jameo

Diccionario histórico del español de Canarias

jameo, jameio

 

jameo, jameio. m. Concavidad u hoyo, y especialmente la cueva volcánica, grande y profunda, formada por el hundimiento del suelo, en la que penetra el agua del mar.

                1678 (1994) Sosa Topografía (p.320): A ciento y cincuenta pasos de la entrada y puerta principal tiene uno que se llama jameo, que es una caida de mas de pica de alto, que se baja con mucha cuenta por un paso arriesgadisimo por el cual no puede ir sino una persona [...].

                1730 (1997) Crónicas documentales (p.66): En medio de tantos trabaxos queda la isla con salud sin haverse experimentado la minima novedad, y solo, como ya Vuestra Señoría lo ha entendido, se murieron repentinamente las reses bacunas que transitaban por las Jerias y Chupadero, lo que atribuie al subido olor de azufre que vaporiza la tierra por unos que llaman jameos, los que algunos desta Junta, y otras muchas personas han cruzado a pie, y a cavallo, sin que se aya sentido el mas leve accidente.

                c1865 (1996) Álvarez Rixo Voces (tlec ii, p.1578): Jameos, s.m.p. Los agujeros, que hacen las pardelas en la tierra para hacer y ocultar sus crías. 1867 (2006) Fritsch Canarischen inseln (p.178): In dem Lavafeld am Osthange der Corona sieht man reihenweise von nw. nach so. hinter einander liegend Anzahl von Erdfällen (jameios), deren bald mehr kreisrunde, bald elliptische Öffnungen von 10 bis 20 Meter Tiefe von nahezu senkrechten Wänden umschlossen sind. [(p.179): En el campo de lava de la vertiente oriental de La Corona se ve una serie de fosas (jameos), que, una detrás de otra, forman una especie de hilera que va de noroeste a sureste: estos orificios, tan pronto elípticos como más redondeados, se abren con una profundidad de 10 a 20 metros y sus paredes son casi verticales]. c1887 (1991) Castañeyra Memoria (p.89): Jameo. Nombre de una hoya.

                27-vi-1907 (2002) Hernández Pacheco Campos de lava (p.263): Estos hoyos llamados jameos abundan en el malpaís del Corona y forman, en su conjunto, líneas sinuosas de las cuales los hoyos que corresponden a la línea más meridional se extienden desde una pareja cercana de la orilla del mar y que constituyen el jameo del agua que decribiremos, hasta cerca de la base de Atalaya. 1911 (1994) Bethencourt Alfonso Historia ii (p.412, n.): Casa de Masdache (Lanzarote): Hállase emplazada dentro de un jameo o pequeña excavación artificial que practicaron en el rofe, picón o lava granulada, a la que se llega por una especie de zanja en rampa. 1912 (1991) Bethencourt Alfonso Historia i (p.269): Vocabulario guanche. Jameo, Lanzarote, «El chupadero u hoyo natural o artificial en la lava que absorbe con rapidez el agua»; lo que le distingue del chaboco. (Jamar, en germ., «comer»). 1926 (1956) Fernández Navarro Islas Canarias (p.46): También es notable la frecuencia con que en esta isla (Lanzarote) puede reconocerse la existencia de túneles en el espesor de las corrientes de lava, que, cuando se les hunde el techo, originan largas canales, a que llaman jameos. 1942 Álvarez Delgado Timanfaya (p.11): Jameo, voz también de uso corriente, que debe ser igualmente indígena, a pesar de su aparente forma hispánica. El más conocido jameo es el famoso «Jameo del agua», gran sima y cueva abierta naturalmente (por fenómeno volcánico) bajo el nivel del terreno, y al cual llegan las aguas del mar a larga distancia, constituyendo una especie de laguna. Pero jameo tiene también el sentido general de cueva grande y muy profunda. Así es frecuente oír a los cazadores frases como ésta: «no metas ahí el hurón que eso es un jameo», para indicar el peligro de perderlo por su gran profundidad. 1954 (1989) Hoz El alba (p.58): Y todo se oía desde siempre como un jameo subterráneo que respira permanente en la montaña... 4-ii-1959 Hoz Lanzarote (xi, p.6): [...] según avanza uno por la maleza llamada de Máguez, va viendo multitud de jameos, más o menos importantes, y que tienen nombres como el de la Gente o Jameos de Arriba. 26-iv-1960 (1983) Guerra Artículos (p.487): El año pasado «le tocó» a Lanzarote. Esta admirable tierra de los «jameos» y el fuego, la que más bizarramente, la que más gallardamente tiene el pie sobre lo negado del suelo y el cielo insulares, dio, una vez más, muestras de su vivacidad y alegría.

¨Se advierte en los ejemplos que el rasgo de 'cavidad' es lo importante en el concepto de jameo, de modo que puede aplicarse tanto al que tiene mucha profundidad como poca. De ahí que Torres Stinga (p.281), entre las varias acepciones que propone para la palabra, dé la de «Hoyo hecho en la lava para plantar un árbol frutal». No figura en el drae-01, pero sí en el dea ii, que la registra como voz regional, con el valor de «Hundimiento o concavidad del terreno» y con un ejemplo canario, y en el dgile, que la define como «Cavidad volcánica en una corrida de lava», sin ninguna localización. Vid. Wölfel (p.646) para su posible relación con el beréber, y Reyes García Diccionario (p.81).

 

Diccionario Histórico del Español de Canarias © Todos los derechos reservados

ISBN 978-84-88366-95-5 (o.c.)978-84-88366-93-1 (v.1) 978-84-88366-94-8 (v.2)

Tesoro de los diccionarios históricos de la lengua española 2021
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex

Sobre el TDHLE

Rueda de palabras

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas