sangoino

Diccionario histórico del español de Canarias

sangoino

 

sangoino. V. sanguino.

 

Diccionario Histórico del Español de Canarias © Todos los derechos reservados

ISBN 978-84-88366-95-5 (o.c.)978-84-88366-93-1 (v.1) 978-84-88366-94-8 (v.2)

sanguino, na, sangoino, sangoyno, sanguineo

 

sanguino, na, sangoino, sangoyno, sanguineo. m. Árbol de hasta diez metros de altura, de tronco grueso y corteza oscura, copa densa y siempre verde, hojas aovadas y pecioladas, con borde aserrado y glándulas redondas y prominentes en la parte baja, en las axilas de los nervios, flores pequeñas y verdosas, y frutos algo carnosos, esféricos, rojizos, que oscurecen al madurar (Rhamnus glandulosa).

                24-viii-1534 (2000) Protocolos de H.González i (812, p.248): Declara que dos palos de haya y sanguino para 4 limones son de su hijo Antonio.

                princ. s.xvii (1935) Relación (p.75): Ay en Canaria, Tenerife y la Palma y el Hierro muchos árboles de que se haze madera para casas, nabíos, barcos y otros hedifiçios, como tea y pino blanco, barbuçano, til y sanguino y aderno, y otras muchas espeçies de árboles, como en España, y en partes ay tantos laureles, que caminan dos leguas de arboledas dellos. Hechan vn fruto que se dize bagas de laurel, como el de España, y se nabega a Flandes, y se hace azeite dél, ques medicinal, de que ansimismo se puede hazer jabón, como consta por yspiriençia. Y no se trata aquí de otros árboles, que ay como los de España, sino de éstos, que son diferentes. 5-v-1622 (2011) Rodríguez Morales Conventos (24, p.97): Assimismo tengo de hazer yo, el dicho Amaro Jordán, dos rejas que serquen la dicha capilla, cada vna con la puerta y de balaustres torneados, y no an de ser de thea sino de otra madera sufisiente, de viñático o sanguino, qual dellos fuere mejor.

                c1770 (final s.xix) Descripción de Go (fol.7v): [...] los árboles que se crian en los montes son los siguientes: bresos, codesos, jaras, tilos, mocaneros, barbusanos, viñaticos, seviños, tejos, follados, palos-blancos, sanguinos, cotos, casquidos, madroños, sabubos y otros mas que no saben sus nombres, tendrán dichos montes cuatro leguas y media de longitud y tres de latitud [...]. 28-vii-1786 (2003) Hernández Hernández Cartas (p.144): Le aviso a Vmd. como se le a perdido un macho grande de las cabras el qual estava adolesido creo q[ue] fue por aber comido alguna rama de sanguino q[ue] disen les ase mal a la res [...] no sirbio la carne porq[ue] la res que come el biñatigo o sanguino nenguna sirve para aprovechar. 1799-1812 (1982) Viera y Clavijo Diccionario (p.396): Sanguino (Cornus sanguinea, Lin.). En Castilla, «sangueño» y «cornejo»; en Francia, «cornouiller sanguin»; árbol copudo del alto de un mediano peral. Su corteza, a los principios lisa, se llena de arrugas y de grietas con los años, tomando un color rojizo, semejante a sangre cuajada. En nuestras islas son dos árboles de especie distinta los que llevan el nombre de sanguinos. El de Tenerife parece ser un ramnus, cuyas hojas, parecidas a las del laurel, son con efecto alternas; y sus flores, compuestas de un cáliz de cuatro dientes, muchos pétalos, cuatro estambres y un ovario redondo nacen en los encuentros de las hojas en ramilletitos, y dan por fruto una baya negruzca en su madurez, con un hueso como de guinda.

                1840 Webb/Berthelot Géographie botanique (p.129): Ce sont les mêmes espèces que nous avons déjà citées, entremêlées d'Ardisiers, de Sanguinos (En nota: Rhamnus glandulosus) et de Marmilans (En nota: Myrsine Canariensis). 1840 Webb/Berthelot Phytographia (sect. 2ª, p.132): Rhamnus glandulosa. Hort. Kew. [...] Sanguino. Canariensium. 7-iii-1855 Jable (El Eco del Comercio, p.2): El Sanguino notable por su color amarillo podría tal vez servir como palo de tinte. c1865 (1996) Álvarez Rixo Voces (tlec iii, p.2415): Sangoyno, s.m. voz indíg[ena]. Árbol de monte Rhamnus glandulosus. 23-xi-1879 Bello Un jardín (p.369): Son dos Rhamnus; crenulata y glandulosa, o leña negra y sanguino; y además existe en Canarias otra especie, el Rhamnus integrifolia, ó moralito, cuyas hojas no tienen dientes, ni pétalos sus flores. 1880 (1995) Berthelot Árboles y bosques (p.44): Se pueden seguir las huellas de la antigua vegetación en la Mesa de Mota, donde se hallan aún brezos y hayas (En nota: Myrica Faya). Los laureles y los sanguineos (En nota: Rhamnus glandulosus) se reproducían aún, hace treinta años, en el valle de Tegueste. Ibídem (p.51): Todos estos hermosos árboles, todos esos bonitos arbustos y esas bellas plantas que adornan estos bosques son novedades para el botánico; allí encuentra grandes madroños, la especie de Canarias, de largas y brillantes hojas y de frutos en racimos de color naranjado; los marmilanes, myrsines de estas islas, con grandes hojas enteras como las de muchos árboles de América; los acebiños y los naranjos salvajes, los acebos de estos climas; los follados, que reemplazan en estos montes a nuestros saúcos de Europa; los grandes brezos de más de 40 pies de elevación; las hijas, especie de cerezo; los sanguinos o Rhamnus de madera rojiza; las Boehmerias, precioso arbusto de flores rosadas, conocido con el nombre de ortigón de los montes; los olivos (En nota: Olea excelsa, vulgarmente Pablo-blanco (sic)) de follaje verde, oleácea propia de esta región singular; y sobre todo los laureles, de los que poseen estos montes cuatro especies diferentes (En nota: Laurus Canariensis (lauro) L. Barbusano (Barbusano) L. foetens (Til) L. éndica (Viñatigo)). 1880 Pizarroso Vocabulario guanchinesco (p.160): Sangoino, árbol. 1900 (1993) Arribas A través de las Islas Canarias (p.326): Plantas exóticas é indígenas que profusamente se hallan en las Islas Canarias. Sanguino, Cornus sanguinea. Linn. Ránneas.

                1951 (1995) Álvarez Cruz Retablo isleño (p.139): Antiguamente se empleaba preferentemente en la construcción el palo blanco y el barbuzano, el sanguino y el laurel.

¨El drae-01 remite a dos arbustos, aladierna (Rhamnus catharticus) y cornejo (Cornus mas). El dea ii, por su parte, identifica el «alaterno» con el sanguino isleño. Es voz perfectamente viva en Canarias, junto a sus sinónimos sanguinero y sanguiñero (vid. el decan ii), éste del portugués sanguinheiro.

2. adj. Dicho de un alimento, especialmente pescado: Perjudicial para la salud.

                1799-1812 (1982) Viera y Clavijo Diccionario (p.89): Caballa (Scomber hippos, Lin.). [...] La carne de ellas es compacta y sustanciosa, aunque vulgarmente reputada por sanguina. Ibídem (p.348): Peje rey (Scomber amia, Lin.). Pescado de nuestros mares del género de aquellos sanguinos, o escombros, que carecen de falsas aletillas junto a la cola.

                14-vi-1819 (2008) Acuerdos del Cabildo de Fv [iv] (130, p.304): Ultimamente observando sus señorias el desorden que se comete en la venta de vinos y comestibles; acordaron Que se venda la libra de pan vien cosido á ocho quartos [...]: pescado fresco blanco á moneda, mero á nueve quartos y el colorado ó sanguino á ocho [...].

¨No está del todo claro que en tiempos de Viera y Clavijo la palabra tuviera exactamente el mismo significado que anotamos hoy.

 

Diccionario Histórico del Español de Canarias © Todos los derechos reservados

ISBN 978-84-88366-95-5 (o.c.)978-84-88366-93-1 (v.1) 978-84-88366-94-8 (v.2)

Tesoro de los diccionarios históricos de la lengua española 2021
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex

Sobre el TDHLE

Rueda de palabras

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas