue hombre tirando a «zape», y en consecuencia, bastante bien amañado para rematar curiosamente los largos tableros del «huacal de la absoluta», a los que rizaba y esponjaba, con el dicho gusto de sarasa, el paño y los clocos.

¨Guerra Navarro registra la palabra como «Pliegue que, en función de adorno, se hace en algunos vestidos, y también en las telas con que se forran los ataúdes, disponiéndoselos en forma de rosetones. ([...] La disposición esponjosa, rizada y hueca de esta "cogida", como también se dice en Castilla de ese "pliegue que de propósito o casualmente se hace en la ropa de las mujeres, cortinas, etc.", que sugiere la imagen de la gallina empollando, hace pensar si no será un derivado de "clueca", como lo es "cuclillas, en", por la misma sugeridora razón)». Nosotros pensamos que es más probable que venga de cloca, cuyo significado, según el decan i, es «Doblez que se forma en un alambre», término que tiene como étimo el portugués madeirense croca.

2. Bucle o rizo en el pelo.

                i-1947 (1976) Guerra Cuentos i (p.447): Primero, todavía una pollancona, se arregló con un Miguelillo Bordón, un barbero limpito él, delgadito él, que le decían de dichete «La Casa de los Picos» porque su pelo, enrizado y abundante, le salía en un tupé de tres torres, llenos de reveces y clocos, que traía asadas a las niñas, contri más que cantaba tangos, y se los acompañaba con tal sentimiento que vaya a la... vaya a donde quiera Carlitos Gardel.

¨Es una acepción «lógica», partiendo de la primera.

 

Diccionario Histórico del Español de Canarias © Todos los derechos reservados

ISBN 978-84-88366-95-5 (o.c.)978-84-88366-93-1 (v.1) 978-84-88366-94-8 (v.2)

Tesoro de los diccionarios históricos de la lengua española 2021
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex

Sobre el TDHLE

Rueda de palabras

cerrar

Buscador general de la RAE