Ángel González Palencia

Ángel González Palencia

letra k

Toma de Posesión

30 de Junio de 1940

Fallecimiento

30 de Octubre de 1949

Cargo

Primer vocal adjunto

Ángel González Palencia

Académico de número

Horcajo de Santiago (Cuenca), 1889-Madrid, 1949

El arabista conquense ocupó su plaza en la Academia el 30 de junio de 1940 con el  discurso titulado Pedro de Medina y sus obras. La respuesta corrió a cargo de su íntimo y viejo amigo el académico e historiador Miguel Artigas.

Nacido el 4 de septiembre de 1889, González Palencia estudió Filosofía y Teología en Cuenca y se licenció, en 1910, en Filosofía y Letras en Madrid. En 1911, tras terminar sus estudios, obtuvo una plaza en el Cuerpo de Archiveros y Bibliotecarios y trabajó en el Archivo Histórico Nacional. Una de sus labores como archivero fue la de catalogar y clasificar la información relacionada con el Consejo de Indias: hidalguías, mayorazgos, etc., y elaboró, también, el Índice de la España Sagrada.

La influencia de sus profesores —los académicos arabistas Miguel Asín Palacios y Julián Ribera—, unida a su trabajo como archivero y al constante manejo de datos y documentos, lo llevaron pronto a interesarse por los manuscritos y por los autores árabes, que fueron objeto de sus primeras publicaciones sobre la influencia de la España musulmana en Europa.

El arabista, que conocía la literatura de moros y cristianos, hizo un estudio comparativo y recalcó la semejanza literaria que había en las leyendas, anécdotas y géneros narrativos de ambas civilizaciones. Observó, entre otras, las similitudes literarias entre El celoso extremeño de Cervantes y un cuento marroquí.

Su aportación a la investigación de la vida y obra de los escritores españoles fue una de las más valiosas tareas de González Palencia. No hay, desde la Edad Media hasta el siglo xix, periodo de la literatura española que se le resista al arabista; escribió, entre otros, artículos sobre mosén Diego de Valera, don Luis de Zúñiga y Ávila, Gonzalo Pérez, el Lazarillo, Quevedo, Villaviciosa, Meléndez o Estébanez Calderón. Muchas de sus aportaciones aparecen dispersas en revistas y boletines: en la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos y en los boletines de la RAE, de la Real Academia de la Historia y de la biblioteca Menéndez Pelayo.

En 1921, escribió, junto con el historiador Juan Hurtado, el primer manual en español sobre la historia literaria de España, Historia de la literatura española (hasta ese momento, los manuales que empleaban los investigadores y los estudiantes eran extranjeros). Fue autor, también, de la Historia de la España musulmana (1925), de la Historia de la literatura arábigo-española (1928) y de los cuatro volúmenes de Los mozárabes de Toledo en los siglos xii y xiii (1926-1930).

En 1927 obtuvo la cátedra de Literatura Arábigo-Española en la Universidad de Madrid y en 1930 fue nombrado académico de la Real Academia de la Historia, donde leyó el discurso El Islam y occidente, al que le contestó su maestro Miguel Asín Palacios.

Consagrado desde joven a la investigación histórica y literaria, González Palencia trabajó sin descanso y dejó una valiosa y extensa obra. Murió a los sesenta años de camino a su tierra, el 30 de octubre de 1949, en un accidente de tráfico en la carretera de Madrid a Cuenca. Dada su intensa producción, a González Palencia le quedaban aún numerosos artículos por escribir y una inmensa montaña de amarillentos legajos por leer.

Su sucesor en la silla, Rafael Lapesa, lo recuerda así en su discurso de ingreso (con palabras que toma prestadas de Juan Antonio Tamayo): «abierto siempre a los afectos sinceros y leales, prudente en el consejo, discreto en la conversación, generoso de su saber, libre de afectación y enemigo de toda pedantería» (Los decires narrativos del Marqués de Santillana, 1954, p. 12).

Leer biografía completa Ocultar biografía
cerrar

Buscador general de la RAE