14.ª Entrega (julio de 2023)
Versión del 31/07/2023
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
calesa s. (1679-)
calesa, calessa, caleza, calesita
Etim. Voz tomada del francés calesse 'coche ligero', variante de calèche, atestiguada en esta lengua al menos desde 1656, y esta, a su vez, del alemán Kalesche, cuya primera documentación, con la forma kolesse, data de 1604. Es probable que el alemán la tomara del checo kolesa, 'especie de carruaje', derivado de kolo 'rueda' (DECH, s. v.; véase también TLF, s. v. calèche).

Se documenta por primera vez, con la variante calesa y la acepción 'carruaje de dos o cuatro ruedas, tirado por caballos, con armazón abierto por la parte delantera y una o dos filas de asientos cubiertas por una capota', en 1679, en un artículo publicado en La Gazeta Ordinaria (Madrid). Ese mismo año, B. Henríquez registra la forma caleza en su T hesaurus utriusque linguae hispanae et latinae. Cabe mencionar que la forma y estructura de la calesa han ido variando con el paso del tiempo, tal como evidencian las distintas autoridades aportadas y como señala E. Cotarelo, en su artículo "Semántica española: calés, calesa, calesín; chaperón, chapirón, capirote; champión, chantillón" (BRAE , VIII, 1921, pp. 109-115): "La calesa, por ejemplo, tenía dos y cuatro ruedas; era ligera y era pesada; abierta y cerrada; para rúa y para viaje largo. ¿Cómo explicar todo esto sin que resulte confundida con sus afines [...], o sin que la definición se convierta en una descripción extensa?" (pp. 112-113). Una de las razones de este cambio se debe, según E. Valera Merino (Los galicismos en el español de los siglos XVI y XVII, I, 2009), a que los primeros testimonios son sencillamente traducciones de textos extranjeros que relatan una realidad aún desconocida en España. Cotarelo, nuevamente, sitúa la introducción de este vehículo en nuestro país entre los años 1684 y 1691. Por otra parte, el valor 'aparato que se usa para trasladar personas o materiales entre los distintos niveles de una mina' se atestigua en 1897, en la publicación anónima "Minería. Incendio de la Mina 'San Amaro'", aparecida en el Boletín de Agricultura, Minería e Industrias (Ciudad de México). En 2010, Reygadas Roblesgil recoge esta acepción en su obra Las vetas del lenguaje minero: Viaje al centro del inframundo.

La acepción 'balde o cubo usado para la extracción de agua, mineral o estéril' se documenta únicamente en algunos repertorios lexicográficos. El primer registro se atestigua en el Diccionario de términos mineros para la América española (Siglos XVI-XIX), de Langue y Salazar-Soler.

Por otra parte, calesa se integra en la unidad pluriverbal de calesa, cuya acepción 'fuga del domicilio' se consigna únicamente en el Vocabulario Andaluz (1951) de Alcalá Venceslada.

  1. ac. etim.
    s. f. Carruaje de dos o cuatro ruedas, tirado por caballos, con armazón abierto por la parte delantera y una o dos filas de asientos cubiertas por una capota.
    docs. (1679-2022) 78 ejemplos:
    • 1679 Anónimo "Hamburgo" [03-01-1679] La Gazeta Ordinaria (Madrid) Esp (HD)
      Finalmente venian en Coches, y Calesas muchas Damas, y Caualleros de la primera Nobleza, que parte auian concurrido de las Ciudades, y Lugares cercanos a la celebridad tan deseada, de la total expulsion de los Suecos de la Germania, donde no les queda ya vn palmo de tierra, sino el que picaren los Presidios de Stralsund, y Gripsvald, hasta embarcarse en Penemunda (donde auia Nauios prontos para lleuarlos á su Patria) con el primer viento fauorable.
    • 2018 Vera de Rada, I. "De Karlsbad a Weimar" [07-11-2018] Bo (CORPES)
      Stefan Zweig calificó como uno de los momentos estelares de la humanidad cuando von Goethe, con el corazón contrito de dolor [...], hizo preparar su carruaje para escapar precipitadamente de Karlsbad (donde había pasado unos hermosos días en un balneario) hacia Weimar nuevamente (donde había pasado la mayor parte de su vida de político y creador). Era un día otoñal ventoso y frío de 1823. En la calesa le acompañaban solamente su secretario y un ayudante.
    • 1679 Anónimo "Hamburgo" [03-01-1679] La Gazeta Ordinaria (Madrid) Esp (HD)
      Finalmente venian en Coches, y Calesas muchas Damas, y Caualleros de la primera Nobleza, que parte auian concurrido de las Ciudades, y Lugares cercanos a la celebridad tan deseada, de la total expulsion de los Suecos de la Germania, donde no les queda ya vn palmo de tierra, sino el que picaren los Presidios de Stralsund, y Gripsvald, hasta embarcarse en Penemunda (donde auia Nauios prontos para lleuarlos á su Patria) con el primer viento fauorable.
    • 1680 Calderón de la Barca, P. Andrómeda y Perseo [2003] Esp (CDH )
      ALBEDRÍO Nunca yo fuera curioso, / pues no me atreviera —antes / de saber si el señor monstruo / se habrá vuelto a la marina / calesa en que cabe él solo— / a volver aquí, traído / del apetecido antojo / de las manzanas de un árbol, / que por aquí...
    • 1680 Cubero Sebastián, P. Peregrinación [1680] p. 3 Esp (BD)
      Toda esta Region es paludosa, y no se camina sino en tiempo de inuierno, en vn genero de Calesa, que ellos llaman Slita, y vá sobre el yelo, y la nieue, por encopados, y neuados arboles.
    • 1692 Anónimo Declaración Agustina de Sosa Esp (CODEA)
      Preguntada si á salido de estos reinos de Castilla y con qué personas, dijo que á salido de los reinos de Castilla abrá veinte y dos años, para los estados de Flandes a buscar a su marido que la envió a llamar [...], y encontró a su marido de esta parte de París, donde la salió a recivir, y en aquellas provincias estuvieron diez y seis años, y cinco años después de muerto su marido se bolvió a Madrid por tierra en una calesa en compañía de doña Isavel Rufina, flamenca, muger que fue de don Bernardo Salinas, sarjento general de batalla que havía sido, y no á buelto a salir más de estos reinos.
    • 1696 Roncaglia, C. Vida Leopoldo I, I p. 286 Esp (BD)
      Cerrada esta Carta, y despachado el Correo montó en su Calessa, y siguió el Exercito, que yá se avia adelantado marchando á Tangrad, adonde se campeó el 19. y se hizo alto el 20. en Kilich [...].
    • 1705 Anónimo (F. T. Croset) Trad Universo abreviado, F. A. Pomey p. 431 (BD)
      calessa, o coche de un cavallo. Carpentum. Chaize roulante, Calesche.
    • 1705 Lantery, R. Memorias [1949] 345 Esp (CDH )
      La calesa fué menester hacerla llevar al Puerto cargada en una carreta; el mozo, así que vió el negocio mal parado, desunió los caballos y sin hablar palabra se volvió a Jerez, créese de corrido.
    • 1716 Anónimo Marqués Valero I, 484 Cedulario americano Esp (CDH )
      [...] y en cuanto a los pintores que pintaren coches, carrozas, estufas, literas, calesas y furlones, doradores y oficiales que las dotaren, ensambladores que las tallaren o labraren y sus oficiales [...] y todos los demás que obraren contra lo contenido en esta pragmática, demás del perdimiento de lo denunciado, señalado, por las leyes y pragmáticas, les imponemos de penas por la primera vez, cuatro años de presidio cerrado de Africa, y por la segunda, ocho años de galeras.
    • c1750 Rdz Campomanes, P. Bosquejo [1984] Esp (CDH )
      El primero, aunque de su parte es útil, es lo principalmente para el carruaje de coches de camino, calesas, carromatos, galeras o recuas y para el tiro de artillería y de paso; para esto no tiene igual, ni en la fortaleza y ni en la agilidad de andar. El caballar es útil o para caballos de regalo o para el ejército, y, a excepción de los caballos de Asturias y Galicia, que son bastante fuertes para cargar y para tirar una silla volante, no son útiles a otro fin.
    • 1790 Azara, F. Geogr Paraguay [1904] 324 Paraguay (CDH )
      Me convencí prácticamente de esto al ver el camino que abrieron por el bosque los indios de San Joaquín para que transitase la calesa del señor Obispo: porque pasando yo mes y medio después por el mismo camino, lo hallé muy embarazado por los mayores más robustos y sanos árboles que en él habían caído de raíz sin más causa que la de haberles faltado los apoyos referidos en la parte del camino.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )

      Si era en el servicio que hacían mis paisanos y vuestros semejantes a los señores que los compraban, ¿qué pasaje tenían? Nada menos cruel. Dígalo la isla de Haití, que hoy llaman Santo Domingo; dígalo la de Cuba o La Habana, donde con una calesa o una golosina con que habilitaban a los esclavos, los obligaban a tributar a los amos un tanto diario fijamente como en rédito del dinero que se había dado por ellos.

    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] Esp (CDH )

      La niña retozona llevaba la vanguardia, y a cada paso nos comprometía en quimeras y reconvenciones, ya insultando a los paseantes, ya espantando los caballos, o cogiendo las ruedas de las calesas, o tirando cáscaras de naranja a los que iban en los coches.

    • 1862-1875 Blest Gana, A. Martín Rivas [1983] Chile (CDH )
      Antes que las familias acomodadas de Santiago hubiesen reputado como indispensable el uso de los elegantes coches que ostentan en el día, las señoras iban a este paseo en calesa y a veces en carreta, vehículo que en tales días usan ahora solamente las clases inferiores de la sociedad santiaguina.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cuba (CDH )
      Después de almorzar, el amo salió y se metió en la calesa. Yo seguí detrás de él para ir a pie. Pero me hizo subir y me sentó a su lado. Me quedé sorprendida. ¡Sentarme el amo en los cojines de la calesa, cuando los negros sólo se sientan en el pesebrón!
    • 1887 Cambaceres, E. Sangre [2003] Argentina (CDH )
      ¡Ni a palos... bonito, lindo papel, un papel fuerte iría a hacer a los ojos de la otra que se largaba de todo lujo, en calesa descubierta con cochero de librea y una yunta de buenos pingos!...
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] 262 Perú (CDH )
      Y ví pasar hileras de ya olvidadas gentes: / rostros enjutos, hondas pupilas, finos dientes / entre risueños labios de epigrama, sombrías / arrugas de entrecejos, sutiles ironías / de expresión picaresca, semblantes satisfechos / de nobleza, ostentosos y fementidos pechos; / calesas, mitras, luces [...] ; / y, sobre todo aquello, la tapada limeña, / la tapada que ríe, la tapada que sueña / con un sabroso encanto de helénicos amores / y va ofreciendo gracias y recogiendo flores, / hundida en el misterio de su mantón, en que ella / descubre sólo un ojo como una sola estrella, / pues la mujer ceñida con un mantón de viuda / es más pecaminosa que la mujer desnuda... /
    • 1929 Parra. T. Memorias Mamá Blanca [1991] Venezuela (CDH )
      Cuando Mamá se iba a Caracas en una calesa de dos caballos, acontecimiento desgarrador que ocurría cada quince o dieciséis meses, para regresar al cabo de tres semanas de ausencia, tan delgada como se había ido antes, y con una niñita nueva en la calesa de vuelta, tal cual si en realidad la hubiera comprado al pasar por una tienda, cuando Mamá se iba, digo, durante aquel tristísimo interregno de tres y hasta más semanas, la vida, bajo la dictadura militar de Evelyn, era una cosa desabridísima, sin amenidad ninguna, toda llena de huecos negros y lóbregos como sepulcros.
    • 1958 Carpentier, A. Guerra [1970] Cuba (CDH )
      Los caballos de la calesa no traían en las crines más humedad que la del propio sudor. Pero, durante todo el resto del día, dispararon coces a las tablas de la cuadra, irritados, al parecer, por la inmovilidad de nubes bajas.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 564 Esp (CDH )
      Porque entonces se enamoró de mí el Príncipe-Elector del Palatinado, que era un señor de muy buen aspecto, y me rogó que fuese a cantar al teatro de Heidelberg, y, cuando llegué, ni teatro ni nada: dos habitaciones en el castillo, con ventanas al parque, y una guardia de ulanos a la puerta [...] . Y cuando iba a pasear en la calesa del Príncipe, dos ulanos delante y dos detrás, a caballo y sin mirarme.
    • 1998 Prensa El Nuevo Herald, 20/01/1998 [1998] Estados Unidos de América (CDH )
      Como si hubiera retrocedido en el tiempo, las plazas y calles principales de Lima se llenaron el sábado de personajes coloniales, como virreyes, tapadas (limeñas antiguas) y calesitas (carruajes tirados por caballos) en la celebración de un bulliciosa serenata para la ciudad.
    • 2003 Carmona Torres, L. A. De Asturias PR (CORPES)
      Ma Lala salió al instante al batey con una ingenua alegría infantil adornando su rostro arrugado y en el pecho su corazón latiendo en aligerados compases. En su viejo quitrín, el también viejo Bartolo Cora, esclavo liberto que fue conductor de carretas, calesas y quitrines por tantos años, había traído a Sagrado una vez más de la estación del tren en Guayama.
    • 2012 San Juan, E. "Barrio español de Manila es Colombia" [27-01-2012] Público (Madrid): publico.es Esp (CORPES)
      El rodaje de "The Bourne Legacy" apenas perturba el habitual trasiego de calesas y turistas que recorren a pie Intramuros, el centro histórico de la capital filipina.
    • 2018 Vera de Rada, I. "De Karlsbad a Weimar" [07-11-2018] Bo (CORPES)
      Stefan Zweig calificó como uno de los momentos estelares de la humanidad cuando von Goethe, con el corazón contrito de dolor [...], hizo preparar su carruaje para escapar precipitadamente de Karlsbad (donde había pasado unos hermosos días en un balneario) hacia Weimar nuevamente (donde había pasado la mayor parte de su vida de político y creador). Era un día otoñal ventoso y frío de 1823. En la calesa le acompañaban solamente su secretario y un ayudante.
    • 1679 Anónimo "Hamburgo" [03-01-1679] La Gazeta Ordinaria (Madrid) Esp (HD)
      Finalmente venian en Coches, y Calesas muchas Damas, y Caualleros de la primera Nobleza, que parte auian concurrido de las Ciudades, y Lugares cercanos a la celebridad tan deseada, de la total expulsion de los Suecos de la Germania, donde no les queda ya vn palmo de tierra, sino el que picaren los Presidios de Stralsund, y Gripsvald, hasta embarcarse en Penemunda (donde auia Nauios prontos para lleuarlos á su Patria) con el primer viento fauorable.
    • 1679 Anónimo "Praga, 02/07/1679" [15-08-1679] La Gazeta Ordinaria (Madrid) Esp (HD)
      A 9 del passado, á las 3 de la tarde, començó alli su entrada. Contaronfe 220 personas, parte en Calessas decentes, y asseadas, para viage, y parte á cauallo: todos con melena larga, y barbados.
    • 1679 Henríquez, B. ThHispLat Esp (NTLLE)
      caleza, curriculum, i, dimin. a currus [...].
    • 1680 Calderón de la Barca, P. Andrómeda y Perseo [2003] Esp (CDH )
      ALBEDRÍO Nunca yo fuera curioso, / pues no me atreviera —antes / de saber si el señor monstruo / se habrá vuelto a la marina / calesa en que cabe él solo— / a volver aquí, traído / del apetecido antojo / de las manzanas de un árbol, / que por aquí...
    • 1680 Cubero Sebastián, P. Peregrinación [1680] p. 3 Esp (BD)
      Toda esta Region es paludosa, y no se camina sino en tiempo de inuierno, en vn genero de Calesa, que ellos llaman Slita, y vá sobre el yelo, y la nieue, por encopados, y neuados arboles.
    • 1692 Anónimo Declaración Agustina de Sosa Esp (CODEA)
      Preguntada si á salido de estos reinos de Castilla y con qué personas, dijo que á salido de los reinos de Castilla abrá veinte y dos años, para los estados de Flandes a buscar a su marido que la envió a llamar [...], y encontró a su marido de esta parte de París, donde la salió a recivir, y en aquellas provincias estuvieron diez y seis años, y cinco años después de muerto su marido se bolvió a Madrid por tierra en una calesa en compañía de doña Isavel Rufina, flamenca, muger que fue de don Bernardo Salinas, sarjento general de batalla que havía sido, y no á buelto a salir más de estos reinos.
    • 1695 Anónimo Inventario Baltasar Lazcano Espina Esp (CorLexIn)
      Yten veinte y un quadros de la casa de Austria, sin marcos. Yten un retrato de la hija de mi señora doña María de Lazcano, con su marco. Yten un retrato del señor don Balthasar de Lazcano y Espina. Yten un coche biejo y una calesa.
    • 1696 Roncaglia, C. Vida Leopoldo I, I p. 286 Esp (BD)
      Cerrada esta Carta, y despachado el Correo montó en su Calessa, y siguió el Exercito, que yá se avia adelantado marchando á Tangrad, adonde se campeó el 19. y se hizo alto el 20. en Kilich [...].
    • 1705 Anónimo (F. T. Croset) Trad Universo abreviado, F. A. Pomey p. 431 (BD)
      calessa, o coche de un cavallo. Carpentum. Chaize roulante, Calesche.
    • 1705 Lantery, R. Memorias [1949] 345 Esp (CDH )
      La calesa fué menester hacerla llevar al Puerto cargada en una carreta; el mozo, así que vió el negocio mal parado, desunió los caballos y sin hablar palabra se volvió a Jerez, créese de corrido.
    • 1706 Stevens, J. New Spanish English dictionary Esp (NTLLE)
      calésa. a Calash to ride in.
    • 1716 Anónimo Marqués Valero I, 484 Cedulario americano Esp (CDH )
      [...] y en cuanto a los pintores que pintaren coches, carrozas, estufas, literas, calesas y furlones, doradores y oficiales que las dotaren, ensambladores que las tallaren o labraren y sus oficiales [...] y todos los demás que obraren contra lo contenido en esta pragmática, demás del perdimiento de lo denunciado, señalado, por las leyes y pragmáticas, les imponemos de penas por la primera vez, cuatro años de presidio cerrado de Africa, y por la segunda, ocho años de galeras.
    • 1724 Palomino Castro Velasco, A. Parnaso español [1936] Esp (CDH )
      Y así sucedió, cuando yo fui a Valencia el dicho año de 1697, que habiendo salido Dionis Vidal (discípulo mío) a recibirme hasta la Venta de Chiva, cinco leguas de Valencia, quiso también Conchillos hacerme la honra de ir en su compañía [...] , y a el otro día me enseñó Conchillos un dibujo de aguada de todo el recibimiento, con las calesas, la venta y el pozo y pilar que hay enfrente, con todas las demás circunstancias del país, y a mi discípulo abrazándome, y todos los demás, y él mismo con tal propriedad, que en las acciones y el traxe se conocía quién era cada uno.
    • 1729 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      calesa. s. f. Un medio coche con un asiento, en el que caben dos personas, puesto sobre dos varas, y con dos ruedas, el qual tira una mula ó caballo, puestas las puntas de las varas sobre la silla. Es voz tomada del Francés Caleche. Algunos modernos la llaman Calés.
    • c1750 Rdz Campomanes, P. Bosquejo [1984] Esp (CDH )
      El primero, aunque de su parte es útil, es lo principalmente para el carruaje de coches de camino, calesas, carromatos, galeras o recuas y para el tiro de artillería y de paso; para esto no tiene igual, ni en la fortaleza y ni en la agilidad de andar. El caballar es útil o para caballos de regalo o para el ejército, y, a excepción de los caballos de Asturias y Galicia, que son bastante fuertes para cargar y para tirar una silla volante, no son útiles a otro fin.
    • 1754 Venegas, M. Apostol Mariano p. 6 Mx (BD)
      [...] y el mismo dia de su entrada en en Milán, quando iba nuestro Juan en una caleza á vér el solemne recibimiento que se le hazia, sin saber como se le bolcó la caleza, y se hizo pedazos; y Juan quedando bastantemente corrido, y avergonzado se entró en una Iglesia llamada comunmente el Giardino, y [...], aqui le sucedió una cosa digna de memoria, y de admiracion.
    • 1718-1759 Cecina Rica y Fergel, Pablo Médula eutropélica calculatoria que enseña a jugar a las damas [1759] 3 Esp (CDH )

      Mas para empezar la rebuelta, no se ha de acudir à la sàlida, sino à la buelta immediata; y porque buelve sobre la buelta, se llama rebuelta: al modo, que las calesas se llaman de retorno, y no siempre con tanta propriedad.

    • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Perú (CDH )
      Por mi cálculo, en diez años entraron en el Perú quinientas mil mulas y suponiendo que solamente se murieran o estropearan las que había, sería preciso contar actualmente con quinientas mil mulas de servicio de carga, silla, coches y calesas, cuyas dos últimas clases se reducen a Lima, porque en otras ciudades no se usa de este obstentoso TREN, porque no se proporciona a su terreno, o por mejor decir, al uso.
    • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] 185 Perú (CDH )
      [...] y si fuere necesario, se impone algún derecho corto a los transeúntes, como sucede hasta en las Reales Calzadas, que necesitan continuos reparos por el mucho trajín de coches, calesas, carromatos y galeras, cuyos bagajes fueron los más beneficiados y que hacen más destrozos.
    • c1775 Concolorcorvo Lazarillo [1965] Perú (CDH )
      Ésta mantiene docientos y cincuenta coches y más de mil calesas, que sólo se distinguen en que tienen dos ruedas y las arrastra una mula, y estar más sujetas a un vuelco.
    • 1780 RAE DRAE 1.ª ed. (NTLLE)
      calesa. s. f. Carruage que se compone de una silla de madera cubierta de vaqueta, abierta por delante, puesta sobre dos varas con dos ruedas, y de que comunmente tiran dos mulas [...].
    • 1785 Anónimo Capitán y negritos [1932] Tonadillas teatrales Esp (CDH )
      Negra y Negro.Chitito y cayando, / que el seor Siolo / podrá dispertar.Negro. / Para lo dia del dicho / te compraré una cofieta / como la de la cabaya / que tira de la calesa.
    • 1790 Azara, F. Geogr Paraguay [1904] 324 Paraguay (CDH )
      Me convencí prácticamente de esto al ver el camino que abrieron por el bosque los indios de San Joaquín para que transitase la calesa del señor Obispo: porque pasando yo mes y medio después por el mismo camino, lo hallé muy embarazado por los mayores más robustos y sanos árboles que en él habían caído de raíz sin más causa que la de haberles faltado los apoyos referidos en la parte del camino.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )

      Si era en el servicio que hacían mis paisanos y vuestros semejantes a los señores que los compraban, ¿qué pasaje tenían? Nada menos cruel. Dígalo la isla de Haití, que hoy llaman Santo Domingo; dígalo la de Cuba o La Habana, donde con una calesa o una golosina con que habilitaban a los esclavos, los obligaban a tributar a los amos un tanto diario fijamente como en rédito del dinero que se había dado por ellos.

    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )
      ¡Si supieras la entrada que tuvo / el Rey de los Cielos en Jerusalén!... / ¡Que no quiso ni coche ni calesa, / sino un jumentillo que prestado fue!
    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] 210 Esp (CDH )

      Ignoro si usted, como Curioso, habrá observado el espectáculo grotesco *que en semejante ocasión presentan las dos calles de Hortaleza y Fuencarral [...] ; la multitud de tiendas de panecillos del Santo para pasto de los fieles; los coches y calesas prodigiosamente henchidos de mujeres y muchachos; y el sofoco de la concurrencia, que son plácido espectáculo a la multitud de espectadores de rejas y balcones; las sales del ingenio chisperil, y demás circunstancias, en fin, que hacen aquel cuadro tan original en su clase.

    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] Esp (CDH )

      La niña retozona llevaba la vanguardia, y a cada paso nos comprometía en quimeras y reconvenciones, ya insultando a los paseantes, ya espantando los caballos, o cogiendo las ruedas de las calesas, o tirando cáscaras de naranja a los que iban en los coches.

    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] Esp (CDH )

      Los cafés, oscuros aún y abiertos de par en par, no reciben todavía más que uno u otro provinciano que saborea el primero un gran cuartillo de leche helada, algún militar que fuma un cigarro mientras ojea la Gaceta, *o un quidam *que entra mirando al reloj, espera a un amigo que viene de allí a un rato, y juntos parten a paseo.

      — De la lotería-aaaao-cha-vó-A-ochavito los fijos.— ¿Una calesa, mi amo?— De la fuente la traigo, ¿quién la bebe?— Señores, a un lao, chás.— El papel que acaba de salir ahora nuevo.— Cartas de pega.— Orchateró.

    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] Esp (CDH )

      Designada por el más antiguo en la facultad la hora de las ocho de aquella misma noche para verificar la reunión, viéronse aparecer a la puerta de la casa, con cortos minutos de diferencia, un birlochoy un bombé, un cabrioléy un tilbury; ramificaciones todas de la antigua familia de las calesas, *y representantes en sus respectivas formas del progreso de las luces, y de la marcha de este siglo corretón.

    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] 403 Esp (CDH )
      Todas estas y otras muchas clases que sería harto prolijo enumerar, alternaban confusamente con los enjaezados caballos, las campanillentas calesas, los perros aulladores, máscaras espantosas, fuegos y petardos disparados al viento.
    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] Esp (CDH )
      A misa mayor repicaban las campanas de San Millán, * cuando por la calle abajo de Toledo, entre el tráfago de carromatos y calesas, trajineros y paseantes, veíanse adelantar agitadamente y con rostros meditabundos, reveladores de una preocupación mental más o menos profunda, diferentes figuras, cuyos trajes y modales daban luego a conocer su diversa procedencia.
    • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
      calesa. s. f. carruaje de dos ruedas, capaz lo mas para dos personas, que se compone de una silla de madera cubierta de baqueta, abierta por delante y resguardada en parte de la intemperie por una especie de capota que sirve al propio tiempo de respaldo.
    • 1873 Pz Galdós, B. Trafalgar [1995] Esp (CDH )

      Cargué la maleta, y en un santiamén don Alonso, Marcial y yo salimos por la puerta del corral para no ser vistos; nos subimos a la calesa, y ésta partió tan a escape como lo permitía la escualidez del rocín que la arrastraba y la procelosa configuración del camino.

    • 1873 Pz Galdós, B. Trafalgar [1995] Esp (CDH )
      Nos zampamos en un santiamén Marcial y yo las sobras, y seguimos el viaje, ellos a caballo, marchando al estribo, y nosotros como antes, en nuestra derrengada calesa.
    • 1862-1875 Blest Gana, A. Martín Rivas [1983] Chile (CDH )
      Antes que las familias acomodadas de Santiago hubiesen reputado como indispensable el uso de los elegantes coches que ostentan en el día, las señoras iban a este paseo en calesa y a veces en carreta, vehículo que en tales días usan ahora solamente las clases inferiores de la sociedad santiaguina.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cuba (CDH )
      Hacia el oscurecer de un día de Noviembre del año 1812, seguía la calle de Compostela en dirección del norte de la ciudad, una calesa tirada por un par de mulas, en una de las cuales, como era de costumbre, cabalgaba el calesero negro.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] 62 Cuba (CDH )
      Pararon de repente las mulas al trote en la esquina del callejón de San Juan de Dios y salió a espacio y con no poco trabajo de la calesa un caballero alto, bien puesto, vestido de frac negro abotonado hasta el cuello, dejando ver por debajo el chaleco o chupa de color claro, pantalones de carranclán de pie, corbatín de cerda y sombrero de castor con copa enorme y ala angosta.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cuba (CDH )
      Las mujeres blancas, al menos las que no se dirigían a la iglesia, iban en quitrines, los cuales entonces empezaban a generalizarse y a sustituir a las volantes o calesas, que venían usándose desde fines del siglo pasado.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cuba (CDH )
      Después de almorzar, el amo salió y se metió en la calesa. Yo seguí detrás de él para ir a pie. Pero me hizo subir y me sentó a su lado. Me quedé sorprendida. ¡Sentarme el amo en los cojines de la calesa, cuando los negros sólo se sientan en el pesebrón!
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] 516 Cuba (CDH )
      Salimos por la puerta de Tierra, cogimos la calzada de San Luis Gonzaga todo derecho, y no paramos hasta unas pocas casas de esquina del Campanario Viejo. Delante de una de dos ventanas de hierro y zaguán, mandó parar el amo junto a otra calesa vacía que se hallaba a la puerta.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cuba (CDH )
      Aunque el amo se retiró de prisa, no subió a la calesa hasta que vio que yo soné el aldabón y abrieron la puerta.
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cuba (CDH )
      Háganse cargo sus mercedes que yo estaba sofocada por la pelea con la loca, y de contra, que vi lo que pasaba en la ventana de la sala, por un agujerito en la puerta del aposento. No es mi culpa que yo haya guardado esa figuración tanto tiempo en el pecho [...] ¿qué culpa tuve yo de que el amo me llevara en su calesa a la Casa Cuna? ¿qué culpa tuve yo de que el amo me encargara el mayor silencio sobre lo que iba a ver y oír en la Cuna y en toda otra parte a donde llevarían la cría?
    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cuba (CDH )
      Dionisio me había contado que Señorita y el amo habían tenido muchas pendencias por mi causa, por la niña que yo criaba, por haberme llevado el amo en la calesa a la Casa Cuna, porque no creía que el médico Montes de Oca me había alquilado; en fin, por otras mil cosas.
    • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas VI [2003] Perú (CDH )
      Llegada la hora de que saliesen los reos, su señoría el oidor se apeó de la calesa en la puerta de la cárcel, y le dijo al juez:

      — »Oiga usted, mi amigo: lo que es a mi negrito, ni usted ni nadie lo azota, que su amo soy, y sólo yo tengo derecho para corregirlo cuando cometa alguna travesura.

    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      calesa [...]. f. Carruaje de dos ruedas y limonera, con caja abierta por delante, de dos asientos y con capota de vaqueta.
    • 1887 Cambaceres, E. Sangre [2003] Argentina (CDH )
      ¡Ni a palos... bonito, lindo papel, un papel fuerte iría a hacer a los ojos de la otra que se largaba de todo lujo, en calesa descubierta con cochero de librea y una yunta de buenos pingos!...
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] 262 Perú (CDH )
      Y ví pasar hileras de ya olvidadas gentes: / rostros enjutos, hondas pupilas, finos dientes / entre risueños labios de epigrama, sombrías / arrugas de entrecejos, sutiles ironías / de expresión picaresca, semblantes satisfechos / de nobleza, ostentosos y fementidos pechos; / calesas, mitras, luces [...] ; / y, sobre todo aquello, la tapada limeña, / la tapada que ríe, la tapada que sueña / con un sabroso encanto de helénicos amores / y va ofreciendo gracias y recogiendo flores, / hundida en el misterio de su mantón, en que ella / descubre sólo un ojo como una sola estrella, / pues la mujer ceñida con un mantón de viuda / es más pecaminosa que la mujer desnuda... /
    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] República Dominicana (CDH )
      El domingo primero de cada. mes, después de misa, la visita un primo suyo, que viene en calesa y con chistera.
    • 1921 Cotarelo, E. "Semántica" [01-01-1921] p. 111 Boletín de la Real Academia Española (Madrid) Esp (HD)
      Esta fué la clásica calesa que parece duró en Madrid hasta después de mediar el siglo XIX y dura aún en pueblos del Mediodía de España. Pero no era la primitiva calesa, y por eso hemos dicho que podría haber alguna confusión en la identidad que establecía el Diccionario de Autoridades al definir su calesa.
    • 1929 Parra. T. Memorias Mamá Blanca [1991] Venezuela (CDH )
      Cuando Mamá se iba a Caracas en una calesa de dos caballos, acontecimiento desgarrador que ocurría cada quince o dieciséis meses, para regresar al cabo de tres semanas de ausencia, tan delgada como se había ido antes, y con una niñita nueva en la calesa de vuelta, tal cual si en realidad la hubiera comprado al pasar por una tienda, cuando Mamá se iba, digo, durante aquel tristísimo interregno de tres y hasta más semanas, la vida, bajo la dictadura militar de Evelyn, era una cosa desabridísima, sin amenidad ninguna, toda llena de huecos negros y lóbregos como sepulcros.
    • 1929 Parra. T. Memorias Mamá Blanca [1991] Venezuela (CDH )
      Se iba, como he dicho ya, caminando muy poco a poco, en una calesa de dos caballos, con su crinolina anchota de tafetán, su manteleta de muselina y una capotica llena de cerezas, que ataba bajo la barba con un gran lazo de cinta.
    • 1929 Parra. T. Memorias Mamá Blanca [1991] 337 Venezuela (CDH )
      En lugar de embarcarse rumbo a Francia, palabra pretenciosa de oscura significación, Virginia, llena de naturalidad, se iba a Caracas en una calesa igual a la de Mamá.
    • 1929 Parra. T. Memorias Mamá Blanca [1991] Venezuela (CDH )
      Por fin, una mañana, apiñadas todas en una gran calesa, la misma que tantas veces se había llevado a Mamá, entre paquetes, maletas, muñecas en los brazos, cestas de frutas, alfondoques, aplausos, gritos y carcajadas de alegría, cosas éstas tres últimas ¡tan impropias en una despedida eterna!, arrancaron con trabajo los caballos y a paso lento nos fuimos para siempre de Piedra Azul.
    • 1929 Parra. T. Memorias Mamá Blanca [1991] Venezuela (CDH )
      Cuando nuestra calesa zumbante y repleta como una colmena, dando tumbos sobre los baches del callejón, cruzó la vuelta postrera tras de la cual va no se distinguía el techo de la Casa Grande [...] , acabábamos de perder un imperio.
    • 1929 Parra. T. Memorias Mamá Blanca [1991] Venezuela (CDH )

      Humilladas y prisioneras, cesamos en aquel instante de dominar el mundo.

      ¡Pobres niñitas gritonas de la apiñada calesa!

    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Guatemala (CDH )
      Por aquí empezaron a cruzar los coches que volvían de los dominios presidenciales —landós, sulkys, calesas—, ocupados por personas de caras y trajes muy parecidos.
    • 1958 Carpentier, A. Guerra [1970] Cuba (CDH )
      Los caballos de la calesa no traían en las crines más humedad que la del propio sudor. Pero, durante todo el resto del día, dispararon coces a las tablas de la cuadra, irritados, al parecer, por la inmovilidad de nubes bajas.
    • 1958 Carpentier, A. Guerra [1970] Cuba (CDH )
      Partieron para el ingenio, en gran tren de calesas-relumbrante de grupas alazanas, bocados de plata y charoles al sol.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] México (CDH )

      Ventura volvió a inclinar la cabeza antes de colocarse el sombrero. La calesa fue conducida por un peón hasta la verja y él dio la espalda al indio y caminó hacia la mecedora donde se encontraba la mujer preñada. /

    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 113 México (CDH )
      Los tejocotes podridos se abrieron bajo sus pies, los perros ladraron y corrieron alrededor de la calesa y las ramas de los ciruelos esparcieron la frescura del rocío.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 113 México (CDH )
      Al darle su apoyo para que subiera a la calesa, él apretó involuntariamente el brazo de su esposa y sonrió. /
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] México (CDH )
      Al paso de la calesa, los trabajadores abandonaron machetes y azadones, los arrieros chicotearon a los borricos: las nubes de polvo se levantaron sobre otra tierra, seca sin transición.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] 114 México (CDH )
      Adelante de la calesa, como un enjambre negro, iba la procesión religiosa que no tardaron en alcanzar. /
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] México (CDH )

      El lento avance de los peregrinos los detuvo [...] las coronas de espina abrían heridas sobre las frentes morenas, los escapularios de nopal sobre los pechos lampiños: los murmullos en lengua indígena no se levantaban más allá del ras de tierra punteada de gotas rojas que los pies lentos aplanaban y en seguida ocultaban: pies de costra dura, encallecidos, acostumbrados a llevar esa segunda capa de piel lodosa. La calesa no avanzaba. /

    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] México (CDH )
      La calesa se abría paso con dificultad por el sendero de polvo, entre los cuerpos que no conocían la prisa, que avanzaban de rodillas, a pie, a gatas, hacia el santuario.
    • 1962 Fuentes, C. Muerte Artemio Cruz [1962] México (CDH )

      La calesa se detuvo y él saltó, empuñando el fuete sobre las cabezas oscuras, gritando que abrieran paso: alto, vestido de negro, con el sombrero galoneado metido hasta las cejas... /

    • 1967 Benet, J. Región [1996] 76 Esp (CDH )
      Era una conjura de la que tampoco debía estar ajeno el hombre de la bicicleta que tuvo que huir —sin despedirse ni hacer las maletas, la máquina la encontraron después en un bosque de alcornoques— tal vez al día siguiente de recibirse en el cuarto de costura el aviso más significativo: un disparo de fusil que vino a rematar, como la explosión del cohete, el viaje por una solitaria senda de la sierra de una bamboleante calesa envuelta en una nube de polvo.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 564 Esp (CDH )
      Porque entonces se enamoró de mí el Príncipe-Elector del Palatinado, que era un señor de muy buen aspecto, y me rogó que fuese a cantar al teatro de Heidelberg, y, cuando llegué, ni teatro ni nada: dos habitaciones en el castillo, con ventanas al parque, y una guardia de ulanos a la puerta [...] . Y cuando iba a pasear en la calesa del Príncipe, dos ulanos delante y dos detrás, a caballo y sin mirarme.
    • 1976 Puig, M. Beso [2002] Argentina (CDH )
      Y con toda esa mata de pelo arriba la negra le hace una trenza, y le pone todo un adorno de flores del lugar, y cuando ella sale en la calesa, aunque es tiempo moderno, van en ese cochecito divino tirado por dos burritos, y todo el pueblo le sonríe, y ella se ve como rumbo hacia la felicidad...
    • 1983 Ribeyro, J. R. Geniecillos [1983] Perú (CDH )
      Al llegar al malecón se detuvo en seco y encendió un cigarrillo. Humo sobre el mar. Isla de San Lorenzo. «Elegante como una calesa o una carabela», pensó y su oído le advirtió que sus seguidores se habían detenido.
    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] Esp (CDH )
      Se la veía por Madrid indefectiblemente escoltada por el marqués de los Alumbres, paseando por el Retiro, en calesa por el Prado, en el teatro Rossini o en un palco de la Zarzuela.
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cuba (CDH )
      En un quicio se apoyaban los mangos de una calesa, y sobre la sombra de las grandes ruedas, en la pared contigua, colgaban carabinas, telescopios, péndulos, y quizá pistoletes y espadas de empuñadura nacarada.
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cuba (CDH )
      Abriendo la nevada, pasó, veloz, una calesa.
    • 1998 Prensa El Nuevo Herald, 20/01/1998 [1998] Estados Unidos de América (CDH )
      Como si hubiera retrocedido en el tiempo, las plazas y calles principales de Lima se llenaron el sábado de personajes coloniales, como virreyes, tapadas (limeñas antiguas) y calesitas (carruajes tirados por caballos) en la celebración de un bulliciosa serenata para la ciudad.
    • 2003 Carmona Torres, L. A. De Asturias PR (CORPES)
      Ma Lala salió al instante al batey con una ingenua alegría infantil adornando su rostro arrugado y en el pecho su corazón latiendo en aligerados compases. En su viejo quitrín, el también viejo Bartolo Cora, esclavo liberto que fue conductor de carretas, calesas y quitrines por tantos años, había traído a Sagrado una vez más de la estación del tren en Guayama.
    • 2012 San Juan, E. "Barrio español de Manila es Colombia" [27-01-2012] Público (Madrid): publico.es Esp (CORPES)
      El rodaje de "The Bourne Legacy" apenas perturba el habitual trasiego de calesas y turistas que recorren a pie Intramuros, el centro histórico de la capital filipina.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      calesa [...]. Carruaje de cuatro y, más comúnmente, de dos ruedas, con la caja abierta por delante, dos o cuatro asientos y capota de vaqueta.
    • 2018 Vera de Rada, I. "De Karlsbad a Weimar" [07-11-2018] Bo (CORPES)
      Stefan Zweig calificó como uno de los momentos estelares de la humanidad cuando von Goethe, con el corazón contrito de dolor [...], hizo preparar su carruaje para escapar precipitadamente de Karlsbad (donde había pasado unos hermosos días en un balneario) hacia Weimar nuevamente (donde había pasado la mayor parte de su vida de político y creador). Era un día otoñal ventoso y frío de 1823. En la calesa le acompañaban solamente su secretario y un ayudante.
    1. s. f. En particular, calesa en la que se trasladaba a los presos juzgados por el Tribunal eclesiástico de la Inquisición.
      docs. (1875-2022) Ejemplo:
      • 1883 Palma, R. Tradiciones peruanas V [2003] Perú (CDH )
        No se necesitaba más para poner en movimiento a la gente novelera y para que la Inquisición descolgara familiares que en la famosa calesita condujeran al dueño de la casa a la terrorífica cárcel del Santo Oficio.
      1. s. Frecuentemente, en diminutivo y con el modificador verde.
        docs. (1875-2022) 7 ejemplos:
        • 1875 Palma, R. Tradiciones peruanas III [1967] Perú (CDH )
          Acudió la guardia de palacio al sitio del bochinche, y tras ella, ¡Dios nos libre y nos defienda!, la calesita verde de la Inquisición.
        • 2022 Baztán, F. Copa alejandrina - Esp (BD)
          El parche de un tambor abría paso a cuatro lanzas del cabildo que custodiaban a un reo engrilletado sobre una calesita verde, vehículo usado habitualmente por la Suprema para conducir a herejes y penitenciados al palacio del Alcaide.
        • 1875 Palma, R. Tradiciones peruanas III [1967] Perú (CDH )
          Acudió la guardia de palacio al sitio del bochinche, y tras ella, ¡Dios nos libre y nos defienda!, la calesita verde de la Inquisición.
        • 1877 Palma, R. Tradiciones peruanas IV [1967] Perú (CDH )

          Cuando al otro día fué ella, muy oronda y como quien no ha roto un plato, a Santo Domingo, para reconciliarse con el padre Bustamante, que era un pico de oro como predicador, ya la esperaba en la plazuela la calesita verde de la Inquisición.

        • 1903 Obligado, P. S. Tradiciones argentinas [1903] Argentina (CDH )
          La aterradora calesita verde no llegó á rodar en nuestras calles; pero no fué Barbarín el único, que saliera montado sobre bestia de albarda y vestido de sambenito en el castigo de los portugueses y conspiración de los franceses, abjurado, en procesión de desagravio.
        • 1905 Prince Letcher, C. "Peruanófilos anticuarios" [01-01-1905] p. 124 Revista de Ciencias (Lima) Pe (HD)
          Angela Carranza, beata agustina, nació en la ciudad de Córdoba del Tucumán en 1641 [...]. Decía que recibía señalados favores del Cielo, entre otros el don de hacer milagros y profetizar el porvenir [...]. No solo el vulgo, sino muchas personas que se preciaban de ilustradas creían lo que esa mujer contaba y vaticinaba, acudiendo en crecido número á consultarla. Pero el Santo Oficio de la Inquisición, que tuvo conocimiento de las supercherías de la Carranza, envió á la puerta de su casa, en la noche del 21 de diciembre de 1689, la famosa calesita verde.
        • 1952 Valle-Arizpe, A. Inquisición y crímenes [2016] p. 105 Mx (BD)
          Salió más que en volandas la temible calesita verde, poniendo pavor y escalofríos en todos los que la veían, con sus respectivos familiares mandados por el Alguacil Mayor y el Escribano del Secreto y aprehendieron a don Guillén de Lampart.
        • 2006 Ángeles, R. (ed.) Dramaturgia Perú - Pe (BD)
          Mariana: ¡La calesita verde! ¡La calesita verde de la Inquisición! / Isabel: ¿Dónde? / (Las tres miran aterradas en la misma dirección) / Ana María: ¡No puede ser! / Isabel: ¡En la puerta de doña Luisa!
        • 2022 Baztán, F. Copa alejandrina - Esp (BD)
          El parche de un tambor abría paso a cuatro lanzas del cabildo que custodiaban a un reo engrilletado sobre una calesita verde, vehículo usado habitualmente por la Suprema para conducir a herejes y penitenciados al palacio del Alcaide.
  2. s. f. Mx Aparato que se usa para trasladar personas o materiales entre los distintos niveles de una mina.
    docs. (1897-2020) 5 ejemplos:
    • 1897 Anónimo "Incendio Mina" [01-02-1897] Boletín de Agricultura, Minería e Industrias (Ciudad de México) Mx (HD)
      Después de una primera tentativa para llegar al piso inferior de la mina, sin conseguirlo, salió medio asfixiado. Fué obligado á bajar una segunda vez para cumplir con la orden que se le daba, y entonces.......... ya no volvió.- La calesa quedó vacía.
    • 1994 Castillo García, F. Infierno bonito - Mx (BD)
      Salí triste de la mina, revisando por última vez su patio, lo horca [sic], su jaula o calesa de dos pisos.
    • 2010 Reygadas Roblesgil, P. Vetas lenguaje minero - Mx (BD)
      calesa: Ascensor de minas para transportar personas, maquinarias o botes de mineral [...].
    • 2012 Corona Peña, L. E. / Vega Flores, L. "Trabajo minero Hidalgo" p. 201 Pueblos indígenas Hidalgo Mx (BD)
      Pasan a checar su tarjeta y el facilitador (antes llamado supervisor) les da su pueble, que es una tarjetita en la que se indica el nivel al que bajarán [...]; nuestro personaje se va a su lugar de trabajo, hace la labor que tiene encomendada y al terminar su turno, sale de la mina, en este caso de un socavón horizontal, pero igual que en las de un tiro que necesitan calesa (especie de elevador) para salir; todo está oscuro y poco a poco aparece un puntito que se va haciendo grande, grande, es la luz del sol; claro, esto si le tocó el turno de día, porque hay tres turnos y todos los trabajadores van pasando por cada uno.
    • 2020 Rubio, M. "Tres mineros accidentados" [26-03-2020] El Sol de Parral (Chihuahua): elsoldeparral.com.mx Mx (HD)
      Luego de que se reportara un derrumbe al interior de la mina Vesper se confirmó que se trató de una caída desde la calesa dejando 3 personas lesionadas las cuales están identificadas.
  3. Acepción lexicográfica
  4. s. f. "Balde o cubo usado para la extracción de agua, mineral o estéril" (Alonso, Diccionario minero Iberoamérica-1995).
    docs. (1993-1995) 2 ejemplos:
    • 1993 Langue, F. / Salazar-Soler, C. DiccTérminos mineros Amér s. XVI-XIX (FG)
      calesa. Am. (XVI-XX) Balde o cubo usado para la extracción de mineral, agua o escombros de las minas [...].
    • 1995 Alonso, R. N. Diccionario minero Iberoamérica p. 54 Ar (BD)
      calesa: Balde o cubo usado para la extracción de agua, mineral o estéril.
de calesa
    Acepción lexicográfica
  1. loc. adv. "Fuga del domicilio" (Alcalá Venceslada, VocAndaluz-1951).
    docs. (1951) Ejemplo:
    • 1951 Alcalá Venceslada, A. VocAndaluz [1980] Esp (NTLLE)
      calesa. f. En el m. adv. "De calesa", fuga del domicilio [...].

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE

cerrar

Diccionarios

Dudas rápidas