lla

Diccionario histórico del español de Canarias

bamballo, lla

 

bamballo, lla. (Del port. bandalho). m. y f. Persona de aspecto descuidado en el vestir.

                1846 (1920) Lugo Coleczión (p.333): Bamballo, a, adj. Despilfarrado.

                a1937 (2005) Hernández de las Casas Voces de LP (p.128): Bamballo. Abandonado, persona dejada. a1938 Pestana Vocabulario palmero (p.4): Bamballo, la. Indolente, perezoso. 1946 Pérez Vidal Edición de Lugo (p.63): Bamballo, a. [...] Hoy, en La Palma por lo menos, significa más bien, «persona de aspecto indolente y descuidado». 1947 Régulo Pérez Reseña ed. de Lugo (p.254): A la acepción de bamballo para La Palma, convendría añadir: [...] la de «persona que no se sabe poner la ropa y anda siempre desverijada», recogida por nosotros.

¨Según explica Pérez Vidal Portugueses (p.113): «En alguna área del port[ugués] debe de existir, o debe de haber existido, la forma bambalho; así lo hace pensar el aumentativo bambalhão "muito bambo" (= froixo, lasso); fig., "indolente, molangueirão", Figueiredo. Según parece, se han entrecruzado los temas onomatopéyicos bamb- y band-».

2. Persona alta y desgarbada.

                a1938 Pestana Vocabulario palmero (p.4): Bamballo, la. Persona de cuerpo alto y desgarbado.

¨La documentación señala con claridad que las dos acepciones son exclusivas de la isla de La Palma.

 

Diccionario Histórico del Español de Canarias © Todos los derechos reservados

ISBN 978-84-88366-95-5 (o.c.)978-84-88366-93-1 (v.1) 978-84-88366-94-8 (v.2)

camello, lla

 

camello, lla. m. y f. Dromedario [= rumiante camélido, de una sola joroba (Camellus dromedarius)].

                10-iii-1521 (1970) Acuerdos del Cabildo de Tf iv (210, p.85): Castellano dijo que aquí había unos camellos, los cuales no sabe cuyos son y son tiñosos, que se pegará al ganado. 11-ix-1527 (1990) Protocolos de B.Justiniano ii (1921, p.711): [...] le arriendan también [...] la mitad de los camellos machos y hembras que tienen en La Orotava que son 3 camellos y medio, 1 hembra y los otros machos. 22-ix-1556 (2000) Protocolos de D.Pérez ii (924, p.314): Fletamento que Hernando de Silva, vecino, maestre de la carabela «San Andrés», surta en el puerto, hace a Jorge Pinto, por los Monteverde, como su factor, por el cual se obliga a ir al puerto de Arrecife de la isla de Lanzarote, desde la fecha en 5 días, donde estará 12 días, en los cuales Pinto le dará y él cargará 14 camellos, tanto debajo como sobre cubierta, donde puedan venir buenamente. Pasados los 12 días volverá al puerto de esta Ciudad y entregará los camellos en tierra, por lo cual cobrará de flete 50 doblas de oro en los 6 días siguientes de descargar los camellos.

                princ. s.xvii (1935) Relación (p.71): Ysla de Lançarote. [...] Abunda de camellos, trahídos allí de la Berbería, de donde está veynte leguas de distancia. 1604 Viana Antigvedades (i, fol.2v): No hallaron en ellas animales/ Dañosos, porque nunca los criaron/ Aunque en algunas de ellas hauitauan/ Los soberuios Camellos corcouados. 1676 Núñez de la Peña Conqvista (lib. i, cap. iii, p.24): [...] en sus dehesas, y montes pacen cauallos muy briosos, pollinos, mulos, bueyes; carneros, ganado cabrío, y cerdoso, camellos.

                h1770-84 (2007) Quesada Canaria Illustrada (p.294): Animales. Son Comestibles de los quadrupedos Obejas Cabras Bacas; y Cerdos y de los camellos solo en Lanzarote y Fuerteventura los comen [...]. Ibídem (p.297): Leche, y Queso y Manteca. De cabras obexas Bacas y Camellas se come y hace Queso y Manteca [...]. 1794 Clavijo y Faxardo Traducción Hist. nat. xiii (p.72): Por estas razones y otras que omite el Traductor, y pudieran comprobar su opinión, para no hacer incurrir al Público en la misma equivocación del Autor, ha mudado los nombres en las estampas, dando el nombre de Camello al de una corcova, y el de Dromedario al de dos, al contrario de los que tienen en la obra del Conde de Buffon.

                1844 Wilde Teneriffe (pp.96-97): The dromedary, improperly denominated the camel of the Canaries, and supposed to have been introduced by the Norman conquerors, is a large variety, and thrives well in those islands, but from want of care and cleanliness, and being almost devoid of hair, looks very badly. [(p.14): El dromedario, incorrectamente denominado el camello canario, y supuestamente introducido por los conquistadores Normandos, pertenece a una especie muy variada, y aunque se desarrolla bien en las Islas Canarias, muestra un aspecto bastante deplorable por falta de cuidados, de limpieza, y por su escasez de pelo]. 21-xi-1847 Viage á Fuerteventura (p.94): El camello que existe en estas islas, no es propiamente el camello de Bactriana ó turco, pues este tiene dos corcobas, es el camello árabe ó dromedario, palabra griega que significa «corredor». Los primeros dromedarios llegaron á Lanzarote á la vuelta de la espedicion al África de D. Sancho de Herrera, Señor de dicha isla, desde cuyo punto se propagaron en Fuerteventura con mucha rapidez. 1852 (2005) León Memoria (p.125): En Fuerteventura y Lanzarote es en donde se crían dromedarios, que en esta provincia denominan camellos. 1885-88 (1980) Grau-Bassas Usos (p.69): Con el nombre de camello se conoce en Canarias al dromedario de África, de donde procede el que vive entre nosotros. a1887 (1993) Maffiotte Glosario (p.50): Camello. s.m. Dromedario. En Canarias no hay verdaderos camellos. 1887 Stone Tenerife and its six satellites ii (p.268): [...] though the animal here is commonly called a camello (camel), it is really a dromedary. [(p.299): [...] aunque se conoce comúnmente a este animal con el nombre de camello, realmente es un dromedario]. 1900 (1993) Arribas A través de las Islas Canarias (p.258): El camello que hay en las islas Canarias no es el verdadero camello que tiene dos corcobas (sic), sino el dromedario que solamente tiene una.

                1904 Viera Por Fuerteventura (p.24): En un ventanuco de una de las casitas emplazadas en la orilla opuesta de la repetida carretera, vimos asomado el hocico de una camella recién parida, á juzgar por los bramidos que lanzaba y por los de un guelfillo retozón y saltarín que estaba en demanda de la teta, delante de la cerrada puerta del establo. 1923 (1954) Doreste Crónicas (p.68): El camello lo es sin disputa. ¿Por qué apresurarse? debe de pensar para su joroba. 1928 Terry Fuego (p.39): Llegaban los campesinos del interior [...] conduciendo sus enormes camellos, unos dromedarios de pasos larguísimos y lentos, reminiscencia de los animales ante-diluvianos [...].

¨El interés que tiene registrar aquí esta palabra es porque desde el siglo xviii hay testimonios claros de su identificación con el dromedario, palabra esta absolutamente culta y por tanto extraña al léxico común del isleño. Es probable que tal identificación sea mucho más antigua, quizá ya desde el siglo xvi, al ser el dromedario animal habitual en el cercano Norte del continente africano, pero no se ha encontrado ningún ejemplo que la evidencie. En el corde se aporta un ejemplo de dromedario tomado de las poesías de Alfonso de Villasandino, fechado entre 1379 y c1425, en tanto que camello está ya en el Cid (vid. el dcech i). En el dea i la segunda acepción de camello es «Dromedario», lo cual se explica enseguida porque el ejemplo que la ilustra está referido a Canarias.

 

Diccionario Histórico del Español de Canarias © Todos los derechos reservados

ISBN 978-84-88366-95-5 (o.c.)978-84-88366-93-1 (v.1) 978-84-88366-94-8 (v.2)

changallo, lla

 

changallo, lla. adj. Perezoso. U.t.c.s.

                1846 (1920) Lugo Coleczión (p.333): Changallo, a. adj. Perezoso.

                1946 Pérez Vidal Edición de Lugo (p.26): Si changallo, forma que no he podido verificar en el habla viva de Canarias ni en la, ya cuajada en moldes, de ningún autor isleño, es falsa grafía por «cangallo», pudiera considerarse como andalucismo, aunque más me inclino a considerarlo como galaico-portuguesismo. 1947 Pérez Vidal Provincialismos (p.143): Changallo debe ser error por «cangallo», que es, por el contrario, forma general y corriente, y bien documentada, dentro y fuera de Canarias [...].

¨Como apunta Pérez Vidal, esta forma no parece haber sido frecuente en el habla viva de las islas, aunque la Academia, tomándola de la Coleczión de Lugo, la incorporó como canarismo a su repertorio en la edición de 1936-39 y la sigue manteniendo hasta la actualidad. El due i la considera «palabra no usual». Para el dcech vi (s.v. zángano) se trata de una forma derivada de la raíz zang-, que podría relacionarse con la variante zangallo que recoge el decan i.

 

Diccionario Histórico del Español de Canarias © Todos los derechos reservados

ISBN 978-84-88366-95-5 (o.c.)978-84-88366-93-1 (v.1) 978-84-88366-94-8 (v.2)

maragullo, lla

 

maragullo, lla. m. y f. Fantasma o duende.

                1894 Millares De la tierra canaria (p.88): Cállate, Morroño. ¿Pol qué estás berreando? ¡Si no hay coco! Sí; hay una maragulla que me está pilliscando. Ibídem (p.89): [...] poco á poco fué renaciendo el valor, y hasta Morroño, libre de la maragulla, rompió á reir entusiasmado por lo nuevo de la cosa [...].

                1931 (2004) García Ortega Por la tierra de Armiche (p.63): [...] venían de todos los parajes de la Isla las viejas «maragullas» cabalgando en sus escobas [...]. 18-ix-1949 Jable (A.O.E., p.6): Oí a un innovador dedicando un disco de esos llorones a su amor difunto, recordándola en el día que se fué... La cosa podía ser de «maragullo».

¨El decan ii recoge, en Gran Canaria, marragullo, simple variante que estima en desuso.

 

Diccionario Histórico del Español de Canarias © Todos los derechos reservados

ISBN 978-84-88366-95-5 (o.c.)978-84-88366-93-1 (v.1) 978-84-88366-94-8 (v.2)

platanillo, lla

 

platanillo, lla. m. y f. Planta cingiberácea, procedente de la India, cuya raíz se parece al jengibre, huele como él y es algo amarga (Curcuma longa).

                1799-1812 (1982) Viera y Clavijo Diccionario (p.362): Platanillo (Curcuma longa, Lin.). Planta llamada así en nuestras islas por cierta semejanza que tiene en pequeño con el gran plátano banano. Críase en algunos huertos.

                1900 (1993) Arribas A través de las Islas Canarias (p.325): Plantas exóticas é indígenas que profusamente se hallan en las Islas Canarias. Platanillo, Curcuma longa. Linn.

                1957 (2001) Navarro Correa Habla Valle Gran Rey (p.99): platanilla.- Planta de jardín cuyas hojas recuerdan las del plátano.

¨La forma masculina, platanillo, es una denominación no atestiguada hoy y que debe haber desaparecido al tiempo que dejaba de cultivarse la planta, según la opinión de Kunkel.

 

Diccionario Histórico del Español de Canarias © Todos los derechos reservados

ISBN 978-84-88366-95-5 (o.c.)978-84-88366-93-1 (v.1) 978-84-88366-94-8 (v.2)

tarajallo, lla

 

tarajallo, lla. m. y f. Persona alta y fornida. U. en constrs. de sent. comp. para ponderar la estatura.

                1924 Millares Léxico de GC (p.171): Tarajalla. Es una tarajalla la mujer talluda, sin garbo, mal proporcionada. El vocablo parece derivado, de «tarahal», árbol simpático, que medra donde quiera, hasta en las arenas de la playa, pero de figura nada airosa. 17-viii-1942 (1976) Guerra Cuentos i (p.328): [...] un hombre gordo, pero lo que se llama gordo, ¿entiende?: morcilludo, encochinado, rebosando por el cogote más manteca que el mundo. Y grande, usté, como un tarajallo. 1948 (1969) Guerra Cuentos ii (p.51): [...] y echa una mirada torina alrededor de la manada de tarajallos que van sentados sin importarles un pito su condición de mujer, su cansancio, su sofocación y su sétera. Ibídem (p.145): Figuraba en la comparsa, bien echado sobre unos sacos de grano, y jilvanando como una máquina, un tal Juan Esteban el Tumbao, dichete que ganó a pulso, porque siendo un tarajallo de respeto, todo lo que tenía de grande lo tenía de ruin y gandul [...].

¨Es voz exclusiva de Gran Canaria. No figura en el dea, mientras que en el dgile se encuentra sin ninguna marca de localización, a diferencia del drae-01 que la sitúa en Venezuela como «Adolescente muy crecido y corpulento para su edad» (Núñez/Pérez lo definen como «Muchacho alto y que ya no es considerado un niño»). Se ha registrado también en Andalucía, como «Persona muy alta» (tlha). Es probable que sea un andalucismo, formado a partir de taragallo, que según el drae-01 proviene de tarangallo, «Palo como de medio metro de largo, que en tiempo de la cría de la caza se pone pendiente del collar a los perros de los ganados que pastan en los cotos, para que no puedan bajar la cabeza hasta el suelo».

 

Diccionario Histórico del Español de Canarias © Todos los derechos reservados

ISBN 978-84-88366-95-5 (o.c.)978-84-88366-93-1 (v.1) 978-84-88366-94-8 (v.2)

Tesoro de los diccionarios históricos de la lengua española 2021
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex

Sobre el TDHLE

Rueda de palabras

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas