Adelardo López de Ayala

Adelardo López de Ayala, 1859. © Biblioteca Nacional de España

letra f

Toma de Posesión

25 de Marzo de 1870

Fallecimiento

30 de Diciembre de 1879

Adelardo López de Ayala

Académico de número

Guadalcanal (Sevilla), 1828-Madrid, 1879

El 25 de marzo de 1870 ocupaba su sillón en la RAE el dramaturgo y político Adelardo López de Ayala con un discurso dedicado al «más legítimo representante» del teatro español,  Don Pedro Calderón de la Barca: «Ingenio milagroso que aparece en la escena en medio de Lope, Tirso, Alarcón, Moreto, Rojas […], y á pesar de tan esplendorosa y abrumadora compañía, el cetro adquiere / que aún en sus manos vigorosas dura» (p. 7).

El entonces director, Mariano Roca de Togores, marqués de Molins, le dio la bienvenida a la Academia: «Recibidlo fraternalmente, amigos y compañeros míos: trae en las manos, no la corona de un día, sino catorce obras dramáticas, y muchas más líricas, en las que brillan aquellos caracteres que nuestro Lista alababa en el genio de Calderón» (p. 82).

Nacido en Guadalcanal (Sevilla) el 1 de mayo de 1829, la vida de López de Ayala osciló permanentemente entre la política y la literatura. Aficionado al teatro desde niño, a los catorce años marchó a Sevilla, donde inició los estudios de Derecho que no llegó a concluir. En aquella época escribió algunas obras; las piezas teatrales Los dos Guzmanes y Un hombre de Estado; la leyenda Amores y desventuras y la poesía Los dos artistas. Pero aquel era solo el principio de una larga carrera literaria cuya consagración llegaría en 1854 de la mano de Rioja, una obra dedicada al que entonces se suponía autor de la Epístola moral a Fabio, Francisco de Rioja.

En paralelo a su labor literaria, desde 1854 López de Ayala colaboró en el semanario satírico El Padre Cobos, e inició, en 1857, su carrera política como diputado por Mérida; en 1858 lo fue por Castuera (Badajoz); por Badajoz en 1863, 1865 y 1871; por Málaga en 1869 y por Madrid en 1876. El dramaturgo fue el redactor del manifiesto que intentó justificar la Revolución de 1868 y que puso fin al reinado de Isabel II. Tras el triunfo de la Revolución, López de Ayala fue elegido ministro de Ultramar (1868-1869), cargo que mantuvo durante el reinado de Amadeo I de Saboya (1870-1871) y durante la Pirmera República (1872 y 1874). En 1878, tras la Restauración borbónica de 1874 y proclamado rey Alfonso XII, el académico, que había aupado la caída de Isabel II, madre del recién nombrado rey, ocupó el cargo de presidente del Congreso de los Diputados.

Como dramaturgo, López de Ayala estrenó numerosas obras durante los primeros años de la década de 1850, dramas históricos en su mayoría; sin embargo, apenas tuvieron repercusión entre el público. En 1851 estrenó la comedia Los dos Guzmanes, que había escrito a los diecisiete años; más adelante, probó suerte con las zarzuelas La Estrella de Madrid (1853), Los comuneros (1855), Guerra a muerte (1855) y El Conde de Castralla (1856), las tres primeras con música de Arrieta y la última de Cristóbal Oudrid. Pero su consagración como dramaturgo vino de la mano de la obra Rioja, estrenada en el Teatro Español de Madrid el 26 de enero de 1854. Tras aquel éxito, López de Ayala fue alejándose cada vez más del drama histórico y se encaminó hacia la alta comedia, en la que despuntó hasta llegar a convertirse en uno de sus máximos representantes. En ella abordó temas y situaciones de la vida cotidiana y ahondó en los entresijos de la condición humana; en sus obras se dieron cita los prejuicios, la violencia familiar, la insatisfacción, el egoísmo, etc. Fruto de ese nuevo lenguaje nacieron El tejado de vidrio (1856), El tanto por ciento (1861), El nuevo don Juan (1863), Consuelo (1878), etc.

Escribió también las novelas El curioso impertinente (1853), la novela de Cervantes en forma de drama y en colaboración con Antonio Hurtado, y Gustavo, una novela inacabada y prohibida por la censura en 1852 que se publicó de forma póstuma en 1908. 

El dramaturgo murió en Madrid el 30 de diciembre de 1879, nueve años después de haber ocupado su sillón en la RAE. Su obra completa fue editada en 1965 en tres volúmenes por José María Castro y Calvo, Obras completas de don Adelardo López de Ayala.

Leer biografía completa Ocultar biografía
cerrar

Buscador general de la RAE