sangre

Diccionario histórico del español de Canarias

sangre

 

sangre. f. Enfermedad de cabras y ovejas cuyo síntoma principal es la hinchazón del vientre.

                8-ii-1645 (1996) Colec. Documental de Go (141, p.369): [...] añadió que una [oveja] se le había muerto de sangre en Taguluche y la otra es la que está en el ganado.

                1900 Bethencourt Alfonso Obras (p.40): Pastos que ofrecen inconvenientes ò son dañinos. [...] Trébol. Comido serenado ó caldeado por el sol, enferma las reses de sangre.

¨La voz pervive aún en los campos canarios, como puede comprobarse en el tlec iii y en el decan ii.

2. ~ de(l) drago o de dragón. loc. sust. Resina roja que se saca del tronco del drago, usada en medicina popular.

                1506-07 (1947) Valentim Fernandes (p.349): Teuerom ouelhas e cabras e porcos abasto. E muyto sangue de dragam. [(p.84): Tenían ovejas, cabras y cerdos en abundancia. Y mucha sangre de dragón]. 9-ii-1558 (2002) Protocolos de D.Pérez iii (1515, p.392): Juan Fernández, sastre, deudor y Diego Pérez, hijo de Pedro Pérez, vº., fiador, deben a los Sres. Deán y Cabildo de la Iglesia Catedral de Canaria, 36.000 m[a]r[avedí]s de la moneda de Canaria por la renta del diezmo de la miel, cera y sangre de drago de toda esta Isla que en Juan Fernández fue rematada por este año [...]. 27-ii-1563 (2005) Protocolos de D.Pérez iv (2186, p.235): Deuda que Juan Fernández,... como principal, y Francisco Fernández, factor que fue de la hacienda e ingenio de Tazacorte, v[ecino], como su fiador, reconocen a los magníficos y muy reverendos Sres. Deán y Cabildo de la Iglesia Catedral de Canaria, de 25 doblas de la renta de la miel, cera y sangre de drago de toda la Isla que en Juan Fernández fue rematada por este año, quitados los prometidos que en dicha renta gane. 1590 (1964) Frutuoso As Ilhas Canárias (p.53): [...] e junto a ele há dragoeiros, como no barranco de Nogales, e nas mais grotas de tôda a ilha, que são árvores que nascem em lugares ásperos e tão ingremes que parece impossivel ir onde estão; mas todavia vão, e colhem dêles uma goma tão vermelha como sangue, que chamam sangue de dragão, ferindo-o com uma fouce, ou espada, e pondo-lhe de baixo em que caia; pelos golpes dá êste sangue de si, que em caindo, logo coalha, e fica uma goma para muitas mézinhas proveitosa, e para conservar limpas as armas sem tomar ferrugem, untando-as com ela brandamente derretida com pouca quentura. Desta goma uma sai de si por entre gretas de cortiça da árvore, e outra cai de gota, que é a mais fina e prezada. [(p.125): [...] y junto a él hay dragos como en el barranco de Nogales y en la mayoría de los barrancos de la isla, que son árboles que nacen en lugares ásperos y tan abruptos, que parece imposible llegar donde están, pero también van y cogen de ellos una goma tan roja como sangre, que llaman sangre de drago, hiriéndole con una hoz o espada y poniéndole debajo un vaso que caiga; por las heridas desprende esta sangre, que luego cuaja y queda una goma provechosa para muchas medicinas y para conservar limpias las armas, que no toman herrumbre, untándolas con ella derretida suavemente con poco calor. De esta goma una sale por sí por entre las grietas de la corteza del árbol y otra cae a gotas, que es la más fina y apreciada]. 1590 (1959) Torriani Descrittione (p.196): [...] ò per la uerdezza delle selue d'altissime palme, di draghi (da'quali si caua il sangue), de pini, tede, tiglie, elici, lauri, et mirti de'quali mezza l'Isola dalla parte di Tramontana è adorna. [(cap. lxvi, p.121): [...] lo verde de sus selvas de altísimas palmas, de dragos (de los cuales se saca la sangre de drago), de pinos, de teas, tiles, encina, laureles, y mirtos, con que se viste la mitad de la isla, en su parte del norte]. h1590-1602 (1977) Abreu Galindo Historia (lib. 3º, cap. i, p.262): Y asimismo se saca de esta isla mucha sangre de drago, por haber en ella mucha copia de los árboles de que se saca. 1594 (1980) Espinosa Historia (lib. 1º, cap. 2º, p.29): La goma que este árbol cría es la que se llama sangre de drago, y la que el árbol de suyo suda y destila, sin cisión, es la mejor, que llaman sangre de gota. Es para medicinas muy buena, y para sellar cartas y encarnar los dientes.

                s.xvii (1978) Gómez Escudero Conquista de Canaria (p.438): [...] el árbol es mui grande, destila una goma cuando le hieren con güezo i no con hierro i ua poco a poco destilando aquella lágrima mui rubicunda llamada sangre. s. xvii (1978) Sedeño Brebe resumen (p.366): El vaile era mui pulido i de gran quenta; hacían un general torneo con unos palillos o varillas pintados de colorado con sangre de drago. [...] La sangre de drago es una resina colorada que sale de un árbol grande. princ. s.xvii (1935) Relación (p.72): Ysla de Tenerife. [...] Ay vnos árboles que llaman «dragos» y tienen ojas como juncos, anchas de dos dedos, y estos árboles destilan vn licor que se quaxa, de color morado, que dizen sangre de drago. Es útil para bizmas y limpiar los dientes y pinturas al olio y otras cosas. Ibídem (p.73): Ysla de la Palma. [...] y así mesmo los dragos y la sangre dellos se destila en canctidad. 14-x-1628 (1903) Inquisición (p.494): [...] un poco de tabaco en longaniza y un pedazo de yncienso y otro de sangre de drago [...]. 1676 Núñez de la Peña Conqvista (lib. i, cap. iii, p.24): La Isla de Thenerife, en particular vna de las siete, es la mas abundante de todos frutos, crian sus altos, y empinados montes todo genero de arboles, laureles, robles, pinos, lentiscos, barbusanos, viñati os (sic), hayas, tiles, palos blancos, breços, azebuches, alamos, cedros, palmas, cipreses, tabaibas, madroños, texos, granados, sabinas, escobones, cardones, dragos, que distilan aquella sangre tan estimada en España, y creida de algunos, de que es de vn animal llamado Dragon. 1678 (1994) Sosa Topografía (p.273): Este arbol Drago es de quien sacan la sangre de que se hacen los palillos de voca la qual con abundancia mana por sus venas o poros abriendole una sisura por tal parte segun tienen experiencia los naturales isleños, es de mucha virtud este colorado humor y ai muchos arboles en estas islas. 1694 (1993) Marín de Cubas Historia (lib. 3º, cap. 7, p.265): [...] y la sangre de drago de Zinge, que así era llamado Tánger.

                1724 Feuillée Voyage (fol.247): Le sang de dragon qu'on nous porte en Europe est une gomme qui distile des incisions, qu'on fait aux pieds de ces arbres, elle est d'un beau rouge. On s'en sert dans les partes de sang, il affermit les dents ébranlées, et fortifie les gencives. [p.524: La sangre de dragón que llevan a Europa es una goma que destila de las incisiones hechas al pie de estos árboles. Es de un bonito color rojo. La utilizan para las pérdidas de sangre, robustece los dientes sueltos y fortalece las encías]. 1737 Castillo Descripcion historica (fol.245): ay aqui gran cãtidad de arboles de donde se saca la goma que llaman sangre de Drago para diferentes remedios. a1754 (2008) Sánchez Semi-historia (p.121): Dragos, q[ue] algun tiempo sonaron en Paìses remotos a cosa de serpiente, de que se saca el hugo, q[ue] llaman sangre de drago, bien conocida ya en las boticas. Es un arbol raro, y nada hermoso a la vista. A poco de aver subido de la raiz el tronco arranca acia todos lados unas como batatas, q[ue] son sus ramas: crecen estas, y de el salen otras con la misma figura, y lo van haciendo arbol grande. No hecha ojas, ni otro fruto q[ue] su sangre. Para sacarle esta se le hacen varias scisuras en tronco, o ramas; despide luego su humor como agua, porq[ue] es mui jugoso; esta agua a poco tiempo se queda pegada a modo de goma, y va tomando el color roxo de sangre; por eso la han llamado así. Hai algunos muy grandes. h1770-84 (2007) Quesada Canaria Illustrada (p.292): Montes. [...] Cedros; (solo en Tenerife), en donde se ven los maiores Pinos, y en donde tambien se ven como en Canaria Palma y Gomera los Dragos su hechura como Palma macho en cuio tronco o cortesa si le hieren, vierte el humor o suco de color de sangre y su goma del mismo color llaman sangre de Drago, tanto estimada en la Europa, y otras Partes por lo medicinal y aromatico; el qual se cria comunmente en las partes mas pendientes y arriscadas de onde se toman pequeños para poner en los Hardines en donde cresen mas con el cultivo de la tierra. 1772 Viera y Clavijo Historia i (lib. iii, cap. xxxviii, p.319): La peletería, el sebo, la orchilla, las conchas, los dátiles, y la sangre de drago componian unos renglones apreciables en el comercio. 1776 Viera y Clavijo Historia iii (lib. xv, cap. xc, p.524): Las Canarias en fin han sido Patria de muchos insignes Varones en letras, dignidades, armas, hazañas y virtud. Distinguense en el mundo por su situacion, su Meridiano, su Pico, su Arbol del Hierro, sus Vinos, sus pajaros, sus cavallos de Lanzarote, su orchilla, su sangre de Drago, su Ligno Aloes ò Leña Noel, su alpister, su azucar, su azufre, sus corales, sus confites de piedra y otras esquisitas producciones, asunto rico para nuestra Historia Natural. 1778 Borda-Pingré-Verdun de la Crenne Voyage (i, cap.v, p.103): Le dragon est un arbre, des incisions duquel il découle une résine rouge qu'on nomme Sang de Dragon ou Sandragon; il n'est pas rare à Canarie, à Ténériffe, à Palme & à Gomère. Le sandragon s'emploie dans les pertes de sang, il affermit les dents ébranlées, & fortifie les gencives, il est astringent, aglutinant, dessicatif, il arrête les hémorrhagies, & les cours de ventre, il-déterge & consolide les plaies, il sert dans les contusions: on peut l'employer intérieurement & extérieurement. 9-viii-1788 (1849) Viera y Clavijo Cartas familiares (p.55): Mi dueño y muy estimado amigo: á su tiempo recibí la sangre preciosa de nuestros dragos canarios que he depositado en mi relicario de historia natural. 1799-1812 (1982) Viera y Clavijo Diccionario (p.161): Drago [...]. Pero su celebridad la debe el drago principalmente a su jugo propio o resina que suda de su tronco herido en los días caniculares. Este se condensa en grumos de color de sangre, blandos a los principios, luego secos y triturables, sin sabor, ni olor, sino es cuando se queman, pues entonces se inflaman y exhalan una fragancia semejante al estoraque líquido. Bien sabido es que esta preciosa resina pasó mucho tiempo por una verdadera sangre de dragón.

                1803 Bory Essais (cap.vi, p.413): Nous avons vu parmi les végétaux propres aux Canaries un arbre renommé des anciens et des modernes, dont le tronc nu et écailleux, a l'air, par sa forme, d'un monstreux serpent; son suc, épais et rouge, nommé sang de Drago, a été long-temps regardé comme le sang d'un animal [...]. [(p.235): Entre los vegetales propios de Canarias hemos visto un árbol famoso entre los antiguos y los modernos, cuyo tronco desnudo y escamoso tiene el aire, por su forma, de una serpiente monstruosa; su jugo, espeso y rojo, llamado sangre de dragón, ha sido considerado durante mucho tiempo como sangre de un animal [...]]. h1853 (1950) Gran Canaria siglo xix (p.42): Distinguese en el mundo p[o]r su situacion, sus Vinos, sus pajaros, su orchilla, su sangre de Drago, su alpister, sus corales, sus confites de piedra y otras esquisitas producciones. 7-viii-1867 (2000) Ruiz Estancia en Tf (p.79): [...] es lo cierto que existen bastantes árboles de esta clase [dragos] en las islas, los cuales, durante los meses de calor, destilan una sustancia roja que se denomina sangre de drago y que es muy buscada como medicinal, siendo también muy útil para las encías, por cuya razón entra generalmente en la composición de toda clase de polvos dentríficos. 23-i-1880 Bello Un jardín (p.23): Díjose tambien que el principal ingrediente que entraba en la composición de aquella masa era sangre de drago. 1900 (1993) Arribas A través de las Islas Canarias (p.23): [...] comerciaban con los indígenas, en pieles de cabras, sebo, orchilla, maderas, resinas y sangre de Drago. 1900 Bethencourt Alfonso Obras (p.95): Colores y sustancias de que lo obtenian [los tintes]. Amarillo. 2º. Sangre de drago. Flor de trebina. El cocimiento de la flor, al q[ue] se une luego la sangre de drago. Se macera la piel en tibio. Color firme.

                1912 (1991) Bethencourt Alfonso Historia i (p.65): Desollaban los machos cabríos de mayor tamaño extrayéndoles enteras las pieles, que después de adobadas les daban consistencia y hacían impermeables mediante un bálsamo preparado con resina blanca de pino, sangre de drago y otras materias ya ignoradas, concluyendo por inflarlos de aire y atarles sólidamente las bocas con cordeles de fibras de malva. 1945 (1959) Álamo Thenesoya (p.75): El sol se convierte en el color de la sangre del drago [...]. 1945 Bosch Millares Enfermedades (p.164): La sangre de Drago legítima, no se disuelve en el agua, sino en el alcohol. 1952 Tarquis Tradiciones (p.26): Los dos marcharon por entre los grupos tratando con los naturales; los fardos de cueros, sangre de drago, sebo y otros productos eran llevados por Jacomar al bote [...].

¨El ntle (s.v. dragón/ona) presenta una primera documentación fechada en 1527, tomada de un texto de farmacopea, Modus faciendi cum ordine medicandi, del que es autor fray Bernardino de Laredo: «Sangre de drago ay la de gota y de çumo, y la que es espremida de çumo de aquesta yerua que se dize drago». En el Dicc. de Autoridades iii (s.v. drago) se encuentra la primera referencia lexicográfica académica: «La goma que destila es la que llaman sangre de drago». Como se advertirá en los ejemplos transcritos, la sangre de drago fue muy apreciada desde el primer momento de la llegada de los europeos a las islas, pues como se lee en la séptima edición del drae, hecha en 1832, la sangre drago así la denomina hasta la décima edición de 1852, en que se añade la alternativa «ó de drago», se trataba de un producto registrado en la farmacopea de la época por su reconocido valor medicinal: «Farm[acia]. Substancia medicinal resinosa, pesada y sólida, algo dulce y astringente, de un encarnado muy subido, que se recoge de varias especies de árboles en ambas Indias; pero la más estimada es la que produce en las islas Canarias el árbol llamado por Linneo Draconadrago. Medicamentum sic dictum». La referencia a Canarias se suprimió en el drae-1899, esto es, en la decimotercera edición. Definiciones similares, y con la indicación de que se producía en las islas Canarias, ofrecen otros repertorios decimonónicos, como los de Salvá, Domínguez ii, Gaspar y Roig ii y Zerolo et ál. ii. Testimonios desde el siglo xiv, especialmente en textos médicos, pueden consultarse en el corde. Boyd-Bowman recoge varios ejemplos que muestran la amplia difusión. en América, de la locución desde el siglo xvi. Entre esas referencias que recopiló el investigador norteamericano, destacan algunas como ésta extraída de la obra del P. Joseph Gumilla: «(Nuevo Reino (de Granada) c1738) el árbol llamado drago... el jugo que destila por las heridas... es de color de sangre y por eso se llama sangre de drago, tan apreciable y medicinal (El Orinoco ilustrado. Historia natural civil y geográfica de este río, Bogotá, Colombia, Editorial abc, 1955, p.182)». Más datos sobre el uso americano pueden verse en el tlca.

 

Diccionario Histórico del Español de Canarias © Todos los derechos reservados

ISBN 978-84-88366-95-5 (o.c.)978-84-88366-93-1 (v.1) 978-84-88366-94-8 (v.2)

Tesoro de los diccionarios históricos de la lengua española 2021
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex

Sobre el TDHLE

Rueda de palabras

cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas