Morfología

4. La flexión verbal

4.10 Verbos irregulares (II). Verbos con alternancia vocálica

4.10a Se mencionan a continuación las alternancias que dan lugar a irregularidades vocálicas en la flexión verbal. La segunda variante de cada uno de los pares se elige en las raíces tónicas del tema de presente. La otra variante se elige en todos los demás casos, incluido el infinitivo:

/e/ ~ /ié/: acertar ~ acierto; entender ~ entiendo; discernir ~ discierno; junto a acertamos, entenderemos, discernía.

/o/ ~ /ué/: contar ~ cuento; mover ~ muevo; junto a contaban; movemos.

/i/ ~ /ié/: adquirir ~ adquiero; junto a adquirimos.

/u/ ~ /ué/: jugar ~ juego; junto a jugamos.

/e/ ~ /í/: pedir ~ pido; junto a pedimos.

Las alternancias átonas /e/ ~ /i/ (como en sentir > sintió, sintieron), o bien /o/ ~ /u/ (como en dormir > durmió, durmieron), aparecen en las terceras personas del pretérito perfecto simple y en las formas correspondientes del tema de pretérito: durmiera, durmiese, durmiere, durmiendo; sintiera, sintiese, sintiere, sintiendo. Unas y otras afectan también a la 1.ª y 2.ª personas del plural del presente de subjuntivo de verbos como servir, mentir y dormir. En los apartados siguientes se analizarán una a una todas estas alternancias. Como se explicará, algunos verbos presentan simultáneamente más de una.

4.10b Se produce la diptongación que muestra la alternancia /e/ ~ /ié/ en todas las formas del singular y en la 3.ª persona del plural del presente de indicativo y del presente de subjuntivo, y en la 2.ª persona del singular del imperativo no voseante. Afecta a verbos de la primera conjugación (acertar), de la segunda (entender) y de la tercera (discernir). Las formas diptongadas en los verbos del primer grupo se reflejan en el cuadro de acertar (v. tablas de conjugación, n.º 4). Los siguientes verbos de uso común corresponden a este paradigma (como en a.cr.tan ~ a.cer.tá.mos):

acrecentar

apacentar

cegar

despertar

empezar

encomendar

ensangrentar

escarmentar

incensar

manifestar

mentar

merendar

recomendar

regar

regimentar (también regular)

restregar

reventar

salpimentar

sarmentar

tropezar

No pertenecen a este paradigma los verbos que poseen alternancias de diptongación en el infinitivo, puesto que tal variación no está en función del acento. Así, se usa hoy más adiestrar que adestrar, pero ambas formas son correctas. No existe, en cambio, *adestro como forma de presente de indicativo, sino adiestro. Aunque se registra adestrar hasta principios del siglo xx y aun después en el habla rural de algunos países americanos, se recomienda la forma adiestrar, hoy de uso general.

4.10c Muchos verbos que pertenecen a este mismo grupo poseen compuestos y derivados, así como diversas variantes —casi siempre parasintéticas (§ 8.7 y 8.8)— que se crean con su misma base. Estas otras formas pueden estar menos extendidas que ellos (como en sembrar > sobresembrar), pero, en ciertos casos, poseen mayor extensión o incluso se han impuesto a las otras (dentar > desdentar; travesar > atravesar). Se forman así las series siguientes:

acertar > desacertar

alentar > desalentar

apretar > desapretar, reapretar

arrendar > subarrendar

calentar > recalentar

cerrar > descerrar, desencerrar, encerrar, entrecerrar

comenzar > recomenzar

concertar > desconcertar

dentar > desdentar

encomendar > recomendar

enmendar > remendar

empedrar > desempedrar, despedrar

enterrar > desenterrar, desterrar, soterrar

fregar > refregar, tra(n)sfregar

gobernar > desgobernar

helar > deshelar

herbar > desherbar

herrar > desherrar, reherrar

melar > amelar

negar > denegar

nevar > desnevar

pensar > repensar

plegar > desplegar, replegar

quebrar > requebrar

segar > resegar, trasegar

sembrar > resembrar, sobresembrar

sentar > asentar, desasentar

serrar > aserrar

sosegar > asosegar, desasosegar, desosegar

temblar > retemblar

templar > destemplar

tentar > atentar

travesar > atravesar

ventar > aspaventar, aventar, desventar, reaventar, sotaventar

4.10d Con unos pocos verbos se admiten las dos variantes (con diptongación y sin ella), como en cimentar (yo cimento o yo cimiento) o sus compuestos descimentar y emparentar (yo emparento o yo empariento). Se registra en el habla popular de varios países, entre ellos algunos pertenecientes a las áreas andina y caribeña, el uso no diptongado de verbos como fregar, estregar, restregar, nevar y apretar, que aún no se ha consolidado en la lengua culta: frego por friego, estregan por estriegan, restrego por restriego, neva por nieva o apreta por aprieta, como en Me apreta el zapato por Me aprieta el zapato. Tiene el mismo estatuto el uso de mentar sin diptongar en las formas de raíz tónica (Si le mentan a su mamá por Si le mientan a su mamá), frecuente también en el español popular de ciertas áreas. A pesar de que las formas no diptongadas de plegar (lat. plĭcāre) y sus derivados replegar y desplegar son etimológicas (plego, replego), han cedido a la presión de las formas diptongadas (pliego, repliego), que, por lo general, han acabado imponiéndose en la lengua culta. Han seguido el mismo proceso los citados fregar, nevar o estregar.

4.10e En el español chileno, rioplatense, andino y en el de otras áreas se registra errar (v. tablas de conjugación, n.º 34) sin diptongar, como en Si nuestras previsiones no erran (Borges, Ficciones), a veces en alternancia con la variante diptongada yerran (fruto de la consonantización de la i de las formas diptongadas), general en las demás áreas hispanohablantes. Con el verbo templar y su derivado destemplar alternan las formas diptongadas y las no diptongadas en México, Centroamérica y parte del área caribeña: […] que hambre y frío tiemplan héroes y humanistas, ejemplos de solidaridad hacia el paisanaje (Mojarro, Yo). Las variantes diptongadas se documentan en el español clásico, pero se perdieron progresivamente en la lengua culta, y hoy se prefieren las no diptongadas (templo, destemplan). Se documentan usos diptongados del verbo invernar, como en Poseen glándulas que producen seda y se encuentran localizadas en los quelíceros; con estas tejen su cocón en el cual inviernan (Cabezas, Entomología), pero el uso mayoritario —y también preferido— es hoy la variante regular no diptongada (invernan), al igual que en el caso de hibernar.

4.10f Cabe añadir al grupo de verbos que muestran la alternancia /e/ ~ /ié/ el verbo atentar de la primera conjugación, en el sentido de ‘tentar, palpar’. En esta interpretación, muy poco frecuente, contiene diptongo: Yo tengo el mismo deseo / al ver al ajusticiado; / penoso y atribulado, / con trémula mano atienta / el banquillo, y se sienta / para ser, pues, fusilado (Araneda, R., Reo). Es, en cambio, de uso general el verbo atentar (‘cometer un atentado’), que no diptonga: Esta gente invade nuestras tierras y atenta contra nuestras vidas (Navajas, Agonía). Puede añadirse también aterrar, en el sentido de ‘abatir’, como en […] si la muerte en un año no me atierra (Arrau, Norte), que se distingue de aterrar (‘aterrorizar’), sin diptongación: Las noches me aterran porque me dejan a solas para pensar (Obando, Paraíso). La historia de la lengua muestra numerosas diferencias entre el español actual y el antiguo en la formación de estos grupos de verbos. Así, atestar (‘llenar, henchir’) se conjugaba como acertar en el español clásico, como muestra el primero de los ejemplos que siguen, pero hoy es verbo regular, como atestigua el segundo:

Pues me atiestas de pavos y gallinas, / dame, ya que la gula me dispensas, / el postre en calas, purga y melecinas (Quevedo, Poesías); Una espesa muchedumbre atesta pasillos, habitaciones, escaleras, donde los voluntarios, en escritorios improvisados o en sus rodillas, sobre tableros de fortuna, rellenan formularios (Caretas 4/9/2003).

También es regular actualmente, usado con el sentido de ‘testificar’, pero solía diptongar en la lengua antigua en esta interpretación: […] aunque pese al sapientísimo vuestro Galeno que atiesta lo contrario (Pineda, Diálogos). Existen otros muchos casos similares.

4.10g El gran número de verbos que se mencionaron en los § 4.10b, c confirma que la alternancia /e/ ~ /ié/ en función del acento es acaso el rasgo morfofonológico más general y constante del sistema verbal español, y se extiende igualmente al sistema derivativo (§ 5.6b, 6.3e, 7.2d, e y 7.4e). Existen, no obstante, numerosas irregularidades entre las formas derivadas y las flexionadas. Así, aparece el diptongo en el sustantivo deverbal cumplimiento (< cumplir), pero el verbo cumplimentar no diptonga (yo cumplimento). Tampoco lo hace el verbo conservar (lat. consĕrvāre), frente a siervo (lat. sĕrvus), con la misma raíz. Por el contrario, arrendar diptonga (yo arriendo), a diferencia de renta (antiguo renda).

4.10h Si bien la diptongación es esperable en las sílabas tónicas procedentes de ĕ breve latina, se extiende por analogía a otras sílabas de diferente vocalismo, como en el caso de pensar (lat. pēnsāre, con ē). Este verbo diptonga hoy (pienso, piense), si bien se documenta no diptongado en la Edad Media y en el judeoespañol actual: Pues yo penso que el milagro esta en biuir sin consejo (Cancionero Corte). Se obtiene asimismo el diptongo en regar (riego, riegue), a pesar de que el latín rĭgāre no contiene ĕ en la raíz. La diptongación no se produce, generalmente, en los numerosos casos en los que el verbo es de introducción tardía, sustrayéndose así a la evolución fonética normal. No diptongan alimentar (siglo xvi), contentar (siglo xiv) o profesar (siglo xv), pero sí lo hacen confesar (siglo xiii), escarmentar (siglo xii) o tentar (siglo xiii). No diptonga alternar (alterno, alternes), introducido en el siglo xv, pero sí lo hace gobernar (gobierno, gobiernes), registrado en el siglo x.

4.10i El verbo entender (v. tablas de conjugación, n.º 31) ilustra el paradigma de los que están sujetos a la alternancia /e/ ~ /ié/ en la segunda conjugación entiendes ~ entenderás4.10t). También pertenecen a este grupo atender, desatender, distender, extender, sobre(e)ntender, subtender, tender y otros verbos formados con la misma base (lat. tendĕre), con la excepción de pretender. Este último verbo no diptonga hoy (yo pretendo, no *yo pretiendo), pero se documenta diptongado en el español medieval y en el clásico, así como en textos argentinos del siglo xix que reflejan el habla popular: Porque, mirá, Aniceto: yo no pretiendo ni necesito para nada de gobernar en Buenos Aires (Ascasubi, Aniceto). Además de defender, muestran asimismo la alternancia /e/ ~ /ié/ los verbos que proceden de verbos latinos derivados del latín scandĕre (ascender, condescender, descender, trascender), así como los procedentes de vertĕre y sus compuestos (verter, reverter). El verbo reverter es distinto de revertir4.10s). Los verbos hender y cerner tienen hoy menos uso que hendir y cernir, de idéntico significado. En la 3.ª conjugación, la alternancia /e/ ~ /ié/ se presenta únicamente en los verbos cernir, concernir, discernir (v. tablas de conjugación, n.º 29) y hendir.

4.10j La alternancia /o/ ~ /ué/ comparte estos mismos entornos. Se da con los verbos de las tres conjugaciones: contar ~ cuento; mover ~ muevo; dormir ~ duermo, si bien en este último caso se añaden otras irregularidades (§ 4.10u). Las formas diptongadas de los verbos de la primera conjugación quedan reflejadas en el cuadro de contar (v. tablas de conjugación, n.º 25). Algunos verbos sujetos a esta irregularidad son almorzar, atronar, avergonzar, costar, degollar, denostar, descollar, desollar y renovar, a los que cabe añadir muchos de los que dan lugar a las series siguientes, similares a las mencionadas en el § 4.10c:

acordar > concordar, desacordar, discordar, recordar, trascordar

acornar > descornar, encornar

acostar > recostar

clocar > aclocar, enclocar

colgar > descolgar

consolar > desconsolar

contar > descontar, recontar, redescontar

encontrar > re(e)ncontrar

engrosar > desengrosar

forzar > esforzarse

hollar > rehollar

mostrar > demostrar, premostrar

poblar > despoblar, repoblar, superpoblar

probar > aprobar, comprobar, desaprobar, improbar, reprobar

rodar > enrodar, sonrodarse

solar > desolar, sobresolar

sonar > asonar, consonar, disonar, malsonar, resonar, unisonar

soñar > ensoñar

tostar > retostar

trocar > destrocar, trastrocar

tronar > atronar

volar > circunvolar, revolar, sobrevolar, trasvolar

volcar > revolcar.

4.10k Algunos verbos poseen alternancia de diptongación /o/ ~ /ue/ en el infinitivo, como amoblar ~ amueblar; enclocar ~ encluecar; encovar ~ encuevar; engrosar ~ engruesar; desosar ~ deshuesar. La distribución geográfica no es la misma en todos los casos. El verbo amoblar, por ejemplo, alterna con amueblar en parte de las áreas caribeña, andina y rioplatense, como en […] en un amplio salón burgués ricamente amoblado (Soublette, Mensajes); la forma diptongada se ha impuesto en las demás áreas lingüísticas. Por otra parte, existen diferencias en cuanto a los modelos de conjugación. Mientras que los que contienen diptongo son regulares, las variantes sin él ofrecen soluciones diversas. Así, amoblar y enclocar se conjugan como contar. Diptongan, por tanto, cuando la vocal es tónica y coinciden en estas formas con amueblar y encluecar (amueblo, amueblas, pero amoblamos, amobláis; enclueco, encluecas, pero enclocamos, enclocáis). El mismo modelo sigue desosar. En las formas de raíz tónica incorpora una -h- que las iguala a las correspondientes de deshuesar (deshueso, deshuesas, pero desosamos, desosáis). Encovar y engrosar, por el contrario, admiten los dos modelos de conjugación, el diptongado y el regular (encuevo o encovo, engruesa o engrosa), con preferencia por el primero. No se consideran correctas las variantes de raíz tónica sin diptongar que se documentan ocasionalmente, casi siempre en la lengua oral, con los verbos poblar (poblan los campos por pueblan los campos) y sus derivados repoblar y despoblar, así como las correspondientes con los verbos soldar y descollar. Las formas que presentan -o- tónica en la raíz de este último verbo se extienden ocasionalmente a la lengua escrita, como en Londres prepara decenas de seminarios y actos propagandísticos, entre los que descolla la iniciativa de un concurso infantil (País [Esp.] 9/1/1997), pero se consideran preferibles las variantes diptongadas en dichas formas (por tanto, … entre los que descuella la iniciativa…). Se distinguen en su significado encorar (‘cubrir con cuero’) y encuerar (‘dejar en cueros’).

4.10l Como sucedía en el caso de la alternancia /e/ ~ /ié/, algunos verbos diptongan o no en las formas verbales mencionadas en función de su etimología y de su significado. Así lo hace apostar en el sentido de ‘arriesgar’ (Apuesto mil pesos), pero no en el sentido de ‘situar algo o situarse en cierta posición’: Los soldados revisan los rincones y se apostan estratégicamente (Santander, Milagro). Diptongan asimismo —en las formas que reciben el acento— los verbos que figuran en los pares siguientes, en la interpretación que se menciona en primer lugar, pero no lo hacen en la que aparece en segundo lugar:

acostar(se) (‘echar(se), tender(se)’: se acuestan) ~ acostar(se) (‘acercar(se) a la costa’: se acostan) colar (‘pasar un líquido por un cedazo’: cuelan) ~ colar (‘conferir un beneficio eclesiástico’: colan) enrocar (‘revolver en la rueca’: enruecan) ~ enrocar(se) (‘hacer un enroque’: se enrocan) follar (‘soplar con fuelle’: fuellan) ~ follar (vulgar, ‘coitar’: follan).

Aunque se distingue tradicionalmente asolar (‘destruir, arrasar’: asuelan) de asolar (‘secar los campos’: asolan) se aceptan también como válidas las formas asolan, asoles, etc., para el primero de estos dos verbos.

4.10m Al modelo de mover (v. tablas de conjugación, n.º 42), que muestra la alternancia /o/ ~ /ué/ con los verbos de la segunda conjugación, pertenecen los verbos terminados en los segmentos -ocer, -oler, -olver, -order y -over. Obsérvese que muchos de ellos tienen participios irregulares con la variante diptongada:

absolver (participio irregular absuelto)

amover

arrevolver (participio irregular arrevuelto)

cocer

condoler

conmover

contorcerse

demoler

desenvolver (participio irregular desenvuelto)

destorcer

desvolver (participio irregular desvuelto)

devolver (participio irregular devuelto)

disolver (participio irregular disuelto)

doler

ensolver (participio irregular ensuelto)

envolver (participio irregular envuelto)

escocer

llover

moler

morder

promover

recocer

remoler

remorder

remover

resolver (participio irregular resuelto)

retorcer

revolver (participio irregular revuelto)

soler

torcer

volver (participio irregular vuelto)

4.10n Al igual que sucedía con el diptongo -ié-4.10h), el diptongo -ué-, procedente de ŏ breve latina tónica, se extiende por analogía a los verbos de otro vocalismo: consuelas (lat. consōlāri), resuellas (derivado del ant. sollar, lat. sŭfflāre), si bien en la lengua medieval se documenta la variante sin diptongar, Quando la persona resolla, mete mas de aire en el cuerpo que no echa después (Burgos, Proprietatibus), que es la forma etimológica. El verbo demoler diptonga (demueles, en lugar de demoles; lat. demōlīri) por influencia de mueles (lat. mŏlĕre). La diferente antigüedad de dos verbos procedentes de una misma raíz latina con ŏ tónica da lugar o no a la diptongación. Así, diptongan alongar (siglo xii), renovar (siglo xii), rogar (siglo xii), pero no lo hacen prolongar (siglo xv), innovar (siglo xvi) o derogar (siglo xv).

4.10ñ Como en las alternancias /e/ ~ /ié/, también en el caso de /o/ ~ /ué/ se perciben numerosos cambios y oscilaciones en la lengua antigua. Así, en los textos medievales es frecuente encontrar colar (lat. cōlāre) sin diptongación en los tiempos con raíz tónica, como en Despues lo colan poniendo dentro de miel pura & bien limpia (Burgos, Proprietatibus). A pesar de que el verbo derrocar se relaciona con el sustantivo roca, diptonga casi sistemáticamente en la lengua medieval y en la clásica por razones históricas: el verbo se incorporó —procedente del catalán o el occitano— en una época en la que la diptongación o > ue era un fenómeno sistemático que se extendía frecuentemente a verbos que, por su etimología, no deberían estar sujetos a este patrón. Se observa la diptongación en el primero de los textos siguientes. El verbo derrocar no diptonga en la lengua actual, como muestra el segundo:

Nuestro cuerpo naturalmente sigue el movimiento del sol, que a esta hora se encumbra y a la tarde se derrueca en la mar; y así es más natural el subir a los altos por las mañanas, que el descender a los ríos (León, Nombres); […] una sucesión de golpes de estado de militares que derrocan a otros militares (Ruffinelli, Guzmán).

Por el contrario, trocar raramente diptonga en la lengua medieval, pero lo hace de forma general desde finales del siglo xvi. Existen otros muchos casos similares.

4.10o La alternancia /i/ ~ /ié/ se obtiene, al igual que las alternancias de diptongación mencionadas, en todas las formas del singular y en la 3.ª persona del plural del presente de indicativo y de subjuntivo, y en la 2.ª persona del singular del imperativo no voseante. Afecta solo a dos verbos de la 3.ª conjugación: adquirir (v. tablas de conjugación, n.º 7) e inquirir: adquiero ~ adquirimos; inquieres ~ inquirirán. La irregularidad de alternancia /u/ ~ /ué/ afecta solo a las formas de raíz tónica —o formas fuertes— del presente del verbo jugar (v. tablas de conjugación, n.º 39): juegas ~ jugaban.

4.10p La irregularidad del cierre vocálico /e/ ~ /i/ es propia de las formas fuertes del presente de indicativo y del presente de subjuntivo y a las basadas a ellas, y también de la segunda persona del singular del imperativo no voseante. Ilustran este cierre las formas irregulares del verbo pedir (v. tablas de conjugación, n.º 46). Esta irregularidad se extiende a los verbos terminados en -edir, -egir, -eguir, -eñir, -estir, -etir y a muy pocos más. Los de uso más común son los siguientes:

ceñir

colegir

comedir

competir

concebir

conseguir

constreñir

corregir

derretir

despedir

desteñir

desvestir

elegir

embestir

expedir

gemir

henchir

heñir

impedir

investir

medir

pedir

perseguir

preconcebir

preelegir

proseguir

reelegir

reexpedir

regir

rendir

reñir

repetir

revestir

seguir

servir

teñir

travestir

vestir

A estos verbos se añaden algunos compuestos y derivados de ellos aunque menos usados (acomedirse, desmedirse, descomedirse, remedir, desceñir, receñir, sobrevestir, subseguir).

4.10q Los verbos terminados en -eñir, que se acaban de mencionar y siguen el modelo de ceñir (v. tablas de conjugación, n.º 21), están sujetos además a la supresión de la -i- no silábica en el tema de los pretéritos: ciñó (no *ciñió); ciñese (no *ciñiese), pero se entiende que este cambio fonológico no forma parte de la conjugación irregular. Se extienden estas variantes a otros verbos terminados en -ñir, como plañir y gañir, y también a los terminados en -llir, como bullir, engullir, escabullir, rebullir, zambullir, etc., todos los cuales siguen el modelo de mullir (v. tablas de conjugación, n.º 43). La pérdida de la vocal palatal -i- en todos estos casos se atribuye a la coarticulación con la consonante igualmente palatal que la precede. Por otro lado, el verbo henchir presenta una -i- no silábica en el pretérito perfecto simple, a pesar de ir precedida de una consonante palatal: hinchió, hinchiera, hinchiere, etc. Está sujeto a la alternancia /e/ ~ /i/ el verbo rehenchir, que se acentúa en los hiatos que lo exigen: rehínche, rehíncho, etc. También lo está el verbo preterir, pero en la actualidad se usa solo en las formas cuya desinencia empieza por -i, que son, en realidad, átonas.

4.10r La alternancia /e/ ~ /i/ se extiende a todos los verbos terminados en -eír, esto es: desleír, engreír(se), freír, refreír, reír, sofreír y sonreír que siguen el modelo de este último (v. tablas de conjugación, n.º 62). En principio, los verbos reír y freír debían haber mantenido la /i/ en todo el presente de indicativo (sin distinción de formas fuertes o débiles) si se tiene en cuenta la cantidad de la vocal radical latina (lat. rīdre, frīgĕre). Cabría, pues, esperar que se comportaran como el verbo regular vivir (lat. vīvĕre). Sin embargo, junto a vivimos, vivís, se obtiene reímos, reís. Su incorporación analógica al paradigma irregular de pedir, en lo que a este rasgo se refiere, puede haber sido favorecida por la tendencia a disimilar formas excepcionales como ri.imos, ri.ís. Los verbos de este grupo manifiestan asimismo la elisión de la -i- en las formas verbales de tema de pretérito, y además en el gerundio. Cierran la vocal radical e- en i- ri-ó, ri-eron; ri-era, ri-endo. Se muestran todas las formas irregulares en la conjugación de sonreír, como modelo de todos ellos (v. tablas de conjugación, n.º 62). En la lengua antigua fueron comunes las formas sin elisión: riyó, riyendo, riyese, etc.: Torné de nuevo a encomendalles la brevedad de la cobranza, de que ellos se riyeron mucho (Espinel, Marcos de Obregón). Estas formas, ausentes hoy del español culto, se conservan en el habla popular de muchas zonas. En la lengua rural de la República Dominicana y otras partes del área antillana se registra también la variante reyó por rió, igualmente desaconsejada en la expresión cuidada. Sobre la alternancia cernir ~ cerner, recuérdese lo dicho en el § 4.6c.

4.10s Como se observó en el § 4.10a, algunos verbos están sujetos a más de una alternancia. Así, el verbo sentir (v. tablas de conjugación, n.º 60) manifiesta la alternancia /e/ ~ /ié/ (como en sentimos ~ siento), pero presenta, además, el cierre vocálico /e/ > /i/ en el gerundio (sintiendo), en la 1.ª y 2.ª personas del plural del presente de subjuntivo (sintamos, sintáis), en dos formas del pretérito perfecto simple de indicativo (sintió, sintieron) y en todas las formas no citadas de pretérito imperfecto y del futuro de subjuntivo, acaso por influencia de las dos últimas citadas del presente de subjuntivo. A este mismo grupo pertenecen los verbos terminados en -entir (mentir > miente ~ mintió), -erir (preferir > prefiero ~ prefirió) y -ertir (advertir > advierto ~ advirtió). La relación de verbos que están sujetos a esta alternancia doble es la siguiente:

adherir

advertir

arrepentirse

asentir

conferir

consentir

controvertir

convertir

desadvertir

desconsentir

desmentir

diferir

digerir

disentir

divertir

herir

inferir

ingerir

injerir

invertir

malherir

mentir

pervertir

preferir

presentir

proferir

referir

reherir

resentir

revertir

subvertir

sugerir

transferir

zaherir

Nótese que aparecen en la lista ingerir e injerir (de distinto significado, como explica el DRAE). El verbo erguir (lat. rgĕre) suele conjugarse conforme a este modelo, pero desde el siglo xix se registra ocasionalmente la alternancia /e/ ~ /i/ en las formas fuertes de los presentes y del imperativo. Aun así, se prefiere hoy yergo a irgo, yergues a irgues, etc. (v. tablas de conjugación, n.º 33).

4.10t El verbo querer (v. tablas de conjugación, n.º 54) muestra la alternancia /e/ ~ /ié/, pero presenta, además, el pretérito fuerte quise4.12d) y la síncopa de la vocal temática en el futuro (querré) y en el condicional (querría). El verbo tener (v. tablas de conjugación, n.º 64) pertenece asimismo al grupo de entender (tienes ~ tenemos) —véase el § 4.10i—, pero posee una /g/ epentética en la 1.ª persona del presente de indicativo (tengo) y en todas las del presente de subjuntivo. Muestra, también, pretérito fuerte (tuve) y síncopa de vocal intertónica con adición de /d/ en el futuro y en el condicional de indicativo (tendré, tendría). El verbo venir (v. tablas de conjugación, n.º 67) es muy similar en este punto: se ajusta a la alternancia /e/ ~ /ié/ (venir ~ vienes) y presenta /g/ epentética en las mismas formas que tener (vengo, venga, etc.), además de pretérito fuerte (vine) y síncopa de vocal intertónica con epéntesis de /d/ en el futuro y en el condicional (vendré; § 4.11g). En la lengua hablada de algunos países se emplean todavía las formas antiguas venimos y veniste (lat. venisti): ¿Ya te veniste?, pues dímelo (Martín Campo, Carreteras), que no se han integrado, sin embargo, en el habla culta. Se asimilan a todos estos verbos sus compuestos y derivados:

bienquerer, desquerer y malquerer; abstener, atener, contener, detener, entretener, mantener, manutener, obtener, retener, sostener; advenir, aprevenir, avenir, contravenir, convenir, desavenir, desconvenir, devenir, disconvenir, intervenir, prevenir, provenir, reconvenir, revenir, sobrevenir, subvenir, supervenir.

Véase también sobre esta cuestión el § 4.11.

4.10u El verbo poder (v. tablas de conjugación, n.º 48) presenta la alternancia /o/ ~ /ué/, pero también otras anomalías: pretérito fuerte (pude) y futuro y condicional irregulares (podré, podría). Véanse también los § 4.11k y ss. Se ajusta asimismo a esta anomalía el verbo soler, que es defectivo (§ 4.14c). Los verbos dormir (v. tablas de conjugación, n.º 30) y morir (y sus derivados poco usados adormir, entremorir y premorir) están sujetos asimismo a la alternancia /o/ ~ /ué/, pero presentan, además, el cierre /o/ > /u/ en las mismas formas verbales en las que muestra el cierre /e/ > /i/ el verbo sentir, que se acaba de analizar (§ 4.10s). Nótese el contraste entre morar > moro, moras, etc., y morir > muero, mueres.

4.10v Se registran en el español medieval y en el clásico las formas pudrir (hoy general) y podrir: Todos se pueden podrir, y él no (Huarte, Examen). En la actualidad predominan las variantes en -u- en toda la conjugación (pudre, pudría, pudrirá), con la excepción del participio podrido. En la norma culta de la mayor parte de América se prefieren asimismo aquellas con -u-, pero se registran también las variantes con -o- especialmente en el infinitivo, que se consideran correctas. También se atestiguan, aunque en menor medida, en algunas personas del presente, en el pretérito imperfecto, el pretérito perfecto simple, el futuro simple, el condicional simple y el imperativo (v. tablas de conjugación, n.º 53):

Los dejaron podrirse en los chiqueros de las cárceles (Alberto, Eternidad); ¿Si los sillones vomitaban orín y muelles, y las balaustradas con sus ánforas se desmoronaban […], y los cadáveres de los pavos reales se podrían en las escalinatas recalentadas por el sol? (Donoso, Casa).

Se prefieren las formas en -o- en parte del área andina y en algunas regiones centroamericanas, sobre todo en el registro coloquial.

4.10w El verbo decir y sus compuestos (bendecir, condecir, contradecir, desdecir, entredecir, interdecir, maldecir, predecir, redecir) presentan la alternancia /e/ ~ /i/, pero asociada a otras clases de irregularidad: alternancia /s/-/θ/ ~ /g/ en el tema de presente, como en dices ~ digo; predices ~ predigo, etc.; alternancia /e/ ~ /i/ en el tema de pretérito y pretérito fuerte (dijimos); futuro y condicional de indicativo irregulares (diré), con las excepciones que se indicarán en el § 4.11a. El verbo decir presenta asimismo participio irregular (dicho), que se extiende a sus derivados condecir, contradecir, desdecir, entredecir, predecir y redecir. Son, en cambio, regulares los participios de maldecir (maldecido) y bendecir (bendecido). Sobre la sintaxis de los adjetivos bendito y maldito (no usados como participios en los tiempos compuestos), véanse los § 4.12j y 43.12q. Siguen en todo el paradigma de decir (v. tablas de conjugación, n.º 27) los verbos redecir y entredecir.

Información adicional

En relación con este capítulo, la siguiente entrada del Glosario de términos gramaticales podría ser de su interés:
alternancia

 

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española:
Nueva gramática de la lengua española [en línea], https://www.rae.es/gramática/morfología/verbos-irregulares-ii-verbos-con-alternancia-vocálica. [Consulta: 29/05/2024].

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas