10.ª Entrega (marzo de 2021)
Versión del 31/03/2021
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
tisiocomio s. (1878-1916)
tisiocomio
Etim. Compuesto de tisio- y -comio.

Se documenta por primera vez, con la acepción 'establecimiento especializado en el tratamiento médico de los tísicos', en la memoria titulada Baños de Panticosa de M. Arnús de Ferrer, escrita en enero de 1878 y publicada póstumamente en 1879. Como puede apreciarse en los testimonios recopilados, es una palabra poco frecuente. 

  1. tisio-+-comio
    s. f. Establecimiento especializado en el tratamiento médico de los tísicos.
    docs. (1878-1916) 6 ejemplos:
    • 1878 Arnús Ferrer, M. Baños de Panticosa [1879] Esp (BD)
      El agua termazótica de Panticosa, y aun su sulfidohídrica, pues que me sirvo con frecuencia de las dos á la vez, ya como correctivo, ya como adyuvante la una de la otra, según las indicaciones puede llamarse antitísica bajo el aspecto etimológico y las alteraciones respectivas del trofímetro y del dinamómetro que observo en la mayor parte de los enfermos que van a aquel tisiocomio.
    • 1883 Espina Capo, A. "Impresiones viaje. Cartas veraniegas" [06-07-1883] Revista de Medicina y Cirugía Prácticas (Madrid) Esp (HD)
      Esto atraería á España capitales, y aprovechando las muchísimas estaciones terapéuticas de altura que pudiéramos fundar en las cordilleras que cruzan la Península, convertiríamos á nuestra patria en un tisiocomio modelo, reuniendo estaciones y casas de salud, desde las que están á la altura de 2.000 metros y en medio de la vegetación Alpina-central á las que al borde del mar y vivificadas por la hermosa vegetación de los Alpes marinos bordean el camino de la cornisa.
    • 1885 Espina Capo, A. Panticosa [1885] Esp (BD)
      Al mandar nuestros enfermos á los climas de altura, los partidarios de la doctrina parasitaria, lo hacemos basados en la observación para evitar y detener el desarrollo del bacillus y los de la doctrina diastética, para modificar la constitución empobrecida del tuberculoso. En España afortunadamente tenemos á Panticosa, que reune en su Pradera condiciones, que bien aprovechadas, la han de constituir con el tiempo en un tisiocomio modelo.
    • 1916 Espina Capo, A. "Balneario Panticosa" [22-07-1916] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Por eso los nuevos candidatos de Panticosa están en los curables, en los incipientes; venir à tiempo, y la supervivencia es segura, tanto como en el tiempo, en el restablecimiento de su valor económico y de una salud no aparente, sino real, y por todo ello, vemos que ahora en Panticosa no hay casi apariencia de tisiocomio, ni siquiera de sanatorio suburbano, sino de estación de altura, profilática como ninguna y desaprovechada como acostumbramos á malgastar nuestros caudales.
    • 1878 Arnús Ferrer, M. Baños de Panticosa [1879] Esp (BD)
      Está compuesto aquel nosocomio termal de estío o quizá más propiamente denominado tisiocomio, de 23 edificios desde una cocina aislada para los pobres á una vasta Iglesia que cuando funcione podrá llamarse la catedral, la Basílica de los Altos Pirineos. Hay ocho hospederías con más de 400 habitaciones y cerca de 1.000 camas, cuatro fondas de diversas categorías, pero ninguna cara, un balneario que no puedo encomiar porque está construido bajo mi dirección médica.
    • 1878 Arnús Ferrer, M. Baños de Panticosa [1879] Esp (BD)
      El agua termazótica de Panticosa, y aun su sulfidohídrica, pues que me sirvo con frecuencia de las dos á la vez, ya como correctivo, ya como adyuvante la una de la otra, según las indicaciones puede llamarse antitísica bajo el aspecto etimológico y las alteraciones respectivas del trofímetro y del dinamómetro que observo en la mayor parte de los enfermos que van a aquel tisiocomio.
    • 1883 Espina Capo, A. "Impresiones viaje. Cartas veraniegas" [06-07-1883] Revista de Medicina y Cirugía Prácticas (Madrid) Esp (HD)
      Pero despues de la demostracion evidente de la no existencia de la tísis por encima de los 2.000 metros de altitud, y despues de la mejoría de estos tísicos en los tisiocomios de los Alpes, las ideas acerca de la profiláxia y de la terapéutica climatológica de las tisis ha cambiado por completo, áun cuando espíritus apegados á lo antiguo, como la lapa á su roca, duden todavia de estas verdades, y las contradigan sin discutirlas, por haber nacido parte de ellas al calor de las ideas modernas y en la atmósfera tan salutífera para la ciencia de los laboratorios.
    • 1883 Espina Capo, A. "Impresiones viaje. Cartas veraniegas" [06-07-1883] Revista de Medicina y Cirugía Prácticas (Madrid) Esp (HD)
      Esto atraería á España capitales, y aprovechando las muchísimas estaciones terapéuticas de altura que pudiéramos fundar en las cordilleras que cruzan la Península, convertiríamos á nuestra patria en un tisiocomio modelo, reuniendo estaciones y casas de salud, desde las que están á la altura de 2.000 metros y en medio de la vegetación Alpina-central á las que al borde del mar y vivificadas por la hermosa vegetación de los Alpes marinos bordean el camino de la cornisa.
    • 1885 Espina Capo, A. Panticosa [1885] Esp (BD)
      Al mandar nuestros enfermos á los climas de altura, los partidarios de la doctrina parasitaria, lo hacemos basados en la observación para evitar y detener el desarrollo del bacillus y los de la doctrina diastética, para modificar la constitución empobrecida del tuberculoso. En España afortunadamente tenemos á Panticosa, que reune en su Pradera condiciones, que bien aprovechadas, la han de constituir con el tiempo en un tisiocomio modelo.
    • 1916 Espina Capo, A. "Balneario Panticosa" [22-07-1916] ABC (Madrid) Esp (HD)
      Por eso los nuevos candidatos de Panticosa están en los curables, en los incipientes; venir à tiempo, y la supervivencia es segura, tanto como en el tiempo, en el restablecimiento de su valor económico y de una salud no aparente, sino real, y por todo ello, vemos que ahora en Panticosa no hay casi apariencia de tisiocomio, ni siquiera de sanatorio suburbano, sino de estación de altura, profilática como ninguna y desaprovechada como acostumbramos á malgastar nuestros caudales.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE