1.ª Entrega (agosto de 2013)
Versión del 31/01/2018
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
acordeonero, a s., adj. (1944-)
acordeonero, acordionero
Etim. Derivado de acordeón y -ero, a.
Se documenta por primera vez, con la acepción de ‘persona que toca el acordeón’, en Cachón: Novela dominicana (1944) de M. Á. Monclús y su primer registro lexicográfico se recoge en el Lexicón de colombianismos (1964) de A. di Filippo; en el Nuevo diccionario de colombianismos (1993) de Haensch y Werner su uso se circunscribe a la costa atlántica de este país (al tiempo que se indica entre corchetes que en España y Colombia el sinónimo correspondiente es acordeonista). Como adjetivo relacional (‘perteneciente o relativo al acordeón’), se atestigua en un artículo del periódico colombiano El Tiempo (1987).

  1. >acordeón+–ero,a
    s. m. y f. RD Co Persona que toca el acordeón.
    Sinónimos: acordeón; acordeonista
    docs. (1944-2010) 20 ejemplos:
    • 1944 Monclús, M. Á. Cachón [1958] p. 47 RD (BD)
      Componíase la orquesta de un acordeón, del que salían tonos quejumbrosos, a tres teclas, mientras el acordeonero mecía al compás de la música, la cabeza, repitiendo un estribillo ininteligible.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      Acordeonero, .a. [...] m. y f. Co. Persona que toca el acordeón.
    • 1944 Monclús, M. Á. Cachón [1958] p. 47 RD (BD)
      Componíase la orquesta de un acordeón, del que salían tonos quejumbrosos, a tres teclas, mientras el acordeonero mecía al compás de la música, la cabeza, repitiendo un estribillo ininteligible.
    • 1962 García Márquez, G. Funerales Mamá Grande [2001] p. 52 Co (BD)
      Allí estaban, en espera del momento supremo, las lavanderas del San Jorge, los pescadores de perla del Cabo de la Vela, los atarrayeros de Ciénega, los camaroneros de Tasajera, los brujos de la Mojajana, los salineros de Manaure, los acordeoneros de Valledupar, los chalanes de Ayapel […].
    • 1997 Prensa El Tiempo, 18/04/1997 [1997] Co (CDH )
      "Es un homenaje que agradezco y que me hace muy feliz sobre todo porque se reunirá lo mejor del vallenato actual. / "La nueva generación del acordeón ha evolucionado en un mil por ciento, en relación con los primeros acordeoneros. Ahora para cantar, se pueden acompañar de varios acordeones y eso es una maravilla porque le da variedad al género. Lo que veo hoy es que muchos artistas logran pegar dos temas, pero luego de sonar dos meses se quedan en el olvido. Mientras canciones mías, o las de maestros como Leandro Díaz o Emiliano Zuleta, siguen en el imaginario colectivo. No creo en la planeación de un éxito. El sentimiento es sinónimo de vallenato y es innato. La prueba es que hubo compositores analfabetas con letras exitosas. / "Para el compositor que vive pensando en lo comercial, el mejor tema es el que le da más dinero, desafortunadamente. En mi caso yo no tengo que hacer ningún esfuerzo para inventarme las historias de mis composiciones. Ya están hechas y solo hay que mirar alrededor. / "En cuanto a letras, ocurre una cosa: yo he tratado de continuar con una escuela narrativa y costumbrista en las composiciones. Yo no hago sino echar un cuento al estilo de los juglares de la edad media. Hoy, los nuevos compositores siempre dicen lo mismo y pareciera que utilizaran sinónimos para no hacerlo tan evidente. / "Aunque no suelo cantar, porque me salen mejor las letras que la voz, no puedo olvidar temas como La vieja Sara, Alicia adorada y La gota fría. Todos mis temas los quiero porque los he hecho con el corazón. Sobre Valledupar, es un nombre que me produce toda la alegría que me cabe en el corazón. Cuando voy, se me viene una vorágine de buenas cosas".
    • 2005 Vega Seña, M. F. Vallenato p. 64 Co (BD)
      En 1994, aparece en el ámbito de la música vallenata la agrupación de Las Diosas del Vallenato, conformada por las ex integrantes de Las Musas del Vallenato, desarticulado, al parecer, por diferencias entre la cantante […] y la acordeonera […].
    • 2008 Schz Baute, A. Líbranos del bien [2001] p. 79 Co (BD)
      Cuando Ricardo era joven, no importaba que no existieran ni discotecas, ni tabernas, ni bares. ¿Para qué?, si los acordeoneros se dan silvestres en la región [...].
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      Acordeonero, .a. [...] m. y f. Co. Persona que toca el acordeón.
    • 1944 Monclús, M. Á. Cachón [1958] p. 47 RD (BD)
      Componíase la orquesta de un acordeón, del que salían tonos quejumbrosos, a tres teclas, mientras el acordeonero mecía al compás de la música, la cabeza, repitiendo un estribillo ininteligible.
    • 1949 Pz Arbeláez, E. Hilea magdalenesa p. 60 Co (BD)
      Es la eterna historia que ahora se está repitiendo y se repetirá, como bien lo dijo un acordionero vallenato : "El futuro, es el pasado que regresa".
    • 1962 García Márquez, G. Funerales Mamá Grande [2001] p. 52 Co (BD)
      Allí estaban, en espera del momento supremo, las lavanderas del San Jorge, los pescadores de perla del Cabo de la Vela, los atarrayeros de Ciénega, los camaroneros de Tasajera, los brujos de la Mojajana, los salineros de Manaure, los acordeoneros de Valledupar, los chalanes de Ayapel […].
    • 1964 Alario di Filippo, M. LexColombianismos (S) Co (NTLLE)
      Acordeonero. (Co.) Tocador de acordeón.
    • 1987 Prensa El Tiempo, 01/12/1987 [1987] Co (CDH )
      Sin ningún tipo de polémicas, ni comentarios adversos, el joven acordeonero Freddy Sierra, natural de Sahagún, fue aclamado nuevo rey sabanero del Acordeón.
    • 1993 Haensch, G. / Werner, R. (dirs.) NDiccColombianismos Co (NTLLE)
      acordeonero m E- Costa atl Persona que toca el acordeón. Se refiere especialm. a los músicos que ejecutan la música típica de Valledupar, el vallenato [E, Col: acordeonista].
    • 1994 Prensa El Tiempo, 16/04/1994 [1994] Co (CDH )
      Y el domingo la rumba sigue, pero con la música vallenata y Jorge Oñate y su acordeonero Alvaro López.
    • 1997 Prensa El Tiempo, 18/04/1997 [1997] Co (CDH )
      "Es un homenaje que agradezco y que me hace muy feliz sobre todo porque se reunirá lo mejor del vallenato actual. / "La nueva generación del acordeón ha evolucionado en un mil por ciento, en relación con los primeros acordeoneros. Ahora para cantar, se pueden acompañar de varios acordeones y eso es una maravilla porque le da variedad al género. Lo que veo hoy es que muchos artistas logran pegar dos temas, pero luego de sonar dos meses se quedan en el olvido. Mientras canciones mías, o las de maestros como Leandro Díaz o Emiliano Zuleta, siguen en el imaginario colectivo. No creo en la planeación de un éxito. El sentimiento es sinónimo de vallenato y es innato. La prueba es que hubo compositores analfabetas con letras exitosas. / "Para el compositor que vive pensando en lo comercial, el mejor tema es el que le da más dinero, desafortunadamente. En mi caso yo no tengo que hacer ningún esfuerzo para inventarme las historias de mis composiciones. Ya están hechas y solo hay que mirar alrededor. / "En cuanto a letras, ocurre una cosa: yo he tratado de continuar con una escuela narrativa y costumbrista en las composiciones. Yo no hago sino echar un cuento al estilo de los juglares de la edad media. Hoy, los nuevos compositores siempre dicen lo mismo y pareciera que utilizaran sinónimos para no hacerlo tan evidente. / "Aunque no suelo cantar, porque me salen mejor las letras que la voz, no puedo olvidar temas como La vieja Sara, Alicia adorada y La gota fría. Todos mis temas los quiero porque los he hecho con el corazón. Sobre Valledupar, es un nombre que me produce toda la alegría que me cabe en el corazón. Cuando voy, se me viene una vorágine de buenas cosas".
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      Unos treinta años después creí reconocer en París al elegante acordeonero del buque en un congreso mundial de neurólogos.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      En Villanueva estuvimos con un acordeonero y dos cajistas que al parecer eran nietos de alguno que escuchábamos de niños en Aracataca.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      Cualquier hora era buena para armar la fiesta con los mismos clientes y sus alegres compadres, y amanecíamos cantando con los acordeoneros grandes sin interrumpir compromisos ni pagar créditos urgentes porque la vida cotidiana seguía su ritmo natural en el fragor de la parranda.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      Algunos hechos se conocían primero por los acordeoneros que los cantaban en las ferias, y que los viajeros recontaban y enriquecían.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      No pude soportar la envidia, pues desde que escuché a los primeros acordeoneros de Francisco el Hombre en las fiestas del 20 de julio en Aracataca me empeñé en que mi abuelo me comprara un acordeón, pero mi abuela se nos atravesó con la mojiganga de siempre de que el acordeón era un instrumento de guatacucos.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      Hasta donde recuerdo, mi vocación por la música se reveló en esos años por la fascinación que me causaban los acordeoneros con sus canciones de caminantes.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      Me enloquecían los magos de feria que sacaban conejos de los sombreros, los tragadores de candela, los ventrílocuos que hacían hablar a los animales, los acordeoneros que cantaban a gritos las cosas que sucedían en la Provincia.
    • 2002 García Márquez, G. Vivir [2002] Co (CDH )
      Su grito de las masitas heladas se volvió tan popular que fue motivo de una canción de acordeoneros.
    • 2005 Vega Seña, M. F. Vallenato p. 64 Co (BD)
      En 1994, aparece en el ámbito de la música vallenata la agrupación de Las Diosas del Vallenato, conformada por las ex integrantes de Las Musas del Vallenato, desarticulado, al parecer, por diferencias entre la cantante […] y la acordeonera […].
    • 2007 Convers, L. / Ochoa, J. S. Gaiteros y tamboleros, I p. 81 Co (BD)
      Por último, un comentario sobre el acordeón. Muchas personas relacionan la cumbia directamente con este instrumento. Una de las razones es Andrés Landero, «el Rey de la Cumbia», acordeonero de San Jacinto, muy popular en la costa Atlántica.
    • 2008 Schz Baute, A. Líbranos del bien [2001] p. 79 Co (BD)
      Cuando Ricardo era joven, no importaba que no existieran ni discotecas, ni tabernas, ni bares. ¿Para qué?, si los acordeoneros se dan silvestres en la región [...].
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      Acordeonero, .a. [...] m. y f. Co. Persona que toca el acordeón.
  2. >acordeón+–ero,a
    adj. Perteneciente o relativo al acordeón.
    docs. (1987) Ejemplo:
    • 1987 Prensa El Tiempo, 01/12/1987 [1987] Co (CDH )
      Los rayos del sol del nuevo día, marcaron el final de cuatro jornadas de maratónica competencia acordeonera que tuvo como epicentro la plaza de Majagual de Sincelejo.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE