Tormenta eléctrica sobre la ciudad (foto: Pixabay)

NUEVO DICCIONARIO HISTÓRICO DEL ESPAÑOL

La vida de las palabras: «guardarrayos», «pararrayos» y «electrómetros»

25 de Enero de 2021

¿Cuál es el origen de las palabras? ¿Cómo ha evolucionado su uso? En una nueva edición de «La vida de las palabras», una serie de artículos dedicados a bucear en los orígenes de algunos vocablos, hablamos de guardarrayos, pararrayos y electrómetros. Recuerde que el Nuevo diccionario histórico del español ofrece esta información pormenorizada gracias a exhaustivos métodos en los que confluyen la lingüística, la filología y la informática. 

Para referirse al instrumento o aparato que protege edificios, barcos u otras construcciones de los rayos, se han empleado en español, entre otros, los sustantivos guardarrayos, pararrayos y electrómetroGuardarrayos se documenta por primera vez en el Mercurio Histórico y Político (Madrid) de agosto de 1776, en la sección titulada «Noticias de Francia», donde se presenta como sinónimo de conductor; este artículo es, en realidad, la traducción de otro redactado originalmente en francés, en el que figura el étimo de la palabra española: garde-tonnerre.

Probablemente el francés paratonnerre sea el origen de pararrayos, otra palabra que surge en nuestro idioma en el siglo xviii; su primera documentación se localiza en 1783, en un artículo monográfico sobre este invento titulado «Observaciones sobre las Barras metálicas llamadas Guarda-rayos, ó Conductores electricos, para preservar de el rayo los edificios. Por Mr. Barbier de Tinan», traducido por M. G. Suárez y Núñez (del original titulado «Considérations sur les conducteurs en géneral», de M. Barbier de Tinan, publicado en Observations sur la Physique, sur l'Histoire naturelle et sur les Arts, 1779, tomo xiv, pp. 17-46) y recogido en las Memorias instructivas [...] sacadas de las mejores obras que hasta aquí han publicado las Reales Academias

En este primer testimonio, esta voz se presenta dentro de una lista de sinónimos, como guarda-rayosanti-rayos (que también se registra por primera vez en este mismo texto), aunque también es sinónimo de electrómetro, atestiguado con este valor por primera vez en 1788. En el siglo xix, la voz más frecuente de este grupo, pararrayos, comienza a usarse con un nuevo significado, producto de la metáfora (‘defensa o protección’) y así un personaje de Peregrinación de Luz del Día, de J. B. Alberti, puede afirmar que su familia «es mi “palladium”, mi pararrayo, mi baluarte».

cerrar

Buscador general de la RAE