Diccionario panhispánico de dudas

Debe tenerse en cuenta que esta versión electrónica da acceso al texto de la primera y hasta ahora única edición del Diccionario panhispánico de dudas, publicada en 2005. Por ello, algunos de sus contenidos pueden no estar actualizados conforme a lo expuesto en obras académicas publicadas posteriormente, como la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía de la lengua española (2010). Si su consulta es ortográfica, acceda aquí al resumen de las principales novedades que incorporó la Ortografía de 2010.

morir(se). 1. Verbo irregular: se conjuga como dormir ( apéndice 1, n.º 30).

2. En la lengua general actual funciona como intransitivo, con el sentido de ‘dejar de vivir’, por lo que, lógicamente, no admite su construcción en pasiva. Cuando su participio, muerto, aparece en construcciones pasivas, lo hace, en realidad, con el sentido que corresponde a matar ( matar(se), 1): «Selicho fue muerto a golpes por sus propios funcionarios» (Galeano Días [Ur. 1978]); se trata, en realidad, de un resto vigente del antiguo uso causativo de morir (‘hacer que [alguien] deje de vivir’, esto es, ‘matar’), normal en épocas pasadas: «¡Ciérrese la puerta de la venta! ¡Miren no se vaya nadie, que han muerto aquí a un hombre!» (Cervantes Quijote I [Esp. 1605]).

3. Con el sentido normal de ‘dejar de vivir’, se usa tanto en forma pronominal como no pronominal, y puede llevar un complemento con de, que expresa la causa de la muerte: «Mariana se murió de una cosa difícil de precisar» (Aguilar Error [Méx. 1995]); «Carlos murió el mes pasado» (Corrieri Fuera [Cuba 1978]); solo si la muerte es violenta y ha sido provocada por un agente externo, no admite el uso pronominal: «Un muchacho de catorce años ha muerto en Pamplona, abatido también por la violencia etarra» (Abc [Esp.] 3.6.85).

4. Se construye normalmente en forma pronominal cuando significa ‘sentir intensamente una sensación o un sentimiento’, caso en el que lleva un complemento con de: «A ver si comemos algo, Florence. Me muero de hambre» (Bryce Magdalena [Perú 1986]); «Sus otros tres hijos se morirán de envidia al oírlo» (Mundo [Esp.] 23.8.95); también cuando significa ‘desear intensamente algo o a alguien’, caso en el que se construye con por: «Me muero por oír lo que les pasó allá» (Morales Verdad [EE. UU. 1979]); «Unas cuadras más abajo dos morochas se morían por el hombre y se le ofrecían ante su puerta» (Dolina Ángel [Arg. 1993]).

Diccionario panhispánico de dudas 2005
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

cerrar

Buscador general de la RAE