Patricio de la Escosura

Retrato de Patricio de la Escosura por José Vallejo. Litografía de J. J. Martínez (Madrid, 1855). © Biblioteca Nacional de España

letra G

Toma de Posesión

25 de Febrero de 1847

Fallecimiento

22 de Enero de 1878

Cargo

Censor

Patricio de la Escosura

Académico de número

Madrid, 1807-1878

En la sesión conjunta del 25 de febrero de 1847 era nombrado académico de número, junto a otros, el militar, político y escritor Patricio de la Escosura, que llevaba cuatro años en las filas de la RAE; primero como miembro honorario, admitido el 21 de diciembre de 1843, y después como supernumerario, desde el 3 de julio de 1845.

Nacido en Madrid el 5 de septiembre de 1807, la vida de Escosura estuvo estrechamente vinculada a los vaivenes políticos. En 1824 su padre lo envió a Francia tras la sentencia que condenaba a reclusión por conspiración a los miembros de la sociedad masónica secreta de los Numantinos, a la que Escosura pertenecía, y que había sido creada para vengar la muerte del general Riego. En 1826, ya templados lo ánimos, el joven Escosura volvió a España e inició sus estudios militares en Artillería, siguiendo la estela paterna. Además de su interés por la política y por la vida militar, Escosura sentía una gran inclinación hacia la literatura, fruto de las enseñanzas del académico y poeta Alberto Lista, cuyas lecciones, que impartía en su domicilio de la calle Valverde de Madrid, formaron a la joven generación romántica de escritores y políticos, entre los que se encontraban Escosura, Pezuela, Ochoa, Ventura de la Vega o Espronceda.

Como militar, Escosura comenzó siendo cadete en 1828, subteniente en 1829, alférez en 1831 y capitán de Infantería en 1835. El exilio de la reina gobernadora María Cristina de Borbón, tras revolución de 1840 y la regencia de Espartero, motivaron que Escosura, partidario de María Cristina, se exiliara también en Francia durante tres años, hasta 1843. A su vuelta fue nombrado subsecretario del Ministerio de Gobernación, en 1843, y ministro de Gobernación en 1847. Desde 1858 hasta su muerte, en 1878, Escosura trabajó sin tregua; elegido diputado en varias ocasiones, en 1862 O’Donnell lo nombró comisario regio de Filipinas, donde estuvo hasta 1865. En 1872, ya al final de su vida, ocupó su último cargo político como ministro plenipotenciario en Berlín, Sajonia, Mecklemburgo-Scwerin, Mecklemburgo-Strelitz y Sajonia-Weimar, hasta 1874.

Además de militar y político, Escosura, como buen discípulo de Alberto Lista, dedicó su vida a la literatura y destacó como escritor y como periodista. Colaboró, entre otros, en los diarios y revistas El Entreacto, La Ilustración Española o El Imparcial, y dirigió El Universal y El Progreso. Sin embargo, es especialmente recordado por su abundante producción literaria como novelista y dramaturgo. Escribió novelas históricas de gusto romántico, a la manera de Walter Scott o de Alejandro Dumas, algunas de cuyas obras también se encargó de traducir al español. Dentro de sus novelas destacan El conde de Candespina (1832), Ni Rey ni Roque (1835), El patriarca del Valle (1846-1847), etc.

Apasionado desde su juventud por el teatro del Siglo de Oro, Escosura fue un fecundo autor teatral; en sus obras se adivina la huella del teatro clásico barroco y del postulado romático. Sobresalen, entre otras muchas, El amante novicio (1830), La Corte del Buen Retiro (1837), Bárbara de Blomberg (1837), La aurora de Colón (1838), Las mocedades de Hernán Cortés (1845), Las flores de don Juan (1849), etc.

Escosura escribió, también, trabajos de distinta índole, como La Conjuración de Méjico (1850), Estudios históricos sobre las costumbres españolas (1851), Diccionario Universal del Derecho Español Constituido (1852), etc., así como las obras autobiográficas Memorias de un coronel retirado (1868) y Recuerdos literarios (1876), donde proporcionó datos valiosos sobre las circunstancias políticas y literarias de aquella época.

En la RAE, Escosura «fue un magnífico colaborador de los trabajos académicos: informes, discursos, apuntes históricos de la corporación, etc., salieron de su mano» (La Real Academia Española, p.134) Fue, también, senador en representación de la Real Academia Española en 1877.

Patricio de la Escosura, militar y prolijo escritor, murió en Madrid el 22 de enero de 1878, tras treinta y un años en el asiento G de la RAE.

Leer biografía completa Ocultar biografía
cerrar

Buscador general de la RAE