Casimiro Flórez Canseco

Imagen Casimiro Flórez Canseco

letra P

Toma de Posesión

2 de Febrero de 1802

Fallecimiento

3 de Mayo de 1816

Casimiro Flórez Canseco

Académico de número

Manzaneda de Torío, León, 1745-Madrid, 3 de mayo de 1816

Ingresó en la Real Academia Española como miembro honorario el 12 de julio de 1792 y el 2 de febrero de 1802 pasó a ocupar la silla P como académico de número en sustitución de Ignacio Hermosilla.

Su participación académica fue bastante activa. Colaboró en la reedición y corrección de la gramática académica (1800) junto con Cabrera, Valbuena, Berguizas o Álvarez Cienfuegos, y en 1802 formó parte de la comisión que se creó para estudiar la publicación de la cuarta edición del Quijote.

Helenista, abogado en el Colegio de Madrid, catedrático de griego y secretario de los Reales Estudios de San Isidro, Casimiro Flórez Canseco perteneció a un grupo de humanistas liberales formado en la Universidad de Salamanca bajo el magisterio del padre Zamora. Estudió latín en San Feliz de Torío; Filosofía y Leyes en la Universidad de Salamanca, al lado de su tío el Dr. teólogo D. Alonso Canseco de Robles, catedrático de dicha universidad, y en los Reales Estudios de San Isidro (Madrid), donde fue compañero de Agustín Durán, el editor del Romancero en la Biblioteca de Autores Españoles.

En 1771 fue nombrado pasante de griego en los Reales Estudios de San Isidro, al mismo tiempo que se nombraba catedrático a Juan Domingo Cativiela, a quien sucedió más tarde, tras ganar la cátedra por oposición. También ocupó el cargo de secretario de dicha institución. De su cátedra han sido discípulos personalidades como Alejandro Albizú, bibliotecario del Rey; José Acedo; José Mamerto Gómez Hermosilla, o Saturnino Lozano, supernumerario de la Academia Greco-Latina.

Sobre su obra y vida, Alonso Zamora señala lo siguiente en La Real Academia Española: «Nos lo suponemos sumergido en sus antiguos textos y viviendo con asombro los acaeceres de la invasión francesa y, más tarde, los perpetuos sobresaltos políticos al regreso de Fernando VII».

En cuanto a sus traducciones, fueron muy elogiadas la Poética de Aristóteles (1778), sobre la que enmendó y aun tradujo de nuevo algunos lugares mal entendidos por los dos intérpretes antiguos, y El sueño de Luciano Samosatense, del mismo año. En el volumen en el que aparece esta última obra, se incluyen la Tabla de Cebes, traducida por Pedro Simón Abril, y un útil Análysis o resolución gramatical de todas las voces de este libro por orden alfabético. En 1781, apareció su versión de Jenofonte (3 volúmenes, en la Imprenta Real) y dejó inédito un Método para enseñar y aprender la lengua griega, donde podemos ver su excelente labor didáctica. Escribió también un extraño opúsculo titulado Carta de Antheo Mantuano al P. M. Fr. Juan de Cuenca, de la Orden de San Jerónimo, contra la Gramática griega de dicho padre, grandemente favorecido por Godoy. Con esta carta Casimiro, bajo el seudónimo de Antheo Mantuano, logró que no se adoptase como libro de texto la Gramática del padre Cuenca, pero este, como respuesta, aprovechó el favor que tenía de Campomanes, entonces presidente del Consejo de Castilla, para conseguir que se confiscaran todos los ejemplares existentes del opúsculo y se prohibiese su circulación.

En 1815 Flórez Canseco dejó su cátedra de griego a consecuencia de la vuelta de los jesuitas. Falleció en 3 de mayo de 1816 en la capital española.

Leer biografía completa Ocultar biografía
cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas