Sintaxis

17. Los demostrativos

17.6 Los demostrativos neutros

17.6a El español ha conservado una forma neutra del demostrativo (esto, eso, aquello). Estos demostrativos se derivan de neutros latinos, al igual que el artículo lo, el pronombre personal ello y el cuantificador indefinido algo. A diferencia del resto de los demostrativos, los neutros no van seguidos de un nombre, pues no existen en español los nombres neutros. Se consideran, pues, elementos exclusivamente pronominales. Como los demás pronombres neutros, los demostrativos no presentan variación de número. Se asimilan a los demás demostrativos en que forman grupos nominales definidos, por tanto expresiones referenciales. Son comunes —también como otros demostrativos— en la deixis ostensiva o ad oculos17.1f), acompañados a menudo de un gesto explícito mediante el cual se apunta a cosas, pero también a acciones:

Como esto —señaló su cara—. Estoy marcado de viruelas y de órdenes sagradas (Salisachs, Gangrena); Dígame, ¿qué es eso? Señalaba la pared del edificio frente a nosotros (Kociancich, Maravilla); Eh, mirad aquello, dije. Parece un fuerte (Vicent, Balada).

El gesto no es necesario, como es obvio, si la deixis ostensiva hace referencia a situaciones actuales: —Ay, me deprime ver esto —dijo Chicha (Canto, Ronda).

17.6b El significado de los demostrativos neutros difiere del de los otros demostrativos en algunos aspectos. Ante todo, el referente de los neutros ha de ser una entidad no personal (o en general, no animada). Así, la expresión este de aquí puede referirse a una persona, un animal o una cosa, mientras que esto de aquí solo admite la última interpretación. No se suelen usar los demostrativos neutros para hacer referencia a los animales, y es ofensivo emplearlos para aludir a las personas en contextos identificativos: Esto es nuestro invitado de hoy; Esto es el nuevo equipo de fútbol de la capital. No sucede así necesariamente en los contextos atributivos: Esto es un equipo y todos estamos metidos en el mismo ajo (Diario Vasco 19/12/2000). Al igual que otros pronombres neutros, los demostrativos pueden sustituir a los atributos nominales de las oraciones copulativas sin que se extiendan a ellos las connotaciones despectivas a las que se alude: El nuevo Director era un experto en mercadotecnia > Era eso.

17.6c Los demostrativos neutros hacen referencia a muy diversas nociones, materiales o inmateriales, especialmente cuando el que habla no desea nombrarlas o no está seguro del nombre que les corresponde:

Siempre me hacía sentir eso, o sea, cada vez que se iba por la tangente, lo primero que se me ocurría era que mi papá se había muerto y no me lo quería decir (Puga, Silencio); Me di la vuelta antes de que la policía comenzara a disolver aquello (Martínez Reverte, Gálvez); Media clase entonces se paró, protestó de viva voz sin pedir la palabra y aquello se volvió un maremágnum (Cifuentes, Esmeralda).

17.6d Se emplean también estos pronombres en referencias anafóricas de tipo proposicional. Así, por eso significa ‘porque los grillos buscan el calor del fuego’ en el primero de los ejemplos que siguen. Se obtienen equivalentes paralelos en los demás textos:

En Mogador los grillos buscan el calor del fuego y por eso se alojan en las cocinas de las casas (Ruy, Jardines); julián: Así que no le interesa saber por qué lo compro. ¿Así entiende usted la buena vecindad? luis: Yo no dije eso. Claro que me interesa (Shand, Transacción); Los versos se hacen dentro de uno, uno no los hace, los escribe apenas… ¿tú no sabes eso, Rovira…? (Silva, Sobremesa); La política se me fue metiendo por el cuerpo y con ella, los deseos de ostentar el poder, porque de eso se trata todo ese rejuego de partidos políticos (Britton, Siglo).

17.6e Los pronombres neutros esto y eso se usan asimismo para retomar el contenido de las prótasis al comienzo de las apódosis, sean condicionales o concesivas:

Saben que si yo temo, […] si yo demuestro inseguridad, eso se transmitirá a mis jugadores (Fontanarrosa, Área); Aunque el obrero se caiga de desnutrición, de enfermedad, esto no les importa (Viezzer, Hablar); La viceministra de Educación afirma que aunque los exámenes finales comiencen ahora, eso no significa que las actividades con alumnos están por terminar (ABC Color 31/10/2000).

Eso y esto se utilizan también en posición focal (§ 40.3c), especialmente en el diálogo. Como los demás focos antepuestos, fuerzan la posición posverbal del sujeto en tales contextos: Eso digo yo ~ *Eso yo digo o Si no llegas a la hora no comes, Agustín, eso dice Doña Popón (Morón, Gallo).

17.6f Los demostrativos neutros admiten modificadores:

¿Qué es eso redondito que estoy viendo debajo de la cama? (Quiñones, F., Hortensia); ¿Usted sabe para quién es todo esto que he reunido? (Uslar Pietri, Oficio); Eso implacable del dolor, eso que tiene la misma piel invisible de una obsesión, parecía como si las hubiera estrujado, grabando en ellas una oscura y nauseabunda impresión (García Vega, Años).

Existen, sin embargo, diferencias entre ellos en función del significado que expresan. La deixis ostensiva es la menos restringida en estos contextos, como en el primero de los ejemplos del grupo anterior. La deixis evocadora (§ 17.2s) se asimila en este punto a la ostensiva. Como se recordará, es característica de los demostrativos de lejanía: El recuerdo de aquello verde saltando y arrastrándose nunca se le va a ir de la cabeza (Fogwill, Cantos).

17.6g Se asimila a la deixis ostensiva el uso anafórico de esto y de eso cuando hacen referencia a las palabras recién proferidas: Contestame sobre todo esto que te pregunto (Piglia, Respiración). Se percibe cierta variación geográfica en esta pauta cuando la deixis ostensiva es temporal. En efecto, no todos los hispanohablantes aceptan con naturalidad secuencias como La generación mía se ha adaptado a esto nuevo (CREA oral, Venezuela), donde se entiende ‘… a estas cosas nuevas de hoy en día’. Como se vio en el § 17.4e, son de uso general los grupos adjetivales construidos con tan como modificadores de los demostrativos, como en eso tan interesante que mencionaste antes (donde se rechaza la omisión de tan) o en los textos siguientes:

[…] convertida en eso tan feo de lo que la acusan (Gamboa, Páginas); Y al pensar eso tan alentador me pongo activa, percolada, me olvido del pelo y voy a clases (Rossi, María).

17.6h Se explicó en el § 17.4i que los demostrativos de lejanía alternan con el artículo en contextos no deícticos en los que se forman grupos nominales referenciales inespecíficos como Haré {aquello ~ lo} que sea necesario. Este uso del demostrativo se suele considerar una variante gramaticalizada, y más abstracta, del concepto de deixis, puesto que en estas oraciones se expresa definitud, pero no se evalúa lo que se menciona en función de su proximidad con el hablante o el oyente. En la lengua antigua se podía formar esta misma pauta con adjetivos calificativos:

Fernando: Mil veces he pensado que de lo que le sobró de la materia de que la compuso hizo después las rosas y los jazmines. Julio: A esa cuenta, ¿primero fue Dorotea que las rosas? Fernando: No, Julio, sino que aquello cándido y purpúreo de jazmines y rosas estaba ya gastado con el tiempo, y renovóse con las sobras de los colores de Dorotea (Lope Vega, Dorotea); Tomaré aquello preciso para calzarme, y el resto puede echarlo en el bolsillo grande (Zavala Zamora, Calderero); La perfecta gobernación es la de Cristo; porque gobierna con ley viva, que entiende siempre lo mejor y quiere siempre aquello bueno que entiende (Ángeles, Consideraciones).

En la actualidad se prefieren las variantes de estas construcciones formadas con artículo neutro (lo cándido y purpúreo, lo preciso, lo bueno), ya que en el demostrativo aquello prevalecen los rasgos deícticos y anafóricos. No alternan, pues, en el español actual aquello bueno y lo bueno, o aquello conveniente y lo conveniente. Por esta misma razón, se diría hoy con naturalidad aquello amarillo que se ve allá lejos, pero no aquello amarillo que destaca en muchos cuadros de Joan Miró. La diferencia radica en que en este último grupo nominal no existe deixis ostensiva, al contrario de lo que ocurre en el primero.

17.6i En el § 14.9d se explica que el artículo neutro seguido de adjetivos admite un uso referencial que otorga a la estructura interpretación partitiva, como en lo blanco del huevo (‘la parte blanca del huevo’). Como antes, los rasgos deícticos del demostrativo impiden esta interpretación. Así pues, eso blanco del huevo no significa ‘esa parte blanca del huevo’, sino más bien (aproximadamente) ‘esa cosa blanca que está en el huevo’.

17.6j Alternan los demostrativos esto y eso con los artículos neutros en construcciones apositivas similares a las analizadas en el § 12.13. Así, en el rumor de que van a subir los combustibles se predica de cierta información el hecho de ser un rumor. Esta secuencia alterna en la lengua coloquial con lo de que van a subir los combustibles y con eso de que van a subir los combustibles. Como en las demás estructuras apositivas formadas con la preposición de, el segundo segmento constituye un sujeto de predicación. Puede presentar una estructura nominal, como en los textos siguientes:

Un día no lejano el hombre descartará eso del amor (Chávez, Batallador); Entiende que su papel en esto de la paz es obligar a la guerrilla a que se siente a dialogar (Semana 1/4/1997); Fue una estupenda idea eso de la Independencia ¿o no? (Arce, M., Sandino); En esto de la homeopatía las cosas son más serias, pues se está jugando con vidas humanas (Lasprilla, Reflexiones); Dentro de la onda general del tarro, esto de la antipsiquiatría vino a escarbar en los temas de la locura (Rojo, Hotel),

o bien una oracional (§ 43.5k, l), como en estos otros:

No es malo eso de ir a la plaza con dos alicientes, el de la memoria larga y el de la memoria corta (Mundo [Esp.] 7/6/1994); Esta vez no podrá saberse hasta qué punto es cierto aquello de que la tercera es la vencida (Hoy [Chile] 3/10/1979); Y esta historia la habían podido vender algunos con aquello de que si fue una victoria amarga o una dulce derrota (Excélsior 30/8/1996); Además que esto de que los jóvenes de buena familia sean agentes soviéticos no hay quien lo entienda (Herrera Luque, Casa); Hay mucha gente que está encajando mal eso de que los representantes de la derecha y el socialismo se hayan aliado (ABC 31/1/1978); No creas, me siento medio mal por eso de que unos compañeros te hayan moqueteado (Martín Campo, Carreteras).

Así, una paráfrasis posible de eso del amor en el texto citado de Chávez podría ser ‘el asunto ese del amor’ o ‘la cuestión esta del amor’; una paráfrasis aproximada del fragmento de Excélsior que se reproduce podría ser, análogamente, ‘el cuento aquel de que si fue una victoria amarga o una dulce derrota’. Repárese en que, al igual que la expresión el tonto de mi primo posee la misma referencia que mi primo, también esto de la antipsiquiatría, en el ejemplo citado de Rojo, posee la misma referencia que la antipsiquiatría o que el asunto este de la antipsiquatría.

Información adicional

En relación con este capítulo, la siguiente entrada del Glosario de términos gramaticales podría ser de su interés:
(género) neutro

 

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española:
Nueva gramática de la lengua española [en línea], https://www.rae.es/gramática/sintaxis/los-demostrativos-neutros. [Consulta: 24/06/2024].

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas