Real Academia Española

   

«La lengua navega a América» baja el telón con textos del Inca Garcilaso

José Luis Gómez ha puesto voz al comentario académico de Mario Vargas Llosa. Foto: Marta Jara.

José Luis Gómez ha puesto voz al comentario académico de Mario Vargas Llosa. Foto: Marta Jara.

Los «Comentarios reales» del Inca Garcilaso en la voz de Luis Peirano. Foto: Marta Jara.

Los «Comentarios reales» del Inca Garcilaso en la voz de Luis Peirano. Foto: Marta Jara.

Última representación de «La lengua navega a América». Foto: Marta Jara.

Última representación de «La lengua navega a América». Foto: Marta Jara.

5.12.2017

«La lengua navega a América» baja el telón con textos del Inca Garcilaso

• Los Comentarios reales, cuarta y última de las «lecturas en vida»

Con los Comentarios reales, del Inca Garcilaso de la Vega, el proyecto teatral «La lengua navega a América», dirigido por el académico José Luis Gómez, ha bajado esta noche el telón en el salón de actos de la Real Academia Española (RAE).

Ocho han sido en total las representaciones de las lecturas dramatizadas que, desde el pasado 6 de noviembre, se han puesto en escena en Huelva y en la propia Academia.

El director de teatro y exministro de Cultura de Perú Luis Peirano ha sido el encargado de poner en escena una cuidada selección de fragmentos de este texto, cuya primera parte, dedicada al Imperio de los incas, se publicó en Lisboa en 1609. José Luis Gómez ha sido el encargado de leer el comentario académico de Mario Vargas Llosa, quien ha enmarcado la obra en su contexto histórico, literario y filológico. 
 

LOS COMENTARIOS REALES

«Hijo de un conquistador español y de una princesa inca, nacido en el Cusco el 12 de abril de 1539 —comenzaba el comentario académico de Mario Vargas Llosa—, la infancia y juventud de Gómez Suárez de Figueroa transcurrieron en una circunstancia privilegiada: el gran trauma de la conquista y destrucción del incario era reciente, se conservaba intacto en el recuerdo de indios y españoles, y los fastos y desgarros de la colonización, con sus luchas sangrientas, enconos, quimeras, proezas e iniquidades tenían lugar poco menos que ante los ojos del joven mestizo y bastardo cuya conciencia se impregnó de aquellas imágenes sobre las que su memoria volvería medio siglo después».

Según Vargas Llosa, los Comentarios reales han «inmortalizado y convertido en símbolo a Garcilaso, cuya primera parte, dedicada al Imperio de los incas, se publicaría asimismo en Lisboa, en 1609, cuando el Inca tenía setenta años, y la segunda, llamada Historia general del Perú, sobre las guerras civiles y los comienzos de la Colonia, en 1617, un año después de su muerte».
 

FICCIÓN Y REALIDAD

Tras la lectura de los pasajes de la obra por Luis Peirano, José Luis Gómez ha continuado con el texto de Mario Vargas Llosa, donde se ha señalado que, «pese a la solidez de sus recuerdos, a sus consultas epistolares a los cusqueños, y al vasto cotejo que realizó con otros historiadores de Indias, como Blas Valera, José de Acosta, Agustín de Zárate o Cieza de León, los Comentarios reales deben tanto a la ficción como a la realidad, porque embellecen la historia del Tahuantinsuyo, aboliendo en ella  todo lo que podía delatarla como bárbara —los sacrificios humanos, por ejemplo, o las crueldades inherentes a guerras y conquistas— y aureolándola de una condición pacífica y altruista que solo tienen las historias oficiales, autojustificadoras y edificantes».

«Este hombre tan orgulloso de su sangre india [...] no se sentía menos gratificado de su sangre española, y de la cultura que heredó gracias a ella: la lengua y la religión de su padre, y la tradición que lo enraizaba en una de las más ricas  vertientes de la cultura occidental. Lo notable y novedoso, en la actitud del Inca frente al tema de la patria, lo que ahora llamaríamos “la identidad”, es que es el primero en no ver la menor incompatibilidad entre un patriotismo inca y un patriotismo español, sentimientos que en él se fundían, como un todo indisoluble, en una alianza enriquecedora», destacaba en su comentario académico.

LA FUSIÓN DE LAS CULTURAS

Así, Vargas Llosa —a través de la voz de José Luis Gómez— ha advertido que «su idea del Perú es la de una patria en la que cabe la diversidad, en la que “se funden los contrarios”, esa aptitud para abrirse a las demás culturas e incorporarlas a la propia, que tanto admiraba en sus ancestros incas. Por eso, al final, la imagen de su persona que su obra nos ha legado es la de un ciudadano sin bridas regionales, alguien que era muchas cosas a la vez sin traicionar ninguna de ellas: indio, mestizo, blanco, hispanohablante y quechuahablante (e italiano-hablante), cusqueño y montillano o cordobés; indio y español, americano y europeo».  

A juicio de Mario Vargas Llosa, «si hay que buscar un principio al largo camino del español, desde sus remotos orígenes en las montañas asediadas de Iberia hasta su formidable proyección presente, no estaría mal señalarle como fecha y lugar de nacimiento los de los Comentarios reales que escribió, hace cuatro siglos, en un rincón de Andalucía, un cusqueño expatriado al que espoleaban una agridulce melancolía y esa ansiedad de escribidor de preservar la vida o de crearla, sirviéndose de las palabras».

Más información


Comentario académico de Mario Vargas Llosa sobre los Comentarios reales del Inca Garcilaso de la Vega.

Con el patrocinio de

Diccionarios

UNIDRAE
Envíe las propuestas relacionadas con el Diccionario de la lengua española a la Unidad Interactiva.
Con el patrocinio de

Tuits de @RAEinforma

Formulario de búsqueda