Diccionario panhispánico de dudas

2.ª edición (versión provisional)
ninguno -na

1. El indefinido ninguno, ninguna puede funcionar como determinante: No tengo ninguna amiga actriz; o como pronombre: No ha venido ninguno. Carece de uso en plural, salvo con sustantivos que se usan en plural con sentido singular: No tengo ningunas gafas con esa forma; en enunciados negativos de valor enfático: Ya no somos ningunos niños; o con plurales expresivos: No tengo ningunas ganas de ir al cine. Como determinante toma la forma ningún ante sustantivos masculinos, los preceda inmediatamente o no: ningún caso, ningún buen amigo. Su femenino ninguna se apocopa normalmente en ningún ante sustantivos que comienzan por /a/ tónica: ningún águila, ningún hacha (aunque también se admite, en estos casos, el uso de la forma plena ninguna: ninguna águila, ninguna hacha); pero, si entre el indefinido y el sustantivo se interpone otra palabra, no se produce la apócope: ninguna majestuosa águila, ninguna afilada hacha. También cuando el adjetivo va pospuesto debe concordar en femenino con el sustantivo: ningún águila majestuosa, ningún hacha afilada (no ⊗‍ningún águila majestuoso, ⊗‍ningún hacha afilado).

2. Si ninguno va seguido de un complemento plural introducido por de, la concordancia del verbo ha de hacerse con el indefinido, esto es, en singular, y no con el sustantivo plural: «Ninguno de los chicos se enojó por la derrota» (NProvincia [Arg.] 3.7.1997), y no ⊗‍Ninguno de los chicos se enojaron. Cuando un pronombre átono recupera una de estas secuencias citadas previamente suele aparecer asimismo en singular: «La puerta se abre tres minutos más tarde. Es Ulises Ormeño, a ninguno de los dos lo sorprende el encuentro» (Havilio Estocolmo [Arg. 2010]); «A ninguno de los tres le importa vestir ropas de muertos» (Bustos Chico [Par. 2011]); pero también puede hacerlo en plural: «Y ninguna de las dos cosas las están recibiendo» (Hora [Guat.] 19.9.2000); «Comprendió que a ninguno de los dos les quedaba otro remedio que aprender a sobrevivir a los efectos de aquel desastre» (Grandes Aires [Esp. 2002]).

3. Si ninguno va seguido de un complemento con nosotros, vosotros o ustedes, la concordancia del verbo vacila entre el singular (de acuerdo con el indefinido) y el plural (de acuerdo con el pronombre personal): «Ninguno de nosotros era supersticioso» (Allende Casa [Chile 1982]); «Ninguno de nosotros pudimos descansar hasta la mañana siguiente» (Gertopán Exilio [Par. 2007]). Ambas concordancias son válidas, aunque en la lengua culta resulta preferible la primera . Pero, si el complemento no está expreso, sino que va implícito, el verbo ha de ir necesariamente en plural para hacer patente la implicación del hablante o del oyente: «Ninguno sabemos nada sobre esos asuntos tan cautivadores» (Marías Corazón [Esp. 1992]). Sobre el uso del indefinido nadie en estos contextos, → nadie, 2.

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española:
Diccionario panhispánico de dudas (DPD) [en línea], https://www.rae.es/dpd/ninguno, 2.ª edición (versión provisional). [Consulta: 12/07/2024].

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas