Diccionario panhispánico de dudas

2.ª edición (versión provisional)
confort

1. Aunque existen desde antiguo en español el verbo confortar ('dar ánimo, vigor o consuelo') y el adjetivo confortable ('que conforta o anima'), el sustantivo masculino confort se introdujo a mediados del siglo xix a través del francés, con el sentido de 'comodidad o bienestar material': «Del confort de las habitaciones del Rambag volví a la austeridad de mi celda» (Leguineche Camino [Esp. 1995]). En consecuencia, el adjetivo confortable pasó también a significar, desde ese momento, 'que proporciona confort o comodidad': «El hombre estaba sentado en un confortable sillón» (Contreras Nadador [Chile 1995]). Aunque se trata de un galicismo asentado, no hay que olvidar que existen en español voces sinónimas como comodidad o bienestar.

2. En español confort es palabra aguda (pron. [konfór(t)]), como su étimo francés; así pues, deben evitarse tanto la grafía anglicada ⊗‍comfort como la pronunciación llana ⊗‍[kónfort].

3. No debe usarse la forma ⊗‍disconfort como sinónimo de incomodidad, molestia o malestar, como se hace a veces por influjo del inglés discomfort.

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española:
Diccionario panhispánico de dudas (DPD) [en línea], https://www.rae.es/dpd/confort, 2.ª edición (versión provisional). [Consulta: 29/05/2024].

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas