Juan Antonio de Zunzunegui y Loredo

Juan Antonio de Zunzunegui y Loredo

letra a

Toma de Posesión

24 de Abril de 1960

Fallecimiento

31 de Mayo de 1982

Juan Antonio de Zunzunegui y Loredo

Académico de número

Portugalete (Vizcaya), 1900-Madrid, 1982

El 24 de abril de 1960 sucedía a Pío Baroja el novelista vasco Juan Antonio de Zunzunegui con un discurso dedicado a su antecesor en la silla, En torno a D. Pío Baroja y su obra. El poeta y académico Gerardo Diego le dio la bienvenida a la institución: «Su entusiasmo novelístico en plena fiebre de creación y su afición a los problemas léxicos y estilísticos le habilitan declaradamente para los trabajos de esta Academia en cuyo nombre me complazco en darle la bienvenida» (p. 53).

Nacido en Portugalete (Vizcaya) el 21 de diciembre de1900, Zunzunegui se matriculó en Derecho en la Universidad de Deusto y continuó sus estudios la Universidad de Salamanca en 1918, donde asistió a las clases de Miguel de Unamuno que avivaron su vocación de escritor. Publicó sus primeros cuentos y artículos sobre la vida y la sociedad bilbaína bajo el seudónimo de «Zalacaín». En 1926 publicó Vida y paisaje de Bilbao, la primera de las muchas novelas del autor cuyo escenario sería el País Vasco. La presencia de términos marineros está presente en toda la obra de Zunzunegui, que dividió sus novelas en función en tres grupos en función de sus dimensiones: «de pequeño tonelaje», «de gran tonelaje» y «embarcaciones auxiliares».

Entre 1929 y 1935 vivió entre Madrid y Bilbao y, durante la Guerra Civil, se refugió en la embajada de México en Madrid hasta 1937, que se trasladó a Francia y después a San Sebastián, donde colaboró como redactor en la revista Vértice y escribió la novela No queremos resucitar, que no llegó a publicarse debido a la censura. Asimismo, el estallido de la Guerra Civil impidió que se publicara la novela picaresca El Chiplichandle, que vio la luz en 1940. En 1943 obtuvo el premio Fastenrath de la Real Academia Española por la novela ¡Ay... estos hijos!, definida por el propio autor como «la más entrañablemente vascongada y la más autobiográfica de mis novelas». A pesar de que los primeros años de posguerra fueron poco productivos para el autor, pronto retomó su producción hasta 1964, que comenzó a publicar con menor frecuencia.

Zunzunegui concibió sus novelas dentro de las líneas del realismo decimonónico y en ellas puso en evidencia la moral social y los hábitos de la burguesía bilbaína y madrileña. Algunos de sus títulos le valieron la hostilidad del público y de la crítica. Destacan entre sus obras la trilogía sobre Bilbao El barco de la muerte (1945), La quiebra (1948) y La úlcera (1948), así como los títulos Las ratas del barco (1950), El hijo hecho a contrata (1956), La vida como es (1957), Una mujer sobre la tierra (1959), La vida sigue (1960), La frontera delgada (1968) y Una ricahembra (1970).

Recibió, además, varios premios literarios como el Premio Nacional de Literatura (1948), el Premio del Instituto de Cultura Hispánica y Premio de los Hermanos Álvarez Quintero (1951), el Premio del Círculo de Bellas Artes de Madrid (1952) y el Premio Nacional de Literatura Miguel de Cervantes (1962).

Juan Antonio de Zunzunegui murió en Madrid el 31 de mayo de 1982, doce años después de haber ocupado su sillón en la RAE. Su sucesora en la silla a, la novelista Elena Quiroga de Abarca, le dedicó al estas palabras en su discurso de ingreso en la RAE:

«Su estilo tiene las aristas y la rotundidad y el férreo sonido chirriante de su ambiente bilbaíno. Y también, como este pueblo admirable, tenía el escritor capacidad de trabajo, laboriosidad, empeño ante la obra, golpear la palabra en el yunque para medularla» (Presencia y ausencia de Álvaro Cunqueiro, 1984, p. 8).

Leer biografía completa Ocultar biografía
cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas