Presentación del IV Congreso Internacional de la Lengua Española

14 de Octubre de 2005

El IV Congreso Internacional de la Lengua Española, que continúa las tareas de los celebrados en Zacatecas (México, 1997), Valladolid (España, 2001) y Rosario (Argentina, 2004), se celebrará en Cartagena de Indias (Colombia) en 2007 bajo el lema Presente y futuro de la lengua española: unidad en la diversidad. En los días previos se desarrollarán en la también ciudad colombiana de Medellín las jornadas preparatorias.

El Congreso lo presentaron en la Casa Museo de Unamuno, en el marco de la XV Cumbre Iberoamericana, la ministra de Educación y Ciencia de España, María Jesús Sansegundo; la ministra de Relaciones Exteriores de la República de Colombia, Carolina Barco; el director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina; el director de la Real Academia Española y presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española, Víctor García de la Concha; y el director del Instituto Caro y Cuervo de Colombia, Hernando Cabarcas Antequera. Estuvieron presentes también los escritores galardonados con los Premios Cervantes y Príncipe de Asturias invitados a la cumbre.

El Congreso, concebido como un foro, abordará bajo ese lema muy diversos asuntos: el carácter policéntrico de la norma lingüística; la lengua como elemento clave para la integración iberoamericana; la presencia del español en los campos de la ciencia y de la técnica; la necesaria unidad de la terminología científica, y la enseñanza y difusión del español como lengua extranjera. El programa definitivo se hará público tres meses antes del comienzo del Congreso.

Asistirán 200 congresistas de todos los países hispanohablantes, así como expertos procedentes de otras naciones del mundo. Estarán presentes científicos, empresarios, escritores, periodistas, pensadores, profesores, hispanistas, cineastas, artistas, lingüistas, sociólogos, políticos, editores, responsables de medios de comunicación, miembros de las Academias de la Lengua y del Instituto Cervantes y representantes de todos aquellos sectores para los que la lengua constituye un elemento esencial de su actividad. Asistirá también un gran número de estudiantes, en especial de las universidades colombianas, a los que se ofrecerán becas.

La responsabilidad de la preparación del Congreso corresponderá al Gobierno de Colombia, como país anfitrión, de acuerdo con el Instituto Cervantes, que desempeña la Secretaría general, y con la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española, que proponen el diseño del programa académico. El Congreso estará patrocinado por numerosas empresas e instituciones.

Los Congresos Internacionales de la Lengua Española que, con periodicidad trienal, se celebran en los países de la comunidad hispanohablante, constituyen foros universales de reflexión sobre la situación, problemas y retos del español, y pretenden avivar la conciencia de corresponsabilidad de Gobiernos, instituciones y personas en la promoción y en la unidad de la lengua, así como impulsar el diálogo de toda la comunidad cultural hispánica.[pagebreak]

Presente y futuro

Los asuntos que abordará el IV Congreso constituyen algunos de los grandes retos del presente y el futuro de la lengua española.

El español es hoy, con sus más de 400 millones de hablantes, la cuarta lengua más hablada en el mundo, tras el chino, el inglés y el hindi, y todo indica que el crecimiento demográfico continuará a lo largo del siglo XXI. Es el idioma oficial de una veintena de países y una de las tres lenguas que habitualmente se consideran oficiales y de trabajo en múltiples organismos internacionales. En las últimas décadas ha tenido una rápida expansión en los sistemas de enseñanza de todo el mundo, pues es considerada, junto con el inglés, una lengua útil y de futuro, por lo que se ha convertido en la segunda lengua de comunicación internacional.

Una de las principales características del español es que tiene una norma policéntrica, es decir, que no hay un único centro rector, sino múltiples, lo que la hace fértil, diversa y variada. Al mismo tiempo ha conseguido ser la más homogénea de entre las grandes lenguas del mundo, lo que contribuye de forma decisiva a su expansión internacional.

El español es hoy ante todo una lengua americana, pues nueve de cada diez personas que lo tienen como lengua materna residen en América. Es también el elemento clave que facilita los procesos de integración en Iberoamérica.

Para que el español se consolide como lengua de comunicación internacional resulta indispensable también atender, además de a su expansión cuantitativa, a una dimensión cualitativa, y, en concreto, a su presencia y uso en los campos de la ciencia y de la técnica.

No fue en este sentido casual que el Renacimiento, que promovía el auge de las lenguas romances, impulsara su adaptación a la expresión científica. Fue la época en que se tradujeron del latín, vehículo hasta entonces de la comunicación científica, numerosos tratados que supusieron un aumento importantísimo de vocablos y que suscitaron, a la par, el ejercicio del pensamiento y de la investigación en castellano.

Sin duda alguna, es hoy el inglés la lengua que cumple en gran medida esa función instrumental de comunicación. Y ahí surge un reto fundamental para nuestro idioma: el de adoptar criterios claros en la incorporación de neologismos, buscando alternativas para aquellas palabras que tienen su equivalente español y adaptando a la fonética y al sistema gráfico propios de nuestra lengua aquellas que lo permitan. El estudio y la búsqueda de nuevas vías para procurar una unidad terminológica en los hispanohablantes ha de constituir un objetivo central del IV Congreso Internacional de la Lengua Española. De él pueden salir proyectos concretos de acciones concertadas entre las asociaciones científicas del mundo hispanohablante, que permitan superar la actual dispersión y atomización.

Al mismo tiempo, el Congreso debe reforzar el llamamiento a los científicos hispanohablantes para que, sin renunciar al recurso a la lengua internacional convenida, utilicen también su lengua nativa buscando esa presencia del español en el ámbito de la medicina, de la biología molecular, de la física y la química, de las ciencias del medio ambiente, de la ingeniería y la arquitectura. Un espacio fundamental que, en ese orden, ha de buscar el español es el de la cibernética y, en particular, el de Internet.

Junto a los creadores y los lingüistas, se propone el IV Congreso Internacional de la Lengua Española reunir en Cartagena de Indias a representantes hispanos de todas esas áreas, en la seguridad de que el contacto resultará fecundo.

En el Congreso, las Academias darán a conocer al mundo hispánico las líneas maestras del Nuevo diccionario histórico de la lengua española. Tras un largo período de preparación y gracias al apoyo decidido del Gobierno de España canalizado a través del Ministerio de Educación y Ciencia, el Nuevo diccionario histórico, adaptado a las perspectivas y al marco metodológico actuales, se materializará a partir de enero de 2006 como uno de los grandes proyectos de investigación en al área de las Humanidades, que situará a la lengua española en el nivel de prestigio alcanzado por otras lenguas en el avance científico, la investigación, el pensamiento y la comunicación universales.

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas