Morfología

4. La flexión verbal

4.6 La conjugación regular (I). Características generales

4.6a Las formas verbales segmentadas en las secciones precedentes se agrupan en los tres paradigmas que representan la conjugación regular del español, a la que pertenecen la mayor parte de los verbos. La conjugación regular constituye, por tanto, una serie de paradigmas de formas flexivas para los distintos tiempos y modos, que se adjuntan a los temas de presente, pretérito y futuro del verbo según los tres modelos identificados tradicionalmente por el timbre de la vocal temática del infinitivo, es decir, los de infinitivo en -ar (VT = -a-: amar), los de infinitivo en -er (VT = -e-: temer) y los de infinitivo en -ir (VT = -i-: partir) (§ 4.15, tablas de conjugación n.º 1, n.º 2 y n.º 3). La raíz permanece invariable en los tres paradigmas de la conjugación regular, con las diferencias relativas al acento que se mencionaron en las secciones anteriores.

4.6b Los paradigmas flexivos de la segunda y la tercera son prácticamente idénticos en lo relativo al segmento TM, lo que reduce las diferencias fundamentales a la VT. Se trata de las alternancias /e/ ~ /i/ de la 1.ª y la 2.ª personas del plural del presente de indicativo (tem-emos/part-imos, tem-éis/part-ís), en el plural del imperativo (tem-ed, part-id) y en las formas del tema de futuro (infinitivo: tem-er/part-ir; futuro de indicativo: tem-eré/part-iré, tem-erás/part-irás; y condicional: tem-ería/part-iría, tem-erías/ part-irías).

4.6c En las conjugaciones de infinitivo en -er/-ir se observan vacilaciones que no se encuentran en los verbos de infinitivo en -ar. Así ocurre con alternancias como converger ~ convergir, ambas correctas, aunque se prefiere la primera. Se registran numerosas irregularidades en este grupo. Así, se han documentado usos del verbo diverger, pero son muy escasos en comparación con la variante mayoritaria divergir, única recomendable. También se registra emergir, pero se recomienda emerger. En cambio, ha triunfado sumergir, y son muy esporádicos los registros de sumerger, opción no recomendable. Los verbos cerner(se) y cernir(se), de igual significado, pertenecen a conjugaciones distintas. El primero se conjuga como entender (por tanto, cierno, ciernes ~ cernés, cernemos, cernéis, etc.), y el segundo, como discernir (cierno, ciernes ~ cernís, cernimos, cernís, etc.). Contrastan, pues, cernemos (de cerner) y cernimos (de cernir), así como cernés (vos) y cernéis (vosotros), de cerner, y cernís (con vosotros y con vos), de cernir. Las alternancias entre -ir y -er están condicionadas otras veces por variables históricas (como los antiguos interromper y render, frente a los actuales interrumpir y rendir), y solo en unos pocos casos dan lugar a diferencias semánticas, como sucede en el par competer/ competir.

4.6d El cuadro siguiente, confeccionado a partir de la 22.ª edición del DRAE, pone de manifiesto que los verbos de la primera conjugación son los más numerosos, y también que la proporción de verbos irregulares es muy pequeña en esta conjugación, en comparación con la de las otras dos. Aunque no se han tenido en cuenta en este cómputo los verbos pronominales de las tres conjugaciones, esos verbos no afectan en lo fundamental a las proporciones obtenidas, que se reflejan en el cuadro siguiente:

Conjugaciónverbos desusados, anticuados o poco usadosverbos de uso actualtotal
RegularIrregularRegularIrregular
-ar15,46%0,44%66,60%5,88%88,38%
-er1,85%0,26%0,80%2,75%5,66%
-ir1,85%0,14%2,29%1,68%5,96%
Total19,16%0,84%69,69%10,31%100%,

4.6e Se incluye en este cuadro el porcentaje de verbos que se registran en el DRAE con marcas de desusado, anticuado o poco usado (un 20%). Su exclusión permite calibrar mejor las proporciones que corresponden a los verbos de uso actual. Aun así, ha de tenerse en cuenta que las formas prefijadas y ciertos esquemas derivativos (capítulo 8) permiten crear verbos nuevos que no figuran en los diccionarios. El cuadro precedente permite distinguir, entre los verbos de uso actual, los que corresponden a la conjugación regular (69,69%) y los verbos irregulares (10,31%). Repárese en que, del conjunto de los verbos actuales, es muy extenso el grupo de los verbos regulares de la primera conjugación (66,60%), muy pequeño el conjunto de verbos regulares de la segunda conjugación (0,80%) y también reducido el grupo de los verbos regulares de la tercera (2,29%). Todo ello confirma que el español consolidó la tendencia del latín vulgar a concentrar los mecanismos de creación léxica en los verbos de infinitivo en -ar.

4.6f Aproximadamente el 90% de los verbos españoles pertenecen a la primera conjugación. Se trata, además, del único modelo productivo, pues a él se ajustan casi todos los verbos que se crean mediante procesos de derivación (con los sufijos -ar, -ear, -izar, -ificar) y de parasíntesis (§ 8.7 y 8.8). Solo se crean verbos de infinitivo en -er por sufijación con -ecer8.9), o bien por parasíntesis, mediante la adjunción a un adjetivo del morfema discontinuo en-…-ecer8.9e y ss.). Aun así, estos esquemas presentan numerosas irregularidades flexivas y son poco productivos. No se forman nuevos derivados con los verbos de la tercera conjugación. Los paradigmas regulares de las tres conjugaciones se presentan en el § 4.15, tablas de conjugación n.º 1, n.º 2 y n.º 3.

Información adicional

En relación con este capítulo, la siguiente entrada del Glosario de términos gramaticales podría ser de su interés:
verbo regular

 

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española:
Nueva gramática de la lengua española [en línea], https://www.rae.es/gramática/morfología/la-conjugación-regular-i-características-generales. [Consulta: 29/05/2024].

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas