CAPÍTULO IV. El uso de las letras minúsculas y mayúsculas

4. Funciones y usos de la mayúscula

4.2. Para marcar los nombres propios y las expresiones denominativas

4.2.2. Nombres propios genuinos y expresiones denominativas

La mayúscula inicial no condicionada por la puntuación se aplica en español a dos tipos de elementos: los nombres propios genuinos, entre los que se encuentran como elementos prototípicos los antropónimos (nombres propios de persona) y los topónimos (nombres propios de lugar), como Guadalupe, Mario, Osiris, América, Toledo; y las expresiones o etiquetas denominativas que, formadas por palabras del léxico común, o por una combinación de léxico común y nombres propios, se refieren a entes únicos (instituciones, organismos, acontecimientos, obras de creación, etc.) con una función claramente identificativa y singularizadora, como Asociación de Academias de la Lengua Española, Alcaldía de Medellín, Ministerio de Sanidad, Primera Guerra Mundial, Hombres de maíz (título de una novela del guatemalteco Miguel Ángel Asturias).

Las expresiones denominativas se caracterizan por presentar una estructura fija y estable en la que no es posible insertar otros elementos ni realizar modificaciones sin que estos cambios den lugar a una denominación distinta, identificativa de otra realidad: Ministerio de Defensa Ministerio de Interior y Defensa; Escenas andaluzas (obra del español Serafín Estébanez Calderón) Nuevas escenas andaluzas (obra del español Emilio García Gómez).

Estas expresiones establecen la concordancia de acuerdo con el sustantivo genérico que designa el referente (y que no tiene por qué aparecer explícito en el enunciado), y no con la morfología de las palabras que componen la denominación. Así, aunque el núcleo de la expresión denominativa sea plural, al ser su referente un ente individual, la concordancia se establece normalmente en singular: Médicos del Mundo ha aumentado significativamente su actividad en los últimos años.

Además, en las expresiones denominativas, la combinación de los significados de sus componentes no se corresponde necesariamente con la naturaleza del referente al que aluden, aunque aporte en ocasiones cierto valor informativo: la expresión Amnistía Internacional no se refiere a una amnistía, sino a una organización internacional de defensa de los derechos humanos; México Posible no es la denominación de un país, sino el nombre de un partido político; Real Madrid no es un topónimo, sino el nombre de uno de los equipos de fútbol de la capital de España.

     

    Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española:
    Ortografía de la lengua española [en línea], https://www.rae.es/ortografía/nombres-propios-genuinos-y-expresiones-denominativas. [Consulta: 30/05/2024].

    cerrar

    Buscador general de la RAE

    cerrar

    Diccionarios

    Dudas rápidas