Real Academia Española

   

«Que las letras te acompañen»: la iniciativa de la RAE en redes sociales para compartir palabras que reconfortan

Que las letras te acompañen (RAE)

Que las letras te acompañen (RAE)

2.4.2020

«Que las letras te acompañen»: la iniciativa de la RAE en redes sociales para compartir palabras que reconfortan

La Real Academia Española (RAE) lanza una iniciativa en sus redes sociales para compartir palabras que nos acompañen en estos tiempos difíciles y nos reconforten ante la incertidumbre: «Que las letras te acompañen». 

Bajo la etiqueta #QueLasLetrasTeAcompañen, en nuestras redes sociales de la RAE (Twitter, Facebook e Instagram) repasaremos todas las letras del abecedario, con una grafía especial, y propondremos a nuestros seguidores palabras que pueden hacernos sentir mejor en estos momentos tan complicados que estamos viviendo.

Día a día, iremos desgranando letra a letra y palabra a palabra buscando la participación de los usuarios, con el fin de compartir entre toda nuestra comunidad ese aliento que puede proporcionar la riqueza de nuestra lengua a través de los valores que representa.

LETRAS Y PALABRAS PROPUESTAS

A - apapachar

Una de las muchas palabras con con la que nos alegra el español es el verbo apapachar. Se usa en algunas zonas con el significado de ‘dar abrazos’. 

B - brezar

Con la B sugerimos brezar ‘acunar a alguien o mecer algo’. Así usó el verbo Unamuno: «¡Qué dulzura debe de ser olvidarse de la vida y de la muerte entre sus brazos!, ¡dejarse brezar en ellos como en olas de carne!».

C - cocotología

En la C seguimos con Unamuno, quien creó la voz cocotología (del francés cocotte ‘pajarita de papel’) para denominar su amado arte de hacer pajaritas de papel. Practicar la cocotología puede servir como distracción estos días.

D - dingolondangos

Los dingolondangos son expresiones cariñosas, mimos, halagos, arrumacos. Se los traemos en forma de palabra para que los compartan en sus vidas con los suyos, ya sea en persona o en la distancia.

E - esplendente

Con la E elegimos esplendente ‘resplandeciente’:

«Un claro sol de junio en el oriente
comenzaba su curso una mañana,
sereno y esplendente» (Zorrilla).

F - francachela

La F encabeza palabras tan sonoras como francachela ‘reunión de personas para divertirse’. Estos días no se pueden celebrar francachelas auténticas, pero nada nos impide celebrarlas a distancia.

G - gosipino, na

Para la G, sugerimos gosipino, na ‘que tiene algodón o se parece a él’. Si no encuentran nada gosipino en casa, pueden asomarse a ver las nubes.

H - hermanablemente

Recuperamos un adverbio poco usado, pero tan bonito como su sinónimo fraternalmente.

I - inefable

Con I elegimos inefable ‘que no se puede explicar con palabras’. 

J - jarcha

Por la J, una jarcha (en español actual): «Se va mi corazón de mí. ¡Ay, Señor!, ¿acaso me tornará? ¡Cuánto me duele por el amado! Enfermo está, ¿cuándo sanará?».

K - karaoke

«¡Música! Melancólico alimento para los que vivimos de amor», se lee en Rayuela. Hoy ponemos música con la K y la palabra karaoke (del japonés kara ‘vacío’ y oke, acortamiento de ōkesutora ‘orquesta’).

L - lucero

Los luceros son astros que parecen más grandes y brillantes. Los ojos son luceros. Hay personas que son luceros en la vida.

M - médico, ca

Dedicamos la M a los médicos. La voz latina «medĭcus» (que dio «médico») es un derivado de «medērī», que entre otras cosas significa ‘cuidar’. Los médicos nos cuidan hoy y siempre.

N - nictálope

Nictálope es de esas voces que algunos llaman autoantónimos, pues significa ‘que ve bien de noche’ o ‘que ve mal’. La elegimos por su primer sentido, para que sigamos viendo en la oscuridad.

Ñ - ñía

Las palabras con Ñ son pocas, pero son, como decía César Vallejo sobre los golpes de la vida. Para hacer frente a la actualidad, elegimos la voz «ñía» (de «compañía»), usada en Colombia como ‘amigo íntimo’.

O - ojalá

Del árabe hispánico law šá lláh ‘si Dios quiere’, la palabra ojalá nos permite soñar siempre. «Lo mucho se vuelve poco con desear otro poco más», dijo Quevedo. 

Q - querer

Con la Q proponemos uno de los verbos más bonitos del español: querer. En su origen en latín, «querer» era ‘buscar’, ‘pedir’. Hoy querer a alguien es encontrar y dar.

P - palíndromo

Nos divertimos con la P y los palíndromos (palabras o frases que se leen igual al derecho o al revés). Cortázar, por ejemplo, citó este: «Anás usó tu auto, Susana».

R - retoño

La R nos lleva al retoño esperanzador que A. Machado vio en un olmo seco:

«Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo,
algunas hojas verdes le han salido».

S - somnílocuo

Con la S sugerimos la palabra somnílocuo ‘que habla durante el sueño’. Porque a veces en la vida no hace falta estar dormidos para hablar en sueños.

T - también

Para la T, proponemos también. Creada a partir de tan y bien, es una palabra que suma, que confirma, que sirve para mostrar conformidad.

U - unimismar

Con la U, sugerimos un verbo poco usado hoy, pero que transmite unión: unimismar ‘identificar, unificar’. Así lo usó Emilia Pardo Bazán: «Leyó creyendo y admitiéndolo todo, unimismándose con las heroínas».

V - verídico

Cuando don Quijote dijo creer a Sancho por ser «hombre verídico», este respondió: «No soy verde, sino moreno […], pero aunque fuera de mezcla, cumpliera mi palabra».

W - wifi

¡Que la esperanza y la alegría sean la red de wifi que nos conecte a todos!

X - xerofítico

Con la X proponemos esta palabra para que, igual que las plantas xerofíticas se adaptan a un medio seco, nosotros seamos capaces de adaptarnos con el mayor ánimo a las circunstancias más desfavorables.

Y - yoyó/yoyo

Con «y» elegimos el nombre de este juguete, que nos enseña que lo importante para que el juego no termine es siempre volver a subir por muy abajo que se esté.

Z - zarpar

A veces se puede zarpar con el pensamiento y llegar a lugares mágicos. Para que su imaginación les lleve a esos lugares, proponemos con la Z el verbo «zarpar».

OTRAS INICIATIVAS

Esta no es, ni mucho menos, la única actividad que ha lanzado la RAE estas semanas de cuarentena en sus redes. Con la etiqueta #ViajarConLasPalabras, queremos compartir con nuestros seguidores aquellos libros que fomentan la evasión literaria y que nos ayudan a trasladarnos a cualquier tiempo y lugar sin movernos de nuestras casas.

Varios de los académicos de la RAE estarán compartiendo en nuestros perfiles sociales, cada uno a su estilo y en diferentes formatos, los libros que les ayudan en estos momentos. Ensayo, prosa, verso…, todo tipo de géneros, con un denominador común: son su elección para pasar esta cuarentena. 

Esta iniciativa no tendría sentido sin nuestros seguidores, que también nos contarán cuáles son sus libros favoritos con la etiqueta #ViajarConLasPalabras. Podrán, además, usar una plantilla disponible en Instagram para compartirlos con sus amigos y familiares.

Y tal y como viene haciendo en las últimas semanas, la Real Academia Española seguirá poniendo a prueba los conocimientos lingüísticos de los hablantes a través de sus redes sociales a modo de diversión. Aprender las normas, ampliar el vocabulario y conocer curiosidades de nuestra lengua puede hacerse también desde casa con los retos que durante estos días de cuarentena está proponiendo la RAE en sus cuentas de Twitter e Instagram.

Más información
Con el patrocinio de

Diccionarios

UNIDRAE
Envíe las propuestas relacionadas con el Diccionario de la lengua española a la Unidad Interactiva.
Con el patrocinio de

Tuits de @RAEinforma

Formulario de búsqueda