12.ª Entrega (julio de 2022)
Versión del 15/07/2022
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
angina s. (1537-)
angina, anguina, anjina, engina, enginia, ingina, inginia, ongina, anginita
Etim. Del latín angina, ae 'infección aguda de la garganta caracterizada por ahogamiento e inflamación de la garganta'; y esta, a su vez, del griego anjónē 'estrangulamiento' (véase OED, s. v. angina; cf. DECH, s. v.).

Se documenta por primera vez, en la acepción 'inflamación de las amígdalas causada por una bacteria o un virus y caracterizada por dolor local intenso, fiebre y dificultad en la deglución y en la respiración', en 1537, en la traducción del  Libro o pratica en cirugía del muy famoso y experto Doctor Juan de Vigo , de M. J. Pascual. En los repertorios lexicográficos se consigna por primera vez en 1726, en el  Diccionario de autoridades . En sus inicios, distintos textos presentan este vocablo como sinónimo de  esquinencia  y, en ocasiones, de  garrotillo . Sin embargo, hay muchos autores que, desde el nacimiento de la palabra  garrotillo , lo consideran un tipo de  angina , ya que se desarrolla con falsas membranas en las mucosas de las vías respiratorias y digestivas superiores ( DHLE , s. v.  garrotillo ). Por otro lado, la voz en sus inicios se emplea en singular, pero a partir de mediados del siglo XIX hay una clara preferencia por el uso del plural que prevalecerá sobre el singular inicial. Con este valor,  angina  tiene numerosos modificadores que acompañan al sustantivo debido a la variedad de síntomas que puede desarrollar la enfermedad (por ejemplo:  angina membranosaangina   pultáceaangina agranulocítica ); la mayoría de estas construcciones se documentan en textos especializados en medicina.   Tras un proceso de metonimia, se registra por primera vez como 'órgano del aparato respiratorio formado por acumulación de nódulos linfáticos y situado a ambos lados del istmo de la orofaringe', en 1838, en el artículo "Interior. Método curativo de la escarlatina, aprobado por la junta médica de esta ciudad, y mandado circular de orden del Exmo. Sr. Gobernador del departamento á los pueblos del mismo", publicado en el  Diario del Gobierno de la República Mexicana (Ciudad de México) . Esta voz se registra habitualmente en plural y fuera del ámbito médico. En los repertorios lexicográficos se consigna la voz por primera vez en 1942, en el  Diccionario general de americanismos  de Santamaría y, en 2001, se atestigua en el DRAE  con la marca coloquial y con la indicación de que se usa en plural. A principios del siglo XVIII, se atestigua, en la acepción 'enfermedad del aparato respiratorio caracterizada por insuficiencia o dificultad respiratoria', en 1728, en la  Curación racional de irracionales, y conclusiones veterinarias, deducidas de diferentes principios Philosophicos, con que se prueba ser la Medicina, Cirugía, y Albeyteria una misma Ciencia ó Arte , de F. García Cabero. Con este valor, la documentación de la voz es escasa y se reduce al siglo XVIII. No obstante, en 1994, se registra por primera vez en la tradición lexicográfica, en el  Diccionario del habla actual de Venezuela. Venezolanismos, voces indígenas, nuevas acepciones , de Núñez y Pérez. La documentación, a partir de entonces, se limita a repertorios lexicográficos. Como  'inflamación de las glándulas parótidas, submaxilares y sublinguales causada generalmente por un virus y caracterizada por dolor local y dificultad en la deglución y en la respiración' se registra en 1788, en la traducción de  Elementos de medicina práctica del Dr. Guillermo Cullen [...] Traducidos de la quarta, y ultima Edicion Inglesa al Frances [...] Por Mr. Bosquillon [...] Tomo Primero , de B. Piñera Siles. En los repertorios lexicográficos, se consigna por primera vez en 1894, acompañada por el modificador  maxilar , en la traducción anónima del  Diccionario enciclopédico de ciencias, literatura y artes, por Desplats y Grégoire . Con este valor, la voz está acompañada de distintos modificadores como  externa ,  maxilar ,  falsa y parotídea o parotidiana ; su difusión se concentra en el siglo XIX y en textos especializados en medicina (con algún modificador, también se localiza en textos especializados en veterinaria). Tras un proceso de metonimia, se registra por primera vez, como 'parótidas', en el  El provincialismo tabasqueño: Ensayo de un vocabulario del lenguaje popular, comprobado con citas, comparado con el de mexicanismos y los de otros países hispanoamericanos. Tomo I , de Santamaría. Con este valor, la documentación encontrada es escasa y se reduce a fuentes lexicográficas. Como 'dolor agudo en el pecho y en el brazo izquierdo, acompañado de una sensación de ahogo, causado por una insuficiencia coronaria' se atestigua por vez primera en 1799, junto al complemento  de pecho , en la traducción del  Tratado de la blennorrhagia y de la lue venérea por Benjamin Bell, II , de S. García. Se consigna por primera vez en los repertorios lexicográficos, con el complemento  de pecho ,   en el  DRAE  de 1884. Las variadas formas que tiene el desarrollo de una angina explican el elevado número de modificadores que acompañan al sustantivo; inicialmente se documenta en textos especializados en medicina, pero rápidamente se extiende su uso fuera del ámbito especializado; aunque el uso de angina con los distintos modificadores se limita a textos médicos. Como 'dolor abdominal de carácter cólico, que aparece generalmente después de la ingesta, causado por una insuficiencia vascular mesentérica '  se registra por primera vez en 1895, con el modificador  abdominal , en el artículo "Real Sociedad Médico-quirúrgica de Londres [...] Ejemplos de algunos modos de morir por ovariotomía", de F. Toledo, publicado en la  Revista de Medicina y Cirugía Prácticas (Madrid) . Se consigna por primera vez en los repertorios lexicográficos en 1995, en la traducción del  Diccionario MOSBY de medicina y ciencias de la salud , de Terán Bleiberg. Con este valor, esta voz se documenta particularmente en textos especializados en medicina. En diferentes repertorios lexicográficos se consignan dos acepciones: con el valor de 'difteria' se registra en 1972 en el  Atlas lingüístico y etnográfico de Andalucía, V , de Alvar; y como 'pechos de la mujer' se consigna por primera vez en 1974 en el  Diccionario de expresiones malsonantes del español. Léxico descriptivo , de Martín Martín.

Por otra parte, angina se integra en distintas unidades pluriverbales: la primera en atestiguarse es angina traqueal, con el valor 'enfermedad del aparato respiratorio causada generalmente por un virus y caracterizada por la inflamación de la mucosa de la tráquea, tos, disnea, ronquera y afonía', documentada desde 1788, en la obra Elementos de medicina práctica del Dr. Guillermo Cullen [...] Traducidos de la quarta, y última edición Inglesa al Frances [...] Por Mr. Bosquillon [...] Tomo primero, traducida por B. Piñera Siles. Angina laríngea como 'enfermedad del aparato respiratorio causada generalmente por un virus y caracterizada por la inflamación de la mucosa de la laringe, dolor de garganta, sequedad, tos y afonía', se documenta por primera vez en 1806, en la traducción anónima de Nuevos elementos de fisiología, por Anthelmo Richerand. Tomo IV. Se consigna por primera vez en un repertorio lexicográfico en 1877, en el Diccionario general de veterinaria. Tomo I, de Espejo Rosal. Estas dos unidades pluriverbales (angina laríngea y angina traqueal) se documentan habitualmente en textos especializados en medicina y veterinaria. Angina de Ludwig, como 'inflamación del suelo bucal y la región anterior del cuello causada generalmente por bacterias y caracterizada por dolor local, disfagia y dificultad en la respiración', se atestigua por primera vez en 1870, en la traducción del Tratado de Patología interna y terapéutica, de F. Niemeyer [...] Tomo II, de E. Simancas Larsé. Desde entonces, se documenta en textos especializados en medicina. Con este valor, se consigna en los repertorios lexicográficos por primera vez en 1887, en el segundo tomo del Diccionario enciclopédico hispano-americano de literatura, ciencias y artes. [...], de Pagés. En 1930 se atestigua la unidad pluriverbal angina monocítica como 'infección causada generalmente por el virus de Epstein-Barr y caracterizada por un aumento de monocitos en sangre, inflamación de las amígdalas, fiebre e hipertrofia de los ganglios linfáticos cervicales', en el artículo anónimo "Sanitarias. El cursillo de divulgación", publicado en El Liberal (Madrid), documentada después en otros textos especializados en medicina. A finales del siglo XX y principios del XXI se registran una serie de locuciones de estilo coloquial:  estar hasta las anginas , con el valor de 'estar muy molesto [con alguien o algo]', se atestigua por vez primera en 1971 en la obra  Los días y los años , de L. González Alba; la locución adverbial  hasta las anginas , como 'todo' se documenta por primera vez en 2001, en  Colman los muertos el aire , de R. Guzámn Wolffer. En algunos repertorios lexicográficos se consignan dos locuciones verbales:  tener angina , con el valor de 'no aceptar lo que se dice', figura, en 1978, en el  Diccionario de cubanismos más usuales (Cómo habla el cubano) , de Sánchez-Boudy; y  enseñar hasta las anginas , como 'tener el escote muy abierto y muy bajo', se registra, en 2001, en el  Diccionario breve de mexicanismos .

Vid . también  angina  ( DH  1933-1936) y  angina 1  ( DHLE  1960-1996).

Notas filológicas

A principios del siglo XX y hasta la actualidad, se documenta la unidad pluriverbal angina pectoris, que establece sinonimia total con angina de pecho. Tras cotejar todos los ejemplos encontrados en español, se ha considerado angina pectoris una expresión latina y por ello no se ha recogido en este diccionario. 

  1. ac. etim.
    s. f. Inflamación de las amígdalas causada por una bacteria o un virus y caracterizada por dolor local intenso, fiebre y dificultad en la deglución y en la respiración.
    docs. (1537-2021) 258 ejemplos:
    • 1537 Pascual, M. J. Trad Libro o pratica en cirugia fol. 70r Esp (BD)
      Capitulo XVII del apostema dela garganta o dela esquinancia: y de su cura. En la garganta por via de reumatismo de materia caliente / se suele muchas vezes engendrar vn apostema: al qual llaman los doctores esquinancia. Cornelio celso la llama angina: es por cierto enfermedad perniciosa. [...] La esquinancia es vna apostemacion dela garganta vedante el passaje del ayre al pulmon/ y del manjar al estomago: sin officio delas quales cosas la vida del cuerpo humano no puede mucho durar.
    • 2021 Belenguer, L. "Bronquiolitis reaparece" [03-06-2021] 20 Minutos (Madrid) Esp (HD)
      El virus respiratorio sincitial (VRS), causante de la bronquiolitis en niños sobre todo de hasta dos años, acostumbraba a aparecer cada año entre octubre y marzo, pero llegó la pandemia de covid-19 y lo cambió todo. [...] Su colega, el intensivista de la UCI del Hospital Pediátrico Niño Jesús, Alberto García-Salido, también confirma que "efectivamente hay un aumento de casos" y el pediatra de Atención Primaria en la Comunidad de Madrid, Gonzalo Oñoro, asegura que "estamos ahora como en octubre o noviembre de un año normal, con muchos más catarros, anginas, gastroenteritis y bronquiolitis, además tras invierno relativamente tranquilo en la consulta".
    • 1537 Pascual, M. J. Trad Libro o pratica en cirugia fol. 70r Esp (BD)
      Capitulo XVII del apostema dela garganta o dela esquinancia: y de su cura. En la garganta por via de reumatismo de materia caliente / se suele muchas vezes engendrar vn apostema: al qual llaman los doctores esquinancia. Cornelio celso la llama angina: es por cierto enfermedad perniciosa. [...] La esquinancia es vna apostemacion dela garganta vedante el passaje del ayre al pulmon/ y del manjar al estomago: sin officio delas quales cosas la vida del cuerpo humano no puede mucho durar.
    • 1542 Lobera Ávila, L. Remedio cuerpos humanos fol. 49v Esp (BD)
      De la squinancia o angina. La squinancia propriamente quiere dezir vn ahogamiento de la garganta y sus partes adiacentes por causa de algun apostema que en aquellas partes se engendra: el qual impide tragar el mantenimiento: y el camino o via del ayre que entra al pulmon: de manera que no dexa anhelar couenientemente: y muchas vezes haze lançar lo que quiere beuer el enfermo por las narizes: y lo que come no hallando camino para passar al estomago.
    • 1563 Pz Vargas, B. Fabrica vniuerso Repertorio perpetuo fol. 25r Esp (BD)
      Pero porque la naturaleza de los animales es tal: que tienen natural mente su fin determinado segun su complexion y la concordia de su compostura: como se ha dicho en otro lugar: a esta causa no es tanta la ygualdad de complexion y templança de calidades que Jupiter introduze en el mixto que vltimamente la vna no exceda a la otra: y en defeto suyo se yntroduzga la corrupcion del misto: por la venida de su contrario: y aya el animal de morir: la qual muerte segun Ptolomeo yntroducida por la influencia de Jupiter por la mayor parte es angina o esquilencia que con su hinchazon defiende de la refrigeracion de las entrañas: y el ministerio de las arterias ocupando y cerrando las vias por donde los espiritus vitales salen y entran es peripneumonia o ptisica dolencia del pumon o es resolucion desatamiento de neruios llamada paralisis: o apoplexia [...].
    • 1585 Zamorano, R. Cronología fol. 308v Esp (BD)
      Las dos venas tracheas que estan a los lados del frenillo dela lengua llamadas Leonicas, se sangran contra la esquinancia, angina, ahogamiento de garganta, dolor de muelas, enzias, reuma de cabeza, apostema enel pescueço, hinchazon de las agallas, y todos los vicios de la boca y miembros spiritales, pecho, coraçon, pulmon y arterias, y deshazen el impedimento dela habla.
    • 1594 Cornejo, J. Discurso enfermedades [1997] fol. 21v Esp (CDH )
      Y esta / bien claro, que los males de garganta, y diferentes / anginas, o esquinancias, y las corrupciones / de muelas y de dientes, y todas las llagas / y malos olores de la boca, tienen gran parentesco / y amistad con la fluxion corrupta que cae / de la cabeça, y con ella andan y la siguen: y grandissima / parte de los medicos, por muy acordada / medicina cortan la collumela y campanilla / con hierros e instrumentos, y curan / con aguas luminosas, y vnguentos egeziacos, / y dan xaraues, caramelos y lamedores, / con que se escupan y arranquen las reumas que / decendieron de la cabeça por el aspera arteria / a los pulmones.
    • 1605 Sigüenza, J. HOrden San Jerónimo III [1909] 377 Esp (CDH )

      Estaua otra vez esta santa en la fiesta de nuestra Señora de Setiembre enferma, y padeciendo con larga paciencia sus continuas dolencias; tenia entonces vna esquinencia o angina peligrosa en la garganta, y como vio que las otras hermanas yuan al oficio diuino y se leuantauan a maytines, y hauian de comulgar a la misa, afligiose viendose priuada de tantos bienes espirituales, y que no podia acompañarlas en tan santas estaciones.

    • c1618 Silva Figueroa, G. Comentarios [1903-1905] II, 180 Esp (CDH )
      Boluiose muy contento Tamur á Amasia, que es la antigua Capadoçia, trayendo sienpre consigo en muy honrrado lugar á Bayazeto, hasta que el generoso ánimo suyo, no pudiendo sufrir verse en poder de quien le auia derribado de tanta grandeza, enfermó de un gran fluxo de la cabeça, de que se le causó una esquinençina ó engina, que en persiano llaman hanac, como los medicos la nonbran, y ansi se quedó en un lugar no lexos de Çesarea, llamado Agaxar.
    • 1636 Gil Pina, G. Trat curación garrotillo p. 33 Esp (BD)
      La Angina, o Esquinencia, que llaman todos vulgarmente, se haze en la misma parte de la garganta que el garrotillo; aduirtiendo, que la angina no es mas que sola inflamacion en la garganta; pero que el garrotillo propiamente es vna vlcera en la garganta, con escaras, y grande inflamacion al derredor della [...].
    • 1668 Torre Valcárcel, J. Espejo philosophia p. 139 Esp (BD)
      Concluiré esta question con la angina, que es lo mismo que inflamacion de las fauces; vna se dize, exquisita, que está en los musculos interiores dellas; y otra, no exquisita, que está en los exteriores. Sus causas son, por abundancia, y efervescencia de sangre; y las mas vezes ay causa externa de enfriarse, y constiparse los poros del cutis: y assi antes de que se llegue á la indicacion de la causa material, es menester abrir los poros del cutis, ó con baños de agua caliente en todo el cuerpo, ó con fomentos de azeites de mançanilla, ó almendras dulces, ú de azucenas, actualmente calientes. Despues desto, si no estuuiere bueno el enfermo, hazerle sangrias por rebulsion, deriuacion, y euacuacion.
    • 1694 Robledo, D. A. Compendio cirurgico p. 143 Esp (BD)
      De la inflamacion de la garganta, llamada esquinancia, o angina [...] Angina, segun Galeno, es una inflamacion de los musculos de las fauces, ó de los de la cabeça de la aspera arteria, internos, ó externos, por la qual se impide la respiracion, y el tragar sin daño del pecho, y de los pulmones. Dividese en legitima, y expuria por razon de los humores que la causan. La legitima es causada de humores calidos, los quales poniendo tumidos dichos musculos, enangostan las vias, de suerte, que impiden la respiracion, y el tragar. Desta ay quatro diferencias, y cada vna recibe diverso nombre, por razon del sitio que la inflamacion ocupa; de suerte, que si la inflamacion está en los musculos internos de las fauces, se llama synanche, si en los externos parasynanche; si en los musculos internos de la cabeça de la aspera arteria se llama cynanche; si en los externos paracynanche; los quales nombres son Griegos, y significa cada vno la inflamacion en la parte dicha. La expuria, es la causada de humor flematico, ó por dislocacion de alguna vertebra del cuello. Otra diferencia ponen los Autores, que es angina con vlcera, ó sin ella, y á la que tiene vlcera llamando garrotillo [...].
    • 1701 Zapata, D. M. Crisis medica p. 17 Esp (BD)
      El Doctor Lazaro Riverio alaba tanto al Antimonio, y aconseja á Practicantes, y Medicos el vso dél, para curar varias enfermedades [...]. Pero lo que les admirará mas á los Galenistas, es, que Riverio curasse anginas con el Antimonio, y que el mismo dia que dió á los enfermos el agua benedicta de Rulando, ó infusion del crocus metalor. sanassen, aviendo obrado competentemente por vomito, y dejeccion [...].
    • 1739 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, VIII [2003] 337 Esp (CDH )

      Dos falibilidades hai en la medicina que contemplar. La primera de el arte, la segunda de el artífice. La medicina casi en todas sus partes es falible, pero sobre los yerros a que está expuesto el uso por la falibilidad de el arte son contingentes otros muchos por la impericia de el médico. Pongo un exemplo. Repútase la sangría comúnmente por útil y aun inexcusable en el dolor de costado, en la angina, &c. Pero ¿esta doctrina es cierta? No, sino dudosa y falible; pues algunos médicos mui doctos la condenan aun en essas enfermedades.

    • 1750 Serena, B. / Medina, A. Curso nuevo cirugia p. 275 Esp (BD)
      P. Qué es Angina? R. Un tumor inflamatorio en la garganta, que ocupa los musculos internos de las fauces, laringe, y pharinge; ó los externos del cuello, con dificultad de tragar, y respirar, sin vicio alguno en el pulmon. P. Quantas diferencias hay de Anginas? R. Dos: una verdadera, la qual es acompañada de calenturas, y se forma prontamente: otra espurea, sin calentura, y se hace con mas lentitud; y una, y otra se reducen en la practica á flemonosa, hecha de sangre, erysipelatosa, de lympha colerica; scyrrosa, de humores terreos; y serosa, ó lymphatica, de lymphas gruessas, por tumefaccion de las glandulas.
    • 1778 Suárez, M. G. Trad Memorias instructivas, II p. 143 Esp (BD)
      El cerdo es de un natural tan súcio, y tan tragon, que jamás está tan contento como quando está en el cieno, ó en algun lodazál: come de todo, jamás está satisfecho [...]. Aborrece, y tiene gran aversion á los lobos, comadrejas, escorpiones, salamanquesas, y al elefante; y es propenso á enfermar de lepra, lamparones, y enginas.
    • 1793 Mendal Villalva, A. L. Tratados médicos, I p. 1 Esp (BD)
      La Angina es cierta enfermedad aguda de la garganta, que procede de la inflamacion de las fauces, ó de las partes vecinas, y la acompañan calentura, y dificultad para tragar, ó respirar, ó para las dos cosas. Se divide en exquisita, ó inflamatoria, y en espurea, ó nota. Exquisita llaman los que siguen la escuela de Boheraave, á la que nace de la detencion de la sangre en los vasos arteriales mas pequeños de las fauces, de la larynge, farynge, ó demás partes que sirven para tragar, é introducir el ayre al pulmon. En esta Angina se observan calentura aguda, ardor, dolor, hinchazon, y rubicundez en las partes afectas. Es interna, ú oculta; manifiesta, ó externa.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
      Los Profesores, que aun confian en esta Composicion y que la miran como un específico para la Angina, la mandan aplicar en el cuello sobre la garganta, caliente y extendida sobre un paño, ron el fin de resolver los humores, que se estancan en las Luces y causan la inflamacion.
    • 1854 Llorente Lázaro, R. Patología y Terapéutica veterinarias p. 168 Esp (BD)
      Anginas.— Esquinencias. Nombre genérico con que se conocen las inflamaciones de todos los órganos contenidos en las fauces, porque siempre dificultan mas ó menos la respiracion y deglucion: por el sitio en que los fenómenos inflamatorios predominan y por otras circunstancias que las acompañan, reciben las anginas los nombres de laríngea, faríngea, tonsilar, traqueal, croupal ó croup, gangrenosa y esterna ó parotidea: en todas hay ademas de los síntomas referidos dolor á la presion, y el tratamiento con ligeras modificaciones es análogo en todas ellas.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] 420 Esp (CDH )
      Desde un principio se observa en las fáuces una intensa hiperemia y un encendimiento considerable en toda la cámara posterior de la boca, sobreviene el eritema faríngeo al mismo tiempo que la angina que ocasiona al enfermo una disnea especial, y la dificultad de tragar; y si los tejidos más profundos llegan á interesarse, sobrevendrá la angioleucítis, y consecutivamente los bubones de la region cervical, que en algunos casos terminan por supuracion, constituyendo una complicacion de bastante gravedad.
    • 1884 Pz Galdós, B. Tormento [2002] 71 Esp (CDH )

      Pero después de las seis estaba el chiquitín tan despejado que ganó terreno la opinión contraria, y con ingeniosas razones Rosalía la hizo prevalecer al fin.

      «Bien, iremos, aunque no tengo ganas de salir de casa —dijo, preparando sus atavíos—. Pero tú, Amparo, te quedas aquí esta noche. No me fío de Calamidad. Quedándote tú, voy tranquila. Se te arreglará tu cama en el sofá del comedor, donde dormirás muy ricamente como aquellas noches, ¿te acuerdas?... cuando Isabelita estuvo con anginas. Fíjate bien en lo que te digo. Le das el jarabe antes de que se duerma y si despierta, otra cucharadita.»
    • 1899 Cortázar, D. Disc recepción RAE [1899] Esp (CDH )

      Por esto, en posesión de la palabra botánica, ninguna falta nos hace la de fitología; tecnologíano es necesaria en sustitución de nomenclatura; después de mineralogía sirve de estorbo orictognosia; pedante es decir amigdalitis, por anginas; diaforesis, por sudor; enema, por lavativa; nosocomio, por hospital; pandiculación, por desperezo; tenesmo, por pujo, y otra multitud de vocablos que los médicos de ahora se complacen en usar para asombro de clientes páparos.

    • 1906 Lugones, L. Yzur [1988] Cuentos Ar (CDH )

      Felizmente, el chimpancé es de todos los grandes monos el que tiene labios más movibles; y en el caso particular, habiendo padecido Yzur de anginas, sabía abrir la boca para que se la examinaran.

    • 1911 Pz Galdós, B. Cartago [2002] Esp (CDH )
      A la mañana siguiente, dejando a Chilivistra en el lecho con un leve ataque de anginas, salí a recorrer el pueblo con idea de encontrar entre la oficialidad de los Cuerpos allí estacionados algún amigo que me orientase en la correría fantástica que había emprendido, acompañando a una dolorida señora de buen palmito y un tantico alocada.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      2. Laringitis aguda.

      a)En esta obstrucción colabora el espasmo laríngeo, sobre todo en niños espasmofílicos, con la ingurgitación de la mucosa y con las secreciones anormales. La forma más grave es la diftérica (crup). Generalmente, la angina y el estado febril previos y la noción epidémica permiten el diagnóstico; pero hay casos en los que la fase anginosa y faríngea han pasado inadvertidas y el primer síntoma es el acceso crupal, de sofocación, que obliga de urgencia a la intubación o la traqueotomía.

    • 1970 Donoso, J. Obsceno pájaro [1990] Ch (CDH )
      Pero por su propia culpa: trabajo, lo que se llama trabajo de veras, bueno, nada, desde años, con Boy ahora sano y crecido y desarrollándose como un adolescente cualquiera... un poco de acné, anginas en invierno, la luxación de un tobillo de sus piernas siempre debiluchas, cosas así.
    • 1999 Penerini, A. Aventura mamá [1999] Ar (CDH )
      Lo primero que se nos cruza por la cabeza nunca es "anginita" o "catarrito", siempre es "meningitis", "apendicitis", "hernia", y nos imaginamos al doctor sentenciando: "Hay que operarlo de las amígdalas" o "Esto puede dejarle secuelas...".
    • 2001 Rdz Navas, H. Utilidad plantas medicinales CR (CORPES)
      La corteza y las flores en decocción se utilizan para amigdalitis, tos, fiebres, disentería y diarreas, se recomienda tomar 1 ó 2 tazas al día; este extracto también sirve para lavados vaginales, pues da la sensación de un achicamiento vaginal, para metrorragia y flujo blanco; además funciona para problemas digestivos como dolores estomacales, indigestión, para enfermedades dérmicas, granos, tiña, úlceras, enjuagues bucales, para anginas y dolores de muela.
    • 2011 Anónimo "Assmann titular" [14-08-2011] Clarín (Buenos Aires) Ar (CORPES)
      Por último, Facundo Parra tampoco trabajó junto al plantel. El delantero, que no jugó la primera final frente a Inter afectado por una molestia muscular, padece de anginas y, al parecer, no estará en el incial [sic] del martes. En el mejor de los casos, ocupará un lugar en el banco de suplentes.
    • 2021 Belenguer, L. "Bronquiolitis reaparece" [03-06-2021] 20 Minutos (Madrid) Esp (HD)
      El virus respiratorio sincitial (VRS), causante de la bronquiolitis en niños sobre todo de hasta dos años, acostumbraba a aparecer cada año entre octubre y marzo, pero llegó la pandemia de covid-19 y lo cambió todo. [...] Su colega, el intensivista de la UCI del Hospital Pediátrico Niño Jesús, Alberto García-Salido, también confirma que "efectivamente hay un aumento de casos" y el pediatra de Atención Primaria en la Comunidad de Madrid, Gonzalo Oñoro, asegura que "estamos ahora como en octubre o noviembre de un año normal, con muchos más catarros, anginas, gastroenteritis y bronquiolitis, además tras invierno relativamente tranquilo en la consulta".
    • 1537 Pascual, M. J. Trad Libro o pratica en cirugia fol. 70r Esp (BD)
      Capitulo XVII del apostema dela garganta o dela esquinancia: y de su cura. En la garganta por via de reumatismo de materia caliente / se suele muchas vezes engendrar vn apostema: al qual llaman los doctores esquinancia. Cornelio celso la llama angina: es por cierto enfermedad perniciosa. [...] La esquinancia es vna apostemacion dela garganta vedante el passaje del ayre al pulmon/ y del manjar al estomago: sin officio delas quales cosas la vida del cuerpo humano no puede mucho durar.
    • 1542 Lobera Ávila, L. Remedio cuerpos humanos fol. 49v Esp (BD)
      De la squinancia o angina. La squinancia propriamente quiere dezir vn ahogamiento de la garganta y sus partes adiacentes por causa de algun apostema que en aquellas partes se engendra: el qual impide tragar el mantenimiento: y el camino o via del ayre que entra al pulmon: de manera que no dexa anhelar couenientemente: y muchas vezes haze lançar lo que quiere beuer el enfermo por las narizes: y lo que come no hallando camino para passar al estomago.
    • 1563 Pz Vargas, B. Fabrica vniuerso Repertorio perpetuo fol. 25r Esp (BD)
      Pero porque la naturaleza de los animales es tal: que tienen natural mente su fin determinado segun su complexion y la concordia de su compostura: como se ha dicho en otro lugar: a esta causa no es tanta la ygualdad de complexion y templança de calidades que Jupiter introduze en el mixto que vltimamente la vna no exceda a la otra: y en defeto suyo se yntroduzga la corrupcion del misto: por la venida de su contrario: y aya el animal de morir: la qual muerte segun Ptolomeo yntroducida por la influencia de Jupiter por la mayor parte es angina o esquilencia que con su hinchazon defiende de la refrigeracion de las entrañas: y el ministerio de las arterias ocupando y cerrando las vias por donde los espiritus vitales salen y entran es peripneumonia o ptisica dolencia del pumon o es resolucion desatamiento de neruios llamada paralisis: o apoplexia [...].
    • 1578 Micón, J. Diario juicio cometa [2000] fol. 51r Esp (CDH )
      De Júpiter, con la angina o esquiencia que con su hinchazón defiende la refrigeración de las entranyas y ministerio de las arterias, las vías y caminos cerrando, por donde los spíritus vitales entran y salen: Peripneumonía o pthísica, dolencia de pulmón, o es resolución desatamiento de nervios, parálisis, apoplexía o de envelesamiento, que buelve a los hombres atónitos, según acontece de un gran espanto o del ayre del rayo, que toca al hombre passando cerca d'él.
    • 1585 Zamorano, R. Cronología fol. 308v Esp (BD)
      Las dos venas tracheas que estan a los lados del frenillo dela lengua llamadas Leonicas, se sangran contra la esquinancia, angina, ahogamiento de garganta, dolor de muelas, enzias, reuma de cabeza, apostema enel pescueço, hinchazon de las agallas, y todos los vicios de la boca y miembros spiritales, pecho, coraçon, pulmon y arterias, y deshazen el impedimento dela habla.
    • 1587 Sabuco, M. Nueva filosofía naturaleza hombre p. 212 Esp (BD)
      Doctor. Yo no dexare de seguir a los antiguos que fueron mis maestros, y alcançaron y supieron todo lo que se puede saber? como auian de errar vn Galeno, vn Hippocrates, vn Auerrois, vn Auicena, y tan grandes varones? Loco estaria yo si tal creyesse, antes creo que vos errays. Antonio. [...] No erraron mas de en los principios: pero como el pequeño yerro en el principio se haze grande en el fin, erraron casi en toda la medicina, que en pocas cosas esta acertada. Hippocrates acerto en la enfermedad angina, o esquinancia, y otras enfermedades que dixo que cahia aquel humor dela cabeça.
    • 1587 Sabuco, M. Nueva filosofía naturaleza hombre fol. 220r Esp (BD)
      Antonio. Yo no se nada, solamente os dire las verdades que siento sin refutar a nadie, sino las quisieredes creer proualdas, y haze experiencia, y cree a ella, y no a mi: pero dezidme aora (señor Doctor) todas las enfermedades en que ponen por causa el celebro, y su fluxo. Doctor. Las enfermedades son las que vos aueys dicho optalmia, y angina, y boca de estomago, y las demas la apoplexia y epilepsia dizen ser obstruccion del celebro de humor que sube del cuerpo.
    • 1594 Cornejo, J. Discurso enfermedades [1997] fol. 21v Esp (CDH )
      Y esta / bien claro, que los males de garganta, y diferentes / anginas, o esquinancias, y las corrupciones / de muelas y de dientes, y todas las llagas / y malos olores de la boca, tienen gran parentesco / y amistad con la fluxion corrupta que cae / de la cabeça, y con ella andan y la siguen: y grandissima / parte de los medicos, por muy acordada / medicina cortan la collumela y campanilla / con hierros e instrumentos, y curan / con aguas luminosas, y vnguentos egeziacos, / y dan xaraues, caramelos y lamedores, / con que se escupan y arranquen las reumas que / decendieron de la cabeça por el aspera arteria / a los pulmones.
    • 1605 Sigüenza, J. HOrden San Jerónimo III [1909] 377 Esp (CDH )

      Estaua otra vez esta santa en la fiesta de nuestra Señora de Setiembre enferma, y padeciendo con larga paciencia sus continuas dolencias; tenia entonces vna esquinencia o angina peligrosa en la garganta, y como vio que las otras hermanas yuan al oficio diuino y se leuantauan a maytines, y hauian de comulgar a la misa, afligiose viendose priuada de tantos bienes espirituales, y que no podia acompañarlas en tan santas estaciones.

    • 1606 Alonso Ruyzes Fontecha, J. Diez Previlegios Esp (NTLLE)
      synamchae, vna especie de angina o esquinançia o ahogadera.
    • 1606 Alonso Ruyzes Fontecha, J. Diez Previlegios Esp (NTLLE)
      parasynanehe, vna especie de esquinencia, o angina quarta.
    • c1618 Silva Figueroa, G. Comentarios [1903-1905] II, 180 Esp (CDH )
      Boluiose muy contento Tamur á Amasia, que es la antigua Capadoçia, trayendo sienpre consigo en muy honrrado lugar á Bayazeto, hasta que el generoso ánimo suyo, no pudiendo sufrir verse en poder de quien le auia derribado de tanta grandeza, enfermó de un gran fluxo de la cabeça, de que se le causó una esquinençina ó engina, que en persiano llaman hanac, como los medicos la nonbran, y ansi se quedó en un lugar no lexos de Çesarea, llamado Agaxar.
    • 1620 Liñán Verdugo, A. Gvia avisos forasteros p. 63v Esp (BD)
      No se que me he oydo desso (dixo don Antonio) por vida de Leonardo que nos lo conteys mejor: En mi tierra (dixo Leonardo) cayó vn labrador enfermo de mediana hazienda, y capazidad, era la enfermedad, desta que los Medicos llaman Angina, y el vulgo garrotillo. El labrador vio su garganta muy apretada, dixeronle que tomasse deuocion con señor san Blas, Obispo de Seuaste, y se ofreciesse a el, que auia Dios hecho muchos milagros por la intercession deste santo, en algunas personas que se auian visto apretadas desta enfermedad, y que por su intercession (a lo que se podia entender piadosamente) les auia dado Dios salud.
    • 1636 Gil Pina, G. Trat curación garrotillo p. 33 Esp (BD)
      La Angina, o Esquinencia, que llaman todos vulgarmente, se haze en la misma parte de la garganta que el garrotillo; aduirtiendo, que la angina no es mas que sola inflamacion en la garganta; pero que el garrotillo propiamente es vna vlcera en la garganta, con escaras, y grande inflamacion al derredor della [...].
    • 1653 Ahumada, P. Qvestion sangrar enfermedades fol. 10v Esp (BD)
      Aora pues, digamos, que en las preñadas la sangria en qualquiera mes, principalmente en los primeros no se tiene de negar, si la causa de la enfermedad, y su especie, y su grandeza lo piden. Como en vna fiebre podrida, o en vn corrimiento phlegmonoso, o en vn dolor de costado, o en vna inflamacion de pulmon, o en vna angina, y otros afectos semejantes, auiendo fuerças, como sean mediocres; las quales el Medico de la constancia del pulso, principalmente, las descubre para proporcionar la quantidad de la sangre, que se deba sacar [...].
    • 1668 Torre Valcárcel, J. Espejo philosophia p. 139 Esp (BD)
      Concluiré esta question con la angina, que es lo mismo que inflamacion de las fauces; vna se dize, exquisita, que está en los musculos interiores dellas; y otra, no exquisita, que está en los exteriores. Sus causas son, por abundancia, y efervescencia de sangre; y las mas vezes ay causa externa de enfriarse, y constiparse los poros del cutis: y assi antes de que se llegue á la indicacion de la causa material, es menester abrir los poros del cutis, ó con baños de agua caliente en todo el cuerpo, ó con fomentos de azeites de mançanilla, ó almendras dulces, ú de azucenas, actualmente calientes. Despues desto, si no estuuiere bueno el enfermo, hazerle sangrias por rebulsion, deriuacion, y euacuacion.
    • 1676 Glz Godoy, P. Trad Crisol cirugia, Aqua p. 136 Esp (BD)
      Si la herida estuviere en el tragadero, y laringe, las señales son; el lugar superior del cuello; perder el habla, y que el aliento sale por la herida, si es que a penetrado la cavidad. Esta herida es mas peligrosa, que la de la aspera arteria, assi por la estrechez del lugar, que amenaza peligro de sufocacion, si acaso se llena de sangre, materias, ó otras cosas estrañas como tanbien porque esta parte tiene al derredor vnos musculos, que son muy colorados, y sanguineos, de donde suele originarse la angina, ó esquinencia.
    • 1685 Nieto Valcárcel, J. Dispvta epidemia p. 181 Esp (BD)
      No ay Medico, que en la sufocacion de vna angina, ó en la agudeza de vn dolor pleuretico, no sangre, y con razon, a toda prissa: aunque esté tan llena de crudezas la primera region, y de obstrucciones, que se puedan tener graves daños despues. Porque aquellos darán lugar á la curacion, aunque se pongan de peor calidad, y la prissa mortal del costado, y la garganta, no dán lugar á seguir toda la curacion de todo, por su orden.
    • 1694 Robledo, D. A. Compendio cirurgico p. 143 Esp (BD)
      De la inflamacion de la garganta, llamada esquinancia, o angina [...] Angina, segun Galeno, es una inflamacion de los musculos de las fauces, ó de los de la cabeça de la aspera arteria, internos, ó externos, por la qual se impide la respiracion, y el tragar sin daño del pecho, y de los pulmones. Dividese en legitima, y expuria por razon de los humores que la causan. La legitima es causada de humores calidos, los quales poniendo tumidos dichos musculos, enangostan las vias, de suerte, que impiden la respiracion, y el tragar. Desta ay quatro diferencias, y cada vna recibe diverso nombre, por razon del sitio que la inflamacion ocupa; de suerte, que si la inflamacion está en los musculos internos de las fauces, se llama synanche, si en los externos parasynanche; si en los musculos internos de la cabeça de la aspera arteria se llama cynanche; si en los externos paracynanche; los quales nombres son Griegos, y significa cada vno la inflamacion en la parte dicha. La expuria, es la causada de humor flematico, ó por dislocacion de alguna vertebra del cuello. Otra diferencia ponen los Autores, que es angina con vlcera, ó sin ella, y á la que tiene vlcera llamando garrotillo [...].
    • 1701 Zapata, D. M. Crisis medica p. 17 Esp (BD)
      El Doctor Lazaro Riverio alaba tanto al Antimonio, y aconseja á Practicantes, y Medicos el vso dél, para curar varias enfermedades [...]. Pero lo que les admirará mas á los Galenistas, es, que Riverio curasse anginas con el Antimonio, y que el mismo dia que dió á los enfermos el agua benedicta de Rulando, ó infusion del crocus metalor. sanassen, aviendo obrado competentemente por vomito, y dejeccion [...].
    • 1711 Esteyneffer, J. Florilegio medicinal [1712] p. 73 Mx (BD)
      La esquinancia, que tambien se llama angina, ó garrotillo, es una inflamacion de las fauces, quando al enfermo se cierra la respiracion, sin poder tragar cosa, ó con gran miedo de ahogarse; y llegando á cerrarle totalmente las fauces falta lo que se quiere beber por las narices, y no pueden estar sino con la cabeza levantada, y con la boca abierta, con mucho dolor en la garganta; la lengua se hincha, la habla suena por las narices, y se suele entumecer al cabeza, ojos, y labios.
    • 1720 Torre Ocón, F. Economía casa campo, I p. 369 Esp (BD)
      De la Angina. Esta enfermedad es muy executiva, y pone á los animales en riesgo manifiesto de perder la vida, sino se les socorre con el remedio pronto, por la razon de padecer este mal en el principio del Lisofago, por donde entra el alimento. Conocese en la dificultad de respiracion, y en que come, y bebe el animal con gran trabajo; tiene el cuello embarado, los ojos encendidos, y porcion de flema en la boca. La causa suele ser ordinariamente la sangre alterada con la viscosidad de los humores, que se abocan á aquella parte.
    • 1726 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      ANGINA [...] f. Esquinéncia, ó inflamación de la garganta, que embaraza el tragar y ahóga, que por otro nombre se llama garrotillo.
    • 1728 Beaumont Verdier, B. Exercitaciones anatomicas p. 375 Esp (BD)
      P. Como se llama esta enfermedad? R. Angina, que se divide en verdadera, y falsa: la verdadera es, la que ocupa los musculos de la laringe: y la falsa es, quando se halla algun deposito de serosidades en las glandulas del fondo de la boca. P. Quantos generos ay de angina? Dos, que son interna, y externa: la interna es, quando ay alguna inflamacion que ocupa las partes internas de la laringe, y entonces la inflamacion es interna: la externa es, quando ocupa los musculos externos de la laringe, inflamando las partes externas de la garganta.
    • 1728 Martínez, M. Anatomía completa p. 320 Esp (BD)
      Tiene la Laringe dos ramos de Nervios de los recurrentes (llamados assi, porque despues que han baxado, buelven á subir) estos Nervios terminan en los Musculos, para que se muevan, y ayuden á articular las voces, abriendo, ó cerrando la rima de la Glotis: es tan verdad esto, que ligados, ó cortados estos Nervios, al punto falta lo voz: sus arterias vienen del ramo interno, y mayor de la Carotida; y sus Venas ván á las yugulares externas, por lo qual hazen tanto provecho en las graves Anginas las sangrias de la yugular.
    • 1730 Torres Villarroel, D. Vida natural y catholica p. 5 Esp (BD)
      No ay mas diferencia en las enfermedades, que tomar un nuevo apellido con que han bautizado los Medicos su malicia, poniendoles regularmente el nombre de la parte que ocupan. Y assi llaman angina á aquella fluxion que se tiene en el pescuezo: rehumatismo, á la que se fixa en los brazos: colica, á la que ocupa el vientre inferior: goa, la que baxa á lospies: assi de los demás.
    • 1737 Anónimo "Ephemerides barometrico-medicas" [01-01-1737] p. 140 Diario de los Literatos de España (Madrid) Esp (HD)
      Las enfermedades de este mes han abundado algo mas que el passado, y sin embargo han tenido poca malicia. [...] Las demás enfermedades se han observado por este orden: Diarrheas, dolores colicos, dolores de costado, anguinas, passiones histericas, calenturas inflamatorias, rheumaticas, catarrales, mesentericas, arthriticas, epilepsias, hemorragias, catarros sufocantes, y colera morbo.
    • 1739 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, VIII [2003] 337 Esp (CDH )

      Dos falibilidades hai en la medicina que contemplar. La primera de el arte, la segunda de el artífice. La medicina casi en todas sus partes es falible, pero sobre los yerros a que está expuesto el uso por la falibilidad de el arte son contingentes otros muchos por la impericia de el médico. Pongo un exemplo. Repútase la sangría comúnmente por útil y aun inexcusable en el dolor de costado, en la angina, &c. Pero ¿esta doctrina es cierta? No, sino dudosa y falible; pues algunos médicos mui doctos la condenan aun en essas enfermedades.

    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] 326 Esp (CDH )

      ¿Puede Vm. acaso, Señor Calabrés, ni ninguno otro hombre de qualquiera profesión que sea asegurar de su ciencia otro tanto? No quiero que me diga verdades futuras, que necesariamente han de suceder, sino una verdad presente, que no padezca la cruxía de las opiniones y las contradicciones. Hasta aquí como Astrónomo: óigame Vm. como Médico: En esta estación padecerán los cuerpos varias enfermedades, y entre ellas los fluxos de sangre, las anginas y las contenidas en este Aforismo del Hipócrates: In Vere repullulant furores, & atraebiles, & morbi comitiales, & profluvia sanguinis, anginae, & gravedines, & raucedines, & tuses, & leprae, impetigines, & vitiligines, & pustulae ulcerosae plurimae, & tubercula, & articulorum morbi.

    • 1750 Serena, B. / Medina, A. Curso nuevo cirugia p. 275 Esp (BD)
      P. Qué es Angina? R. Un tumor inflamatorio en la garganta, que ocupa los musculos internos de las fauces, laringe, y pharinge; ó los externos del cuello, con dificultad de tragar, y respirar, sin vicio alguno en el pulmon. P. Quantas diferencias hay de Anginas? R. Dos: una verdadera, la qual es acompañada de calenturas, y se forma prontamente: otra espurea, sin calentura, y se hace con mas lentitud; y una, y otra se reducen en la practica á flemonosa, hecha de sangre, erysipelatosa, de lympha colerica; scyrrosa, de humores terreos; y serosa, ó lymphatica, de lymphas gruessas, por tumefaccion de las glandulas.
    • 1760 Feijoo, B. J. Cartas eruditas, V [2004] Esp (CDH )
      ¿Y qué responde a esto el Tozzi? Que innumerables experimentos suyos le han demonstrado la inutilidad de la sangría, y que se puede escusar en todas las enfermedades el uso de ella: Protesto, dice, en contrario, que en muchos años, que exercí la Medicina en el Hospital Napolitano de Santa María de la Anunciada, he curado brevemente, sin alguna evacuación de sangre, centenares y millares de enfermos, entre estos muchos que padecían dolor de costado, frenesí, angina o garrotillo, inflamación del hígado, esputo sanguíneo, erysipela y todo género de fiebres: de modo que ya es notorio, que qualquiera enfermedad se puede prompta y seguramente curar, sin la más leve efusión de sangre.
    • 1770 RAE DiccAutoridades 2.ª ed. (NTLLE)
      ANGINA. s. f. Inflamacion de las glándulas de la garganta. Vulgarmente se suele decir engina.
    • 1778 Suárez, M. G. Trad Memorias instructivas, II p. 143 Esp (BD)
      El cerdo es de un natural tan súcio, y tan tragon, que jamás está tan contento como quando está en el cieno, ó en algun lodazál: come de todo, jamás está satisfecho [...]. Aborrece, y tiene gran aversion á los lobos, comadrejas, escorpiones, salamanquesas, y al elefante; y es propenso á enfermar de lepra, lamparones, y enginas.
    • 1784 Anónimo "Atmosfera México" [10-03-1784] Gazeta de México (Ciudad de México) Mx (HD)
      Habiendo sido el Otoño del año próximo de 83 mucho mas húmedo que los cinco anteriores, [...] comenzaron á soplar con mucha freqüencia los vientos del Sur y del Sueste desde el dia siete de Diciembre [...]. Igualmente comenzaron á experimentarse las enfermedades que llaman Peripneumonias, ó Pulmonias; Pleuresias, ó dolores de costado; Apoplexias, ó insultos; Anginas, por otro nombre Esquinencias, que son inflamaciones en la garganta, y en fin otras, que aunque proprias de la estacion del año, se dexaban yá sentir con mucha mayor freqüencia, y malignidad que otras veces: y ponemos con distincion sus nombres facultativos y vulgares, porque aquellos, que como griegos y latinos, son extraños, no los hagan parecer de distinta especie, ó mayores en número y gravedad.
    • 1786 Terreros Pando, E. DiccCastVocesCienciasArtes (NTLLE)
      ANJINA, lo mismo que esquinencia, V. (| enfermedad, que impide el paso libre á la respiracion, comida, &c.).
    • 1788 Piñera Siles, B. Trad Elementos Medicina Práctica Cullen, I [1788] p. 337 Esp (BD)
      De la angina. Se da este nombre á toda inflamacion de lo interior de la garganta; pero estas inflamaciones se diferencian, segun la parte afecta, y segun la naturaleza de la inflamacion.
    • 1793 Mendal Villalva, A. L. Tratados médicos, I p. 1 Esp (BD)
      La Angina es cierta enfermedad aguda de la garganta, que procede de la inflamacion de las fauces, ó de las partes vecinas, y la acompañan calentura, y dificultad para tragar, ó respirar, ó para las dos cosas. Se divide en exquisita, ó inflamatoria, y en espurea, ó nota. Exquisita llaman los que siguen la escuela de Boheraave, á la que nace de la detencion de la sangre en los vasos arteriales mas pequeños de las fauces, de la larynge, farynge, ó demás partes que sirven para tragar, é introducir el ayre al pulmon. En esta Angina se observan calentura aguda, ardor, dolor, hinchazon, y rubicundez en las partes afectas. Es interna, ú oculta; manifiesta, ó externa.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      ENGINA. s. f. Lo mismo que ANGINA.
    • 1805 Ballano, A. Dicc medicina, I p. 211 Esp (BD)
      ANGINA Ó ESQUINANCIA. (Med. y Cirug.) Sauvages coloca la angina en la clase de anhelaciones, y la esquinancia en la clase de flemasias ó inflamaciones, en donde se tratarán respectivamente (V. estos artículos); pero sin embargo expondrémos lo que dice Mr. Luis. [...] La angina inflamatoria ó la verdadera esquinancia, es una enfermedad muy aguda: el frio, la calentura violenta, el dolor de cabeza, la elevacion flemonosa de la garganta, el encendimiento del rostro &c. son los caractéres propios de esta enfermedad, la qual ataca á la laringe, la faringe y las partes inmediatas como la campanilla, las amígdalas, la lengua, el velo del paladar &c. La respiracion y la deglucion son mas ó ménos interrumpidas, siendo algunas veces acompañada la inflamacion del cuello de la cara y de la lengua.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
      Los Profesores, que aun confian en esta Composicion y que la miran como un específico para la Angina, la mandan aplicar en el cuello sobre la garganta, caliente y extendida sobre un paño, ron el fin de resolver los humores, que se estancan en las Luces y causan la inflamacion.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
      El Nido de la Golondrina, Hirundo Rústica de Cárlos Linneo, se ha celebrado mucho en la Medicina, considerándosela como un poderoso resolutivo, y como tal se ha reputado por un específico para la curacion de la Angina.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] Esp (CDH )
      Elogiase tambien por los mismos el uso de los Sinapismos sobre las partes inflamadas en la angina, dolor de costado ó pleuresia y otras inflamaciones internas, pero yo he observado mas de una vez, que en estos casos han sido muy perjudiciales los Sinapismos sino han precedido las sangrias mas ó ménos reiteradas, segun las fuerzas del enfermo y estado inflamatorio del sistema.
    • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 139 Esp (CDH )

      El mismo Boerhaave, para manifestar el mucho aprecio que hacía de este Arrope, y lo útil que era su uso, refiere haber conocido á un viejo que vivió ciento y veinte y cinco años, el qual tenia por un arcano al este Arrope, y que salió felizmente de varias enfermedades contagiosas sin necesitar de ninguno otro medicamento que el tomar algo del Arrope de Sauco todos los dias, y que por consiguiente no podia atribuir á ninguna otra cosa la felicidad de tan larga edad. Sin embargo de estos elogios, Cullen al tiempo que no niega tengan alguna virtud las Bayas del Sauco, asegura que las usó muchas veces, y que nunca fueron considerables, ni dignos de atencion su poder y eficacia; pero Whitte expresa, que el zumo, de Bayas de Sauco es un aperitivo fresco, y que tomado con alguna abundancia promueve las secreciones. Y Murray celebra los gargarismos hechos con este Arrope en la angina.

    • 1809 Glz Mateo, S. Vida trágica [1917] Esp (CDH )
      Ningun sentido ni parte del cuerpo estubo libre de su insulto: dolor de muelas en la voca, oftalmia en los ojos, en los oidos sordera, postillas fétidas en las narices, herpes en las manos, podagra en los pies, sarampion, sarna, fiebres, tumores, anginas, punta de costado, tabardillo y tantas mas, que se agotó la botica en su curacion.
    • 1820 Ribot, J. Elementos Patología p. 120 Esp (BD)
      La respiracion silvante es caracterizada por un ruido agudo que se conoce con el nombre de silvido; á veces se demuestra en la espiracion é inspiracion, en los asmáticos por ejemplo; otras solo en la inspiracion como se observa en algunas anginas.
    • 1826 Hurtado Mendoza, M. Vindicación Medicina Fisiológica, Broussais p. 150 Esp (BD)
      Med. jov.= [...] En efecto, está demostrado que siempre que un modo de lesion se establece en un tejido de la economía, se repite ó reproduce al cabo de cierto tiempo en otros muchos. ¿No ha visto V. en la gota como la inflamacion de una articulacion se reproduce en otras muchas, y desde alli se propaga á las vísceras? [...] ¿No pasa la oftalmía de un ojo á otro? ¿la engina ó esquinancia de la tónsila ó agalla derecha á la izquierda?
    • 1831 Bretón Herreros, M. Marcela [1975] Esp (CDH )
      Martín . Si es tanta, / mala angina en tu garganta, / pon en las nubes el grito; / desahoga el corazón, / truena y no con esa calma / te estés repudriendo el alma / con tanta lamentación.
    • 1832 RAE DRAE 7.ª ed. (NTLLE)
      ANGINA. f. Inflamacion de la garganta.
    • 1842 Anónimo "Esterior. [...] Ataricia" [16-03-1842] El Cosmopolita (Ciudad de México) Mx (HD)
      Un viejo que se ingeniaba en aquella capital vendiendo periódicos y programas, no se alimentaba hacia muchos años sino con pan y agua, y de noche se recogía en una caramanchon con otros diez ó doce perdularios. Hace pocos dias le dió un fuerte ataque de anginas, y habiéndole dicho un facultativo del barrio que si no se aplicaba una docena y media de sanguijuelas al cuello corria mucho peligro su vida, preguntó el enfermo cuanto costaria ese remedio.
    • 1850 Drumen, J. Trat Patología, I p. 263 Esp (BD)
      Se da el nombre de angina á una afeccion aguda generalmente inflamatoria, situada en la cámara posterior de la boca, que impide la libre deglucion y respiracion. Division.— Para facilitar mejor el estudio de la angina, los antiguos hicieron de ella un sinnúmero de divisiones, fundadas unas en el sitio que ocupaba la enfermedad, y otras en su naturaleza. Por razon de su sitio, las dividieron en anginas de las vias de la respiracion, y del tubo digestivo, señalando con nombres particulares las que ocupan la cámara posterior de la boca, las amigdalas, la faringe, el esófago, la laringe, la traquea, etc. Por razon de su naturaleza, llamaron angina edematosa, ulcerosa, grangrenosa, sifilítica, exantémica, etc. [...] Así es que nosotros solo denominarémos angina, la inflamacion de los órganos contenidos en la cámara posterior de la boca, dividiéndola en tres especies principales, que son, la inflamatoria simple, la seudo membranosa y la gangrenosa.
    • 1850 Drumen, J. Trat Patología, I p. 163 Esp (BD)
      De la angina inflamatoria simple. Esta inflamacion puede ocupar la mucosa que viste el istmo de la boca, el velo del paladar, los pilares, la campanilla, y las amigdalas: caracterizada por los fenómenos de rubicundez, tumor y calor, los cuales van acompañados de una reaccion febril cuya intensidad está en relacion con la del mismo mal. Los síntomas sobrevienen sin prodromos, empezando comunmente á sentir los enfermos dolor y sequedad en la garganta, dificultad en la deglucion, y la alteracion en el timbre de la voz. [...] Esta angina llamada tonsilar ó amigdalitis, se caracteriza por la hinchazon, la dureza y la rubicundez de estas glándulas acompañadas siempre de calor y de más ó menos dificultad en la deglucion.
    • 1850 Drumen, J. Trat Patología, I p. 271 Esp (BD)
      Al tratar de la angina gangrenosa verémos la diferencia que hay entre ella y la lardácea [...]. La angina mercurial, la que acompaña las fiebres eruptivas, que son las que tienen mas analogía con al que nos ocupa, no ofrecen la menor dificultad para distinguirlas.
    • 1852 Castro Rossi, A. GDiccLengEsp (NTLLE)
      ANGINA. s. f. Mal de garganta. Es una especie de inflamacion, conocida tambien por garrotillo ó esquinencia.
    • 1852 Fernán Caballero Clemencia [1984] Esp (CDH )
      — Señora, es porque la boca española no se puede abrir sola, y no me gusta comer con gentes que tengan enginas; * no me sabe la comida con tanto desganado.
    • 1853 [Gaspar y Roig] DiccEnciclLengEsp, I (NTLLE)
      ANJINA: s. f. Med.: enfermedad de la garganta, cuyos principales sintomas son la dificultad de tragar y la de respirar.
    • 1854 Llorente Lázaro, R. Patología y Terapéutica veterinarias p. 168 Esp (BD)
      Anginas.— Esquinencias. Nombre genérico con que se conocen las inflamaciones de todos los órganos contenidos en las fauces, porque siempre dificultan mas ó menos la respiracion y deglucion: por el sitio en que los fenómenos inflamatorios predominan y por otras circunstancias que las acompañan, reciben las anginas los nombres de laríngea, faríngea, tonsilar, traqueal, croupal ó croup, gangrenosa y esterna ó parotidea: en todas hay ademas de los síntomas referidos dolor á la presion, y el tratamiento con ligeras modificaciones es análogo en todas ellas.
    • 1872 Fuentes Ponte, J. Murcia que se fue [1872] 359 Esp (CDH )

      [...] son palabras de Hipócrates en su aforismo setenta y dos, seccion cuarta: y hubo un rato de silencio, que acabóse, pues uno de ellos que, aunque muy jóven, corcovado era como camello beduino, así dijo:

      [...] Zaga de tal cosa con otras reglas y mixturas cura la disentería, la hemoptisia, la gangrena, la melancolía, y es, por acabar, la panacea del orbe: podriamos recetarla, pero ya que platicamos de gangrena, despacio andemos, no fuere que luego caso tuviéremos de una epidemia que no sé si pestilente puede ser, que Angina dicen, y la gente oscura garrotillo; y que describe Nola.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )

      § VI.– Escarlatina.

      [...] Es una fiebre eruptiva caracterizada por la irregularidad de sus manifestaciones y lo grave de sus complicaciones: consisten las primeras en la invasion de una fiebre en que la temperatura y el pulso se elevan más que en ninguna otra enfermedad en el mismo tiempo, en la aparicion de manchas que suelen invadir primero el cuello y despues el resto del cuerpo, manchas de color de frambuesa de variable extension, llegando á adquirir muchos centímetros, y constituídas por inflamaciones numerosas de la piel, que en forma de eczema se reunen, dando lugar á aquellas: y por último, por la presentacion frecuentísima de la angina y la descamacion especial al cabo de cierto tiempo.

    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] 420 Esp (CDH )
      Desde un principio se observa en las fáuces una intensa hiperemia y un encendimiento considerable en toda la cámara posterior de la boca, sobreviene el eritema faríngeo al mismo tiempo que la angina que ocasiona al enfermo una disnea especial, y la dificultad de tragar; y si los tejidos más profundos llegan á interesarse, sobrevendrá la angioleucítis, y consecutivamente los bubones de la region cervical, que en algunos casos terminan por supuracion, constituyendo una complicacion de bastante gravedad.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
      No sucede en la escarlatina lo que en las demas fiebres eruptivas en el modo de aparecer las manifestaciones cutáneas, pues en vez de verificarlo en la cara desde un principio, como sucede en la viruela y sarampion, se ve la erupcion brotar en las íngles, axila, cuello y miembros, habiendo casos en que se ha presentado en la espalda, lo que hizo muy difícil el diagnóstico, y de aquí que al hacer este nos fijamos principalmente en los síntomas faríngeos, pues nunca una angina simple lleva consigo el aparato febril que acompaña á la escarlatina.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
      Lo mismo sucede en otras enfermedades, como las anginas, catarros pulmonares, pulmonías, etc., cuando observamos que la lesion local está en armonía con la reaccion general que el organismo expresa, y no vemos ninguna manifestacion que amenace seriamente la vida.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] 425 Esp (CDH )
      Pero si el paciente vence estos peligros, entra entónces en el período de la erupcion, acompañada de la ataxia ó de la putridez, ocurriendo generalmente que las manchas escarlatinosas no tienen la coloracion de frambuesa, sino que por el contrario se presentan á nuestra vista pálidas y apagadas en su coloracion, hasta el punto de hacer dudar al médico más práctico; pero no titubearémos en calificarla de escarlatina, por más que apénas se perciba la erupcion, siempre que venga precedida ó acompañada de angina.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
      En la forma benigna dijimos que la angina era al principio eritematosa y luégo inflamatoria; pero en la que nos ocupa tiene caractéres distintos, ofreciendo la forma pseudo-membranosa cuyas exudaciones trasudan sangre, por lo que toman un color rojizo, y que extendiéndose á la faringe y laringe, mata al paciente por sofocacion, á no ser que las arroje por espuicion.
    • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] 429 Esp (CDH )
      En las epidemias que refieren Trousseau, Graves y otros muchos patólogos se ven anginas violentas con gran fiebre y sin erupcion, pero seguidas de una anasarca: otros casos en que ha aparecido la anasarca sin fiebre ni angina; y otros en que sin fiebre, angina ni erupcion se presenta una de las complicaciones; de manera que estamos en nuestro derecho asegurando que entre cuatro hermanos, cuando uno tiene la escarlatina, otro se presenta con fiebre y angina, el tercero con anasarca y el cuarto con albuminuria, podemos decir que estos tres padecen tambien la escarlatina en su forma abortada ó frustrada, como dice Trousseau.
    • 1876 Pz Galdós, B. De Oñate a Granja [2003] 198 Esp (CDH )
      Hasta hace unos días hallábanse en Durango; pero tu Aura se puso malucha, calenturas leves, anginas, no sé qué, y su tía se la llevó a un pueblo de la costa.
    • 1881 Orduña Rdz, T. Manual higiene [1881] 339 Esp (CDH )
      Es fácil distinguir la falta de succion que proviene de la anorexia, síntoma comun en las enfermedades graves, de la imposibilidad física de mamar, acompañada del deseo manifestado de tomar alimentos, que demuestra la avidez con que los niños toman los líquidos que se les dan á cucharadas; la tos frecuente de las inflamaciones del pecho no puede confundirse con las quintas de tos que los niños atacados de coriza experimentan sólo cuando se les quiere hacer mamar; durante la angina, en fin, la deglucion de los líquidos tomados á cucharadas es tan difícil como la succion: la coriza, al contrario, no es un impedimento sino para esta última.
    • 1879-1883 Prieto, G. Musa callejera p. 71 Mx (BD)
      El túnico y el zagalejo [...] ¿Quién es esa mústia chica? / ¿es vestido ó es sotana, / es corpiño ó es aduana / esa parte superior? / ¡Maldita moda, maldita! / Rompan el corpiño, chinas, / les van á dar las angínas, / venga el hermoso castor. /
    • 1884 Pz Galdós, B. Tormento [2002] 71 Esp (CDH )

      Pero después de las seis estaba el chiquitín tan despejado que ganó terreno la opinión contraria, y con ingeniosas razones Rosalía la hizo prevalecer al fin.

      «Bien, iremos, aunque no tengo ganas de salir de casa —dijo, preparando sus atavíos—. Pero tú, Amparo, te quedas aquí esta noche. No me fío de Calamidad. Quedándote tú, voy tranquila. Se te arreglará tu cama en el sofá del comedor, donde dormirás muy ricamente como aquellas noches, ¿te acuerdas?... cuando Isabelita estuvo con anginas. Fíjate bien en lo que te digo. Le das el jarabe antes de que se duerma y si despierta, otra cucharadita.»
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Angina. [...] f. Inflamación de los órganos de la deglución y de la respiración comprendidos entre el istmo de las fauces y el esófago y la tráquea.
    • 1896 Lázaro Ibiza, B. Flora española [1896] Esp (CDH )

      GÉN.BRUNELLAL.(Del lat. braune, angina, por la virtud atribuida á la planta.)– Cáliz tubuloso con el labio superior plano, con 3 dientes cortos y el inferior bífido; corola con el tubo corto, con anillo de pelos; labio superior en forma de casco y el inferior trilobulado; filamentos apendiculados cerca del ápice.– Espiga terminal con brácteas numerosas, casi orbiculares.

      Brunella vulgarisMoench.–

      . De 1'-3', con las hojas pecioladas, ovales ú oblongas; corola azul, doble que el cáliz; estambres con la punta alesnada, recta. Fl. verano. Hierba de las heridas. Casi toda España. Se usó como vulneraría.

      Brunella grandifloraMoench.–

      . Flores 3-4 veces mayores que el cáliz, moradas. Fl. verano. Montañas del N., Centro y E.

      Brunella hastaefoliaBrot.–

      . Hojas aflechadas, con las orejuelas divergentes; corolas grandes, con la garganta inflada; anteras blancas. Fl. verano. R. septentrional y occidental, Pirineo.
    • 1899 Cortázar, D. Disc recepción RAE [1899] Esp (CDH )

      Por esto, en posesión de la palabra botánica, ninguna falta nos hace la de fitología; tecnologíano es necesaria en sustitución de nomenclatura; después de mineralogía sirve de estorbo orictognosia; pedante es decir amigdalitis, por anginas; diaforesis, por sudor; enema, por lavativa; nosocomio, por hospital; pandiculación, por desperezo; tenesmo, por pujo, y otra multitud de vocablos que los médicos de ahora se complacen en usar para asombro de clientes páparos.

    • 1902 Coll Altabás, B. Voces Litera (Huesca) [1908] DiccVocesAragonesas Esp (BD)
      Ongina. Angina.
    • 1906 Lugones, L. Yzur [1988] Cuentos Ar (CDH )

      Felizmente, el chimpancé es de todos los grandes monos el que tiene labios más movibles; y en el caso particular, habiendo padecido Yzur de anginas, sabía abrir la boca para que se la examinaran.

    • 1906 Ortiz, F. Negros brujos [1973] 169 Cu (CDH )
      Así los chinos, por ejemplo, creen que los misioneros cristianos roban los niños para aprovechar los ojos y los corazones en la preparación de filtros mágicos y de productos fotográficos; así como les atribuyen las epidemias de anginas tan frecuentes en el Norte de China, causadas, según dicen, por las drogas perniciosas que aquéllos echan en los pozos.
    • 1911 Pz Galdós, B. Cartago [2002] Esp (CDH )
      A la mañana siguiente, dejando a Chilivistra en el lecho con un leve ataque de anginas, salí a recorrer el pueblo con idea de encontrar entre la oficialidad de los Cuerpos allí estacionados algún amigo que me orientase en la correría fantástica que había emprendido, acompañando a una dolorida señora de buen palmito y un tantico alocada.
    • 1911 Pz Galdós, B. Cartago [2002] Esp (CDH )
      Corrí a llevar esta feliz nueva a mi costilla postiza, y me la encontré metida en fervorosos rezos a San Blas abogado de los males de garganta (festividad del 3 de Febrero), con lo cual y unas gargaritas de zumo de limón pensaba curarse totalmente de su angina.
    • 1914 Sarmiento Lasuén, J. Paidología [1914] Esp (CDH )

      La rubeolaes una fiebre eruptiva, muy ligera, se parece al sarampión; no son sus periodos tan marcados como los de las fiebres eruptivas, su periodo de incubación dura de 10 a 15 días; aparecen manchas en el tronco, cara y extremidades, alguna vez salen anginas; la fiebre por lo general no se percibe, alterándose poco el estado general; las manchas son generalmente redondas y salteadas.

    • 1926 Glz Fragoso, R. Talofitas [1926] Esp (CDH )
      En 1765 Home, médico inglés, describe muy bien la difteria laríngea, a la que da el nombre de «crupe» aún hoy usado, pero creyendo equivocadamente que ninguna relación guarda con la angina.
    • 1926 Glz Fragoso, R. Talofitas [1926] Esp (CDH )
      Hoy los sueros antidiftéricos se preparan abundantemente en todas partes, y aún se aplican como preventivos en casos de angina dudosas, y hasta en otras enfermedades no diftéricas.
    • 1928 Salinas, P. Carta Salinas Cartas. 'Correspondencia (1923-1951)' Esp (CDH )

      Hemos pasado una semana doméstica accidentada. Margarita en cama cinco días con anginas y Jaime con una escarlatina benigna, todo al mismo tiempo. Pero ya están bien los dos.

    • 1928 Schz Sevilla, P. "Habla Cespedosa de Tormes" [01-01-1928] p. 139 Revista de Filología Española (Madrid) Esp (HD)
      Semiconsonante epentética en la terminación.— De este fenómeno, que se cree típicamente leonés, se ofrecen en Cespedosa los siguientes casos: [...] inginias 'anginas'.
    • 1932 García Soriano, J. VocDialMurciano Esp (NTLLE)
      engina. f. vulg. y rúst. Angina.
    • 1932 Reyles, C. Gaucho Florido [1969] Ur (CDH )
      Cuando cayeron enfermas de anginas nadie las visitó, y todos decían: «Castigo 'e Dios.» Aquella inquina injusta las tenía ya apenadas, ya irritadísimas.
    • 1933 Mateus, A. ProvincEcuatorianos Ec (NTLLE)
      Engina y Angina. Inflamación de los órganos de la respiración y de la deglución.
    • 1935 Anónimo Educación del lactante Vida femenina, 15 de febrero de 1935 Ar (CDH )
      La creencia de que el niño puede enfermarse (adquirir angina o hernia) por llorar mucho, no tiene mayor fundamento y es la base de todas las debilidades paternas.
    • 1936 RAE DRAE 16.ª ed. (NTLLE)
      Engina. f. desus. Angina.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Las sorderas internas debidas a focos infecciosos latentes (anginas e inflamaciones dentarias, principalmente) nos parecen mucho menos frecuentes de lo que se dice por ciertas escuelas.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      I. Arritmia respiratoria.

      [...] B) Se presenta también en la convalecenciade las infecciones: tifoidea, gripe, etcétera; y aun simples anginasleves.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      2. Laringitis aguda.

      a)En esta obstrucción colabora el espasmo laríngeo, sobre todo en niños espasmofílicos, con la ingurgitación de la mucosa y con las secreciones anormales. La forma más grave es la diftérica (crup). Generalmente, la angina y el estado febril previos y la noción epidémica permiten el diagnóstico; pero hay casos en los que la fase anginosa y faríngea han pasado inadvertidas y el primer síntoma es el acceso crupal, de sofocación, que obliga de urgencia a la intubación o la traqueotomía.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      4. El absceso retrofaríngeopuede producir la sofocación con cianosis. [...] El diagnóstico se hace por la previa historia de fiebre persistente después de una faringitis o anginas, abultamiento renitente de la faringe con proyección hacia adelante del paladar.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      V. Periarteritis nudosa(Küssmaul).– Es una enfermedad rara; sólo he visto tres casos típicos. Aparece entre los treinta y cuarenta años, sin causa conocida, coincidiendo con endocarditiso con diversas infecciones estreptocócicas(anginas, escarlatina, erisipela, etc.).

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Hasta en muchos de los casos en que la exploración renal es negativa, puede sospecharse su existencia, sobre todo si el enfermo ha padecido escarlatina grave, anginas de repetición, estreptococias, etc.: en efecto, si se le observa durante largo tiempo, no es raro que veamos, al fin, aparecer los síntomas renales, sin que se pueda asegurar si es que son debidos a la hipertensión, como algunos creen, o si eran anteriores a la hipertensión, pero había escapado a nuestros métodos de diagnóstico.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Yo he encontrado en un 7 por 100 de los casos el eritema nudoso, con cutirreacción negativa, y coincidentes con infecciones no tuberculosas (anginas, estreptococias, enterocolitis, heridas infectadas, reumatismo).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      B) Otras infecciones pueden presentar, eventualmente, al comienzo, un eritema, ya escarlatiniforme, ya de otras modalidades:

      1. Citaremos, entre las infecciones agudas, la meningitis cerebroespinal, reumatismo articular agudo, septicemias diversas(gonocócicas, estreptocócicas, etc.). A veces, la extirpación de un foco séptico(principalmente anginas) va seguida de un eritema intenso.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      I. Ascitis por peritonitis.– En la mayoría de los casos trátase de niños o de jóvenes del sexo femenino, y su naturaleza es tuberculosa, ya propagada de lesiones tuberculosas genitales, ya por infección hematógena, consecutiva a otitis, angina, etcétera. Pero he visto casos típicos en hombres viejos.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Muchas veces, el antecedente es claro; pero otras, el episodio diftérico agudo ha sido leve y atípico: una angina de apariencia catarral, por ejemplo; o bien la parálisis del velo aparece sin previo episodio faríngeo agudo, como ocurre en ciertas difterias larvadas, sobre todo en las nasales.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      1. Las infecciones inflamatorias del riñón derecho y sus vías (pielonefritis, pielitis)producen dolor en el hipocondrio derecho, generalmente sordo, permanente; a veces, con crisis agudas no intensas. Se orienta el diagnóstico por los antecedentes: partos sépticos—quizá tan levemente sépticos, que la infección ha pasado inadvertida—, anginas purulentaso cualquier otra infección, localizada o general [...].

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      III. Lesiones graves de la faringepueden producir trismo, principalmente las anginas de Vincent(v. pág. 879); pero también, sobre todo, en sujetos nerviosos, las anginaso estomatitis banales, cáncer de la base de la lengua, cáncer de la faringe, del que el trismo puede ser el síntoma revelador, etc.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      E) Adenopatías en la fiebre ganglionar (fiebre linfática, mononucleosis aguda: Pfeiffer, Kirkland, Chetenham).– [...] Empieza con cefalea, dolor de garganta o angina (sobre sus relaciones con la angina monocítica, véase pág. 879), abdominalgias, tos, escalofríos y fiebre muy remitente, con tendencia a intermitente, que dura dos o tres semanas; puede haber una erupción, generalmente sarampionosa.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 375 Esp (CDH )

      AGRANULOCITOSIS. GRÁNULOCITOPÉNICO (Síndrome).(Schultz).– Consiste este síndrome en la diminución (gránulocitopenia)o, más raramente, la desaparición (agranulocitosis)de los leucocitos polinucleares de la sangre periférica. [...] A este cuadro hemático únense lesiones ulcerosas de las mucosas, sobre todo de la bucal, con angina úlcerogangrenosa (v. pág. 879).

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 401 Esp (CDH )

      2. Leucocitosis en las infecciones locales.– Es la leucocitosis con neutrofilia, signo típico de las infecciones locales: abscesosen los órganos superficiales o internos, ántrax, mastoiditis, osteítisdiversas, empiemas, peritonitis, pionefritis, salpingitis, apendicitis, anginas, etc.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      A) Poliartritis en el reumatismo cardioarticular agudo(nombre preferible al de reumatismo poliarticular agudo, enfermedad de Bouillaud, etc.).– Es una enfermedad infecciosa, de evolución total muy lenta, con brotes febriles agudos y largas temporadas de latencia, como la sífilis. Se presenta de preferencia en ambientes ricos en casos de anginas y de corea. Comienza por angina o faringitis y fiebre rápidamente alta que se hace continua e irregular, con polinucleosis; grandes sudores. [...] Es excepcional que el acceso sea único; al cabo de un cierto tiempo, que puede ser muy largo, recidiva, apareciendo nuevos brotes, febriles y articulares, de la misma o de menor intensidad, ya de punto de partida amigdalino, si ha quedado una amigdalitis crónica, ya sin angina [...].

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Se comprende que una poliartritis febril que sigue a una angina sea especialmente fácil de ser confundida con un ataque de reumatismo cardioarticular agudo; a veces la diferenciación es muy difícil, a pesar de tener en cuenta todos los datos que acabamos de exponer; es importante el hemocultivo, que puede demostrar el estreptococo en las infecciones estreptocócicas (no siempre) y es constantemente en el reumatismo cardioarticular agudo.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      La neuritis o polineuritis diftérica suele aparecer entre la primera y segunda semana de la enfermedad, presentándose no sólo en las formas graves, sino también en las benignas; a veces, nos damos cuenta de que una angina que parecía banal, es o fué diftérica, por la aparición de una neuritis, principalmente la parálisis del velo del paladar (v. pág. 231), que a veces se asocia a neuritis de los músculos intrínsecos del ojo (parálisis de la acomodación).

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      M) Focos infecciosos diversospueden producir anisocoria: anginas, sinusitis, lesiones dentarias, tuberculosis pulmonar, derrame pleurítico apical, abscesos subdiafragmáticos, etc.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      Las psoítis pueden ser:

      [...] b) Primitivas, más raras, por infección hematógenadel músculo psoas, a consecuencia de anginaso de otra infección a distancia. Otras veces no se descubre causa alguna.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      ANGINA. (AMIGDALITIS).– No hay médico que no tenga en su pasivo algún recuerdo desagradable debido a anginas que parecían sin importancia y que la tenían considerable.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      Se habla de faringitis, y no de angina, cuando la inflamación difusa predomina sobre la inflamación local en las amígdalas. En general, los procesos graves tienden a localizarse; una angina es, casi siempre, más importante que una faringitis.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Los libros dividen las anginas en eritematosas o catarrales (de color rojo, uniforme); lagunares o foliculares o pultáceas (rojas con manchas punteadas, blancuzcas, grisáceas, correspondientes al exudado de las criptas); seudomembranosas (la amígdala aparece recubierta de una película blancogrisácea); herpéticas (sobre la amígdala aparecen vesículas que, al romperse, dejan en su lugar ulceraciones superficiales recubiertas de una película blancuzca); ulcerosas o úlceromembranosas (úlceras que generalmente se recubren de exudados seudomembranosos); gangrenosas (con ulceraciones que rápidamente se necrosan); flegmonosas (la amígdala se convierte en un absceso).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      El resultado de estos análisis es seguro y trascendente para la terapéutica en el caso de la difteria (hallazgo del bacilo diftérico en los frottis y siembras); es también importante en las anginas de Vincent —o Plaut-Vincent— (hallazgo del bacilo fusiforme de Vincent, espirilos, flora microbiana abundante) y en la sífilis (espiroqueto); en las demás anginas se encuentra sólo una cantidad abundante y variada de microbios (estreptococos, neumococos, estafilococos, etc.) sin valor etiológico.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 878 Esp (CDH )
      Por ello, sobre todo en los niños, toda angina aguda debe hacer sospechar el comienzo de una infección; en tiempo de epidemia, la sospecha será más vehemente; hay entonces que tener en cuenta que ciertas formas frustradas de la infección se manifiestan sólo por la angina, sin síntomas generales o con éstos tan fugaces que pasan inadvertidos; por ejemplo, en las epidemias de escarlatina es indudable que un cierto número de atacados padecen sólo la angina; es extraordinario el interés de diagnosticar estos casos, sobre todo desde el punto de vista epidemiológico.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 878 Esp (CDH )
      Casi la totalidad de las infecciones agudas pueden comenzar con angina; hasta las que habitualmente no lo hacen así, como, por ejemplo, la tifoidea: he visto epidemias de tifoidea con angina inicial en una proporción grande de casos (independientemente de las ulceraciones de los pilares anteriores —Duguet— que aparecen al comienzo de ciertas tifoideas).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      1. Escarlatina.– Angina muy eritematosa, con punteado de color rojo más intenso; y, más adelante, con aspecto folicular o pultáceo, que puede transformarse en seudomembranoso o en flegmonoso, con adenitis cervical. Ya hemos dicho que la enfermedad puedequedar limitada a la angina.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      2. También es muy importante la angina en el reumatismo cardioarticular agudo. Puede ir seguida de síntomas articulares tan leves que el diagnóstico no se haga, interpretándose los ligeros síntomas articulares como una de las frecuentes reacciones artropáticas de las anginas estreptocócicas; el interés del exacto diagnóstico reside en que estos casos leves pueden producir endocarditis lo mismo que los graves (en contra de una de las leyes de Bouillaud, que todavía consideran muchas escuelas como vigentes). La angina reumática es, por lo común, eritematosa, banal.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      3. Sin caracteres especiales, la angina, catarral o flictenosa, más raramente pultácea, se presenta en el sarampión, rubéola, viruela (a veces, ulcerosa desde el comienzo), paperas, erisipela, meningitis cerebroespinal, poliomielitis aguda, gripe (sobre todo en ciertas epidemias), etc.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Hay otras anginas no diftéricas con seudomembranas, como la escarlatina, e incluso anginas vulgares, catarrales o las estreptocócicas con absceso amigdalino.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      F) Angina en la leucemia aguda.– Como en el caso anterior, el síndrome general y hemático predomina sobre el anginoso (v. pág. 397).
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      G) Las anginas de la leucemia aguda, las agranulocíticasy las monocitariasy fiebre ganglionar, forman un grupo bastante uniforme y, probablemente, de etiología y patogenia común. Algunos autores llaman al conjunto de los tres grupos anginas de Schultz(y no sólo a las anginas agranulocíticas), con etiología ya tóxica, ya infecciosa (véanse estas etiologías en el síndrome agranulocítico: página 375).

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      J) Apoplejía de las amígdalas y úvula.– La angina y faringitis catarral puede producir apoplejía de estos órganos, con gran disfagia, sofocación, dispnea, afonía.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      Más difícil aún, es diferenciar esta laringitis inicial de las erupciones banales, de la laringitis diftérica; en general, en aquéllas, la fiebre es mayor, la angina es distinta de la diftérica y el estado general no se hace rápidamente grave como en la diftérica; de todos modos, el examen de laboratorio (frottis de las amígdalas) debe hacerse en seguida.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      Puede aparecer en el curso del reumatismo articular agudo (v. pág. 433) o con leves síntomas reumáticos, en personas que anteriormente habían padecido ataques de reumatismo o que pertenecen a familias con casos de esta infección. El comienzo por angina es muy frecuente.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      La investigación del bacilo, por examen directo y por cultivo, debe hacerse siempre, pero teniendo en cuenta que una angina (u otra lesión) diftérica proporciona, a veces, un examen negativo; hay que repetirlo y no darse por satisfecho si la sospecha clínica es importante; y que un portador de gérmenes puede padecer una angina vulgar y presentar bacilos en la lesión, sin que la angina sea diftérica.
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      El reumatismo cardioarticular agudose diagnostica por las localizaciones en el aparato locomotor (véase pág. 433) y en las serosas; acompañadas de fiebre alta, continua e irregular, muy prolongada, precedida de angina y sensible casi siempre al salicilato.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      b) Una forma muy típica y frecuente de la septicemia estreptocócica, por lo que merece un comentario aparte, es la endocarditis lenta maligna(Schottmüller), o subaguda, de los americanos [...]. [...] Aparece, generalmente, con puerta de entrada desconocida; a veces, anginas; recae en sujetos, por lo común, jóvenes, portadores de una lesión valvular antigua, en cuyas rugosidades se fija el estreptococo, formando una nueva lesión vegetante, activa, de donde brotan las sucesivas invasiones; otras veces, trátase de sujetos con corazón previamente sano.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      d) Septicemia neumocócica.– (Neumococo de Fraenkel.) – Es responsable de un 20 por 100 de las septicemias. Su foco inicial suele ser la neumonía; otras veces, una otitis, una angina, y, no raramente, una colecistitis, e, incluso, infecciones ginecológicas.

    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
      2. En las nefropatías crónicas (glomérulonefritis crónica, esclerosis renal, pielonefritis, cáncer renal), el síndrome oligúrico y anúrico sobreviene, ya en la fase terminal, ya en una fase relativamente precoz, latente, del proceso, por agudización brusca de éste a consecuencia de infecciones sobreañadidas (por ejemplo, una ligera angina), de cansancios y, sobre todo, de enfriamiento (la mayoría de las nefritis consideradas a frigore son nefritis latentes agravadas por el frío) o de medicaciones intempestivas, etc.
    • 1945 Puig, I. Bomba atómica [1945] 141 Esp (CDH )

      Esto demuestra — asegura una información venida de Londres — que nadie puede curar por completo de las heridas causadas por la bomba atómica, cuyas consecuencias permanentes son anginas, estreñimiento y cansancio general cada vez mayor.

    • 1945 Anónimo "ABC, 19 de diciembre de 1945" Publicidad 1941-1950 Esp (CDH )

      – He aquí el Bénédictine.

      – Si su respiración por la nariz es defectuosa se verá obligado a dormir con la boca abierta exponiéndose a las consiguientes afecciones pulmonares, circulatorias, asmáticas, anginas, etcétera. Usando el aparatito de plata "Respirator", patentado en España y extranjero, le pondrá a salvo de esto peligros.
    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Gu (CDH )
      El indio se adelantó con la cabalgadura a prevenir a las amigas de Canales, tres hermanas solteras que se pasaban la vida del Trisagio a las anginas, del novenario al dolor de oído, del dolor de cara a la espina en el costado.
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )

      Recuerdo un globo azul, entre todos los globos que murieron como burbujas de mi vida de niño.

      Coincidió con una fiebre. Llegó en las vísperas de unas anginas.

    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )
      Llegaba bendecidor y apostólico romano y era muy atento en dejar en el perchero bastón, sombrero y gabán más su pañuelo de seda, rasgo particular sobre el que hubo discusión años más tarde, pues un médico opinó que debía catarros y anginas a aquel gran pañuelo de seda que le tapaba la gorga.
    • 1950 Fdz-Flórez, D. Lola [1950] Esp (CDH )
      Sólo recuerdo que nuestras bodas cesaron con el fresco del alba y que las anginas que me costó la noche fueron las únicas dichosas que he sufrido en la vida, aunque él, por cierto, no viniera a verme ni una sola vez durante los cuatro días que sudé la fiebre en mi hermosa y solitaria cama.
    • 1951 Soriano, E. Caza [1992] Esp (CDH )

      Ella accedía a mostrarla a fuerza de ruegos y con mucho misterio, sobre todo a Pascual, que gozaba lo indecible abriendo los taleguillos, oliéndolos y descifrando las etiquetas de cartón cosidas sobre cada uno, donde la misma Josefa había escrito: " Flor de sauco para la inchazón ", " Baleriana para el esterico ", " Fabarraz llerba piejera ", " Zalza para las enjinas ", " Manzanilla para las bilis ", " Flor de encina para los pujos ", " Vellosiya para las diarreas ", " Flor de cardiyo, inrisipela y enrritaciones ", " Enjarretadura para eridas y cataplasmas ", " Llerbas estogamales "... *

    • 1952 Anónimo ABC, 1 enero 1952 Publicidad 1951-60 Esp (CDH )

      – Laboratorio químico farmacéutico Bonald.

      Un año felíz sin gripe, anginas, afonías ni tos.

      Pastillas Bonald.

    • 1952 Anónimo ABC, 1 enero 1952 Publicidad 1951-60 Esp (CDH )
      – Tos, ronquera, anginas.

      Altox con penicilina.

    • 1953 Casas, B. Antoñita [1953] Esp (CDH )
      A la mañana siguiente me desperté con anginas...
    • 1953 Casas, B. Antoñita [1953] Esp (CDH )
      Quedé tan estropeada después de las anginas, que la tía Rosalía dijo que me convendrían unos días en la Sierra respirando a pleno pulmón el airecillo agreste y fino que sopla en aquellas cumbres y embalsama el tomillo, que huele a Dios y a salud...
    • 1960 Cunqueiro, Á. Mocedades Ulises [1970] 178 Esp (CDH )

      Resultó que era una muchacha que salía vestida de hombre porque su hermano, al que tocaba el papel, estaba con anginas.

    • 1961 Anónimo "Correo nacional" [21-02-1961] La Corona (Barcelona) Esp (HD)
      —Mucho se ha hablado del jarabe de sávia de pino para combatir la tisis: el farmacéutico de Burdeos, Mr. Lagasse, ha tenido la buena idea de concentrar esa sustancia en un jarabe béquico que empieza á hacer fortuna, pues los médicos franceses lo recetan, no solo en los caos de tisis, sino tambien en las demas enfermedades crónicas de pecho, como los catarros, el asma húmedo, la broncorrea, etc., sin que deje de aprovechar igualmente en los constipados, laringitis, faringitis, anginas y demas indisposiciones agudas propias de la estacion invernal.
    • 1941-a1961 Guerra Navarro, F. Cuentos Pepe Monagas [1976] 76 Esp (CDH )
      Ellas habían leído en unas viejas historias del país, que les dejó su padre, junto con altos flejes de la revista El Iris de Paz, que las cochinitas eran buenísimas para diluir los humores y el mejor específico para el asma, la hidropesía, las anginas y otros "reconcomios".
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] Esp (CDH )

      13. OREJA DE JUDAS

      [...] En Medicina se empleó desde el siglo XVI, como emoliente, contra las anginas e irritaciones de la garganta. El hongo se pone a macerar o se cuece con leche, que, luego, estando todavía templada, se gargariza.

    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] Esp (CDH )

      46. ALISO

      [...] El aliso es un árbol deshojado en invierno, que puede alcanzar hasta 30 m. de altura y la edad de 100 años, de corteza pardusca y resquebrajada, con las ramitas tiernas lampiñas y glutinosas, y las yemas sostenidas por un cabillo.

      [...] El cocimiento de la corteza (1 ó 2 onzas por litro de agua, que se deja hervir durante 15 ó 20 minutos) empleando en forma de gargarismos y enjuagues, sirve para endurecer las encías, para afianzar los dientes y las muelas, contra las anginas e inflamaciones de la garganta, etc.

    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] Esp (CDH )

      Para gargarismos astringentes se prepara un cocimiento con 1 onza de hojas de aladierna, que se hierven durante diez minutos en 1 l. de agua. Contra las anginas e irritaciones de la garganta se hacen gárgaras cada hora, con este cocimiento templado.

    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] Esp (CDH )

      La sanícula es una hierba vivaz, que echa todas las hojas en la base, en torno a la cepa, y luego un tallo de 1 a 3 palmos de altura, desprovisto de ellas o con sólo alguna que otra, muy pequeñita.

      [...] Si se trata de beneficiarse de sus virtudes astringentes, en vez de una infusión se hierve la misma cantidad de la planta en 1 l. de agua, durante diez minutos. Con esta agua se hacen gargarismos, contra las anginas; o enjuagues, para fortificar las encías; o lavatorios, para encorar llagas y úlceras; etc.

    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] 748 Esp (CDH )

      530. HIERBA DE LA ESQUINANCIA

      [...] En infusión o cocimiento, en la proporción de 1 ó 2 onzas por litro de agua, que se toma a pasto, como diurética y para combatir toda clase de cálculos.

      Contra las anginas, en gárgaras, y sin endulzar. También se aplica en cataplasmas, al nivel de la garganta. Hierba de la esquinancia ( Asperula cynanchica), de Manresa, un poco reducida; y detalle de la flor, aislada y amplificada. (Original; de Núñez)
    • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] Esp (CDH )

      La oximiel gozó de fama desde muy antiguo. Dioscórides también la menciona en el Libro V, pero la fórmula que recomienda para prepararla difiere de la que hemos dado porque le añade sal marina y agua. Pero su virtud de "arrancar los gruesos humores"ya la menciona en primer término el autor griego; y, en último lugar, la recomienda, gargarizada, contra la esquinancia o angina.

    • 1963 Cortázar, J. Rayuela [1991] Ar (CDH )

      Una prosa puede corromperse como un bife de lomo. Asisto hace años a los signos de podredumbre en mi escritura. Como yo, hace sus anginas, sus ictericias, sus apendicitis, pero me excede en el camino de la disolución final. Después de todo podrirse significa terminar con la impureza de los compuestos y devolver sus derechos al sodio, al magnesio, al carbono químicamente puros. Mi prosa se pudre sintácticamente y avanza —con tanto trabajo— hacia la simplicidad.

    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] 751 Esp (CDH )
      Su diagnóstico, con la causa más frecuente de aquélla, la hepatitis aguda viral, se basa en parte en el cuadro clínico, en el que destacan para tal fin la persistencia de la fiebre en la mononucleosis infecciosa, la frecuentísima existencia de angina en ésta y el casi constante aumento de los ganglios linfáticos, sobre todo si afecta a personas muy jóvenes.
    • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )

      El primitivo concepto de que toda ictericia se debía a un impedimento mecánico del flujo de la bilis hizo que esta enfermedad, conocida desde tiempos remotos, fuera concebida hasta hace relativamente poco como un proceso extrahepático. Al parecer, fueron Stokesy Graveslos primeros que sustentaron la idea de que su causa era la existencia de una gastroduodenitis catarral, la cual, afectando a la ampolla de Vater, originaría la obstrucción. La gran autoridad de Virchowadhiriéndose a tal opinión y sustentando la idea de que la inflamación de la papila y la producción de un tapón mucoso en la desembocadura del colédoco eran la causa de la enfermedad, hizo que se la denominase ictericia catarral, nombre con el cual todavía se la conoce. Como ello se avenía bien con la lógica y con la clínica, aquella denominación hizo fortuna. Arraigado tal concepto, se esgrimió por entonces para otros casos una causa obstructiva, como, por ejemplo, fue la de la "angina del colédoco".

    • 1964 Glz Ollé, F. Habla Bureba (Burgos) Esp (NTLLE)
      engina. Quintanillabón. 'Angina'.
    • 1966 Lpz Ibor, J. J. Neurosis [1966] Esp (CDH )

      Los factores inhibidores de la descarga instintiva proceden de los «tabús»sociales. Los conflictos críticos con el «tabú»se expresan en síntomas histéricos, ataque de migraña, anginas o eczemas. El investigador psicosomático se queda sorprendido por la riqueza de ocurrencias de los enfermos; a veces los síntomas pueden verse «in statu nascendi»durante el psicoanálisis. Esa posibilidad creadora de síntomas demuestra una libertad de acción del inconsciente.

    • 1951-1969 Cela, C. J. Colmena [1986] Esp (CDH )

      En esa alcoba me atacó un día un fiebrón de pronóstico; mi mujer llamó al médico, don Mariano Moreno, y éste me diagnosticó anginas y me recetó unos supositorios muy buenos, que eran la última palabra de la ciencia.

    • 1951-1969 Cela, C. J. Colmena [1986] Esp (CDH )
      Prefiero las anginas a los supositorios; antes, cuando no había supositorios, las anginas se quitaban solas, soplando bicarbonato y dándose toques con glicerina yodada.
    • 1969 Mascaró Porcar, J. M. Médico aconseja [1969] Esp (CDH )
      Pero, si la duración del estado refractario o de inmunidad es corto (meses o pocos años), la infección puede repetir varias veces (anginas, gripe, etc.), tantas como el contagio halle al organismo en un estado de receptividad por agotamiento de las defensas específicas que otrora desarrolló.
    • 1969 Mascaró Porcar, J. M. Médico aconseja [1969] Esp (CDH )
      La cavidad bucofaríngea constituye un punto donde se centran una serie de infecciones (piorrea, caries dentaria, anginas) locales que pueden constituir el foco causal de procesos patológicos tan importantes como la inflamación del riñón (nefritis), del iris o pupila ocular (iritis), del corazón (endocarditis) y del colon (colitis), etc., por citar sólo las más corrientes entre el sinnúmero de posibilidades.
    • 1970 Donoso, J. Obsceno pájaro [1990] Ch (CDH )
      Pero por su propia culpa: trabajo, lo que se llama trabajo de veras, bueno, nada, desde años, con Boy ahora sano y crecido y desarrollándose como un adolescente cualquiera... un poco de acné, anginas en invierno, la luxación de un tobillo de sus piernas siempre debiluchas, cosas así.
    • 1970 Donoso, J. Obsceno pájaro [1990] 335 Ch (CDH )
      [...] ya no te puedo prestar mi chal aunque me gustaría porque me da pena verte encuclillada y desnuda, tiritando al lado del tablero, pero no te lo presto porque me tengo que cuidar, no ves que estoy convaleciendo de angina, y yo del reuma, y yo de tortícolis [...].
    • 1972 Cunqueiro, Á. Fanto Fantini [1972] 65 Esp (CDH )
      Nito había llevado, en «Lionfante», al can «Remo», a que le curasen unas anginas en Parma, y el capitán estaba solo, que dejara su gente en Rávena, en cuarteles de invierno venecianos.
    • 1972 Zamora Vicente, A. Traque barraque [1972] 13 Esp (CDH )
      ¿Es posible que no conozca usted la Hubermicrocetina dos? ¡Caramba!, pero si no hay cosa mejor, se toma usted una cucharada y se tiene usted que levantar varias veces, hombre, no es posible... Y doña Antonita, y Constancico, y Adolfo, y don Secundino, y Honorato (que, vaya por Dios, hoy tiene unas anginas de no te menees y no puede demostrarle al nuevo sus dotes) y Federico, que está dispuesto a copiarle las camisas al nuevo, se estremecen ante las extrañas solicitaciones.
    • 1975 Almeida, J. Cuidar niño [1975] Ar (CDH )
      En cuanto a las medidas caseras que se pueden tomar hay algunas que no ofrecen riesgos, como por ejemplo dejarle tomar toda la cantidad de líquidos que quiera y tan fríos como él lo prefiera, ya que un temor frecuente es suponer que si tiene una angina, el agua fría ha de agravarla.
    • 1975 Almeida, J. Cuidar niño [1975] 88 Ar (CDH )

      FIEBRE REUMÁTICA O REUMATISMO

      [...] La causa de esta afección es un microbio, que generalmente produce una angina, y luego de un par de semanas, ataca las articulaciones en alguna forma que aún no se ha aclarado.

    • 1975 Almeida, J. Cuidar niño [1975] Ar (CDH )
      ANGINA

      En la infancia esta denominación comprende un proceso similar a la amigdalitis pero más amplio, pues abarca, además de las amígdalas, la parte posterior del paladar y la Laringe, siendo los síntomas los mismos. En la práctica, se suelen usar indistintamente ambas denominaciones.

    • 1975 Almeida, J. Cuidar niño [1975] Ar (CDH )

      La inflamación de las amígdalas, también llamada tonsilitis, es un proceso muy común en la infancia y que suele disminuir con el tiempo, produciéndose su frecuencia máxima entre los dos y los cuatro años. A diferencia de la angina (ver antes) la infección se localiza en las amígdalas que se presentan rojas, abultadas y generalmente con puntos blanquecinos en su superficie. El niño tiene fiebre alta, alrededor de 39º, dolor de cabeza o de oídos, dolor de garganta que le molesta al tragar y, a veces, vómitos.

    • 1975 Almeida, J. Cuidar niño [1975] Ar (CDH )
      También se efectúa este análisis cuando se tiene la duda sobre si las placas que se ven en el paciente son prodocidas por el bacilo de la difteria o son placas de las anginas comunes.
    • 1975 Almeida, J. Cuidar niño [1975] Ar (CDH )

      El cuadro descripto corresponde a las formas típicas, pero últimamente es más frecuente observar cuadros menos violentos, en que todos los síntomas señalados están presentes pero en forma atenuada: de modo que sólo se diagnostica una angina y a los días, la mamá llama al médico porque el niño presenta una descamación en los dedos, con lo cual se hace un diagnostico retrospectivo de escarlatina.

    • 1975 Almeida, J. Cuidar bebé [1975] Ar (CDH )

      Puede parecer innecesario recordar que el termómetro debe observarse antes de ser colocado y sacudirlo para hacer descender la columna de mercurio a menos de 35º; sin embargo, ha sucedido a alguna mamá creer que su bebé tenía fiebre cuando, en realidad, la marca del termómetro era de una angina del año pasado.

    • 1975 Almeida, J. Cuidar bebé [1975] 75 Ar (CDH )
      Como las infecciones más frecuentes del niño son las anginas, es por eso que los ganglios del cuello son los que más frecuentemente se inflaman, pues son los más cercanos, y lo mismo sucede en el caso de infecciones dentales ocultas o evidentes.
    • 1975 Almeida, J. Cuidar bebé [1975] Ar (CDH )
      La seguridad se obtiene extrayendo el germen, por ejemplo el que está en un forúnculo o en las placas de una angina, etc. A continuación se lo pone en contacto con un gran número de distintos antibióticos, y se comprueba cuál de ellos lo destruye más eficazmente.
    • 1975 Salisachs, M. Gangrena [1976] Esp (CDH )

      —. ¿Cómo han tragado lo de las elecciones?

      — Mal: no acaban de creerlo. Todavía confían en que el Rey no se vaya. Madame ha pasado la mañana llorando. Monsieur no ha hecho más que telefonear. Apenas me han hablado. Pero cuando lo hacían era para meterse con mi país. Decían que por culpa de la República francesa, España había caído en el fango. Luego... Paco dijo que tenía anginas y se metió en la cama.

    • 1975 Salisachs, M. Gangrena [1976] 90 Esp (CDH )

      — La excusa de siempre: anginas, debilidad: Hipoposfitos Salud y descanso. Veremos quién le saca las castañas del fuego este año. Se habrá enterado ya de que yo he dejado el colegio.

    • 1975 Salisachs, M. Gangrena [1976] 442 Esp (CDH )

      El aspecto de Carlota no me gustaba. Decía que le dolía la garganta, que la cabeza le estallaba... Pero el doctor Cordal me tranquilizó en seguida: «Simples anginas...»Le recetó sulfamidas y dijo que volvería a pasar por mi casa al día siguiente.

    • 1976 Ortiz, L. Luz memoria [1986] Esp (CDH )
      Hoy no vienen los enfermeros; te portas bien, eres un niño prudente, educadito, que no quieres ni intentas plantear quebraderos de cabeza; eres bueno, eres un niño bueno tumbado sobre la cama... Doctor: de nuevo tiene fiebre, creo que tiene anginas y el médico se inclina sobre ti, acerca la cucharita, la sientes aplastando la lengua, provocando la arcada, «Abre la boca, abre bien la boquita, así, sólo un momento», y tu miras la bombillita encendida sobre la frente y te gustaría cogerla...
    • 1977 Lynch, M. Dedos [1977] Ar (CDH )

      Cuando dejamos el colegio, estaba, Rosales la había recogido en la Recova, explicó mientras nos apretaba la lengua con el extremo de una cuchara de plata.

      Anginas, sí, en la Recova, doña Emilia.

      Mamá consentía abrazándose a su chal.

    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] Mx (CDH )

      La propia abuela Altagracia, que tocaba el Claro de Luna en el piano y que sabía cómo entornar los párpados en las reuniones para ocultar su miopía espiritual, leía las Selecciones del Reader's Digesty recordaba haber visto alguna vez un cuadro original del Tiziano. Lo que sucedía, simplemente, era que el interés de todos —ellos en la medicina no pasaba de las píldoras, las inyecciones, los jarabes, los enemas y los elíxires paregóricos que los curaban o aliviaban de la constipación, las anginas o la ciática. Por lo demás, no todo el mundo tenía el estómago y el ánimo necesarios para oír hablar de desmembramientos y amputaciones por más que el tío Esteban los adornara con yemas de huevo y aceite de rosas, que eran los ingredientes de los emplastos que Ambrosio Paré, cirujano de Francisco Segundo, untaba en los muñones de los heridos.

    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] Mx (CDH )

      «Oye: ¿No son esos los policías que nos estaban siguiendo?»

      «No me importa. Tengo bloqueos para órgano y trompeta...»

      «¡Córrele, son los mismos!»

      «Y anginas en Do de pecho, y mi obra maestra, mira... ¡Espérame! ¡Oh, no, se me ha perdido mi obra maestra! ¡Ay, se me cayó mi Sinfonía Fúnebre Opus Uno Número Uno que compuse en honor de mamá Clementina! ¡Eya, córrele más aprisa, o nos alcanzan esos cabrones!»
    • 1978 Tisminetzky, M., ed. Salud [1978] 145 Ar (CDH )

      CUADRO Nº 16 – EL CONCEPTO DE ENFERMEDAD, EN RELACIÓN A LOS SÍNTOMAS: TOS Y FIEBRE

      En el primer grupo tenemos respuesta como: / "está enfermo, llevarlo al doctor, lo cura porque le da remedios"; / "puede tener angina, llevarlo al médico para que lo revise".

    • 1978 Tisminetzky, M., ed. Salud [1978] Ar (CDH )

      La categoría de enfermedades febriles incluye respuestas que podríamos llamar "imprecisas", que mencionan el síntoma fiebre acompañado a veces de otros como dolor de garganta, resfrío, dolor de barriga, etcétera; le siguen en importancia las infectocontagiosas que fueron mencionadas precisando una denominación médica (varicela, sarampión, rubeola, etc.).

      Muy pocas respuestas de esta categoría aluden a enfermedades como anginas o bronquitis.
    • 1978 Tisminetzky, M., ed. Salud [1978] Ar (CDH )

      Llama la atención que otro tipo de enfermedades presuntamente contagiosas no hayan sido categorizadas como tales. Pensamos que en esto influye también la carencia de información (por ejemplo: gripe, anginas).

    • 1981 Alonso Santos, J. L. Estanquera [1990] Esp (CDH )

      Leandro.Usted es un médico. Nosotros pedimos un médico, usted tiene bata de médico.... para nosotros, un médico.

      Tocho.Di que sí, Leandro.

      Policía.Hombre no, no digan que yo... (Trata de quitarse la bata.)

      Tocho.¡Quieto ahí con la bata puesta! Así si nos da anginas o cualquier cosa, pues ya está.

      Policía.Bueno, bueno. Basta de chiquilladas. Hay muchos agravantes, pero yo estoy dispuesto a ayudarles en lo que sea y a hablar en su favor. No son ustedes profesionales, eso le ve...

    • 1981 Steimberg, A. Espíritu inocente [1981] Ar (CDH )
      No me acuerdo el nombre del antibiótico que le dimos a Gabriela la última vez que tuvo anginas, y además no se pueden tomar esas cosas si no han sido recetadas por el médico.
    • 1981 Steimberg, A. Espíritu inocente [1981] Ar (CDH )

      Estoy por meter los dedos en el borde de la bikini, cuando Julia me interrumpe para preguntarme qué antibiótico le dimos a Gabriela la última vez que tuvo anginas.

    • 1982 García Hortelano, J. Gramática parda [1992] Esp (CDH )
      Tú, niña mía, aprende a tomarte la escritura como uno de esos supositorios, que yo te pongo cuando tienes anginas y que tanto consuelo te producen.
    • 1982 Mendoza, M. L. Perro escribana [1982] 38 Mx (CDH )
      Leona, de niña, recibió la distinción estorbosa de muchos males infantiles que la metieron en cama enfebrecida de tifoidea, tosferina, viruela loca, disentería, anginas de pus y tercos eczemas que se agravaban según los meses del año y la convirtieron en muchachita vendada, [...].
    • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] Esp (CDH )
      – ¿Recuerda o conoce una enfermedad previa a las hemorragias bucales sufridas? / – ¿Padece del corazón? / –¿Se fatiga con más frecuencia que antes? / – ¿En épocas anteriores, pero sobre todo durante su infancia, recuerda haber sufrido repetidas anginas, laringitis o caries dentarias?
    • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] 42 Esp (CDH )
      – Recuerde las enfermedades que haya padecido anteriormente, sobre todo si su edad es inferior a los treinta años. ¿Anginas frecuentes? ¿Faringitis? ¿Escarlatina? Es importante que las recuerde, ya que su médico le preguntará al respecto.
    • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] Esp (CDH )
      F.– La disfagia es un síntoma acompañante de otros procesos de diversa naturaleza, como por ejemplo ocurre en unas anginas, en diversas intoxicaciones, en infecciones graves (rabia, tétanos).
    • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] Esp (CDH )
      – ¿Padeció con frecuencia de anginas? ¿Ha presentado caries dentarias repetidas veces? / – ¿Durante su infancia se le diagnosticó padecimientos reumáticos o sufrió frecuentes dolores en las articulaciones? / – ¿Era torpe con las manos? ¿Cuando era niño le reñían con frecuencia porque se le caían los objetos?
    • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] Esp (CDH )
      – ¿Han aparecido manchas rojas en la piel? / – ¿Ha advertido la presencia de bultos? ¿Recuerda haber padecido anginas una semana o un mes antes de aparecer el dolor? / – ¿Durante los episodios dolorosos ha tenido fiebre?
    • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] Esp (CDH )
      – ¿Padeció frecuentes anginas durante la niñez? / – ¿Sufrió la escarlatina? / – ¿Le reñían sus padres porque se le caían los objetos de sus manos y le consideraban torpe?
    • 1983 Cortázar, J. Reunión [1983] Ar (CDH )
      [...] otro poco de sopa osita, cómame que necesita salvarse de una angina, el pelo todavía húmedo pero ya chimenea crepitando esperando ahí en la pieza de gran cama Habsburgo, de espejos hasta el suelo con mesitas y caireles y cortinas y por qué estaban ahí bajo el agua decime un poco, tu mamá te hubiera dado una paliza.
    • 1983 Otero, L. Temporada ángeles [1986] Cu (CDH )
      Surgieron otras voces: si debían morir de todas maneras, valía la pena que fuese por La Causa que siempre defendieron, en lugar de esperar el absurdo final con anginas, tumores o un balazo errabundo.
    • 1985 Herrera Luque, F. Casa pez [1985] Ve (CDH )
      Es capaz de interrumpir un Consejo de Ministros porque uno de sus hijos sufre de anginas.
    • 1985 Lira, J. A. Medicina andina [1995] Pe (CDH )

      4.– AHUTILLU

      Es un remedio eficaz para limpiar la dentadura, para fortificar las encías y conservar los dientes.

      [...] Se usa también contra la disentería de sangre. Para la angina se prepara con arroruz de la botica, en la proporción de una parte de arroruz y 4 de ahutillu.

    • 1985 Lira, J. A. Medicina andina [1995] Pe (CDH )
      19.– ANGINA

      Rosa blanca común, o rosada, con cascarilla. Se le añade una hoja de malva y enjundia de gallina. Si la angina es de calor, no se pone enjundia, más bien untosinsal. Con. eso se gargariza. Por fuera se aplican fomentos de alcohol calentado, por 3 ó 4 veces.

    • 1985 Lira, J. A. Medicina andina [1995] Pe (CDH )

      129.– ESTRELLA KISKA

      Es un cardo de florecitas en forma de estrellas, de hojas finamente dentadas, que crece casi a ras de tierra o es de poco desarrollo. Se encuentra en los campos, a la orilla de las chacras. Es hierba templada. Es bueno mascar sus hojas contra el dolor de muelas. Su cocimiento es excelente para la angina. Terciando con leche se hacen gárgaras.

    • 1985 Lira, J. A. Medicina andina [1995] Pe (CDH )

      También puede aprovecharlo para la garganta: echar 9 hojas de ciruelo para una taza de agua hervida, añadirle una cucharada de bórico y un puñado de rosa común.

      Una vez reposado y cernido, hacer gárgaras para la angina o infección bucal, 3 ó 4 veces al día.

    • 1986 Cohen, M. Insomnio [1986] 34 Ar (CDH )

      Quería evitar que esa mujer, Selva, se desvaneciera lejos de él. Se descubrió pensando que muy apasionante no debía haberle parecido, barbudo, legañoso, balbuceante, a la mujer de nombre como aceite derramado. Aunque a lo mejor en el jeroglífico de la ciudad hay una versión de mí dispuesta a acoplarse a lo que ella espera. No conseguía abrir la puerta, enfrentar la horda de clientes amodorrados entre las anginas del pasillo.

    • 1986 Prensa ABC, 01/11/1986 [1986] Esp (CDH )
      Respecto a la lesión del ex jugador de la Real Sociedad, cuya baja fue calificada de «sorpresa», el doctor Ibáñez declaró que sufre «un principio de anginas con pus en la garganta».
    • 1987 Delibes, M. Madera héroe [1994] Esp (CDH )
      Algunos días la señora Zoa, aprovechando la ausencia de Florita, en cama con sus anginas periódicas, le hacía a Gervasio, en la profunda soledad del parque, tiernas escenas de amor:

      — ¿Que sería de ti, corona, si no fuese por la Zoa?

    • 1987 Martín Gaite, C. Usos amorosos posguerra [1994] Esp (CDH )
      Un novio de portal —justificaba su teoría la tía— viene, llega, sale y un buen día desaparece sin dejar rastro ni reclamación posible... Pero el novio que sube al piso, merienda, juega las partidas de cartas, asiste a las tardes en que un familiar tiene anginas, conoce a las criadas, recibe recados por teléfono en el número de la novia, participa de santos y cumpleaños, ese novio, hija mía, es más difícil que huya... ése ¡no se escapa!
    • 1987 Merino, J. M. Andrés Choz [1987] Esp (CDH )
      Estabas en la cama y eras niño, con anginas acaso, y venía Doña Balbina a arroparte y traerte cuentos, enciclopedias, caldos como éste a media mañana, cuando tu modorra estaba envuelta en una calidez suave.
    • 1987 Prensa Clarín, 03/07/1987 [1987] Ar (CDH )
      Ayer practicaron por la tarde en Carlos Paz, sin la presencia de Josimar (con anginas, pero podrá actuar) y Mirandinha (esguince de tobillo).
    • 1987 Vizcaíno Casas, F. Isabel [1992] Esp (CDH )

      Los médicos diagnosticaron anginas; pero algo peor debió ser, pues el de Girón fue agravándose por momentos y entró en agonía, falleciendo al siguiente día, después de rehusar los sacramentos.

    • 1988 Prensa El País, 02/12/1988 [1988] Esp (CDH )

      Estuvo más de 16 en el club, pero en el último fue acusado por Gil de ser "un cáncer para la plantilla"y "descuidar su preparación", lo que le causó incluso unas anginas perjudiciales "no sólo para él, sino también al club", denuncia que Quique ha confirmado que se le había formulado en uno de los numerosos pliegos de cargos.

    • 1988 Vijnovsky, B. Dudas [1988] Ar (CDH )
      En general, esta intervención se aconseja, en el mayor porcentaje de casos, en los niños y, especialmente, cuando las amígdalas se han hipertrofiado de tal manera, casi siempre por una frecuencia inusitada de anginas, que obstaculizan la deglución mecánicamente, o bien, por extensión de esa hipertrofia al anillo linfoideo del cavum, ocasionan dificultades respiratorias que pueden determinar alteraciones o deformaciones faciales, problemas de catarros nasales crónicos, otitis, etc. Otra indicación de amigdalectomía suele ser lo que se denomina "amígdalas infectadas" y que, para muchos, puede dar origen a problemas renales o reumáticos agudos.
    • 1988 Vijnovsky, B. Dudas [1988] Ar (CDH )
      Ambos tipos de problemas pueden ser tratados con éxito con la medicación homeopática constitucional en un muy elevado porcentaje de casos, así como la reiteración de anginas, haciendo innecesaria, por consiguiente, la amigdalectomía, salvo en muy contadas excepciones.
    • 1988 Vijnovsky, B. Dudas [1988] 124 Ar (CDH )
      Averiguar cómo son los sudores, si existen o no, si su aparición mejora o no al paciente, su localización, etc.; cómo son los escalofríos y su horario, así como el de la fiebre; la presencia o no de sed durante la fiebre, la forma de esa sed, etc. En un caso de angina, por ejemplo, la localización del dolor, a derecha o a izquierda, o su extensión a un lado u otro o al oído al tragar, o su extensión al oído aunque no trague, o la mejoría por bebidas frías o calientes, etc. Con mucho más detalle podrán apreciarse los síntomas a repertorizar en los casos agudos, en mi libro "Tratamiento homeopático de las afecciones y enfermedades agudas".
    • 1988 Vijnovsky, B. Dudas [1988] 154 Ar (CDH )
      Conviene también muchísimo que el médico tome, en el Repertorio, los síntomas que más vea en su práctica (cefaleas, otalgias, tos, angina, dolores de vientre o de estómago, disnea, etc.), observé atentamente sus localizaciones y modalidades especialmente, y pueda apreciar lo que el enfermo dice a las preguntas que pueden llegar a hacerse.
    • 1988 Vijnovsky, B. Dudas [1988] Ar (CDH )
      Tiene anginas y resfríos a repetición, con fiebre; carraspea, vomita casi todas las mañanas, es algo constipado; algunas veces se orina de día.
    • 1988 Vijnovsky, B. Dudas [1988] 187 Ar (CDH )

      4-X-1958: En Septiembre, y hasta ahora, secreción nasal verdosa, y tos nocturna, a veces con vómitos. Duerme bien; los "nervios"están mejor. Lycopodium 50.000a., una dosis y Placebo.

      4-XI-1958: No hay tos. Angina hace 20 días, y luego retrocedió la mejoría de su carácter; inquieto, muy impaciente, ordena, manda, no tolera la contradicción.

    • 1988 Vijnovsky, B. Dudas [1988] Ar (CDH )

      Sus padres murieron por infarto de miocardio; eran reumáticos. Es hijo único. Tuvo anginas y catarros frecuentes. Delgado. Después de una amigdalectomía a los 11 años, engordó hasta llegar a pesar 117 kilos entre los 23 y 38 años.

    • 1988 Vijnovsky, B. Dudas [1988] 225 Ar (CDH )

      Tiene deseos de dulces; es friolenta. 1,65m; 57,300 kg. Tuvo anginas frecuentes. Jaquecas a los 10 años.

    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )

      Su tono era patético, y el dolor de muelas no acababa de regresar a la ilusión.

      El viernes se levantó libre de presagios. Había decidido que Gil tenía anginas y que sus conjeturas de ayer eran tan infundadas como el dolor imaginario: «Figuraciones de poeta».

    • 1990 Rico Godoy, C. Cómo ser mujer [1995] Esp (CDH )
      A esta mesa vienen todos los días a contarme que no pueden trabajar porque tienen el período, una cuñada con anginas, les han atracado en el metro o porque un hijo natural hace la primera comunión.
    • 1992 Delgado Senior, I. Sub-América [1992] 85 Ve (CDH )
      Ahí, bajo la impavidez de los astros, desnudaron pieles muertas y anginas enfisematosas, y me colmaron de besos abuelos, de caries acariciantes, de succiones desdentadas, para seguidamente fornicarme con grandes ganas antañonas; y yo —entre ataques de grima y derrames de asco— sentía sus pezones chochos, sus babas canosas, sus ósculos vejucos, sus humores, sus tumores; y escuchaba —casi obtuso— los grititos de comisuras, las decanas fatigas, la clueca quintaesencia de la pasión pasionaria.
    • 1992 Grecco, E. H. / Espeche, B. Flores California [1992] 125 Ar (CDH )

      2. Dill

      (Eneldo o hinojo)

      [...] Clínica

      Para obsesiones ligadas al temor a la muerte y el envejecimiento. [...] Problemas digestivos de asimilación inadecuada. Anginas. Enfermedades degenerativas del tejido cerebral.

    • 1993 Crea, P. Propóleo [1993] Ar (CDH )

      Miel de Meliloto:Combate eficazmente la tos, inflamaciones de la garganta, anginas, amigdalitis, posee principios antiespasmódicos, astringentes y antisépticos, combate neuralgias, cefaleas y el insomnio [...].

    • 1993 García Hnz, J. M. Encrucijada sanitaria [1993] Esp (CDH )
      No cuesta igual una operación de anginas en un hospital supersofisticado, que dedica una importante parte de sus recursos a docencia e investigación y mantiene una buena parte de sus camas y unidades de exploración vacías, pero listas para cualquier necesidad, que ese mismo acto médico en una pequeña clínica situada en el centro de una gran ciudad, en la que a cada alta sigue un nuevo ingreso y en donde no se hace investigación ni se imparten clases a los jóvenes especialistas.
    • 1993 Goldsmith, V. R. Salud piernas [1993] Ar (CDH )

      Es verdad que no todos los fumadores están condenados a sufrir de angina tabacal, pero no es menos verdadero que sólo los que fumanpueden contraerla.

      La ciencia ha podido identificar de manera global y abarcativa las acciones evitables que generan o agravan determinados cuadros disfuncionales.

    • 1993 Goldsmith, V. R. Salud piernas [1993] Ar (CDH )

      Pero las primeras veces que fumó el mensaje fue de rechazo y disgusto: tos, mareo, dolor de cabeza, etc. [...] El rechazo adquiere otras manifestaciones (bronquitis, anginas, embotamiento, déficit circulatorio) que usted desoye, abstraída como está en el reclamo superficial inducido por usted misma y que sólo usted puede revertir.

    • 1993 Hayen, J. E. Calle anhelos [1993] Mx (CDH )
      Eran el pan nuestro de cada día las anginas con sus calenturones, el dolor de pulmón, las bronconeumonías, los afónicos, el catarro caído al pecho y las reumas.
    • 1993 Hayen, J. E. Calle anhelos [1993] Mx (CDH )
      Recuerdo que cuando mi Ramona estaba por aquí asinita —señalando más o menos la estatura desde el suelo hasta su índice paradito— las anginas me la tenían hirviendo en calentura ¡y más roja que una plancha de carbón! Se la llevé y le untó manteca en las corvas y por enfrente de los codos, se paró detrás de ella, le jaló la cabeza hacia arriba y se la volteó, brusca a diestra y siniestra, así, y apretándoselas a un tiempo con las dos manos, dijo: "ay hija, si las traes que te las pisas".
    • 1993 Hayen, J. E. Calle anhelos [1993] Mx (CDH )
      Al día siguiente mi pobre niña no aguantaba el dolor de brazos y piernas y se quejaba, pero de las anginas ya no.
    • 1993 Lpz Páez, J. Doña Herlinda [1993] Mx (CDH )

      No fue nada grave: unas anginas con mucha fiebre.

    • 1993 Lpz Páez, J. Doña Herlinda [1993] Mx (CDH )

      Mi Rodolfito sufría de anginas. Se ponía de muerte: había que cuidarlo del sol, del viento y sobre todo del mono pretensioso, que por desgracia, fue su padre.

    • 1993 Lpz Páez, J. Doña Herlinda [1993] Mx (CDH )
      Yo quería que lo operaran para que fuera como cualquiera de los otros niños, pero el teniente coronel, el médico del regimiento le dijo al chimpancé que nunca dejara que operaran a su hijo de las anginas, y como debes de comprender: nunca se operó.
    • 1993 Lpz Páez, J. Doña Herlinda [1993] Mx (CDH )

      En este otro retrato tomado en una fecha cercana al primero tengo una cara de disgusto. ¡Y qué disgusto! Verás: Rodolfito pescó unas anginas.

    • 1993 Lpz Páez, J. Doña Herlinda [1993] Mx (CDH )
      Te dije antes que mi hijo fue muy enfermizo, sobre todo de esas perniciosas anginas.
    • 1993 Saiz, J. Ansiedad [1993] Esp (CDH )
      No hay que olvidar el origen etimológico de la palabra angustia, que procede del latín angor, que significa 'estrechez' (de ella se originan otras palabras, como «angosto», «angina»...).
    • 1994 Zarraluki, P. HSilencio [1995] 45 Esp (CDH )
      Cuando Amador, utilizando los últimos recursos de su ya desmoronada convicción, insinuó poner fin a aquello con una visita a su bodega particular, ella contestó que podrían haberlo hecho si lo hubiera propuesto varias horas antes, pero que ya era demasiado tarde, los niños tenían anginas y su marido debía de estar llamando a la policía para que la devolvieran a casa.
    • 1995 Crea, P. Curación cristales [1995] Ar (CDH )
      Su debilidad en la casa natal puede provocar: vómitos y toses recurrentes, sin razón alguna, reumatismo, artritis y artrosis, parálisis, amigdalitis, difteria, anginas, hinchazones edematosas, obesidad, apoplejía, disnea, diarreas prolongadas y cólera, con la consiguiente deshidratación, tumores, cáncer de hígado y sarcoma; en el orden mental y psíquico, tendencia al derroche, hipocresía, locuacidad exagerada, autoimportancia y autoindulgencia, carácter agresivo, díscolo y propenso a las riñas, y en las mujeres, obsesión por la pureza y la castidad.
    • 1995 Leguineche, M. Camino corto [1996] Esp (CDH )

      El banquete funerario es de gran calidad: pescado pafo, que es tan bueno para el almuerzo como para la farmacopea —cura las anginas— y otros peces tan perfectamente conservados en salmuera que parece obra de taxidermistas.

    • 1995 Marsillach, A. Se vende ático [1995] Esp (CDH )
      Primero, por los pañales, luego por las anginas, después por los suspensos, más tarde por las letras del coche y al final, cuando uno/a quiere gozar del merecido descanso, viene la niña/o a fastidiar el concurso precisamente en el momento más apasionante.
    • 1996 Barreiro Trelles, N. / Díaz Barreiro, G. N. Farmacia cocina [1996] 52 Ar (CDH )
      Angina Dolor de garganta – Amigdalitis – Faringo amigdalitis

      Es la inflamación de las amígdalas faríngeas y/o de la faringe. Hay dificultad y dolor al tragar; se puede acompañar de fiebre. En este caso, es urgente la atención de un médico, pues puede producirse como complicación una fiebre reumática o una enfermedad renal, aun en las personas que hayan sido operadas de las amígdalas. Es creencia popular que los operados quedan libres de las consecuencias mencionadas. Esto es erróneo, pues las bacterias responsables se desarrollan igualmente en la garganta.

    • 1996 Barreiro Trelles, N. / Díaz Barreiro, G. N. Farmacia cocina [1996] Ar (CDH )

      Una angina causada por gérmenes puede ser contagiosa. Si se la está padeciendo, evitar besar y también estornudar o toser sin cubrir la boca.

    • 1996 Barreiro Trelles, N. / Díaz Barreiro, G. N. Farmacia cocina [1996] Ar (CDH )
      Debe consultar a su médico con urgencia si, además de la angina, se presentan:

      Mucha dificultad para tragar, respirar y/o abrir la boca.

      Dolor de oídos y/o de las articulaciones.

      Sangre en la saliva y/o en las flemas.

    • 1996 Barreiro Trelles, N. / Díaz Barreiro, G. N. Farmacia cocina [1996] Ar (CDH )
      Hay otra forma de reumatismo, en la que son importantes las infecciones previas, como anginas, sinusitis, cistitis, etc. Es el llamado reumatismo articular agudo o "fiebre reumática", muy importante por las complicaciones cardíacas que suele presentar.
    • 1997 Prensa Los Tiempos, 28/01/1997 [1997] Bo (CDH )
      Explicó que el cáncer de pulmón puede ser detectado si el paciente es un "tosedor" crónico y si padece de infecciones respiratorias frecuentes como anginas y faringitis y si empieza a adelgazar de pronto.
    • 1997 Prensa El Mundo - Salud (Suplemento), 16/01/1997 [1997] Esp (CDH )
      Y puesto que estas operaciones empiezan a ser tan frecuentes casi como lo son las de anginas, y dado que entre el 30 y el 40% de las nuevas coronarias acaban obstruyéndose con el tiempo, el poder disminuir esta complicación tiene no sólo una significación matemática sino clínica.
    • 1998 Ronald Morales, A. Frutoterapia [1998] 56 Co (CDH )
      Hacer gárgaras, cada media hora, con el té de las hojas es bueno en casos de tos, ronquera, anginas, catarros e inflamaciones.
    • 1998 Ronald Morales, A. Frutoterapia [1998] Co (CDH )

      El fruto es una drupa de color amarillo o rojo, de corteza lisa y brillante, forma casi redonda y una sola semilla.

      [...] De las hojas preparadas en infusión se obtiene un líquido excelente para hacer buches y gárgaras contra las enfermedades de la boca y la garganta, especialmente contra la angina.

    • 1998 Ronald Morales, A. Frutoterapia [1998] Co (CDH )

      Anemia. Por su alto contenido en hierro asimilable, consumir mora.

      Anginas: Piñas, cerezas, fresas y uvas.

    • 1998 Ronald Morales, A. Frutoterapia [1998] Co (CDH )

      Membrillo. Por su alto contenido en pectina, tanino y sustancias gelatinosas, es indicado ganglios infectados y las anginas.

    • 1998 Ronald Morales, A. Frutoterapia [1998] Co (CDH )

      Angina. Buches y gárgaras con hojas de ciruela en infusión.

    • 1998 Ronald Morales, A. Frutoterapia [1998] Co (CDH )
      Tos, anginas y ronqueras: con el té de las hojas de ciruelo hacer buches y gárgaras.
    • 1998 Ronald Morales, A. Frutoterapia [1998] Co (CDH )
      Tos, catarros, resfríos, gripe, bronquitis, laringitis, angina, irritaciones de la garganta, ronquera y otras afecciones de las vías respiratorias: se prepara un jarabe de higos de la siguiente manera: se hierven en agua de 6 a 12 higos frescos durante 15 a 20 minutos, se cuelan y se toman con un poco de miel, tres cucharadas soperas cada dos horas.
    • 1998 Anónimo Boletín impreso [1998] Esp (CDH )

      Entre las patologías o síndromes dolorosos más frecuentemente tratados en las Clínicas del Dolor, cobra especial importancia el cáncer, cuyos dolores en fase terminal llegan a ser extremos. Asimismo son frecuentes las neuralgias centrales o periféricas, la distrofia traumática, los dolores provocados por alteraciones del sistema nervioso central y periférico, lumbalgias, ciáticas, anginas, pancreatitis y dolores postoperatorios.

    • 1999 Penerini, A. Aventura mamá [1999] Ar (CDH )
      Lo primero que se nos cruza por la cabeza nunca es "anginita" o "catarrito", siempre es "meningitis", "apendicitis", "hernia", y nos imaginamos al doctor sentenciando: "Hay que operarlo de las amígdalas" o "Esto puede dejarle secuelas...".
    • 1999 Penerini, A. Aventura mamá [1999] Ar (CDH )

      Para ilustrar el caso, reseño aquí una memorable angina de mi primogénita:

      [...] Al darles un beso, notamos extremadamente caliente la mejilla de la mayor. "Me parece que tiene fiebre", dijo Carlos mientras yo ya estaba en la puerta.

      Volví a entrar, buscamos el termómetro y eran 39,2.

    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      angina. [...] f. Inflamación de las amígdalas o de estas y de la faringe. U. m. en pl. con el mismo significado que en sing.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      engina. [...] f. desus. angina (| inflamación de las amígdalas o de estas y de la faringe).
    • 2001 Rdz Navas, H. Utilidad plantas medicinales CR (CORPES)
      La corteza y las flores en decocción se utilizan para amigdalitis, tos, fiebres, disentería y diarreas, se recomienda tomar 1 ó 2 tazas al día; este extracto también sirve para lavados vaginales, pues da la sensación de un achicamiento vaginal, para metrorragia y flujo blanco; además funciona para problemas digestivos como dolores estomacales, indigestión, para enfermedades dérmicas, granos, tiña, úlceras, enjuagues bucales, para anginas y dolores de muela.
    • 2002 Fuentes, C. Creo [2002] Mx (CDH )
      Evocaba un día con Terenci Moix, en Barcelona, la gloria de los viejos estudios de cine Gainsborough de Londres, de donde salieron películas en las que Margaret Lockwood no cabía en sus escotes aunque, ubérrima, los disfrazaba para salir de noche vestida de hombre, a asaltar caminos en compañía de James Mason, y a recompensar, sin duda, a su amante con la desnudez de unos senos que casi eran anginas.
    • 2004 Jiménez, A. "Amigdalitis conócela prevenla" [20-07-2004] Hoy digital (Santo Domingo): hoy.com.do RD (CORPES)
      Los procesos inflamatorios o infecciosos que afectan a la amígdala palatina producen las amigdalitis o anginas. Este último término etimológicamente procede de la palabra "angor" y significa "dolor constrictivo". Suelen ser más frecuentes en los niños, apareciendo su mayor incidencia entre los 3 y 6 años y decayendo su frecuencia a partir de los 10 años. Los gérmenes que provocan son virus o bacterias. De especial importancia y frecuencia en estas edades es el estreptococo B-hemolítico, por las complicaciones a distancia que puede provocar (Fiebre Reumática).
    • 2011 Anónimo "Assmann titular" [14-08-2011] Clarín (Buenos Aires) Ar (CORPES)
      Por último, Facundo Parra tampoco trabajó junto al plantel. El delantero, que no jugó la primera final frente a Inter afectado por una molestia muscular, padece de anginas y, al parecer, no estará en el incial [sic] del martes. En el mejor de los casos, ocupará un lugar en el banco de suplentes.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      angina. [...] f. Inflamación de las amígdalas o de estas y de la faringe. U. m. en pl. con el mismo significado que en sing.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      engina. f. desus. angina (|| inflamación de las amígdalas).
    • 2021 Belenguer, L. "Bronquiolitis reaparece" [03-06-2021] 20 Minutos (Madrid) Esp (HD)
      El virus respiratorio sincitial (VRS), causante de la bronquiolitis en niños sobre todo de hasta dos años, acostumbraba a aparecer cada año entre octubre y marzo, pero llegó la pandemia de covid-19 y lo cambió todo. [...] Su colega, el intensivista de la UCI del Hospital Pediátrico Niño Jesús, Alberto García-Salido, también confirma que "efectivamente hay un aumento de casos" y el pediatra de Atención Primaria en la Comunidad de Madrid, Gonzalo Oñoro, asegura que "estamos ahora como en octubre o noviembre de un año normal, con muchos más catarros, anginas, gastroenteritis y bronquiolitis, además tras invierno relativamente tranquilo en la consulta".
    1. s. En ocasiones, con el modificador tonsilar.
      docs. (1788-1976) 17 ejemplos:
      • 1788 Piñera Siles, B. Trad Elementos Medicina Práctica Cullen, I [1788] p. 338 Esp (BD)
        De la angina tonsilar, ó de las agallas. La angina tonsilar es una inflamacion de la membrana mocosa del gaznate, que ataca especialmente á este cúmulo de folículos mocosos que forma las amígdalas ú agallas, y de allí se extiende sobre el velo palatino, ó sobre la campanilla, de modo que freqüentemente ninguna parte de la membrana mocosa está exénta de esta inflamacion.
      • 1976 Chiozza, L. A. Psicoanálisis [1976] 20 Ar (CDH )
        La investigación psicoanalítica de las enfermedades somáticas, al descubrirnos el drama íntimo que se oculta púdicamente en cada trastorno, se trate de un resfrío, una angina tonsilar o un infarto cardíaco, desnuda otra vez públicamente nuestra vida privada, nos despoja de los recursos de la adaptación en sus nuevos reductos e impone un nuevo esfuerzo creativo a nuestra represión.
      • 1788 Piñera Siles, B. Trad Elementos Medicina Práctica Cullen, I [1788] p. 338 Esp (BD)
        De la angina tonsilar, ó de las agallas. La angina tonsilar es una inflamacion de la membrana mocosa del gaznate, que ataca especialmente á este cúmulo de folículos mocosos que forma las amígdalas ú agallas, y de allí se extiende sobre el velo palatino, ó sobre la campanilla, de modo que freqüentemente ninguna parte de la membrana mocosa está exénta de esta inflamacion.
      • 1793 Anónimo "Carta escrita Disertacion Apologética" [16-06-1793] Mercurio Peruano de Historia, Literatura y Noticias (Lima) Pe (HD)
        Pasa adelante, y se desentiende de la objecion que le hice por haber dicho, que la angina tonsilar que padeció su enfermo, fué efecto del glutinoso espontáneo que habían adquirido los fluidos con el copioso fluxo de saliva. [...] Ya le dixe tambien qe esa saliva no fué causa, sino efecto de la inflamacion tonsilar.
      • 1827 Mora, P. Hombre Primera Época Vida, III p. 70 Esp (BD)
        Los nosologistas dieron el nombre de angina tonsilar á la inflamacion que ataca solamente las amígdalas y partes circunvecinas como la campanilla, el velo y los pilares del paladar; y el de angina faríngea o esofágica á la que se estiende sobre las paredes de la faringe y del esófago.
      • 1844 Vela, M. Trad Patología externa Vidal, V [1844] p. 263 Esp (BD)
        A. Diagnóstico diferencial de las variedades que pertenecen á la primera especie de anginas inflamatorias. [...] La primera se subdividirá ademas en angina gutural (inflamacion de la mucosa que tapiza el istmo), y en angina tonsilar (inflamacion de las amigdalas). [...] el dolor que se experimenta en la angina tonsilar se ha comparado con el que producirian las uñas de un gato que apretase las glándulas: el dolor de la amigdalitis corresponde á veces a la última muela: parece como si la estuvieran arrancando.
      • 1868 Anónimo "Estado sanitario poblacion" [08-04-1868] Revista Médico-Quirúrgica (Buenos Aires) Ar (HD)
        Estado sanitario.— La temperatura ha sido variada en esta quincena, fria al principio y acompañada de enfermedades inflamatorias que se continuan todavía á pesar de terminar con dias muy templados. [...] En los niños la angina tonsilar, aftas, el crup y la disentería. Predomina en los adultos, el catarro pulmonar, la diarrea y las neuralgias como tambien la anorexia.
      • 1895 Anónimo "Enfermedades y remedios" [01-01-1895] p. 345 Almanaque Bailly-Bailliere (Madrid) Esp (HD)
        Angina.— Inflamación de la parte posterior de la boca y de la faringe. Comprende también la amigdalitis, ó angina tonsilar aguda ó crónica. A menudo síntoma precoz de otra enfermedad (escarlatina, fiebre tifoidea) ó de ciertos envenenamientos (arsénico, belladona, ioduro potásico). La angina aguda se manifiesta con escalofrios, fiebre, malestar, dificultad para tragar, alteración de la voz. Al examen, se nota que las amígdalas y el fondo de la garganta están encarnados, hinchados, doloridos y á veces punteados de vesículas o cubiertos de puntos amarillentos ó una especie de membrana.
      • 1901 Anónimo "Salud pública Córdoba" [03-10-1901] Diario de Córdoba de Comercio, Industria, Administración, Noticias y Avisos (Córdoba) Esp (HD)
        Aunque los cambios meteorológicos observados en el mes actual no han presentado gran intensidad, sin embargo, el descenso térmico producido en ciertos días y desde luego en determinadas horas, ha dado lugar al recrudecimiento de las afecciones catarrales, sobre todo de la mucosa del aparato digestivo, habiendo sido bastante frecuentes las anginas tonsilares, y las gastritis y entero-colitis determinadas por la citada causa.
      • 1918 Anónimo "Medicina é higiene" [05-05-1918] La Última Moda (Madrid) Esp (HD)
        Amigdalitis.— Inflamación de las amígdalas. Se la llama también angina tonsilar. Se combate con gargarismos muy calientes de alumbre ó de ácido bórico (al 2 por 100). [...] Muchas personas suelen padecer frecuentes inflamaciones de las amígdalas, y esto, dificultando la respiracion, es siempre perjudicial, sobre todo en los niños que, por deficiencia respiratoria, pueden retrasarse en el desarrollo físico. Unicamente el médico es el llamado á resolver acerca de la conveniencia e cauterizar ó de cortar las amígdalas.
      • 1931 Anónimo "Estado sanitario Madrid" [15-11-1931] ABC (Madrid) Esp (HD)
        Según El Siglo Médico, el acrecentamiento de los catarros, generalizados por evidente baja de las temperaturas y aumento de la humedad atmosférica, se ha hecho notar de un modo evidente. [...] Siguen siendo preponderantes los catarros por enfriamiento general, las fiebres de aspecto gripal y los accesos reumatoideos agudos y febriles. En la infancia y primera juventud abundan las anginas tonsilares y los catarros laríngeos.
      • 1947 Llorente Pollo, P. "Adenopatías cervicales" [01-04-1947] p. 252 Medicina y Cirugía de Guerra (Madrid) Esp (HD)
        Las adenopatías cervicales de la infancia pueden constituir una manifestación de una adenitis generalizada, o bien ser la expresión genuina de un primeras se pueden citar las debidas a infecciones cutáneas o mucosas, angina tonsilar y retronasal, abscesos retro y látero faríngeos, dicteria, escarlatina, rubeola, etc.
      • 1976 Chiozza, L. A. Psicoanálisis [1976] 20 Ar (CDH )
        La investigación psicoanalítica de las enfermedades somáticas, al descubrirnos el drama íntimo que se oculta púdicamente en cada trastorno, se trate de un resfrío, una angina tonsilar o un infarto cardíaco, desnuda otra vez públicamente nuestra vida privada, nos despoja de los recursos de la adaptación en sus nuevos reductos e impone un nuevo esfuerzo creativo a nuestra represión.
      • 1788 Piñera Siles, B. Trad Elementos Medicina Práctica Cullen, I [1788] p. 338 Esp (BD)
        De la angina tonsilar, ó de las agallas. La angina tonsilar es una inflamacion de la membrana mocosa del gaznate, que ataca especialmente á este cúmulo de folículos mocosos que forma las amígdalas ú agallas, y de allí se extiende sobre el velo palatino, ó sobre la campanilla, de modo que freqüentemente ninguna parte de la membrana mocosa está exénta de esta inflamacion.
      • 1793 Anónimo "Carta escrita Disertacion Apologética" [16-06-1793] Mercurio Peruano de Historia, Literatura y Noticias (Lima) Pe (HD)
        Pasa adelante, y se desentiende de la objecion que le hice por haber dicho, que la angina tonsilar que padeció su enfermo, fué efecto del glutinoso espontáneo que habían adquirido los fluidos con el copioso fluxo de saliva. [...] Ya le dixe tambien qe esa saliva no fué causa, sino efecto de la inflamacion tonsilar.
      • 1820 Ramos Luengo, F. Trad Manual médico-quirúrgico Authenac p. 109 Esp (BD)
        Catarro gutural ó angina gutural. [...] 184) La angina gutural comprende la angina tonsilar y la angina faringéa, que pueden existir simultaneamente, y la gangrenosa, que puede fijarse en el mismo sitio que estas dos variedades. 185) 1.º Angina tonsilar.— Esta se estiende al velo del paladar, á las amigdalas, á la campanilla. Se esperimenta dolor y calor en la camara posterior de la boca; la deglucion es dificil y dolorosa; una ó ambas tonsilas y el velo del paladar están rubicundas, tumefactas, sembradas de puntos blancos [...].
      • 1827 Mora, P. Hombre Primera Época Vida, III p. 70 Esp (BD)
        Los nosologistas dieron el nombre de angina tonsilar á la inflamacion que ataca solamente las amígdalas y partes circunvecinas como la campanilla, el velo y los pilares del paladar; y el de angina faríngea o esofágica á la que se estiende sobre las paredes de la faringe y del esófago.
      • 1839 Vidal, I. Trad Manual Medicina Hufeland, I p. 244 Esp (BD)
        Angina. [...] Diagnóstico. Deglucion dolorosa, difícil y á vezes imposible, cambio de la voz, respiracion penosa, y en ciertos casos sibilante, ó con ambas calidades á la vez. La angina nos presenta, segun el sitio que ocupa, las variedades siguientes: angina faringea ó faringitis, la que afecta la faringe mas especialmente: laringea, laringitis ó traqueitis, si ataca la laringe ó la traquea; si las amigdalas, angina tonsilar; uvular, cuando invade la campanilla, y glositis la que es propia de la lengua.
      • 1844 Vela, M. Trad Patología externa Vidal, V [1844] p. 263 Esp (BD)
        A. Diagnóstico diferencial de las variedades que pertenecen á la primera especie de anginas inflamatorias. [...] La primera se subdividirá ademas en angina gutural (inflamacion de la mucosa que tapiza el istmo), y en angina tonsilar (inflamacion de las amigdalas). [...] el dolor que se experimenta en la angina tonsilar se ha comparado con el que producirian las uñas de un gato que apretase las glándulas: el dolor de la amigdalitis corresponde á veces a la última muela: parece como si la estuvieran arrancando.
      • 1854 Llorente Lázaro, R. Patología y Terapéutica veterinarias p. 171 Esp (BD)
        Angina tonsilar.— Amigdalitis. Inflamacion de las amígdalas y del velo del paladar.
      • 1868 Anónimo "Estado sanitario poblacion" [08-04-1868] Revista Médico-Quirúrgica (Buenos Aires) Ar (HD)
        Estado sanitario.— La temperatura ha sido variada en esta quincena, fria al principio y acompañada de enfermedades inflamatorias que se continuan todavía á pesar de terminar con dias muy templados. [...] En los niños la angina tonsilar, aftas, el crup y la disentería. Predomina en los adultos, el catarro pulmonar, la diarrea y las neuralgias como tambien la anorexia.
      • 1871 Alonso Rdz, J. Compendio terapéutica p. 61 Esp (BD)
        Las inspiraciones del gas amoniaco se han recomendado en la ronquera crónica, angina tonsilar incipiente, úlceras sifilíticas de la garganta, en el asma, y en ciertos catarros acompañados de grave opresion.
      • 1883 Pascual Berzosa, M. "Fiebre tifoidea pútrida" [30-11-1883] El Criterio Médico (Madrid) Esp (HD)
        Su temperamento es linfático, de diatesis escrofulosa, de muy elevada estatura y escasa de menstruación y de carnes; sin embargo, su salud era bastante regular á causa de su vida higiénica, y sólo se perturbó para establecerse sus ménstruos, y en Diciembre de 1877 tuve ocasión de procurarla mis cuidados, para combatir una grave angina tonsilar doble, seguida de una colitis, que puso en peligro su vida y curó afortunadamente y pronto, merced al tratamiento homeopático.
      • 1895 Anónimo "Enfermedades y remedios" [01-01-1895] p. 345 Almanaque Bailly-Bailliere (Madrid) Esp (HD)
        Angina.— Inflamación de la parte posterior de la boca y de la faringe. Comprende también la amigdalitis, ó angina tonsilar aguda ó crónica. A menudo síntoma precoz de otra enfermedad (escarlatina, fiebre tifoidea) ó de ciertos envenenamientos (arsénico, belladona, ioduro potásico). La angina aguda se manifiesta con escalofrios, fiebre, malestar, dificultad para tragar, alteración de la voz. Al examen, se nota que las amígdalas y el fondo de la garganta están encarnados, hinchados, doloridos y á veces punteados de vesículas o cubiertos de puntos amarillentos ó una especie de membrana.
      • 1901 Anónimo "Salud pública Córdoba" [03-10-1901] Diario de Córdoba de Comercio, Industria, Administración, Noticias y Avisos (Córdoba) Esp (HD)
        Aunque los cambios meteorológicos observados en el mes actual no han presentado gran intensidad, sin embargo, el descenso térmico producido en ciertos días y desde luego en determinadas horas, ha dado lugar al recrudecimiento de las afecciones catarrales, sobre todo de la mucosa del aparato digestivo, habiendo sido bastante frecuentes las anginas tonsilares, y las gastritis y entero-colitis determinadas por la citada causa.
      • 1918 Anónimo "Medicina é higiene" [05-05-1918] La Última Moda (Madrid) Esp (HD)
        Amigdalitis.— Inflamación de las amígdalas. Se la llama también angina tonsilar. Se combate con gargarismos muy calientes de alumbre ó de ácido bórico (al 2 por 100). [...] Muchas personas suelen padecer frecuentes inflamaciones de las amígdalas, y esto, dificultando la respiracion, es siempre perjudicial, sobre todo en los niños que, por deficiencia respiratoria, pueden retrasarse en el desarrollo físico. Unicamente el médico es el llamado á resolver acerca de la conveniencia e cauterizar ó de cortar las amígdalas.
      • 1924 Anónimo "Tratamiento Resfriados" [06-02-1924] Diario de la Marina (La Habana) Cu (HD)
        El VapoRub de Vick es el remedio favorito de las familias, para resfriados en la cabeza y el pecho, crup, resfriados de los niños, angina tonsilar, bronquitis, irritación de la garganta, catarro, asma, y otras, así como para lastimaduras e irritaciones de la piel, cortaduras, escaldaduras, quemaduras, picaduras de insectos y partiduras de la piel.
      • 1931 Anónimo "Estado sanitario Madrid" [15-11-1931] ABC (Madrid) Esp (HD)
        Según El Siglo Médico, el acrecentamiento de los catarros, generalizados por evidente baja de las temperaturas y aumento de la humedad atmosférica, se ha hecho notar de un modo evidente. [...] Siguen siendo preponderantes los catarros por enfriamiento general, las fiebres de aspecto gripal y los accesos reumatoideos agudos y febriles. En la infancia y primera juventud abundan las anginas tonsilares y los catarros laríngeos.
      • 1947 Llorente Pollo, P. "Adenopatías cervicales" [01-04-1947] p. 252 Medicina y Cirugía de Guerra (Madrid) Esp (HD)
        Las adenopatías cervicales de la infancia pueden constituir una manifestación de una adenitis generalizada, o bien ser la expresión genuina de un primeras se pueden citar las debidas a infecciones cutáneas o mucosas, angina tonsilar y retronasal, abscesos retro y látero faríngeos, dicteria, escarlatina, rubeola, etc.
      • 1976 Chiozza, L. A. Psicoanálisis [1976] 20 Ar (CDH )
        La investigación psicoanalítica de las enfermedades somáticas, al descubrirnos el drama íntimo que se oculta púdicamente en cada trastorno, se trate de un resfrío, una angina tonsilar o un infarto cardíaco, desnuda otra vez públicamente nuestra vida privada, nos despoja de los recursos de la adaptación en sus nuevos reductos e impone un nuevo esfuerzo creativo a nuestra represión.
    2. s. En ocasiones, con el modificador faríngea.
      docs. (1807-2015) 13 ejemplos:
      • 1807 Ballano, A. DiccMedicina y Cirugía, V [1807] p. 249 Esp (BD)
        INFLAMACION. [...] Género XX. Cinanche, angina inflamatoria, esquinancia, garrotillo. [...] 6. Angina faríngea. Es la misma que la angina tonsilar: la inflamacion de la membrana mocosa se extiende con freqüencia á la faringe, y hasta principio del esófago, lo que hace la deglucion mas difícil, y mas dolorosa; pero este caso no merece distinguirse como una especie diferente de la angina tonsilar ordinaria; solo pide que se recurra con mas prontitud á la sangría y á los otros remedios.
      • 2015 Farfán Muñoz, M. R. Farmacia naval Cádiz (1809-2009) p. 202 Esp (BD)
        Las sales de amoníaco se les atribuían acciones como cáustica, estimulante, diurética y diaforética y usada para el reúma, cauterización de heridas, síncopes, enfisema, hidropesía, asma, anginas faríngeas y también para enfermedades urinarias.
      • 1807 Ballano, A. DiccMedicina y Cirugía, V [1807] p. 249 Esp (BD)
        INFLAMACION. [...] Género XX. Cinanche, angina inflamatoria, esquinancia, garrotillo. [...] 6. Angina faríngea. Es la misma que la angina tonsilar: la inflamacion de la membrana mocosa se extiende con freqüencia á la faringe, y hasta principio del esófago, lo que hace la deglucion mas difícil, y mas dolorosa; pero este caso no merece distinguirse como una especie diferente de la angina tonsilar ordinaria; solo pide que se recurra con mas prontitud á la sangría y á los otros remedios.
      • 1821 Anónimo Trad DiccCiencias Médicas, II [1821] p. 369 Esp (BD)
        ANGINA, s. f. [...] Variedad II. Angina faringea. [...] Cuando la inflamacion, como no sucede pocas veces, se limita á las paredes de la faringe, sin interesar las amygdalas, constituye la angina faringea propiamente dicha. Se la conoce en la rubicundez, é hinchazon de la parte superior de la faringe, que tambien está sembrada demanchas blanquecinas; en la ronquera de la voz; en el dolor; en la dificultad de la deglucion, que llega á hacerse imposible, cuando la parte del esófago participa de la inflamacion; de donde resulta que no pudiendo las bebidas ni los alimentos vencer el obstáculo que encuentran, se arrojan por las narices.
      • 1840 Casas Mendoza, N. Instituciones Veterinaria p. 152 Esp (BD)
        M. Qué es angina gutural ó faríngea? — D. La inflamacion de la membrana mucosa de los órganos de la deglucion, llamada tambien faringitis.
      • 1854 Llorente Lázaro, R. Patología y Terapéutica veterinarias p. 171 Esp (BD)
        Angina faríngea.— Angina gutural. Faringitis. Inflamacion de la membrana mucosa de la faringe. Esta enfermedad casi siempre va unida á la anterior, constituyendo lo que se llama laringofaringitis: se conoce sin embargo que dominan los síntomas faríngeos en la dificultad de la deglucion de los líquidos, que no pudiendo pasar son arrojados por las narices, y en que la dificultad de respirar y la tos no son tan considerables.
      • 1895 Mendoza, A. / Sanz Bombín, M. Tratamiento difteria p. 91 Esp (BD)
        En las laringo-estenosis se usa con buen éxito para evitar la operación, antes de las traqueotomías, pulverizaciones de agua de cal, y en los casos de angina faríngea hemos visto conseguir gran alivio con la misma pulverización, el lavado de la nariz, hacer deglutir pequeños trozos de hielo y aplicar compresas de agua helada al cuello; esto último en el hospital del Emperador y Emperatriz Federico de Berlín.
      • 1906 Anónimo "Salud Madrid" [25-09-1906] El País: Diario Republicano-Progresista (Madrid) Esp (HD)
        Los catarros bronquiales, las traqueobronquitis y algunos casos de pleuro-neumonía han dominado completamente la escena, así como las amigdalitis y las anginas faríngeas.
      • 1911 Anónimo "Enfermería en Madrid" [30-07-1911] La Época (Madrid) Esp (HD)
        La enfermería en Madrid ofrece escasas variaciones, con relación á la semana anterior. Las altas temperaturas que disfrutamos convidan á ingerir grandes cantidades de agua fría y frutas más ó menos sazonadas, exponiéndonos también á enfriamientos del vientre, que traen como consecuencia los cólicos por indigestión [...]. Abundan también las anginas faríngeas, las traqueo bronquitis y los reumatismos musculares, en particular los lumbagos y las pleurodinias.
      • 1925 Anónimo "Salud Madrid" [29-06-1925] El Sol (Madrid) Esp (HD)
        Según "El Siglo Médico", continúan siendo frecuentes los reumatismos articulares y musculares agudos; sobre todo, las cinesalgias (lumbagos, torticolis, tec [sic]). Disminuyen las complicaciones congestivas en los padecimientos crónicos. También se han mitigado en intensidad y frecuencia las anginas faríngeas flegmonosas.
      • 1958 Puga, F. / Legarreta, J. "Glomerulo nefritis niños" [01-03-1958] vol. 29, n.º 3, p. 111 Revista Chilena de Pediatría (Santiago de Chile) Ch (HD)
        El total de niños controlados en el policlínico de nefritis fueron 155, cuya distribución por edad y sexo se observa en el cuadro N.º 1. [...] En ellos se estudiaron las relaciones entre la edad de comienzo, días de evolución antes del ingreso y la causa aparente de la nefritis, considerando como tales la piodermitis, la angina faríngea y el hallazgo de estreptococo en el frotis laríngeo y la duración de la hipertensión, tomada con manómetro de mercurio [...].
      • 2009 Gavidia, T. / Pronczuk, J. / Sly, P. D. "Salud respiratoria niños" [01-06-2009] Revista Chilena de Enfermedades Respiratorias (Santiago de Chile) Ch (HD)
        La inflamación del oído medio se produce frecuentemente por extensión de infecciones, comúnmente virales, causantes de angina faríngea, resfríos y otros problemas respiratorios. Aproximadamente el 75% de los niños experimentan al menos un episodio de otitis media antes de su tercer cumpleaños y la mitad de ellos presentarán 3 ó más episodios durante sus primeros tres años de vida.
      • 2015 Farfán Muñoz, M. R. Farmacia naval Cádiz (1809-2009) p. 202 Esp (BD)
        Las sales de amoníaco se les atribuían acciones como cáustica, estimulante, diurética y diaforética y usada para el reúma, cauterización de heridas, síncopes, enfisema, hidropesía, asma, anginas faríngeas y también para enfermedades urinarias.
      • 1807 Ballano, A. DiccMedicina y Cirugía, V [1807] p. 249 Esp (BD)
        INFLAMACION. [...] Género XX. Cinanche, angina inflamatoria, esquinancia, garrotillo. [...] 6. Angina faríngea. Es la misma que la angina tonsilar: la inflamacion de la membrana mocosa se extiende con freqüencia á la faringe, y hasta principio del esófago, lo que hace la deglucion mas difícil, y mas dolorosa; pero este caso no merece distinguirse como una especie diferente de la angina tonsilar ordinaria; solo pide que se recurra con mas prontitud á la sangría y á los otros remedios.
      • 1821 Anónimo Trad DiccCiencias Médicas, II [1821] p. 369 Esp (BD)
        ANGINA, s. f. [...] Variedad II. Angina faringea. [...] Cuando la inflamacion, como no sucede pocas veces, se limita á las paredes de la faringe, sin interesar las amygdalas, constituye la angina faringea propiamente dicha. Se la conoce en la rubicundez, é hinchazon de la parte superior de la faringe, que tambien está sembrada demanchas blanquecinas; en la ronquera de la voz; en el dolor; en la dificultad de la deglucion, que llega á hacerse imposible, cuando la parte del esófago participa de la inflamacion; de donde resulta que no pudiendo las bebidas ni los alimentos vencer el obstáculo que encuentran, se arrojan por las narices.
      • 1840 Casas Mendoza, N. Instituciones Veterinaria p. 152 Esp (BD)
        M. Qué es angina gutural ó faríngea? — D. La inflamacion de la membrana mucosa de los órganos de la deglucion, llamada tambien faringitis.
      • 1850 Drumen, J. Trat Patología, I p. 385 Esp (BD)
        Por el contrario, en la laringitis aguda grave, alguna vez no es tan fácil su diagnóstico porque puede confundirse con otras varias enfermedades, como por ejemplo, el edema de la glotis, el espasmo de la misma y el croup. Sin embargo, en la angína faríngea, el dolor se siente en las partes laterales del cuello, la deglucion es mas difícil y dolorosa, la voz nasal sin ronquera ni apagamiento de la misma, y sobre todo falta la tos.
      • 1854 Llorente Lázaro, R. Patología y Terapéutica veterinarias p. 171 Esp (BD)
        Angina faríngea.— Angina gutural. Faringitis. Inflamacion de la membrana mucosa de la faringe. Esta enfermedad casi siempre va unida á la anterior, constituyendo lo que se llama laringofaringitis: se conoce sin embargo que dominan los síntomas faríngeos en la dificultad de la deglucion de los líquidos, que no pudiendo pasar son arrojados por las narices, y en que la dificultad de respirar y la tos no son tan considerables.
      • 1872 Casas Mendoza, N. Manual examinados Veterianaria p. 169 Esp (BD)
        M. —¿Qué nombre se dá a la angina segun el sitio que ocupa? —D. —Si el paladar angina gutural ó palatitis; si la faringe angina faríngea ó faringitis; si la laringe angina laríngea, garrotillo ó larignitis; si la tráquea angina traqueal ó traqueitis; si las amígdalas angina tonsilar ó amigdalitis; y cuando son dos ó mas las partes enfermas, como por ejemplo, la laringe y faringe angina laringo-faríngea ó laringo faringitis, etc.
      • 1895 Mendoza, A. / Sanz Bombín, M. Tratamiento difteria p. 91 Esp (BD)
        En las laringo-estenosis se usa con buen éxito para evitar la operación, antes de las traqueotomías, pulverizaciones de agua de cal, y en los casos de angina faríngea hemos visto conseguir gran alivio con la misma pulverización, el lavado de la nariz, hacer deglutir pequeños trozos de hielo y aplicar compresas de agua helada al cuello; esto último en el hospital del Emperador y Emperatriz Federico de Berlín.
      • 1906 Anónimo "Salud Madrid" [25-09-1906] El País: Diario Republicano-Progresista (Madrid) Esp (HD)
        Los catarros bronquiales, las traqueobronquitis y algunos casos de pleuro-neumonía han dominado completamente la escena, así como las amigdalitis y las anginas faríngeas.
      • 1911 Anónimo "Enfermería en Madrid" [30-07-1911] La Época (Madrid) Esp (HD)
        La enfermería en Madrid ofrece escasas variaciones, con relación á la semana anterior. Las altas temperaturas que disfrutamos convidan á ingerir grandes cantidades de agua fría y frutas más ó menos sazonadas, exponiéndonos también á enfriamientos del vientre, que traen como consecuencia los cólicos por indigestión [...]. Abundan también las anginas faríngeas, las traqueo bronquitis y los reumatismos musculares, en particular los lumbagos y las pleurodinias.
      • 1925 Anónimo "Salud Madrid" [29-06-1925] El Sol (Madrid) Esp (HD)
        Según "El Siglo Médico", continúan siendo frecuentes los reumatismos articulares y musculares agudos; sobre todo, las cinesalgias (lumbagos, torticolis, tec [sic]). Disminuyen las complicaciones congestivas en los padecimientos crónicos. También se han mitigado en intensidad y frecuencia las anginas faríngeas flegmonosas.
      • 1958 Puga, F. / Legarreta, J. "Glomerulo nefritis niños" [01-03-1958] vol. 29, n.º 3, p. 111 Revista Chilena de Pediatría (Santiago de Chile) Ch (HD)
        El total de niños controlados en el policlínico de nefritis fueron 155, cuya distribución por edad y sexo se observa en el cuadro N.º 1. [...] En ellos se estudiaron las relaciones entre la edad de comienzo, días de evolución antes del ingreso y la causa aparente de la nefritis, considerando como tales la piodermitis, la angina faríngea y el hallazgo de estreptococo en el frotis laríngeo y la duración de la hipertensión, tomada con manómetro de mercurio [...].
      • 2009 Gavidia, T. / Pronczuk, J. / Sly, P. D. "Salud respiratoria niños" [01-06-2009] Revista Chilena de Enfermedades Respiratorias (Santiago de Chile) Ch (HD)
        La inflamación del oído medio se produce frecuentemente por extensión de infecciones, comúnmente virales, causantes de angina faríngea, resfríos y otros problemas respiratorios. Aproximadamente el 75% de los niños experimentan al menos un episodio de otitis media antes de su tercer cumpleaños y la mitad de ellos presentarán 3 ó más episodios durante sus primeros tres años de vida.
      • 2015 Farfán Muñoz, M. R. Farmacia naval Cádiz (1809-2009) p. 202 Esp (BD)
        Las sales de amoníaco se les atribuían acciones como cáustica, estimulante, diurética y diaforética y usada para el reúma, cauterización de heridas, síncopes, enfisema, hidropesía, asma, anginas faríngeas y también para enfermedades urinarias.
    3. s. En ocasiones, con el modificador aguda.
      docs. (1822-2021) 21 ejemplos:
      • 1822 Anónimo Trad DiccCiencias Médicas, VII Esp (BD)
        CONSTRICCION, s. f. [...] Se diferencian los efectos apreciables de la constriccion orgánica segun las partes en que se fija; por esto sucede frecuentísimamente, que la ftonía nace del cerramiento de la laringe ocasionado por un espasmo, las aftas, una angina; y quizás ciertos casos de angina aguda tienen por causa una constriccion de la traquea, cuando no se ha formado en este canal un resudor membranoso: en los ataques de histérico el cerramiento espasmodico de la garganta causa á las enfermas una sensacion de estrangulacion.
      • 2021 Anónimo "Bajas ante Athletic Club" [10-09-2021] Mallorca Esports (Palma de Mallorca): mallorcaesports.es Esp (HD)
        El Real Mallorca no podrá contar con la presencia de Raíllo y Russo ante el Athletic Club en San Mamés. El entrenador madrileño adelantaba que ninguno de los dos centrales se ha podido recuperar y que su puesta a punto está tardando un poco más de lo esperado. [...] Por otra parte, el técnico no desveló el nombre de un futbolista que hoy no ha podido entrenar al padecer unas anginas agudas y por ello Antonio Sánchez entrara en la convocatoria.
      • 1822 Anónimo Trad DiccCiencias Médicas, VII Esp (BD)
        CONSTRICCION, s. f. [...] Se diferencian los efectos apreciables de la constriccion orgánica segun las partes en que se fija; por esto sucede frecuentísimamente, que la ftonía nace del cerramiento de la laringe ocasionado por un espasmo, las aftas, una angina; y quizás ciertos casos de angina aguda tienen por causa una constriccion de la traquea, cuando no se ha formado en este canal un resudor membranoso: en los ataques de histérico el cerramiento espasmodico de la garganta causa á las enfermas una sensacion de estrangulacion.
      • 1834 Lpz Amor, J. Trad Manual Medicina Coster p. 144 Esp (BD)
        Causas de la angina aguda. Son todas las de la inflamacion, generalmente hablando; pero en particular el temperamento sanguíneo, la juventud, las alternativas del calor y frio, las bebidas frias cuando el cuerpo está caliente; el frio intenso de los pies; los gritos descompasados; el canto, la declamacion, las sustancias irritantes y estimulantes, una inflamacion inmediata que se pase á las amigdalas &c.
      • 1842 Casas Mendoza, N. Trat Enfermedades Ganados p. 152 Esp (BD)
        En la angina aguda simple la respiracion es dificil, corta, pequeña y frecuente, tos ronca y con accesos, y un sonido mucoso que aumenta con la enfermedad. La destilacion se manifiesta á las doce ó veinticuatro horas de presentados los primeros síntomas, aunque á veces suele salir desde un principio un poco de moco por las narices y de saliva por la boca.
      • 1864 Casas Mendoza, N. Patología general comparada p. 105 Esp (BD)
        Síntomas y signos facilitados por el aspecto exterior de los animales. [...] Cabeza. En estado patológico está generalmente la cabeza baja, inclinada en las inflamaciones agudas de las mucosas intestinales, vértigo esencial y sintomático. Está levantada y dirigida adelante en la angina aguda, laringitis croupal y tétano.
      • 1895 Anónimo "Enfermedades y remedios" [01-01-1895] p. 345 Almanaque Bailly-Bailliere (Madrid) Esp (HD)
        Angina.— Inflamación de la parte posterior de la boca y de la faringe. Comprende también la amigdalitis, ó angina tonsilar aguda ó crónica. A menudo síntoma precoz de otra enfermedad (escarlatina, fiebre tifoidea) ó de ciertos envenenamientos (arsénico, belladona, ioduro potásico). La angina aguda se manifiesta con escalofrios, fiebre, malestar, dificultad para tragar, alteración de la voz. Al examen, se nota que las amígdalas y el fondo de la garganta están encarnados, hinchados, doloridos y á veces punteados de vesículas o cubiertos de puntos amarillentos ó una especie de membrana.
      • 1901 Anónimo "Aplicacion de la luz" [14-03-1901] El Contemporáneo (San Luis Potosí) Mx (HD)
        M. Garnanlt, continuó sus experiencias, y usando una lámpara incandescente de 50 bujías, con reflector ha podido curar dos casos de úlcera varicosa y uno de angina aguda. Ha obtenido una mejoría manifiesta en casos de reumatismo, y de catarro crónico en la nariz, pretende aún haber obtenido buenos resultados en ciertos casos de sordera, con el uso de la luz eléctrica.
      • 1938 Anónimo "Trad Farmacopea" [01-02-1938] p. 102 Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana (Washington) (HD)
        Infección aguda de la garganta (angina aguda).— Las infecciones agudas pueden atacar la garganta en forma de faringitis aguda, o más difusamente en forma de amigdalitis aguda de la variedad catarral o folicular. La causa radica a veces en el estafilococo o neumococo, pero el estreptococo es por regla general el microbio causante, debiéndose la mayor parte de los casos graves, y en particular los de tipo séptico epidémico, a la variedad beta-hemolítica.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Por ello, sobre todo en los niños, toda angina aguda debe hacer sospechar el comienzo de una infección; en tiempo de epidemia, la sospecha será más vehemente; hay entonces que tener en cuenta que ciertas formas frustradas de la infección se manifiestan sólo por la angina, sin síntomas generales o con éstos tan fugaces que pasan inadvertidos; por ejemplo, en las epidemias de escarlatina es indudable que un cierto número de atacados padecen sólo la angina; es extraordinario el interés de diagnosticar estos casos, sobre todo desde el punto de vista epidemiológico.
      • 1980 Anónimo "Morete enfermo" [28-12-1980] ABC (Sevilla) Esp (HD)
        Los doctores Santacruz y Leal Graciani confirmaban lo que la ausencia del «Puma» había dejado entrever a primeras horas de la mañana: treinta y nueve grados de fiebre, anginas agudas, y Carlos Morete que no podía viajar a Barcelona.
      • 1983 Kreutzer, E. A. / Cuttica, R. / Ferrer, S. "Fiebre reumática" [01-01-1983] vol. 51, n.º 6, p. 366 Revista Argentina de Cardiología (Buenos Aires) Ar (HD)
        Dado que habitualmente la angina estreptocóccica no epidémica es de grado leve y su sintomatología no es característica, es aconsejable realizar cultivo de fauces en todo niño con faringitis, para establecer la etiología de la misma. [...] En el caso de no disponer de un cultivo de fauces, deberá medicarse toda angina aguda, exudativa o no, en niños mayores de 3 años, como si fuera estreptocóccica (exceptuando la angina diftérica).
      • 2014 Anónimo "Antibióticos angina aguda" [20-01-2014] IntraMed (Buenos Aires) Ar (HD)
        Los autores realizaron este proyecto con anterioridad in vitro y en las fases de diagnóstico, con el fin de obtener evidencia para la elección de un test rápido de detección de antígenos válido y ampliamente disponible. [...] En ninguna fase del estudio hubo complicaciones supurativas de la angina aguda (otitis media, sinusitis, celulitis). Menos del 1% de los pacientes presentó erupción o diarrea dentro del mes siguiente al comienzo de la enfermedad.
      • 2021 Anónimo "Bajas ante Athletic Club" [10-09-2021] Mallorca Esports (Palma de Mallorca): mallorcaesports.es Esp (HD)
        El Real Mallorca no podrá contar con la presencia de Raíllo y Russo ante el Athletic Club en San Mamés. El entrenador madrileño adelantaba que ninguno de los dos centrales se ha podido recuperar y que su puesta a punto está tardando un poco más de lo esperado. [...] Por otra parte, el técnico no desveló el nombre de un futbolista que hoy no ha podido entrenar al padecer unas anginas agudas y por ello Antonio Sánchez entrara en la convocatoria.
      • 1822 Anónimo Trad DiccCiencias Médicas, VII Esp (BD)
        CONSTRICCION, s. f. [...] Se diferencian los efectos apreciables de la constriccion orgánica segun las partes en que se fija; por esto sucede frecuentísimamente, que la ftonía nace del cerramiento de la laringe ocasionado por un espasmo, las aftas, una angina; y quizás ciertos casos de angina aguda tienen por causa una constriccion de la traquea, cuando no se ha formado en este canal un resudor membranoso: en los ataques de histérico el cerramiento espasmodico de la garganta causa á las enfermas una sensacion de estrangulacion.
      • 1834 Lpz Amor, J. Trad Manual Medicina Coster p. 144 Esp (BD)
        Causas de la angina aguda. Son todas las de la inflamacion, generalmente hablando; pero en particular el temperamento sanguíneo, la juventud, las alternativas del calor y frio, las bebidas frias cuando el cuerpo está caliente; el frio intenso de los pies; los gritos descompasados; el canto, la declamacion, las sustancias irritantes y estimulantes, una inflamacion inmediata que se pase á las amigdalas &c.
      • 1842 Casas Mendoza, N. Trat Enfermedades Ganados p. 152 Esp (BD)
        En la angina aguda simple la respiracion es dificil, corta, pequeña y frecuente, tos ronca y con accesos, y un sonido mucoso que aumenta con la enfermedad. La destilacion se manifiesta á las doce ó veinticuatro horas de presentados los primeros síntomas, aunque á veces suele salir desde un principio un poco de moco por las narices y de saliva por la boca.
      • 1853 Anónimo "Formulario" [12-06-1853] La Unión Médica (Madrid) Esp (HD)
        Amoniaco liquido. [...] En las anginas faríngeas crónicas ó sub-agudas, que son tan frecuentes desde los 25 á 50 años en los que padecen herpes ó en los escrofulosos espuestos á anginas agudas en su infancia y adolescencia, así como también en los corizas antiguos y rebeldes.
      • 1864 Casas Mendoza, N. Patología general comparada p. 105 Esp (BD)
        Síntomas y signos facilitados por el aspecto exterior de los animales. [...] Cabeza. En estado patológico está generalmente la cabeza baja, inclinada en las inflamaciones agudas de las mucosas intestinales, vértigo esencial y sintomático. Está levantada y dirigida adelante en la angina aguda, laringitis croupal y tétano.
      • 1877 Espejo Rosal, R. Dicc Veterninaria, I Esp (BD)
        Angina, s. f. Nombre con el cual se designan en Med. humana y Medicina veterinaria las inflamaciones de la membrana mucosa que reviste la posboca y la laringe en uno ó en diversos puntos de su vasta extension. [...] De la angina se ha hecho una nueva clasificacion, fundándola en su marcha y en las causas que la producen, clasificacion que la divide en angina aguda, crónica, esporádica, epizoótica, idiopática y sintomática.
      • 1881 Anónimo "Pastillas Nielk (Anuncio)" [27-03-1881] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
        Pastillas de Nielk de clorato de potasa comprimidas para las ENFERMEDADES DE LA GARGANTA. Anginas agudas y crónicas, bronquitis, ulceraciones bucales y faringeas, salivacion mercurial, fetidez de aliento, estincion de la voz, difteria, crup, etc., etc.— Precio, 6 reales caja.
      • 1895 Anónimo "Enfermedades y remedios" [01-01-1895] p. 345 Almanaque Bailly-Bailliere (Madrid) Esp (HD)
        Angina.— Inflamación de la parte posterior de la boca y de la faringe. Comprende también la amigdalitis, ó angina tonsilar aguda ó crónica. A menudo síntoma precoz de otra enfermedad (escarlatina, fiebre tifoidea) ó de ciertos envenenamientos (arsénico, belladona, ioduro potásico). La angina aguda se manifiesta con escalofrios, fiebre, malestar, dificultad para tragar, alteración de la voz. Al examen, se nota que las amígdalas y el fondo de la garganta están encarnados, hinchados, doloridos y á veces punteados de vesículas o cubiertos de puntos amarillentos ó una especie de membrana.
      • 1901 Anónimo "Aplicacion de la luz" [14-03-1901] El Contemporáneo (San Luis Potosí) Mx (HD)
        M. Garnanlt, continuó sus experiencias, y usando una lámpara incandescente de 50 bujías, con reflector ha podido curar dos casos de úlcera varicosa y uno de angina aguda. Ha obtenido una mejoría manifiesta en casos de reumatismo, y de catarro crónico en la nariz, pretende aún haber obtenido buenos resultados en ciertos casos de sordera, con el uso de la luz eléctrica.
      • 1911 Arias-Carvajal, P. Plantas que curan p. 39 Esp (BD)
        Angina aguda. Síntomas.— [...] Empieza por un malestar ó decaímiento general; la lengua se presenta sucia, cubierta de una capa blancoamarillenta, hay dificultad al paso de los alimentos, dolor de cabeza, fiebre ligera, voz gangosa, fetidez del aliento, saliveo, inflamación no muy pronunciada de los ganglios del cuello; algunas veces nauseas y vómitos.
      • 1924 Anónimo Enc univ europeo-americana, XXIII Esp (BD)
        Faringitis aguda. Angina aguda, inflamación debida generalmente al enfriamiento, caracterizada por dolor, especialmente en la deglución, sequedad y congestión de la mucosa y fiebre.
      • 1938 Anónimo "Trad Farmacopea" [01-02-1938] p. 102 Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana (Washington) (HD)
        Infección aguda de la garganta (angina aguda).— Las infecciones agudas pueden atacar la garganta en forma de faringitis aguda, o más difusamente en forma de amigdalitis aguda de la variedad catarral o folicular. La causa radica a veces en el estafilococo o neumococo, pero el estreptococo es por regla general el microbio causante, debiéndose la mayor parte de los casos graves, y en particular los de tipo séptico epidémico, a la variedad beta-hemolítica.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Por ello, sobre todo en los niños, toda angina aguda debe hacer sospechar el comienzo de una infección; en tiempo de epidemia, la sospecha será más vehemente; hay entonces que tener en cuenta que ciertas formas frustradas de la infección se manifiestan sólo por la angina, sin síntomas generales o con éstos tan fugaces que pasan inadvertidos; por ejemplo, en las epidemias de escarlatina es indudable que un cierto número de atacados padecen sólo la angina; es extraordinario el interés de diagnosticar estos casos, sobre todo desde el punto de vista epidemiológico.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        4. Aunque raramente, la tuberculosis se puede iniciar por una angina aguda, acompañando al síndrome seudogripal del infiltrado inicial.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        Las manifestaciones febriles de la tuberculosis pueden ser todas las imaginables [...].

        [...] g) El llamado infiltrado precoz, puede expresarse en sus comienzos por una fiebre alta, de pocos días, que recuerda la de la gripe y no pocas veces se confunde con ella. [...] Otras veces, el comienzo de esta hipertermia del infiltrado precoz coincide con una angina aguda que se diagnostica de banal.

      • 1951 Anónimo "Remedios caseros" [21-01-1951] ABC (Madrid) Esp (HD)
        Hoy, el moderno preparado "Gargaril" nos pone a salvo del riesgo de las infecciones buco-faringeas, considerándole como un notable acierto, pues, además de ser totalmente inofensivo para el organismo, produce excelentes efectos sobre las bacterias bucales, sin atacar ni irritar las mucosas. Por ello, pues, es recomendado en todas las dolencias de la garganta: anginas agudas y crónicas, gripe, faringitis, coriza, estados precatarrales, resfriados, etc., etc.
      • 1968 OMS Manual clasificación enfermedades p. 193 (BD)
        VIII. Enfermedades del aparato respiratorio. Infecciones respiratorias agudas (excepto la influenza) (460-466). 460 Rinofaringitis aguda (resfriado común). Catarro nasal agudo. [...] Excluye: angina aguda o no especificada (462), faringitis aguda o no especificada (462), faringitis crónica (502.0) [...].
      • 1980 Anónimo "Morete enfermo" [28-12-1980] ABC (Sevilla) Esp (HD)
        Los doctores Santacruz y Leal Graciani confirmaban lo que la ausencia del «Puma» había dejado entrever a primeras horas de la mañana: treinta y nueve grados de fiebre, anginas agudas, y Carlos Morete que no podía viajar a Barcelona.
      • 1983 Kreutzer, E. A. / Cuttica, R. / Ferrer, S. "Fiebre reumática" [01-01-1983] vol. 51, n.º 6, p. 366 Revista Argentina de Cardiología (Buenos Aires) Ar (HD)
        Dado que habitualmente la angina estreptocóccica no epidémica es de grado leve y su sintomatología no es característica, es aconsejable realizar cultivo de fauces en todo niño con faringitis, para establecer la etiología de la misma. [...] En el caso de no disponer de un cultivo de fauces, deberá medicarse toda angina aguda, exudativa o no, en niños mayores de 3 años, como si fuera estreptocóccica (exceptuando la angina diftérica).
      • 2014 Anónimo "Antibióticos angina aguda" [20-01-2014] IntraMed (Buenos Aires) Ar (HD)
        Los autores realizaron este proyecto con anterioridad in vitro y en las fases de diagnóstico, con el fin de obtener evidencia para la elección de un test rápido de detección de antígenos válido y ampliamente disponible. [...] En ninguna fase del estudio hubo complicaciones supurativas de la angina aguda (otitis media, sinusitis, celulitis). Menos del 1% de los pacientes presentó erupción o diarrea dentro del mes siguiente al comienzo de la enfermedad.
      • 2021 Anónimo "Bajas ante Athletic Club" [10-09-2021] Mallorca Esports (Palma de Mallorca): mallorcaesports.es Esp (HD)
        El Real Mallorca no podrá contar con la presencia de Raíllo y Russo ante el Athletic Club en San Mamés. El entrenador madrileño adelantaba que ninguno de los dos centrales se ha podido recuperar y que su puesta a punto está tardando un poco más de lo esperado. [...] Por otra parte, el técnico no desveló el nombre de un futbolista que hoy no ha podido entrenar al padecer unas anginas agudas y por ello Antonio Sánchez entrara en la convocatoria.
    1. s. f. Con los modificadores crupal, diftérica, difterítica, gangrenosa, lardácea, maligna, membranosa, seudomembranosa o sofocante, para referirse a la angina que se desarrolla en la difteria.
      docs. (1719-2014) 37 ejemplos:
      • 1719 Suárez Ribera, F. Cirugia methodica p. 337 Esp (BD)
        El Garrotillo llamado angina maligna, es una ulcera custrosa maligna, y contagiosa, la qual existe en las fauces con inflammacion, y depende de ciertos sucos azido viscosos rexalgarinos, y arsenicales. [...] Es tambien epidemial, pues en una region, ó en una Ciudad, son pocos los individuos, que se libertan de tan inquinamento maligno.
      • 2014 Lázaro, M. "San Amaro" [27-05-2014] El País (Madrid) Esp (HD)
        La ruta por San Amaro se puede hacer por libre siguiendo cuatro itinerarios diseñados por el Ayuntamiento mediante mapas disponibles en gallego, español e inglés que se pueden recoger en la oficina situada a la entrada del cementerio. [...] Aquí yacen Wenceslao Fernández Flórez, autor de El boque [sic] animado, Eduardo Pondal, quien escribió la letra del himno gallego, Curros Enríquez o Manuel Murguía, marido de Rosalía de Castro. Y también descansan los restos de Conchita Picasso, hermana pequeña del pintor, quien murió en enero de 1895 víctima de una angina diftérica.
      • 1719 Suárez Ribera, F. Cirugia methodica p. 337 Esp (BD)
        El Garrotillo llamado angina maligna, es una ulcera custrosa maligna, y contagiosa, la qual existe en las fauces con inflammacion, y depende de ciertos sucos azido viscosos rexalgarinos, y arsenicales. [...] Es tambien epidemial, pues en una region, ó en una Ciudad, son pocos los individuos, que se libertan de tan inquinamento maligno.
      • 1776 Pz Escobar, A. Avisos médicos [1776] p. 223 Esp (BD)
        De la angina maligna, llamada en Castellano Garrotillo. [...] Esta enfermedad es una afeccion pestilente de las fauces, con dificultad de respirar, y de tragar, nacida de una inflamacion, con úlceras gangrenosas depascentes, que de sí despiden algun hedor; siempre le acompaña calentura aguda, y alguna vez exântemas, con otros malos sínthomas. [...] Esta enfermedad es epidémica, originada de un vicio depravado en el ayre, con la singular propiedad de atacar la garganta determinadamente, como lo executan en otras distintas partes otras constituciones epidemiales.
      • 1788 Piñera Siles, B. Trad Elementos Medicina Práctica Cullen, I [1788] p. 341 Esp (BD)
        De la angina maligna. Esta enfermedad es contagiosa, rara vez esporádica, y comunmente epidémica. [...] Acompaña comunmente á esta enfermedad una pyrexia considerable, y los síntomas que anuncian su proximidad, como los rigores freqüentes acompañados de frio, la desazon, el fastidio, la congoxa y el vómito son las mas veces las primeras señales de la angina. Acia el mismo tiempo el enfermo experimenta una tirantez en el cuello, junta á una especie de compresion en el gaznate, y la voz está un poco ronca. Lo interior de la garganta se manifiesta con un color roxo obscuro acompañado de hinchazon, pero ésta rara vez es considerable: igualmente es raro que haya dolor ó dificultad al tragar. Muy poco tiempo despues se advierten sobre las partes inflamadas, manchas blancas ó cenicientas. Estas manchas se extienden, se unen, y cubren casi todo lo interior de la garganta de costras mocosas espesas, que luego que caen, dexan ver úlceras. Quando estos síntomas se manifiestan en la garganta, generalmente se complican con la coryza, que produce una fluxion de una materia ténue acre y hedionda, que desuella las narices y los labios.
      • 1793 Mendal Villalva, A. L. Tratados médicos, I p. 43 Esp (BD)
        Por Garrotillo, ó Angina maligna no entiendo qualquiera inflamacion peligrosa, que se padece en la garganta, sino aquella que se manifiesta con llagas de mala calidad en las fauces, con calentura aguda, y otros accidentes, que expresaré prolijamente en la historia de ella. [...] El Garrotillo es una Angina ulcerada con malignidad, y grave peligro; y para que se entienda mejor: es cierta úlcera costrosa, maligna, y contagiosa, que hace perder la vida á muchos, ofende la garganta, y las fauces, y procede de un material espeso, y muy viciado. El Garrotillo se distingue de las Anginas inflamatorias, en que no hay en éstas llaga, ni mal olor en el principio, ni aumento [...]. Pero en las Anginas malignas, desde que comienzan, se descubren la llaga, y el fetor, sin que se deban atribuir á la supuracion, en que jamás terminan; pues el humor, que las produce, es de tan maligna índole, que apenas se detiene en la garganta, quando causa unas úlceras podridas, que facilmente corroen las partes, que tocan, interesando algunas veces hasta el hueso del paladar, y haciendo caer la campanilla á algunos enfermos.
      • 1809 Anónimo (Cretet) "Imperio Frances" [14-02-1809] Gazeta de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        Imperio frances. Paris 26 de enero. Ministerio de lo Interior. El ministro de lo Interior, conde del Imperio: Habiendo visto el programa de 21 de julio de 1807 para el concurso abierto de órden de S. M. el Emperador y Rei sobre la enfermedad conocida con el nombre de croup ó angina membranosa, Despues de haber consultado con la escuela de medicina de Paris, resuelve: Articulo I. El término señalado al I.º de 1809 para el concurso abierto en órden al croup, se proroga al 31 de julio de este año.
      • 1827 Anónimo (J. LL. C.) Trad Clínica Médica Martinet [1827] p. 271 Esp (BD)
        Angina membranosa (croup en francés). [...] 482. Anatomía patológica. Una rubicundez mas ó menos notable, y que se disipa con bastante prontitud, se observa en la membrana mucosa de la laringe y de la parte superior de la tráquea, y en algunos casos aun en las membranas de las grande divisiones de los bronquios. Algunas veces está recubierta de falsas membranas, blanquecinas, pajicientas, ó parduzcas, tanto mas espesas cuanto mas intensa y mayor haya sido la inflamacion [...].
      • 1850 Drumen, J. Trat Patología, I p. 273 Esp (BD)
        De la angina gangrenosa. Sinonimia.— Angina gangrenosa.— Angina maligna.— Garrotillo. Definición.— Con el nombre de angina gangrenosa, se consignó por largos años en las obras de patología médica, una enfermedad pestilencial que hacía grandes estragos por los síntomas graves que la acompañaban, y cuyo asiento en la garganta determinaba la formacion de escaras gangrenosas. [...] Los fenómenos generales que caracterizan la angina gangrenosa, toman desde luego la forma tifoidea, acompañando á la afeccion de la garganta, y algunas veces á la erupcion cutánea, toda clase de desórdenes encefálicos, de una flegmasía pulmonal ó de la membrana mucosa del tubo digestivo.
      • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )

        Esta clase de angina maligna se expresa al exterior por el abultamiento de los ganglios submaxilares, dando lugar á una tumefaccion tan considerable del cuello y cara, que desfigura extraordinariamente al enfermo y progresando las adenítis terminan por supuracion, originando destrucciones tan grandes en el cuello, como el caso que cita Trousseau, en el que se formó un abceso que puso al descubierto la carótida primitiva. No se limita la angina á producir las concreciones y ulceraciones de cuello, sino que tambien por una accion especial determina la parálisis del velo del paladar, viéndose en este caso los pacientes imposibilitados de deglutir, pues los alimentos pasan á las fosas nasales por no obturar sus aberturas posteriores el velo paralizado.

      • 1895 Aragó, B. Tratado palomas [1895] Esp (CDH )
        angina diftérica ó crupal

        Se caracteriza por la presencia de membranas localizadas generalmente en la faringe, la laringe y aun la tráquea, habiéndose observado también en los intestinos. Se cree deberse esta enfermedad al cambio de clima, de costumbres, á los vientos fríos y húmedos, á las corrientes de aire, y más que nada al contagio, que algunos hacen extensivo á las personas, y sobre todo á los niños.

      • 1905 Pardo Bazán, E. Quimera [1991] Esp (CDH )

        Al principio dedicaste toda tu ciencia —¡mira si es dedicar!— a robustecerme: tuviste que pelear como una fiera, mejor dicho, como un héroe, con mi delicadísima complexión y mi propensión a recoger el contagio o el germen infeccioso que pasase. ¿Te acuerdas de mi ataque de angina diftérica? *.

      • 1926 Glz Fragoso, R. Talofitas [1926] Esp (CDH )

        La Bacteria de la difteria (Bacterium diphteriae)es la causa de dos terribles enfermedades de los niños, y aún de los adultos; la angina gangrenosa diftérica, y el crup, que pueden considerarse con localizaciones de una misma y única dolencia; variedades de esta misma atacan a las aves y a otros animales con más o menos intensidad. La difteria es conocida de muy antiguo, aún cuando la causa sólo la conozcamos muy recientemente. Areteo, en tiempo de los romanos, la describió bastante bien con el nombre de «úlcera pestilencial de Egipto», que no era otra cosa que la difteria. En 1765 Home, médico inglés, describe muy bien la difteria laríngea, a la que da el nombre de «crupe»aún hoy usado, pero creyendo equivocadamente que ninguna relación guarda con la angina.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        2. La angina herpética también es diagnosticada en la mayoría de los casos sin precisión, confundiéndola, ya con una angina catarral, ya con una angina seudomembranosa o diftérica, pues las vesículas ulceradas se recubren de un exudado blanco, seudomembranoso.
      • 1975 Almeida, J. Cuidar niño [1975] Ar (CDH )
        En caso de repetidas anginas diftéricas en una casa, será necesario analizar la secreción salival de todos los habitantes, pues alguno de ellos puede ser un portador sano del bacilo de la difteria y sin embargo no padecerla, pero sí contagiar a los demás.
      • 1995 Cruz-Coke, R. Historia medicina chilena p. 282 Ch (BD)
        La Junta Suprema de Sanidad fue creada por O'Higgins por decreto del 30 de junio de 1822 para hacer frente a la inmensa gravedad y extensión de los problemas de higiene, salud y medicina que presentaba el país. [...] Como anota Ferrer, "las invasiones de antiguas epidemias y de nuevas enfermedades se sucedían implacablemente". El crup y la angina membranosa aparecieron en 1816, el cólera llegó en 1817 a 1820.
      • 2001 Cruz, E. Trad Terapéutica vías respiratorias, Cartier p. 37 (BD)
        Las anginas agudas se dividen en dos grandes clases, según que la inflamación quede superficial o penetre en lo profundo. I.— En la clase de las anginas superficiales, se distingue: a) La angina eritematosa, que puede hacerse catarral o pultácea; b) La angina de puntos blancos, lo más a menudo, con producciones vesiculosas, como la angina herpética; c) La angina con producciones diftéricas pseudomembranosas o falsas membranas, como la angina diftérica o "difteroide". II.— En la clase de las anginas profundas, distinguimos la angina edematosa, la angina flegmonosa o absceso de la faringe, la angina gangrenosa, etc. etc.
      • 2006 Laval R., E. "Garrotillo (Difteria)" [01-03-2006] vol. 23, n.º 1, p. 79 Revista Chilena de Infectología (Santiago de Chile) Ch (HD)
        Los españoles daban el nombre de "garrotillo" a la angina diftérica y al crup, si bien a veces incluían las amigdalitis agudas y otras anginas malignas, a causas del aspecto vultuoso, que tomaba la cara de los enfermos y que lo hacía comparable a la de los sometidos a la pena del "garrote", porque en los que sufrían este castigo, el cordel obraba en toda la circunferencia de la garganta y lo mismo ocurría en la enfermedad en cuestión [...]. [...] La "angina membranosa" se extendió por todo el mundo ocasionando pandemias mortíferas, que siguieron una periodicidad bastante regular cada 15 años [...].
      • 2014 Lázaro, M. "San Amaro" [27-05-2014] El País (Madrid) Esp (HD)
        La ruta por San Amaro se puede hacer por libre siguiendo cuatro itinerarios diseñados por el Ayuntamiento mediante mapas disponibles en gallego, español e inglés que se pueden recoger en la oficina situada a la entrada del cementerio. [...] Aquí yacen Wenceslao Fernández Flórez, autor de El boque [sic] animado, Eduardo Pondal, quien escribió la letra del himno gallego, Curros Enríquez o Manuel Murguía, marido de Rosalía de Castro. Y también descansan los restos de Conchita Picasso, hermana pequeña del pintor, quien murió en enero de 1895 víctima de una angina diftérica.
      • 1719 Suárez Ribera, F. Cirugia methodica p. 337 Esp (BD)
        El Garrotillo llamado angina maligna, es una ulcera custrosa maligna, y contagiosa, la qual existe en las fauces con inflammacion, y depende de ciertos sucos azido viscosos rexalgarinos, y arsenicales. [...] Es tambien epidemial, pues en una region, ó en una Ciudad, son pocos los individuos, que se libertan de tan inquinamento maligno.
      • 1740 García Cabero, F. Instituciones albeytería p. 274 Esp (BD)
        M. Qué casos son en los que está indicada la sangria? D. [...] Dicen unos, que siempre que aya enfermedad grande, en edad floreciente, y no haviendo devilidad de fuerzas, se debe sangrar; otros tan opuestos á la evacuacion de sangre, que á presencia de todo lo dicho la reprueban, y assi entre opiniones tan opuestas debo decir, que ni en todos los afectos que padece el Bruto se debe sangrar, ni dexar de sacar sangre en todas las dolencias, y assi, siempre que aya plenitud de sangre, y que por ella se teman ruines afecciones, dolores de Costado legitimos, Flemones crecidos, Anginas sufocantes, y enfermedades graves en que se conoce, que la sangre tiene aumento por sus hervores, assi como calenturas inflamatorias, lobados excesivos, y otros afectos de esta casta, se debe sangrar [...].
      • 1776 Pz Escobar, A. Avisos médicos [1776] p. 223 Esp (BD)
        De la angina maligna, llamada en Castellano Garrotillo. [...] Esta enfermedad es una afeccion pestilente de las fauces, con dificultad de respirar, y de tragar, nacida de una inflamacion, con úlceras gangrenosas depascentes, que de sí despiden algun hedor; siempre le acompaña calentura aguda, y alguna vez exântemas, con otros malos sínthomas. [...] Esta enfermedad es epidémica, originada de un vicio depravado en el ayre, con la singular propiedad de atacar la garganta determinadamente, como lo executan en otras distintas partes otras constituciones epidemiales.
      • 1788 Piñera Siles, B. Trad Elementos Medicina Práctica Cullen, I [1788] p. 341 Esp (BD)
        De la angina maligna. Esta enfermedad es contagiosa, rara vez esporádica, y comunmente epidémica. [...] Acompaña comunmente á esta enfermedad una pyrexia considerable, y los síntomas que anuncian su proximidad, como los rigores freqüentes acompañados de frio, la desazon, el fastidio, la congoxa y el vómito son las mas veces las primeras señales de la angina. Acia el mismo tiempo el enfermo experimenta una tirantez en el cuello, junta á una especie de compresion en el gaznate, y la voz está un poco ronca. Lo interior de la garganta se manifiesta con un color roxo obscuro acompañado de hinchazon, pero ésta rara vez es considerable: igualmente es raro que haya dolor ó dificultad al tragar. Muy poco tiempo despues se advierten sobre las partes inflamadas, manchas blancas ó cenicientas. Estas manchas se extienden, se unen, y cubren casi todo lo interior de la garganta de costras mocosas espesas, que luego que caen, dexan ver úlceras. Quando estos síntomas se manifiestan en la garganta, generalmente se complican con la coryza, que produce una fluxion de una materia ténue acre y hedionda, que desuella las narices y los labios.
      • 1793 Mendal Villalva, A. L. Tratados médicos, I p. 43 Esp (BD)
        Por Garrotillo, ó Angina maligna no entiendo qualquiera inflamacion peligrosa, que se padece en la garganta, sino aquella que se manifiesta con llagas de mala calidad en las fauces, con calentura aguda, y otros accidentes, que expresaré prolijamente en la historia de ella. [...] El Garrotillo es una Angina ulcerada con malignidad, y grave peligro; y para que se entienda mejor: es cierta úlcera costrosa, maligna, y contagiosa, que hace perder la vida á muchos, ofende la garganta, y las fauces, y procede de un material espeso, y muy viciado. El Garrotillo se distingue de las Anginas inflamatorias, en que no hay en éstas llaga, ni mal olor en el principio, ni aumento [...]. Pero en las Anginas malignas, desde que comienzan, se descubren la llaga, y el fetor, sin que se deban atribuir á la supuracion, en que jamás terminan; pues el humor, que las produce, es de tan maligna índole, que apenas se detiene en la garganta, quando causa unas úlceras podridas, que facilmente corroen las partes, que tocan, interesando algunas veces hasta el hueso del paladar, y haciendo caer la campanilla á algunos enfermos.
      • 1809 Anónimo (Cretet) "Imperio Frances" [14-02-1809] Gazeta de Madrid (Madrid) Esp (HD)
        Imperio frances. Paris 26 de enero. Ministerio de lo Interior. El ministro de lo Interior, conde del Imperio: Habiendo visto el programa de 21 de julio de 1807 para el concurso abierto de órden de S. M. el Emperador y Rei sobre la enfermedad conocida con el nombre de croup ó angina membranosa, Despues de haber consultado con la escuela de medicina de Paris, resuelve: Articulo I. El término señalado al I.º de 1809 para el concurso abierto en órden al croup, se proroga al 31 de julio de este año.
      • 1820 Hurtado Mendoza, M. Trad Nuevos Principios Cirujía, Lafaye p. 160 Esp (BD)
        Al contrario, se adopta el método activo cuando la enfermedad, por su especie ó por la intensidad de sus síntomas, no permite que se la abandone únicamente á las fuerzas de la naturaleza: asi se prescribe un vomitivo en la saburra gástrica, la sangría en una inflamacion violenta &c. El método activo se convierte en perturbador, cuando se dirige á trastocar el curso de una enfermedad peligrosa, y cuyo fin es ordinariamente funesto: tal es el caso de Croup ó angina membranosa, de la apoplegía, de la fiebre atáxica &c.
      • 1827 Anónimo (J. LL. C.) Trad Clínica Médica Martinet [1827] p. 271 Esp (BD)
        Angina membranosa (croup en francés). [...] 482. Anatomía patológica. Una rubicundez mas ó menos notable, y que se disipa con bastante prontitud, se observa en la membrana mucosa de la laringe y de la parte superior de la tráquea, y en algunos casos aun en las membranas de las grande divisiones de los bronquios. Algunas veces está recubierta de falsas membranas, blanquecinas, pajicientas, ó parduzcas, tanto mas espesas cuanto mas intensa y mayor haya sido la inflamacion [...].
      • 1834 Anónimo "Terapéutica" [26-06-1834] Boletín de Medicina, Cirugía y Farmacia (Madrid) Esp (HD)
        Consideraciones sobre la angina membranosa y su curacion con el nitrato de plata.— Método curativo del doctor Guersent. El doctor Grendon ha publicado en los Archivos generales de medicina muchas observaciones de anginas membranosas, en las que produjo los mas felices resultados la cauterizacion con el nitrato de plata. [...] Una muger fue atacada repentinamente en el dia 4 de junio de 1825 de un dolor agudo en la region de la faringe. En esta época estaba reinando una angina en forma epidémica, que llevaba al sepulcro á la mayor parte de atacados. Fue llamado al momento Mr. Gendron, y encontró flogoseada la faringe, las amígdalas rojas é hinchadas, y matizadas de pequeños puntos blanquizcos. [...] En seguida Mr. Gendron se hace cargo de la marcha insidiosa de la enfermedad. Dice que en sus principios es poco grave, y que no presenta mas que los síntomas inflamatorios comunes; en el segundo periodo se desarrollan las falsas membranas en la superficie de las amígdalas, estendiéndose despues á la laringe y á la traquea. No hay por consiguiente que fiarse en los catarros de los niños, ni en las afecciones de garganta con una intermitencia bien declarada, porque á veces se presentan de repente los síntomas del croup laríngeo.
      • 1850 Drumen, J. Trat Patología, I p. 268 Esp (BD)
        De la angina lardácea ó seudo-membranosa. Sinonimia.— Ulcera siriaca.— Angina cremosa.— Gangrenosa.— Difterítica.— Maligna. La angina lardácea es una inflamacion de las amigdalas, velo del paladar y sus pilares, que a veces se propaga á la faringe, exófago y vias de la respiracion, caracterizada por la formacion de unas concreciones membranosas, blanquecinas ó cenicientas, mas ó menos tenaces que tienden á invadir las partes inmediatas, y va acompañada de la tumefaccion de los ganglones submaxilares, con un aparato de síntomas de mayor ó menor gravedad. [...] Pronóstico.— La angina lardácea es una enfermedad muy grave, sobre todo cuando reina de una manera epidémica, ó cuando las falsas membranas se estienden hácia las vias aéreas, en cuyo caso pueden poner al enfermo en un inminente peligro.
      • 1850 Drumen, J. Trat Patología, I p. 273 Esp (BD)
        De la angina gangrenosa. Sinonimia.— Angina gangrenosa.— Angina maligna.— Garrotillo. Definición.— Con el nombre de angina gangrenosa, se consignó por largos años en las obras de patología médica, una enfermedad pestilencial que hacía grandes estragos por los síntomas graves que la acompañaban, y cuyo asiento en la garganta determinaba la formacion de escaras gangrenosas. [...] Los fenómenos generales que caracterizan la angina gangrenosa, toman desde luego la forma tifoidea, acompañando á la afeccion de la garganta, y algunas veces á la erupcion cutánea, toda clase de desórdenes encefálicos, de una flegmasía pulmonal ó de la membrana mucosa del tubo digestivo.
      • 1850 Drumen, J. Trat Patología, I p. 276 Esp (BD)
        Sin embargo de que Stahll, Bretonneau, Trousseau, Deslandes, y Guersent pretenden establecer una completa identidad entre la angina gangrenosa y la difterítica, basta leer con detencion las descripciones de una y otra para conocer la distancia que las separa. Seria sumamente prolijo el hacer en este lugar la enumeracion minuciosa de todos los fenómenos, con los cuales señala Bretonneau la angina difterítica, por cuya razon solo darémos una sucinta idea de los mas culminantes. La fiebre errática generalmente poco pronunciada, la produccion de una concrecion peculiar, liquenosa, caduca, y fácil de desprenderse, la suspension aunque momentánea, de los progresos de la inflamacion difterítica, su asiento superficial que no puede dejar de serlo sin perder su principal atributo, etc.: todo esto no puede dejar la menor duda de la distincion que hay que establecer entre la angina gangrenosa y la difterítica, de Bretonneau.
      • 1854 Llorente Lázaro, R. Patología y Terapéutica veterinarias p. 172 Esp (BD)
        Angina croupal.— Croup.— Angina membranosa. Enfermedad en que á los peligros generales de las anginas se une el que ocasionan las falsas membranas que se forman en el interior de la laringe, y lo que es peor de la traquea y bronquios: aunque rara en los animales, se ha visto alguna vez en ellos en la juventud, que es la época en que tambien el hombre la padece.
      • 1854 Llorente Lázaro, R. Patología y Terapéutica veterinarias p. 172 Esp (BD)
        Angina maligna.— Angina gangrenosa. Es una afeccion verdaderamente tifoidea, carbuncosa, que se presenta con carácter epizoótico, que quita la vida á los animales en poco tiempo y que es el producto, como todas las enfermedades de esta naturaleza, de la accion de miasmas pútridos de los sitios pantanosos, y de todo género de focos de putrefaccion, y como tal nos ocuparemos de ella en los tifus carbuncosos. Tambien se llaman anginas gangrenosas á las que, inflamatorias en su principio, tienen luego esta funesta terminacion.
      • 1861 Iglesias, M. Memoria garrotillo [1862] p. 5 Esp (BD)
        Cristóbal Perez de Herrera crée ser el garrotillo una enfermedad maligna, pestilente y contagiosa, caracterizada por una especial inflamacion de la garganta, y acompañada de úlceras cancerosas y de costra semejantes al carbunco maligno [...]. Tales son las definiciones que hemos creído conveniente trascribir, y por las cuales puede deducirse fácilmente que el asiento y las lesiones anatómicas de la angina sofocante, asimilados á determinados objetos ó á enfermedades ya muy conocidas y observadas, constituyen su principal fundamento [...].
      • 1865 Vicente, J. Trat Enfermedades herpéticas p. 38 Esp (BD)
        El octavo niño, de cinco años, hijo de padre y madre herpéticos, tuvo solamente una angina diftérica con pseudomembranas que se extendian á todo el velo palatino, inclusa la úvula, pero nada en la laringe. Curacion con el mismo método. El noveno niño, igualmente herpético, fué atacado de laringitis estrídula, que produciendo los mismos fenómenos del croup, le asfixió rápidamente, á pesar de mis mayores esfuerzos.
      • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )

        Esta clase de angina maligna se expresa al exterior por el abultamiento de los ganglios submaxilares, dando lugar á una tumefaccion tan considerable del cuello y cara, que desfigura extraordinariamente al enfermo y progresando las adenítis terminan por supuracion, originando destrucciones tan grandes en el cuello, como el caso que cita Trousseau, en el que se formó un abceso que puso al descubierto la carótida primitiva. No se limita la angina á producir las concreciones y ulceraciones de cuello, sino que tambien por una accion especial determina la parálisis del velo del paladar, viéndose en este caso los pacientes imposibilitados de deglutir, pues los alimentos pasan á las fosas nasales por no obturar sus aberturas posteriores el velo paralizado.

      • 1876 Martín Pedro, E. Manual patología [1876] Esp (CDH )
        Y por último, en la angina maligna será conveniente una medicacion caterética, siendo el ácido clorhídrico el que mejores resultados ha dado en manos de Trousseau, pues á los demas se ha visto faltar en bastantes ocasiones.
      • 1888 Anónimo (Junta Municipal de Sanidad) Instrucciones propagación difteria p. 7 Esp (BD)
        La difteria, conocida de ordinario con los nombres de anginas gangrenosas ó garrotillo, es una enfermedad antigua, pero cuyos estragos en España se dejan sentir hace pocos años, á pesar de los progresos de la higiene, y de los recursos sanitarios puestos en práctica para evitar su reproducción y desarrollo.
      • 1889 Anónimo "Instituto Médico Audet" [26-11-1889] El País. Diario Republicano-Progresista (Madrid) Esp (HD)
        CURA DE LA DIFTERIA.— El Antidiftérico Audet (al sulfato calcio) es remedio de comprobada eficacia para curar el croup. Cura las anginas diftéricas Combate la sofocación y la asfixia, corta la tos ronca y sibilante, corrige la calentura, devuelve la voz, alza las fuerzas. Las falsas membranas se desprenden y se neutraliza la infección general diftérica.
      • 1895 Aragó, B. Tratado palomas [1895] Esp (CDH )
        angina diftérica ó crupal

        Se caracteriza por la presencia de membranas localizadas generalmente en la faringe, la laringe y aun la tráquea, habiéndose observado también en los intestinos. Se cree deberse esta enfermedad al cambio de clima, de costumbres, á los vientos fríos y húmedos, á las corrientes de aire, y más que nada al contagio, que algunos hacen extensivo á las personas, y sobre todo á los niños.

      • 1895 Aragó, B. Tratado palomas [1895] Esp (CDH )

        La pepita no es lo que el vulgo piensa; no es, como se ha escrito, una enfermedad en la cual la epidermis de la lengua se deseca y engruesa, impidiendo al ave que pueda beber. Designase con este nombre una enfermedad común á las palomas y demás aves de, corral, que consiste en una inflamación con producción de falsas membranas sobre la lengua y en la garganta.

        [...] Difícil es asignar una causa á este padecimiento, que representa con suficiente aproximación la angina membranosa del hombre.

      • 1905 Pardo Bazán, E. Quimera [1991] Esp (CDH )

        Al principio dedicaste toda tu ciencia —¡mira si es dedicar!— a robustecerme: tuviste que pelear como una fiera, mejor dicho, como un héroe, con mi delicadísima complexión y mi propensión a recoger el contagio o el germen infeccioso que pasase. ¿Te acuerdas de mi ataque de angina diftérica? *.

      • 1913 Anónimo "Medicina hogar" [15-03-1913] El Independiente (Ciudad de México) Mx (HD)
        La difteria, angina membranosa, se anuncia con una tos ronca muy significativa. Al principio se forman en la superficie de la laringe falsas membranas que pueden producir la asfixia: sin embargo, es muy fácil prever la difteria porque los gangliosos se infartan y se vuelven muy dolorosos. Tan pronto como se comprueban estos pródromos, se debe examinar inmediatamente el estado de la laringe y oír la opinión del médico. La duración de la difteria puede llegar a tres días [...].
      • 1926 Glz Fragoso, R. Talofitas [1926] Esp (CDH )

        La Bacteria de la difteria (Bacterium diphteriae)es la causa de dos terribles enfermedades de los niños, y aún de los adultos; la angina gangrenosa diftérica, y el crup, que pueden considerarse con localizaciones de una misma y única dolencia; variedades de esta misma atacan a las aves y a otros animales con más o menos intensidad. La difteria es conocida de muy antiguo, aún cuando la causa sólo la conozcamos muy recientemente. Areteo, en tiempo de los romanos, la describió bastante bien con el nombre de «úlcera pestilencial de Egipto», que no era otra cosa que la difteria. En 1765 Home, médico inglés, describe muy bien la difteria laríngea, a la que da el nombre de «crupe»aún hoy usado, pero creyendo equivocadamente que ninguna relación guarda con la angina.

      • 1932 Mtz Vargas, A. ¿Intubación o Traqueotomía? [01-09-1932] n.º 9, p. 459 Gaceta Médica de México (Ciudad de México) (HD)
        Fuí llamado por un colega para ver una niña de 30 meses. Tenía angina diftérica, cuello abultado por infartos ganglionares, con edema periganglionar, y garrotillo diftérico. Al examinar con mi dedo índice izquierdo el vestíbulo laringeo, hallé como tres abultamientos edematosos a nivel de la epiglotis y de los cartílagos aritenoideos. La asfixia era intensa y desconfiado del éxito de la intubación propuse la traqueotomia, pero la familia se opuso tenazmente y nos decidimos por transigir, introduciendo el tubo en la laringe.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        2. La angina herpética también es diagnosticada en la mayoría de los casos sin precisión, confundiéndola, ya con una angina catarral, ya con una angina seudomembranosa o diftérica, pues las vesículas ulceradas se recubren de un exudado blanco, seudomembranoso.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        1. La angina diftérica puede presentar un aspecto eritematoso, análogo al de una angina catarral vulgar, sobre todo el comienzo, en las formas benignas: aun cuando en la difteria hay que manejar siempre con cautela el pronóstico de benignidad, pues no es raro que las formas que parecen más leves se malignicen ulteriormente. La sospecha de la difteria, a pesar del aspecto vulgar de la amigdalitis, se acentuará en tiempo de epidemia, en el que toda angina, cualquiera que sea su aspecto, se deben considerar, en principio, como posiblemente diftérica.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        La investigación del bacilo, por examen directo y por cultivo, debe hacerse siempre, pero teniendo en cuenta que una angina (u otra lesión) diftérica proporciona, a veces, un examen negativo; hay que repetirlo y no darse por satisfecho si la sospecha clínica es importante; y que un portador de gérmenes puede padecer una angina vulgar y presentar bacilos en la lesión, sin que la angina sea diftérica.
      • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] Esp (CDH )
        El doctor Leclerc cuenta el caso de un senegalés que, después de haber padecido una angina diftérica, presentó pericarditis y pleuresía con edema de los miembros inferiores y albuminuria.
      • a1974 Avendaño Hübner, J. Perfiles medicina peruana [1983] Pe (CDH )
        Tuvo destacada actuación en la Sociedad de Medicina y como publicista "La Gaceta Médica", intervino en los debates motivados por las epidemias de Gripe en 1851, Fiebre amarilla al año siguiente, intensificada en 1854 y con la aparición de la Difteria denominada Angina membranosa.
      • 1975 Almeida, J. Cuidar niño [1975] Ar (CDH )
        En caso de repetidas anginas diftéricas en una casa, será necesario analizar la secreción salival de todos los habitantes, pues alguno de ellos puede ser un portador sano del bacilo de la difteria y sin embargo no padecerla, pero sí contagiar a los demás.
      • 1985 Lira, J. A. Medicina andina [1995] Pe (CDH )

        Más bien el wahise toma una nadita en aguardiente, para el mal viento, kkhaykkaskka,etc. También se lleva en el cuello, como escapulario defensivo, por las personas que sufren mareos y malos vientos. Igualmente, lo llevan las personas que sufren malas voluntades y se sienten hechizadas.

        Para todo esto se presta ese palito seco, es decir, como defensivo general. Además, sirve para preservar de la angina maligna, cuando se lleva como escapulario.

      • 1995 Cruz-Coke, R. Historia medicina chilena p. 282 Ch (BD)
        La Junta Suprema de Sanidad fue creada por O'Higgins por decreto del 30 de junio de 1822 para hacer frente a la inmensa gravedad y extensión de los problemas de higiene, salud y medicina que presentaba el país. [...] Como anota Ferrer, "las invasiones de antiguas epidemias y de nuevas enfermedades se sucedían implacablemente". El crup y la angina membranosa aparecieron en 1816, el cólera llegó en 1817 a 1820.
      • 2001 Cruz, E. Trad Terapéutica vías respiratorias, Cartier p. 37 (BD)
        Las anginas agudas se dividen en dos grandes clases, según que la inflamación quede superficial o penetre en lo profundo. I.— En la clase de las anginas superficiales, se distingue: a) La angina eritematosa, que puede hacerse catarral o pultácea; b) La angina de puntos blancos, lo más a menudo, con producciones vesiculosas, como la angina herpética; c) La angina con producciones diftéricas pseudomembranosas o falsas membranas, como la angina diftérica o "difteroide". II.— En la clase de las anginas profundas, distinguimos la angina edematosa, la angina flegmonosa o absceso de la faringe, la angina gangrenosa, etc. etc.
      • 2006 Laval R., E. "Garrotillo (Difteria)" [01-03-2006] vol. 23, n.º 1, p. 79 Revista Chilena de Infectología (Santiago de Chile) Ch (HD)
        Los españoles daban el nombre de "garrotillo" a la angina diftérica y al crup, si bien a veces incluían las amigdalitis agudas y otras anginas malignas, a causas del aspecto vultuoso, que tomaba la cara de los enfermos y que lo hacía comparable a la de los sometidos a la pena del "garrote", porque en los que sufrían este castigo, el cordel obraba en toda la circunferencia de la garganta y lo mismo ocurría en la enfermedad en cuestión [...]. [...] La "angina membranosa" se extendió por todo el mundo ocasionando pandemias mortíferas, que siguieron una periodicidad bastante regular cada 15 años [...].
      • 2014 Lázaro, M. "San Amaro" [27-05-2014] El País (Madrid) Esp (HD)
        La ruta por San Amaro se puede hacer por libre siguiendo cuatro itinerarios diseñados por el Ayuntamiento mediante mapas disponibles en gallego, español e inglés que se pueden recoger en la oficina situada a la entrada del cementerio. [...] Aquí yacen Wenceslao Fernández Flórez, autor de El boque [sic] animado, Eduardo Pondal, quien escribió la letra del himno gallego, Curros Enríquez o Manuel Murguía, marido de Rosalía de Castro. Y también descansan los restos de Conchita Picasso, hermana pequeña del pintor, quien murió en enero de 1895 víctima de una angina diftérica.
    2. s. f. Med. Con los modificadores acuosa, catarral, espuria, falsa, linfática o pituitosa, para referirse a la angina que se desarrolla en el catarro.
      docs. (1728-2017) 27 ejemplos:
      • 1728 Suárez Ribera, F. Remedios deplorados [1732] p. 258 Esp (BD)
        Ay vna especie de angina llamada espuria, y tambien por algunos flegmatica, ó limphatica, á la que tienen por menos peligrosa, porque escupen porciones limphaticas los que la padecen; pero yo la considero muy peligrosa, siendo lo que escupen crudo, y en corta quantidad; pues para poder libertarse, han de escupir mucho [...]. [...] En tan grande conflicto no he hallado mayor subsidio, que promptissimamente administrar vna ayuda eficacissima purgante, de modo, que pueda hazer evacuar gran porcion de flemas, y limphas por el vientre inferior, que assi se evacua reveliendo, y se facilita la respiracion [...].
      • 2017 Serrano Barrera, O. R. "Inmunología Cuba 1850" [01-01-2017] vol. 33, n. 2, p. 10 Revista Cubana de Hematología, Inmunología y Hemoterapia (La Habana) Cu (HD)
        El Dr. Juan Guiteras Gener, entonces Director Nacional de Sanidad, envió en 1911 a Alberto Recio Forns a los Estados Unidos para aprender con Russel el proceso de producción de la vacuna antitífica [...]. Ese año falleció Ignacio Calvo Cárdenas, quien había desarrollado un destacado trabajo sobre la utilización del suero antidiftérico en las anginas catarrales o no diftéricas.
      • 1728 Suárez Ribera, F. Remedios deplorados [1732] p. 258 Esp (BD)
        Ay vna especie de angina llamada espuria, y tambien por algunos flegmatica, ó limphatica, á la que tienen por menos peligrosa, porque escupen porciones limphaticas los que la padecen; pero yo la considero muy peligrosa, siendo lo que escupen crudo, y en corta quantidad; pues para poder libertarse, han de escupir mucho [...]. [...] En tan grande conflicto no he hallado mayor subsidio, que promptissimamente administrar vna ayuda eficacissima purgante, de modo, que pueda hazer evacuar gran porcion de flemas, y limphas por el vientre inferior, que assi se evacua reveliendo, y se facilita la respiracion [...].
      • 1741 Baguer Oliver, J. J. A. Floresta dissertaciones, I p. 198 Esp (BD)
        La Angina espurea, ó notha ocasionada por liquidos recrementosos, pituitosos, ó lymphaticos, se conoce lo primero, porque en ella no se advierte calentura, y quando la ay es levissima, se nota la Boca encharcada, y anesgada de espumajos lymphatico-viscosos.
      • 1757 Carballo Núñez Castro, J. I. Verdad desnuda p. 24 Esp (BD)
        En la Angina Aquosa, ó Pituitosa no tiene tan buen lugar la sangria. Usase de agua de limón tibia, en cantidad, ó en la proporcion, que señala el Methodo, de tres partes de agua y una de caldo. Se procurará el sudor, y movimiento de vientre con frequentes lavativas. Se recibirá á menudo en narices, boca, y fauces el vaho de agua caliente, y se aplicarán á la garganta apositos de agua de Malvas, con mas, ó menos calor, segun las circunstancias, y necessidad.
      • 1786 Galisteo Xiorro, J. Trad Aphorismos cirugia Boerhaave, VIII p. 39 Esp (BD)
        Llamase angina aquosa, edematosa, catarral tenue aquella impedida ó dolorosa respiracion, ó deglucion, ocasionada por un tumor linfatico de las partes mismas que sirven para estas funciones, ú de las inmediatas. Quando un tumor blanco, aquoso, frio, y sin ninguna señal de inflamacion, ocupa aquellas partes que sirven para la deglucion ó respiracion [...] se dice que hay una angina aquosa ó edematosa. [...] Aqui se hace tambien mencion de la catarral tenue. [...] la membrana mocosa que cubre lo interior de las narices, las fauces, el esofago, la trachiarteria &c. es el asiento del catarro [...].
      • 1795 Piñera Siles, B. Trad Tratado Materia Médicam Cullen, III p. 458 Esp (BD)
        [Nota al pie (B. P.)] El vinagre es un excelente resolutivo aplicado exteriormente, y dado por la boca [...]. Echado á las gárgaras en las anginas resuelve el tumor que ocasionaba la enfermedad, y excita una gran secrecion de la mocosidad que obstruia la garganta; tambien se le usa en la angina catarral mocosa y aun purulenta en vapores: se echa vinagre encima de un licor hirviendo, y se recibe su vapor, que es el mas enérgico resolutivo que se puede ordenar contra la angina [...].
      • 1805 Urbiquiain Muxica, R. Trad Medicina militar Colombier p. 64 Esp (BD)
        La angina catarral, llamada por otro nombre angina pituitosa, es precedida, ó acompañada de ronquera, de tos, de estornudos y de coriza. [...] la membrana que cubre las aberturas de la nariz, como tambien toda la parte posterior de la boca, el esófago se halla medianamente inflamado, el moco destinado á lubrificar estas partes se halla detenido en sus filtros [...].
      • 1839 Vidal, I. Trad Manual Medicina Hufeland, I p. 247 Esp (BD)
        Angina catarral (serosa, catarrhalis, rheumatica.) Los síntomas son, dolor mui lijero, pero con tumefaccion notable y secrecion de moco blanco y viscoso; las amígdalas y la campanilla suelen afectarse con mas frecuencia que las otras partes de la garganta [...]; regularmente se observa la coriza actual ó antecedente [...]. La afeccion no es de suyo peligrosa, pues solo es un simple catarro de la membrana mucosa; sin embargo hai casos en que puede comprometer la vida del enfermo á causa de la hinchazon de los órganos [...].
      • 1845 Álvarez, F. / Vela, M. / Rodrigo, J. Trad Patología Frank, XIV p. 85 Esp (BD)
        Se llama angina catarral (a) la que resulta de las vicisitudes atmosféricas, y está acompañada de tumefaccion de la membrana mucosa que tapiza las fáuces, sobre todo las amígdalas, de una secrecion abundante de mucosidades, y de dificultad en la deglucion mas considerable de lo que debia ser en razon del dolor. [...] [Nota al pie (a):] (a) Sinonimia. Angina linfática, angina bastarda, angina edematosa, angina catarral simple.
      • 1874 Szenger, E. "Escarlatina San Luis Potosí" [01-01-1874] p. 53 La Fraternidad (San Luis Potosí) Mx (HD)
        En la mayoría de los casos faltaron los prodromos, amaneciendo los enfermos generalmente con calentura intensa, y el cutis congestionado [...]; en 4 casos solamente pude observar, que los enfermos comenzaron con algun malestar, estado febril, dolor de garganta; al examinar ésta habia una angina catarral, tal vez con algunas manchas blancas, de modo, que en los primeros dias vaciló el diagnóstico, que solamente de los 2 hasta 4 dias se aclaró, cuando la erupcion de escarlatina se presentó en escena.
      • 1893 Pz Galdós, B. Torquemada [2002] Esp (CDH )

        Rebulló Fidela, y todos se informaron con vivo interés de su estado. Sentía quebranto de huesos, cefalalgia, incomodidad vivísima en la garganta. Quevedito diagnosticó una angina catarral sin importancia: cuestión de unos días de cama, abrigo, dieta, sudoríficos y una ligera medicación antifebrífuga.

      • 1919 Villegas, Á. "Inflamación amígdalas" [01-06-1919] n. 130, p. 6 Boletín Oficial de los Practicantes de Medicina y Cirugía (Madrid) Esp (HD)
        La angina catarral es bilateral, desde el comiezo [sic] presenta los caracteres generales de la inflamación, hiperemia, estancación en los linfáticos, extravasación de serosidad y neoformación celular, que da origen al aumento de tamaño, al enrojecimiento y al edema, participa de la inflamación la mucosa buco faríngea con sus caracteres propios, hay ptialismo muy frecuente. Puede presentarse como única localización de un proceso o ser síntoma de enfermedades, principalmente exantémicas y en la gripe.
      • 1933 Anfrúns, M. "Vacunaciones ejércitos" [01-01-1933] p. 295 Annals de l'Acadèmia de Medicina de Barcelona (Barcelona) Esp (HD)
        En el período de 1926 a 1930 la media anual de casos de escarlatina en la marina fué de 0'9 por mil, y la difteria, 0'6 por mil. [...] Estas enfermedades son generalmente muy benignas en la marina, y muchos de los caos de difteria no son típicos clínicamente; algunos de ellos son, probablemente, portadores de Coryne-bacterium, coincidiendo con anginas catarrales. Fuera de los establecimientos de educación, estas enfermedades se presentan, por lo general, con apariencia de tonsilitis folicular.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        B) Angina catarral habitual.– Aparece en épocas de frío, generalmente con tipo epidémico. Es eritematosa, raramente pultácea, muy febril, de breve duración. Afecta de preferencia a individuos jóvenes, portadores de hipertrofia linfática de las amígdalas (estado linfático: véase pág. 406).

      • 1966 Lpz Ibor, J. J. Neurosis [1966] Esp (CDH )

        A los treinta y cinco años, intervención quirúrgica con extirpación de útero, ovarios y apéndice. Anginas catarrales y reumatismo poliarticular agudo. Catarro pulmonar.

      • 1996 Jiménez-Landi, A. Institución Libre Enseñanza p. 305 Esp (BD)
        Según El Imparcial de 1 de abril, Romero Robledo, truchimán político, llamado el Pollo de Antequera, y entonces ministro de la Gobernación, sostuvo una conferencia con el propio Cánovas y con el Governador civil de Madrid, y el resultado fue la detención de don Francisco en condiciones inhumanas. Giner padecía una angina catarral, con fiebre alta, que le tenía en el lecho desde el día 30. En la tarde del 31 le dieron noticia de que había muerto, en Sevilla, su primo Juan Fernández Giner.
      • 2017 Serrano Barrera, O. R. "Inmunología Cuba 1850" [01-01-2017] vol. 33, n. 2, p. 10 Revista Cubana de Hematología, Inmunología y Hemoterapia (La Habana) Cu (HD)
        El Dr. Juan Guiteras Gener, entonces Director Nacional de Sanidad, envió en 1911 a Alberto Recio Forns a los Estados Unidos para aprender con Russel el proceso de producción de la vacuna antitífica [...]. Ese año falleció Ignacio Calvo Cárdenas, quien había desarrollado un destacado trabajo sobre la utilización del suero antidiftérico en las anginas catarrales o no diftéricas.
      • 1728 Suárez Ribera, F. Remedios deplorados [1732] p. 258 Esp (BD)
        Ay vna especie de angina llamada espuria, y tambien por algunos flegmatica, ó limphatica, á la que tienen por menos peligrosa, porque escupen porciones limphaticas los que la padecen; pero yo la considero muy peligrosa, siendo lo que escupen crudo, y en corta quantidad; pues para poder libertarse, han de escupir mucho [...]. [...] En tan grande conflicto no he hallado mayor subsidio, que promptissimamente administrar vna ayuda eficacissima purgante, de modo, que pueda hazer evacuar gran porcion de flemas, y limphas por el vientre inferior, que assi se evacua reveliendo, y se facilita la respiracion [...].
      • 1741 Baguer Oliver, J. J. A. Floresta dissertaciones, I p. 198 Esp (BD)
        La Angina espurea, ó notha ocasionada por liquidos recrementosos, pituitosos, ó lymphaticos, se conoce lo primero, porque en ella no se advierte calentura, y quando la ay es levissima, se nota la Boca encharcada, y anesgada de espumajos lymphatico-viscosos.
      • 1757 Carballo Núñez Castro, J. I. Verdad desnuda p. 24 Esp (BD)
        En la Angina Aquosa, ó Pituitosa no tiene tan buen lugar la sangria. Usase de agua de limón tibia, en cantidad, ó en la proporcion, que señala el Methodo, de tres partes de agua y una de caldo. Se procurará el sudor, y movimiento de vientre con frequentes lavativas. Se recibirá á menudo en narices, boca, y fauces el vaho de agua caliente, y se aplicarán á la garganta apositos de agua de Malvas, con mas, ó menos calor, segun las circunstancias, y necessidad.
      • 1786 Galisteo Xiorro, J. Trad Aphorismos cirugia Boerhaave, VIII p. 39 Esp (BD)
        Llamase angina aquosa, edematosa, catarral tenue aquella impedida ó dolorosa respiracion, ó deglucion, ocasionada por un tumor linfatico de las partes mismas que sirven para estas funciones, ú de las inmediatas. Quando un tumor blanco, aquoso, frio, y sin ninguna señal de inflamacion, ocupa aquellas partes que sirven para la deglucion ó respiracion [...] se dice que hay una angina aquosa ó edematosa. [...] Aqui se hace tambien mencion de la catarral tenue. [...] la membrana mocosa que cubre lo interior de las narices, las fauces, el esofago, la trachiarteria &c. es el asiento del catarro [...].
      • 1795 Piñera Siles, B. Trad Tratado Materia Médicam Cullen, III p. 458 Esp (BD)
        [Nota al pie (B. P.)] El vinagre es un excelente resolutivo aplicado exteriormente, y dado por la boca [...]. Echado á las gárgaras en las anginas resuelve el tumor que ocasionaba la enfermedad, y excita una gran secrecion de la mocosidad que obstruia la garganta; tambien se le usa en la angina catarral mocosa y aun purulenta en vapores: se echa vinagre encima de un licor hirviendo, y se recibe su vapor, que es el mas enérgico resolutivo que se puede ordenar contra la angina [...].
      • 1805 Ballano, A. Dicc medicina, I p. 211 Esp (BD)
        ANGINA Ó ESQUINANCIA. [...] La angina catarral, á la que algunos llaman falsa, comunmente no viene acompañada de calentura; se percibe en el fondo de la boca un ligero flogosis, que produce ordinariamente unos abscesillos, cuya curacion se abandona á la naturaleza; la dificultad de tragar es mas ó ménos incómoda, y es el accidente mas peligroso que la acompaña.
      • 1805 Urbiquiain Muxica, R. Trad Medicina militar Colombier p. 64 Esp (BD)
        La angina catarral, llamada por otro nombre angina pituitosa, es precedida, ó acompañada de ronquera, de tos, de estornudos y de coriza. [...] la membrana que cubre las aberturas de la nariz, como tambien toda la parte posterior de la boca, el esófago se halla medianamente inflamado, el moco destinado á lubrificar estas partes se halla detenido en sus filtros [...].
      • 1817 Guillén, M. J. Estragos viruelas p. 49 Esp (BD)
        La constitucion epidémica ha continuado la misma que en los dos meses anteriores, y de consiguiente las flecmasias de los sistemas cutaneo, mucoso y muscular han seguido manifestándose hasta el dia no con tan mal éxito como al principio [...]; de suerte, que de tres meses á esta parte no han reinado en esta ciudad sino catarros pulmonares, reumatismos agudos y crónicos, anginas catarrales y sarampiones, cuyos afectos han sido tratados por los métodos regulares, segun las animalias que han presentado.
      • 1822 San Germán, A. Trat elemental afectos esternos p. 248 Esp (BD)
        La inflamacion del velo del paladar, de la campanilla, de las amigdalas, del larinx y del farinx se llama angina [...]. Sin embargo que la angina es la inflamacion de estas partes, sucede algunas veces que el velo del paladar se hincha por congestion de linfa, y entonces se llama angina linfática.
      • 1839 Vidal, I. Trad Manual Medicina Hufeland, I p. 247 Esp (BD)
        Angina catarral (serosa, catarrhalis, rheumatica.) Los síntomas son, dolor mui lijero, pero con tumefaccion notable y secrecion de moco blanco y viscoso; las amígdalas y la campanilla suelen afectarse con mas frecuencia que las otras partes de la garganta [...]; regularmente se observa la coriza actual ó antecedente [...]. La afeccion no es de suyo peligrosa, pues solo es un simple catarro de la membrana mucosa; sin embargo hai casos en que puede comprometer la vida del enfermo á causa de la hinchazon de los órganos [...].
      • 1845 Álvarez, F. / Vela, M. / Rodrigo, J. Trad Patología Frank, XIV p. 85 Esp (BD)
        Se llama angina catarral (a) la que resulta de las vicisitudes atmosféricas, y está acompañada de tumefaccion de la membrana mucosa que tapiza las fáuces, sobre todo las amígdalas, de una secrecion abundante de mucosidades, y de dificultad en la deglucion mas considerable de lo que debia ser en razon del dolor. [...] [Nota al pie (a):] (a) Sinonimia. Angina linfática, angina bastarda, angina edematosa, angina catarral simple.
      • 1855 Pellicer, T. / Alvz Peralta, J. Trad Sistematización médica Teste p. 148 Esp (BD)
        Pocas enfermedades hay contra las cuales la pulsátila no haya sido ensayada; y su empleo ha sido coronado de feliz éxito en los casos en que existian algunos de los sintomas siguientes: [...] Coriza con pérdida del olfato ó mal olor en la nariz; flujo purulento por la ventanilla nasal derecha; epistáxis durante la coriza; angina catarral, con cefalalgia, piel húmeda, quemante y carencia de sed; bronquitis aguda [...].
      • 1861 Anónimo "Casos Hospital Homeopático Leopoldstadt" [01-01-1861] t. II, p. 284 El Criterio Médico (Madrid) Esp (HD)
        Angina catarral. En general fué muy grave, y rara vez se limitó á una sola de las tónsilas. En algunos casos, en los que por la repeticion de los ataques habia hipertrofia de las glándulas, era grande el peligro de sofocacion: imposibilidad de tragar el líquido necesario para el uso de los glóbulos, fiebre muy alta, cabeza aturdida, con dolor frontal, sueño perturbado, incesante cambio de postura, hinchazon de la úvula.
      • 1874 Szenger, E. "Escarlatina San Luis Potosí" [01-01-1874] p. 53 La Fraternidad (San Luis Potosí) Mx (HD)
        En la mayoría de los casos faltaron los prodromos, amaneciendo los enfermos generalmente con calentura intensa, y el cutis congestionado [...]; en 4 casos solamente pude observar, que los enfermos comenzaron con algun malestar, estado febril, dolor de garganta; al examinar ésta habia una angina catarral, tal vez con algunas manchas blancas, de modo, que en los primeros dias vaciló el diagnóstico, que solamente de los 2 hasta 4 dias se aclaró, cuando la erupcion de escarlatina se presentó en escena.
      • 1886 Anónimo "Estado sanitario Madrid" [05-12-1886] El Día (Madrid) Esp (HD)
        Los catarros de la laringe y de los bronquios, las pleuresías, y en menor número las pulmonías, han sido las enfermedades dominantes en esta semana. [...] Entre los niños es frecuente la angina catarral, apenas se presenta caso alguno de difteria, y las fiebres eruptivas no ofrecen por ahora motivo de alarma.
      • 1893 Pz Galdós, B. Torquemada [2002] Esp (CDH )

        Rebulló Fidela, y todos se informaron con vivo interés de su estado. Sentía quebranto de huesos, cefalalgia, incomodidad vivísima en la garganta. Quevedito diagnosticó una angina catarral sin importancia: cuestión de unos días de cama, abrigo, dieta, sudoríficos y una ligera medicación antifebrífuga.

      • 1919 Villegas, Á. "Inflamación amígdalas" [01-06-1919] n. 130, p. 6 Boletín Oficial de los Practicantes de Medicina y Cirugía (Madrid) Esp (HD)
        La angina catarral es bilateral, desde el comiezo [sic] presenta los caracteres generales de la inflamación, hiperemia, estancación en los linfáticos, extravasación de serosidad y neoformación celular, que da origen al aumento de tamaño, al enrojecimiento y al edema, participa de la inflamación la mucosa buco faríngea con sus caracteres propios, hay ptialismo muy frecuente. Puede presentarse como única localización de un proceso o ser síntoma de enfermedades, principalmente exantémicas y en la gripe.
      • 1926 Anónimo "Pomada Enebrol (Anuncio)" [10-12-1926] La Vanguardia (Barcelona) Esp (HD)
        De efectos más superiores que los de la tintura de todo, los revulsivos y las pomadas vexicantes. No irrita la piel, ni deja señal alguna. Su acción es altamente beneficiosa e todos los casos. Calma instantáneamente toda clase de dolores por agudos que sean. Cura el reumatismo articular y muscular, las anginas catarrales, las neuralgias faciales, los flemones, panadizos [...] y todos los procesos inflamatorios.
      • 1933 Anfrúns, M. "Vacunaciones ejércitos" [01-01-1933] p. 295 Annals de l'Acadèmia de Medicina de Barcelona (Barcelona) Esp (HD)
        En el período de 1926 a 1930 la media anual de casos de escarlatina en la marina fué de 0'9 por mil, y la difteria, 0'6 por mil. [...] Estas enfermedades son generalmente muy benignas en la marina, y muchos de los caos de difteria no son típicos clínicamente; algunos de ellos son, probablemente, portadores de Coryne-bacterium, coincidiendo con anginas catarrales. Fuera de los establecimientos de educación, estas enfermedades se presentan, por lo general, con apariencia de tonsilitis folicular.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        4. Cuarta enfermedad (alfombrilla escarlatinosa).– Su incubación es también larga: de nueve a veinte días. El eritema es el primer síntoma de esta enfermedad, generalmente sin fiebre, o con fiebre moderada. Es, como antes hemos dicho, de tipo escarlatiniforme. Empieza por el cuello y tórax, invadiendo todo el cuerpo y respetando o no la cara: cuando la invade, deja libre la piel peribucal. Se compone este eritema de máculas muy pequeñas y confluentes, muy rojas, aunque algo menos que las de la escarlatina. Otros síntomas: lengua saburrosa, no aframbuesada; faringitis; ligera angina catarral; adenopatías del cuello y nuca; fiebre ligera.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        2. La angina herpética también es diagnosticada en la mayoría de los casos sin precisión, confundiéndola, ya con una angina catarral, ya con una angina seudomembranosa o diftérica, pues las vesículas ulceradas se recubren de un exudado blanco, seudomembranoso.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        B) Angina catarral habitual.– Aparece en épocas de frío, generalmente con tipo epidémico. Es eritematosa, raramente pultácea, muy febril, de breve duración. Afecta de preferencia a individuos jóvenes, portadores de hipertrofia linfática de las amígdalas (estado linfático: véase pág. 406).

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        1. La angina diftérica puede presentar un aspecto eritematoso, análogo al de una angina catarral vulgar, sobre todo el comienzo, en las formas benignas: aun cuando en la difteria hay que manejar siempre con cautela el pronóstico de benignidad, pues no es raro que las formas que parecen más leves se malignicen ulteriormente.
      • 1952 Romano M., A. "Poliomielitis" [25-08-1952] El Informador (Guadalajara) Mx (HD)
        Aún no hay conciencia pública sobre la gravedad, contagiosidad y prevención de la Poliomielitis. [...] El peligro de contagiosidad principia desde el período de incubación (sin manifestaciones clínicas) hasta varias semanas (sin precisar cuantas) de la enfermedad. Por lo que se ve, es muy difícil saber, si el simple catarro febril o una angina catarral simple, va a terminar con un cuadro de Parálisis Infantil.
      • 1966 Lpz Ibor, J. J. Neurosis [1966] Esp (CDH )

        A los treinta y cinco años, intervención quirúrgica con extirpación de útero, ovarios y apéndice. Anginas catarrales y reumatismo poliarticular agudo. Catarro pulmonar.

      • 1996 Jiménez-Landi, A. Institución Libre Enseñanza p. 305 Esp (BD)
        Según El Imparcial de 1 de abril, Romero Robledo, truchimán político, llamado el Pollo de Antequera, y entonces ministro de la Gobernación, sostuvo una conferencia con el propio Cánovas y con el Governador civil de Madrid, y el resultado fue la detención de don Francisco en condiciones inhumanas. Giner padecía una angina catarral, con fiebre alta, que le tenía en el lecho desde el día 30. En la tarde del 31 le dieron noticia de que había muerto, en Sevilla, su primo Juan Fernández Giner.
      • 2017 Serrano Barrera, O. R. "Inmunología Cuba 1850" [01-01-2017] vol. 33, n. 2, p. 10 Revista Cubana de Hematología, Inmunología y Hemoterapia (La Habana) Cu (HD)
        El Dr. Juan Guiteras Gener, entonces Director Nacional de Sanidad, envió en 1911 a Alberto Recio Forns a los Estados Unidos para aprender con Russel el proceso de producción de la vacuna antitífica [...]. Ese año falleció Ignacio Calvo Cárdenas, quien había desarrollado un destacado trabajo sobre la utilización del suero antidiftérico en las anginas catarrales o no diftéricas.
    3. s. f. Med. Con los modificadores gangrenosa o pultácea, para referirse a la angina que se desarrolla con escaras y pus en la garganta.
      docs. (1774-2021) 23 ejemplos:
      • 1774 Carballo, J. I. Trad Cirujano instruido p. 13 Esp (BD)
        Los felices sucesos, que ha producido la sal de Saturno administrada por Mr. Raulin en la curacion de las inflamaciones de la garganta [...]. En el Diario de Medicina del mes de Junio de 1758, se lee á cerca de esto una carta mui expresiva, dirigida á Mr. Vandermonde por Mr. Bouchér, Médico célebre de Lila en Flances, que depues de haver usado inutilmente de todo género de remedios para curar una Angina gangrenosa, que desolaba los contornos de Lila, se determinó por fin á servirse de la sal de Saturno en un o de los enfermos que visitaba. Las escaras gangrenosas se havian estendido hasta cubrir gran parte de las agallas, y de los senos anteriores de la separacion.
      • 2021 Anónimo "Guillermo Andino salud" [09-05-2021] Aire de Santa Fe (Santa Fe) Ar (HD)
        Pasaron varios meses desde que Guillermo Andino se recuperó del coronavirus. Sin embargo, en los últimos días las alarmas volvieron a encenderse luego de presentar fuertes malestares, lo que lo obligó a ser hisopado. [...] "Desde el lunes pasado estoy con angina pultácea, con placas en la garganta, que es bacteriana y que me provoca mucho dolor al tragar. Como el cuadro viene acompañado de decaimiento en ocasiones puede confundirse con síntomas del coronavirus. Mi doctora me aconsejó reposo y no exponerme a los cambios de temperatura por cuatro días", se lo escuchó decir.
      • 1774 Carballo, J. I. Trad Cirujano instruido p. 13 Esp (BD)
        Los felices sucesos, que ha producido la sal de Saturno administrada por Mr. Raulin en la curacion de las inflamaciones de la garganta [...]. En el Diario de Medicina del mes de Junio de 1758, se lee á cerca de esto una carta mui expresiva, dirigida á Mr. Vandermonde por Mr. Bouchér, Médico célebre de Lila en Flances, que depues de haver usado inutilmente de todo género de remedios para curar una Angina gangrenosa, que desolaba los contornos de Lila, se determinó por fin á servirse de la sal de Saturno en un o de los enfermos que visitaba. Las escaras gangrenosas se havian estendido hasta cubrir gran parte de las agallas, y de los senos anteriores de la separacion.
      • 1788 Villaverde, F. Operaciones cirugía, II p. 76 Esp (BD)
        En las Anginas gangrenosas la calentura no se declara completamente hasta despues del tercero, ó quarto dia, y se advierte en las amígdalas, en la campanilla, y en los labios intumescencia grande, matizadas de manchas amarillas, líbidas, ú obscuras, que degeneran prontamente en apthas, ó pequeñas ulcerillas sórdidas, con la circunferencia dura, inflamada, y dolorosa. Estas, sino se socorren, profundizan hasta las narices, llegan al esóphago, á la laringe, á la áspera arteria, al estómago, y á los intestinos, &c. Entónces el enfermo despide por la boca fragmentos de las escaras, la voz es bronca [...].
      • 1795 Piñera Siles, B. Trad Tratado Materia Médicam Cullen, III p. 458 Esp (BD)
        [Nota al pie (B. P.)] El vinagre es un excelente resolutivo aplicado exteriormente, y dado por la boca [...]. Echado á las gárgaras en las anginas resuelve el tumor que ocasionaba la enfermedad, y excita una gran secrecion de la mocosidad que obstruia la garganta; tambien se le usa en la angina catarral mocosa y aun purulenta en vapores: se echa vinagre encima de un licor hirviendo, y se recibe su vapor, que es el mas enérgico resolutivo que se puede ordenar contra la angina; y estos humos muy animados por el vinagre son muy útiles en la angina gangrenosa [...], quando el humor virolento se fixa ácia esta época en las glándulas amigdalas, y ocasiona en ellas un infarto que alguna vez se hace gangrenoso y mortal.
      • 1805 Ballano, A. Dicc medicina, I p. 211 Esp (BD)
        ANGINA Ó ESQUINANCIA. [...] La angina gangrenosa por lo regular es epidémica y contagiosa: lo mas comun es que ataque á los niños; pero no se exceptúa ninguna edad: es muy raro que principie por frio: la calentura al principio es de poca consideracion; pero se aumenta hácia el tercer dia, observándose entónces una hinchazon en las amígdalas y la campanilla, que se convierte inmediatamente en aftas, como tambien las partes inmediatas. La abertura de los cadáveres nos ha enseñado que estas úlceras se extienden á la nariz, á la traquiarteria y bronquios, como tambien al esófago, estómago y los intestinos, formándose en todas partes unas costras á manera de escaras, que suelen arrojar los enfermos en los esputos [...].
      • 1819 Lorente, H. A. Trad Trat Enfermedades niños, Capuron, II p. 133 Esp (BD)
        La angina ordinaria no es mas que una flegmasía local [...]. La angina gangrenosa, por el contrario, es una afeccion general notable por una tendencia particular al delirio, y termina por úlceras superficiales ó profundas, y por escaras mas ó menos extensas, encarnadas, cenicientas, lívidas ó negras, segun su estado de moderacion ó de violencia; en fin, se empeora siempre con la sangría, purgates y refrescos.
      • 1848 Murrieta, J. L. Tratado enfermedades piel p. 33 Esp (BD)
        Tratamiento. [...] En el primer período de la escarlatina simple se deben usar las bebidas emolientes ó refrigerantes [...]. Cuando la erupcion marcha de un modo regular, todo el cuidado debe dirigirse á separar las causas que pudieran perturbarla: [...] en la angina pultácea, que coincide casi siempre con síntomas generales graves, las emisiones sanguíneas son por lo comun poco convenientes, á menos que algunas indicaciones especiales no reclamen su uso. Cuando la angina reviste el carácter gangrenoso, se recurrirá á los tónicos empleados esterior é interiormente.
      • 1876 Schz Ocaña, E. Trad Patología clínica médicas, Moynac p. 159 Esp (BD)
        Angina pultácea.— Es la angina de los malos estados generales, de los sugetos débiles, de los viejos; está caracterizada por placas blancas, exclusivamente formadas por un acúmulo de células epiteliales. Estas placas tienen un aspecto caseoso, se desprenden con mayor facilidad, la mucosa á que cubren se encuentra intacta, quizá un poco mas lisa y roja que las partes inmediatas.
      • 1894 Reboles Campos, G. Trad Lecciones clínica médica, Peter, III p. 323 Esp (BD)
        El 2 de mayo, el médico observa una placa blanquecina en la amígdala derecha y el pilar anterior del velo del paladar, y envia el enfermo al hospital. No era dudosa la difteria. Nótese bien la extension de la falsa membrana al velo del paladar [...]. Toda amigalitis puede provocar la proliferacion exagerada del epitelio glandular, que caracteriza la angina pultácea, pero no hay más que la falsa membrana diftérica que invada el velo del paladar; la angina pultácea queda localizada á los foliculos de la amigdala.
      • 1902 Millan Ponce, J. Medicina doméstica p. 180 Mx (BD)
        Angina pultácea. Esta angina la padecen los viejos y las personas debilitadas. Está caracterizada la «angina pultácea,» por placas blancas, formadas por una especie de queso y que se desprenden con mucha facilidad; al caer estas placas queda la mucosa intacta. Basta curar esta angina unos gargarismos astringentes de los que hemos señalado para las otras anginas.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 147 Esp (CDH )

        Los otros síntomasde la escarlatina son: angina eritematosa y pultácea; enantema de manchas rojas intensas en el velo del paladar; lengua, primero saburrosa y luego desepitelizada, aframbuesada; fiebre alta; adenopatías cervicales.

      • 1968 Anónimo (Soubiran) "Anginas clase" [20-01-1968] Blanco y Negro (Madrid) Esp (HD)
        Vienen luego las anginas de falsas membranas, acompañadas de síntomas más inquietantes [...]. La falsa membrana es mucho más gruesa y más adherente que la simple capa de la angina pultácea y el dolor al deglutir es muy vivo. Afortunadamente, la angina de falsas membranas se debe por regla general a gérmenes menos peligrosos que el bacilo diftérico, principalmente a estreptococos. El tratamiento antibiótico por vía general es necesario.
      • 1982 Araya, E. Luna [1982] Ch (CDH )

        A la mañana siguiente desperté con un dolor tremendo a la garganta y con mucha fiebre. Mi tía llamó al doctor, el cual, después de hacerme abrir la boca, meterme una cuchara, tomarme la temperatura, el pulso, etc., diagnosticó "angina pultácea"y recetó, entre otras cosas, diez días de cama.

      • 2005 Prats, G. Microbiología clínica p. 11 Esp (BD)
        La linfomonocitosis se acompaña de fiebre o febrícula, faringitis con frecuencia pultácea, exantema, poliadenomegalias y esplenomegalia, según el agente causal. La faringitis estreptocócica también produce angina pultácea, pero no se asocia al resto de signos y síntomas.
      • 2018 Anónimo "Atención primaria" [18-09-2018] La Voz (Zárate) Ar (HD)
        Ante los casos registrados de angina bacteriana en el país, desde la Secretaría de Salud de la Municipalidad de Zárate a cargo de Roxana Nuñez consideraron que “es muy importante conocer de qué se trata, cuáles son sus síntomas y cómo prevenirla”. En primer lugar, la angina bacteriana es una infección de la garganta producida por una bacteria y la más común es la por Streptococcus pyogenes de grupo A (angina pultácea).
      • 2021 Anónimo "Guillermo Andino salud" [09-05-2021] Aire de Santa Fe (Santa Fe) Ar (HD)
        Pasaron varios meses desde que Guillermo Andino se recuperó del coronavirus. Sin embargo, en los últimos días las alarmas volvieron a encenderse luego de presentar fuertes malestares, lo que lo obligó a ser hisopado. [...] "Desde el lunes pasado estoy con angina pultácea, con placas en la garganta, que es bacteriana y que me provoca mucho dolor al tragar. Como el cuadro viene acompañado de decaimiento en ocasiones puede confundirse con síntomas del coronavirus. Mi doctora me aconsejó reposo y no exponerme a los cambios de temperatura por cuatro días", se lo escuchó decir.
      • 1774 Carballo, J. I. Trad Cirujano instruido p. 13 Esp (BD)
        Los felices sucesos, que ha producido la sal de Saturno administrada por Mr. Raulin en la curacion de las inflamaciones de la garganta [...]. En el Diario de Medicina del mes de Junio de 1758, se lee á cerca de esto una carta mui expresiva, dirigida á Mr. Vandermonde por Mr. Bouchér, Médico célebre de Lila en Flances, que depues de haver usado inutilmente de todo género de remedios para curar una Angina gangrenosa, que desolaba los contornos de Lila, se determinó por fin á servirse de la sal de Saturno en un o de los enfermos que visitaba. Las escaras gangrenosas se havian estendido hasta cubrir gran parte de las agallas, y de los senos anteriores de la separacion.
      • 1788 Villaverde, F. Operaciones cirugía, II p. 76 Esp (BD)
        En las Anginas gangrenosas la calentura no se declara completamente hasta despues del tercero, ó quarto dia, y se advierte en las amígdalas, en la campanilla, y en los labios intumescencia grande, matizadas de manchas amarillas, líbidas, ú obscuras, que degeneran prontamente en apthas, ó pequeñas ulcerillas sórdidas, con la circunferencia dura, inflamada, y dolorosa. Estas, sino se socorren, profundizan hasta las narices, llegan al esóphago, á la laringe, á la áspera arteria, al estómago, y á los intestinos, &c. Entónces el enfermo despide por la boca fragmentos de las escaras, la voz es bronca [...].
      • 1795 Piñera Siles, B. Trad Tratado Materia Médicam Cullen, III p. 458 Esp (BD)
        [Nota al pie (B. P.)] El vinagre es un excelente resolutivo aplicado exteriormente, y dado por la boca [...]. Echado á las gárgaras en las anginas resuelve el tumor que ocasionaba la enfermedad, y excita una gran secrecion de la mocosidad que obstruia la garganta; tambien se le usa en la angina catarral mocosa y aun purulenta en vapores: se echa vinagre encima de un licor hirviendo, y se recibe su vapor, que es el mas enérgico resolutivo que se puede ordenar contra la angina; y estos humos muy animados por el vinagre son muy útiles en la angina gangrenosa [...], quando el humor virolento se fixa ácia esta época en las glándulas amigdalas, y ocasiona en ellas un infarto que alguna vez se hace gangrenoso y mortal.
      • 1805 Ballano, A. Dicc medicina, I p. 211 Esp (BD)
        ANGINA Ó ESQUINANCIA. [...] La angina gangrenosa por lo regular es epidémica y contagiosa: lo mas comun es que ataque á los niños; pero no se exceptúa ninguna edad: es muy raro que principie por frio: la calentura al principio es de poca consideracion; pero se aumenta hácia el tercer dia, observándose entónces una hinchazon en las amígdalas y la campanilla, que se convierte inmediatamente en aftas, como tambien las partes inmediatas. La abertura de los cadáveres nos ha enseñado que estas úlceras se extienden á la nariz, á la traquiarteria y bronquios, como tambien al esófago, estómago y los intestinos, formándose en todas partes unas costras á manera de escaras, que suelen arrojar los enfermos en los esputos [...].
      • 1807 Paz Rdz, J. M. Explicación farmacopea [1807] 201 Esp (CDH )
        Tambien ha aprovechado en la angina gangrenosa, no solo tomada interiormente á una dósis que no pueda excitar el sudor, sino tambien usada en gargarismas, compuestas del cocimiento de esta Raiz, de bayas de zumaque y un poco de alumbre.
      • 1819 Lorente, H. A. Trad Trat Enfermedades niños, Capuron, II p. 133 Esp (BD)
        La angina ordinaria no es mas que una flegmasía local [...]. La angina gangrenosa, por el contrario, es una afeccion general notable por una tendencia particular al delirio, y termina por úlceras superficiales ó profundas, y por escaras mas ó menos extensas, encarnadas, cenicientas, lívidas ó negras, segun su estado de moderacion ó de violencia; en fin, se empeora siempre con la sangría, purgates y refrescos.
      • 1827 Anónimo (J. LL. C.) Trad Clínica Médica Martinet [1827] p. 344 Esp (BD)
        Angina pultacea. 611. Signos diagnósticos. Angina muy ligera con formacion de costras ó vedijas de una materia blanca, parda, ó pajiza, parecida al queso, y que recubre aquí y allí la membrana mucosa inflamada: se la puede arrancar fácilmente con los dedos; pero se vuelve á formar poco á poco, hasta que ultimamente se arroja por la espuicion.
      • 1839 Machado, A / Cevallos, J. Trad Medicina clínica Rostan I [1839] p. 273 Esp (BD)
        Se ha descrito con el nombre de angina pultácea una especie de angina que se diferencia bastante de la que acabamos de describir: no sabemos si esta distincion merece conservarse, y si el producto de una secrecion de materia caseiforme es base suficientemente sólida para fundar una especie ó un género de enfermedad [...]. Sea como quiera, sus caractéres funcionales tópicos son los mismos que los de la angina simple; pero la inspeccion de la parte nos manifiesta sobre el velo del paladar, la faringe y las amígdalas, porciones de materia pultácea, gris, amarilla, blanca, caseosa, formando masas irregulares, blandas, que se pueden desprender con el dedo, las que se reproducen con mucha prontitud de la noche á la mañana. [...] En la descripcion que de esta especie de angina hicieron, con algunas ligeras diferencias, Fothergill, Huxham y Planchon, se ve que acompañaba constantemente á la escarlatina.
      • 1848 Murrieta, J. L. Tratado enfermedades piel p. 33 Esp (BD)
        Tratamiento. [...] En el primer período de la escarlatina simple se deben usar las bebidas emolientes ó refrigerantes [...]. Cuando la erupcion marcha de un modo regular, todo el cuidado debe dirigirse á separar las causas que pudieran perturbarla: [...] en la angina pultácea, que coincide casi siempre con síntomas generales graves, las emisiones sanguíneas son por lo comun poco convenientes, á menos que algunas indicaciones especiales no reclamen su uso. Cuando la angina reviste el carácter gangrenoso, se recurrirá á los tónicos empleados esterior é interiormente.
      • 1857 Anónimo Trad Patología, Grisolle, I p. 245 Esp (BD)
        La angina faríngea acompañada de secrecion morbosa que se observa en ciertas escarlatas con muchísima frecuencia, y que á su debido tiempo dijimos llevar el nombre de angina pultácea, se diferencia clarísimamente de la pseudo-membranosa.en aquella la exudacion blanca, parecida al queso, permanece encima del tejido casi sin la menor adherencia [...] y cuyo color es rojo de frambuesa.
      • 1864 Anónimo (P. A. G.) "Trad Angina (Continuación)" [25-10-1864] El Criterio Médico (Madrid) Esp (HD)
        Angina gangrenosa. Esta especie de faringitis está constituida por el desarrollo de escaras que penetran más ó menos en los tejidos. Es mucho más rara que las otras. Segun Valleix, la gangrena de la faringe se muestra siempre en el curso de otra enfermedad (sarampion, escarlatina, viruela, pulmonía, peritonitis, fiebre tifoidea, etc.).
      • 1876 Schz Ocaña, E. Trad Patología clínica médicas, Moynac p. 159 Esp (BD)
        Angina pultácea.— Es la angina de los malos estados generales, de los sugetos débiles, de los viejos; está caracterizada por placas blancas, exclusivamente formadas por un acúmulo de células epiteliales. Estas placas tienen un aspecto caseoso, se desprenden con mayor facilidad, la mucosa á que cubren se encuentra intacta, quizá un poco mas lisa y roja que las partes inmediatas.
      • 1887 Corral Mairá, M. Estudio difteria p. 72 Esp (BD)
        Primeramente, en la angina pultácea los caractéres locales tienen mucha relacion en cuanto al primer aspecto de vista con los del primer período de la difteria, pues el punto donde se presenta la inflamacion está rojo, tumefacto y cubierto de una concrecion informe, blanco, que tiene algo de parecido con la pseudo-membrana diftérica; este solo parecido ha hecho confundir (á algunos profesores poco avezados á ver diftéricos) la angina pultácea con la pseudo-membranosa [...]. El aspecto caseoso de la angina pultácea y el no poder desprender este producto en forma de colgajo, como en la difteria, nos evitará diagnosticar equivocadamente.
      • 1894 Reboles Campos, G. Trad Lecciones clínica médica, Peter, III p. 323 Esp (BD)
        El 2 de mayo, el médico observa una placa blanquecina en la amígdala derecha y el pilar anterior del velo del paladar, y envia el enfermo al hospital. No era dudosa la difteria. Nótese bien la extension de la falsa membrana al velo del paladar [...]. Toda amigalitis puede provocar la proliferacion exagerada del epitelio glandular, que caracteriza la angina pultácea, pero no hay más que la falsa membrana diftérica que invada el velo del paladar; la angina pultácea queda localizada á los foliculos de la amigdala.
      • 1902 Millan Ponce, J. Medicina doméstica p. 180 Mx (BD)
        Angina pultácea. Esta angina la padecen los viejos y las personas debilitadas. Está caracterizada la «angina pultácea,» por placas blancas, formadas por una especie de queso y que se desprenden con mucha facilidad; al caer estas placas queda la mucosa intacta. Basta curar esta angina unos gargarismos astringentes de los que hemos señalado para las otras anginas.
      • 1928 Errecart, P. L. "Examen faringe" [01-09-1928] n. 325, p. 1837 Revista del Círculo Médico Argentino y Centro Estudiantes de Medicina (Buenos Aires) Ar (HD)
        La odinofagia puede ser más o menos acentuada en las anginas catarrales. En el primer estado o cuando ellas son muy leves, la mucosa se presenta de una coloración rojiza intensa (angina eritematosa); en un período más avanzado o si la infección es más virulenta, la secreción de la mucosa que aumenta en cantidad se extende sobre toda la región faríngea (angina catarral aguda), y si a ello se suele agregar la formación de un exudado cremoso no adherente, sin aspecto fibrinoso, en algunos casos (angina pultácea).
      • 1932 Barrio Medina, J. "Jueves Instituto Rubio" [01-02-1932] p. 40 Revista Ibero-Americana de Ciencias Médicas (Madrid) Esp (HD)
        Al año fuimos avisados para ver la enferma, pues había tenido intensa epistaxis que requirió una cauterización del vaso, y su estado anémico era muy intenso. Fiebre alta, escalofríos. Aftas gingivales. Angina pultácea y cuadro de leucemia aguda que describiremos después. La enferma murió a los ocho días de nuestra visita, con marcha septicémica.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 147 Esp (CDH )

        Los otros síntomasde la escarlatina son: angina eritematosa y pultácea; enantema de manchas rojas intensas en el velo del paladar; lengua, primero saburrosa y luego desepitelizada, aframbuesada; fiebre alta; adenopatías cervicales.

      • 1968 Anónimo (Soubiran) "Anginas clase" [20-01-1968] Blanco y Negro (Madrid) Esp (HD)
        Vienen luego las anginas de falsas membranas, acompañadas de síntomas más inquietantes [...]. La falsa membrana es mucho más gruesa y más adherente que la simple capa de la angina pultácea y el dolor al deglutir es muy vivo. Afortunadamente, la angina de falsas membranas se debe por regla general a gérmenes menos peligrosos que el bacilo diftérico, principalmente a estreptococos. El tratamiento antibiótico por vía general es necesario.
      • 1982 Araya, E. Luna [1982] Ch (CDH )

        A la mañana siguiente desperté con un dolor tremendo a la garganta y con mucha fiebre. Mi tía llamó al doctor, el cual, después de hacerme abrir la boca, meterme una cuchara, tomarme la temperatura, el pulso, etc., diagnosticó "angina pultácea"y recetó, entre otras cosas, diez días de cama.

      • 2005 Prats, G. Microbiología clínica p. 11 Esp (BD)
        La linfomonocitosis se acompaña de fiebre o febrícula, faringitis con frecuencia pultácea, exantema, poliadenomegalias y esplenomegalia, según el agente causal. La faringitis estreptocócica también produce angina pultácea, pero no se asocia al resto de signos y síntomas.
      • 2018 Anónimo "Atención primaria" [18-09-2018] La Voz (Zárate) Ar (HD)
        Ante los casos registrados de angina bacteriana en el país, desde la Secretaría de Salud de la Municipalidad de Zárate a cargo de Roxana Nuñez consideraron que “es muy importante conocer de qué se trata, cuáles son sus síntomas y cómo prevenirla”. En primer lugar, la angina bacteriana es una infección de la garganta producida por una bacteria y la más común es la por Streptococcus pyogenes de grupo A (angina pultácea).
      • 2021 Anónimo "Guillermo Andino salud" [09-05-2021] Aire de Santa Fe (Santa Fe) Ar (HD)
        Pasaron varios meses desde que Guillermo Andino se recuperó del coronavirus. Sin embargo, en los últimos días las alarmas volvieron a encenderse luego de presentar fuertes malestares, lo que lo obligó a ser hisopado. [...] "Desde el lunes pasado estoy con angina pultácea, con placas en la garganta, que es bacteriana y que me provoca mucho dolor al tragar. Como el cuadro viene acompañado de decaimiento en ocasiones puede confundirse con síntomas del coronavirus. Mi doctora me aconsejó reposo y no exponerme a los cambios de temperatura por cuatro días", se lo escuchó decir.
    4. Acepción en desuso
    5. s. f. Med. Con el modificador convulsiva, para referirse a la angina que se desarrolla con contracciones musculares violentas e intermitentes.
      docs. (1785-1845) 6 ejemplos:
      • 1785 Venegas, J. M. Compendio medicina [1788] p. 15 Mx (BD)
        La angina convulsiva es aquella, en que siendo imperceptible la hinchazon, se miran los enfermos sufocarse, y arrojar espumas por la boca: la sed es ardentisima, la saliva glutinosa, la voz con silvidos, y la respiracion estertorosa, acompañando á estos síntomas las señales de las fiebres Ardiente, Maligna ó Petechial. La causa inmediata es la convulsion de los ligamentos ó cuerdas vocales de la glotis.
      • 1845 Alonso, F. / Escolar, S. Trad Médico práctico, Valleix, I p. 205 Esp (BD)
        Si consultamos, por ejemplo, los aforismos de Boerhaave [...] encontramos en ellos una descripcion rápida de un estado patológico, á que dicho autor dió el nombre de angina convulsiva. Pudiera creerse, á primera vista, que esta descripcion se refiere en realidad á la laringitis estridula; pero pronto se advierte que la pretendida afeccion particular es solo un síntoma mas ó menos violento de diferentes neurosis como la histeria, la epilepsia, etc. Es una aproximacion violenta la que hizo Boerhaave de este fenómeno, colocándole en la categoría de las anginas.
      • 1785 Venegas, J. M. Compendio medicina [1788] p. 15 Mx (BD)
        La angina convulsiva es aquella, en que siendo imperceptible la hinchazon, se miran los enfermos sufocarse, y arrojar espumas por la boca: la sed es ardentisima, la saliva glutinosa, la voz con silvidos, y la respiracion estertorosa, acompañando á estos síntomas las señales de las fiebres Ardiente, Maligna ó Petechial. La causa inmediata es la convulsion de los ligamentos ó cuerdas vocales de la glotis.
      • 1786 Galisteo Xiorro, J. Trad Aphorismos cirugia Boerhaave, VIII p. 19 Esp (BD)
        Convulsiva. La convulsion propiamente tal solo se experimenta en los musculos, [...]: luego quando qualquiera causa de convulsion ocupa los musculos que sirven á la deglucion ó respiracion, puestos sobre el pulmon ó el estomago, esta enfermedad se llamará angina convulsiva.
      • 1792 Sinnot, P. Trad Medicina doméstica Buchan II [1792] p. 305 Esp (BD)
        Conocense otras dos especies de esquinancias: á la primera se dá el nombre de convulsiva-paralitica, con motivo de dimanar de la perlesia de los órganos que sirven para tragar y respirar; pero la puede ocasionar la deslocacion de una ó muchas vértebras del cuello. [...] La angina convulsiva, ocasionada por la perlesia de los órganos de la respiracion y degluticion, pide los remedios de la perlesia [...]. La otra, dimanada de la deslocacion de una ó muchas vértebras del cuello, es por fortuna muy rara, y casi siempre mortal. La pueden ocasionar en los niños las convulsiones, y los parasismos violentos de epilepsia en los adultos.
      • 1805 Ballano, A. Dicc medicina, I p. 212 Esp (BD)
        ANGINA Ó ESQUINANCIA. [...] La angina convulsiva principia por una gran dificultad de tragar y respirar, sin que se presente ni inflamacion, ni rubicundez, ni tumor, sofocando freqüentemente al enfermo en pocas horas [...]. Los síntomas mas freqüentes que la caracterizan son lengua inflamada con espuma en la boca, el pulso intermitente, las convulsiones &c. Algunas veces se ha observado que esta inflamacion se extiende á los pulmones ó á las partes externas del cuello, siendo fácil de juzgar qual de estos accidentes es mas temible.
      • 1830 Torrecilla, V. Trad Tratado Fisiologia, II p. 315 Esp (BD)
        En las inflamaciones del parenquima se infiltra á veces la sangre con una violencia y una rapidez mas ó menos grandes, en mas ó menos estension del pulmon. [...] La corta porcion de aire que entra en el pecho y la dificultad con que se introduce en esta cavidad durante los paroxismos del asma, de la angina convulsiva, de la coqueluche y de otras afecciones análogas, justificaría esta congetura, que aun necesita sin embargo, lo repito, del apoyo de investigaciones ulteriores.
      • 1845 Alonso, F. / Escolar, S. Trad Médico práctico, Valleix, I p. 205 Esp (BD)
        Si consultamos, por ejemplo, los aforismos de Boerhaave [...] encontramos en ellos una descripcion rápida de un estado patológico, á que dicho autor dió el nombre de angina convulsiva. Pudiera creerse, á primera vista, que esta descripcion se refiere en realidad á la laringitis estridula; pero pronto se advierte que la pretendida afeccion particular es solo un síntoma mas ó menos violento de diferentes neurosis como la histeria, la epilepsia, etc. Es una aproximacion violenta la que hizo Boerhaave de este fenómeno, colocándole en la categoría de las anginas.
    6. s. f. Med. Con los modificadores escarlatínica o escarlatinosa, para referirse a la angina que se desarrolla en la escarlatina.
      docs. (1804-2016) 18 ejemplos:
      • 1804 Anónimo Trad Calentura Rush I [1804] p. 9 Esp (BD)
        El tiempo que se mantuvo templado en Diciembre y Enero, se enfrió por Febrero, y continuó reynando el garrotillo durante este mes con síntomas tan inflamatorios, que exigiéron á veces dos sangrias; y mucha gente se quejó este mes de dolores y entumecimiento de las mandíbulas. Algunos quantos adoleciéron de la angina escarlatinosa. Los garrotillos, los dolores de las mandíbulas, y la escarlatina continuáron todo el mes de Marzo, en cuyo tiempo me llamáron para ver dos casos de pleuresía ó dolor de costado, que termináron en una manía pasagera.
      • 2016 Baena, N. "Vivir con dolor" [11-01-2016] El Mundo (Madrid) Esp (HD)
        Sin llegar a ese extremo, Araceli recuerda haber pasado casi toda su vida con dolor. «Comenzó a los 12 años -recuerda-, cuando sufrí unas anginas escarlatinosas que me tuvieron una semana en la cama porque no podía moverme». Después de la enfermedad, piernas, brazos y rodillas le dolían de forma continua, al tiempo que padecía mucho de la garganta. Cuando, por fin, a los 32 años le extirparon las amígdalas, los dolores se calmaron para volver a la vejez, producto del desgaste de las vértebras lumbares y de un persistente pinchazo en el costado izquierdo.
      • 1804 Anónimo Trad Calentura Rush I [1804] p. 9 Esp (BD)
        El tiempo que se mantuvo templado en Diciembre y Enero, se enfrió por Febrero, y continuó reynando el garrotillo durante este mes con síntomas tan inflamatorios, que exigiéron á veces dos sangrias; y mucha gente se quejó este mes de dolores y entumecimiento de las mandíbulas. Algunos quantos adoleciéron de la angina escarlatinosa. Los garrotillos, los dolores de las mandíbulas, y la escarlatina continuáron todo el mes de Marzo, en cuyo tiempo me llamáron para ver dos casos de pleuresía ó dolor de costado, que termináron en una manía pasagera.
      • 1819 Lorente, H. A. Trad Trat Enfermedades niños, Capuron, II p. 67 Esp (BD)
        El ataque de la garganta no se observó en la escarlatina epidémica descrita por Sydenham, como ni tampoco en los ejemplares de la misma enfermedad citados por Dover, Gorter, Junker, Plenciz, Cullen, Frank, Corvisart y Gardien. Por lo mismo seria un desatino concluir con Rumsey que la angina ó ataque de la garganta constituye el carácter esencial de la enfermedad, y que la escarlatina no es mas que un síntoma; en una palabra, la denominacion de angina escarlatinosa, propuesta por los doctores Fizeau, Pistolet y Colin, no está apoyada ni confirmada por la observacion.
      • 1844 Anónimo "Belladona Escarlatina epidémica" [06-05-1844] El Siglo Diez y Nueve (Ciudad de México) Mx (HD)
        M. Lens nos ha referido el hecho de una señora viuda de un médico y con muchos hijos; sacó de una casa de pension á una hija atacada de escarlatina; se aplicó la belladona como preservativo á toda la familia y nadie fué invadido; pero la madre que á causa de su edad habia creido no estar espuesta al contagio, y la única que se habia abstenido del remedio, fué acometida de una angina escarlatinosa de las mas intensas, con erupcion de la misma naturaleza, limitada al cuello y al pecho.
      • 1872 Pz Obón, J. / Glz Hidalgo, J. Trad Trat enfermedades infancia Vogel p. 500 Esp (BD)
        Si bien es fácil diagnosticar con seguridad la escarlatina rudimentaria de la primera especie, no sucede lo mismo con la de la segunda, pues en esta es casi imposible evitar las confusiones con las anginas simples, que los niños pueden contraer durante el periódo de una epidemia de escarlatina. En la angina escarlatinosa son los signos característicos: gran estension de la rubicundez, lengua aframbuesada, raros abscesos en las amigdalas y fiebre violenta, síntomas todos que siempre pueden presentarse, aun fuera de toda escarlatina y angina simple [...].
      • 1894 Fdz Palacios, A. "Vacuna anti-diftérica" [19-12-1894] Crónica Meridional (Almería) Esp (HD)
        Los enfermos que no tengan el bacilo típico, aunque presenten todos los síntomas del visu de la diftéria, se curan prontamente sin inyecciones, solo con atender á su estado general y hacer lavados locales con agua esterilizada. [...] Si á todos los entrados se hace una inyección de suero, tratándose en algunos casos de anginas catarrales ó granulosas, de laringitis catarrales y aún de angina escarlatinosa y coqueluche, como he observado algún caso, y la inoculación no ha producido en los enfermitos trastorno alguno, ó á lo más, benigna roseola.
      • 1901 Anónimo "Anginas escarlatina" [15-01-1901] Revista de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
        En un poco más de la mitad de los casos en que la angina escarlatinosa ha presentado estos caracteres seudo-membranosos (62 veces sobre 102), ha sido imposible establecer, por el solo examen clínico, si se trataba ó no de la difteria. [...] La conclusión práctica que puede sacarse de estos hechos es que, tan luego como una angina escarlatinosa reviste un carácter seudo-membranoso, hay que recurrir —sin aguardar el resultado del examen bacteriológico— á las inyecciones de suero antidiftérico, se cual fuere el período de la enfermedad en el cual sea efectúe esa transformación.
      • 1914 Blanco Arránz, F. "Ley epizootias" [01-01-1914] p. 405 El Monitor Sanitario (Madrid) Esp (HD)
        Otro grupo de enfermedades infecciosas del hombre y los animales, que en parte son propagables recíprocamente, y también, como las ya mencionadas, pueden ser propagadas con seguridad ó con gran probabilidad por el mismo germen infeccioso, como son la erisipela, malaria, hemoglobinuria, disentería amibiana, [...] y la enfermedad observada por Petrowski en las estepas kirgissen en bueyes, carneros y cabras, idéntica á la escarlatina del hombre, y en la fauce de cuyos animales se ha encontrado el mismo streptococo como en la angina escarlatinosa.
      • 1932 Anónimo "Escarlatina" [24-12-1932] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
        La escarlatina evoluciona en cuatro períodos: incubación, que dura de 4 a 14 días, invasión, erupción y descamación. La invasión aparece con una inflamación intensa de la garganta (angina escarlatinosa). Se presenta además un escalofrío intenso seguido de fiebre alta, que a menudo se acompaña de vómitos, molestias, decaimiento general, etc.
      • 1948 Anónimo "Diagnostico estados comatosos (Reseña)" [01-01-1948] p. 133 La Crónica Médica (Lima) Pe (HD)
        El análisis de la sangre será imprescindible en muchos casos para dilucidar las dudas sobre uremia, sobre coma sifilítico, sobre coma hepático [...]. Por último, no se omitirá el examen de otros órganos internos, tales como bazo en la malaria y en la tifoidea, hígado (cirrosis, cáncer hepático, tifoidea), rinofaringe (angina escarlatinosa), genitales (eclampsia en el embarazo, etc.).
      • 1990 Sandner, O. Sida [1990] Ve (CDH )

        En los enfermos de ARS, SIDAo ya en los HIV positivos, se ha visto esta gingivitis necrosante evolucionando en forma atípica, con una simple necrosis del borde gingival y de las papilas sin reacción inflamatoria (fig. 35) o bien produciendo ulceraciones profundas y procesos necróticos que destruyen la gingiva [...].

        [...] El diagnóstico diferencial se hace con agranulocitosis, difteria, angina escarlatínica, lúes, tuberculosis, leucemias, estomatitis banales o por metales pesados, mononucleosis infecciosa, etc.
      • 2016 Baena, N. "Vivir con dolor" [11-01-2016] El Mundo (Madrid) Esp (HD)
        Sin llegar a ese extremo, Araceli recuerda haber pasado casi toda su vida con dolor. «Comenzó a los 12 años -recuerda-, cuando sufrí unas anginas escarlatinosas que me tuvieron una semana en la cama porque no podía moverme». Después de la enfermedad, piernas, brazos y rodillas le dolían de forma continua, al tiempo que padecía mucho de la garganta. Cuando, por fin, a los 32 años le extirparon las amígdalas, los dolores se calmaron para volver a la vejez, producto del desgaste de las vértebras lumbares y de un persistente pinchazo en el costado izquierdo.
      • 1804 Anónimo Trad Calentura Rush I [1804] p. 9 Esp (BD)
        El tiempo que se mantuvo templado en Diciembre y Enero, se enfrió por Febrero, y continuó reynando el garrotillo durante este mes con síntomas tan inflamatorios, que exigiéron á veces dos sangrias; y mucha gente se quejó este mes de dolores y entumecimiento de las mandíbulas. Algunos quantos adoleciéron de la angina escarlatinosa. Los garrotillos, los dolores de las mandíbulas, y la escarlatina continuáron todo el mes de Marzo, en cuyo tiempo me llamáron para ver dos casos de pleuresía ó dolor de costado, que termináron en una manía pasagera.
      • 1819 Lorente, H. A. Trad Trat Enfermedades niños, Capuron, II p. 67 Esp (BD)
        El ataque de la garganta no se observó en la escarlatina epidémica descrita por Sydenham, como ni tampoco en los ejemplares de la misma enfermedad citados por Dover, Gorter, Junker, Plenciz, Cullen, Frank, Corvisart y Gardien. Por lo mismo seria un desatino concluir con Rumsey que la angina ó ataque de la garganta constituye el carácter esencial de la enfermedad, y que la escarlatina no es mas que un síntoma; en una palabra, la denominacion de angina escarlatinosa, propuesta por los doctores Fizeau, Pistolet y Colin, no está apoyada ni confirmada por la observacion.
      • 1828 Anónimo "Anales medicina fisiológica" [30-07-1828] Décadas de Medicina y Cirugía Prácticas (Madrid) Esp (HD)
        VI. Tres observaciones de oftalmias curadas completamente á beneficio del pirotonide; por el doctor Conty del Pommeraye. Despues de haber calmado los síntomas inflamatorios con las sanguijuelas en el párpado inferior, y demas antiflogísticos, echo poco á poco algunas gotas del pirotonide, tres veces al día, entre los párpados, é hizo que se aplicasen en el ojo compresas empapadas en el mismo medicamente. El mismo curó una angina escarlatinosa con los gargarismos del pirotonide.
      • 1837 Anónimo "Trad Aforismos escarlatina" [01-01-1837] t. II, n.º 9, p. 342 Periódico de la Academia de Medicina de Mégico (Ciudad de México) Mx (HD)
        Aforismo 12. La flegmasía que, durante la escarlatina afecta las narices, la boca y la faringe, de la misma naturaleza que la inflamacion exantemática de la dérmis, y únicamente modificada por la testura del órgano tegumentario, se distingue de cualquiera otra por caractéres particulares. [...] 14. Muchas veces en el curso de una epidemia de escarlatina, se presenta tambien la angina que acaba de describirse, sin que se manifieste ninguna erupcion en la piel (en este caso se distingue muy bien por caractéres específicos la angina escarlatinosa de la angina maligna).
      • 1844 Anónimo "Belladona Escarlatina epidémica" [06-05-1844] El Siglo Diez y Nueve (Ciudad de México) Mx (HD)
        M. Lens nos ha referido el hecho de una señora viuda de un médico y con muchos hijos; sacó de una casa de pension á una hija atacada de escarlatina; se aplicó la belladona como preservativo á toda la familia y nadie fué invadido; pero la madre que á causa de su edad habia creido no estar espuesta al contagio, y la única que se habia abstenido del remedio, fué acometida de una angina escarlatinosa de las mas intensas, con erupcion de la misma naturaleza, limitada al cuello y al pecho.
      • 1856 Anónimo "Naturaleza Coqueluche" [30-10-1856] La Década Homeopática (Madrid) Esp (HD)
        El Sr. Beau cree haber determinado la naturaleza de la coqueluche, al decir que es inflamacion. [...] Pero sea de esto lo que quiera, Mr. Beau tiene el mérito de haber llamado la atención sobre un punto de anatomía patológica desconocido aun, si bien es indudable que no constituye toda la enfermedad, del mismo modo que la angina escarlatinosa no es la escarlatina entera; ni la hiper-esplenotrofia reune la fiebre intermitente toda, salvo el respeto que merecen las opiniones de un hombre de mérito; que el chancro primitivo no es toda la sífilis, á pesar de que crean algunos que cuando la úlcera se ha cicatrizado por la cauterizacion, está todo concluido.
      • 1867 Espina Mtz, P. Trad Patología Tardieu [1867] p. 37 Esp (BD)
        La escarlatina es una fiebre eruptiva, caracterizada por una rubicundez de color escarlata, punticular, de toda la superficie cutánea, y acompañada de una angina especial. [...] La angina desaparece al mismo tiempo que los demás síntomas; no siendo raro que sobrevengan entonces algunas epistaxis y una ligera diarrea que preceden á la completa curacion. La erupcion puede faltar en la escarlatina epidémica como en el sarampion, y la angina escarlatinosa es, al par que el conmemorativo, el único signo de la enfermedad. La escarlatina no siempre sigue este curso regular.
      • 1872 Pz Obón, J. / Glz Hidalgo, J. Trad Trat enfermedades infancia Vogel p. 500 Esp (BD)
        Si bien es fácil diagnosticar con seguridad la escarlatina rudimentaria de la primera especie, no sucede lo mismo con la de la segunda, pues en esta es casi imposible evitar las confusiones con las anginas simples, que los niños pueden contraer durante el periódo de una epidemia de escarlatina. En la angina escarlatinosa son los signos característicos: gran estension de la rubicundez, lengua aframbuesada, raros abscesos en las amigdalas y fiebre violenta, síntomas todos que siempre pueden presentarse, aun fuera de toda escarlatina y angina simple [...].
      • 1890 Pagés, A. (dir.) DiccEnciclopedHispanoamericano, VII Esp (BD)
        ESCARLATINA. [...] La escarlatina es una de las enfermedades en que más frecuentes son las complicaciones. [...] La angina escarlatinosa se transforma á menudo en otra angina que parece diftérica. El istmo de las fauces, tumefacto y rojo, se cubre de una falsa membrana de color blanco grisáceo, que no es más que una escara superficial. [...] La angina escarlatinosa suele ir acompañada de infarto de los ganglios cervicales, y en ocasiones del tejido celular ambiente. Las glándulas parótidas y los ganglios submaxilares pueden también participar de la flegmasía.
      • 1894 Fdz Palacios, A. "Vacuna anti-diftérica" [19-12-1894] Crónica Meridional (Almería) Esp (HD)
        Los enfermos que no tengan el bacilo típico, aunque presenten todos los síntomas del visu de la diftéria, se curan prontamente sin inyecciones, solo con atender á su estado general y hacer lavados locales con agua esterilizada. [...] Si á todos los entrados se hace una inyección de suero, tratándose en algunos casos de anginas catarrales ó granulosas, de laringitis catarrales y aún de angina escarlatinosa y coqueluche, como he observado algún caso, y la inoculación no ha producido en los enfermitos trastorno alguno, ó á lo más, benigna roseola.
      • 1901 Anónimo "Anginas escarlatina" [15-01-1901] Revista de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
        En un poco más de la mitad de los casos en que la angina escarlatinosa ha presentado estos caracteres seudo-membranosos (62 veces sobre 102), ha sido imposible establecer, por el solo examen clínico, si se trataba ó no de la difteria. [...] La conclusión práctica que puede sacarse de estos hechos es que, tan luego como una angina escarlatinosa reviste un carácter seudo-membranoso, hay que recurrir —sin aguardar el resultado del examen bacteriológico— á las inyecciones de suero antidiftérico, se cual fuere el período de la enfermedad en el cual sea efectúe esa transformación.
      • 1914 Blanco Arránz, F. "Ley epizootias" [01-01-1914] p. 405 El Monitor Sanitario (Madrid) Esp (HD)
        Otro grupo de enfermedades infecciosas del hombre y los animales, que en parte son propagables recíprocamente, y también, como las ya mencionadas, pueden ser propagadas con seguridad ó con gran probabilidad por el mismo germen infeccioso, como son la erisipela, malaria, hemoglobinuria, disentería amibiana, [...] y la enfermedad observada por Petrowski en las estepas kirgissen en bueyes, carneros y cabras, idéntica á la escarlatina del hombre, y en la fauce de cuyos animales se ha encontrado el mismo streptococo como en la angina escarlatinosa.
      • 1930 Anónimo "Reacción de Schick" [01-09-1930] Gaceta Médica de México (Ciudad de México) Mx (HD)
        Al mismo tiempo que Loffler hacía estos estudios en el hombre, hizo otros para comparar en las gallinas y las terneras, concluyendo de esto que la difteria de estos animales era distinta a la de los hombres, así como de la angina escarlatinosa. A pesar de todo, Loffler no quiso hacer una declaración terminante, mostrándose reservado, porque en la boca del hombre normal había encontrado idénticos gérmenes y esto le desorientaba [...].
      • 1932 Anónimo "Escarlatina" [24-12-1932] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
        La escarlatina evoluciona en cuatro períodos: incubación, que dura de 4 a 14 días, invasión, erupción y descamación. La invasión aparece con una inflamación intensa de la garganta (angina escarlatinosa). Se presenta además un escalofrío intenso seguido de fiebre alta, que a menudo se acompaña de vómitos, molestias, decaimiento general, etc.
      • 1948 Anónimo "Diagnostico estados comatosos (Reseña)" [01-01-1948] p. 133 La Crónica Médica (Lima) Pe (HD)
        El análisis de la sangre será imprescindible en muchos casos para dilucidar las dudas sobre uremia, sobre coma sifilítico, sobre coma hepático [...]. Por último, no se omitirá el examen de otros órganos internos, tales como bazo en la malaria y en la tifoidea, hígado (cirrosis, cáncer hepático, tifoidea), rinofaringe (angina escarlatinosa), genitales (eclampsia en el embarazo, etc.).
      • 1977 Rey Calero, J. "Sarampión" [05-06-1977] ABC (Madrid) Esp (HD)
        Escarlatina: Causado por estreptococo eritrógeno, es decir, que provoca un exantema de color rojo, que se asienta en la faringe y produce una amigdalitis. Es típica la faringitis y la angina escarlatinosa. Hay un rubor en las mejillas (malar) con palidez peribucal. La lengua en fresa. Las lesiones más abundantes en pliegues cutáneos y superficies de flexión (axilas, ingles, etc.), «signo de Pastia».
      • 1990 Sandner, O. Sida [1990] Ve (CDH )

        En los enfermos de ARS, SIDAo ya en los HIV positivos, se ha visto esta gingivitis necrosante evolucionando en forma atípica, con una simple necrosis del borde gingival y de las papilas sin reacción inflamatoria (fig. 35) o bien produciendo ulceraciones profundas y procesos necróticos que destruyen la gingiva [...].

        [...] El diagnóstico diferencial se hace con agranulocitosis, difteria, angina escarlatínica, lúes, tuberculosis, leucemias, estomatitis banales o por metales pesados, mononucleosis infecciosa, etc.
      • 2016 Baena, N. "Vivir con dolor" [11-01-2016] El Mundo (Madrid) Esp (HD)
        Sin llegar a ese extremo, Araceli recuerda haber pasado casi toda su vida con dolor. «Comenzó a los 12 años -recuerda-, cuando sufrí unas anginas escarlatinosas que me tuvieron una semana en la cama porque no podía moverme». Después de la enfermedad, piernas, brazos y rodillas le dolían de forma continua, al tiempo que padecía mucho de la garganta. Cuando, por fin, a los 32 años le extirparon las amígdalas, los dolores se calmaron para volver a la vejez, producto del desgaste de las vértebras lumbares y de un persistente pinchazo en el costado izquierdo.
    7. s. f. Med. Con el modificador sifilítica, para referirse a la angina que se desarrolla en la sífilis.
      docs. (1799-2021) 194 ejemplos:
      • 1799 García, S. Trad. Tratado Blennorrhagia Bell, II p. 249 Esp (BD)
        En el mes de Mayo de 1789 visité á un enfermo de quarenta años de edad, y muy corpulento. Varios años estuvo padeciendo insultos asthmáticos periódicos, y en todo este tiempo tenia tal dificultad de respirar, que de ordinario dormia sentado. Tambien padecia amenudo palpitaciones de corazon muy molestas, y el pulso siempre era freqüente é irregular. Ya lo habian visto otros profesores, y habia, como es regular en tales casos, varias opiniones sobre la causa del mal. Unos creian ser gota; otros hidropesía de pecho; y no faltó quien dixo ser lo que ha poco tiempo se llama angina del pecho; mas el paciente era de opinion que todos sus síntomas se originaban de una lue venerea mal curada.
      • 2021 Anónimo "Síntomas angina" [19-11-2021] Semana (Bogotá) Bo (HD)
        Los síntomas de la angina de pecho son iguales que los del infarto de miocardio o ataque al corazón, pero de distinta intensidad y duración. Las señales más habituales son el dolor en el pecho que se puede extender a hombros, brazos, cuello, mandíbula o espalda, ardor en el pecho, presión, ganas de vomitar, dificultad para respirar y pérdida de conocimiento.
      • 1799 García, S. Trad. Tratado Blennorrhagia Bell, II p. 249 Esp (BD)
        En el mes de Mayo de 1789 visité á un enfermo de quarenta años de edad, y muy corpulento. Varios años estuvo padeciendo insultos asthmáticos periódicos, y en todo este tiempo tenia tal dificultad de respirar, que de ordinario dormia sentado. Tambien padecia amenudo palpitaciones de corazon muy molestas, y el pulso siempre era freqüente é irregular. Ya lo habian visto otros profesores, y habia, como es regular en tales casos, varias opiniones sobre la causa del mal. Unos creian ser gota; otros hidropesía de pecho; y no faltó quien dixo ser lo que ha poco tiempo se llama angina del pecho; mas el paciente era de opinion que todos sus síntomas se originaban de una lue venerea mal curada.
      • 1807 Lavedán, A. Trad Prontuario medicina, Quarin p. 501 Esp (BD)
        Para completar la historia de las anginas será necesario dar aquí una idea de dos enfermedades, poco freqüentes á la verdad, pero tanto mas temibles quanto raras veces se presentan y son menos conocidas. Hablo del croup y de la angina del pecho. [...] De la misma Biblioteca se deducen tambien nociones ciertas sobre la angina del pecho, descubierta á los profesores por el célebre Heberden, que es el primero que la describió. [...] La angina del pecho se caracteriza por un dolor y una congoja sobre la parte media ó inferior del esternon: dolor que con el tiempo ocupa los omoplatos, despues el brazo izquierdo mas comunmente y algunas veces se extiende hasta el codo, y aun mucho mas adelante. [...] Esta afeccion se renueva por accesos, que sobrevienen andando, despues de comer, y quando se hace algun sacudimiento ó movimiento para vomitar, toser, baxarse, reir ó hablar.
      • 1827 Anónimo "Curacion Sífilis Becker" [08-02-1827] Diario General de las Ciencias Médicas (Barcelona) Esp (HD)
        Consultando la experiencia es absolutamente imposible resolver el segundo problema, que consiste en saber si una curacion mercurial cualquiera puede precaver con seguridad la aparicion de fenómenos sifilíticos secundarios. [...] Si el enfermo siente dolores en las articulaciones, ¿qué es lo que impide á su médico admitir que se ha expuesto al frio, causa morbífica que nunca falta cuando es menester, y de pensar que está acometido de reumatismo? Si le sobreviene una angina, y mas tarde yo haré ver que la angina sifilítica pura no se distingue frecuentemente en nada de la que no es específica [...].
      • 1828 Delgrás, M. / Argumosa, D. Trad Patología, Roche y Sanson, II [1828] p. 106 Esp (BD)
        Se ha dado el nombre de angina de pecho á un grupo de síntomas cuyo origen no está bien conocido. Nosotros creemos que se debe atribuir á una irritacion nerviosa del corazon, y vamos á ensayar el fundamentar nuestra opinion con algunas consideraciones deducidas del examen de las causas, de los síntomas y de los caractéres anatómicos de la enfermedad, la cual ha sido confundida con el asma hasta en tiempo de Rougnon, descrita con el nombre de angina de pecho algunos años despues por Heberden, y llamada tambien asma convulsivo, gota diafragmática, síncope anginoso, esternalgia, estenocardias, &c; pero el nombre que mejor la convendria seria el de cardialgia.
      • 1844 Palacios Villalba, S. Trad Enfermedades venéreas Dieterich II [1844] p. 171 Esp (BD)
        Cuando apareció la sifilis por primera vez se observaba frecuentemente este enantema en forma aguda y acompañado de los exantemas. Sin embargo, los médicos de aquellos tiempos no conocieron mas que sus formas mas adelantadas, á saber: la pústula y la terminacion por ulceracion, sin duda por la rapidez con que el mal recorria sus periodos. [...] Como verdaderamente tal, no se observó el enantema maculoso hasta hace treinta años, que fue cuando se le dió el nombre de angina sifilítica.
      • 1858 Amado Larrosa, G. Trad Guia familias p. 52 Esp (BD)
        Angina de pecho (Asma convulsivo). Este accidente morboso acomete casi siempre cuando parece que se goza la mas completa salud, durante una marcha algo precipitada contra el viento, en una cuesta y en un ejercicio violento, sin preludio alguno. El enfermo siente de pronto un vivo dolor en el costado izquierdo, una especie de constriccion trasversal; se para temiendo ahogarse ó encontrarse mal, y el accidente cesa, dejando al doliente en lucha con la idea de que hubiera podido terminarse con la muerte, y que en todo caso es motivado por alguna afeccion grave y profunda.
      • 1864 Anónimo (P. A. G.) "Trad Angina (Continuación)" [25-10-1864] El Criterio Médico (Madrid) Esp (HD)
        La angina sifilítica es con frecuencia secundaria; sin embargo, puede ser alguna vez primitiva: en este último caso se presenta bajo la forma de chancro, rara vez simple, casi siempre indurado. Esta especie de chancro debe ser colocada en la categoría de chancro cefálico, el cual es considerado por Mr. Ricord como chancro seguido fatalmente de accidentes secundarios y terciarios.
      • 1868 Gassó, J. / Tragó, N. Trad Patología Monneret, I p. 224 Esp (BD)
        Angina de pecho. Sinonimia.— Esternalgia, esternocardia. Con este nombre se designa una entidad morbosa muy poco conocida y mal definida, que tiene por síntoma un dolor subesternal y precordial, que se propaga por la parte interna del brazo y del antebrazo izquierdo hasta los últimos dedos de la mano.
      • 1884 Andradas, G. Traqueotomía 104 Dictamen 1884 Esp (CDH )

        Hallábame accidentalmente encargado de la visita en Clínica quirúrgica hace tres años, y ocupaba la cama núm. 20 de la misma un italiano de sifílide papulosa y con una necrosis de la apófisis orbitaria externa del frontal: mejorado mucho de la primera, esperaba que la segunda se limitase, para extraer el secuestro y dar alta al enfermo; pero un día se quejó de ronquera, tos y alguna dificultad en la deglución: reconocido minuciosamente, no hallé otra cosa que una angina sifílitica, acompañada de laringitisde igual índole, por lo que dispuse el plan que ordinariamente se sigue en estos casos, y el enfermo continuó durante tres ó cuatro días paseándose por la enfermería, y acusando las mismas molestias.

      • 1891 García, E. R. "Tratamiento sífilis" [01-01-1891] t. III, p. 268 Gaceta Médico-Militar (Ciudad de México) Mx (HD)
        Así, por ejemplo, la angina sifilítica se caracteriza por una coloración muy especial rojo frambuesa, pero que no es, como dice bien Gueneau, el rojo vivo de la escarlatina, tampoco es el rojo dorado de la erisipela, ni el rosa subido de los fumadores, sino un rojo carmín que desde luego llama la atención por su rareza, y cuando se produce la ulceración amigdaliana, ésta afecta la forma arredondada como si hubiera sido hecha con sacabocado.
      • 1895 Anónimo "Trad Anginas del pecho" [01-01-1895] vol. II, p. 78 La Semana Médica (Buenos Aires) Ar (HD)
        He aquí, á mi modo de ver, los caracteres que se pueden reconocer en todos los casos de angina del pecho: dolor profundo paroxístico en la parte anterior del pecho con tendencia á irradiación á los miembros y á la cabeza. Cuando se nota en un enfermo este conjunto de síntomas se puede decir con seguridad: angina del pecho.
      • 1902 Anónimo "Información Extranjera" [30-01-1902] La Mujer (Buenos Aires) Ar (HD)
        El doctor Robert, médico catalán y jefe del partido catalanista, había también adquirido importante personalidad política en estos últimos años. También muere joven, á consecuencia de una angina de pecho.
      • 1914 Anónimo "Anginas. Casos tratados" [11-06-1914] Veracruz (Ciudad de México) Mx (HD)
        Casos tratados en el Consultorio del Dr. Enrique Hernández y Ortiz [...] 1 Anginas agudas o crónicas, que tienen humor y tardan en reventar. [...] 5 Anginas sifilíticas con ulceración en la garganta. [...] 9 Anginas sifilíticas con estomatitis cremosa y chacros.
      • 1939 Anónimo "Tratamiento Anginas Agudas" [01-04-1939] p. 510 Revista Médica de Costa Rica (San José) CR (HD)
        Nota de la Dirección. Creemos que al lado de las ventajas que el A[utor]. señala en favor de la bismutoterapia de las anginas en general, hay un escollo que debe ser muy tomado en cuenta y evitando a toda costa: nos referimos a las varias manifestaciones luéticas cuya localización bucofaríngea es tan frecuente, sea, en períodos primario o en el secundario. Bien sabido es que las anginas sifilíticas son clásicas en el secundarismo. Tales casos un diagnóstico errado puede acarrear gravísimas consecuencias ya que la acción del Bi. efectuándose desde luego con igual eficacia tanto sobre la sifilis como sobre una angina simple, permite que pase desapercibida la verdadera etiología de la infección luética [...].
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        La típica angina de pecho es muy característica, no sólo cuando el médico asiste a su desarrollo, sino cuando hemos de contentarnos con el relato del paciente y el de sus familiares; este último debe solicitarse siempre, porque nos da una impresión objetiva del suceso patológico que completa la subjetiva del propio enfermo. Se trata de un dolor súbito, corto, profundo, retroesternal, paroxístico, que casi siempre aparece por el estímulo de un esfuerzo, de una emoción, de una digestión penosa, de un enfriamiento, del viento de cara, etc. Los enfermos suelen explicarlo como una enorme sensación de constricción, en la que el dolor se mezcla a una angustia mortal. Este dolor suele irradiarse hacia el cuello y el brazo, casi siempre el izquierdo, descendiendo o no hasta los dedos; puede transmitirse también a la mandíbula; y, otras veces, al hombro y brazo derechos. El enfermo, inmóvil, aterrado, respirando superficialmente, pálido, cubierto de sudor frío, aguarda el final del ataque, que puede ser la muerte. Cuando ésta no ocurre, el acceso dura unos minutos, y el paciente queda abatido, desmoralizado y, a veces, con sensación de peso en el brazo y de hiperestesia en la piel esternal y en la tetilla. Puede haber una descarga poliúrica final. Los sucesos pueden ser únicos o repetir, muy de tarde en tarde o con frecuencia; a veces se hacen subintrantes (estado anginoso).

      • 1947 Chicas Carrillo, R. Sífilis Precoz p. 35 Gu (BD)
        Sifílides eritematosas.— Las sifílides eritematosas, análogas a la roséola a la que acompañan, son constituídas por un enrojecimiento difuso de la boca, en particular del velo y de los pilares; al mismo tiempo de la roséola, se distinguen algunas veces los elementos redondeados, de un rojo vivo, de centro opalino, separados los unos de los otros: esta angina sifilítica del período secundario falta raramente.
      • 1952 Casaccia, G. Babosa [1991] Py (CDH )

        Creyó sentir una aguda punzada en el pecho, a la altura del corazón, y llevóse la mano a ese sitio. «Angina de pecho. Seguramente que moriré de angina de pecho... Y dicen que es un dolor espantoso, inaguantable», murmuró. Sintió un erizamiento por todo el cuerpo. Volvió a presentársele la posibilidad de su muerte repentina en la soledad de su mísera pieza, y luego tuvo la vívida sensación del peso asfixiante de la árida tierra del camposanto aregüeño sobre su cara y su cuerpo.

      • 1975 Sintes Pros, J. Colesterol [1975] Esp (CDH )

        También el corazón sufre los efectos de la hipertensión, porque le es exigido un gran aumento de trabajo para vencer las resistencias que los vasos contraídos oponen al paso de la sangre. El individuo acusa una sensaciónde peso en la región cardíaca o cardioespasmo, es decir, la sensación de que el corazón late de un modo particularmente violento; más raramente, se produce un auténtico ataque de angina de pecho con un fuerte dolor en la región cardíaca.

      • 1999 Prensa El Norte de Castilla, 31/05/1999 [1999] Esp (CDH )

        — ¿Se puede cuantificar el riesgo que poseen los fumadores a padecer aquellas patologías relacionadas con el hábito de fumar?

        — Sí, está calculado, pero varía con cada tipo de enfermedad, no es lo mismo el riesgo de contraer un cáncer de pulmón o de otro tipo, que un infarto de miocardio o una angina de pecho, o el riesgo de fallecer por muerte súbita, que también se está incrementado entre la población fumadora. El riesgo de los fumadores de contraer estas patologías es mucho más elevado que entre la población no fumadora.

      • 2001 Rdz Navas, H. Utilidad plantas medicinales CR (CORPES)
        NOMBRE VULGAR. CACAO. [...] Análisis químico: las semillas contienen en su parénquima (cáscara) teobromina, cafeína, almidón, proteínas, fibra, agua, azúcares, aceites esencial y graso, mucílago, nitrato de potasio, colorante, calagualina, polipodina, taninos, esteroides (ecdisterona), polipodaureína y sesquiterpenlactona. La teobromina tiene efecto sobre el sistema nervioso, pero es más suave que la cafeína y actúa sobre la angina de pecho.
      • 2007 Ceccotti, E. L. / Sforza, R. Diagnóstico [2007] p. 179 Ar (BD)
        Sífilis secundaria. Es el estudio clínicamente más florido de la sífilis. Puede afectar muchas partes del organismo de manera que propone un amplio diagnóstico diferencial. [...] En la mucosa oral, las lesiones suelen ser muy frecuentes, variadas y muchas de ellas posibilitan un diagnóstico clínico claro de la enfermedad, que lógicamente deberá confirmarse con la serología. Pueden observarse manchas rojas en las fauces, lo cual constituye la angina sifilítica que en su progreso laríngeo se acompaña de una afonía muy característica.
      • 2011 Garrido, F. "Ejecutivo" Conjuros Mx (CORPES)
        A la sombra de su benefactor, el tío Reyes se convirtió en un señor que no se andaba con cuentos: su encomienda era la salud y no estaba dispuesto a tolerar sandeces. Si un médico diagnosticaba una angina de pecho, un tumor maligno, una enfermedad grave, en seguida se le retiraba la licencia y se le expulsaba del lugar.
      • 2017 Villafañe, M. F. et alii "Sífilis secundaria" [01-09-2017] p. 379 La Prensa Médica Argentina (Buenos Aires) Ar (HD)
        Las máculas rojas son lesiones que no modifican el relieve de la mucosa oral, redondas u ovales localizadas en general en las fauces, constituyendo la angina sifilítica que, en su progreso puede comprometer la laringe y se acompaña de una disfonía muy característica (laringitis luética). Pueden también verse manchas rojas en mucosa de labios, paladar y lengua.
      • 2020 Méndez García, J. L. et alii "Sífilis oral" [09-02-2020] Ocronos (Cádiz) Esp (HD)
        Lesiones de sífilis secundaria. Se caracteriza por la presencia de lesiones orales con morfología similar a máculas eritematosas, pápulas, placas opalinas, formación de fisuras profundas, condilomas sifilíticos similares a verrugas planas, depilación lingual, queilitis angular mantenida en el tiempo y angina sifilítica. Como en el caso anterior hay que establecer un diagnóstico diferencial de la sífilis secundaria oral con otras enfermedades que afectan a la cavidad oral como lesiones por Herpes simple, Candidiasis oral [...].
      • 2021 Anónimo "Síntomas angina" [19-11-2021] Semana (Bogotá) Bo (HD)
        Los síntomas de la angina de pecho son iguales que los del infarto de miocardio o ataque al corazón, pero de distinta intensidad y duración. Las señales más habituales son el dolor en el pecho que se puede extender a hombros, brazos, cuello, mandíbula o espalda, ardor en el pecho, presión, ganas de vomitar, dificultad para respirar y pérdida de conocimiento.
      • 1799 García, S. Trad. Tratado Blennorrhagia Bell, II p. 249 Esp (BD)
        En el mes de Mayo de 1789 visité á un enfermo de quarenta años de edad, y muy corpulento. Varios años estuvo padeciendo insultos asthmáticos periódicos, y en todo este tiempo tenia tal dificultad de respirar, que de ordinario dormia sentado. Tambien padecia amenudo palpitaciones de corazon muy molestas, y el pulso siempre era freqüente é irregular. Ya lo habian visto otros profesores, y habia, como es regular en tales casos, varias opiniones sobre la causa del mal. Unos creian ser gota; otros hidropesía de pecho; y no faltó quien dixo ser lo que ha poco tiempo se llama angina del pecho; mas el paciente era de opinion que todos sus síntomas se originaban de una lue venerea mal curada.
      • 1807 Lavedán, A. Trad Prontuario medicina, Quarin p. 501 Esp (BD)
        Para completar la historia de las anginas será necesario dar aquí una idea de dos enfermedades, poco freqüentes á la verdad, pero tanto mas temibles quanto raras veces se presentan y son menos conocidas. Hablo del croup y de la angina del pecho. [...] De la misma Biblioteca se deducen tambien nociones ciertas sobre la angina del pecho, descubierta á los profesores por el célebre Heberden, que es el primero que la describió. [...] La angina del pecho se caracteriza por un dolor y una congoja sobre la parte media ó inferior del esternon: dolor que con el tiempo ocupa los omoplatos, despues el brazo izquierdo mas comunmente y algunas veces se extiende hasta el codo, y aun mucho mas adelante. [...] Esta afeccion se renueva por accesos, que sobrevienen andando, despues de comer, y quando se hace algun sacudimiento ó movimiento para vomitar, toser, baxarse, reir ó hablar.
      • 1818 Schz Núñez, L. / Passaman, J. Trad Manual medicina practica, Nysten p. 231 Esp (BD)
        11.º Sub-Orden. Neuroses de la respiracion. Estas neuroses son mucho ménos multiplicadas que las de la digestion, y muchas de ellas v. g. la disnea y el asma son las mas de las veces sintomáticas: tal es igualmente la angina de pecho, que segun las observaciones de Parry, es el síntoma de una lesion orgánica del corazon.
      • 1827 Anónimo "Curacion Sífilis Becker" [08-02-1827] Diario General de las Ciencias Médicas (Barcelona) Esp (HD)
        Consultando la experiencia es absolutamente imposible resolver el segundo problema, que consiste en saber si una curacion mercurial cualquiera puede precaver con seguridad la aparicion de fenómenos sifilíticos secundarios. [...] Si el enfermo siente dolores en las articulaciones, ¿qué es lo que impide á su médico admitir que se ha expuesto al frio, causa morbífica que nunca falta cuando es menester, y de pensar que está acometido de reumatismo? Si le sobreviene una angina, y mas tarde yo haré ver que la angina sifilítica pura no se distingue frecuentemente en nada de la que no es específica [...].
      • 1828 Delgrás, M. / Argumosa, D. Trad Patología, Roche y Sanson, II [1828] p. 106 Esp (BD)
        Se ha dado el nombre de angina de pecho á un grupo de síntomas cuyo origen no está bien conocido. Nosotros creemos que se debe atribuir á una irritacion nerviosa del corazon, y vamos á ensayar el fundamentar nuestra opinion con algunas consideraciones deducidas del examen de las causas, de los síntomas y de los caractéres anatómicos de la enfermedad, la cual ha sido confundida con el asma hasta en tiempo de Rougnon, descrita con el nombre de angina de pecho algunos años despues por Heberden, y llamada tambien asma convulsivo, gota diafragmática, síncope anginoso, esternalgia, estenocardias, &c; pero el nombre que mejor la convendria seria el de cardialgia.
      • 1836 Anónimo "Trad Enfermedades del pericardio" [16-06-1836] Boletín de Medicina, Cirugía y Farmacia (Madrid) Esp (HD)
        Observacion 3.ª Dolor en la region cardiaca que de cuando en cuando se extendia por el brazo izquierdo, latidos en el corazon muy fuertes en el principio y oscuros mas tarde, pulso constantemente regular y muy pequeño, sonido oscuro (mat) en la region cardiaca, mucha disnea. Derrame sanguíneo en el pericardio. [...] Estos síntomas que se parecian mucho á los que se atribuyen á la angina de pecho, fueron considerados como efecto de una inflamacion del pericardio (sangría de diez y seis onzas, treinta sanguijuelas en la region precordial, sinapismos al rededor de las rodillas, tisana de cebada, dieta absoluta).
      • 1837 Anónimo "Angina sifilítica" [08-06-1837] Boletín de Medicina, Cirugía y Farmacia (Madrid) Esp (HD)
        Sobre la angina sifilítica. Poco se encuentra en los libros sobre esta especie de angina, y por esta razon se ha decidido el doctor Rufz á presentar en una serie de observaciones los diferentes aspectos que puede presentar esta enfermedad. [...] Claudio Pichon, de edad de veinte y siete años y de constitucion robusta, entró en el hospital de venéreos con rubicundez en el fondo de la garganta y del velo del paladar, desarrollo de los folículos mucosos con exudacion de una falsa membrana amarillenta durante la noche. La deglucion era dificil y habia calor en el fondo de la garganta. Cuando el enfermo callaba por algun tiempo y volvia á hablar experimentaba pena; era necesario que hiciese un esfuerzo, y su voz era falsa.
      • 1844 Palacios Villalba, S. Trad Enfermedades venéreas Dieterich II [1844] p. 171 Esp (BD)
        Cuando apareció la sifilis por primera vez se observaba frecuentemente este enantema en forma aguda y acompañado de los exantemas. Sin embargo, los médicos de aquellos tiempos no conocieron mas que sus formas mas adelantadas, á saber: la pústula y la terminacion por ulceracion, sin duda por la rapidez con que el mal recorria sus periodos. [...] Como verdaderamente tal, no se observó el enantema maculoso hasta hace treinta años, que fue cuando se le dió el nombre de angina sifilítica.
      • 1848 Anónimo Trad Tratado patologia, VI p. 47 Esp (BD)
        Pronóstico.— La angina de pecho es una afeccion sumamente grave, pero curable. Podrá esperarse un buen resultado si son poco intensos los accesos, si se reproducen muy de tarde en tarde, y si no depende la enfermedad de ninguna afeccion orgánica, y acomete á un sugeto bien constitiudo [sic]. Sin embargo, aun entonces debe hacerse con reserva el pronóstico, porque desgraciadamente vemos que en algunos de estos casos sucumben de repente los enfermos, y burlan nuestras previsiones.
      • 1851 Álvz Alcalá, F. / Rodrigo, J. / Amado Salazar, B. Trad Guía médico práctico, III p. 425 Esp (BD)
        A. Cazenave ha descrito con el nombre de angina sifilítica, un accidente consecutivo de las afecciones venéreas, que aunque semejante en gran parte á la faringitis crónica simple, cuya historia acabamos de trazar, presenta algunas particularidades interesantes.
      • 1858 Amado Larrosa, G. Trad Guia familias p. 52 Esp (BD)
        Angina de pecho (Asma convulsivo). Este accidente morboso acomete casi siempre cuando parece que se goza la mas completa salud, durante una marcha algo precipitada contra el viento, en una cuesta y en un ejercicio violento, sin preludio alguno. El enfermo siente de pronto un vivo dolor en el costado izquierdo, una especie de constriccion trasversal; se para temiendo ahogarse ó encontrarse mal, y el accidente cesa, dejando al doliente en lucha con la idea de que hubiera podido terminarse con la muerte, y que en todo caso es motivado por alguna afeccion grave y profunda.
      • 1864 Anónimo (P. A. G.) "Trad Angina (Continuación)" [25-10-1864] El Criterio Médico (Madrid) Esp (HD)
        La angina sifilítica es con frecuencia secundaria; sin embargo, puede ser alguna vez primitiva: en este último caso se presenta bajo la forma de chancro, rara vez simple, casi siempre indurado. Esta especie de chancro debe ser colocada en la categoría de chancro cefálico, el cual es considerado por Mr. Ricord como chancro seguido fatalmente de accidentes secundarios y terciarios.
      • 1868 Gassó, J. / Tragó, N. Trad Patología Monneret, I p. 224 Esp (BD)
        Angina de pecho. Sinonimia.— Esternalgia, esternocardia. Con este nombre se designa una entidad morbosa muy poco conocida y mal definida, que tiene por síntoma un dolor subesternal y precordial, que se propaga por la parte interna del brazo y del antebrazo izquierdo hasta los últimos dedos de la mano.
      • 1876 Schz Ocaña, E. Trad Patología clínica médicas, Moynac p. 162 Esp (BD)
        Anginas sifilíticas.— La cámara posterior de la boca es un terreno favorito para la sífilis, en el que se desarrolla en todos los períodos. 1.º El accidente primitivo de la sífilis, es decir, el chancro, la úlcera ha sido observada en las amígdalas; su produccion necesita un contacto directo. 2.º Las manifestaciones secundarias de la enfermedad son sumamente frecuentes en la faringe, se presentan en forma de placas mucosas, grisáceas y ligeramente elevadas [...].
      • c1876 Anónimo Trad Higiene fumadores Nueville y Cochinat [1876] 108 Esp (CDH )

        El abuso desmedido del tabaco produce gravísimos trastornos en el organismo humano.

        El doctor Beau, en su comunicación al Instituto de Ciencias de París, dice: «El abuso del tabaco produce la angina de pecho, con dolores insoportables, angustias en la región del corazón, palpitaciones y ataques que duran una media hora.»

      • 1881 Glz Álvz, B. Trad Manual laringologia, Cadier p. 33 Esp (BD)
        1.º Angina sifilítica: principia por la parte superior del velo del paladar, se extiende á los pilares é invade despues la cara posterior de la faringe; durante el período de las manifestaciones secundarias, las ulceraciones sifilíticas nunca se presentan más allá de la cara posterior de la epiglotis. En el período terciario son invadidas las partes más inferiores, y vénse sobrevenir las lesiones sifilíticas de las cuerdas vocales.
      • 1884 Andradas, G. Traqueotomía 104 Dictamen 1884 Esp (CDH )

        Hallábame accidentalmente encargado de la visita en Clínica quirúrgica hace tres años, y ocupaba la cama núm. 20 de la misma un italiano de sifílide papulosa y con una necrosis de la apófisis orbitaria externa del frontal: mejorado mucho de la primera, esperaba que la segunda se limitase, para extraer el secuestro y dar alta al enfermo; pero un día se quejó de ronquera, tos y alguna dificultad en la deglución: reconocido minuciosamente, no hallé otra cosa que una angina sifílitica, acompañada de laringitisde igual índole, por lo que dispuse el plan que ordinariamente se sigue en estos casos, y el enfermo continuó durante tres ó cuatro días paseándose por la enfermería, y acusando las mismas molestias.

      • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
        Angina [...] de pecho. Enfermedad nerviosa caracterizada por dificultad de la respiración, palpitaciones del corazón y un dolor que se extiende desde la parte posterior del esternón hasta la espalda y el brazo izquierdo.
      • 1891 García, E. R. "Tratamiento sífilis" [01-01-1891] t. III, p. 268 Gaceta Médico-Militar (Ciudad de México) Mx (HD)
        Así, por ejemplo, la angina sifilítica se caracteriza por una coloración muy especial rojo frambuesa, pero que no es, como dice bien Gueneau, el rojo vivo de la escarlatina, tampoco es el rojo dorado de la erisipela, ni el rosa subido de los fumadores, sino un rojo carmín que desde luego llama la atención por su rareza, y cuando se produce la ulceración amigdaliana, ésta afecta la forma arredondada como si hubiera sido hecha con sacabocado.
      • 1895 Anónimo "Trad Anginas del pecho" [01-01-1895] vol. II, p. 78 La Semana Médica (Buenos Aires) Ar (HD)
        He aquí, á mi modo de ver, los caracteres que se pueden reconocer en todos los casos de angina del pecho: dolor profundo paroxístico en la parte anterior del pecho con tendencia á irradiación á los miembros y á la cabeza. Cuando se nota en un enfermo este conjunto de síntomas se puede decir con seguridad: angina del pecho.
      • 1902 Anónimo "Información Extranjera" [30-01-1902] La Mujer (Buenos Aires) Ar (HD)
        El doctor Robert, médico catalán y jefe del partido catalanista, había también adquirido importante personalidad política en estos últimos años. También muere joven, á consecuencia de una angina de pecho.
      • 1912 Albasanz Echevarría, S. Organoterapia y Opoterapia [1912] Esp (CDH )

        La medicación tiroidea es insustituíble en el mixedema; es susceptible de producir resultados en algunos casos de bocio simple y bocio exoftálmico, aún siendo ya inferior á los demás tratamientos, quirúrgicos sobre todo, de estas afecciones, pero como su empleo para que dé resultados necesita ser prolongado, se corre el riesgo de provocar fenómenos de intolerancia y hasta de intoxicación.

        [...] Los síntomas consisten en vasodilatación, hipertensión arterial, taquicardía lipotimias, parestesias diversas, erupciones fugaces, temblor, cefalea, fiebre, trastornos digestivos, etc., y en los casos graves, delirio, convulsiones, parálisis, crisis de sonambulismo y de anginas de pecho neuropática, neuritis óptica con alteraciones de la visión.

      • 1914 Anónimo "Anginas. Casos tratados" [11-06-1914] Veracruz (Ciudad de México) Mx (HD)
        Casos tratados en el Consultorio del Dr. Enrique Hernández y Ortiz [...] 1 Anginas agudas o crónicas, que tienen humor y tardan en reventar. [...] 5 Anginas sifilíticas con ulceración en la garganta. [...] 9 Anginas sifilíticas con estomatitis cremosa y chacros.
      • 1918 Blasco Ibáñez, V. Mare nostrum [1998] Esp (CDH )
        Con violentas alternativas de estudio y de holganza se aproximaba trabajosamente al término de su carrera, cuando una angina de pecho acabó de pronto con el notario.
      • 1910-1926 Miró, G. Cerezas cementerio [1991] Esp (CDH )

        La voz del amigo se apagó un instante. Dos hojas de oro crujieron deshaciéndose bajo sus recios zapatos.

        — El mal de tu hijo es el terrible angor pectoris . Todos los síntomas los ha dicho antes él mismo con una llaneza que daba frío de espanto: la mano de angustia en el pecho; el dolor que le desgarraba hondamente la carne desde el hombro hasta el codo izquierdo; apretamiento del cuello; un aura, una impresión intuitiva de la muerte; el término del acceso tan repentino, tan brusco como su aparición. Ahí tienes trazada una angina de pecho, leve porque... porque no *ha matado. *Pero ni yo ni nadie puede predecir cuándo aparecerá la grave, *o si no vendrá nunca. Tu hijo es cardíaco. Yo he querido saber si en este retiro ha padecido alguna emoción violenta, *y nada me ha dicho.

      • 1929 Parra. T. Memorias Mamá Blanca [1991] Ve (CDH )

        Si subía al Gobierno un personaje honrado e íntegro, quien, considerando consecuente los méritos y saber de nuestro excelente primo Juancho, se disponía a darle un nombramiento lucidísimo, días antes de firmarse el decreto o nombramiento el ministro consecuente y amigo se moría de repente, víctima de una aneurisma o angina de pecho.

      • 1931 Jardiel Poncela, E. Once mil vírgenes [1996] Esp (CDH )

        Pero no tuvo necesidad de fugarse: su mujer, anticipándose a aquella decisión y en un rasgo de sensatez inconcebible, se murió de una angina de pecho, la cual la destruyó en hora y media.

      • 1929-1933 Jardiel Poncela, E. Amor [1996] Esp (CDH )
        Una aplastante angina de pecho sobrevenida al final del almuerzo de esponsales obró el milagro de que Sylvia Brums fuese, en aquel memorable martes 5 de junio, las siguientes cosas:

        A. De ocho de la mañana a doce del día, soltera.

        B. De doce del día a dos y media de la tarde, casada.

        C. De dos y media de la tarde en adelante, viuda.

        Al llegar la muerte, sir Ranulfo Macaulay había inclinado ante ella la testa, no obstante lo cual murió sin testar; y Sylvia, a quien el tránsito de lord Brums había dejado heredera de un capital de doscientas mil libras, vio cómo se acumulaba a su fortuna la fortuna de su fugaz marido.

      • 1929-1933 Jardiel Poncela, E. Amor [1996] Esp (CDH )
        — Mi marido, el pobrecito, no puede bajar a despedir al señor, porque está en cama con una angina de pecho.

        — ¿Una angina de pecho, eh? Pues a ver si cumple pronto los cinco años...

      • 1919-1936 Marañón, G. Climaterio [1990] Esp (CDH )

        Es cierto que la neurastenia, como síndrome producido por una fatiga mental excesiva (surmenage) sin elementos psicopáticos originarios, y obediente, por lo tanto, a un simple tratamiento de reposo, es enfermedad relativamente rara.

        [...] Es, pues, evidente que el concepto de esta enfermedad, aunque transitorio, sigue siéndonos útil, y a veces irreemplazable, cuando los síntomas recaen en sujetos sin estados psíquicos definidos, en forma pasajera, sin antecedentes psicopáticos o a lo menos con «temperamento nervioso»y con síntomas que se pueden reducir a astenia mental y física, hipersubjetiva de las sensaciones normales y anormales y tendencia interpretativa exagerada y pesimista de estas sensaciones y de las impresiones exógenas (un movimiento cardíaco brusco es una angina de pecho; una pérdida económica leve, es la ruina total, etc.).

      • 1936 RAE DRAE 16.ª ed. (NTLLE)
        Angina. [...] de pecho. Síndrome caracterizado por accesos súbitos de corta duración con angustia de muerte y dolor violento que desde el esternón se extiende ordinariamente por el hombro, brazo, antebrazo y mano izquierda.
      • 1939 Anónimo "Tratamiento Anginas Agudas" [01-04-1939] p. 510 Revista Médica de Costa Rica (San José) CR (HD)
        Nota de la Dirección. Creemos que al lado de las ventajas que el A[utor]. señala en favor de la bismutoterapia de las anginas en general, hay un escollo que debe ser muy tomado en cuenta y evitando a toda costa: nos referimos a las varias manifestaciones luéticas cuya localización bucofaríngea es tan frecuente, sea, en períodos primario o en el secundario. Bien sabido es que las anginas sifilíticas son clásicas en el secundarismo. Tales casos un diagnóstico errado puede acarrear gravísimas consecuencias ya que la acción del Bi. efectuándose desde luego con igual eficacia tanto sobre la sifilis como sobre una angina simple, permite que pase desapercibida la verdadera etiología de la infección luética [...].
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        La angina de pecho es un síndrome de isquemia del miocardio producida por el espasmo de una arteria coronaria.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 16 Esp (CDH )
        El elemento psicógeno debe ser criticado, con gran cautela: he visto, en efecto, morir de angina de pecho a una mujer cuyos primeros ataques aparecieron siendo muy joven, durante la emoción producida por haber visto a su padre morir de angina de pecho; y morir, igualmente, a un médico que padeció el primer acceso a los cuarenta años, mientras escribía una descripción de la angina de pecho.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Describiremos la angina de pecho, verdadera y falsa; el infarto del miocardio, que se acompaña casi siempre de síntomas anginosos, y los diversos dolores de la región precordial, no anginosos, pero que los enfermos confunden con la angina de pecho.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        La típica angina de pecho es muy característica, no sólo cuando el médico asiste a su desarrollo, sino cuando hemos de contentarnos con el relato del paciente y el de sus familiares; este último debe solicitarse siempre, porque nos da una impresión objetiva del suceso patológico que completa la subjetiva del propio enfermo. Se trata de un dolor súbito, corto, profundo, retroesternal, paroxístico, que casi siempre aparece por el estímulo de un esfuerzo, de una emoción, de una digestión penosa, de un enfriamiento, del viento de cara, etc. Los enfermos suelen explicarlo como una enorme sensación de constricción, en la que el dolor se mezcla a una angustia mortal. Este dolor suele irradiarse hacia el cuello y el brazo, casi siempre el izquierdo, descendiendo o no hasta los dedos; puede transmitirse también a la mandíbula; y, otras veces, al hombro y brazo derechos. El enfermo, inmóvil, aterrado, respirando superficialmente, pálido, cubierto de sudor frío, aguarda el final del ataque, que puede ser la muerte. Cuando ésta no ocurre, el acceso dura unos minutos, y el paciente queda abatido, desmoralizado y, a veces, con sensación de peso en el brazo y de hiperestesia en la piel esternal y en la tetilla. Puede haber una descarga poliúrica final. Los sucesos pueden ser únicos o repetir, muy de tarde en tarde o con frecuencia; a veces se hacen subintrantes (estado anginoso).

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 16 Esp (CDH )
        Por lo tanto, toda angina de pecho es verdadera, aunque su gravedad sea inicialmente distinta; y el médico debe ser siempre reservadísimo en el pronóstico, aun en los casos de más leve apariencia.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Hay, no obstante, un grupo de anginas de pecho decididamente falsas: nos referimos a los síndromes dolorosos de la región precordial de origen no coronario; éstos son, en realidad, los únicos casos que merecen el nombre de falsa angina de pecho (v. pág. 18).
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        En todo caso de angina de pecho debe hacerse el electrocardiograma, que, aun en ausencia de signos clínicos de lesión, puede mostrarnos alteraciones denunciadoras de lesión del miocardio; sobre todo, la inversión de la onda T y la aparición de la onda coronaria S.T. (Pardée). Pero hay casos seguros, incluso mortales, de angina de pecho en los que el electrocardiograma es reiteradamente normal (hasta un 20 por 100 de los casos).

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        A) La angina de pecho verdadera, auténtica, grave, con predominio lesional, sobreviene con mayor frecuencia en hombres (seis veces más que en la mujer), por encima, generalmente, de los cincuenta años, y casi siempre por encima de los sesenta.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        No es rara la angina de pecho en la insuficiencia aórtica; en cambio, es muy poco frecuente en el aneurisma de este vaso.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        II. El infarto del miocardio (oclusión coronaria)se confundía hasta hace algunos años con la angina de pecho. Se observa en casos de esclerosis de las coronarias, en cuya luz se organiza un trombo que origina la isquemia definitiva del territorio muscular irrigado y el infarto consecutivo. [...] El cuadro clínico del infarto se parece al de la angina de pecho.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Las causas del infarto son, en general, las mismas que las de la angina de pecho verdadera, con algunas diferencias que conviene anotar, porque contribuyen a la diferenciación de los dos procesos:

        A) La causa más frecuente del infarto es la arteriosclerosis; puede calcularse este origen en el 70 por 100 de los casos.

        B) La sífilises menos frecuente que la arteriosclerosis en el infarto.

        [...] F) Queda un grupo de casos en los que no se descubre absolutamente ninguna etiología.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        A) Dolores precordiales de origen abdominal.

        1. Ciertas enfermedades hepáticas, como el absceso hepáticoy suprahepático, y, sobre todo, el cólico vesicular, pueden irradiar su dolor a la región precordial, haciendo pensar en la angina de pecho; menos frecuentemente, la úlcera gástrica.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        B) Dolores precordiales por lesiones, viscerales o parietales, del tórax.

        1. Casi todas las lesiones cardíacas, pericárdicasy aórticaspueden producir molestias precordiales, y a veces intensa angustia, que no deben considerarse como angina. La aortalgia, en las aortitis, sobre todo en las sifilíticas, y en la insuficiencia aórtica, es muy parecida a la angina de pecho.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Algunos autores, como hemos dicho, suponen que el dolor de la angina es en gran parte aórtico; la confusión se acrecienta por el hecho de que muchos aortíticos padecen verdaderos accesos de angina de pecho por obstrucción del orificio de emergencia de las arterias coronarias o por propagación a éstas de la lesión aórtica.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        En la pleuresía diafragmática izquierda, el dolor agudo en el hombro puede simular la angina de pecho.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        El diagnóstico diferencial se orienta porque en el neumotórax trátase, por lo común, de individuos jóvenes, asténicos, con antecedentes pulmonares; en el accidente hay un predominio de dos síntomas que en la angina de pecho son menos importantes: la cianosis y la disnea, sin contar con los datos expresivísimos que proporciona la exploración (véase página 917).
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        B) Dolores precordiales por lesiones, viscerales o parietales, del tórax.

        [...] 8. Las lesiones mediastínicasproducen un dolor retroesternal espontáneo o de esfuerzo; en un caso mío de cáncer mediastínico, este dolor, casi paroxístico, fué, durante algún tiempo, la única manifestación, y se diagnosticó de angina de pecho.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        C) Algunas enfermedades medularesproducen dolores irradiados al tórax y región precordial, de apariencia anginosa; tabes dorsal(v. pág. 700), mielitis, tumores de la medulao de las vértebras, osteítis vertebral, costillas cervicales. De todas estas enfermedades he visto casos en los que el enfermo, y a veces el médico, supusieron una posible angina de pecho.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 26 Esp (CDH )

        La taquicardia paroxística se diferencia de la taquicardia simple, sinusal, por su aparición brusca, por accesos; por la gran frecuencia de la contracción, por la intensidad de los fenómenos subjetivos (palpitación, opresión, angustia), por la cesación brusca del síntoma después de un tiempo de duración que puede oscilar entre media hora y más de un día. [...] Las sensaciones subjetivas indicadas pueden ser muy intensas y recordar o reproducir la angina de pecho.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        Puesto que la taquicardia paroxística es, frecuentísimamente, una larga serie de extrasístoles, su origen, como el de los extrasístoles (v. pág. 30) puede ser sinusal(no admitido por todos), auricular, nodalo ventricular.

        [...] La angustia del enfermo puede hacer pensar en una angina de pecho, en la que, a veces, hay intensa taquicardia.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        No debe olvidarse que una taquicardia muy violenta puede producir angina de pecho verdadera o, como hemos dicho, infarto del miocardio.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Si hay varios extrasístoles seguidos, la sensación subjetiva es de palpitación violenta con opresión, que se extiende al cuello; pudiendo acompañarse de interpretaciones psíquicas deprimentes, sobre todo la de la angina de pecho, en las personas preocupadas.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 35 Esp (CDH )

        B) Esclerosis del miocardio, miocardosis esclerótica(impropiamente, miocarditis esclerótica(v. pág. 48). Sobre sus manifestaciones más importantes, la angina de pechoy el infarto de miocardio, véase pág. 15.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Otros datos: arteriosclerosis generalizada, ateroma aórtico, frecuente hipertensión; a veces, síntomas de angor; a la auscultación, embriocardia o ruido de galope; el electrocardiograma suele demostrar el predominio del corazón izquierdo, sobre todo si hay hipertensión; y, a veces, onda T negativa en derivación I y II, con aumento del espacio Q-R-S; más los signos correspondientes a la angina de pecho o al infarto miocárdico cuando éstos coexisten.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        1. Todas las enfermedades valvulares, sobre todo si hay predominio ventricular izquierdo, como la insuficiencia aórtica o la estrechez mitral, la aortitis, la angina de pecho, ciertos casos de pericarditis.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 92 Esp (CDH )
        Las afecciones del miocardio pueden acompañarse de dos accidentes típicos: la angina de pecho o el infarto del miocardio (v. pág. 22), y la insuficiencia cardíaca, súbita (v. pág. 85) o crónica (véase pág. 82).
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        2. En la angina de pecho y en el infarto miocárdico hay grandes sudores, sin duda aumentados por la emoción terrorífica que acompaña a estos accidentes.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Al principio puede confundirse el zona, antes del brote de las vesículas, con otras neuralgias o con procesos viscerales (pleuritis, angina de pecho, afecciones abdominales); pero es un error grosero que rápidamente deshace el brote vesicular; antes de que éste aparezca debe sospecharse en todo sujeto acometido, súbitamente, de una neuralgia intensa.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        2. Ulcera péptica del esófago.– Asienta en la región inferior del mismo, recubierto de mucosa que prolonga la gástrica. Sus síntomas son, además de la disfagia, las hemorragias y el dolor epigástrico; algunas veces recuerda el de la angina de pecho.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Pero es importante no olvidar que un estado circulatorio latente, incluso una angina de pecho latente, puede ser revelado por una dispepsia flatulenta; y que, a su vez, la dispepsia flatulenta puede ser la primera manifestación de una insuficiencia circulatoria (v. pág. 245); más adelante (pág. 245) insistiremos sobre este delicado diagnóstico diferencial.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        2. También en la angina de pecho es frecuente la dispepsia flatulenta, y no es raro, como anteriormente se dijo, que se atribuyan a ésta las primeras molestias estenocárdicas, que, en efecto, suelen coincidir con el meteorismo postprandial y desaparecer tras algunos eructos, induciendo, erróneamente, a un buen pronóstico; y que puede suceder también que una lesión coronaria latente se revele a consecuencia de una auténtica dispepsia, y lo prueba el que, a veces, al curarse la dispepsia, desaparecen durante largo tiempo los síntomas anginosos, persistiendo los síntomas objetivos de la lesión circulatoria (auscultación, electrocardiografía, etc.).
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Además, pueden coexistir las lesiones aórticas con trastornos digestivos y ser éstos los que, al exigir un mayor esfuerzo circulatorio, revelen una aortitis latente, como una angina de pecho latente.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Palpitaciones, extrasístoles, opresión que puede recordar a la angina de pecho, hipertensión o hipotensión (v. págs. 115 y 118); cefalea, vértigos, temblor, amnesia; escotoma, neuritis retrobulbar; inapetencia, gastritis crónica, generalmente hiperclorhídrica, con tendencia a la diarrea o al estreñimiento o a los vómitos matutinos.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        Las causas del dolor en los brazos son las mismas que las de los dolores en las piernas (v. pág. 477). [...] Es frecuente que, cuando recaen en el brazo izquierdo, sean atribuídos a angina de pecho, por el solo hecho de la localización, aunque la calidad del dolor y la ausencia de los demás síntomas, hagan absurda la confusión.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        VIII. Dolores irradiados de lesiones torácicas.– Constituyen, en cambio, un grupo muy importante: lesiones del mediastino(v. pág. 908), aortíticas(v. pág. 54), y, sobre todo, la angina de pecho(v. pág. 15), cuyo dolor se irradia, como es sabido, habitualmente, por el borde interno del brazo, a veces hasta el dedo meñique, acompañado de hiperestesias o parestesias.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        A) Lesiones de la piel.– Las más frecuentes son las celulíticas, que, segúnalgunos, pueden incluso fingir la angina de pecho (v. pág. 130).

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        1. Las lesiones mediastínicas (v. pág. 908) son, con frecuencia, causa de dolor, ya sordo y vago, ya de tipo visceral (que incluso recuerda a la angina de pecho), ya de tipo irradiado, intercostal.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        e)El cáncer del pulmónpuede ser indoloro o provocar dolor de tipo neurálgico o punta de costado. Otros síntomas: véase pág. 943.

        3. Dolor precordial y angina de pecho (v. pág. 15).

        4. Dolores torácicos por lesiones abdominales.– No es raro que las lesiones abdominales se anuncien por dolor torácico, ya de tipo intercostal, ya de tipo esternal, precordial.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        B) Cualquier enfermedad latentepuede revelarse por el climaterio: angina de pecho, insuficiencia cardíaca, hipertensión, diabetes, distintas psicosis, etc. No debe, pues, atribuirse al climaterio ninguno de estos procesos sin un estudio detallado de los antecedentes de la enferma.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] 541 Esp (CDH )

        A) Glucosuria y diabetes pancreáticas.– [...] Un cierto número de complicacionesde esta enfermedad son tan frecuentes, que se pueden considerar como formando parte del síndrome; a veces, son la primera manifestación patológica: furunculosis, ántrax y otras infecciones de la piel; neuralgias y polineuritis (v. pág. 695); piorrea con caída de dientes; retinitis (v. página 822); catarata; arteritis obliterante con gangrena de las extremidades; hipertensión, angina de pecho; xantomas.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        I. Todos los accidentes patológicos paroxísticoque afectan a los órganos vitales producen angustia, en parte por la sensación penosísima o dolorosísima que determinan, en parte porque se asocian automáticamente a la idea de la muerte; por eso hay una angustia terrible en la angina de pecho, en el infarto miocárdico, en la embolia pulmonar, en el edema del pulmón, en el neumotórax espontáneo, en el asma, en el edemao espasmo glótico, en todas las formas del abdomen agudo.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Es curiosa la presencia, en la ataxia espinal hereditaria, de alteraciones del electrocardiograma diversos, que pueden recordar a los de la angina de pecho; sin síntomas cardíacos.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        IV. Espasmos y mioclonias del diafragma.– Se caracterizan por un síntoma significativo, el hipo; a veces, por dolor precordial. Pero el hipo puede faltar y haber sólo el dolor precordial, que hace pensar en angina de pecho.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        El diagnóstico del neumotórax espontáneo suele hacerse teniendo en cuenta el siguiente síndrome: en el 50 por 100 de los casos comienza por dolor de costado agudo; en casos atípicos puede fingir la angina de pecho, con braquialgia; puede también el dolor localizarse en el abdomen o en la región lumbar; en todo caso, es lo común que vaya acompañado de angustia; a veces, de colapso; cianosis; dispnea intensa, alguna veces moderada; raramente, hemoptisis; hay o no hipertermia.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        El asma cardíaca es, pues, una dispnea paroxística, angustiosa, con fuerte opresión torácica, sobreviniendo, ya por el esfuerzo, ya durante el reposo e incluso, con preferencia, durante el sueño. Se ha discutido mucho su patogenia y se ha querido separar de otros accidentes que los cardíacos pueden presentar acompañados de dispnea aguda, como la angina de pecho (v. pág. 15) o el edema pulmonar (v. pág. 60).

      • 1944 Agustí, I. Mariona Rebull [1944] Esp (CDH )

        Joaquín intentó incorporarse. Fabián se sentó en un borde de la cama. Sus ojos eran rojos, irritados de llorar.

        — Ha sido esta mañana, a las seis.

        Y el dolor nublaba su garganta. No podía hablar.

        — Una angina de pecho.
      • 1947 Chicas Carrillo, R. Sífilis Precoz p. 35 Gu (BD)
        Sifílides eritematosas.— Las sifílides eritematosas, análogas a la roséola a la que acompañan, son constituídas por un enrojecimiento difuso de la boca, en particular del velo y de los pilares; al mismo tiempo de la roséola, se distinguen algunas veces los elementos redondeados, de un rojo vivo, de centro opalino, separados los unos de los otros: esta angina sifilítica del período secundario falta raramente.
      • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] Esp (CDH )

        ¡Tam cerca como se está de dar con el secreto del diálogo de la vida con la nada!

        El estallar la angina de pecho es que se ha roto la botella de tinta de la vida.
      • 1951 Barea, A. Forja rebelde [1958] Esp (CDH )

        Arriba ya, le echan en la cama —¡cómo pesa! La tía chilla y llora, mi madre corre a la cocina por agua caliente, por té, por yo no sé qué.

        [...] — ¿Qué es una angina de pecho? Nadie lo sabe o no lo quiere decir.

        Por la tarde, cuando se va el sol y aún no se ha encendido la lámpara en la sala, se reúnen las vecinas, sentadas en corro, calladas.

        — Porque Dios le devuelva la salud, o lo que más le convenga —dice una.

      • 1952 Casaccia, G. Babosa [1991] Py (CDH )

        Creyó sentir una aguda punzada en el pecho, a la altura del corazón, y llevóse la mano a ese sitio. «Angina de pecho. Seguramente que moriré de angina de pecho... Y dicen que es un dolor espantoso, inaguantable», murmuró. Sintió un erizamiento por todo el cuerpo. Volvió a presentársele la posibilidad de su muerte repentina en la soledad de su mísera pieza, y luego tuvo la vívida sensación del peso asfixiante de la árida tierra del camposanto aregüeño sobre su cara y su cuerpo.

      • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Gu (CDH )
        Goyo Yic, Tatacuatzín, que había hecho casi dos horas de macho de carga atendiendo a que su compadre no podía mucho por estar enfermo de angina de pecho, se detuvo al solo despegar de la peña en que se recostaron a ver pasar el patacho.
      • 1942-a1958 Jiménez, J. R. Españoles [1987] 50 Esp (CDH )
        Tiene clavado en el centro del alma en plaza un eco, y le va doliendo como una espina ampliada de naranjo, anjina de pecho insoportable, que no mata acaso la primera vez.
      • 1941-a1961 Guerra Navarro, F. Cuentos Pepe Monagas [1976] Esp (CDH )
        Carmela era, dispensando el modo de señalar, como unas ganas de fumar con angina de pecho... Ahora don Andrés, a quien la ciudad en peso acabó teniendo lástima y perdonando —en parte por respeto al amor y en parte porque el tiempo... ya se sabe... —, se moría solo, casi, revuelto exclusivamente por una vieja y leal criada.
      • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] Esp (CDH )

        Las flores de l espino albar son consideradas como un excelente tónico del corazón y del aparato circulatorio [...]. [...] Los médicos de la escuela americana, y, sobre todo, Clement la consideran especialmente recomendable contra la arteriosclerosis y la angina de pecho.

      • 1962 Font Quer, P. Plantas medicinales [1962] Esp (CDH )

        La quelina dilata los vasos sanguíneos y activa la circulación de la sangre. Estas virtudes se utilizan en el tratamiento de la angina de pecho, porque ensancha las coronarias.

      • 1963 Ros Sáez, A. Tabaco [1963] p. 40 Esp (FG)
        La anoxia no es, por otra parte, sino una de las causas de la aparición de la angina de pecho.
      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )

        La disfagia puede originar o no dolor, o simplemente molestia. Aquél, unas veces fijo, se irradia en otras ocasiones a lugares distintos, como es hacia el cuello, a los hombros o a la espalda, aunque es lo más frecuente que se exprese a una u otra altura a nivel de la región esternal, lo que unido a veces a un carácter angustioso, puede incluso simular una angina de pecho.

      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )

        De tal modo tales apendicitis crónicas primitivas serían la causa de las molestias más heterogéneas. Así Kümmel, uno de sus más fuertes defensores, sostiene que serían responsables de adelgazamiento, de no pocos estreñimientos y de trastornos menstruales; de síntomas referidos a las vías urinarias, como hematurias, disurias, pielitis, o de molestias y padecimientos tan distintos como la angina de pecho y el asma bronquial, etc.

      • 1964 Díaz Rubio, M. Lecciones patología [1964] Esp (CDH )

        Por otro lado, y como Ravdinseñaló, no es raro durante la crisis encontrar electrocardiográficamente signos de insuficiencia coronaría, sobre todo cuando el enfermo tiene simultáneamente esclerosis de éstas. [...] De ahí también que ello pueda producir genuino angor pectoris y que éste puede mejorar merced a la colecistectomía, cuando existe simultáneamente angina de pecho y una colecistopatía.

      • 1966 Lpz Ibor, J. J. Neurosis [1966] Esp (CDH )

        (He visto un enfermo con una crisis de parestesia cubital sin ningún otro síntoma que revelase su angina de pecho. Los exámenes electrocardiográficos eran negativos, así como el resto de las exploraciones. Los cardiólogos se hallaron durante mucho tiempo perplejos en la interpretación del cuadro. El enfermo murió de una crisis anginosa.)

      • 1966 Lpz Ibor, J. J. Neurosis [1966] Esp (CDH )

        — Mi padre no padecía ninguna enfermedad. Murió de repente, de angina de pecho. Tengo seis hermanos, me llevo bien con todos ellos, todos están sanos, mis abuelos no eran nerviosos.

      • 1966 Lpz Ibor, J. J. Neurosis [1966] Esp (CDH )
        — ¿Por qué le parece más peligroso el dolor de cabeza que las palpitaciones, siendo así que éstas podrían indicar una enfermedad del corazón, como tenía su madre, o como realmente padeció su padre, que murió de una angina de pecho?
      • 1966 Lpz Ibor, J. J. Neurosis [1966] Esp (CDH )

        Resulta útil saber la influencia de la vida en los sanatorios o en el ejército sobre la tuberculosis; pero con eso no averiguamos cómo se materializa un conflicto interno o externo, los cuales no son separables en un proceso tuberculoso. Lo mismo podríamos decir del ulcus, de la angina de pecho, de la tonsilitis.

      • 1966 Lpz Ibor, J. J. Neurosis [1966] Esp (CDH )
        La clínica de la migraña, de la angina de pecho, de las colecistopatías, demuestra con qué frecuencia un fragmento de vida psíquica no vivida, en el amor o en el trabajo, se representa por un síntoma corporal.
      • 1968 Lpz Ibor, J. J. Vida sexual [1968] Esp (CDH )

        Dentro de las alteraciones cardíacasy vascularescitaremos la hipertensión arterial climatérica, sumamente frecuente y difícil de diferenciar de la producida por otras causas; trastornos cardíacos como aceleración del pulso (taquicardia) o crisis dolorosas de la región precordial con síntomas semejantes a la angina de pecho; trastornos venosos, tales como edema o varices.

      • 1970 León, M. T. Memoria melancolía [1982] Esp (CDH )
        Para mí un hombre era, en primer lugar, ese olor a buen tabaco de cigarro de marca que fumaba mi padre y que lo llevó, poco a poco, a su angina de pecho.
      • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )

        — ¡¡Merceditas!!

        Acudió, las manos jabonosas, pronta a encontrarme con una angina de pecho.
      • 1975 Sintes Pros, J. Colesterol [1975] Esp (CDH )
        En el gran campo de la arteriosclerosis, corresponde a los ateroscleróticos un puesto destacado, tanto por su frecuencia, como por su importancia, dadas las graves consecuencias que puede originar (angina de pecho, infarto de miocardio, gangrena de las extremidades inferiores, trombosis y hemorragia cerebral).
      • 1975 Sintes Pros, J. Colesterol [1975] Esp (CDH )

        También el corazón sufre los efectos de la hipertensión, porque le es exigido un gran aumento de trabajo para vencer las resistencias que los vasos contraídos oponen al paso de la sangre. El individuo acusa una sensaciónde peso en la región cardíaca o cardioespasmo, es decir, la sensación de que el corazón late de un modo particularmente violento; más raramente, se produce un auténtico ataque de angina de pecho con un fuerte dolor en la región cardíaca.

      • 1975 Sintes Pros, J. Colesterol [1975] Esp (CDH )
        El hombre que sufre de angina de pecho deberá también, establecer un régimen de vida un poco al ralentí.
      • 1976 Chacel, R. Barrio Maravillas [1991] Esp (CDH )
        — Yo creo que te acobardaste porque parece una cosa tremenda una angina de pecho, pero todos esperábamos que reaccionases pronto.
      • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] Mx (CDH )

        «Y en todos los hospitales del mundo [...] te encontrarás, en esos hospitales y en esas biografías, criaderos de ratas blancas y cobayos inoculados con esputos, ardillas con sarcomas, marmotas con catarro, chimpancéscon triquinosis y perros y canarios que son sacrificados para que cada vez menos seres humanos en el mundo se enfermen o se mueran de eso, precisamente: de podagra, de angina de pecho, de raquitismo, de poliomielitis, de cáncer, de lepra y de lumbago.»

        Todo esto le dijo el tío Esteban a Estefanía [...].

      • 1978 Poniatowska, E. Querido Diego [1992] 24 Mx (CDH )

        Naturalmente pesqué una angina de pecho y si no es por la solicitud de la concierge, sus bouillons de poulediarios, ahora mismo estarías despidiéndote de tu Quiela. Me he debilitado mucho, no he salido y salvo Zadkin que vino a preguntar una tarde si tenía yo noticias tuyas, mi contacto con el mundo exterior es nulo.

      • 1978 Prensa ABC, 05/02/1978 [1978] Esp (CDH )
        La jornada laboral hay que tomársela con calma, para que los disgustos y el «stress» no provoquen una angina de pecho.
      • 1979 Longares, M. Novela corsé [1988] 129 Esp (CDH )
        [...] y así, mientras los aviesos brujos centroeuropeos, Lehar, Offenbach, Strauss y restantes compositores de delicias sincopadas, desgranan su inmenso talento con insuperable facilidad mostrando al acariciado oído las múltiples combinaciones de armonía factibles en una simple banda de siete notas, y es esta dificultad desmenuzada con exquisita sencillez el beleño del espía intransigente, el férvido fuego de la impar pasión raudo comparece en la reunión y fustiga con implacable brío los afectados mohínes, la asfixia hasta ahora domeñada revienta en los pétreos esmoquines y los diamantinos corsés, la férrea tenaza dulce de la angina de pecho atosiga la discreción imperante [...].
      • 1979 Prensa Clarín, 25/04/1979 [1979] Ar (CDH )

        Dice el doctor Pedro Cossio, definiendo el tema del simposio realizado en Mendoza, entre el 19 y el 22 del corriente: "Insuficiencia coronaria significa la enfermedad estenosante de naturaleza ateroesclerosa de las arterias coronarias, que suministran la sangre al músculo cardíaco para su sobrevida normal. Cuando la luz de esas arterias se reduce del 50 al 75 por ciento, la anomalía determina una deficiente irrigación sanguínea al elemento motor del corazón, o sea, una isquemia miocárdica con sus consecuencias posibles pero no indefectibles: dolor cardíaco como síntoma inicial pero no precoz, denominado angina de pecho, por su característica de localización habitual en el pecho sin o con destrucción irreparable de ese músculo, o sea el infarto agudo de miocardio con sus posibles consecuencias: insuficiencia de la bomba cardíaca, arritmia cardíaca y hasta muerte prematura súbita o no".

      • 1979 Prensa Clarín, 25/04/1979 [1979] Ar (CDH )
        "Hay acuerdo universal en que el tratamiento quirúrgico controla total o parcialmente en mayor proporción que el tratamiento médico el síntoma inicial incapacitante —angina de pecho— pero no definitivamente, porque entre el 5 y el 10 por ciento anual de los pacientes recidiva dicho síntoma, por lo que se la denomina angina recurrente".
      • 1979 Prensa Clarín, 25/04/1979 [1979] Ar (CDH )
        "Por ello, es decir control de la angina de pecho, no evitar los infartos, no saber si prolonga la vida o evita la muerte súbita, nuestro equipo de trabajo solo ha indicado la solución quirúrgica al 1 a 2 por ciento de los pacientes. Hemos tenido grandes satisfacciones y también desazones, tanto con uno como el otro tratamiento".
      • 1980 Verdaguer, J. Fumar pipa [1980] Esp (CDH )
        Aún quedan algunos detalles más: la nicotina produce vértigos, amnesia, cefalalgias, disneas, palpitaciones, sudores, anginas de pecho, espasmos aparatosos, brillantes faringitis, esclerosis de primera calidad, temblores y magníficas colitis.
      • 1981 Aisenson Kogan, A. Cuerpo [1981] Mx (CDH )
        Los dolores de origen interno muchas veces se traducen en dolores cutáneos (caso de la apendicitis, de la neumonía, de la angina de pecho, etc.), pero lo mismo que las sensaciones táctiles, las sensaciones dolorosas, sea su fuente visceral o superficial, se perciben a algunos centímetros debajo de la piel.
      • 1981 Alonso, L. R. Supremísimo [1981] Esp (CDH )

        — A veces quisiera no haber derrocado al Tirano Caído. —Suspiro de tenor operático con angina de pecho—. No me agradecen nada. Aquí nadie es constante más que en oponerse al progreso.

      • 1981 O'Donnell, P. Lobo [1982] Ar (CDH )

        PADRE(El Príncipe apoya una mano sobre el corazón, como si se tratase de una angina de pecho. El Cazador se esfuma)No te preocupes, hijo, enseguida voy a estar bien otra vez...

      • 1981 Vega, H. Así sufrieron [1981] 26 Co (CDH )

        La diferencia se basa, según Balzac, en que el derrame de la apoplejía brutal —sanguíneo o seroso— es generalizado, mientras que en el reblandecimiento cerebral es localizado. Pero la naturaleza vascular del accidente ya aparece señalada en varios lugares y lo compara en Ecce Homoa la angina de pecho.

      • 1981 Vega, H. Así sufrieron [1981] 27 Co (CDH )

        Hay en Ecce Homo, libro inconcluso, una explicación del mecanismo fisiopatológico de la angina de pecho y de la trombosis coronaria, no puedo privarse de traducir [...].

      • 1981 Vega, H. Así sufrieron [1981] Co (CDH )

        Entre aquellos dolores en los que la angustia domina la sensación dolorosa, están los que comportan trastornos del sistema simpático, y en el vértice de ellos, la angina de pecho.

      • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] Esp (CDH )
        A.– La embolia pulmonar, el infarto de miocardio, la angina de pecho, la taquicardia paroxística, el asma, entre otras enfermedades graves, tienen el común denominador de provocar tan aguda sensación angustiosa, que el sujeto afecto la experimenta como una sensación de muerte inminente.
      • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] Esp (CDH )

        D.– En personas de edad avanzada la anemia puede descubrirse por la aparición de fuertes dolores en el pecho que causan una angustiosa sensación opresiva de gran intensidad. [...] Este cuadro doloroso es etiquetado como angina de pecho y su origen hay que buscarlo en la falta de oxígeno para nutrir al corazón a consecuencia de que la sangre no conduce suficiente cantidad de glóbulos rojos.

      • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] Esp (CDH )
        Es característico de la angina de pecho la irrupción brusca del dolor, que por lo general se presenta cuando el sujeto experimenta fuertes tensiones emocionales, sufre algún disgusto importante, realiza esfuerzos excesivos, ha comido copiosamente, etc.
      • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] Esp (CDH )

        "Creí que me moría! Luego, poco a poco, fue cediendo el dolor, hasta que casi desapareció por completo. / "A partir de aquel día, cada vez que realizo un esfuerzo que se sale de lo normal siento una molestia extraña en el pecho, es como si me oprimieran entre dos paredes."

        Esta es la forma más brutal en que suele presentarse la crisis de angina de pecho.

        En otras ocasiones, tras realizar el esfuerzo, el sujeto sólo nota una opresión intensa en una zona del brazo, del antebrazo o en la muñeca.

      • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] Esp (CDH )

        B.– Además de las causas indicadas en el apartado anterior existen otras causas capaces de producir una angina de pecho. Otras enfermedades graves pueden originar verdaderas crisis de angina de pecho al afectar al corazón, por lo que reviste gran importancia el hecho de poder descartarlas gracias a los reconocimientos efectuados.

      • 1982 Moreno, J. M. Chequeo médico [1981] Esp (CDH )
        Una radiografía puede determinar la existencia o no de lesiones en la columna vertebral que podrían ser la causa de las crisis dolorosas de la angina de pecho, lo que conduciría al tratamiento adecuado.
      • 1982 Prensa ABC, 26/12/1982 [1982] Esp (CDH )

        En este sentido, una persona que ha padecido un infarto poco extenso con normalidad en el resto de las arterias coronarias tiene un buen pronóstico. Este es especialmente favorable en los pacientes con recuperación completa después de la fase aguda, que no presentan fatiga anormal, signos de angina de pecho, insuficiencia cardiaca o algunos de los factores de riesgo.

      • 1983 Otero, L. Temporada ángeles [1986] 375 Cu (CDH )
        Te dijo en seguida, de la misma manera indiferente, que Norton, el pañero, —¿lo recordabas?—, había fallecido en París de una angina de pecho y Julieta, su hija, que fue a sus funerales, se había enredado con uno de los Condé, y se decía que sería princesa.
      • 1986 Ardila, M. Alimentación niño [1986] Esp (CDH )

        Las grasas y el colesterol. Últimamente el colesterol se ha convertido en el villano de la película en cuanto a la salud se refiere. Se asocia a la arterioesclerosis y a la enfermedad coronaria, la angina de pecho y el infarto.

      • 1986 Gironella, J. M. Hombres lloran [1987] Esp (CDH )

        El doctor Andújar acudió en ayuda de monseñor, el cual, en la sacristía, no llevaba trazas de reaccionar. Opresión en el pecho. Fue trasladado a la clínica Chaos, donde los doctores Casellas y Rovira, que estaban de guardia, le sometieron a exploración. Un amago de angina de pecho. Debía guardar descanso y someterse a tratamiento, hasta que le dieran de alta.

      • 1986 Gironella, J. M. Hombres lloran [1987] Esp (CDH )
        ¡Dios, qué confusión! ¿Qué significaba «su» amago de angina de pecho comparado con la hecatombe que el padre Melchor les acababa de describir? Nada.
      • 1986 Gironella, J. M. Hombres lloran [1987] Esp (CDH )
        Luego al barrio antiguo, ¡pasando por delante de la jefatura de Policía, de la que antaño fue amo y señor! San Félix, la catedral, los baños árabes, el palacio episcopal... Matías iba comentándole: «Está en proyecto un paseo arqueológico... El obispo actual, que se llama Gregorio Lascasas, sufrió hace poco una angina de pecho y pidió ser oído en confesión...»
      • 1986 Gironella, J. M. Hombres lloran [1987] Esp (CDH )
        Julio sólo había tenido, en Londres, un amago de angina de pecho, «lo mismo que el ilustrísimo señor obispo».
      • 1986 Mendoza, E. Ciudad prodigios [1993] 372 Esp (CDH )
        Además de esto, el 6 de febrero, cuando faltaban tres meses para que la Exposición Universal abriera sus puertas, la reina María Cristina murió de una angina de pecho.
      • 1987 Bañó, F. Curso relajación [1987] Esp (CDH )
        El efecto más estudiado en estas afecciones cardiológicas ha sido sobre los pacientes portadores de antiguas anginas de pecho o infartos cardíacos, donde se han apreciado acciones positivas en orden a:

        1.º– La eliminación de la ansiedad como causa originaria del infarto o angina.

      • 1987 Brusco, O. J. Comer [1987] 162 Ar (CDH )
        Ambas observaciones, por lo tanto, indicaban que la aterosclerosis era una enfermedad de iniciación temprana, con un largo período de evolución latente o asintomático, al cabo del cual se producían las manifestaciones clínicas que, en el adulto, llevaban a su diagnóstico bajo la denominación de angina de pecho o de infarto de miocardio.
      • 1987 Brusco, O. J. Comer [1987] Ar (CDH )
        Así se producen entonces las manifestaciones, por todos conocidas, que revelan el déficit circulatorio de los diversos órganos, principalmente el corazón (angina de pecho, infarto de miocardio), el cerebro (hemiplejías, etc.) y los miembros inferiores (claudicación intermitente, gangrena).
      • 1988 Torrente Ballester, G. Filomeno [1993] 412 Esp (CDH )
        Seguíamos presididos por la Virgen de los Dolores dentro de su fanal, atravesado de espadas el corazón de plata, pero en ese detalle no se fijaba nadie, o, al menos, nadie le hacía objeciones, seguros como estaban todos de que Flora antes se dejaría matar que retirar de allí su imagen preferida, aquella ante la que se postraba en sus dificultades, o en los peores momentos, en los más angustiosos, de su angina de pecho, si bien con el orujo al lado, que también ayudaba.
      • 1988 Vijnovsky, B. Dudas [1988] Ar (CDH )
        El electrocardiograma conduce al diagnóstico (Hospital Español) de arterioesclerosis coronaria y angina de pecho a repetición; desde ese momento usa continuamente un vasodilatador coronario (Peritrate).
      • 1989 Aridjis, H. Adiós Teatro fin Mx (CDH )

        SOLDADO DE ADELANTE DEL ATAÚDEl padre Agustín Fischer bien vio tu alma caer en las llamas del infierno cuando moriste de angina de pecho.

      • 1989 Rdz-Martos, A. Manual alcoholismo [1989] 231 Esp (CDH )

        2. Prácticas deportivas.

        Las contraindicaciones por enfermedad son conocidas de todo médico, pero recordaremos la ausencia de poder protector frente a la arteriosclerosis o frente a la angina de pecho (v. págs. 108 a 110). /
      • 1991 García Schz, J. Historia triste [1991] 592 Esp (CDH )

        Empezó a hablar muy lentamente, carraspeando, como si acabase de curarse de una angina de pecho.

      • 1992 Santana, R. StaIsabel Vídeo [1992] Ve (CDH )

        GRUPO DE GENTE¡Viva Isabel la Católica! ¡Arriba la reina milagrosa!...

        ¡Viva el Japón!

        ¡Me curó una angina de pecho!...
      • 1992 Tapia Bolívar, D. HToreo I [1993] Esp (CDH )
        Toreó más las temporadas de 1918, 1919 y 1920, falleciendo el 9 de septiembre de 1921 a consecuencia de una angina de pecho.
      • 1992 Ussía, A. Buenas maneras I [1995] Esp (CDH )
        Un año, la duquesa echó de menos la presencia de una vaca, y con la dulzura y firmeza que le caracteriza preguntó al vaquero la razón de la ausencia: «Emiliano, ¿dónde está aquella vaca "beige" tan "chic" que dormía en aquel establo tan "cozy"?» Testigos de la escena me han contado que el vaquero Emiliano, tras abrir desorbitadamente los ojos, sufrió un amago de angina de pecho que le tuvo apartado de sus obligaciones varios meses.
      • 1994 Martín Moreno, F. Respuesta [1994] Mx (CDH )
        ¿Y Juárez? ¿No lo salvó una angina de pecho antes de que quedara en evidencia su deseo de eternizarse a como diera lugar como titular del Ejecutivo? El mismo carácter reaccionario nacional hizo posible el arribo de Maximiliano de Habsburgo.
      • 1994 Prensa La Vanguardia (Barcelona), 08/04/1994 [1994] Esp (CDH )
        Francesc Codina, de CiU, sufrió ayer por la tarde una angina de pecho cuando se encontraba en la sesión plenaria del Parlament de Catalunya.
      • 1994 Prensa La Vanguardia, 12/10/1994 [1994] Esp (CDH )
        El denunciado, en paradero desconocido y delicado estado de salud (estuvo internado hace poco en la clínica Sant Jordi por un amago de angina de pecho), solicitó un crédito de 100 millones y ofreció como garantía facturas supuestamente pendientes de cobro.
      • 1994 Prensa La Vanguardia (Barcelona), 21/04/1994 [1994] Esp (CDH )
        No era una mojigata ni una iluminada (ella misma se confiesa poco piadosa), sino una mujer llena de vida, a pesar de tener un solo riñón y varios ataques de angina de pecho y frecuentes infecciones a cuestas.
      • 1994 Prensa El Mundo, 10/11/1994 [1994] Esp (CDH )
        Tanto la Sociedad de Cardiología Española como el Colegio Americano de Cardiología están seguros de que el vino en dosis moderadas protege a las arterias coronarias de padecer un infarto de miocardio o una angina de pecho.
      • 1994 Prensa La Vanguardia, 30/09/1994 [1994] Esp (CDH )
        Astérix corrió un serio peligro de muerte en 1977, cuando su padre literario, René Goscinny, cayó fulminado por un infarto mientras pedaleaba en una bicicleta estática, días después de diagnosticársele erróneamente una angina de pecho.
      • 1994 Prensa El Mundo, 18/05/1994 [1995] Esp (CDH )

        El técnico galo, Paul Besson, sufrió una angina de pecho y tuvo que ser hospitalizado.

      • 1994 Prensa El Mundo, 06/10/1994 [1995] Esp (CDH )

        Imagine que usted padece angina de pecho y le ofrecen dos alternativas terapéuticas. Con una hay que pasar por el quirófano, dejarse anestesiar, estar un día en la UCI, seguido de cinco o seis en una cama normal hospitalaria. Mes y medio después, usted podrá volver a sus ocupaciones habituales y, si se cuida un poco, su pronóstico cardiaco será bastante halagüeño.

      • 1994 Prensa El Mundo, 08/04/1994 [1995] Esp (CDH )
        Francesc Codina, diputado de Convergència i Unió (CiU) y presidente del grupo municipal de esta coalición en el Ayuntamiento de L'Hospitalet de Llobregat, Francesc Codina, sufrió en la tarde de ayer una angina de pecho cuando se encontraba en el Parlamento de Cataluña, que celebraba una sesión plenaria.
      • 1994 Prensa La Vanguardia (Barcelona), 19/05/1994 [1994] Esp (CDH )
        El diputado del grupo mixto del Parlament de Catalunya Josep Maria Reguant fue ingresado en la unidad coronaria del hospital Clínic de Barcelona tras sufrir una probable angina de pecho inicial, según informaron fuentes del centro sanitario.
      • 1995 Carrión, I. Cruzar Danubio [1995] Esp (CDH )

        Sor Teresa le contó que el Rey se agravó en la madrugada del día 28. Respiraba muy mal. Había tenido varias anginas de pecho. Vio que tenía la pupila de un ojo dilatada y la otra contraída. Al ver esto en seguida avisó al doctor Frugoni. También acudió el doctor Colazza. Y entonces empezaron unas horas de lucha desesperada por salvar su vida. El Rey estaba reclinado en la butaca. No podía estar en la cama porque se ahogaba.

      • 1995 Egido, L. G. Corazón inmóvil [1995] 56 Esp (CDH )

        Eran muchas, sospechosas y dejadas de la mano de Dios; cualquiera de ellas podía haberse levantado de la cama, haber atravesado los corredores y las galerías, sin hacer ruido, con paso felino, y haber entrado en el laboratorio, donde se guardaba el cianuro para el tratamiento de las cefalalgias, las jaquecas, la angina de pecho y la coqueluche, y después, todo habría sido fácil; nadie ignoraba dónde dormía el médico de guardia y máxime si ya habían probado alguna vez su cama.

      • 1995 Hernández, R. Secreter rey [1995] 9 Esp (CDH )
        Agotado por los continuos accesos de ahogo que le produce la angina de pecho, envuelto en una sábana, se aferra a los brazos del sillón con sus manos transparentes, de largos y huesudos dedos, en un supremo e inútil esfuerzo por asirse a la vida.
      • 1995 Hernández, R. Secreter rey [1995] Esp (CDH )

        Un trágico crepúsculo cerca al Rey maniatado por la angina de pecho. Resplandores de fiebre iluminan su secreter italiano donde tantas veces se perdió de niño su soñadora imaginación.

      • 1995 Hernández, R. Secreter rey [1995] 151 Esp (CDH )
        Por su mente pasan sombras, imágenes antiguas, anhelos de ahora, cuando, antes de surgir el primer ataque de angina de pecho, sintió deseos de emigrar definitivamente, yéndose a los Estados Unidos de América, en pos de su amor penúltimo, la yanqui Marion, la bella divorciada millonaria que, pasados los cuarenta, le había conquistado el corazón dos años atrás, en Lausanne.
      • 1995 Hernández, R. Secreter rey [1995] Esp (CDH )

        A mi regreso a Madrid, después del clamoroso recibimiento, me esperaba en Palacio una mala sorpresa: mi fiel Nurse Luigi Gordon había fallecido durante mi estancia en Londres, víctima, como yo ahora, de una angina de pecho.

      • 1995 Prensa El Mundo, 20/11/1995 [1996] Esp (CDH )

        «Quiero morirme como Juana Mordó, con las botas puestas. Me gustaría estar trabajando, como ella, hasta el final. Su historia fue verdaderamente ejemplar. Estábamos en ARCO, ya sabe que éramos unas amigas inseparables, cuando dijo: "Me he debido de dar un golpe porque me duele por aquí". La examinaron allí mismo y le dijeron que se trataba de una angina de pecho. Sin mediar palabra, la cogimos como si fuera en la sillita de la reina, la metimos en una ambulancia y la llevamos a un hospital. Murió tres días después».

      • 1995 Prensa El Mundo, 05/10/1995 [1996] Esp (CDH )

        El que las coronarias se puedan dilatar en su momento, y con ello se logre mejor flujo de sangre a través de su luz, es uno de los mecanismos de seguridad que tiene el corazón cuando aumenta su demanda de oxígeno. La tercera evidencia que proporciona al tratamiento médico de la angina de pecho un papel que quizá nunca tuvo, ha sido publicada en el último número del JAMA.

      • 1995 Prensa El Mundo, 25/05/1995 [1995] Esp (CDH )
        Seis meses después de ser dados de alta, la mortalidad cardiaca fue del 8%, la mitad había vuelto a padecer angina de pecho, muchos habían dejado de fumar, pero buena parte de ellos seguía sin beber, además de continuar con sus hábitos sedentarios.
      • 1995 Téllez, A. Trastornos sueño [1998] Mx (CDH )
        Asimismo, ciertos síntomas de algunas enfermedades pueden provocar insomnios, tal es el caso del dolor (por ejemplo, artritis, úlcera péptica, angina de pecho, etc.), las parestesias (la neuropatía periférica en la diabetes), el prurito (alergias, varias alteraciones de la piel, etc.), movimientos anormales (enfermedad de Corea, epilepsia mioclónica), y tumores cerebrales, sobre todo a nivel del hipocampo (ASDC, 1979).
      • 1996 Mantecón Garza, L. Dieta diabético [1996] Mx (CDH )
        Al paso del tiempo, y sin que el paciente se dé cuenta, el daño es cada vez mayor, de tal modo que afecta al corazón (infartos, angina de pecho), produce presión alta (hipertensión arterial), daña a los riñones (nefropatía diabética), causa insuficiencia renal y ceguera (retinopatía diabética, cataratas prematuras), propicia mala circulación, principalmente en las piernas (insuficiencia vascular periférica), a tal grado que, en casos graves, requieren amputación parcial o total de las extremidades afectadas.
      • 1996 Prensa ABC Cultural, 13/09/1996 [1997] Esp (CDH )
        Todorov lo expresa bellamente: "en la ausencia de todo reconocimiento surge la angustia que, como la angina de pecho, presenta los síntomas físicos de ahogo, asfixia, nos cierra la garganta; cuando nos sentimos oprimidos, los pulmones parecen ya no querer dilatarse" (pág. 91).
      • 1996 Prensa ABC Cultural, 10/05/1996 [1996] Esp (CDH )
        Las causas son la enfermedad coronaria (angina de pecho e infarto), tensión arterial alta, valvulopatías, embarazo y determinadas infecciones de tipo vírico y parasitario, así como las drogodependencias y el alcoholismo.
      • 1996 Prensa Diario de Yucatán, 09/09/1996 [1996] Mx (CDH )
        Publicado en el último número de la revista Circulación, el informe enfatiza que el EBCT podría ser la técnica de mayor beneficio para ayudar a detectar bloqueos en las arterias en personas que sufren de angina de pecho.
      • 1996 Prensa El Mundo, 30/05/1996 [1996] Esp (CDH )
        En España ya se observa un ascenso de las complicaciones cardiovasculares, como el infarto de miocardio y la angina de pecho, entre las féminas.
      • 1996 Prensa El Mundo - Salud (Suplemento), 12/09/1996 [1996] Esp (CDH )
        O bien tiene angina de pecho cada vez que realiza un esfuerzo o tiene un corazón insuficiente por falta de riego coronario y está en permanente fallo miocárdico.
      • 1996 Prensa El Mundo - Salud (Suplemento), 07/11/1996 [1996] Esp (CDH )
        Los autores del trabajo destacan que las mujeres en las que se confirmó la existencia de una angina de pecho y recibieron una inyección intravenosa del nuevo producto durante un máximo de 72 horas tuvieron menos fiebre, menos episodios de isquemia o redujeron el flujo sanguíneo al corazón, que aquéllas que únicamente ingirieron aspirina.
      • 1996 Prensa Excélsior, 30/08/1996 [1996] Mx (CDH )

        ELhumano, rey de la creación, con el gran y sofisticado estuche que posee, también como animal que es se enferma, y algunas de éstas, causan, además de dolor, hilaridad, como el saber que el maestro de Matemáticas padece de cálculos en el riñón, o que al cornista de la orquesta se le inflamó la córnea. Repasemos pues algunos padecimientos profesionales, algunos en serio, y otros para vacile y regocijo. Padecimientos... del astronauta: de la cápsula articular... Del navegante: del colon... De las nodrizas: angina de pecho...

      • 1996 Prensa Diario de Yucatán, 04/07/1996 [1996] Mx (CDH )
        — Sin embargo, las prácticas invasivas, como los catéteres cardíacos y la arteriografía coronaria, también permiten la detección precisa de los padecimientos obstructivos coronarios causantes de la angina de pecho o infarto del miocardio.
      • 1997 Cibeira, J. B. Bioética [1997] Ar (CDH )

        Jenkins (1971) y otros colaboradores probaron que los factores de riesgo en la angina de pecho no coincidieron con la magnitud de la enfermedad. En la investigación realizada por el Ministerio de Salud de Massachusetts encontraron que los factores más importantes para evitar la enfermedad eran la felicidad y la satisfacción por el trabajo.

      • 1997 Cibeira, J. B. Bioética [1997] Ar (CDH )
        Dossey, asimismo, trae a colación el trabajo de Medalie (1976), donde se presenta el seguimiento de 10.000 israelíes de 40 o más años de edad que sufrieron angina de pecho.
      • 1997 Enríquez Soriano, Á. Estrés [1997] 115 Esp (CDH )
        Si surge una demencia, un cáncer, una esclerosis múltiple o una angina de pecho, no solo el individuo va a ver afectado su propio destino, sino todos y cada uno de los miembros de esa familia, y la misma familia como sistema adoptará también estrategias para hacer frente a la situación en sus diversos estadios.
      • 1997 Prensa El Mundo - Salud (Suplemento), 10/04/1997 [1997] Esp (CDH )
        En un estudio, realizado entre investigadores de cinco centros médicos y publicado en el Journal of the American Geriatrics Society del pasado enero, se encontró que la mayoría de personas con insomnio tienen otro problema de salud, como artritis, depresión o angina de pecho.
      • 1997 Prensa El Mundo - Salud (Suplemento), 24/04/1997 [1997] Esp (CDH )
        Entre los científicos que creen que las nuevas técnicas de imagen coronaria serán capaces de indicar de forma más precisa quiénes son los que más riesgo tienen de sufrir un infarto de miocardio o una angina de pecho inestable se encuentra el doctor Valentín Fuster.
      • 1997 Prensa El Mundo - Salud (Suplemento), 20/03/1997 [1997] Esp (CDH )

        Todos los cardiólogos conocen la existencia de un grupo pequeño, pero significativo, de enfermos coronarios a los que ya no se les puede ofrecer nada para aliviar sus síntomas. Son pacientes que han pasado por el quirófano, en donde se ha intentado realizar puentes aortocoronarios o que han estado en manos de los hemodinamistas en un intento de dilatar sus coronarias con catéteres provistos de balones en su punta. A pesar de tanta ayuda técnica y de estar medicados al máximo, este tipo de enfermos sigue teniendo frecuentes episodios de angina de pecho y no pueden realizar vida normal.

      • 1997 Prensa El País, 04/07/1997 [1997] Esp (CDH )
        Emilio Arrizabalaga, detenido en su caserío de Oñate, padece cateterismo y fue operado tras sufrir una angina de pecho.
      • 1997 Prensa La Nación, 07/04/1997 [1997] CR (CDH )
        El simple hecho de tener un factor de riesgo es ya un signo de que se debe estar en constante control, no espere a sentir el aviso de un dolor en el corazón, lo que se conoce como angina de pecho.
      • 1998 Ronald Morales, A. Frutoterapia [1998] Co (CDH )

        Lípidos (grasas) de la sangre colesterol y triglicéridos elevados. Se deben consumir uvas para los pacientes con arteriosclerosis, angina de pecho, trombosis y apoplejía.

      • 1998 Anónimo Boletín impreso [1998] 21 Esp (CDH )
        Siempre que sea necesario, se añade al tratamiento farmacológico el método ablactivo (destrucción de la raíz nerviosa) o estimulativo (conexión a aparatos de corriente eléctrica que bloquean la sensación dolorosa), utilizado éste último en anginas de pecho y otras cardiopatías isquémicas.
      • 1998 Anónimo Propaganda impresa [1998] Esp (CDH )

        Tuve un infarto de miocardio agudo, con edema pulmonar. Los médicos opinaban que la situación era gravísima y que de salir con vida quedaría como un vegetal. Estando en la UVI una señora amiga me pasó la estampa del P. Arnáiz debajo de la almohada. El infarto fue el 22 de Julio del 95 y salí del hospital el 12 de Agosto. Después, a consecuencia de una gripe, he tenido una angina de pecho.

      • 1999 García Real, E. Ginecología [1999] Esp (CDH )

        Hablaremos de las diferentes situaciones en las que a la mujer le pueda preocupar el empleo de hormonas.

        [...] 2. Historia familiar de enfermedad cardiaca. En estos casos no sólo no está contraindicado el tratamiento hormonal sustitutivo, sino que es aconsejable, puesto que puede ser uno de los mejores tratamientos preventivos para la aparición tanto de angina de pecho como de infarto de miocardio.

      • 1999 García Real, E. Ginecología [1999] Esp (CDH )
        No hay ninguna contraindicación para administrar un tratamiento hormonal sustitutivo en pacientes fumadoras, puesto que, como antes hemos dicho, disminuirá el riesgo de infarto de miocardio, así como de angina de pecho.
      • 1999 Prensa El Norte de Castilla, 31/05/1999 [1999] Esp (CDH )

        — ¿Se puede cuantificar el riesgo que poseen los fumadores a padecer aquellas patologías relacionadas con el hábito de fumar?

        — Sí, está calculado, pero varía con cada tipo de enfermedad, no es lo mismo el riesgo de contraer un cáncer de pulmón o de otro tipo, que un infarto de miocardio o una angina de pecho, o el riesgo de fallecer por muerte súbita, que también se está incrementado entre la población fumadora. El riesgo de los fumadores de contraer estas patologías es mucho más elevado que entre la población no fumadora.

      • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
        angina. [...] angina de pecho. Med. Síndrome caracterizado por accesos súbitos de corta duración con angustia de muerte y dolor violento que desde el esternón se extiende ordinariamente por el hombro, brazo, antebrazo y mano izquierdos.
      • 2001 Rdz Navas, H. Utilidad plantas medicinales CR (CORPES)
        NOMBRE VULGAR. CACAO. [...] Análisis químico: las semillas contienen en su parénquima (cáscara) teobromina, cafeína, almidón, proteínas, fibra, agua, azúcares, aceites esencial y graso, mucílago, nitrato de potasio, colorante, calagualina, polipodina, taninos, esteroides (ecdisterona), polipodaureína y sesquiterpenlactona. La teobromina tiene efecto sobre el sistema nervioso, pero es más suave que la cafeína y actúa sobre la angina de pecho.
      • 2007 Ceccotti, E. L. / Sforza, R. Diagnóstico [2007] p. 179 Ar (BD)
        Sífilis secundaria. Es el estudio clínicamente más florido de la sífilis. Puede afectar muchas partes del organismo de manera que propone un amplio diagnóstico diferencial. [...] En la mucosa oral, las lesiones suelen ser muy frecuentes, variadas y muchas de ellas posibilitan un diagnóstico clínico claro de la enfermedad, que lógicamente deberá confirmarse con la serología. Pueden observarse manchas rojas en las fauces, lo cual constituye la angina sifilítica que en su progreso laríngeo se acompaña de una afonía muy característica.
      • 2011 Garrido, F. "Ejecutivo" Conjuros Mx (CORPES)
        A la sombra de su benefactor, el tío Reyes se convirtió en un señor que no se andaba con cuentos: su encomienda era la salud y no estaba dispuesto a tolerar sandeces. Si un médico diagnosticaba una angina de pecho, un tumor maligno, una enfermedad grave, en seguida se le retiraba la licencia y se le expulsaba del lugar.
      • 2012 Figueroa Mendoza, K. V. "Infecciones odontoestomatologicas" [01-01-2012] vol. 6, n. 2, p. 45 Revista Médica Basadrina (Tacna) Pe (HD)
        La sífilis secundaria aparece de 2 a 6 meses después de la infección inicial, si no se trata la etapa primaria. Pueden quedar aún algunos chancros sin cicatrizar. [...] Aparecen las erosiones, placas opalinas y úlceras en el dorso y los bordes de la lengua produciendo la llamada "lengua en pradera segada", en la cual se alteran las erosiones y las queratosis. [...] La angina sifilítica completa el cuadro en la cavidad bucal en este período, junto con las adenopatías típicas del ganglio centinela que acompaña al chancro o la de los occipitales, que acompañan a la angina.
      • 2014 RAE DLE (NTLLE)
        angina. [...] angina de pecho. Med. Síndrome caracterizado por accesos súbitos de corta duración con angustia de muerte y dolor violento que desde el esternón se extiende ordinariamente por el hombro, brazo, antebrazo y mano izquierdos.
      • 2017 Villafañe, M. F. et alii "Sífilis secundaria" [01-09-2017] p. 379 La Prensa Médica Argentina (Buenos Aires) Ar (HD)
        Las máculas rojas son lesiones que no modifican el relieve de la mucosa oral, redondas u ovales localizadas en general en las fauces, constituyendo la angina sifilítica que, en su progreso puede comprometer la laringe y se acompaña de una disfonía muy característica (laringitis luética). Pueden también verse manchas rojas en mucosa de labios, paladar y lengua.
      • 2020 Méndez García, J. L. et alii "Sífilis oral" [09-02-2020] Ocronos (Cádiz) Esp (HD)
        Lesiones de sífilis secundaria. Se caracteriza por la presencia de lesiones orales con morfología similar a máculas eritematosas, pápulas, placas opalinas, formación de fisuras profundas, condilomas sifilíticos similares a verrugas planas, depilación lingual, queilitis angular mantenida en el tiempo y angina sifilítica. Como en el caso anterior hay que establecer un diagnóstico diferencial de la sífilis secundaria oral con otras enfermedades que afectan a la cavidad oral como lesiones por Herpes simple, Candidiasis oral [...].
      • 2021 Anónimo "Síntomas angina" [19-11-2021] Semana (Bogotá) Bo (HD)
        Los síntomas de la angina de pecho son iguales que los del infarto de miocardio o ataque al corazón, pero de distinta intensidad y duración. Las señales más habituales son el dolor en el pecho que se puede extender a hombros, brazos, cuello, mandíbula o espalda, ardor en el pecho, presión, ganas de vomitar, dificultad para respirar y pérdida de conocimiento.
    8. s. f. Med. Con el modificador herpética, para referirse a la angina causada por un virus y que se desarrolla con aftas en la cavidad bucal.
      docs. (1858-2021) 18 ejemplos:
      • 1858 Pz Gallego, D. "Tratamiento croup" [01-01-1858] t. VI, p. 233 La Crónica de los Hospitales (Madrid) Esp (HD)
        Entre los estados patológicos que pueden hacer creer, si no en la existencia, al menos en la inminencia de un croup seudo-membranoso, el Sr. Guersant cita la angina pultácea o angina herpética. Esta angina está caracterizada por la presencia, en las amígdalas, de bridas de materia cremosa soluble en el agua, y que se deshacen fácilmente entre los dedos. Estas bridas se reunen en ciertos casos, y luego se nota con estas manchas una tumefaccion de las amígdalas que no se observa en el mismo grado en la angina difterítica. La angina herpética sobreviene ordinariamente bajo la influencia de un enfriamiento y algunas veces con fiebres eruptivas; coincide comunmente con el hérpes labialis febril [...].
      • 2021 Anónimo "Herpes Bucal" [02-09-2021] La Nota (Tucumán) Ar (HD)
        En el herpes simple orofacial, detalló la especialista, la primo-infección suele ser aparatosa. En los niños tiende a aparecer angina herpética, muchas lesiones en el paladar, fiebre, dolor, malestar en toda la cavidad oral; mientras que en los adultos esto es más raro y debe ser tratado con antivirales: “En los casos donde hay episodios recurrentes generalmente ya no hace falta administrar antivirales, existen ahora tratamientos preventivos, que cuando el paciente siente esa molestia previa o hipersensibilidad deben ser medicados en altas dosis para evitar las vesículas, siempre con la indicación del especialista”.
      • 1858 Pz Gallego, D. "Tratamiento croup" [01-01-1858] t. VI, p. 233 La Crónica de los Hospitales (Madrid) Esp (HD)
        Entre los estados patológicos que pueden hacer creer, si no en la existencia, al menos en la inminencia de un croup seudo-membranoso, el Sr. Guersant cita la angina pultácea o angina herpética. Esta angina está caracterizada por la presencia, en las amígdalas, de bridas de materia cremosa soluble en el agua, y que se deshacen fácilmente entre los dedos. Estas bridas se reunen en ciertos casos, y luego se nota con estas manchas una tumefaccion de las amígdalas que no se observa en el mismo grado en la angina difterítica. La angina herpética sobreviene ordinariamente bajo la influencia de un enfriamiento y algunas veces con fiebres eruptivas; coincide comunmente con el hérpes labialis febril [...].
      • 1868 Gassó, J. / Tragó, N. Trad Patología Monneret, I p. 479 Esp (BD)
        Herpes faríngeo. Debemos conceder cierto lugar en esta obra á las erupciones de vesículas de herpes, que pueden presentarse en la faringe, análogas á las que se observan en los labios, porque su importancia se ha exagerado singularmente en estos últimos años. [...] Al mismo tiempo se hinchan las amígdalas, en las cuales se observa rubicundez, placas blanquecinas, pseudo-membranosas y á veces una infiltracion edematosa. Por nuestra parte nos resistimos á ver en los caractéres inciertos de la angina herpética una especie nosológica separada, que se diferencie en realidad de las aftas vesiculosas terminadas por la ulceracion y la reparacion plástica de la membrana mucosa; consiste, pues, en una inflamacion úlcero-membranosa ó sea una faringitis exudativa enteramente local.
      • 1879 Wenicke, R. "Sobre anginas" [01-01-1879] t. II, p. 205 Anales del Círculo Médico Argentino (Buenos Aires) Ar (HD)
        Con la inspeccion de las partes enfermas he llegado á convencerme de que la mayor parte de los casos en los cuales se admite una angina herpética, llamada así porque se forman, segun algunos médicos, sobre el paladar, ampollitas parecidas y aun idénticas á los herpes cutáneos; no se trata sinó de una inflamacion de la mucosa, acompañada de úlceras catarrales como se conocen en todas las mucosas. Las vesículas que se desarrollan sobre las mucosas son de muy corta persistencia, [...] al reventar las vesículas quedan formaciones que no se pueden distinguir de la úlcera catarral.
      • 1887 Pagés, A. (dir.) DiccEnciclopHispanoamericano, II Esp (BD)
        ANGINA. [...] La angina herpética tiene por punto de partida una erupción de herpes en la cámara posterior de la boca. Inspeccionando la faringe, se observa un número variable de vesículas blanquizcas, opalinas, aisladas, confluentes y que ocupan generalmente el velo del paladar, los pilares y las amígdalas; cada vesícula presenta en su vértice un punto negro; la mucosa sobre que se implantan las vesículas está rubicunda y tumefacta. En los casos más sencillos las vesículas desaparecen por absorción, [...]; otras veces, rotas las vesículas quedan ulceraciones que cicatrizan con facilidad ordinariamente, pero que pueden cubrirse de falsas membranas semejantes a las de la difteria.
      • 1898 Lamicq, E. Enfermedades aparato digestivo p. 78 Mx (BD)
        Angina Herpética. [...] El escalofrío es fuerte, la temperatura elevada, la cefalalgia, que tiene la intensidad de la de la meningitis, ocupa de preferencia la región frontal, extendiéndose de allí á toda la cabeza [...]. La disfagia y demás síntomas faringeos, son al principio poco marcados, pero más tarde se asentúan [...]. Al exploración, al principio solamente se nota que las amígdalas están hinchadas, y enrrojecida toda la mucosa faringea [...]. Mas tarde aparecen pequeñas vesículas, aisladas ó confluentes, de preferencia en los arcos palatinos y en el espacio comprendido entre los dos pilares. Estas vesículas, de duración efímera, tienen el tamaño de una cabeza de alfiler, y están llenas de un líquido claro que mas tarde se vuelve opaco, y están rodeadas por una zona roja.
      • 1904 Suárez Gamboa, R. "Celiorrafia" [01-01-1904] Crónica Médica Mexicana (Ciudad de México) Mx (HD)
        Observación Quinta.— Angina diftérica. El niño Roberto H... de 9 años de edad [...] tiene una ligera calentura que se califica de intermitente [...], pero al siguiente y al otro día se observa además del estado febril, tristeza, palidez é inapetencia con un ligero cambio en el timbre de la voz. Por esto se examina la garganta y se encuentra sobre una de las amígdalas enrojecida una ligera capa opalina y algunas puntos blancos. Parece iniciarse una angina herpética y se prescribe el Sulfhidral cada hora hasta el día siguiente 8; pero entonces las falsas membranas se han extendido á la parte posterior de la faringe y se reproducen al quitarlas, estando el cuello hinchado y habiendo habido una hemorragia nasal abundante.
      • 1920 Monin, E. "Angina" [07-08-1920] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
        La angina herpética es generalmente precedida de un estado febril, dolor de cabeza agudo y dolores neurálgicos en la región del cuello. Se manifiesta por una erupción de vesículas características en las amígdalas, vesículas que, después de aparecer producen exudaciones blanquizcas, algunas veces análogas a las falsas membranas diftéricas.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        I) Angina herpética.– Vesículas herpéticas, muy dolorosas, que al romperse dejan una ulceración superficial seudomembranosa. Sin etiología segura. A veces, son sólo formas faríngeas del herpes zóster (v. pág. 190).

      • 1962 Anónimo "Discurso Miguel E. Bustamante" [01-05-1962] t. XCII, n. 5 Gaceta Médica de México (Ciudad de México) Mx (HD)
        Los rápidos progresos de la medicina, de los que reiteradamente se ha venido haciendo eco nuestra Academia, se aprecian claramente al considerar que son muy recientes los estudios de virología que permitieron aislar el virus de la poliomielitis, establecer los tres tipos diferentes de ellos y preparar vacunas eficaces para prevenir la enfermedad, tanto de virus muertos como de virus vivos atenuados. Son recientes las identificaciones de los virus Coxakie, de los causantes de la angina herpética y de otros.
      • 1984 Collado Otero, F. Patología infantil [1984] p. 129 Esp (BD)
        II. Infecciones víricas. Introducción. [...] c) Enterovirus del grupo de los picornavirus) están representados por el virus coxsackie, Echo y el de la Poliomielitis, al que estudiaremos por separado. Del virus coxsackie se distinguen dos subgrupos. El A, con más de 20 serotipos, que producen la angina herpética, catarros de vías altas, exantemas diversos, síndrome mano-pie-boca y meningitis asépticas linfocitarias. Los del B, son causa de la pleurodinia y mialgia epidémica [...].
      • 2001 Cruz, E. Trad Terapéutica vías respiratorias, Cartier p. 39 (BD)
        LA ANGINA HERPETICA (tonsilitis folicular) está caracterizada por la erupción de herpes que al reventar dejan los puntos blancos de aspecto opalino o grisáseo, análogo a las estrellas diseminadas sobre las amígdalas. [...] El dolor, sobre todo al pasar la saliva, típico de la angina herpética, corresponde bien a los síntomas de Ignatia.
      • 2019 Anónimo "Contagio entre niños" [17-03-2019] El Liberal (Santiago de Estero) Ar (HD)
        “Las enfermedades que suelen presentarse con mayor frecuencia durante el cursado del jardín de infantes o los primeros años de la escuela primaria son el catarro respiratorio; la faringitis aguda, la herpangina o angina herpética, las infecciones del oído, la conjuntivitis, y los cuadros de gastroenteritis aguda. Suelen ser cuadros leves y de fácil resolución, pero pueden complicarse si no son tratados oportunamente”, explicó el Dr. Ángel Muratore, médico pediatra.
      • 2021 Anónimo "Herpes Bucal" [02-09-2021] La Nota (Tucumán) Ar (HD)
        En el herpes simple orofacial, detalló la especialista, la primo-infección suele ser aparatosa. En los niños tiende a aparecer angina herpética, muchas lesiones en el paladar, fiebre, dolor, malestar en toda la cavidad oral; mientras que en los adultos esto es más raro y debe ser tratado con antivirales: “En los casos donde hay episodios recurrentes generalmente ya no hace falta administrar antivirales, existen ahora tratamientos preventivos, que cuando el paciente siente esa molestia previa o hipersensibilidad deben ser medicados en altas dosis para evitar las vesículas, siempre con la indicación del especialista”.
      • 1858 Pz Gallego, D. "Tratamiento croup" [01-01-1858] t. VI, p. 233 La Crónica de los Hospitales (Madrid) Esp (HD)
        Entre los estados patológicos que pueden hacer creer, si no en la existencia, al menos en la inminencia de un croup seudo-membranoso, el Sr. Guersant cita la angina pultácea o angina herpética. Esta angina está caracterizada por la presencia, en las amígdalas, de bridas de materia cremosa soluble en el agua, y que se deshacen fácilmente entre los dedos. Estas bridas se reunen en ciertos casos, y luego se nota con estas manchas una tumefaccion de las amígdalas que no se observa en el mismo grado en la angina difterítica. La angina herpética sobreviene ordinariamente bajo la influencia de un enfriamiento y algunas veces con fiebres eruptivas; coincide comunmente con el hérpes labialis febril [...].
      • 1868 Gassó, J. / Tragó, N. Trad Patología Monneret, I p. 479 Esp (BD)
        Herpes faríngeo. Debemos conceder cierto lugar en esta obra á las erupciones de vesículas de herpes, que pueden presentarse en la faringe, análogas á las que se observan en los labios, porque su importancia se ha exagerado singularmente en estos últimos años. [...] Al mismo tiempo se hinchan las amígdalas, en las cuales se observa rubicundez, placas blanquecinas, pseudo-membranosas y á veces una infiltracion edematosa. Por nuestra parte nos resistimos á ver en los caractéres inciertos de la angina herpética una especie nosológica separada, que se diferencie en realidad de las aftas vesiculosas terminadas por la ulceracion y la reparacion plástica de la membrana mucosa; consiste, pues, en una inflamacion úlcero-membranosa ó sea una faringitis exudativa enteramente local.
      • 1879 Wenicke, R. "Sobre anginas" [01-01-1879] t. II, p. 205 Anales del Círculo Médico Argentino (Buenos Aires) Ar (HD)
        Con la inspeccion de las partes enfermas he llegado á convencerme de que la mayor parte de los casos en los cuales se admite una angina herpética, llamada así porque se forman, segun algunos médicos, sobre el paladar, ampollitas parecidas y aun idénticas á los herpes cutáneos; no se trata sinó de una inflamacion de la mucosa, acompañada de úlceras catarrales como se conocen en todas las mucosas. Las vesículas que se desarrollan sobre las mucosas son de muy corta persistencia, [...] al reventar las vesículas quedan formaciones que no se pueden distinguir de la úlcera catarral.
      • 1887 Pagés, A. (dir.) DiccEnciclopHispanoamericano, II Esp (BD)
        ANGINA. [...] La angina herpética tiene por punto de partida una erupción de herpes en la cámara posterior de la boca. Inspeccionando la faringe, se observa un número variable de vesículas blanquizcas, opalinas, aisladas, confluentes y que ocupan generalmente el velo del paladar, los pilares y las amígdalas; cada vesícula presenta en su vértice un punto negro; la mucosa sobre que se implantan las vesículas está rubicunda y tumefacta. En los casos más sencillos las vesículas desaparecen por absorción, [...]; otras veces, rotas las vesículas quedan ulceraciones que cicatrizan con facilidad ordinariamente, pero que pueden cubrirse de falsas membranas semejantes a las de la difteria.
      • 1898 Lamicq, E. Enfermedades aparato digestivo p. 78 Mx (BD)
        Angina Herpética. [...] El escalofrío es fuerte, la temperatura elevada, la cefalalgia, que tiene la intensidad de la de la meningitis, ocupa de preferencia la región frontal, extendiéndose de allí á toda la cabeza [...]. La disfagia y demás síntomas faringeos, son al principio poco marcados, pero más tarde se asentúan [...]. Al exploración, al principio solamente se nota que las amígdalas están hinchadas, y enrrojecida toda la mucosa faringea [...]. Mas tarde aparecen pequeñas vesículas, aisladas ó confluentes, de preferencia en los arcos palatinos y en el espacio comprendido entre los dos pilares. Estas vesículas, de duración efímera, tienen el tamaño de una cabeza de alfiler, y están llenas de un líquido claro que mas tarde se vuelve opaco, y están rodeadas por una zona roja.
      • 1904 Suárez Gamboa, R. "Celiorrafia" [01-01-1904] Crónica Médica Mexicana (Ciudad de México) Mx (HD)
        Observación Quinta.— Angina diftérica. El niño Roberto H... de 9 años de edad [...] tiene una ligera calentura que se califica de intermitente [...], pero al siguiente y al otro día se observa además del estado febril, tristeza, palidez é inapetencia con un ligero cambio en el timbre de la voz. Por esto se examina la garganta y se encuentra sobre una de las amígdalas enrojecida una ligera capa opalina y algunas puntos blancos. Parece iniciarse una angina herpética y se prescribe el Sulfhidral cada hora hasta el día siguiente 8; pero entonces las falsas membranas se han extendido á la parte posterior de la faringe y se reproducen al quitarlas, estando el cuello hinchado y habiendo habido una hemorragia nasal abundante.
      • 1911 López-Trigo, J. T. "Experiencias sobre la diazo-reacción" [01-01-1911] p. 676 Revista de Especialidades Médicas (Madrid) Esp (HD)
        Difteria.— La diazo-reacción sigue una marcha paralela con la enfermedad. [...] El diagnóstico diferencial es muchas veces imposible entre la difteria laríngea y una angina herpética, si cuando examinamos al enfermo han desaparecido las vesículas y se han formado las membranas fibrinosas, tan difíciles de distinguir clínicamente de las de la difteria, y por la igualdad del resto del cuadro sintomático; gracias á esta reacción, esta dificultad en el diagnóstico desaparece, y sólo por su presencia ó ausencia podemos afirmar que se trata de una difteria faríngea ó de una angina herpética.
      • 1920 Monin, E. "Angina" [07-08-1920] Caras y Caretas (Buenos Aires) Ar (HD)
        La angina herpética es generalmente precedida de un estado febril, dolor de cabeza agudo y dolores neurálgicos en la región del cuello. Se manifiesta por una erupción de vesículas características en las amígdalas, vesículas que, después de aparecer producen exudaciones blanquizcas, algunas veces análogas a las falsas membranas diftéricas.
      • 1930 Camauër, A. / Sacón, J. I. "Herpes zóster atípico" [01-08-1930] España Médica (Madrid) Esp (HD)
        Establecido, sin controversia, el diagnóstico de erupción herpética o vesiculosa, la discusión quedaba circunscrita a las enfermedades que, habitual o excepcionalmente, ocasionan erupción bucal vesiculosa: [...] 3) En un tercer grupo, las inflamaciones autóctonas bucofaríngeas, que responden a tres síndromes: a), la faringitis herpética aguda o angina herpética [...]. a) La primera responde a una infección aguda, de etiopatogenia variable, con gran dolor, hipertermia, escalofríos, disfagia dolorosa sin carácter urente, y una erupción vesiculosa difundida, que puede cubrir faringe, amígdalas, pilares, velo palatino, etc.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        2. La angina herpética también es diagnosticada en la mayoría de los casos sin precisión, confundiéndola, ya con una angina catarral, ya con una angina seudomembranosa o diftérica, pues las vesículas ulceradas se recubren de un exudado blanco, seudomembranoso.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        I) Angina herpética.– Vesículas herpéticas, muy dolorosas, que al romperse dejan una ulceración superficial seudomembranosa. Sin etiología segura. A veces, son sólo formas faríngeas del herpes zóster (v. pág. 190).

      • 1953 Rdz Leiva, M. "Virus Coxsackie" [01-03-1953] p. 94 Revista Chilena de Pediatría (Santiago de Chile) Ch (HD)
        Probablemente uno de los cuadros mejor individualizados y cuya etiología obedece a virus Coxsackie es la angina herpética. [...] Es una enfermedad benigna que se inicia con síntomas de compromiso general, dolor de cabeza, a veces dolores difusos en el abdomen y extremidades, la temperatura suele elevarse durante los pródromos a 39,5ºC. y los pacientes acusan sensación de ardor en el paladar y garganta. [...] Al día siguiente de iniciada esta sintomatologiá el velo del paladar y los pilares anteriores del velo presentan unas manchitas rojas como petequias, que rápidamente en el curso del día se transforman en pápulas y vesículas, [...] éstas se rompen, dejando una pequeña ulcerita de fondo rosado, rodeada de aureola roja.
      • 1962 Anónimo "Discurso Miguel E. Bustamante" [01-05-1962] t. XCII, n. 5 Gaceta Médica de México (Ciudad de México) Mx (HD)
        Los rápidos progresos de la medicina, de los que reiteradamente se ha venido haciendo eco nuestra Academia, se aprecian claramente al considerar que son muy recientes los estudios de virología que permitieron aislar el virus de la poliomielitis, establecer los tres tipos diferentes de ellos y preparar vacunas eficaces para prevenir la enfermedad, tanto de virus muertos como de virus vivos atenuados. Son recientes las identificaciones de los virus Coxakie, de los causantes de la angina herpética y de otros.
      • 1984 Collado Otero, F. Patología infantil [1984] p. 129 Esp (BD)
        II. Infecciones víricas. Introducción. [...] c) Enterovirus del grupo de los picornavirus) están representados por el virus coxsackie, Echo y el de la Poliomielitis, al que estudiaremos por separado. Del virus coxsackie se distinguen dos subgrupos. El A, con más de 20 serotipos, que producen la angina herpética, catarros de vías altas, exantemas diversos, síndrome mano-pie-boca y meningitis asépticas linfocitarias. Los del B, son causa de la pleurodinia y mialgia epidémica [...].
      • 2001 Cruz, E. Trad Terapéutica vías respiratorias, Cartier p. 39 (BD)
        LA ANGINA HERPETICA (tonsilitis folicular) está caracterizada por la erupción de herpes que al reventar dejan los puntos blancos de aspecto opalino o grisáseo, análogo a las estrellas diseminadas sobre las amígdalas. [...] El dolor, sobre todo al pasar la saliva, típico de la angina herpética, corresponde bien a los síntomas de Ignatia.
      • 2005 Cruz Lpz, A. "Enfermedad común" [06-09-2005] La Jornada de Oriente (Puebla) Mx (HD)
        Los Picornaviridae una familia numerosa de virus pícolos o pequeños, apenas de 20 a 40 millonésimas de milímetros o nanómetros, en los que hay varios géneros involucrados: [...] Los segundos son el virus Coxackie cuyo nombre se debe a la ciudad del estado de Nueva York, del que se encontraron y del que se han identificado dos grupos: al que causa el catarro, conjuntivitis hemorrágica, herpangina o angina herpética, fiebre aftosa, enfermedad de boca, manos y pies.
      • 2019 Anónimo "Contagio entre niños" [17-03-2019] El Liberal (Santiago de Estero) Ar (HD)
        “Las enfermedades que suelen presentarse con mayor frecuencia durante el cursado del jardín de infantes o los primeros años de la escuela primaria son el catarro respiratorio; la faringitis aguda, la herpangina o angina herpética, las infecciones del oído, la conjuntivitis, y los cuadros de gastroenteritis aguda. Suelen ser cuadros leves y de fácil resolución, pero pueden complicarse si no son tratados oportunamente”, explicó el Dr. Ángel Muratore, médico pediatra.
      • 2021 Anónimo "Herpes Bucal" [02-09-2021] La Nota (Tucumán) Ar (HD)
        En el herpes simple orofacial, detalló la especialista, la primo-infección suele ser aparatosa. En los niños tiende a aparecer angina herpética, muchas lesiones en el paladar, fiebre, dolor, malestar en toda la cavidad oral; mientras que en los adultos esto es más raro y debe ser tratado con antivirales: “En los casos donde hay episodios recurrentes generalmente ya no hace falta administrar antivirales, existen ahora tratamientos preventivos, que cuando el paciente siente esa molestia previa o hipersensibilidad deben ser medicados en altas dosis para evitar las vesículas, siempre con la indicación del especialista”.
    9. s. f. Med. Con el modificador tuberculosa, para referirse a la angina que se desarrolla en la tuberculosis.
      docs. (1878-1943) 6 ejemplos:
      • 1878 Toledo, F. "Anginas ulcerosas" [28-02-1878] El Anfiteatro Anatómico Español (Madrid) Esp (HD)
        Angina tuberculosa, úlceras tuberculosas.— A la vez que estudiaba la angina escrofulosa discutía también la Sociedad médica de los hospitales la cuestion de las ulceraciones tuberculosas de la lengua, boca, faringe y ano. Los sres. Isambert, Bucquoy, Fereol, Lailler, Martineau, M. Raynaud, etcétera, refirieron hechos nuevos, que permtieron apreciar mejor los caracteres de las anginas tuberculosas, y, sobre todo, de la angina tuberculosa miliar ó granulia faríngea. [...] En la garganta, donde estas ulceraciones suelen ser múltiples, se las ve extenderse con rapidez y alcanzar uno ó dos centimetros de diámetro.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        C) Angina tuberculosa.– Algunos admiten que es muy frecuente. Es muy difícil de diagnosticar cuando es primitiva. Afecta la forma ulcerosa, ribeteada de granulaciones amarillentas. La adenopatía persistente en una angina debe inducir a la sospecha de posible tuberculosis. El diagnóstico es, naturalmente, más sencillo cuando se trata de tuberculosos inveterados del pulmón.

      • 1878 Toledo, F. "Anginas ulcerosas" [28-02-1878] El Anfiteatro Anatómico Español (Madrid) Esp (HD)
        Angina tuberculosa, úlceras tuberculosas.— A la vez que estudiaba la angina escrofulosa discutía también la Sociedad médica de los hospitales la cuestion de las ulceraciones tuberculosas de la lengua, boca, faringe y ano. Los sres. Isambert, Bucquoy, Fereol, Lailler, Martineau, M. Raynaud, etcétera, refirieron hechos nuevos, que permtieron apreciar mejor los caracteres de las anginas tuberculosas, y, sobre todo, de la angina tuberculosa miliar ó granulia faríngea. [...] En la garganta, donde estas ulceraciones suelen ser múltiples, se las ve extenderse con rapidez y alcanzar uno ó dos centimetros de diámetro.
      • 1882 Rovira Oliver, R. "Iodoformo angina tuberculosa" [15-09-1882] Gaceta Médica Catalana (Barcelona) Esp (HD)
        El iodoformo en la angina tuberculosa.— En la Sociedad médica de los hospitales de París, ha dado recientemente á conocer el Dr. Gouguenheim las ventajas que reportó del iodoformo en un caso de angina ulcerosa, muy extendida, diagnosticada de tuberculosa por sus caractéres macroscópicos y cuyo diagnóstico confirmó el exámen histológico.
      • 1899 Aragón, M. G. "Método hipodérmico Farmacia" [15-09-1899] La Farmacia (Ciudad de México) Mx (HD)
        Angina tuberculosa. En esta enfermedad también se encuentra bien empleado el eucaliptol de Roussel. Eucaliptol ... 20 gramos. Aceite esterilizado— cs para 100 cent. cúb. Cada jaringa contiene 20 cent. de eucaliptol. DOSIS.— De uno á 2 cent. cúb. Se recomienda también el menthol inyectable del mismo autor, quien aconseja alternarlo con el anterior haciendo una inyección un día de una y otro día de la otra con la fórmula siguiente: Menthol ... 15 gramos. Aceite esterilizado— c s para 100 cen. cúb. Cada jeringa debe contener 15 cent. de menthol.
      • 1901 García Sierra, A. "Angina tuberculosa" [10-01-1901] La Medicina Militar Española y la Revista de Clínica, Terapéutica y Farmacia (Madrid) Esp (HD)
        Mas con ser tantas y tan diversas las afecciones de dicha región, la angina tuberculosa no se presenta casi nunca, por constituir una lesión concomitante ó consecutiva á la tuberculosis pulmonar ó laríngea, que desde luego excluye á los reclutas del servicio militar [...]. Cuantas descripciones se han hecho hasta el día de angina tuberculosa, refiérense á una de sus dos clásicas variedades: aguda, y crónica. En una y otra, la angina está ligada con lesiones pulmonares ó laríngeas de igual naturaleza, y el dolor ó escozor de la garganta; la disfagia intensa, la salivación abundante, [...] y, sobre todo, las granulaciones más ó menos confluentes blancoamarillentas, que terminan por ser úlceras redondeadas primero, irregulares y festioneadas después [...].
      • 1933 Anónimo "Defunciones" [24-07-1933] Diario de la Marina (La Habana) Cu (HD)
        Amado Serpas, blanco, 11 meses, Hospital Las Animas: angina tuberculosa. Isidro Alonso Lorenzo, blanco, 16 años, Quinta Covadonga, cáncer de la amígdala. Antonio González González, blanco, 64 años, Quinta Benéfica: tuberculosis pulmonar.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        C) Angina tuberculosa.– Algunos admiten que es muy frecuente. Es muy difícil de diagnosticar cuando es primitiva. Afecta la forma ulcerosa, ribeteada de granulaciones amarillentas. La adenopatía persistente en una angina debe inducir a la sospecha de posible tuberculosis. El diagnóstico es, naturalmente, más sencillo cuando se trata de tuberculosos inveterados del pulmón.

    10. s. f. Med. Con los modificadores fusoespirilar, fusoespiroquética o ulceromembranosa, o con los complementos de Vincent o de Plaut-Vincent, para referirse a la angina causada por bacterias anaerobias y espiroquetas que se desarrolla con úlceras en la mucosa bucal, halitosis e inflamación de las encías.
      docs. (1904-2021) 25 ejemplos:
      • 1904 Anónimo "Angina de Vincent" [15-06-1904] Revista de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
        El Dr. D. Ernesto Botella publica las siguientes observaciones clínicas: [...]. En el extremo superior de la amígdala izquierda se ve una ulceración necrótica como de un centímetro de diámetro, de bordes irregulares cortados á pico, formando una oquedad como de medio centímetro de profundidad, rellena de una materia grisácea, grumosa, de tejido necrosado que, al separarse con el porta-algodones, deja al descubierto una superficie ulcerada sucia, de fondo irregular mamelonado, difícil de limpiar y que sangra con facilidad. El aliento es algo fétido; no hay más que un pequeño infarto submaxilar; no hay fiebre. El aspecto tan característico de la ulceración, su antigüedad, aun en ausencia de los síntomas generales, hizo el diagnóstico fácil; se trataba indudablemente de una angina de Vincent [...]. Extendida una pequeña cantidad en un cubre-objetos [...] le fué fácil distinguir, en medio de la flora bacteriana, que se presentaban en el campo unos bacillus largos, afilados en los extremos, rectos [...] y unos espirilos (spirochetes de Bernheim) finamente ondulados [...].
      • 2021 Piñeiro Pz, R. et alii "Faringoamigdalitis aguda" [01-01-2021] vol. 34, n. 2, p. 64 Revista Latinoamericana de Infectología Pediátrica (Ciudad de México) Mx (HD)
        [Tabla de contenido] Tabla 1: Causas infecciosas de faringoamigdalitis aguda. [...] Microorganismos: [...] Anaerobios. Síndrome o enfermedad. Hallazgos clínicos y epidemiológicos: [...] Angina de Vincent (gingivoestomatitis necrotizante): encías muy inflamadas y dolorosas, con úlceras en las papilas interdentales que sangran con facilidad. Se acompaña de fiebre, malestar general, halitosis y linfadenopatías.
      • 1904 Anónimo "Angina de Vincent" [15-06-1904] Revista de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
        El Dr. D. Ernesto Botella publica las siguientes observaciones clínicas: [...]. En el extremo superior de la amígdala izquierda se ve una ulceración necrótica como de un centímetro de diámetro, de bordes irregulares cortados á pico, formando una oquedad como de medio centímetro de profundidad, rellena de una materia grisácea, grumosa, de tejido necrosado que, al separarse con el porta-algodones, deja al descubierto una superficie ulcerada sucia, de fondo irregular mamelonado, difícil de limpiar y que sangra con facilidad. El aliento es algo fétido; no hay más que un pequeño infarto submaxilar; no hay fiebre. El aspecto tan característico de la ulceración, su antigüedad, aun en ausencia de los síntomas generales, hizo el diagnóstico fácil; se trataba indudablemente de una angina de Vincent [...]. Extendida una pequeña cantidad en un cubre-objetos [...] le fué fácil distinguir, en medio de la flora bacteriana, que se presentaban en el campo unos bacillus largos, afilados en los extremos, rectos [...] y unos espirilos (spirochetes de Bernheim) finamente ondulados [...].
      • 1927 Anónimo "Angina de Vincent" [15-11-1927] La España Médica (Madrid) Esp (HD)
        Desde el año 1894, en el que Plaut y Vincent describieron la Angina de Vincent, se han registrado muchos casos de esta enfermedad. La lesión bucal típica consiste en una membrana gris blancuzca que se desprende fácilmente. Hay dolor y salivación, especialmente de noche, encontrándose sangre mezclada con saliva. Por regla general la boca desprende un olor muy desagradable. [...] Los organismos que caracterizan este mal son los bacilos fusiformes y las espirillas, pero Tunnicliff ha demostrado que éstas son dos formas distintas de un solo organismo. [...] No se ha descubierto remedio específico alguno contra esta dolencia. El paciente debe cepillarse la dentadura de tres a cinco veces al día.
      • 1938 Anónimo "Trad Farmacopea" [01-02-1938] p. 103 Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana (Washington) (HD)
        Angina fusoespiroquética (angina de Vincent).— La enfermedad infecciosa aguda común, denominada angina fusoespiroquética, se debe a una simbiosis de microbios, que comprenden un bacilo fusiforme, un espiroqueto (Spirochaeta vincenti) de espirales anchas, un vibrión, y un coco. Todos esos gérmenes son anacrobios, y por lo general se multiplican en las grietas alrededor de los dientes, en las bolsas subgingivales, o en el fondo de las criptas amigdalinas. Los estudios patológicos indican que el espiroqueto penetra profundamente, y produce la halitosis a menudo extensa, característica de la lesión, siendo la principal causa de la propagación del mal.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        H) Angina úlceromembranosa(Vincent o Plaut-Vincent).– Todas las anginas pueden ulcerarse y presentar el aspecto úlceromembranoso. La que ahora describimos es ulcerosa o úlceromembranosa desde el comienzo. Las úlceras son profundas; los exudados, seudomembranosos, pútridos, sanguinolentos; el aliento, fétido; las adenopatías cervicales, muy marcadas; las fiebre, alta; el estado general, malo; generalmente hay estomatitis (v. pág. 280) y quizá trismo (v. pág. 854); estado de la dentadura, deplorable. Puede ser causa de glositis crónicas (v. pág. 329). El diagnóstico se hace por el hallazgo del bacilo fusiforme de Vincent asociado a espirilos y gérmenes banales.

      • 1997 Sorni Hubrecht, A. "Faringoamigdalitis" p. 1399 Manual residente pediatría, II Esp (BD)
        La gingivoestomatitis (herpética), la herpangina (eritema amigdalar y lesiones papulovesiculosas en pilar anterior que se ulceran), la mononucleosis infecciosa por el VEB son entidades víricas con características propias definitiorias, así como la angina diftérica y la angina fusoespirilar de Plaut-Vincent (anaerobios). Es posible la afectación amigdalar secundaria en el período prodrómico del sarampión, en las agranulocitosis y leucemias.
      • 2006 Valor García, C. / Bhatal Guedé, B. / Poch Broto, J. "Patología faringe" p. 217 Otorrinolaringología Esp (BD)
        Angina ulceromembranosa de Plaunt-Vincent. Se produce por una asociación de una espiroqueta y un bacilo fusiforme que forma parte de la flora normal de la boca, sobre todo en pacientes con deficiente estado dentario. Suele presentarse en adolescentes y jóvenes y se contagia por la saliva y por materiales contaminados. Clínica. Aparece un cuadro de dolor de garganta moderado, disfagia y odinofagia unilateral, acompañado de adenopatías hipertróficas dolorosas también unilaterales.
      • 2018 Anónimo "Mal aliento angina Vincent" [08-01-2018] Novedades Yucatán (Mérida) Mx (HD)
        Tabaquismo, estrés, mala alimentación y limpieza bucal deficiente son factores de riesgo para desarrollar angina de Vincent, infección en boca y garganta, poco frecuente, pero que puede generar dolor, mal aliento y pérdida de piezas dentales en los casos más severos. “En condiciones normales, la boca es un medio en el que conviven diferentes microorganismos en equilibrio, aprovechando los residuos de alimento, humedad, temperatura y seguridad con que cuentan; sin embargo, cuando se altera esta armonía puede aumentar la población del bacilo de Vincent. Lo anterior desencadena la infección y ulceración de encías y tejidos internos (mucosas) que puede extenderse hacia la parte alta de la garganta”, advirtió Luis Rodrigo Flores Flores, cirujano maxilofacial del Hospital Star Médica.
      • 2021 Piñeiro Pz, R. et alii "Faringoamigdalitis aguda" [01-01-2021] vol. 34, n. 2, p. 64 Revista Latinoamericana de Infectología Pediátrica (Ciudad de México) Mx (HD)
        [Tabla de contenido] Tabla 1: Causas infecciosas de faringoamigdalitis aguda. [...] Microorganismos: [...] Anaerobios. Síndrome o enfermedad. Hallazgos clínicos y epidemiológicos: [...] Angina de Vincent (gingivoestomatitis necrotizante): encías muy inflamadas y dolorosas, con úlceras en las papilas interdentales que sangran con facilidad. Se acompaña de fiebre, malestar general, halitosis y linfadenopatías.
      • 1904 Anónimo "Angina de Vincent" [15-06-1904] Revista de Sanidad Militar (Madrid) Esp (HD)
        El Dr. D. Ernesto Botella publica las siguientes observaciones clínicas: [...]. En el extremo superior de la amígdala izquierda se ve una ulceración necrótica como de un centímetro de diámetro, de bordes irregulares cortados á pico, formando una oquedad como de medio centímetro de profundidad, rellena de una materia grisácea, grumosa, de tejido necrosado que, al separarse con el porta-algodones, deja al descubierto una superficie ulcerada sucia, de fondo irregular mamelonado, difícil de limpiar y que sangra con facilidad. El aliento es algo fétido; no hay más que un pequeño infarto submaxilar; no hay fiebre. El aspecto tan característico de la ulceración, su antigüedad, aun en ausencia de los síntomas generales, hizo el diagnóstico fácil; se trataba indudablemente de una angina de Vincent [...]. Extendida una pequeña cantidad en un cubre-objetos [...] le fué fácil distinguir, en medio de la flora bacteriana, que se presentaban en el campo unos bacillus largos, afilados en los extremos, rectos [...] y unos espirilos (spirochetes de Bernheim) finamente ondulados [...].
      • 1907 Domínici, S. A. Trad Diccionario medicina, Garnier y Delamare Ve (BD)
        Vincent (angina de). [...] Variedad de amigdalitis subaguda en la que la agalla es asiento de una ulceración que simula al chancro indurado; en el exudado difteroide que cubre la ulceración se encuentran al examen microscópico bacilos fusiformes asociados con espirilos (bacilos de Vincent.
      • 1911 Marañón, G. "Enfermedades no sifilíticas" [20-05-1911] La España Médica (Madrid) Esp (HD)
        Afecciones no sifilíticas de la boca.— Como es sabido, la angina de Vincent está producida por un espírilo; era, pues, lógico probar la acción del «606» sobre ella, y Ehrlich menciona el primero un caso curado de este modo. Pero Gerber ha demostrado que muchas afecciones de la boca, distintas de esa angina, como gingivitis [...] van acompañados de la presencia de bacilos peniformes, asociados á espírilos muy semejantes (tal vez los mismos) á los espírilos de Vincent.
      • 1917 Calderón, L. F. Trad Emergencias medicina Percy p. 97 Co (BD)
        2. Diferencial con angina de Vincent. Esta es una enfermedad febril aguda con ulceración progresiva de las amígdalas que comprende con frecuencia la úvula, el velo palatino y algunas veces la lengua. Aparece una viscosidad amarillo-verdosa, que al ser retirada descubre una úlcera. Es muy raro el caso de que la difteria produzca viscocidades ó ulceración de las fauces, y, además, no se encuentra el bacilo de la difteria en la angina de Vincent.
      • 1927 Anónimo "Angina de Vincent" [15-11-1927] La España Médica (Madrid) Esp (HD)
        Desde el año 1894, en el que Plaut y Vincent describieron la Angina de Vincent, se han registrado muchos casos de esta enfermedad. La lesión bucal típica consiste en una membrana gris blancuzca que se desprende fácilmente. Hay dolor y salivación, especialmente de noche, encontrándose sangre mezclada con saliva. Por regla general la boca desprende un olor muy desagradable. [...] Los organismos que caracterizan este mal son los bacilos fusiformes y las espirillas, pero Tunnicliff ha demostrado que éstas son dos formas distintas de un solo organismo. [...] No se ha descubierto remedio específico alguno contra esta dolencia. El paciente debe cepillarse la dentadura de tres a cinco veces al día.
      • 1935 Miranda Hnz, R. Síntesis compuestos acíclicos Ciencia, 04-05/1935 CR (CDH )
        En la serie que estudiamos y que involucra la primera fase de la Quimioterapia Arsenical, ya observamos como introduciendo modificaciones en un cuerpo arsenical inorgánico tal como el ácido arsénico, obtenemos cuerpos de alta potencialidad terapéutica, reconstituyentes, estimulantes del metabolismo, resolutivos y de acción quimiotáxica contra determinados parásitos (paludismo, angina de Vincent, sífilis, frambuesia, psoriasis, líquen plano, micosis fungoide, etc.), teniendo además la ventaja, de haber disminuido grandemente su toxicidad, gracias a la conformación especial de su estructura química.
      • 1938 Anónimo "Trad Farmacopea" [01-02-1938] p. 103 Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana (Washington) (HD)
        Angina fusoespiroquética (angina de Vincent).— La enfermedad infecciosa aguda común, denominada angina fusoespiroquética, se debe a una simbiosis de microbios, que comprenden un bacilo fusiforme, un espiroqueto (Spirochaeta vincenti) de espirales anchas, un vibrión, y un coco. Todos esos gérmenes son anacrobios, y por lo general se multiplican en las grietas alrededor de los dientes, en las bolsas subgingivales, o en el fondo de las criptas amigdalinas. Los estudios patológicos indican que el espiroqueto penetra profundamente, y produce la halitosis a menudo extensa, característica de la lesión, siendo la principal causa de la propagación del mal.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        b)Otras laringitis agudas pueden dar un síndrome parecido de espasmo y obstrucción laríngea (laringotraqueítis catarral, o en el curso del sarampión, tosferina, gripe, etc.). En adultos puede aparecer también en raros casos de inflamaciones faringolaríngeas neumocócicas, estreptocócicas, etc. (absceso faríngeo, angina de Vincent, etc.).

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        I. Estomatitis debidas a infecciones locales.– Son éstas las primeras en que debe pensarse ante una estomatitis crónica o recidivante.

        [...] C) Merece mención aparte la estomatitis ulcerosaque acompaña a la angina de Vincent(v. pág. 879). Recuerda a la estomatitis mercurial grave, con sus úlceras profundas, recubiertas de exudados malolientes o de seudomembranas, apareciendo, sobre todo, en la vecindad de dientes cariados; estas úlceras pueden llegar hasta el hueso. [...] En los exudados se encuentra la misma asociación de bacilos fusiformes y espiroquetos dentarios que en la angina de Vincent.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        B) Las hemorragias de la faringe bucalpueden aparecer en lesiones graves de las amígdalas, de diagnóstico evidente; sobre todo en angina de Vincent(véase página 879), angina con agranulocitosis(v. pág. 374), etc.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        F) En los países tropicales se observa una glositis crónica, infecciosa, con adenopatías, debida a la misma simbiosis fusobacilar de la angina de Vincent (v. página 879).
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        III. Lesiones graves de la faringepueden producir trismo, principalmente las anginas de Vincent(v. pág. 879); pero también, sobre todo, en sujetos nerviosos, las anginaso estomatitis banales, cáncer de la base de la lengua, cáncer de la faringe, del que el trismo puede ser el síntoma revelador, etc.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        El resultado de estos análisis es seguro y trascendente para la terapéutica en el caso de la difteria (hallazgo del bacilo diftérico en los frottis y siembras); es también importante en las anginas de Vincent —o Plaut-Vincent— (hallazgo del bacilo fusiforme de Vincent, espirilos, flora microbiana abundante) y en la sífilis (espiroqueto); en las demás anginas se encuentra sólo una cantidad abundante y variada de microbios (estreptococos, neumococos, estafilococos, etc.) sin valor etiológico.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )
        Hay que tener presente que otras anginas, sobre todo la de Vincent, la sifilítica y la tuberculosa, se acompañan también de monocitosis.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        H) Angina úlceromembranosa(Vincent o Plaut-Vincent).– Todas las anginas pueden ulcerarse y presentar el aspecto úlceromembranoso. La que ahora describimos es ulcerosa o úlceromembranosa desde el comienzo. Las úlceras son profundas; los exudados, seudomembranosos, pútridos, sanguinolentos; el aliento, fétido; las adenopatías cervicales, muy marcadas; las fiebre, alta; el estado general, malo; generalmente hay estomatitis (v. pág. 280) y quizá trismo (v. pág. 854); estado de la dentadura, deplorable. Puede ser causa de glositis crónicas (v. pág. 329). El diagnóstico se hace por el hallazgo del bacilo fusiforme de Vincent asociado a espirilos y gérmenes banales.

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        XIII. Seudomembranasy frottis faríngeos (Examen de).– Sus principales aplicaciones son:

        [...] B) Investigación de los espirilos de Vincent y los bacilos fusiformes en la angina úlceromenbranosa de Vincent.
      • 1944 Ureta R., E. "Mononucleosis infecciosa" [01-02-1944] p. 98 Revista Chilena de Pediatría (Santiago de Chile) Ch (HD)
        1) Rinofaringitis y anginas primarias: [...] b) Angina de Plaut-Vincent o fuso-espirilar: Se observa en individuos de estado general deficiente y frecuentemente co-existe con otras manifestaciones bucales: gingivitis, estomatitis. El estado infeccioso es, por lo general, discreto, la temperatura es baja y la reacción ganglionar se mantiene localizada al territorio correspondiente.
      • 1981 Echevarría Ramos, R. Trad Macropatología, Sandritter y Thomas p. 103 Esp (BD)
        Amígdalas, glándulas salivales. Las formas inflamatorias agudas no son tan notorias en el cadáver y se observan raramente. [...] Amigdalitis necrotizante y ulcerativa. a) Angina de Plaut-Vincent (espiroquetas y bacterias fusiformes; rara).
      • 1991 Anónimo Trad Dicc laboratorio clínico, Bennington [2000] Esp (BD)
        fusoespiroquetosis [...] f. Estado caracterizado por lesiones ulcerosas en las mucosas, especialmente en la boca, a menudo causado por la asociación de fusoespiroquetas con otras bacterias. Las lesiones orales se presentan como úlceras dolorosas, superficiales o profundas, bordeadas por edema y células inflamatorias También están afectados los márgenes gingivales y las encías. En huéspedes susceptibles las fusoespiroquetas pueden atacar las áreas genitales, los pulmones y las zonas laríngea y amigdalina. D.[ícese] t.[ambién] fusoespirilosis, boca de las trincheras y angina de Vincent.
      • 1997 Sorni Hubrecht, A. "Faringoamigdalitis" p. 1399 Manual residente pediatría, II Esp (BD)
        La gingivoestomatitis (herpética), la herpangina (eritema amigdalar y lesiones papulovesiculosas en pilar anterior que se ulceran), la mononucleosis infecciosa por el VEB son entidades víricas con características propias definitiorias, así como la angina diftérica y la angina fusoespirilar de Plaut-Vincent (anaerobios). Es posible la afectación amigdalar secundaria en el período prodrómico del sarampión, en las agranulocitosis y leucemias.
      • 2006 Valor García, C. / Bhatal Guedé, B. / Poch Broto, J. "Patología faringe" p. 217 Otorrinolaringología Esp (BD)
        Angina ulceromembranosa de Plaunt-Vincent. Se produce por una asociación de una espiroqueta y un bacilo fusiforme que forma parte de la flora normal de la boca, sobre todo en pacientes con deficiente estado dentario. Suele presentarse en adolescentes y jóvenes y se contagia por la saliva y por materiales contaminados. Clínica. Aparece un cuadro de dolor de garganta moderado, disfagia y odinofagia unilateral, acompañado de adenopatías hipertróficas dolorosas también unilaterales.
      • 2008 Sanz García, M. / Feyjóo Casero, J. / Bouza Santiago, E. "Microbiología en patología" p. 115 Cirugía oral Esp (BD)
        Los anaerobios de mayor importancia clínica en el área orofacial son Bacterioides fragilis, Prevotella y Porphyromonas, Fusobacterium nucleatum y Peptostreptococcus, que son colonizadores habituales de la flora de la boca. Existen cuadros clínicos bien definidos que se asocian a la infección por anaerobios. [...] La angina de Vincent es una amigdalitis de etiología mixta (aerobios, anaerobios y espiroquetas), a veces con úlceras membranosas en amígdalas y farínge, muy malolientes y con escasa repercusión general.
      • 2010 Costa Cerdá, A. et alii "Faringoamigdalitis" [01-05-2010] p. 3874 Medicine. Programa de Formación Médica Continuada Acreditado (Barcelona) Esp (HD)
        Además de las FA víricas, el diagnóstico diferencial se debe realizar con cuatro entidades: 1. La angina de Vincent o gingivitis ulcerativa necrosante aguda o boca de trinchera. Es una infección mixta anaerobia y por espiroquetas del borde de las encías producida en pacientes con mala higiene bucal y caracterizada por halitosis, encías inflamadas y dolorosas, ulceraciones en los surcos gingivales que no se asocia con faringitis.
      • 2018 Anónimo "Mal aliento angina Vincent" [08-01-2018] Novedades Yucatán (Mérida) Mx (HD)
        Tabaquismo, estrés, mala alimentación y limpieza bucal deficiente son factores de riesgo para desarrollar angina de Vincent, infección en boca y garganta, poco frecuente, pero que puede generar dolor, mal aliento y pérdida de piezas dentales en los casos más severos. “En condiciones normales, la boca es un medio en el que conviven diferentes microorganismos en equilibrio, aprovechando los residuos de alimento, humedad, temperatura y seguridad con que cuentan; sin embargo, cuando se altera esta armonía puede aumentar la población del bacilo de Vincent. Lo anterior desencadena la infección y ulceración de encías y tejidos internos (mucosas) que puede extenderse hacia la parte alta de la garganta”, advirtió Luis Rodrigo Flores Flores, cirujano maxilofacial del Hospital Star Médica.
      • 2021 Piñeiro Pz, R. et alii "Faringoamigdalitis aguda" [01-01-2021] vol. 34, n. 2, p. 64 Revista Latinoamericana de Infectología Pediátrica (Ciudad de México) Mx (HD)
        [Tabla de contenido] Tabla 1: Causas infecciosas de faringoamigdalitis aguda. [...] Microorganismos: [...] Anaerobios. Síndrome o enfermedad. Hallazgos clínicos y epidemiológicos: [...] Angina de Vincent (gingivoestomatitis necrotizante): encías muy inflamadas y dolorosas, con úlceras en las papilas interdentales que sangran con facilidad. Se acompaña de fiebre, malestar general, halitosis y linfadenopatías.
    11. s. f. Med. Con el modificador agranulocítica o con el complemento de Schultz, para referirse a la angina causada por una disminución de granulocitos que se desarrolla con úlceras y necrosis en las amígdalas.
      docs. (1937-2013) 12 ejemplos:
      • 1937 Gould, C. "Toxemia preñez" [01-09-1937] n. 9, p. 404 Boletín de la Asociación Médica de Puerto Rico (San Juan) PR (HD)
        El tratamiento debe tender, por lo tanto, a eliminar todos los factores perturbantes en el medioambiente de la paciente, y a restablecer el metabolismo normal de los carbohidratos. Casos simples pueden tratarse en la casa, con sedativos y la ingestión frecuente de cantidades pequeñas de alimentos ricos en carbohidratos. Calmantes en los cuales los ésteres del ácido barbitúrico se combinan con el nucleo bencénico o el radical bencílico, porque hay evidencia que éstos pueden afectar deletereamente el desarrollo de los glóbulos blancos de la sangre, produciendo el cuadro clínico de "angina agranulocítica".
      • 2013 Hnz Schz, H. / Gtz Carrera, M. "Amigdalectomía" [01-01-2013] vol. 1, n. 1, p. s. n. Revista Cubana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (La Habana) Cu (HD)
        Criocirugía. Su principal indicación en la década de los 60 fueron las amigdalectomías de las hemopatías, especialmente en las leucemias (anginas agranulocíticas). Su efectividad descansa en eliminar células y tejidos enfermos mediante la acción directa de gases en extremo fríos sobre la región afectada, es decir se trata de congelar a muy baja temperatura un tejido dañado por determinada patología con el fin de destruirlo.
      • 1937 Gould, C. "Toxemia preñez" [01-09-1937] n. 9, p. 404 Boletín de la Asociación Médica de Puerto Rico (San Juan) PR (HD)
        El tratamiento debe tender, por lo tanto, a eliminar todos los factores perturbantes en el medioambiente de la paciente, y a restablecer el metabolismo normal de los carbohidratos. Casos simples pueden tratarse en la casa, con sedativos y la ingestión frecuente de cantidades pequeñas de alimentos ricos en carbohidratos. Calmantes en los cuales los ésteres del ácido barbitúrico se combinan con el nucleo bencénico o el radical bencílico, porque hay evidencia que éstos pueden afectar deletereamente el desarrollo de los glóbulos blancos de la sangre, produciendo el cuadro clínico de "angina agranulocítica".
      • 1941 Cea, L. DiccExpHematológicas p. 13 ES (BD)
        Agranulocitosis.— Reacción hemática en la que prácticamente desaparecen de la sangre todos los leucocitos con granulaciones, pero generalmente esta ausencia de granulocitosis no es total, pudiendo encontrase [sic] en una proporción del 5 al 10%. Sinónimo: reacción linfoide, angina agranulocítica, fiebre ganglionar, mucositis necrosante agranulocítica, granulocitopenia. Existen dos variedades de granulocitopenias: Una esencial tipo Schultz y otras sintomáticas que aparecen en varios estados patológicos.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        E) Angina agranulocítica.– A la angina generalmente gangrenosa se une el síndrome general y hemático agranulocítico que predomina sobre aquélla (v. pág. 374).

      • 1967 Buen Lozano, E. "Agranulocitosis" [01-04-1967] vol. 9, n. 4, p. 276 Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM (Ciudad de México) Mx (HD)
        El síndrome agranulocítico comienza generalmente de manera repentina [...]. [...] Es muy característica la presencia de una lesión amigdalina a la que se ha llamado angina agranulocítica y la que puede aparecer como fenómeno inicial o en el apogeo de la enfermedad. Esta amigdalitis comienza por una exantema y después se torna ulceronecrótica. Su aspecto puede semejar un exudado diftérico o a una angina de Vincent.
      • 1989 Suárez, R. M. / Sabater, J. Busó Carrasquillo, R. "Aplasia Médula Ósea" [01-08-1989] vol. 81, n. 8 Boletín de la Asociación Médica de Puerto Rico (San Juan) PR (HD)
        El número reducido de plaquetas, el aumento de fragilidad capilar [...] favorecían un diagnóstico de púrpura trombocitopénica. Por otro lado la úlcera fétida, grisásea y sangrante de la amígdala derecha, la marcada leucopenia y la casi desaparición de los granulocitos indicaban una angina agranulocítica, pero la anemia, notable clínica y hematológicamente rechazaba ese posible diagnóstico. Como posibilidades diagnósticas quedaban por lo tanto, la anemia aplástica y la leucemia aleucémica.
      • 2008 Arcos Glz, P. / Castro Delgado, R. (dirs.) Manual Procedimientos Emergencias p. 171 Esp (BD)
        Otros tipos de FAA [Faringoamigdalitis agudas] menos frecuentes son: [...] Amigdalitis úlcero-necróticas: la angina fusoespirilar de Plaut-Vincent, que cursa con aliento fétido y presencia de úlceras blandas y con cubierta blanquecina en una sola amígdala; la angina sifilítica, con úlceras amigdalares de borde indurado e indoloro; la angina de Schultze, con amígdalas ulceradas y necrosadas (aunque sin pus ni adenopatías regionales), halitosis y odinofagia.
      • 2012 RAcMedicina DiccTérminosMédicos Esp (BD)
        agranulocitosis [...] s. f. Ausencia o disminución importante del número de granulocitos en sangre periférica, debida a un daño medular de origen toxicoalérgico producido, fundamentalmente, por derivados pirazolónicos y antiinflamatorios no esteroideos. Sin.: agranulocitosis adquirida, angina agranulocítica [...] angina de Schultz, síndrome de Schultz.
      • 2013 Hnz Schz, H. / Gtz Carrera, M. "Amigdalectomía" [01-01-2013] vol. 1, n. 1, p. s. n. Revista Cubana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (La Habana) Cu (HD)
        Criocirugía. Su principal indicación en la década de los 60 fueron las amigdalectomías de las hemopatías, especialmente en las leucemias (anginas agranulocíticas). Su efectividad descansa en eliminar células y tejidos enfermos mediante la acción directa de gases en extremo fríos sobre la región afectada, es decir se trata de congelar a muy baja temperatura un tejido dañado por determinada patología con el fin de destruirlo.
      • 1937 Gould, C. "Toxemia preñez" [01-09-1937] n. 9, p. 404 Boletín de la Asociación Médica de Puerto Rico (San Juan) PR (HD)
        El tratamiento debe tender, por lo tanto, a eliminar todos los factores perturbantes en el medioambiente de la paciente, y a restablecer el metabolismo normal de los carbohidratos. Casos simples pueden tratarse en la casa, con sedativos y la ingestión frecuente de cantidades pequeñas de alimentos ricos en carbohidratos. Calmantes en los cuales los ésteres del ácido barbitúrico se combinan con el nucleo bencénico o el radical bencílico, porque hay evidencia que éstos pueden afectar deletereamente el desarrollo de los glóbulos blancos de la sangre, produciendo el cuadro clínico de "angina agranulocítica".
      • 1941 Cea, L. DiccExpHematológicas p. 13 ES (BD)
        Agranulocitosis.— Reacción hemática en la que prácticamente desaparecen de la sangre todos los leucocitos con granulaciones, pero generalmente esta ausencia de granulocitosis no es total, pudiendo encontrase [sic] en una proporción del 5 al 10%. Sinónimo: reacción linfoide, angina agranulocítica, fiebre ganglionar, mucositis necrosante agranulocítica, granulocitopenia. Existen dos variedades de granulocitopenias: Una esencial tipo Schultz y otras sintomáticas que aparecen en varios estados patológicos.
      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        E) Angina agranulocítica.– A la angina generalmente gangrenosa se une el síndrome general y hemático agranulocítico que predomina sobre aquélla (v. pág. 374).

      • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

        G) Las anginas de la leucemia aguda, las agranulocíticasy las monocitariasy fiebre ganglionar, forman un grupo bastante uniforme y, probablemente, de etiología y patogenia común. Algunos autores llaman al conjunto de los tres grupos anginas de Schultz(y no sólo a las anginas agranulocíticas), con etiología ya tóxica, ya infecciosa (véanse estas etiologías en el síndrome agranulocítico: página 375).

      • 1948 Padilla, J. M. / Mateas, J. "Caso agranulocitosis" [31-05-1948] Revista Clínica Española (Madrid) Esp (HD)
        Desde que Schultz, en 1922, describe esta afección, se ha modificado su concepción clínica. Clínicamente hacía resaltar las necrosis de las mucosas, esencialmente de las amígdalas (angina agranulocítica). Como complicación, señalaba la ictericia. En cuanto a su etiología, al principio fué considerada como una enfermedad infecciosa específica. Después evolucionan estos términos. Queda como síntoma esencial la desaparición de granulocitos (sustitución paulatina del término angina agranulocítica por el de agranulocitosis o neutropenia maligna).
      • 1967 Buen Lozano, E. "Agranulocitosis" [01-04-1967] vol. 9, n. 4, p. 275 Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM (Ciudad de México) Mx (HD)
        Además de agranulocitosis se le ha dado el nombre de aleucia, neutropenia maligna, angina agranulocítica, granulocitopenia, granulopenia, agranulocitopenia, hipogranulocitosis y leucopenia maligna perniciosa. El síndrome agranulocitosis es un estado leucopénico que tiende hacia la ausencia de granulocitos en la sangre. Está caracterizado por un curso agudo, acompañado de fiebre, generalmente con lesiones necróticas de la faringe o en otras localizaciones y leucopenia con acentuada granulocitopenia.
      • 1967 Buen Lozano, E. "Agranulocitosis" [01-04-1967] vol. 9, n. 4, p. 276 Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM (Ciudad de México) Mx (HD)
        El síndrome agranulocítico comienza generalmente de manera repentina [...]. [...] Es muy característica la presencia de una lesión amigdalina a la que se ha llamado angina agranulocítica y la que puede aparecer como fenómeno inicial o en el apogeo de la enfermedad. Esta amigdalitis comienza por una exantema y después se torna ulceronecrótica. Su aspecto puede semejar un exudado diftérico o a una angina de Vincent.
      • 1989 Suárez, R. M. / Sabater, J. Busó Carrasquillo, R. "Aplasia Médula Ósea" [01-08-1989] vol. 81, n. 8 Boletín de la Asociación Médica de Puerto Rico (San Juan) PR (HD)
        El número reducido de plaquetas, el aumento de fragilidad capilar [...] favorecían un diagnóstico de púrpura trombocitopénica. Por otro lado la úlcera fétida, grisásea y sangrante de la amígdala derecha, la marcada leucopenia y la casi desaparición de los granulocitos indicaban una angina agranulocítica, pero la anemia, notable clínica y hematológicamente rechazaba ese posible diagnóstico. Como posibilidades diagnósticas quedaban por lo tanto, la anemia aplástica y la leucemia aleucémica.
      • 1998 Mascaró Porcar, J. M. (dir.) DiccMédico (4.ª ed.) Esp (BD)
        angina. f. [...] [angina] agranulocítica. Agranulocitosis [| Enfermedad aguda, grave con disminución o ausencia de leucocitos mieloides asociada a ulceraciones necróticas en la boca, faringe y otras mucosas y en la piel].
      • 2008 Arcos Glz, P. / Castro Delgado, R. (dirs.) Manual Procedimientos Emergencias p. 171 Esp (BD)
        Otros tipos de FAA [Faringoamigdalitis agudas] menos frecuentes son: [...] Amigdalitis úlcero-necróticas: la angina fusoespirilar de Plaut-Vincent, que cursa con aliento fétido y presencia de úlceras blandas y con cubierta blanquecina en una sola amígdala; la angina sifilítica, con úlceras amigdalares de borde indurado e indoloro; la angina de Schultze, con amígdalas ulceradas y necrosadas (aunque sin pus ni adenopatías regionales), halitosis y odinofagia.
      • 2012 RAcMedicina DiccTérminosMédicos Esp (BD)
        agranulocitosis [...] s. f. Ausencia o disminución importante del número de granulocitos en sangre periférica, debida a un daño medular de origen toxicoalérgico producido, fundamentalmente, por derivados pirazolónicos y antiinflamatorios no esteroideos. Sin.: agranulocitosis adquirida, angina agranulocítica [...] angina de Schultz, síndrome de Schultz.
      • 2013 Hnz Schz, H. / Gtz Carrera, M. "Amigdalectomía" [01-01-2013] vol. 1, n. 1, p. s. n. Revista Cubana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (La Habana) Cu (HD)
        Criocirugía. Su principal indicación en la década de los 60 fueron las amigdalectomías de las hemopatías, especialmente en las leucemias (anginas agranulocíticas). Su efectividad descansa en eliminar células y tejidos enfermos mediante la acción directa de gases en extremo fríos sobre la región afectada, es decir se trata de congelar a muy baja temperatura un tejido dañado por determinada patología con el fin de destruirlo.
  2. s. f. Med. Enfermedad del aparato respiratorio caracterizada por insuficiencia o dificultad respiratoria.
    docs. (1728-2012) 7 ejemplos:
    • 1728 García Cabero, F. Curacion racional principios Philosophicos p. 23 Esp (BD)
      Otra especie de Angina trae Aecio, y es, quando hay dislocacion de alguna vertebra del cuello con la diferencia, que si es la primera, y mas cercana á la nuca, es mas peligrosa, que la segunda, y segun baxa, se teme menos. [...] La que se sigue á vna dislocacion, tambien lo es mucho, pues trae grave dolor, falta de respiracion, y otros accidentes, porque los huessos punzan, y ofenden, saliendo de su asiento, ó seno á otro no acostumbrado, y es dificilisima la reduccion [...].
    • 2012 RAcMedicina DiccTérminosMédicos Esp (BD)
      angina [...] Afección o síndrome que cursa con sofocación.
    • 1728 García Cabero, F. Curacion racional principios Philosophicos p. 23 Esp (BD)
      Otra especie de Angina trae Aecio, y es, quando hay dislocacion de alguna vertebra del cuello con la diferencia, que si es la primera, y mas cercana á la nuca, es mas peligrosa, que la segunda, y segun baxa, se teme menos. [...] La que se sigue á vna dislocacion, tambien lo es mucho, pues trae grave dolor, falta de respiracion, y otros accidentes, porque los huessos punzan, y ofenden, saliendo de su asiento, ó seno á otro no acostumbrado, y es dificilisima la reduccion [...].
    • 1786 Galisteo Xiorro, J. Trad Aphorismos cirugia Boerhaave, VIII p. 202 Esp (BD)
      Si los nervios motores de los organos de la deglucion ú de la respiracion no pueden exercer sus funciones en estos organos, sobreviene una angina paralítica: tal es la que se dice que proviene de la luxacion de la segunda vertebra del cuello, ú de otra qualquiera vertebra cervical ácia adentro. [...] Aqui pertenece aquella especie de angina, que se dice sucede por la luxacion ácia adentro de una vertebra del cuello. En efecto, como la faringe y el esofago se hallan situados sobre las vertebras del cuello, facilmente se comprehende, que semejante luxacion debe estrechar estas partes.
    • 1792 Sinnot, P. Trad Medicina doméstica Buchan II [1792] p. 305 Esp (BD)
      Conocense otras dos especies de esquinancias: á la primera se dá el nombre de convulsiva-paralitica, con motivo de dimanar de la perlesia de los órganos que sirven para tragar y respirar; pero la puede ocasionar la deslocacion de una ó muchas vértebras del cuello. [...] La angina convulsiva, ocasionada por la perlesia de los órganos de la respiracion y degluticion, pide los remedios de la perlesia [...]. La otra, dimanada de la deslocacion de una ó muchas vértebras del cuello, es por fortuna muy rara, y casi siempre mortal. La pueden ocasionar en los niños las convulsiones, y los parasismos violentos de epilepsia en los adultos.[...]
    • 1943 Marañón, G. Manual diagnóstico etiológico [1943] Esp (CDH )

      Anginaquiere decir constricción dolorosa, angustiosa; por antonomasia, se aplica a la inflamación de las amígdalas, impropiamente, pues no todas las amigdalitis producen constricción, angor, angina. Sería, por ello, preferible abandonar el término empírico de angina y hablar de amigdalitis aguda o crónica.

    • 1994 Núñez, R. / Pérez, F. J. Dicc Habla Venezuela Ve (BD)
      angina f And coloq Asma o asfixia.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      angina. [...] PR, Co, Ve. Asma, ahogo. pop. ajogo [| ahogo].
    • 2012 RAcMedicina DiccTérminosMédicos Esp (BD)
      angina [...] Afección o síndrome que cursa con sofocación.
  3. Acepción en desuso
  4. s. f. Med. Inflamación de las glándulas parótidas, submaxilares y sublinguales causada generalmente por un virus y caracterizada por dolor local y dificultad en la deglución y en la respiración.
    docs. (1788-1963) 2 ejemplos:
    • 1788 Piñera Siles, B. Trad Elementos Medicina Práctica Cullen, I [1788] p. 357 Esp (BD)
      De las parótidas impropias ó de la angina producida por la inflamacion de estas (b). Esta enfermedad es bien conocida del vulgo que en cada comarca de la Europa le ha dado un nombre particular (B. P.). [...] Se anuncia esta angina por los síntomas ordinarios de pyrexía á los quales se junta muy poco tiempo despues una tumefaccion considerable de las partes externas de la garganta y del cuello. [...] [Nota al pie (b):] Las parótidas impropias han sido descritas por Sauvages baxo el nombre de cynanche paratoidea; Rusell las llama angina externa. [...] Las parótidas impropias se manifiestan por un tumor externo y considerable de las glándulas parótidas y maxilares; la respiracion y la deglusion estan poco impedidas; hay una calentura inflamatoria que comunmente es ligera. [...] [Nota al pie (B. P.):] Este mal se conoce en Andalucia con el nombre de paperas [...].
    • 1963 Alvar, M. (dir.) ALEA, V [01-01-1963] Esp (FG)
      ANGINA "paperas" [...] AGINA "paperas" [...]. ENGINIA "paperas" [...] (lám. 1147 mapa 1227).
      Acepción en desuso
    1. s. Med. Vet. En ocasiones, con el modificador externa.
      docs. (1788-1882) 8 ejemplos:
      • 1788 Piñera Siles, B. Trad Elementos Medicina Práctica Cullen, I [1788] p. 357 Esp (BD)
        De las parótidas impropias ó de la angina producida por la inflamacion de estas (b). Esta enfermedad es bien conocida del vulgo que en cada comarca de la Europa le ha dado un nombre particular (B. P.). [...] Se anuncia esta angina por los síntomas ordinarios de pyrexía á los quales se junta muy poco tiempo despues una tumefaccion considerable de las partes externas de la garganta y del cuello. [...] [Nota al pie (b):] Las parótidas impropias han sido descritas por Sauvages baxo el nombre de cynanche paratoidea; Rusell las llama angina externa. [...] Las parótidas impropias se manifiestan por un tumor externo y considerable de las glándulas parótidas y maxilares; la respiracion y la deglusion estan poco impedidas; hay una calentura inflamatoria que comunmente es ligera. [...] [Nota al pie (B. P.):] Este mal se conoce en Andalucia con el nombre de paperas [...].
      • 1882 Morcillo Olalla, J. Guía Veterinario p. 52 Esp (BD)
        Angina externa. Parótidas. Adivas. Estado inflamatorio de las parótidas que puede aparecer en todas las reses destinadas al abasto público, y, particularmente, en el ganado bovino y de cerda. [...] El aumento de volúmen de la glándula y de calor, el dolor á la presion y al efectuar el animal la masticacion; la dificultad de respirar cuando comprimimos la laringe; el movimiento febril; el calor de la boca y la salida de baba abundante y glerosa, son los caractéres de esta dolencia.
      • 1788 Piñera Siles, B. Trad Elementos Medicina Práctica Cullen, I [1788] p. 357 Esp (BD)
        De las parótidas impropias ó de la angina producida por la inflamacion de estas (b). Esta enfermedad es bien conocida del vulgo que en cada comarca de la Europa le ha dado un nombre particular (B. P.). [...] Se anuncia esta angina por los síntomas ordinarios de pyrexía á los quales se junta muy poco tiempo despues una tumefaccion considerable de las partes externas de la garganta y del cuello. [...] [Nota al pie (b):] Las parótidas impropias han sido descritas por Sauvages baxo el nombre de cynanche paratoidea; Rusell las llama angina externa. [...] Las parótidas impropias se manifiestan por un tumor externo y considerable de las glándulas parótidas y maxilares; la respiracion y la deglusion estan poco impedidas; hay una calentura inflamatoria que comunmente es ligera. [...] [Nota al pie (B. P.):] Este mal se conoce en Andalucia con el nombre de paperas [...].
      • 1825 Anónimo Trad Dicc Ciencias Médicas, XXVIII Esp (BD)
        PARÓTIDA, s. f. [...] De la enfermedad conocida con el nombre de parótida esencial. La parótida, parotis, cynanche, parotides angina maxilaris, angina esterna &c., es un infarto inflamatorio que se manifiesta por debajo de una ú otra oreja y muchas veces de ambas al mismo tiempo. [...] Este afecto es comun á los dos sexos, pero mas particular de la infancia y de la juventud; sin embargo propiamente hablando, no hay edad que esté libre de este mal, sobre todo cuando es epidémico.
      • 1830 Casas Mendoza, N. / Sampedro, G. TratVeterinaria, II p. 145 Esp (BD)
        Inflamacion de las glándulas parótidas. Angina esterna. Parótidas. Adivas. Parotiditis. Rara vez se inflaman primitivamente las glándulas parótidas, pues es casi siempre el tejido celular que las une y rodea. La supuracion es la terminacion ordinaria de esta afeccion, y la enduracion que algunas veces se manifiesta resiste pocas á las cataplasmas calientes, emolientes, madurativas, y aun escitantes.
      • 1845 Álvarez, F. / Vela, M. / Rodrigo, J. Trad Patología interna, Frank, XIII p. 53 Esp (BD)
        Constituye la angina parotidea ó externa un tumor bastante grande, duro y doloroso, que se desarrolla repentinamente sobre las glándulas parótidas ú otras del mismo género, con calentura que presenta caractéres reumáticos, en sugetos jóvenes principalmente, y que está acompañado de dificultad en la masticacion y en general en la deglucion.
      • 1854 Llorente Lázaro, R. Patología y Terapéutica veterinarias p. 173 Esp (BD)
        Angina esterna.— Parotitis ó Parotiditis.— Parótidas.— Adivas. Inflamacion de la glándula parótida y del tejido celular que la rodea: presenta, ademas de los síntomas inflamatorios locales, la dificultad de la deglucion y la salida por la boca de saliva en abundancia. Se produce por causas directas, como golpes y contusiones; otras veces es resultado indirecto de las demas anginas ó de enfermedades tan graves como el tifus, y casos hay en que la inflamacion flemonosa de la parótida es un movimiento crítico de resultados admirables en ciertas enfermedades internas.
      • 1882 Morcillo Olalla, J. Guía Veterinario p. 52 Esp (BD)
        Angina externa. Parótidas. Adivas. Estado inflamatorio de las parótidas que puede aparecer en todas las reses destinadas al abasto público, y, particularmente, en el ganado bovino y de cerda. [...] El aumento de volúmen de la glándula y de calor, el dolor á la presion y al efectuar el animal la masticacion; la dificultad de respirar cuando comprimimos la laringe; el movimiento febril; el calor de la boca y la salida de baba abundante y glerosa, son los caractéres de esta dolencia.
      • 1788 Piñera Siles, B. Trad Elementos Medicina Práctica Cullen, I [1788] p. 357 Esp (BD)
        De las parótidas impropias ó de la angina producida por la inflamacion de estas (b). Esta enfermedad es bien conocida del vulgo que en cada comarca de la Europa le ha dado un nombre particular (B. P.). [...] Se anuncia esta angina por los síntomas ordinarios de pyrexía á los quales se junta muy poco tiempo despues una tumefaccion considerable de las partes externas de la garganta y del cuello. [...] [Nota al pie (b):] Las parótidas impropias han sido descritas por Sauvages baxo el nombre de cynanche paratoidea; Rusell las llama angina externa. [...] Las parótidas impropias se manifiestan por un tumor externo y considerable de las glándulas parótidas y maxilares; la respiracion y la deglusion estan poco impedidas; hay una calentura inflamatoria que comunmente es ligera. [...] [Nota al pie (B. P.):] Este mal se conoce en Andalucia con el nombre de paperas [...].
      • 1825 Anónimo Trad Dicc Ciencias Médicas, XXVIII Esp (BD)
        PARÓTIDA, s. f. [...] De la enfermedad conocida con el nombre de parótida esencial. La parótida, parotis, cynanche, parotides angina maxilaris, angina esterna &c., es un infarto inflamatorio que se manifiesta por debajo de una ú otra oreja y muchas veces de ambas al mismo tiempo. [...] Este afecto es comun á los dos sexos, pero mas particular de la infancia y de la juventud; sin embargo propiamente hablando, no hay edad que esté libre de este mal, sobre todo cuando es epidémico.
      • 1830 Casas Mendoza, N. / Sampedro, G. TratVeterinaria, II p. 145 Esp (BD)
        Inflamacion de las glándulas parótidas. Angina esterna. Parótidas. Adivas. Parotiditis. Rara vez se inflaman primitivamente las glándulas parótidas, pues es casi siempre el tejido celular que las une y rodea. La supuracion es la terminacion ordinaria de esta afeccion, y la enduracion que algunas veces se manifiesta resiste pocas á las cataplasmas calientes, emolientes, madurativas, y aun escitantes.
      • 1845 Álvarez, F. / Vela, M. / Rodrigo, J. Trad Patología interna, Frank, XIII p. 53 Esp (BD)
        Constituye la angina parotidea ó externa un tumor bastante grande, duro y doloroso, que se desarrolla repentinamente sobre las glándulas parótidas ú otras del mismo género, con calentura que presenta caractéres reumáticos, en sugetos jóvenes principalmente, y que está acompañado de dificultad en la masticacion y en general en la deglucion.
      • 1854 Llorente Lázaro, R. Patología y Terapéutica veterinarias p. 173 Esp (BD)
        Angina esterna.— Parotitis ó Parotiditis.— Parótidas.— Adivas. Inflamacion de la glándula parótida y del tejido celular que la rodea: presenta, ademas de los síntomas inflamatorios locales, la dificultad de la deglucion y la salida por la boca de saliva en abundancia. Se produce por causas directas, como golpes y contusiones; otras veces es resultado indirecto de las demas anginas ó de enfermedades tan graves como el tifus, y casos hay en que la inflamacion flemonosa de la parótida es un movimiento crítico de resultados admirables en ciertas enfermedades internas.
      • 1860 Glz Morillas, J. M. Lecciones patologia p. 194 Cu (BD)
        Inflamacion de la garganta. Angina.— Sinonimia.— Angina con tumor de Boerhave.— Tonsilar y Faringea maligna de Sauvages y Cullen.— Garrotillo de los Españoles.— Angina Guttural. [...] Inflamacion e hinchazon de las parótidas.— Sinonimia.— Paperas.— Parotitis.— Scrófula.— Cinanche Parotidea de Sauvages y Cullen.— Angina maxilar de Vogel.— Angina externa de Russell.
      • 1882 Anónimo "Caballo" [01-08-1882] El Veterinario y el Agricultor Prácticos (Ciudad de México) Mx (HD)
        ADIVAS, angina externa, parotiditis.— De todas las glándulas salivares, la parótida es la que se inflama con más frecuencia. Si hincha ó abulta, se ingurgita de sangre, se pone caliente y dolorida. Esta afeccion es bastante comun en el caballo. La inflamación de la parótida, denominada tambien por algunos, angina externa, se manifiesta por la hinchazon, calor y dolor del órgano.
      • 1882 Morcillo Olalla, J. Guía Veterinario p. 52 Esp (BD)
        Angina externa. Parótidas. Adivas. Estado inflamatorio de las parótidas que puede aparecer en todas las reses destinadas al abasto público, y, particularmente, en el ganado bovino y de cerda. [...] El aumento de volúmen de la glándula y de calor, el dolor á la presion y al efectuar el animal la masticacion; la dificultad de respirar cuando comprimimos la laringe; el movimiento febril; el calor de la boca y la salida de baba abundante y glerosa, son los caractéres de esta dolencia.
    2. Acepción en desuso
    3. s. Med. En ocasiones, con el modificador maxilar.
      docs. (1793-1894) 6 ejemplos:
      • 1793 Anónimo "Enfermedad epidémica paperas" p. 98 Diario nuevos descubrimientos, II Esp (BD)
        Las paperas, ó lo que se puede llamar angina maxílar, es una enfermedad muy singular, de la qual solo se habia dado una cortísima idea en el primer tomo de los Ensayos de Medicina de Edimburgo; pero la descripcion que hoy nos presenta el Sr. Hamilton es tan exácta como circunstanciada. Algunos dias antes de manifestarse la hinchazon característica de esta enfermedad se experimenta una gran lasitud, y una agitacion general muy incómoda. Vienen despues escalofrios, y un poco de calentura con un dolor obtuso en una ó en ambas articulaciones de la quixada inferior, el qual estorba ó impide enteramente el mascar. El dia siguiente se presenta en estas partes una hinchazon, que presto se extiende á las glándulas parótidas, á la piel vecina, y al texido celular.
      • 1894 Anónimo Trad Dicc, Desplats-Grégoire Esp (BD)
        Angina maxilar (Med.). Inflamación del tejido celular que rodea la glándula parótida. Estas inflamaciones aparecen con frecuencia sin causa visible en los niños, sobre todo en las estaciones frías y húmedas; otras veces reinan epidémicamente ó son sintomáticas y sobrevienen en las fiebres graves.
      • 1793 Anónimo "Enfermedad epidémica paperas" p. 98 Diario nuevos descubrimientos, II Esp (BD)
        Las paperas, ó lo que se puede llamar angina maxílar, es una enfermedad muy singular, de la qual solo se habia dado una cortísima idea en el primer tomo de los Ensayos de Medicina de Edimburgo; pero la descripcion que hoy nos presenta el Sr. Hamilton es tan exácta como circunstanciada. Algunos dias antes de manifestarse la hinchazon característica de esta enfermedad se experimenta una gran lasitud, y una agitacion general muy incómoda. Vienen despues escalofrios, y un poco de calentura con un dolor obtuso en una ó en ambas articulaciones de la quixada inferior, el qual estorba ó impide enteramente el mascar. El dia siguiente se presenta en estas partes una hinchazon, que presto se extiende á las glándulas parótidas, á la piel vecina, y al texido celular.
      • 1799 Anónimo (J. D. R. Y. C.) Trad Introducción metódica medicina, II p. 169 Esp (BD)
        Angina maxílar que muchas veces es epidémica. En esta procede la inflamacion de las glándulas parótidas y maxílares, y hallándose en los músculos y ligamentos que elevan la mandíbula inferior y la juntan con la superior, es causa de que se sienta un dolor agudo al abrir la boca.
      • 1852 Álvz Chamorro, M. Trad Enfermedades quirúrgicas, Boyer, II p. 702 Esp (BD)
        Artículo III. De las enfermedades de las glándulas parótidas. [...] 2.º De la angina maxilar. Se designa comunmente bajo este nombre un infarto inflamatorio que reina ordinariamente de una manera epidémica. Esta afeccion puede tener su asiento en el tejido mismo de la glándula parótida, pero por lo comun no ocupa mas que el tejido celular y la piel que cubren la cara esterna de esta glándula. Los niños y los jóvenes son casi los únicos que están espuestos á esta enfermedad [...].
      • 1860 Glz Morillas, J. M. Lecciones patologia p. 194 Cu (BD)
        Inflamacion de la garganta. Angina.— Sinonimia.— Angina con tumor de Boerhave.— Tonsilar y Faringea maligna de Sauvages y Cullen.— Garrotillo de los Españoles.— Angina Guttural. [...] Inflamacion e hinchazon de las parótidas.— Sinonimia.— Paperas.— Parotitis.— Scrófula.— Cinanche Parotidea de Sauvages y Cullen.— Angina maxilar de Vogel.— Angina externa de Russell.
      • 1882 Maestre San Juan, A. "Inspección médica" [16-06-1882] Instrucción para la Mujer (Madrid) Esp (HD)
        Además, siguiendo al Dr. Delpech se puede considerar tambien en este grupo á la lesion muy frecuente en los niños que se llama vulgarmente parótidas ó angina maxilar que se inicia por malestar y áun fiebre, acompañada de dificultad en el movimiento de la articulacion de la mandíbula inferior, y seguido este fenómeno de un aumento de volúmen considerable de la region afecta, sin dolor dentario, que se extiende por el cuello, ya hácia atrás, ó bien por debajo de la mandíbula, y que ataca primero un lado, y despues el opuesto, necesitando dicho estado mucho cuidado del niño enfermo [...].
      • 1894 Anónimo Trad Dicc, Desplats-Grégoire Esp (BD)
        Angina maxilar (Med.). Inflamación del tejido celular que rodea la glándula parótida. Estas inflamaciones aparecen con frecuencia sin causa visible en los niños, sobre todo en las estaciones frías y húmedas; otras veces reinan epidémicamente ó son sintomáticas y sobrevienen en las fiebres graves.
    4. Acepción en desuso
    5. s. Med. En ocasiones, con el modificador falsa.
      docs. (1805) Ejemplo:
      • 1805 Ballano, A. Dicc medicina, I p. 211 Esp