Diccionario panhispánico de dudas

2.ª edición (versión provisional)
g

1. Séptima letra del abecedario español. Su nombre es femenino: la ge (pl. ges), pron. [jé, jés].

2. Representa dos fonemas consonánticos distintos:

2.1. Cuando precede a las vocales a, o, u (gato, agorero, guante), va en posición final de sílaba o palabra (dogma, ignorar, cíborg) o agrupada con otra consonante (glacial, gritar), representa el fonema velar sonoro /g/. Este mismo fonema lo representa también el dígrafo gu ante las vocales e, i; en el dígrafo, la u no se pronuncia: [gérra] por guerra, [agijón] por aguijón. Ante estas mismas vocales, cuando la g y la u no forman dígrafo y tiene cada una sonido independiente, la u debe escribirse con diéresis (→ diéresis): desagüe, pingüino, lingüística.

2.1.1. Se suele pronunciar un leve refuerzo consonántico cercano al fonema /g/ delante de los diptongos /ua/, /ue/, /ui/ cuando van en posición inicial de palabra o de sílaba (caso en que se escriben, salvo rara excepción, con h antepuesta): [guéso, guébo, pariguéla, desguesár] por hueso, huevo, parihuela, deshuesar. Esta pronunciación ha quedado a veces fijada en la escritura y, así, algunas palabras que comienzan por las secuencias hua, hue, hui, o que las contienen, pueden escribirse también con gua, güe, güi (→ h, 3).

2.1.2. Debe evitarse el vulgarismo de pronunciar la /g/ como una /b/: ⊗‍[abujéro] por agujero. Tampoco es propio del habla culta pronunciar la /g/ como /j/ o como /z/, lo que algunos hablantes hacen cuando este sonido va en posición final de sílaba: ⊗‍[ijnoránte, iznoránte] por ignorante.

2.1.3. Algunos términos, generalmente cultismos de origen grecolatino, presentan una g inicial seguida de n. La g no se pronuncia en dicha posición, por lo que en estas voces se admite también la escritura sin g inicial: gneis/neis (y su derivado gnéisico/néisico); gnetáceo/netáceo; gnómico/nómico; gnomo/nomo; gnomon/nomon (y sus derivados gnomónica/nomónica y gnomónico/nomónico); gnóstico/nóstico (y su derivado gnosticismo/nosticismo); gnosis/nosis; gnoseología/noseología (y su derivado gnoseológico/noseológico).

2.2. Cuando la g precede a las vocales e, i (gente, regir), representa el fonema velar fricativo sordo /j/. Esta articulación es la normal en los dialectos del centro, este y norte de España, y en varias regiones de Hispanoamérica. Pero, en los dialectos meridionales de la España peninsular, en Canarias y en amplias zonas de Hispanoamérica, existe una tendencia generalizada a la aspiración: [hitáno, eskohér] por gitano, escoger.

2.2.1. Las voces extranjeras en las que la g ante /e/ o /i/ se pronuncia /y/ deben considerarse extranjerismos crudos y escribirse, por ello, con resalte tipográfico: gigolo [yigoló], ginseng [yínsen o yinsén]. Si se adaptan al español conservando dicha pronunciación, deben transformar la g étimológica en y: yincana (de la voz angloíndia gymkhana).

2.2.2. El fonema /j/ lo representa también la letra j (→ j) y, en algunos nombres propios de grafía arcaizante y en sus derivados, la letra x (→ x, 3).

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española:
Diccionario panhispánico de dudas (DPD) [en línea], https://www.rae.es/dpd/g, 2.ª edición (versión provisional). [Consulta: 15/04/2024].

cerrar

Buscador general de la RAE