foco

Ejemplos: A poca gente escribe ya; Algo parecido le aconsejamos nosotros; En Roma era donde solía pasar los inviernos; Eso quería oír él; Falta exactamente un mes; Le costaba madrugar, especialmente los lunes; Nada nos han regalado; Te pedimos un pequeño favor, no un imposible; Tarde se arrepintió de su decisión; Trabajaba incluso los domingos.

Relacionados: función informativa, rema, tema2, tópico, adverbio de foco, construcción copulativa enfática

Familia léxica: focal, focalizar, focalizador.

Referencias: NGLE § 40.4-9, 40.10g-h | GDLE § 11.7.1, 13.4.9, 25.3.2, 26.2.2.1-2, 26.3.2.1, 30.5.1, 30.7.2.3, 30.7.3.1, 37.4.2, 37.5.1, 37.5.2.1, 61.1.3, 64.3

Segmento sintáctico que aporta información nueva o relevante en algún fragmento del discurso, y al que el emisor del enunciado dota de especial relieve o prominencia. Además de un segmento, el foco es el nombre de la función informativa que lo caracteriza y que centra la atención del interlocutor en una parte o en la totalidad de un determinado mensaje.

El foco suele dividirse en contrastivo e informativo:

  • El foco contrastivo (subrayado con trazo continuo en los ejemplos que siguen) es el que se identifica más claramente con recursos gramaticales. Contrapone la opción marcada a otras, que pueden estar expresas (se marcan con trazo discontinuo) o quedar implícitas: Quien puede curarle esa herida es un enfermero, no el médico; No pedí azúcar, sino miel; La novela que me interesa es esta.
  • El foco informativo o amplio introduce información nueva no contrapuesta, como sucede en las respuestas (—¿A qué hora saldremos? —A las 10.00) o en los casos en los que no existe discurso previo: Esta es la noticia: Corea ha lanzado un nuevo misil. Esta situación es particularmente frecuente cuando todo el contenido expresado se presenta como nuevo: Un nuevo virus causa estragos en África.

El foco contrastivo suele hacer referencia a un conjunto de opciones excluidas, pero ciertos adverbios de foco (también, incluso) se caracterizan por aludir —implícita o explícitamente— a un conjunto de opciones incluidas. Así, en Los padres y profesores visitaron la central nuclear, e incluso los niños podían entrar, el adverbio incluso agrega un elemento (los niños) a un conjunto de personas, que en este caso está explícito (los padres y profesores). En otros casos, el conjunto queda implícito. Por ejemplo, en la oración También Ana lo sabía, el conjunto al que el foco del adverbio también se agrega solo puede obtenerse del contexto.

El hecho de realzar un segmento remático (v. rema) se denomina focalización, y la construcción resultante se llama construcción focalizada. Los segmentos adelantados por anteposición focal suelen hacer referencia a un foco contrastivo (Este elegiría yo) a veces en la modalidad llamada foco de polaridad (Algo te habrá dicho), en la que se contraponen opciones opuestas. En estas formas de focalización, el foco fuerza a su vez que el verbo se anteponga a su sujeto, como en Algo así debería hacer Juan (en lugar de *Algo así Juan debería hacer), a menos que el foco sea el propio sujeto (Algo se me ocurrirá).

Las construcciones focalizadas pueden también mantener el elemento focal in situ (es decir, en la posición sintáctica que les corresponde de forma no marcada). Así, en función del contexto previo, el segmento subrayado puede constituir la información focal relevante en la oración El virus del ébola estuvo muy extendido en África. En estos casos el foco puede estar identificado, además, por cierta prominencia tonal.

Marca asimismo el foco el segmento sintáctico externo a la oración de relativo en las llamadas perífrasis de relativo o fórmulas de relieve (como en Es a Raquel a quien eligieron), así como el segmento que se resalta en las copulativas de que galicado (Es a Raquel que eligieron). Para ambos casos, v. construcción copulativa enfática.

Ciertos adverbios de foco (señalados con subrayado discontinuo) identifican también el foco de un sintagma o de una oración, como en Solo Paula tenía autorización; También visitarán algún otro museo; No quería bailar con él; El lunes no trabajo, pero el martes.

Información complementaria

Aunque, como se ha explicado, los segmentos focales se caracterizan a menudo por excluir opciones que se descartan, el proceso de obtenerlas no siempre es automático. De hecho, la forma en que estas alternativas se infieren puede dar lugar a interpretaciones imprecisas, que solo el contexto y la situación pueden aclarar. Así el que emite el enunciado Al entierro solo asistió el decano, podría querer sugerir una información del tipo de ‘… y no otros profesores de la facultad’, pero también ‘… y no otras autoridades de mayor rango’, o tal vez ‘… y no los alumnos’, entre otras lecturas posibles.

El foco no debe confundirse con el tópico, aun cuando ambos pongan de manifiesto el énfasis del hablante en determinado segmento sintáctico. Se subraya el tópico en A ese tipo lo busca la policía; se marca, en cambio, el foco en A ese tipo busca la policía (no a aquel otro). Como se ve, en el primer caso se introduce un sintagma, del que se predica algo en la oración que lo retoma mediante un pronombre átono. En el segundo caso, se destaca en posición inicial el foco, que se contrapone de forma expresa o tácita a otras opciones alternativas. Los focos, a diferencia de la mayor parte de los tópicos, no se eliden ni son retomados mediante pronombres átonos. Cuando aparecen en posición inicial, no se desgajan, mediante pausa, del segmento al que preceden y, por consiguiente, no se separan de él mediante comas en la escritura.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA: «Glosario de términos gramaticales», [versión 1.0 en línea]. <https://www.rae.es/gtg/foco> [2024-04-15].

cerrar

Buscador general de la RAE