2.ª Entrega (marzo de 2014)
Versión del 31/01/2018
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
catalepsia s. (1494-)
catalepsia, catalensia, catalençia
Etim. Voz tomada del latín medieval catalempsia y esta, a su vez, del latín catale(m)psis 'catalepsia', procedente del griego katálēpsis (véase Thesaurus linguae latinae, s. v. catalēmpsia).

Se documenta por primera vez, con la acepción de 'estado caracterizado por la pérdida momentánea de la sensibilidad y de la movilidad que ocurre a causa de algún trastorno neurológico o de un estado hipnótico', en 1494, en la Traducción de El Libro de Proprietatibus Rerum de Bartolomé Anglicus, con la variante catalençia; en 1495 se atestigua en la Traducción del Lilio de medicina de Gordonio, con la variante catalensia. El hecho de que no vuelva a documentarse hasta 1753 invita a pensar que la voz se reintrodujo a través del francés catalepsie (registrado en 1567; TLF, s. v.); de hecho, V. García Yebra, en su Diccionario de galicismos: prosódicos y morfológicos (1999: s. v.), apunta hacia este origen, dado que la "terminación grecolatina -sis se conserva normalmente en español". Esta voz, que pervive en español, logró imponerse a sus rivales catalepsis y catoco.

Vid. también catalencia, catalepsi y catalepsia (DH 1933-1936).

  1. ac. etim.
    s. f. Estado caracterizado por la pérdida momentánea de la sensibilidad y de la movilidad que ocurre a causa de algún trastorno neurológico o de un estado hipnótico.
    Sinónimos: catalepsis; catoco
    docs. (1494-2016) 34 ejemplos:
    • 1494 Burgos, V. Trad Proprietatibus Rerum Anglicus [1999] fol. 95r Esp (CDH )
      Catalençia viene de la materia que es en las estremidades del cuerpo, como en las manos.
    • 2016 Bonifacio, J. "Catalepsia" [22-11-2016] El Caribe (Santo Domingo) RD (HD)
      La catalepsia es un estado biológico en el cual la persona yace inmóvil, en aparente muerte y sin signos vitales, no obstante, se halla en un estado consciente, el cual puede, a su vez, variar. Por ejemplo, en ciertos casos el individuo se encuentra en un vago estado de conciencia, mientras que en otros pueden ver y oír a la perfección todo lo que sucede a su alrededor.
    • 1494 Burgos, V. Trad Proprietatibus Rerum Anglicus [1999] fol. 95r Esp (CDH )
      Catalençia viene de la materia que es en las estremidades del cuerpo, como en las manos.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] Esp (CDH )
      E por esso ay differencia entre la litargia e la congelación, que la litargia se faze de frío e húmido, mas la congelación, la qual Galieno llama catalensia, es causada de frío e seco.
    • 1753 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, IV [2004] Esp (CDH )

      En un catoco, o catalepsia, está el sugeto con los ojos abiertos, y nada ve. Lo más particular es, que tal vez en este afecto percibe el alma el objeto perteneciente a un sentido, y no el que pertenece a otro. En la Historia de la Academia Real de las Ciencias de el año de 38, se refiere de una muger cataléptica, que no solo teniendo los ojos abiertos nada veía, pero ni sintió, sangrándola, la picadura de la lanceta, y lo que es más, ni aun brasas encendidas aplicadas a las plantas de los pies.

    • 1852 Castro Rossi, A. GDiccLengEsp (NTLLE)
      CATALEPSIA. s. f. Lo mismo que catalepsis.
    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Pe (CDH )

      En tanto que el sepulturero abría la zanja, una brisa fresca y retozona oreaba el rostro del muerto, quien ciertamente no debía estarlo en regla, pues sus músculos empezaron a agitarse débilmente, abrió luego los ojos y, al fin, por uno de esos maravillosos instintos del organismo humano, hízose cargo de su situación. Un par de minutos que hubiera tardado nuestro español en volver de su paroxismo o catalepsia, y las paladas de tierra no le habrían dejado campo para rebullirse y protestar.

    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
      Como en todas las enfermedades palúdicas, domina el proteismo hasta el infinito: ora es una fiebre, ora una congestion, bien es una inflamacion violenta, bien una neuralgia intensa; en unos casos simula una catalepsia; en otros es una jaqueca; en una palabra, la mayor parte de las enfermedades conocidas.
    • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] 157 Esp (CDH )
      Agréguense á estos desórdenes funestos los que alcanzan á la economía en general; pérdida del apetito, digestiones laboriosas, palpitaciones, aneurismas, rotura de vasos sanguíneos, demacracion, impotencia, esterilidad, palidez del rostro, debilitacion de la vista, obtusion del oido, perversion en los demas sentidos externos, tísis pulmonar, pérdida de la memoria, deterioracion del juicio, idiotismo adquirido, manía, espasmos, temblores, convulsiones, catalepsia, epilepsia, enfermedad de Pott: tales son, en pocas palabras, los amargos frutos de los excesos en la satisfaccion de la necesidad instintiva que nos ocupa
    • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )
      Me habló del vértigo mental y de la epilepsia, de la catalepsia y de la letargia, de la corea y de las parálisis agitantes, de las ataxias y de los tétanos, de las neuralgias de las neuritis y de los tics dolorosos, de las neurosis traumáticas y de las neurastenias, y con especial complacencia de las enfermedades recién inventadas, del railway frain y del railway spine, de todos los miedos mórbidos, el miedo de los espacios abiertos y de los espacios cerrados, de la mugre y de los animales, del miedo de los muertos, de las enfermedades y de los astros.
    • 1904 Pz Galdós, B. O'Donnell [1904] 216 Esp (CDH )
      Pasaban meses, y las querellas entre las distintas fracciones moderadas, la liga blanca, la liga negra, no sacaban a la política de su sombría catalepsia...
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )

      Poco a poco mis nervios se restauraron. Una mañana desperté alegre y me di a silbar un aire de amor. Más tarde me tendí sobre las raíces de una caoba, y, de cara a los grumos, me burlé de la enfermedad, achacando a la neurastenia mis aprensiones pretéritas. Mas de pronto empecé a sentir que estaba muriéndome de catalepsia.

    • 1940 Bioy Casares, A. Invención Morel [1984] Ar (CDH )

      He seguido la tradición de los solitarios; he comido, también, raíces. El dolor, una lividez húmeda y espantosa, catalepsias que no me dejaron un recuerdo, inolvidables miedos soñados, me han permitido conocer las plantas más venenosas.

    • 1980 Piglia, R. Respiración artificial [1980] 172 Ar (CDH )
      No creo que el Viejo pueda resistir sin sufrir un ataque de catalepsia más de dos renglones de eso que vos denominás el estilo de Arlt.
    • 1494 Burgos, V. Trad Proprietatibus Rerum Anglicus [1999] fol. 95r Esp (CDH )
      Catalençia viene de la materia que es en las estremidades del cuerpo, como en las manos.
    • 1495 Anónimo Trad Med Gordonio [1991] Esp (CDH )
      E por esso ay differencia entre la litargia e la congelación, que la litargia se faze de frío e húmido, mas la congelación, la qual Galieno llama catalensia, es causada de frío e seco.
    • 1753 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, IV [2004] Esp (CDH )

      En un catoco, o catalepsia, está el sugeto con los ojos abiertos, y nada ve. Lo más particular es, que tal vez en este afecto percibe el alma el objeto perteneciente a un sentido, y no el que pertenece a otro. En la Historia de la Academia Real de las Ciencias de el año de 38, se refiere de una muger cataléptica, que no solo teniendo los ojos abiertos nada veía, pero ni sintió, sangrándola, la picadura de la lanceta, y lo que es más, ni aun brasas encendidas aplicadas a las plantas de los pies.

    • 1852 Castro Rossi, A. GDiccLengEsp (NTLLE)
      CATALEPSIA. s. f. Lo mismo que catalepsis.
    • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
      CATALEPSIA: s. f. Med.: segun unos, afeccion intermitente y por lo comun apirética, caracterizada por una paralisis mas o menos completa de la intelijencia y de la sensibilidad, y particularmente por una rijidez tetánica de los músculos, que permite a las diversas rejiones del aparato locomotor conservar durante el acceso, la posicion que tenian en el momento de la invasion, sin que dejen de moverse los músculos respiratorios con regularidad. Segun otros, afeccion caracterizada por la pérdida de los sentidos, acompañada de cierta flexibilidad del tronco y de los miembros, con tension automática de los músculos, lo que hace que el cataléptico conserve todas las actitudes en que se le coloque. Las causas determinantes de esta afeccion son las emociones fuertes, y con especialidad las deprimentes.
    • 1869 RAE DRAE 11.ª ed. (NTLLE)
      CATALEPSIA. f. Accidente instantáneo, caracterizado por la suspensión completa de las sensaciones y de los movimientos naturales.
    • 1874 Palma, R. Tradiciones peruanas II [2003] Pe (CDH )

      En tanto que el sepulturero abría la zanja, una brisa fresca y retozona oreaba el rostro del muerto, quien ciertamente no debía estarlo en regla, pues sus músculos empezaron a agitarse débilmente, abrió luego los ojos y, al fin, por uno de esos maravillosos instintos del organismo humano, hízose cargo de su situación. Un par de minutos que hubiera tardado nuestro español en volver de su paroxismo o catalepsia, y las paladas de tierra no le habrían dejado campo para rebullirse y protestar.

    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
      Como en todas las enfermedades palúdicas, domina el proteismo hasta el infinito: ora es una fiebre, ora una congestion, bien es una inflamacion violenta, bien una neuralgia intensa; en unos casos simula una catalepsia; en otros es una jaqueca; en una palabra, la mayor parte de las enfermedades conocidas.
    • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] 157 Esp (CDH )
      Agréguense á estos desórdenes funestos los que alcanzan á la economía en general; pérdida del apetito, digestiones laboriosas, palpitaciones, aneurismas, rotura de vasos sanguíneos, demacracion, impotencia, esterilidad, palidez del rostro, debilitacion de la vista, obtusion del oido, perversion en los demas sentidos externos, tísis pulmonar, pérdida de la memoria, deterioracion del juicio, idiotismo adquirido, manía, espasmos, temblores, convulsiones, catalepsia, epilepsia, enfermedad de Pott: tales son, en pocas palabras, los amargos frutos de los excesos en la satisfaccion de la necesidad instintiva que nos ocupa
    • 1887 Opisso, A. "Estado de credulidad" [05-03-1887] La Ilustración Ibérica (Barcelona) Esp (HD)
      El estado de hipnosis puede transformarse en otro más avanzado; un sonámbulo puede caer en letargo; un individuo en estado de credulidad caer en catalepsia. Si la sugestión ha sido bien practicada, le es imposible á un individuo sensible distinguir la realidad de la alucinación que se le ha sugerido.
    • a1896 Silva, J. A. Sobremesa [1996] Co (CDH )
      Me habló del vértigo mental y de la epilepsia, de la catalepsia y de la letargia, de la corea y de las parálisis agitantes, de las ataxias y de los tétanos, de las neuralgias de las neuritis y de los tics dolorosos, de las neurosis traumáticas y de las neurastenias, y con especial complacencia de las enfermedades recién inventadas, del railway frain y del railway spine, de todos los miedos mórbidos, el miedo de los espacios abiertos y de los espacios cerrados, de la mugre y de los animales, del miedo de los muertos, de las enfermedades y de los astros.
    • 1904 Pz Galdós, B. O'Donnell [1904] 216 Esp (CDH )
      Pasaban meses, y las querellas entre las distintas fracciones moderadas, la liga blanca, la liga negra, no sacaban a la política de su sombría catalepsia...
    • 1911 Baroja, P. Árbol ciencia [1996] Esp (CDH )
      Andrés, a pesar de que tenía el convencimiento de que no había tal catalepsia, sacó el estetoscopio y auscultó el cadáver en la zona del corazón.
    • 1911 Baroja, P. Árbol ciencia [1996] Esp (CDH )

      — Pues reconozca usted el cuerpo, porque creemos que Villasús no está muerto. Esto es un caso de catalepsia.

      — No digan ustedes necedades —dijo Andrés.

    • 1912 Pz. Galdós, B. Cánovas [2002] Esp (CDH )
      Llegué a creer que mi Madre yacía en grave postración espiritual o que se hallaba en estado de catalepsia, única enfermedad que acomete a los Dioses cuando no tienen nada que hacer, o se creen dispensados de intervenir en las acciones humanas.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Co (CDH )

      Poco a poco mis nervios se restauraron. Una mañana desperté alegre y me di a silbar un aire de amor. Más tarde me tendí sobre las raíces de una caoba, y, de cara a los grumos, me burlé de la enfermedad, achacando a la neurastenia mis aprensiones pretéritas. Mas de pronto empecé a sentir que estaba muriéndome de catalepsia.

    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] 374 Co (CDH )
      ¿Era alguna alucinación? ¡Imposible! ¿Los síntomas de otro sueño de catalepsia? Tampoco.
    • 1920-1924 Valle-Inclán, R. M. Luces Bohemia [1995] 179 Esp (CDH )

      / Yo tengo estudiado durante diez años medicina, y no soy doctor. Mi primera impresión al entrar aquí ha sido la de hallarme en presencia de un hombre dormido, nunca de un muerto. Y en esa primera impresión me empecino, como dicen los españoles. Madama Collet, tiene usted una gran responsabilidad. ¡Mi amigo Max Estrella no está muerto! Presenta todos los caracteres de un interesante caso de catalepsia.

    • 1920-1924 Valle-Inclán, R. M. Luces Bohemia [1995] Esp (CDH )
      Madama Collet, yo me hago responsable, porque he visto y estudiado casos de catalepsia en los hospitales de Alemania.
    • c1908-1930 Corrales, J. A. Crónicas [1938] Pe (CDH )

      A las diez estaban reunidos todos mis invitados, inclusive Donato, que es un joven, muy simpático él, y a quien había visto trabajar en cábulas de hipnotismo y sugestión, no recuerdo si en el Cinema de Viterbo o el de la Mutua. Le rogamos que antes de que nos agarráramos con los espíritus hiciera algunos experimentos de sugestión y catalepsia. Como era natural las niñas se disforzaron y no quisieron prestarse a las operaciones; felizmente la señora de don Giovanni, buen jamón de cuarenta y cinco años y pico, se ofreció y resultó un buen sujeto, pues en cuatro pases por el moño unas cuantas comprensiones umbilicales, y dos soplos por las orejas, se quedó seca y mas cataléptica que un pan de dulce.

    • 1940 Bioy Casares, A. Invención Morel [1984] Ar (CDH )

      He seguido la tradición de los solitarios; he comido, también, raíces. El dolor, una lividez húmeda y espantosa, catalepsias que no me dejaron un recuerdo, inolvidables miedos soñados, me han permitido conocer las plantas más venenosas.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      La catalepsia es un estado patológico que se caracteriza por que los enfermos permanecen largamente en una posición o actitud fija, desapareciendo transitoriamente su capacidad de ejecutar movimientos voluntarios.
    • 1944-1949 Baroja, P. Última vuelta [1978] Esp (CDH )

      — ¡Bah! Aquello no era nada —replicaba Santos—. La época de Onofroff fue la gran época mía. Había que verme a mí haciendo la catalepsia. No le digo a usted más, sino que muchas mujeres se desmayaban.

    • 1963 Torrente Ballester, G. Don Juan [1963] Esp (CDH )

      — Fue algo terrible. Parecía muerto, y por muerto lo tomaron. Ya sabía que no podía estarlo, y lo sostuve contra la opinión del médico. A eso de las tres de la mañana volvió a moverse.

      — ¿Catalepsia?

      — Esa es la explicación fácil de un hecho inexplicable.

    • 1966 Lezama Lima, J. Paradiso [1988] 379 Cu (CDH )

      Adelantó la mano derecha fingiendo extensiones cariciosas por el cuello, luego fue presionando las carótidas para ahondar la catalepsia. El crítico musical falto de irrigación por los centros nerviosos, al cerrarse la columnata sanguínea que ascendía al cerebro, se desplomó en una zona casi indistinta con la muerte.

    • 1980 Piglia, R. Respiración artificial [1980] 172 Ar (CDH )
      No creo que el Viejo pueda resistir sin sufrir un ataque de catalepsia más de dos renglones de eso que vos denominás el estilo de Arlt.
    • 1982 Pitol, S. Juegos florales [1985] 104 Mx (CDH )
      Había recorrido media Europa visitándolas, produciendo en algunas verdaderos espasmos de histeria, ataques epilépticos, aturdimientos, catalepsias, cóleras brutales.
    • 1993 Sarduy, S. Pájaros playa [1993] Cu (CDH )

      Así permanece en silencio, hasta que una asistente malhumorada lo desaloja bajo pretexto de intravenosa.

      Cuando el enfermo se despierta, o vuelve en sí entre dos catalepsias, tiene la inmediata impresión de que lo han estado velando [...].

    • 1997 Prensa La Hora, 03/05/1997 [1997] Gu (CDH )
      Felicitaciones al Consejo de Protección de la Antigua y al Conservador de la ciudad, por el esmero y cuidado con que cumplen sus tareas, sacan a la Antigua de su prolongada catalepsia y hacen a nuestra ciudad cada vez más visitada, rica y dinámica.
    • 1997 Rdz Delgado, R. Universo [1997] 152 Esp (CDH )
      Un zombie fabricado por los brujos del vudú, que le han provocado la muerte con potentes drogas inductoras de un estado de catalepsia, «resucita» con otras drogas que destruyen partes del cerebro y lo convierten en un ser sin voluntad.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      catalepsia. [...] f. Med. Accidente nervioso repentino, de índole histérica, que suspende las sensaciones e inmoviliza el cuerpo en cualquier postura en que se le coloque.
    • 2007 Aguilar, R. A. "Ciudad de Morfeo" [20-10-2007] ABC (Córdoba) Esp (HD)
      «Hemos analizado cómo los nuevos fármacos que han surgido para este trastorno pueden suponer un paso adelante en los tratamientos, del mismo modo que son útiles para la hipersopnia [exceso de sueño en horas no habituales] o la catalepsia, que es la pérdida de tono de un músculo del cuerpo o de varios, de tal modo que el paciente puede incluso llegar a caerse al suelo», se extiende el doctor cordobés afincado en la capital hispalense.
    • 2014 RAE DLE 23.ª ed. (NTLLE)
      catalepsia. [...] f. Med. Accidente nervioso repentino, de índole histérica, que suspende las sensaciones e inmoviliza el cuerpo en cualquier postura en que se le coloque.
    • 2016 Bonifacio, J. "Catalepsia" [22-11-2016] El Caribe (Santo Domingo) RD (HD)
      La catalepsia es un estado biológico en el cual la persona yace inmóvil, en aparente muerte y sin signos vitales, no obstante, se halla en un estado consciente, el cual puede, a su vez, variar. Por ejemplo, en ciertos casos el individuo se encuentra en un vago estado de conciencia, mientras que en otros pueden ver y oír a la perfección todo lo que sucede a su alrededor.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE