14.ª Entrega (julio de 2023)
Versión del 31/07/2023
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
verdugo, a s., adj. (1293-)
verdugo, berdugo, uerdugo, verdúgo, verdvgo, verdugazo, verdugón, verduguillo
También en esta página: verdugo (1200-)
Etim. De verdugo.

Se documenta por primera vez, con la variante uerdugo y la acepción 'persona que tiene por oficio el ejecutar la pena de muerte o infligir castigos corporales a un delincuente', en 1293, en la Gran Conquista de Ultramar. Ms. 1187 BNM. Se consigna por vez primera en el Universal vocabulario en latín y en romance (1490) de Fernández de Palencia. Tras un proceso de metáfora se registra como 'persona o cosa que inflige daño material, físico o moral [a alguien o a algo]' en Esopete ystoriado. Toulouse, Johann Paris, 1488. Manchester, John Rylands Library (a1482). Se consigna por vez primera en el DRAE (1739). Como '[persona o cosa] que inflige daño material, físico o moral [a alguien o a algo]', se atestigua en Versos del Manuscrito 3890 (c1600).  Como '[res bovina] que tiene franjas rojizas o negras en el pelaje', se atestigua en 1853, en "Octava media corrida verificada en la tarde del 12 de junio", en El Enano (Madrid). Se consigna por vez primera en El toro de lidia (1912), de Bellsolá. En el dominio de la tauromaquia se atestigua como 'persona que lee el bando con que antiguamente comenzaban las corridas' en 1872, en "Sección de Tauromaquia: Toros en Valencia", en el Boletín de Loterías y de Toros (Madrid). Se consigna por vez primera en el Vocabulario taurino (1942), de Cossío. Como 'persona que tiene por oficio prestar dinero a un interés excesivo', se consigna por vez primera en el Atlas lingüístico y etnográfico de Aragón, Navarra y La Rioja, III-IV (1980), de Alvar. Se documenta por primera vez en 1986, en La Habana para un infante difunto, de G. Cabrera Infante. En Ecuador se usa como 'persona de una raza indígena de América' con una connotación despectiva, y se consigna por vez primera en Diccionario de hispanoamericanismos no recogidos por la Real Academia (formas homónimas, polisémicas y otras derivaciones morfosemánticas) (1997), de Richard. Se documenta por primera vez en 2003, en Vientos de agosto, de C. Arcos Cabrera.

En diversos repertorios lexicográficos se consignan varias acepciones. En Canarias se recoge como 'que tiene el pelaje grisáceo. Dicho de las reses' (1963, "La ganadería canaria. Notas histórico-etnográficas", de Pérez Vidal, en Anuario de Estudios Atlánticos (Las Palmas de Gran Canaria)). Consignado al área occidental de España se recoge como 'persona torpe y bruta' (1989, Diccionario de los bables de Asturias, de Neira Martínez y Piñeiro). En Chile y en Argentina aparece como 'carcelero, funcionario de prisiones' (1991, Nuevo diccionario lunfardo, de Gobello), mientras que en República Dominicana y en Ecuador se recoge como 'persona que engaña o estafa' (2010, Diccionario de americanismos, de la ASALE). Finalmente, en el Diccionario de americanismos (2010) de la ASALE se recoge que en Cuba se usa con la acepción de 'referido a animal, especialmente vacuno, de dos o más colores entremezclados, generalmente blanco y negro, o blanco y carmelita oscuro'.

Por otra parte, verdugo se integra en diferentes unidades pluriverbales. Así, pagar al verdugo con la acepción 'favorecer a quien te va a perjudicar' se atestigua en De las consideraciones sobre todos los evangelios de la Cuaresma (a1598), de F. Cabrera; y verdugo de los árboles con la acepción 'planta enredadera de la familia de las celastráceas, de hasta 9 metros de altura, de tallo verde amarillento o marrón, hojas ovaladas de bordes serrados con el extremo puntiagudo o redondeado, flores pequeñas y verdosas y cápsulas naranjas o amarillas que se convierten en frutos rojos; tradicionalmente sus raíces se usaban para inducir el vómito, tratar enfermedades venéreas y tratar los síntomas de la tuberculosis' se atestigua en 1830, en la Traducción del Manual completo, teórico y práctico del jardinero, ó Arte de hacer, y cultivar toda clase de jardines, de Bailly [...]. Tomo segundo, de J. Garriga y Baucis.

  1. s. m. y f. Persona que tiene por oficio el ejecutar la pena de muerte o infligir castigos corporales a un delincuente.
    docs. (1293-2022) 339 ejemplos:
    • 1293 Anónimo Conquista Ultramar (BNM 1187) [1995] fol. 298v Esp (CDH )
      Et el Mestre del Temple / fizo un engenno que echaua / luenne & muy derecho. Et / este fazie grant danno en la / çipdad. ca tiraua en tal manera. / que non se podien del guardar. / por razon que echaua una / uez de una parte. & otra dotra. / & una uez cerca. & otra mas / aluenne. & los moros llamauan / le el uerdugo. /
    • 2022 Exilart, G. Susurro mujeres Ar (CORPES)
      Estaba en el fin del mundo, en la segunda Siberia, en una ciudad de verdugos y carceleros, en una ciudad maldita, donde la misma naturaleza era un castigo. Muerto de frío y entre delincuentes.
    • 1293 Anónimo Conquista Ultramar (BNM 1187) [1995] fol. 298v Esp (CDH )
      Et el Mestre del Temple / fizo un engenno que echaua / luenne & muy derecho. Et / este fazie grant danno en la / çipdad. ca tiraua en tal manera. / que non se podien del guardar. / por razon que echaua una / uez de una parte. & otra dotra. / & una uez cerca. & otra mas / aluenne. & los moros llamauan / le el uerdugo. /
    • 1344 Anónimo Crónica de 1344 [1992] fol. 103r Esp (CDH )
      [...] despues que / esto ouo dicho & otras muchas cosas mando luego / al verdugo quelo descabeçase & que despeñase el Cuerpo / de ençima dela çerca en(n)la Calle & luego asy /. / fue fecho [...].
    • c1422-1433 Guadalfajara Trad Biblia Alba I [1920-1922] Esp (CDH )
      E los moros vendieronlo en Egipto a Potiphar, çiclauo de Faraon, el señor de los alguaciles e los verdugos.
    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] Esp (CDH )
      Y como fuese çerca del día y sacasen al Infante de la cárçel a degollar, este sabio grand quantía de moneda dio al verdugo por que en su ofiçio fuese perezoso hasta que con el Emperador hablase [...].
    • c1481-1482 Anónimo Crón Enrique IV [1991] Esp (CDH )
      de lo qual el rey ovo tan grande enojo, que mando llamar un verdugo mandando que los açotassen por la çibdad.
    • 1508-1519 Anónimo Libro visitas corregidor Colección documental del archivo municipal de Lequeitio Esp (CDH )
      Yten, a XXII de julio, se truxo de Marquina el berdugo a açotar la moça ladrona por mandamiento de los del regimiento, es lo que se le dio por su salario e su costa ochoçientos e dizeocho maravedis... DCCCXVIII.
    • 1574 Sta Cruz Dueñas, M. Floresta [1997] Esp (CDH )
      —Tómese vuestra merced los vestidos, pues de derecho son del verdugo.
    • 1600 Sigüenza, J. HOrden SJerónimo II [1907] Esp (CDH )
      Dauales consejos santos, proprios para el daño que estaua dentro, y quando tambien era menester castigo, tenia, aunque tan compassiuo, mucho animo para hazerlo, no como Iuez ni verdugo, sino como verdadero padre.
    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] 376 Esp (CDH )
      Crespo ¿Eso dudáis? / Señor, como los hidalgos / viven tan bien por acá, / el verdugo que tenemos / no ha aprendido a degollar.
    • 1689 Valle Caviedes, J. Obra completa [1984] Esp (CORDIAM)
      Herrera, la enhorabuena / en esto os doy del oficio /que estáis ejerciendo de / protoverdugo de Quito. / Agravio a él de la ciudad / el Presidente le hizo, / pues siendo vos el primero, / queda verdugo de anillo.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] 372 Esp (CDH )

      Ni los tigres están quietos, quando aogan: Levantase el león, si destroza: y se vibra la lanza, si traviessa: el raio cae, si iere: y aun el verdugo se le pone en pie si desguella. Solo tu sentado, acabas, y sin desembainar la espada de tu lengua, traspassas.

    • 1726 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, I [1998] Esp (CDH )
      Una Arria, muger de Cecina Peto, que siendo comprehendido su marido en la Conspiración de Camilo contra el Emperador Claudio, y por este crimen condenado a muerte, resuelta a no sobrevivir a su esposo, después de tentar en vano hazerse pedazos la cabeza contra vna muralla, logró introducida en la prisión de Cecina, exortarle a que se anticipasse con sus manos la execución de el Verdugo, metiéndose ella primero vn puñal por el pecho.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Perú (CDH )
      Aquellos que no las han podido concluir son castigados con tanta crueldad que no es comprensible, y hechos verdugos aquellos hombres impíos, descargan a cientos los azotes sobre los miserables indios, porque no saben contarlos de otra manera, y, para conclusión del castigo, los dejan encerrados en la misma pieza o los ponen en el cepo de la que sirve de prisión, pues aunque toda la casa lo es, tienen lugar determinado con cormas para castigarlos más indignamente que lo que se puede hacer con los esclavos.
    • 1772-1778 García Huerta, V. Raquel [1982] Esp (CDH )
      / Pues luego se le prenda; / como a reo de Estado se le trate, / y probada su torpe inobediencia, / hoy le vea Toledo en un cadalso, / donde a un verdugo rinda la cabeza.
    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] Esp (CDH )

      Hallábame tendido boca arriba, atado de pies y manos, cuando llegó el intérprete a decirme que si quería juntarme con los de su nación y casarme con la viuda del difunto, se me ahorraría el tormento de la una mano; pero que en la una de ellas era indispensable por el hurto cometido. Prometí quedar con ellos, hacer cuanto quisiesen y como quisiesen; volví al llanto y ruegos para que se minorase el tormento, mas no habiendo remisión, aparejáronse los verdugos para atormentarme.

    • 1805 Zavala Zamora, G. Eumenia [1992] 130 Esp (CDH )
      Mortales enemigos del mayor bien de la tierra, desterraron de ella la paz, cubriéndola de horrores; feroces verdugos del linage humano, la inundaron de sangre de sus mismos hijos y vasallos; destructores insaciables, llevaron la asolación a los más preciosos monumentos de las bellas artes; y en una palabra, odiosos rivales de su respectiva grandeza, se aniquilaron a sí mismos por usurpar la agena gloria.
    • 1826 Olmedo, J. J. Al Mariscal La Mar [1960] Epistolario Ecuador (CDH )

      Cualquier sargento que se acerca al Consejo y dice que con cinco hombres conquistará desde Patagonia hasta la Lusiana y Sierra-Verde, es creído, halagado, y no sólo enfría las disposiciones de ajuste, sino enardece las medidas de nuevas expediciones y conquistas morales. Uno de los últimos verdugos de Venezuela está en grande predicamento, porque ha hecho la protesta de que con poca fuerza, irá, verá y vencerá.

    • p1846 Gmz Avellaneda, G. Anécdota Cortés [1981] Novelas Cuba (CDH )

      El verdugo, en tanto, se había apoderado de su víctima; el nombre de Gualcazintla resonó acompañado de un tierno adiós; y a la voz que lo pronunciara sucedió instantáneamente agudo y penetrante grito... El último emperador de Méjico pendía ya de la ignominiosa cuerda; su mujer acababa de aparecer en el mismo momento —pálida y desmelenada— en la meseta del Teócali, donde presenciaban la ejecución doña Marina y su amiga.

    • c1860 Gmz Avellaneda, G. Cacique [1981] Novelas Cuba (CDH )
      — Pues no se habla hoy de otra cosa, pronunció el marido, soltando una mentira —al parecer meditada de antemano— sino de la desgracia de nuestro joven amigo el cacique Don Diego, quien después de tener la fortuna de escaparse de manos del verdugo, ha hallado la muerte entre las olas, porque se asegura el naufragio del bergantín en que se embarcó ha pocos días con dirección a España.
    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] 28 Ecuador (CDH )
      Cárlos Sumner falleció despues á consecuencia de esas heridas: no he sabido que su infame agresor hubiese muerto en el patíbulo: una ley errónea le quitó al verdugo de los dientes el mejor de sus bocados.
    • 1902 Azorín Voluntad [1989] Esp (CDH )
      "En seguida lo extendieron sobre la cruz, y habiendo estirado su brazo derecho sobre el brazo de la cruz, lo ataron fuertemente; uno de ellos puso la rodilla sobre su pecho sagrado, otro le abrió la mano, y el tercero apoyó sobre la carne un clavo grueso y largo, y lo clavó con un martillo de hierro. Un gemido dulce y claro salió del pecho de Jesús: su sangre saltó sobre los brazos de los verdugos. He contado los martillazos, pero se me han olvidado..."
    • 1926 Maeztu, R. Quijote [1981] 85 Esp (CDH )
      "España no es un país fanático —dice Borrow en La Biblia en España—. La conozco bastante: ni lo es ni lo ha sido nunca, y España nunca cambia. Verdad que fué durante dos siglos "la verduga" de la maligna Roma.... pero no fué el fanatismo el resorte que la impelió a la obra de matanza, sino otro sentimiento, predominante en ella: su fatal orgullo.
    • 1949-1952 Borges, J. L. Aleph [1986] Argentina (CDH )
      Antes de la aurora murió, pero yo determiné descubrir la ciudad y su río. Interrogados por el verdugo, algunos prisioneros mauritanos confirmaron la relación del viajero; alguien recordó la llanura elísea, en el término de la tierra, donde la vida de los hombres es perdurable; alguien, las cumbres donde nace el Pactolo, cuyos moradores viven un siglo.
    • 1963 Cortázar, J. Rayuela [1991] 55 Argentina (CDH )
      El poste debía medir unos dos metros, pero, había ocho postes, solamente que era el mismo poste repetido ocho veces en cuatro series de dos fotos cada una, que se miraban de izquierda a derecha y de arriba abajo, el poste era exactamente el mismo a pesar de ligeras diferencias de enfoque, lo único que iba cambiando era el condenado sujeto al poste, las caras de los asistentes (había una mujer a la izquierda) y la posición del verdugo, siempre un poco a la izquierda por gentileza hacia el fotógrafo, algún etnólogo norteamericano o danés con buen pulso pero una Kodak del año veinte, [...].
    • 1987 Fdz Castro, J. Novia Capitán [1987] Esp (CDH )
      «Yo al verdugo lo veía más grande de lo que tú lo has pintado». Tampoco le gustaba el calzado de la dama de largo, ni los uniformes de la guardia real, ni el diseño del tiovivo, ni prácticamente nada de los restantes dibujos.
    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] Costa Rica (CDH )
      Y después de ver las cabezas de sus dos hijos rodar por el suelo manchando las alfombras recién traídas de Adrianópolis, el anciano se arrodilló y le presentó la nuca al verdugo.
    • 2011 Gutiérrez, M. Faro por dentro Esp (CORPES)
      Basenji estaba sentado junto a la fosa, con la macabra impavidez de un verdugo. Me di cuenta de que estaba temblando. Me enfurecí contra la cuerda de dolor que me atenazaba.
    • 2022 Exilart, G. Susurro mujeres Ar (CORPES)
      Estaba en el fin del mundo, en la segunda Siberia, en una ciudad de verdugos y carceleros, en una ciudad maldita, donde la misma naturaleza era un castigo. Muerto de frío y entre delincuentes.
    • 1293 Anónimo Conquista Ultramar (BNM 1187) [1995] fol. 298v Esp (CDH )
      Et el Mestre del Temple / fizo un engenno que echaua / luenne & muy derecho. Et / este fazie grant danno en la / çipdad. ca tiraua en tal manera. / que non se podien del guardar. / por razon que echaua una / uez de una parte. & otra dotra. / & una uez cerca. & otra mas / aluenne. & los moros llamauan / le el uerdugo. /
    • 1344 Anónimo Crónica de 1344 [1992] fol. 103r Esp (CDH )
      [...] despues que / esto ouo dicho & otras muchas cosas mando luego / al verdugo quelo descabeçase & que despeñase el Cuerpo / de ençima dela çerca en(n)la Calle & luego asy /. / fue fecho [...].
    • a1400 Anónimo Trad Soberano Bien [1991] 213 Esp (CDH )
      E por ende en este mundo los buenos son juzgados de los malos, por que despues en el otro los malos sean juzgados de los buenos; otrosi por que en este mundo los buenos pasen tribulaçion e en el otro mundo ayan gualardon del bien que fizjeron. E por ende son nesçesarios los malos por que quando los buenos pecan sean açotados por ellos. E por esto dezja el Sennor que Asur era verdugo de la su sanna, mas quantas vezes esto acaesçe, viene por la yndignaçion e sanna de Dios, que Dios con los malos açote a aquellos que con tal açote qujere que se emjenden.
    • 1411-1412 Ferrer, V. Sermones [1994] 389 Esp (CDH )

      E por este aguijón fue convertido sant Paulo, que nunca se convertió con alguno de los otros aguyjones, si non con éste. Ca dize en el libro Actuum apostolorum , ixº. cº., que sant Paulo fue el mayor enemigo de christianos que en el mundo nunca fue. E era muy honrrado omne e él mismo se fazía acusador e verdugo por matar a los christianos.

    • c1422-1433 Guadalfajara Trad Biblia Alba I [1920-1922] Esp (CDH )
      E los moros vendieronlo en Egipto a Potiphar, çiclauo de Faraon, el señor de los alguaciles e los verdugos.
    • c1422-1433 Guadalfajara Trad Biblia Alba I [1920-1922] Esp (CDH )
      Asi como Joseph fue deçendido a Egipto, (488) conprolo Potiphar, çiclano de Faraon, mayor de los alguasiles e verdugos, e era vn varon egipçiano, e conprolo de los moros que lo auian deçendido ende.
    • 1438 Mtz Toledo, A. Corbacho [1990] 121 Esp (CDH )
      Después la vi colgar por este crimen que cometió, e era una de las fermosas mugeres de aquella cibdad —la estoria de cómo fue, de cómo se sopo e cómo fue sentençiada, sería luenga de contar—, * e aun en postremo el verdugo, quando la descolgó, se echó con ella.
    • 1438 Mtz Toledo, A. Corbacho [1990] 121 Esp (CDH )
      E aun después de muerta fue cabsa de la desonrra del verdugo; que ay personas que en vida e en muerte sienpre fazen mal o son causa de todo mal; que en tal sygno nasçieron.
    • c1450 Cañizares, D. Novela [1993] Esp (CDH )
      Y como fuese çerca del día y sacasen al Infante de la cárçel a degollar, este sabio grand quantía de moneda dio al verdugo por que en su ofiçio fuese perezoso hasta que con el Emperador hablase [...].
    • c1453 Anónimo Crón Álvaro Luna [1940] Esp (CDH )
      e porque el sayón le dixo que le conbenía por estonce atarle las manos, o a lo menos atarle los pulgares, porque él no fiziese algunas bascas, o apartase de sí el cuchillo con el espanto de la muerte, él sacó una agujeta de un garvier que traga, los quales se usaban en aquel tienpo, e eran casi unas pequeñas escarçelas, e la dió al verdugo, el qual con aquella le ató los pulgares.
    • c1453 Anónimo Crón Álvaro Luna [1940] Esp (CDH )

      E dende, encomendando su ánima a Dios, apartóle el verdugo la cabeça de los hombros.

    • 1458 Manrique, G. Planto [2003] Canc Gmz Manrique Esp (CDH )
      / »Frondinodio, cuya mano / de sí mesmo fue verdugo, / e por guardar a lo llano / el estatuto romano / con su uida le desplugo, / no fue tanto syn temor de / mi nonbre zelador / como este que llanteo, / nin fue tal jüez, yo creo, / el buen Lento, senador.
    • c1440-c1458 Manrique, G. Poesía amorosa [2003] Canc Gmz Manrique Esp (CDH )
      ¡O la más de las hermosas! / ¡O la mejor de las buenas, / causadora de mis penas! / ¡O llaue de mis cadenas, / calnado de mis esposas, / cárçel de mi libertad, / verdugo de mis tormentos, / puerto do mis pensamientos / no hallan seguridad! /
    • c1440-1460 Zorita, A. Trad Árbol Batallas Bouvet [2000] Esp (CDH )
      segunt aquesta opinion seria que si un omne moria sin reçebir el cuerpo de Dios que seria dapnnado & yo digo que non es verdat, ca muchas buenas personas & santas mueren sin reçebirlo, ca yo non fallo que quando sant Paulo ovo cortado la cabeça resçebiesse el cuerpo de Dios, nin san Juan Babtista quando el verdugo le corto la cabeça en la presion non le pregunto si lo queria reçebir, nin sant Pedro quando fue colgado en la cruz por los pies, nin sant Estevan, yo non he fallado cosa alguna de esto nin de los santos hermitas que alguna vez morian en los desiertos.
    • p1468 Córdoba, M. Jardín doncellas [1956] Esp (CDH )

      Creo que por cuanto los demonios son verdugos de atormentar los dañados, que los reyes y reinas son atormentados por los más poderosos y crueles demonios, que poderosamente y cruel los atormentan más que a los otros. Y esto por sentencia de Dios.

    • p1468 Córdoba, M. Jardín doncellas [1956] 235 Esp (CDH )

      El harto se defendía, pero veyendo que Apio, con la potencia que tenía, había lo que mal deseaba de su hija, diz que Virgíneo sacó la moza al mercado y allí, delante de todos, la degolló. Donde quiso ser más verdugo de su hija virgen, que no padre de ella corrompida. Este hecho dió ocasión que las mozas enteras se llamasen vírgines, por amor de Virgíneo, que tanto amó la virginidad en su hija.

    • p1468 Córdoba, M. Jardín doncellas [1956] Esp (CDH )
      Venga después Santa Soternes, virgen que, por defensión de la fe y guarda de su castidad, todo el cuerpo dispuso a tormentos, en tanto que la cara, que suele ser libre de los tormentos y mirarlos más que padecerlos, dió al verdugo que la hiriesen tan fuerte y tan paciente, que ofreciéndole las maxillas tiernas, primero cansó el verdugo hiriendo, que la mártir golpes sufriendo.
    • 1467-1475 Escavias, P. Repertorio Príncipes [1972] 343 Esp (CDH )
      Y fue degollado publicamente, con pregones y verdugo, ençima de vn cadaalso de madera que, para esto, en la plaça de Valladolid se mandó fazer.
    • c1445-1480 Montoro, A. Cancionero [1991] 184 Esp (CDH )
      / Pues ¿sabéys quién es su padre?: / un verdugo, pregonero, / y ¿queréys reýr?, su madre / criada de un mesonero: / si miento desto que fablo / dó mi ánima al demoño, / que a las puertas del establo / nunca da paja sin coño.
    • c1480 San Pedro, D. Arnalte [1985] 98 Esp (CDH )
      / Con reposo y mansedad * / aforra su realeza, / borda con la honestidad, / entretalla * con bondad, / verduga * con la proeza; / pues no irá * con disconortes * / cuando el fin final se aplaze, / cuando Dios hiziere cortes, / quien corta con tales cortes / todas cuantas obras haze.
    • c1481-1482 Anónimo Crón Enrique IV [1991] Esp (CDH )
      de lo qual el rey ovo tan grande enojo, que mando llamar un verdugo mandando que los açotassen por la çibdad.
    • 1490 Palencia, A. VocLatRomance [1967] Esp (NTLLE)
      spiculator, el verdugo; v. maestro
    • 1482-1492 San Pedro, D. Cárcel [1995] 46 Esp (CDH )

      No seas verdugo de tu misma sangre, que serás entre los honbres muy afeado; no culpes la inocencia por consejo de la saña; y si te pareciere que por las razones dichas Laureola no deve ser salva, por lo que deves a tu virtud, por lo que te obliga tu realeza, por los servicios que te avemos hecho, te suplicamos nos hagas merced de su vida; y porque menos palabras de las dichas bastavan segund tu clemencia para hazello, no te queremos dezir sino que pienses quánto es mejor que perezca tu ira que tu fama.

    • 1482-1492 San Pedro, D. Cárcel [1995] Esp (CDH )
      Deténgome tanto contigo, luz mía, y dígote palabras tan lastimeras que te quiebren el coraçón, porque deseo que mueras en mi poder de dolor, por no verte morir en el del verdugo por justicia, el qual, aunque derrame tu sangre, no terná tan crueles las manos como el rey la condición; pero pues no se cunple mi deseo, antes que me vaya recibe los postrimeros besos de mí, tu piadosa madre; y assí me despido de tu vista y de tu vida y de más querer la mía.
    • c1495 Flores, J. Grimalte [1988] Esp (CDH )

      Y como yo, más que tú, conozco tu peligro, si diese lugar a él, sería yo juzgado verdugo de tu muerte. Que cierto, si a lo que pides consintiese, ninguna duda pongo en el perdimiento de tu honor.

    • c1495 Flores, J. Grimalte [1988] Esp (CDH )

      Y el peligro de mi marido, con que tantos temores me pones, estava dudosa, porque no todas las que pecan padescen luego la pena, mayormente que yo, por el mi adulterio, más penitencia que muerte me busco. La Fortuna y los dioses usarían más de crueldad que de justicia si otro verdugo buscasen sino a ti para satisfazer un yerro que tan común por las mugeres contece.

    • 1495 Nebrija, A. VocEspLat Esp (NTLLE)
      Saion o verdugo. carnifer.icis
    • 1499 Fdz Santaella, R. VocEcclesiasticum [1499] Esp (NTLLE)
      spiculator, toris [...] el porquerón, o verdugo, o degollador, o matafor que trae la azagaya, o dardo, o lança, para matar [...].
    • 1400-1499 Anónimo Vocablos Cast [1951] Esp (NTLLE)
      verdugo dizen los castellanos por el que azota por aquella verga con que azotan los hombre por justiçia, y de allí tomó nombre de verdugo. Que como quier que el faga otras execuçiones de la justiçia, pero porque la pena que más vezes se da es azotes, tomó el nombre de la mayor parte.
    • c1499-1502 Rojas, F. Celestina [2000] Esp (CDH )
      diose en la frente una gran palmada como quien cosa de grande espanto hobiese oído, diciendo que cesase mi habla y me quitase delante si no quería hacer a sus servidores verdugos de mi postremería, agravando mi osadía, llamándome hechicera, alcahueta, vieja falsa, barbuda, malhechora y otros muchos inominiosos nombres con cuyos títulos asombrare a los niños de cuna.
    • c1499-1502 Rojas, F. Celestina [2000] Esp (CDH )
      Señor, la causa de su muerte publicaba el cruel verdugo a voces, diciendo: «Manda la justicia mueran los violentos matadores».
    • c1499-1502 Rojas, F. Celestina [2000] Esp (CDH )

      ¡Oh pecadora de ti, mi madre, si de tal cosa fueses sabidora, cómo tornarías de grado tu muerte y me la darías a mí por fuerza! ¡Cómo serías cruel verdugo de tu propia sangre!

    • 1517 Torres Naharro, B. Jacinta [1994] Propaladia Esp (CDH )
      / Tú vienes muy congoxado, / yo te seré buen amigo / si me cuentas de tu grado / dónde vas sin ti contigo; / qu'esta señora que digo, / la virtud tanto le prugo / que a los malos es verdugo / y a los buenos es abrigo.
    • 1508-1519 Anónimo Libro visitas corregidor Colección documental del archivo municipal de Lequeitio Esp (CDH )
      Yten, a XXII de julio, se truxo de Marquina el berdugo a açotar la moça ladrona por mandamiento de los del regimiento, es lo que se le dio por su salario e su costa ochoçientos e dizeocho maravedis... DCCCXVIII.
    • a1524 Torres Naharro, B. Aquilana [1994] 704 Propaladia Esp (CDH )
      / Mis afanes / son preciosos y galanes / pues a Dios assí le plugo, / ora me den a los canes / ora me den al verdugo, / que sé ya, / quando alguno se oporná / contra el fin do amor me traxo, / fácil cosa me será / saltar de una torre abaxo.
    • 1527 Osuna, F. Abecedario espiritual III [2007] Esp (CDH )

      Si subieron, fue por la escalera de la humildad, porque a Saúl se dixo que quando era humilde en sus ojos lo avía Dios elegido por cabeça del pueblo; empero, si después cayó, fue porque él, siendo verdugo de sí mesmo, se quitó la escalera de la humildad; olvidose de la baxeza viéndose encaramado en la dignidad.

    • 1534 Boscán, J. Trad Cortesano [1994] 279 Esp (CDH )
      Y no ha muchos días que un dotor de los nuestros, viendo pasar por la plaza cabe sí un azotado y habiendo mancilla dél, porque, no embargante que el verdugo le sacudía muy bravos azotes y las espaldas le corrían todas sangre, le vía andar tan a paso como si anduviera paseándose por su desenfado, [...].
    • 1535-1536 Valdés, J. Diál Lengua [1990] 207 Esp (CDH )
      Sayón por verdugo se usa mucho, pero es mejor vocablo verdugo.
    • c1540 Villalón, C. Scholástico [1997] Esp (CDH )
      Exemplo tenemos del sclavo de Urbino, noble romano, el qual, como estuviese su buen señor condenado a muerte en la cárçel y entrase a su cámara el verdugo para le degollar, tomó el sclavo el anillo y vestidura de Urbino y con muy constante ánimo ofresció el cuello a ser degollado por su señor.
    • 1540-c1550 Mejía, P. Silva [1989-1990] Esp (CDH )

      Pues lo que hazía en las moças donzellas es para tapar los oýdos por no oýrlo: antes que les diessen la muerte, hazía a los verdugos que tuviessen con ellas ayuntamiento carnal, porque aquella honrra y palma perdiessen con la vida.

    • 1552 Casas, B. Brevísima relación [1994] Esp (CDH )
      y el alguazil, que era peor que verdugo, que los quemaba (y sé cómo se llamaba y aun sus parientes conocí en Sevilla), no quiso ahogallos, antes les metió con sus manos palos en las bocas para que no sonasen, y atizóles el fuego hasta que se asaron de espacio como él quería.
    • 1554 Cieza León, P. Crón Perú 143 Perú (CDH )
      y así, a los que esto consideraren les parecerá que Carvajal era verdugo de su justicia, y que vivió hasta que el castigo se hizo; y después pagó él con la muerte los pecados graves que hizo en la vida.
    • c1553-1556 Villalón, C. Crótalon [1990] 342 Esp (CDH )
      Pero el mi ángel lo remedió con su deidad, y pasando adelante vimos en otro retrete donde estaban los miserables cuidados crueles verdugos de sus dueños, que nunca hazen sino comer del alma donde están hasta la consumir, como gusano que roe al madero el coraçón. Aquí moran las tristes enfermedades y la miserable y trabajosa vejez toda arrugada, flaca, fea y de todos aborreçida.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )
      La cama hera un banquillo quanto pueden tres hombres caber sentados, y de tal manera tenía de dormir allí, que con estar amarrado al mesmo vanco y no poder subir ençima la pierna, sino que había d'estar colgando, si por malos de mis pecados sonaba tantico la cadena, luego el verdugo estaba enzima con el azote.
    • 1557-1558 Anónimo Viaje Turquía [2000] Esp (CDH )

      . Llegamos a unas matas donde estaban dos rrenegados amigos suyos. El uno hera Amuzabai, aquel balençiano que arriba dixe; el otro, el cómite rreal, Darmux Arráez, con un berdugo. Díxome que aquélla hera mi hora si no lo quería hazer porque me haría cortar la cabeza.

    • 1559 Velasco, L. Carta-relación a Felipe II Cartas Indias México (CDH )
      De veçinos de la çiudad é criados negros é mestiços, me dizen se juntaron más de dos mill honbres, con lanças, partesanas, alabardas y arcabuçes, y bastaba el alguaçil y el verdugo para executar la justiçia que se hiço, é podiera suveder alboroto causado entre los mismos vezinos y gente como malo de remediar.
    • 1542-1565 Rueda, L. Eufemia [2001] Las cuatro comedias Esp (CDH )
      Verdad, señora, assí como yo soy hijo de Grabiel Ortiz y Arias Carrasco, verdugo y perrero mayor de Constantina de la Sierra.
    • c1545-c1565 Rueda, L. Pasos [1981] Esp (CDH )
      ¿Vio vuestra merced mejor ánimo de hombre en los días de su vida qu'el que yo llevava encima de aquel asno, con ser el verdugo el mayor enemigo que tuve en toda aquella tierra?
    • 1569 Torquemada, A. Jardín [1994] 764 Esp (CDH )
      Porque los estoycos dezían que hado es un concierto y orden de las causas naturales que obran sus effectos con una necesidad forçosa, de tal manera que venir uno a ser muy venturoso, o muy desventurado, o a succederle de ser rey, o de ser un ganapán o verdugo, affirmavan que todo procedía de la necessidad de su hado.
    • 1570 Casas, C. VocToscCast Esp (NTLLE)
      verdugo. Bogia, boia, carnefice, manegoldo, manigoldo.
    • 1570 Salazar, E. Cartas [1902] 257 Esp (CDH )
      Empero, asegurá vos, vida mía, mi pecho, que yo harto procuro asegurar vuestras espaldas, aunque me dizen que anda el verdugo çerca de pintaros en ellas el arco y flechas de Cupido.
    • 1574 Sta Cruz Dueñas, M. Floresta [1997] Esp (CDH )
      —Tómese vuestra merced los vestidos, pues de derecho son del verdugo.
    • c1570-1578 Anónimo Auto Degollación [1988] Esp (CDH )
      EL REY HERODES. CORNELIO. SANT JUAN. UN PAJE. HERODÍAS. SU HIJA. UN ALGUACIL. UN VERDUGO. SANT ANDRÉS. SANTIAGO.
    • 1583 Luis de Granada Introd Símbolo I [1908] 131 Esp (CDH )
      Á esto se responde que en una perfecta república también hay horcas, y cárceles, y azotes, y verdugos para castigo de los malhechores, y no era razón que en la gran república deste mundo, en que preside Dios, faltasen verdugos y ejecutores de su justicia.
    • 1585 Pz Moya, J. Philosofía [1995] Esp (CDH )
      Las furias infernales que los poetas fingieron ser ejecutoras o verdugos y testigos de los que los jueces han condenado a padecer tormentos en el lugar que dijimos Tártaro son: Thisiphone, Megoera y Alecto; fueron según unos hijas de la Noche, y Acheronte: y según Orpheo, * de Plutón y Prosérpina: según Hesiodo, * de la Tierra y de la sangre que salió a Saturno cuando Iúpiter le cortó los genitales.
    • 1587 Mena, F. Trad HEtiópica [1954] 31 Esp (CDH )

      Comenzaron entonces todos a dar voces diciendo que aun el derecho no me permitía que yo dijese algo en mi defensa, *y unos me condenaban a ser apedreado; otros, que me entregasen al verdugo, y otros, que me despeñasen en el Báratro público.

    • 1575-1588 Huarte San Juan, J. Examen ingenios [1989] 537 Esp (CDH )
      Y es la causa que la irascible * es el verdugo y espada de la razón. Y el hombre que no riñe las cosas mal hechas, o lo hace de necio o por ser falto de irascible.
    • 1588 Malón Chaide, P. Conversión Magdalena [1930] I, 242 Esp (CDH )
      Cuando este acto de inquisición no fuera delante de Dios y de sus ángeles y santos, sino delante de la corte., del rey y en una plaza de Madrid, era bastante razón para que, a no estar de por medio Dios y su Evangelio, tú misma te mataras y fueras verdugo de ti misma; cuanto más que ha de ser delante de todo el mundo junto, de los del cielo y de los de la tierra, de los ángeles y de los hombres.
    • 1589-1594 Ercilla, A. Araucana III [1993] 901 Esp (CDH )
      / Descalzo, destocado, a pie, desnudo, / dos pesadas cadenas arrastrando, / con una soga al cuello y grueso ñudo, / de la cual el verdugo iba tirando, / cercado en torno de armas y el menudo / pueblo detrás, mirando y remirando / si era posible aquello que pasaba / que, visto por los ojos, aún dudaba.
    • 1596 Lpz Pinciano, A. Philosofía [1953] III, 264 Esp (CDH )

      Pregunto: si la medicina es arte aprouada y si la justicia es necessaria, ¿por qué el boticario y alguazil, que son executores de la medicina y justicia, serán infames? Ni aun el verdugo es infame por lo que es executar el mandato real.

    • 1599 Alemán, M. Guzmán Alfarache I [1992] Esp (CDH )

      Son cazadores los unos y los otros que, cubiertos de la enramada, están en acecho de nuestra perdición; y, aun después de la herida hecha, no se nos descubre de dónde salió el daño. Son basiliscos que, si los viésemos primero, perecería su ponzoña *y no serían tan perjudiciales; mas como nos ganan por la mano, *adquiriendo un cierto dominio, nos ponen debajo de la suya. Son escándalo en la república, fiscales de la inocencia y verdugos de la virtud, contra quien *la prudencia no es poderosa. *

    • 1600 Sigüenza, J. HOrden SJerónimo II [1907] Esp (CDH )
      Dauales consejos santos, proprios para el daño que estaua dentro, y quando tambien era menester castigo, tenia, aunque tan compassiuo, mucho animo para hazerlo, no como Iuez ni verdugo, sino como verdadero padre.
    • c1602 Castro, G Comedia conde Alarcos [1926] Esp (CDH )
      / Mas, ¿qué temo? ¿Qué recelo / contra tu pecho traidor, / falsa? ¿Hay hombres? ¿Hay valor? / ¿Hay justicia? ¿Hay Rey? ¿Hay cielo? / Para tus viles ensayos, / ¿hay intenciones honradas? / ¿Hay verdugos? ¿Hay espadas? / ¿Hay torbellinos? ¿Hay rayos?
    • 1603 Rojas Villandrando, A. Viaje Entretenido [1977] I, 34 Esp (CDH )
      Mas no me espanto, porque eres un sepulcro de ignorantes, una sima de maldicientes, un tirano de virtudes, un inventor de mentiras, una mar de novedades, una cueva de traidores, un amigo de malos, un verdugo de virtuosos y un pantano donde se hunden los buenos entendimientos.
    • 1605 Cervantes Saavedra, M. Quijote I [2004] Esp (CDH )
      Dios hay en el cielo, que no se descuida de castigar al malo ni de premiar al bueno, y no es bien que los hombres honrados sean verdugos de los otros hombres, no yéndoles nada en ello.
    • 1605 Hidalgo, G. L. Diál entretenimiento [2007] Esp (CDH )
      Es tanta verdad el preciarse cada cual del oficio y estado que tiene, que un famoso verdugo, llamado Magán, para que un sobrino suyo aprendiese el oficio, le tenía aparejado en casa un hombre de paja, con su horca y escalera, en que se ensayase y tomase liciones.
    • 1605 Inca Garcilaso Florida Inca [1988] Perú (CDH )
      empero los verdugos le davan, en parando de bever, cruelíssimos varazos, que lo tomavan de la cabeça a los pies, y no cesavan de darle hasta que bolvía a bever. Algunos parientes suyos, viendo el castigo tan riguroso y sabiendo que no avía de parar hasta averlo muerto, fueron corriendo al governador y, echados a sus pies, le suplicaron uviesse piedad del pobre pariente.
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] Esp (CDH )
      Mas ya podría ser que alguna otra saya mía, compañera vuestra, os hubiese pegado ruines mañas merecedoras destas manchas, que esto de malas mañas pégase más que frisa de verdugo a carnes de público penitente.
    • 1608 Quevedo Villegas, F. Alguacil endemoniado [2003] 259 Sueños y discursos Esp (CDH )
      . Los malos ministros, por lo que han tomado, alojan con el mal ladrón. Los necios están con los verdugos, y un aguador que dijo había vendido agua fría, fue llevado con los taberneros.
    • 1609 Anónimo Romances germanía [1945] 60 Esp (CDH )
      / Dize a los açotes Faxas / y al Verdugo llama el Falso: / dize al Tormento Peligro / que en cantando es condenado.
    • 1609 Anónimo Entremés del padre engañado [1997] Esp (CDH )

      VecinoDéjese estar, señor, ahora deso, y lo que ha de hacer es dar la bendición a su hija y a su marido, y recibirlos en su casa.

      GuadarramaEso no me lo mande vuesa merced, señor vecino, porque no lo haré.

      Bobo¡Ea, recíbalos, verdugo de Flos Santorum!

      Guadarrama¡Por su vida, señor vecino, que no se ponga de por medio, porque este mozo me hace perder la paciencia!

    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      VERDVGO, el ministro de justicia que executa las penas de muerte, mutilacion de miembro, açotes, verguença, tormento: [...].
    • 1612 Quevedo Villegas, F. Mundo dentro [2003] 365 Sueños y discursos Esp (CDH )
      El zapatero de viejo se llama entretenedor del calzado; el botero, sastre del vino, que le hace de vestir; el mozo de mulas, gentilhombre de camino; el bodegón, estado; el bodegonero, contador; el verdugo se llama miembro de la justicia y el corchete criado; el fullero, diestro; el ventero, güésped; la taberna, ermita; la putería, casa; las putas, damas; las alcahuetas, dueñas; los cornudos, honrados.
    • 1614 Salas Barbadillo, A. J. Ingeniosa Elena [1985] Esp (CDH )
      sin duda que el más varato * jubetero, * en cualquier ciudad o villa, es el verdugo, pues por tan * corto precio como quatro reales, que no son más sus derechos, os vestirá un jubón tan al justo que parezca que viene como si con él naciérades [...].
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Laberinto amor [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      DAGOBERTO, duque de Utrino. MANFREDO. / ROSAMIRA. / Un HUÉSPED. / Dos JUECES. / Un VERDUGO. / TRINO, correo.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Pedro Urdemalas [1995] 814 Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Inés ¿Pues qué? ¿El donaire y la gala, / el rumbo, el cer del tuzón, / derribando por el zuelo / el gitanezco blazón, / levantado hasta el cielo / por nuestra honezta intención? / Antes te vea yo comida / de rabia, y antes rendida / a un gitano que te dome, / o a un verdugo que te tome / de las espaldas medida.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Rufián dichoso [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Lagartija Señor Lugo, / será ejercicio de jugo, / puesto que en él se trabaja, / que es jugador de ventaja, / y de las bolsas verdugo.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Casa celos [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      ¡Miserable de mí! ¿Quién me detiene? / ¿Quién mis pies ha clavado con la tierra? / ¡Verdugos infernales, deteneos! / ¡No añudéis el cordel a la garganta, / que es basa donde asienta y donde estriba / el cielo de hermosura sobrehumana! /
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Gran Sultana [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      / Corrí, llegué, y hallélos / a tiempo que ya estaba / aguzando el verdugo / las puntas de los palos del suplicio.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Juez divorcio [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )

      Si fuese posible, recebiría gran merced que vuesa merced me la hiciese de despenarme, alzándome esta carcelería; porque, dejándome así, habiendo ya llegado a este rompimiento, será de nuevo entregarme al verdugo que me martirice; y si no, hagamos una cosa: enciérrese ella en un monesterio y yo en otro; partamos la hacienda, y desta suerte podremos vivir en paz y en servicio de Dios lo que nos queda de la vida.

    • 1617 Cascales, F. Tablas poéticas [1975] Esp (CDH )

      Cosa lastimosa es ver los pregoneros con ronco y humilde son tocar sus trompetas; los ministros de justicia apartar la gente; [...] al verdugo cruel sobre el enlutado cadahalso, que le haze arrodillar, le liga las manos, le benda los ojos, le pide perdón, y asiéndole de los cabos de la benda, le derriba la cabeça de los hombros.

    • c1617 Ruiz Alarcón, J. Ganar amigos [1959] México (CDH )
      / Si a tan dura contingencia / viniese mi desventura, / que me prendiesen, de mí / puedes fiar que primero / mi pecho al verdugo fiero / diera mil almas que un sí.
    • c1600-1618 Belmonte Bermúdez, L. Hispálica [1974] 85 Esp (CDH )
      / Agora, pues, al cadalso frío / llega, si bien el alma ardiente en vano, / donde mira de sangre un largo río / de tibios cuerpos de cautivo hispano, / y, preso de amoroso ilustre brío, / del verdugo cruel la inhiesta mano / derriba al suelo, del alfanje asida, / pecho animoso, por salvar su vida.
    • 1621 Almansa Mendoza, A. Cartas 1621 [2001] 219 Cartas y relaciones Esp (CDH )

      Su confesor llegó a animarle y él respondió: «Padre mío, vamos en buen hora, que a mí no me falta ánimo, porque le llevo muy grande a padecer esta muerte, porque por mí la padeció más deshonrada y abatida mi señor Jesucristo. ¡Ea, vamos en nombre de Dios, pues su majestad lo quiere, que yo voy muy contento a cumplir su voluntad y a pagar mis pecados!»Y, vuelto al cristo, le pedía misericordia. Este valor tuvo siempre, tanto que a cuantos le hablaban animaba y consolaba. El mismo verdugo le llevaba la mula por la rienda, y en empezando a andar se oyó este pregón:

    • 1622 Quevedo Villegas, F. Sueño muerte [2003] 411 Sueños y discursos Esp (CDH )
      La muerte de miedo estaba la más rica y pomposa y con acompañamiento más magnífico, porque estaba toda cercada de gran número de tiranos y poderosos, por quien se dijo: Fugit impius, nemine persequente. Estos mueren a sus mismas manos y sus sayones son sus conciencias y ellos son verdugos de sí mismos y solo un bien hacen en el mundo, que matándose a sí de miedo, recelo y desconfianza, vengan de sí propios a los innocentes.
    • 1620-1623 Quiñones Benavente, L. Retablo maravillas [2001] Jocoseria Esp (CDH )
      Alcalde Mentís como borracho, y lleváis talle / de que os haga subir sobre una calle, / y aunque más me lo rueguen, / que por los asnos públicos os lleven, / y que a voz de verdugo, si yo quiero, / mil azotes os pegue un pregonero.
    • 1624 Vega Carpio, F. L. Circe [2003] Esp (CDH )
      No los hubo visto Felisardo cuando, conociendo el peligro, se resolvió a morir como caballero, y no con varios tormentos a las manos de un verdugo infame. Bien quisiera el Bajá llevarle vivo pero, no se dejando prender y resistiéndose en la cureña de la capitana, sembró la crujía de cuerpos muertos con sola una espada ancha que traía y una rodela embrazada.
    • 1626 Caro, R. Días geniales [1978] Esp (CDH )

      .Echa cada uno la taba en alto conforme les ha cabido el tirar, y al que cae el lado que llaman rey, lo es; y al que le cabe alguacil, hace oficio de alguacil; al que la zapata, hace oficio de verdugo; y al que le cabe horca, hace oficio de condenado.

    • 1626 Céspedes Meneses, G. Soldado Píndaro [1975] Esp (CDH )
      Pero de tan amarga turbación, si assí puede llamarse, le sacaron aora las manos del verdugo que, atándole las suyas y pidiéndole perdón, le acercó a un escabel, junto al qual, hincado de rodillas y vendados los ojos, en un mudo y espantoso silencio esperó con el pueblo el fin de su tragedia.
    • 1613-1626 Góngora Argote, L. Soledades II [1994] 483 Esp (CDH )
      ¡Cuántas voces le di! ¡Cuántas (en vano) / tiernas derramé lágrimas, temiendo / no al fiero tiburón, verdugo horrendo / del náufrago ambicioso mercadante, /
    • 1626 Quevedo Villegas, F. Buscón [1980] Esp (CDH )
      Verdugo era, si va a decir la verdad, pero una águila en el oficio; vérsele hacer daba gana a uno de dejarse ahorcar.
    • 1580-a1627 Góngora Argote, L. Romances [1998] 150 Esp (CDH )
      / Tratábame la tal uieja / por su daifo, en quanto [a] amor, / por su primo, en quanto al bulgo, / i en todo, como a señor: / muger de quarenta abaxo / no me hable desde oy, / solo las uiejas me balgan, / que es balerme la raçón; / porque es, gastar con las moças / haçienda i reputaçión, / como quien paga al uerdugo / los açotes q ue le dio.
    • 1628 Paravicino, H. Panegírico funeral Margarita Austria [1994] Esp (CDH )

      Cuidó Ester del bien de su pueblo y fuele redención y amorosa madre. A los pueblos de su marido justificado mas casi implacable verdugo fue. Tú, siendo hija grata a los alemanes, fuiste verdadera madre a los españoles.

    • 1628 Quevedo Villegas, F. Disc Diablos [2003] 493 Esp (CDH )
      Voseábase con los precitos, llamábase de tú con los verdugos y los dañados. A cada cortesía de las suyas decían «¡oxte!» más recio que a la llamarada.
    • 1630 Jufré Águila, M. Compendio conquista Reino de Chile [2003] 176 Chile (CDH )
      Y así es más propio oficio de los reyes / El curar todos males con prudencia, / Y con una clemencia muy benigna / Y industriosa, que no verdugo siendo / De sus mesmos vasallos a menudo; /
    • c1621-1630 Quevedo Villegas, F. Grandes anales [2005] Esp (CDH )

      Admiraron todos el valor y entereza suya, y cada movimiento que hizo le contaron por hazaña, porque murió no sólo con brío, sino con gala y —si se puede decir— con desprecio.

      [...] Acompañábanle los religiosos, y apenas el verdugo le ayudó a morir.

    • 1632 Castillo Solórzano, A. Niña embustes [1986] 321 Esp (CDH )
      PESCAÑO / El cielo me asegure los temores / de verdugo, borrico y chilladores.
    • 1634 Vega Carpio, F. L. Tomé Burguillos [2003] Esp (CDH )
      / Parte un verdugo a sangrar / de Hermenegildo las venas, / que tienen sangre del padre, / y quiere Dios que se vierta.
    • 1638 Rdz Freile, J. Carnero [1997] Colombia (CDH )
      En esta puerta le dieron el primer pregón que fue del tenor siguiente: «Esta es la justicia que manda hacer el rey nuestro señor, su presidente y oidores en su real nombre, a este caballero, porque mató a un hombre: que muera degollado». Llegó al cadalso y subiendo a él por una escalera, vio en una esquina del tablado al verdugo con una espada ancha en las manos.
    • 1640 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1640 [2002] Avisos Esp (CDH )
      El Señor Conde de Castro-Llano, hermano del muerto, dicen fue a decir al Rey que en tal caso, si faltase Verdugo, él serviría esse ministerio. Y el proprio día en Lugar de luto dio Librea a sus Criados.
    • 1638-1640 Quiñones Benavente, L. Isabel ladrona [2001] 581 Jocoseria Esp (CDH )
      Cisne llama al que confiesa, / que para morirse canta; / al potro, confesionario / donde sus culpas relatan; / postillón al pregonero, / papel blanco a las espaldas, / al verdugo sello real, / a la penca lacre llama, /
    • 1641 Pellicer Ossau Salas Tovar, J. Avisos 1641 [2002] 280 Avisos Esp (CDH )
      Pero lo que él dice vio con efeto, fue llevar al Duque de Camiña por las Calles a Cavallo, i detrás al Verdugo con la Cara cubierta, i que se iba encaminando al Rocío da Feyra (que es la Plaça), donde estava hecho el Cadahalso, i allí decían havían de llevar después los otros tres.
    • 1640-1642 Saavedra Fajardo, D. Empresas [1999] 340 Esp (CDH )

      ¿Qué sciencia podrá enseñar a conservar en los delictos entero el juicio a quien perturba la propia consciencia? La cual, aunque está en nosotros, obra sin nosotros, impelida de una divina fuerza interior, siendo juez y verdugo de nuestras acciones, como lo fue de Nerón después de haber mandado matar a su madre, pareciéndole que la luz, que a otros da vida, a él había de traer la muerte.

    • 1640-1644 Calderón Barca, P. Alcalde Zalamea [1998] 376 Esp (CDH )
      Crespo ¿Eso dudáis? / Señor, como los hidalgos / viven tan bien por acá, / el verdugo que tenemos / no ha aprendido a degollar.
    • 1644 Enríquez Gmz, A. Siglo pitagórico [1991] 341 Esp (CDH )
      Dio vista a la de palo * y lloró luego, / subió por ella ciego, / guiándole el verdugo lazarillo, / guardajoyas * de todo Peralvillo / Pidió perdón a todos, / exhortó de mil modos / a muchos compañeros que le oían / que enmendasen la vida que traían, /
    • 1644 Enríquez Gmz, A. Siglo pitagórico [1991] Esp (CDH )
      Sosiéguese, que la justicia tiene los pinceles en casa del verdugo, para retocallos cuando se le antoja.
    • 1635-1645 Quevedo Villegas, F. Fortuna seso Hora de todos [2003] Esp (CDH )
      En aquel propio instante, yéndose a ojeo de calenturas paso entre paso un médico en su mula, le cogió la Hora y se halló de verdugo perneando sobre un enfermo, diciendo «credo» en lugar de «récipe», con aforismo escurridizo.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] I, 351 Esp (CDH )
      / "Si yo entregara a Herodes su terneza, / tuviera, entre los otros inocentes, / cuchillo, antes que pelo, su cabeza; / padeciera verdugos inclementes; / mas ¿quién juzgara tal de tal bajeza, / siendo el oprobio y burla de las gentes? / Vile llorar, y vi sus aflicciones, / y expirar en la cruz entre ladrones.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] III, 188 Esp (CDH )
      / Porque es gastar con las mozas / hacienda y reputación, / como quien paga al verdugo / los azotes que le dio.
    • 1646 Anónimo Estebanillo González [1990] Esp (CDH )

      Y persuadiéndome que no fuese a Roma ni tratara de darle más disgustos a mi padre, se resolvió en que me fuese con él a Mesina, y desde allí a Nápoles, y que para el viaje cargara con todo cuanto pudiera, que él me lo guardaría en su posada, y a mí me tendría oculto en ella hasta que se embarcase mi amo y los dos nos pusiésemos en camino.

      Pudo tanto conmigo la persuasión deste interesado verdugo, que me obligó a hacer una vileza que jamás había pensado ni pasado por mi imaginación [...].

    • c1635-c1651 Cáncer Velasco, J. Jácara [2005] 53 Obras varias Esp (CDH )
      Rigor de justicia fue, / porque a un hombre principal / basta embialle a galeras, / y es vergüenza lo demás. / Salió con el rostro bajo, / y es tal su docilidad, / que un amigo con el pie / se le hizo levantar. / Echaba algunos porvidas, / y apretábale el ramal / el verdugo, y la baqueta / los tacos le hizo tragar. / Yo entonces al palmeador / seis onzas de buen metal / le metí en la mano, y no / pudo la mano apretar. /
    • c1635-c1651 Cáncer Velasco, J. Jácara [2005] 178 Obras varias Esp (CDH )
      Montó animoso a caballo, / y por no ponelle miedo, / le mostraron el lugar / antes y la horca luego. / Por asesino y pagote, / dice a voces el letrero, / que le dejaron sus padres / mejorado en quinto y sesto. / [...] Salió donde en un carrillo / la paz de Francia le dieron; / y la Chaves, que lo vio, / del verdugo tuvo celos. /
    • 1651 Gracián, B. Criticón 1.ª parte [1993] 83 Esp (CDH )
      Para poder él comer, hace de modo que los otros no coman. Él engorda cuando ellos enflaquecen. Mientras están entre sus manos, no pueden comer; y, si escapan de ellas, que sucede pocas veces, no les queda qué comer. De suerte que éstos viven en gloria, cuando los demás en pena. Y así, peores son que los verdugos, porque aquéllos ponen toda su industria en no hacer penar y con lindo aire hacen que le falte al que pernea, pero éstos todo su estudio ponen en que pene y viva muriendo el enfermo.
    • a1652 Dgz Camargo, H. Invectiva apologética [1986] 408 Colombia (CDH )
      / Quebrando están dos verdugos / las piernas a los ladrones, / segur villana, en un muerto / el odio inútil no encones.
    • 1655 Fernández, M. Olla podrida [1655] 205 Esp (CDH )
      Si aorráis de ansias, dancáis en gurapas. Aunque no sois sembrado, en tre las olas tendréis amapolas. Os acen cardenales, en premio de afanes. Vestir jubón tan justo, no es gusto. Siempre seríes el ito, i obedientes al pito. Sois ospitales i mesones, de berdugones. Es propio de falcones, espantar tiburones. Es maravilla poner la soga por gargantilla. No confiéis en la lima, si eso os anima. No menos de rozno o sera o tumbo descalera. Mala treta quando la nuez se aprieta.
    • 1689 Valle Caviedes, J. Obra completa [1984] Esp (CORDIAM)
      Herrera, la enhorabuena / en esto os doy del oficio /que estáis ejerciendo de / protoverdugo de Quito. / Agravio a él de la ciudad / el Presidente le hizo, / pues siendo vos el primero, / queda verdugo de anillo.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] 311 Esp (CDH )
      Dezis que os vengais para soldar vuestro punto: y quando no os quitava el agravia, fuesse el que fuesse, el verdadero punto, y onra de ijos de Dios, os degradais de essa gloria. y os confirmais en ijos del mas vil esclavo, y verdugo el demonio, para sucederle en el patrimonio de sus penas, su vileza, y sus afrentas.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] 372 Esp (CDH )

      Ni los tigres están quietos, quando aogan: Levantase el león, si destroza: y se vibra la lanza, si traviessa: el raio cae, si iere: y aun el verdugo se le pone en pie si desguella. Solo tu sentado, acabas, y sin desembainar la espada de tu lengua, traspassas.

    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Venezuela (CDH )
      y aunque a los principios, absortos al oír semejante tyranía, no se podían persuadir a la certeza de tan grande desventura, conociendo después que iba de veras y que no tenía remedio, trataron de aprovechar el poco tiempo que permitía la priessa que les daban aquellos crueles ministros, y pidiendo a Dios misericordia con repetidos actos de contrición, entregaron las gargantas al dogal y a los verdugos la vida.
    • 1723 Oviedo Baños, J. HConquista Venezuela [2002] Venezuela (CDH )
      pero cansado ya, o arrepentido de aver vsado con él tanta piedad, embió los verdugos a la estancia a que le diessen garrote; y como éstos para adular al tyrano procuraban por su parte hazer más horrorosas las crueldades, executaron la muerte sin dexarlo confessar, aunque se hallaba presente vn religioso dominico, de quien pretendía recibir aquel consuelo.
    • 1725 Torres Villarroel, D. Correo [2000] Esp (CDH )

      Antes que yo viniese a este entierro, donde para siempre estoy eternizado, se ajustó con un tabardillo, para que le trajese a este mundo, un cierto pobrete a quien yo había librado en la vida de la muerte por algunas travesuras que merecían la horca. Y al fin se compuso, y le dimos arbitrio para escaparse del verdugo.

    • 1726 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, I [1998] Esp (CDH )
      Y tanto se infamó en aquel lance la Nación Inglesa, que el más Noble de todos, fue entonces el Verdugo de Londres, a quien, ni con promessas, ni con amenazas pudieron reducir a ser executor de la sentencia.
    • 1726 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, I [1998] Esp (CDH )
      Una Arria, muger de Cecina Peto, que siendo comprehendido su marido en la Conspiración de Camilo contra el Emperador Claudio, y por este crimen condenado a muerte, resuelta a no sobrevivir a su esposo, después de tentar en vano hazerse pedazos la cabeza contra vna muralla, logró introducida en la prisión de Cecina, exortarle a que se anticipasse con sus manos la execución de el Verdugo, metiéndose ella primero vn puñal por el pecho.
    • 1727-1728 Torres Villarroel, D. Visiones [1991] 293 Esp (CDH )
      El que se encarga de una religiosa educación se ha de desnudar de sus afectos y temores. No debe obedecer al padre ni a la madre, sino a su justicia y a la moralidad de las virtudes (defenderlas con ceño y comunicarlas con cariño); que de otra suerte son más verdugos que maestros, más delincuentes que jueces, y más diablos que consejeros.
    • c1730 Pita, S. Príncipe [1951] 52 Cuba (CDH )
      ¿Qué ley me— puede obligar / a que me esté recogida / en mi casa, sin salir, / hecha una Santa Rufina, / porque no murmure el vulgo / y lo noten las vecinas, / cuando este maldito encierro / trae un millón de desdichas, / como es la necesidad, / desnudez y hambre continua, / pudiendo yo a mi placer / andar buscando la vida? / Y no que, por ser honrada, / soy verdugo de mis tripas, / y ando con el sinsabor / de andar rota y descosida. /
    • c1730 Pita, S. Príncipe [1951] 65 Cuba (CDH )
      ¿Es más ahorcar, confieso, / facinerosos y malos, / que ponerlos en tres palos / guindados por el pescuezo? / ¿Es más que por la escalera / un corto camino andar, / y el verdugo hacerle echar / un palmo de lengua fuera? /
    • c1730 Pita, S. Príncipe [1951] Cuba (CDH )
      CLORIDANO.¡Hoy pierdo, cielos, a Aurora!LAMPARÓN.¡Hoy muero de garrotillo!CLORIDANO.Ansias, esperad un poco.LAMPARÓN. Verdugo, espera un poquito. (Vanse.)
    • 1702-1736 Arzans Orsúa Vela, B. HPotosí [1945] 195 Perú (CDH )

      Nada aprovechó con el Licenciado con ser un hombre manso y de buena condición fuera del oficio; pero por muchos acaece que los cargos y dignidades les trueca la natural condición, como aconteció a este Letrado, que en lugar de. aplacarse mandó que fuese el verdugo con una bestia y los ministros para ejecutar la sentencia.

    • 1737 Mayans Siscar, G. Orígenes [1984] 368 Esp (CDH )
      Como los alguaciles son ministros i egecutores de la justicia, los verdugos se llamaron sayones con más honesto nombre; voz que hallo repetidas veces usada en las excelentes obras de los grandes maestros de la theología mística, los venerables Ávila i Granada.
    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      VERDUGO. Significa tambien el Ministro de justicia, Executor de las penas de muerte, y otras, que se dan corpolares: como de azotes, tomento, &c. [...] Lat. Carnifex. Tortor, oris.
    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] Esp (CDH )

      Un Galopín de Caballeriza, romo, tuerto, denegrido, estercolado el rostro de moxicones de materia, berrugas de podre, y privadas de costras; tan desfarrapado y gritón, que parecía Ayudante de Verdugo y Peón de Pregonero, venía la otra mañana por la calle de Segovia aporreando a maldiciones, latigazos y gritos a quatro esqueletos de dos pares de mulas asmáticas en la tercera especie, y tísicas hasta la quarta generación.

    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] Esp (CDH )
      Lo que no habrás conocido por el influxo de las Estrellas, por quanto ignoras así el día de su nacimiento, como el País donde nació, es la terrible muerte de un Noble que acaba en las manos de un Verdugo en público cadahalso; y la pronta conducta de un Viejo marcial impide otra ruina considerable sobre alteración de Pueblos.
    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] 190 Esp (CDH )
      Otras veces estaba más suspenso que labrador en día de Corpus a vista de los Gigantones y Tarasquillo, de verme tan huérfano que solo asistía a mi cabecera un muchacho capón de cabello, salpicado de postillas, diviesos y juanetes, engullido en unos calzones de márraga, que le hacían roscas en el suelo, rodeado en un coleto de badanillas de castrón, el que tenía ceñido al cuerpo con un cordel de azote, parecía pasante de verdugo, oficial de ladrón, o prólogo de ahorcados.
    • 1747 Juan, J. / Ulloa, A. Noticias América [1985] Perú (CDH )
      Aquellos que no las han podido concluir son castigados con tanta crueldad que no es comprensible, y hechos verdugos aquellos hombres impíos, descargan a cientos los azotes sobre los miserables indios, porque no saben contarlos de otra manera, y, para conclusión del castigo, los dejan encerrados en la misma pieza o los ponen en el cepo de la que sirve de prisión, pues aunque toda la casa lo es, tienen lugar determinado con cormas para castigarlos más indignamente que lo que se puede hacer con los esclavos.
    • c1771 Cadalso, J. Noches lúgubres [2000] Esp (CDH )

      Haz lo que quieras de mí... No me preguntes quién soy, cómo vine aquí, qué hacía, qué intentaba hacer, y apuren los verdugos sus crueldades en mí: las verás todas vencidas por mi fineza.

    • c1771 Cadalso, J. Noches lúgubres [2000] 248 Esp (CDH )
      Segunda vez se venga de mi desprecio. Me pone, siendo yo justo y bueno, entre facinerosos hoy, mañana tal vez entre las manos del verdugo. Este me dejará entre los brazos de la muerte.
    • 1769-1773 Jovellanos, G. M. Muerte Munuza [1984] 432 Esp (CDH )
      Sí, yo os lo juro, / y no esperéis, cruel, que vuestra llama, / el tálamo nupcial, ni los altares / le puedan arrancar a mi constancia / la más leve caricia. No. Munuza / será un verdugo eterno de mi alma.
    • 1774-1778 Cadalso, J. Cartas marruecas [2000] Esp (CDH )

      Heridas y pobreza forman la vejez del soldado que no muere en el polvo de algún campo de batalla o entre las tablas de algún navío de guerra. Son además tenidos en su misma patria por ciudadanos despegados del gremio; no falta filósofo que los llame verdugos.

    • 1772-1778 García Huerta, V. Raquel [1982] Esp (CDH )
      / Pues luego se le prenda; / como a reo de Estado se le trate, / y probada su torpe inobediencia, / hoy le vea Toledo en un cadalso, / donde a un verdugo rinda la cabeza.
    • 1772-1778 García Huerta, V. Raquel [1982] Esp (CDH )
      Matadlos. Mas no sea / nuestro acero infamado con su sangre. / Este Hebreo que el cielo aquí presenta, / ha de ser, Castellanos, su verdugo. / Tú, Rubén, si salvar la vida intentas, / pues consejero fuiste de sus culpas, / ahora ejecutor sé de su pena.
    • 1785 Trigueros, C. M. Precipitado [1988] Esp (CDH )

      Yo veré a mi padre. Mi padre no me desea la muerte: no será mi padre verdugo de un hijo que adora. Adiós.

    • c1786 Chantre Herrera, J. HMisiones Marañón [1901] 714 Ecuador (CDH )
      . El carcelero, hombre de durísima condición y verdadero verdugo de los padres, rara vez nos dice una palabra con paz y con buen modo, y varias veces nos arranca y quita por fuerza lo que necesitamos.
    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] Esp (CDH )

      Hallábame tendido boca arriba, atado de pies y manos, cuando llegó el intérprete a decirme que si quería juntarme con los de su nación y casarme con la viuda del difunto, se me ahorraría el tormento de la una mano; pero que en la una de ellas era indispensable por el hurto cometido. Prometí quedar con ellos, hacer cuanto quisiesen y como quisiesen; volví al llanto y ruegos para que se minorase el tormento, mas no habiendo remisión, aparejáronse los verdugos para atormentarme.

    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] Esp (CDH )

      . Las ciencias pueden sufrir una tiránica enseñanza y un verdugo por maestro; la virtud pide ser enseñada de la mansedumbre y de una prudente bondad. Todo castigo es imagen de venganza en quien lo da, y ésta no es medio para enseñar lo que con ella se desenseña.

    • 1786 Montengón, P. Eusebio [1998] Esp (CDH )
      Y cuando te pusieran la áspera soga a ese tu cuello tan delicado, qué agonías, qué mortales angustias no sentirías al subir la escala, arrastrada sin compasión de la infame mano del verdugo que te quitaría la vida, quedando tú en el aire, fea, horrible, espantosa... no, no paso adelante; me siento estremecer de sólo decirlo; yo mismo me horrorizo.
    • 1788 Viedma Narváez, F. Descripción StaCruz Sierra [2002] 69 Bolivia (CDH )
      Que el repartimiento de solares, casas y tierras lo hiciera el expresado D. Lorenzo Suárez de Figueroa, como Gobernador de la Provincia. Concedió la merced al Cabildo para propios de la mayordomía, correduría, pregonería, el oficio de verdugo, y los de procuradores que en ella hubiese; el oficio y vara de alguacil mayor, la escribanía de cabildo, y una escribanía pública, para que los pudiese vender o arrendar.
    • 1792 Bolaños, J. Portentosa vida [1992] México (CDH )

      Por último llega aquel momento que lo ha de unir con Jesu Christo, hace la Muerte la contraseña al verdugo del accidente y entre suaves desmayos y dulces deliquios, inclinando al pecho la cabeza, deposita en las manos de su Ángel tutelar el rico tesoro de su alma para que entregue esta preciosa alhaja a su Legítimo Dueño

    • 1792 Bolaños, J. Portentosa vida [1992] 126 México (CDH )
      El repentino golpe lo sorprehende como un reo que cargado de delitos entre duras prisiones oye abrir las puertas del calabozo, y su misma conciencia le dice claramente que ya viene el verdugo a sacarlo para el suplicio.
    • 1792 Bolaños, J. Portentosa vida [1992] México (CDH )

      Quando yo, Señor, me presentaba a la vista de aquel lúcido batallón de tantos ínclitos generosos mártires, que purpuraron la silla de San Pedro con su sangre, y hoy resplandecen como estrellas en los altares; sin embargo de que entonces me dexaba ver en las manos de los verdugos, revestida de los más tristes horrores, armada con cruelísimos instrumentos, para probar su constancia;

    • 1793 Montengón, P. Eudoxia [1990] Esp (CDH )
      Sea de enfermedad o de herida en la batalla o al golpe del verdugo, muere con la misma constancia el hombre fuerte. Se somete del mismo modo en qualquiera de estos lances a la superior fuerza de la necesidad, que todo lo avasalla en la tierra.
    • 1793 Montengón, P. Eudoxia [1990] Esp (CDH )

      Entre estas temerosas congojas le sugieren el expediente de enviar orden secreta a la cárcel para que sin ninguna dilación lo privasen de la vista, pues así no tendría ya por qué temerlo sin ojos aunque se le diese la libertad.

      El Emperador aprueba el sugerimiento y lo manda poner luego en execución. Los verdugos, recibido el orden, cumplen con él a toda priesa, obligando a Belisario a recibir en los ojos el humo ardiente del vinagre que derramaban sobre las ascuas, teniendo estirados por fuerza sus párpados.

    • c1788-c1796 Forner, J. P. Exequias Leng cast [2000] 252 Esp (CDH )
      / Por ella, triunfando / del olvido obscuro, / glorias y escarmientos / del mortal estudio, / Aquéllos engendran / heroicos alumnos, / que al vicio orgulloso / quiebren los insultos; / Éstos, con la pena / de malvados muchos, / al género humano / libran de verdugos.
    • 1805 Zavala Zamora, G. Eumenia [1992] 130 Esp (CDH )
      Mortales enemigos del mayor bien de la tierra, desterraron de ella la paz, cubriéndola de horrores; feroces verdugos del linage humano, la inundaron de sangre de sus mismos hijos y vasallos; destructores insaciables, llevaron la asolación a los más preciosos monumentos de las bellas artes; y en una palabra, odiosos rivales de su respectiva grandeza, se aniquilaron a sí mismos por usurpar la agena gloria.
    • c1789-p1810 Marchena, J. Poesías [1892] 82 Esp (CDH )
      Vuelve, Abaelardo, á mí, vuelve; en tus brazos / El placer gustaré que me promete / La Religión, mientras la amarga copa / Me da á apurar de acíbar y veneno. / De los verdugos el cuchillo infame / No te ha quitado todo, nó; tus gracias, / El hablar apacible, la sonrisa, / La hechicera elocuencia, el amor mío, / Todo tienes aún; ¿cruel, lo dudas? /
    • c1789-p1810 Marchena, J. Poesías [1892] 84 Esp (CDH )
      / Aquella noche... su memoria horrible / Perezca entre los hombres; las estrellas / Le nieguen su luz pura... los verdugos / Los puñales afilan, luce el hierro.
    • c1818 Fdz Lizardi, J. J. Quijotita [1967] México (CDH )
      dos tigres le diera yo para que le comieran los entresijos a su ama por verduga de su hijo; y ya se puede ir de aquí la señora alcahueta de los perros; porque si no, por vida mía que colicencia del amo le he de cortar las orejas con este cuchillo. — Diciendo esto, y se sacó de la bota un puñal y amenazó a la vieja con tan buen aire de enojo, que la pobre huyó más que de paso, rezongando sesenta retobos y desvergüenzas contra el payo; pero iba tan de prisa que por poco tira a su amo, que a este tiempo iba entrando por la sala, el cual se quedó sorprendido al ver a Pascual con los perros en una mano y con el cuchillo en la otra amenazando de muerte a su cocinera.
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] I, 2ª, 98 Esp (CDH )
      / ¡Ó maldad! ¿y aun mantienes / En esas duras manos firme el yugo / Que á la española lealtad previenes! / Si en cada huésped dístela un verdugo, / Ya, contra sus furores, / Se levantan mil brazos vengadores.
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] I, 2ª, 108 Esp (CDH )
      Sensibles hijas de la hermosa Iberia, / Pues sois modelos de filial piedad, / Los ojos, llenos de ternura y gracia, / Volved en llanto á la infeliz ciudad: / Ved á la muerte nuestros caros hijos / Entre verdugos el traidor llevar; / Y el odio preste á vuestros ojos rayos, / Si de dolor ya no podeis llorar. /
    • c1790-1823 Arriaza, J. B. Poesías [1822-1826] Esp (CDH )
      FERNANDO! FERNANDO! FERNANDO! / Elegiste el cautiverio; y abandonar tu cuello inocente / A la cuchilla de un verdugo / Antes que derramar la sangre de tu indefenso pueblo.
    • 1826 Olmedo, J. J. Al Mariscal La Mar [1960] Epistolario Ecuador (CDH )

      Cualquier sargento que se acerca al Consejo y dice que con cinco hombres conquistará desde Patagonia hasta la Lusiana y Sierra-Verde, es creído, halagado, y no sólo enfría las disposiciones de ajuste, sino enardece las medidas de nuevas expediciones y conquistas morales. Uno de los últimos verdugos de Venezuela está en grande predicamento, porque ha hecho la protesta de que con poca fuerza, irá, verá y vencerá.

    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] 141 México (CDH )
      Tú has oído decir varias de estas pillerías, y aun has visto algunos cadáveres de estos nobles, muertos a manos de verdugos en esta plaza de México.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] 219 México (CDH )
      A pesar de estas nulidades, estaba estudiando para padre, según decía, con tanta vocación en aquel tiempo para ser sacerdote como la que yo tenía para verdugo; sin embargo, ya estaba tonsurado y vestía los hábitos clericales porque sus padres lo habían encajado al estado eclesiástico a fuerza, lo mismo que se encaja un clavo en la pared a martillazos; y esto lo hicieron por no perder el rédito de un par de capellanías * gruesas que había heredado.
    • 1827 Fdz Moratín, L. Cartas 1827 [1973] Epistolario Esp (CDH )

      Prunier será siempre el mismo; todo le divierte, algún numen le guarda, y saca partido de esas scenas de aflicción, en que todos perecen, o verdugos o víctimas.

    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Un tajo, a su lado, y una afilada cuchilla declaraban aun a los que más de lejos le veían, que era Mateo Sánchez, verdugo de Su Alteza, pronto a ejecutar a aquél de los dos que quedase por el combate convencido o de calumniador o de reo.
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Sin creer en ésta ¿cómo concebir que caballero tan generoso y enamorado pudiese dejarla en tan amargo trance desamparada, donde la cuchilla del verdugo esperaba su cabeza, si su campeón no venía?
    • 1834 Larra, M. J. Doncel [2003] Esp (CDH )
      Disponíanse los archeros a conducir a Elvira al suplicio, estaba ya en pie el impasible verdugo y repetía por tercera vez el rey de armas su grida de ¡he aquí el juicio de Dios!, cuando se notó que Su Alteza hacía señal de suspensión con el pañuelo.
    • 1834 Mtz Rosa, F. Conjuración Venecia [1993] 197 Esp (CDH )
      Aun cuando la suerte nos fuese adversa, antes quiero perecer con las víctimas que no triunfar con los verdugos.
    • 1834 Mtz Rosa, F. Conjuración Venecia [1993] Esp (CDH )

      Más vale morir matando que a manos del verdugo. (Volviéndose a los músicos de la cuadrilla.)Más vivo, más vivo... si se duermen ya, ¿qué será después?

    • 1834 Mtz Rosa, F. Conjuración Venecia [1993] Esp (CDH )
      «Quedan proscriptas, de ahora y para siempre, la familia de los Thiépolos y la de los Querinis: sus nombres y sus armas se borrarán por mano del verdugo donde quiera que se encontraren; sus palacios serán arrasados, destruidos sus cimientos, y hasta los escombros y el polvo arrojados al mar. Jamás podrán reedificarse sus casas, ni renovarse su apellido, ni pisar el territorio de la República ninguno de sus descendientes: ellos, y sus hijos, y los que de ellos nacieran, hasta la última generación, quedan condenados perpetuamente a la execración pública.»
    • 1835 Larra, M. J. Duelo [2000] Fígaro Esp (CDH )

      [...] se había formado a Adela como una arma ofensiva con todas las reglas de la destrucción; en punto a la coquetería era una obra acabada, y capaz de acabar con cualquiera; muy poco sensible, en realidad, podía fingir admirablemente todo ese sentimentalismo, sin el cual no se alcanza en el día una sola victoria; cantaba con una languidez mortal; le miraba a usted con ojos de víctima expirante, siendo ella el verdugo; bailaba como una sílfide desmayada; hablaba con el acento del candor y de la conmoción, y de cuando en cuando un destello de talento o de gracia venía a iluminar su tétrica conversación, como un relámpago derrama una ráfaga de luz sobre una noche oscura.

    • 1836 Larra, M. J. Catalina Howard [2000] Fígaro Esp (CDH )
      Catalina consigue apartar de Londres al ejecutor, sin el cual debería demorarse la ejecución a no presentarse un hombre enmascarado pronto a servir de verdugo. Éste es Ethelwood mismo, que decapita a su esposa, y que, no habiendo vivido sino para vengarse, declara enseguida su complicidad en la deshonra del rey, arrancándose la máscara.
    • 1836 Larra, M. J. Dios nos asista [2000] Fígaro Esp (CDH )

      Sólo en una cosa me divirtió el Gobierno: en decir que sentía como el que más que así sucediese; eso prueba que estaba de buen humor, señal de que la cosa iba bien. Es la del verdugo, que te pide perdón antes de ahorcarte; si fuese siquiera después, probara arrepentimiento.

    • 1836 Larra, M. J. Dios nos asista [2000] Fígaro Esp (CDH )

      Es la del verdugo, que te pide perdón antes de ahorcarte; si fuese siquiera después, probara arrepentimiento. Yo le diría: «¿Y quién le pone a vuestra señoría un puñal al pecho para que sea verdugo, si el oficio no le agrada?»

    • 1836 Larra, M. J. Nochebuena 1836 [2000] Fígaro Esp (CDH )

      No pareces criminal; la justicia no te prende al menos; verdad es que la justicia no prende sino a los pequeños criminales, a los que roban con ganzúas o a los que matan con puñal; pero a los que arrebatan el sosiego de una familia seduciendo a la mujer casada o a la hija honesta, a los que roban con los naipes en la mano, a los que matan una existencia con una palabra dicha al oído, con una carta cerrada, a esos ni los llama la sociedad criminales, ni la justicia los prende, porque la víctima no arroja sangre, ni manifiesta herida, sino agoniza lentamente consumida por el veneno de la pasión que su verdugo le ha propinado.

    • 1836 Larra, M. J. Horas invierno [2000] 607 Fígaro Esp (CDH )

      Es una verdad eterna: las naciones tienen en sí un principio de vida que creciendo en su seno se acumula y necesita desparramarse a lo exterior; las naciones como los individuos, sujetos a la gran ley del egoísmo, viven más que de su vida propia de la vida ajena que consumen, y ¡ay del pueblo que no desgasta diariamente con su roce superior y violento los pueblos inmediatos, porque será desgastado por ellos! O atraer, o ser atraído. Ley implacable de la naturaleza: o devorar, o ser devorado. Pueblos e individuos, o víctimas o verdugos.

    • 1836 Larra, M. J. Barateros [2000] 524 Fígaro Esp (CDH )

      La sociedad entonces acude, y dice al baratero vivo:

      [...] Porque mis leyes, baratero, alcanzan con la pena hasta a aquellos a quienes no alcanzan con la protección. Ellas renuncian a amparar, pero no a vengar; lo bueno de ellas, baratero, es para mí, lo malo para ti; porque yo tengo jueces para ti, y tú no los tienes para mí; yo tengo alguaciles para ti, y tú no los tienes para mí; yo tengo, en fin, cárceles, y tengo un verdugo para ti, y tú no los tienes para mí.

    • 1840 Blanco White, J. M. Persecución [1994] Poesías Esp (CDH )
      ¡Gran Dios, cómo atormenta / En tu sagrado nombre, / Con crueldad sin igual, el hombre al hombre! / Ya con furia violenta / Se arrastran al cadalso y a la hoguera; / Ya con malicia refinada y lenta / Impiden a la víctima que muera, / Y, pues no quiere a discreción rendirse, / Buscan cómo obligarla a maldecirse. / ¿Y quién es el verdugo, / Quién el juez sin piedad? ¿Un sacerdote / Del antiguo Moloc infanticida? /
    • 1841-1842 Bello, A. Juicio crítico Gmz Hermosilla [1985] Crítica literaria Venezuela (CDH )
      La inútil inserción de en ese instante nos obliga a mirar como simultáneos los dos golpes sucesivos del hacha sobre los cuellos de los dos jóvenes, y lo que es más, como simultáneo con ambos golpes el acto de tomar las cabezas, lo que da al ministerio terrible del verdugo la celeridad intempestiva y algo ridícula de un juego de manos.
    • 1844 Gil Carrasco, E. Señor Bembibre [1989] Esp (CDH )
      Aquel pontífice débil y cobarde, había consentido que los sacasen de su fuero, entregándolos en manos de una comisión especial, que equivalió a ponerlos en las del verdugo.
    • 1844 Gil Carrasco, E. Señor Bembibre [1989] Esp (CDH )

      — ¡Todo lo he oído! le dijo con un acento que partía el corazón. ¿Lo veis? ¿lo veis cómo mi corazón no me engañaba cuando os decía que vuestra profecía de desastre se cumpliría al fin? ¡Oh hija mía, alegría de mi vejez y corona de mis canas! exclamó queriendo acercarse a ella, y forcejeando con el abad y los remeros que le detenían; ¿no pudo el Señor quitarme la vida en tantos combates con los moros, antes de venir a ser tu verdugo?

    • 1844 Gmz Avellaneda, G. Espatolino [1981] Novelas Cuba (CDH )
      — Pero los hombres adoradores de ese Dios —dijo Espatolino—, los hombres que invocan la sublime inspiración de aquel Juez supremo, cuando eregidos en tribunal van a fallar sobre la suerte de sus semejantes, dicen —por el contrario— muera el delincuente aunque esté arrepentido... porque para ellos no borra el llanto las manchas espirituales, tan eficazmente con la sangre vertida por mano del verdugo.
    • 1844 Gmz Avellaneda, G. Espatolino [1981] Novelas Cuba (CDH )

      — No es tiempo de lamentaciones, dijo éste impaciente: acuérdate que al rayar al alba partirá Balenoa Roma; que su proposición será probablemente aceptada, y que Roma solo dista de aquí seis leguas; es decir, que mañana por la noche ya puedes haber entablado conocimiento con los gendarmes, y algunos días después con el verdugo. No conviene detenerme más: ¡adiós! parte y cuenta siempre conmigo.

    • 1844 Gmz Avellaneda, G. Espatolino [1981] Novelas Cuba (CDH )

      Mientras tanto presentaron a Pietro, al Silencioso y a su mujer: el hijo tuvo la fortuna de evadirse.

      — Aseguradlos bien, dijo Angelo; sobre todo a ese perillán, que ya una vez ha dado chasco al verdugo: ahora no se escapará, voto a cribas!

    • p1846 Gmz Avellaneda, G. Anécdota Cortés [1981] Novelas Cuba (CDH )

      El verdugo, en tanto, se había apoderado de su víctima; el nombre de Gualcazintla resonó acompañado de un tierno adiós; y a la voz que lo pronunciara sucedió instantáneamente agudo y penetrante grito... El último emperador de Méjico pendía ya de la ignominiosa cuerda; su mujer acababa de aparecer en el mismo momento —pálida y desmelenada— en la meseta del Teócali, donde presenciaban la ejecución doña Marina y su amiga.

    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )
      El pueblo español no aspira a engalanarse con colgajos ni a salir de la esfera en que le ha colocado la Providencia, pero da tanta importancia a la pureza de su sangre como a su honra, sobre todo en las provincias del Norte, cuyos habitantes se jactan de no tener mezcla de sangre morisca. Esta pureza se pierde por un nacimiento ilegítimo, por la menor y más dudosa alianza con sangre mulata o judía, así como por los oficios de verdugo y pregonero, o por castigos infamantes.
    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )

      — Pregunté a Nicolás que quién era aquel Fierabrás y me respondió que se llamaba Telo. *Para acabar presto: el moro le dijo a la Gaviota que la venía a matar.

      — ¡Virgen del Carmen! —exclamó la tía María—, ¿era acaso el verdugo? *
    • 1850 Coronado, C. Jarilla [2001] 152 Esp (CDH )
      Muchos rasgos de gran monarca creyeron distinguir los historiadores en el perfil del reinado de don Pedro, y harto respeto yo el saber de los historiadores para que escriba una controversia fundada en mi sola opinión; pero séame permitido manifestar que mi cualidad de mujer me da derecho para execrar al verdugo de doña Blanca y al amante de la Padilla.
    • 1850 Coronado, C. Jarilla [2001] Esp (CDH )

      Pero dejemos en Toledo a la corte entera, para no volver a mirar a sus personajes, de los cuales ninguno nos interesa; y nos ahorramos el disgusto de ver que doña Inés se burla de su marido, que envenenan a la reina doña María, que don Alvaro va a morir bajo el hacha del verdugo, y que el príncipe don Enrique se dispone a ser el rey más malo de todos los reyes de Castilla.

    • 1842-1851 Mesonero Romanos. R. Escenas matritenses [1993] Esp (CDH )
      INTERLOCUTORES. La mujer (todas las mujeres, toda la mujer). / El marido (todos los maridos). / Un hombre salvaje (el amante). / El Dux de Venecia. / El tirano de Siracusa. / El doncel. / La Archiduquesa de Austria. / Un espía. / Un favorito. / Un verdugo. /
    • 1855 Castelar, E. Disc León Español [1861] Discursos Esp (CDH )

      Y en efecto, los pueblos antiguos no hubieran sido, si sus Leonidas y sus Gracos rehusaran la muerte; la cadena de la ciencia se hubiera roto, si Sócrates apartara sus lábios del veneno que le presentaban sus verdugos, porque acaso no se hubieran levantado del fondo de su sepulcro Platon y Aristóteles, luminosos destellos de su alma; [...].

    • 1855 Castelar, E. Disc León Español [1861] 66 Discursos Esp (CDH )
      ! Imitad á Jesucristo, eterno ideal de nuestras acciones. [...] los pueblos le pusieron afrentosa aureola, le alzaron en oprobioso suplicio, y al pasar de esta vida, en el último trance de su dolorosísima agonía, mandó á los ángeles tejer coronas de estrellas para ornar las sienes de sus mismos verdugos.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] 260 Argentina (CDH )

      Así, de rodillas; y representa en este momento la imagen de la horda maldita a que perteneces, cuando esté de rodillas en el cadalso pidiendo misericordia a Dios, misericordia a los hombres, misericordia al verdugo; y Dios vuelva su vista, y los hombres cierren sus oídos, y el verdugo descargue el golpe de la justicia humana sobre la cabeza de los bandidos heroificados en ese reino de sangre y de delitos que llamáis Federación.

    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] 260 Argentina (CDH )

      Así, de rodillas; y representa en este momento la imagen de la horda maldita a que perteneces, cuando esté de rodillas en el cadalso pidiendo misericordia a Dios, misericordia a los hombres, misericordia al verdugo; y Dios vuelva su vista, y los hombres cierren sus oídos, y el verdugo descargue el golpe de la justicia humana sobre la cabeza de los bandidos heroificados en ese reino de sangre y de delitos que llamáis Federación.

    • 1857 Gmz Avellaneda, G. Velada helecho [1981] Novelas Cuba (CDH )

      — ¡Dios mío! exclamó horrorizado el sacerdote; ¿cómo tolera vuestra señoría en su presencia un monstruo semejante, y no le ha entregado al punto al verdugo para que le arranque de la faz de la tierra?

    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Colombia (CDH )
      Yo soy el verdugo de su madre; pero eso sí, allá en el monte hice mi protesta de abolir la pena de muerte para los zambos. ¡Qué hermosa semejanza la de una madre mujer y una madre zamba! Yo he llorado de lástima, señor cura.
    • c1860 Gmz Avellaneda, G. Cacique [1981] Novelas Cuba (CDH )
      — Pues no se habla hoy de otra cosa, pronunció el marido, soltando una mentira —al parecer meditada de antemano— sino de la desgracia de nuestro joven amigo el cacique Don Diego, quien después de tener la fortuna de escaparse de manos del verdugo, ha hallado la muerte entre las olas, porque se asegura el naufragio del bergantín en que se embarcó ha pocos días con dirección a España.
    • 1861 Castelar, E. Discurso 13/05/1861 [1861] 290 Discursos Esp (CDH )

      yo, alentado por vuestras simpatías, entro con el ánimo sereno en la ciudad del porvenir, y veo la tierra trasfigurada, espiritualizada; el trabajo redimido; las relaciones de los pueblos libres; las naves bogando por todos los mares á su antojo; [...] la cuestión social resuelta por la libertad; el derecho grabado en las conciencias; los pueblos unidos; el verdugo descendiendo del cadalso; [...].

    • 1861 Castelar, E. Disc inauguración [1861] 312 Discursos Esp (CDH )
      En ese gran dia, señores, no os acordeis de volver mal por mal; no queráis ser opresores porque hayáis sido oprimidos; no queráis ser injustos porque hayáis sido víctimas de la injusticia; coged el hacha del verdugo, pero que sea para destruir el cadalso, y luego arrojadla lejos de vosotros, porque una gota de sangre mancha para siempre las manos del pueblo y no pueden lavarla ni las lágrimas de cien generaciones [...].
    • 1850-a1865 Bello, A. Literatura latina [1985] Crítica literaria Venezuela (CDH )

      Ligar el nacimiento de Roma a la caída de Troya, adoptando las tradiciones nacionales de los romanos, dar un viso de legitimidad a la usurpación de Augusto, transmitiéndole la herencia de Eneas, padre de la raza de reyes que se creía haber fundado y gobernado la ciudad eterna; conciliar la veneración de los romanos al imperio de un príncipe que, después de haber derramado a torrentes la sangre de los pueblos, quería concederles los beneficios de la paz, y ocultar las facciones del verdugo bajo la máscara de la demencia; predicar la monarquía moderada en un país tantos años desgarrado por los bandos civiles [...].

    • 1870 Mansilla, L. V. Indios Ranqueles [1957] Argentina (CDH )
      Tuve yo mismo que ser el verdugo de mi fiel compañero.
    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] 54 Argentina (CDH )

      Fáltame, para intentarlo, interrogar el suelo y visitar los lugares de la escena; oír las revelaciones de los cómplices, las deposiciones de las víctimas, los recuerdos de los ancianos, las doloridas narraciones de las madres que ven con el corazón; fáltame escuchar el eco confuso del pueblo, que ha visto y no ha comprendido, que ha sido el verdugo y víctima, testigo y actor; falta la madurez del hecho cumplido y el paso de una época a otra, el cambio de los destinos de la nación, para volver con fruto los ojos hacia atrás, haciendo de la historia ejemplo y no venganza.

    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Argentina (CDH )
      El verdugo en todos los Estados europeos vestía de colorado hasta el siglo pasado.
    • 1875 Palma, R. Tradiciones peruanas III [1967] Perú (CDH )
      A la mañana siguiente sabíase en todo el Cuzco que al mediodía iba a salir don Gabriel, caballero en un burro y con las espaldas desnudas, para recibir por mano del verdugo una docena de azotes, en el mismo sitio de la plaza donde la víspera había tenido la desdicha de tropezar con su rival y la desvergüenza de no saludarlo.
    • 1875 Palma, R. Tradiciones peruanas III [1967] Perú (CDH )
      Don Gabriel estaba ya en la calle, montado en un burro semitísico y acompañado de verdugo, pregonero y ministriles, cuando llegó un escribano con orden superior aplazando la azotaina para el siguiente día. Era cuanto los amigos habían podido obtener del irritado gobernador.
    • 1875 Palma, R. Tradiciones peruanas III [1967] Perú (CDH )
      Y espoleando al animal con los talones, llegó al sitio donde el verdugo debía dar cumplimiento a la sentencia.
    • 1876 Gorriti, J. M. Pozo [2002] Argentina (CDH )

      —. Valdría tanto preguntar si la tierra ama al sol; o los ángeles aman a Dios. ¡Ah!, ¿quién me arrancó a la espantosa barbarie de aquel amo que me condenaba diariamente a ese suplicio inaudito: los brazos de un tirano y los azotes de un verdugo? ¿Quién me dio la libertad, ese bien de los bienes?

    • 1879 León Mera, J. Cumandá [1998] Ecuador (CDH )

      Vanos fueron los ruegos de la infeliz señora y el desesperado llanto de los niños: eran blancos y no podían librarse del odio de su verdugo; eran además prendas adoradas del amo detestadísimo.

    • 1879 Selgas Carrasco, J. Hechos [1889] Esp (CDH )
      Aquí sobra, por lo menos, la tercera parte del género humano, y falta un verdugo; porque la solución definitiva de la ciencia es una epidemia que nos diezme, ó un terremoto que nos sepulte.
    • 1879 Selgas Carrasco, J. Hechos [1889] Esp (CDH )

      Va á morir, y busca á sus verdugos para darles testimonio de la verdad con el sacrificio de su vida; va á sellar con su sangre el pacto de amor que ha de unir á los hombres sobre la tierra. Sin más antorcha que la luz del Evangelio, va á iluminar las obscuridades de la barbarie.

    • 1881 Pardo Bazán, E. Viaje novios [2002] Esp (CDH )
      Lo dicho: paciencia, y más paciencia; y nada de esquelitas de tapadijo. ¿Quién la mete a ella a predicadora? Y no afligirse: Dios aprieta, pero no va a ahogar, que no es ningún verdugo; y puede que cuando menos pienses, te mande consuelos, así, de regalo, y no por tus méritos.
    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] 28 Ecuador (CDH )
      Cárlos Sumner falleció despues á consecuencia de esas heridas: no he sabido que su infame agresor hubiese muerto en el patíbulo: una ley errónea le quitó al verdugo de los dientes el mejor de sus bocados.
    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] 77 Ecuador (CDH )

      La grande, muda, inerme presa que España habia devorado trescientos largos años, echa al fin la primer queja y da una sacudida. Los patriotas sucumben, el verdugo se declara en ejercicio de su ministerio, y el Pichincha siente los piés bañados con la sangre de los hijos mayores de la patria.

    • 1882 Montalvo, J. Siete tratados, II [1882] 92 Ecuador (CDH )

      El que hace degollar por mano de verdugo, ó manda á un grupo de soldados fusilar uno ó muchos inocentes, sin procedimiento bueno ni malo, porque esto conviene a su ambicion ó su venganza. ¿será ménos asesino que el que mata de persona á persona?

    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cuba (CDH )

      Éste vestía pantalón blanco, sombrero redondo y chaqueta de paño negro, en cuya espalda se le descubría una como escalera bordada de seda amarilla. Eso indicaba su oficio, y era nada menos que el verdugo.

    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cuba (CDH )
      El verdugo, así que ataba dos sogas al pescuezo del reo, le lanzaba desde lo alto de la escalera, se le montaba a horcajadas en los hombros, y con los calcañales le golpeaba el estómago para apresurar su fin; deslizándose por los pies del ajusticiado, cuyo cadáver, dentro de un traje talar, quedaba meciéndose al aire libre por ocho horas, a dos varas del suelo.
    • 1884 Pz Galdós, B. Bringas [1994] 132 Esp (CDH )
      Aquel hombre guapín, que siempre fue a Rosalía indiferente, parecióle entonces un bonito verdugo que se le presentaba con la cuerda y la hopa.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Verdugo. [...] m. [...] Ejecutor de la justicia. [...]
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )

      Describía el crujir de los huesos del pecho del Señor al relajar los verdugos las piernas del mártir, para que llegaran los pies al madero en que iban a clavarlos.

    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Jesús se encogía, todo el cuerpo tendía a encaramarse, pero los verdugos forcejeaban; ellos vencerían. "¡Dios mío! ¡Dios mío!" exclamaba el justo, mientras su cuerpo dislocado se rompía por dentro con chasquidos sordos.
    • 1884-1885 Clarín Regenta [1990] Esp (CDH )
      Los verdugos se irritaban contra la propia torpeza; no acababan de clavar los pies... Sudaban jadeantes y maldicientes; su aliento manchaba el rostro de Jesús...
    • 1886 Clarín Viaje Madrid [2003] Esp (CDH )
      [...] cuando las perfidias del mundo obliguen a dos amantes esposos a semejantes coloquios que huelen a cadáver, diálogos que en el amor no sabe si tendrá que acabar en verdugo.
    • 1886 Pardo Bazán, E. Pazos [1987] Esp (CDH )
      Hay jueces, hay magistrados, hay verdugos. Aquel hato de bribones se contentaría con explotar al señorito y a la casa, con hacer rancho de ella, con mandar anulando en su dignidad y poderío doméstico a la señorita.
    • 1885-1888 Pereda, J. M. Sotileza [1991] Esp (CDH )

      Bramidos de ira, y hasta blasfemias, lanzaba Muergo al sentirse flagelado tan bárbaramente; pero sólo cuando imploró misericordia, logró que sus verdugos le dejaran en paz y rascarse a sus anchas las ampollas, que le abrasaban.

    • 1885-1888 Pereda, J. M. Sotileza [1991] Esp (CDH )

      — ¡Cosas de primera!, ¡cosas de primera, jinojo!... ¡Vaya unas cosas! Punto más, tilde menos, siempre las mismas. Que les cortaron la cabeza en Calahorra, que los verdugos las echaron al Ebro..., y mucho de ¡oh! por aquí, ¡ah! por el otro lado... y chanfaina al último, ¡jinojo!... Chanfaina y no más que chanfaina. ¿Sabías tú lo del barco de piedra?

    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Perú (CDH )
      Y las víctimas signadas para el sacrificio, con la paz en el alma y la felicidad en sus amantes corazones, se dirigían en aquellas mismas horas a casa de don Sebastián, de su oculto verdugo, en busca de la esposa de éste.
    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Perú (CDH )
      He arrojado el eterno baldón sobre la frente de Manuel, a quien Margarita verá desde este momento como el hijo del verdugo de sus padres...
    • 1889 Matto Turner, C. Aves [2000] Perú (CDH )
      ¡Margarita es la hija de Marcela, madre heroica, víctima de don Sebastián, y Manuel es el hijo del verdugo...!
    • 1895 Díaz Mirón, S. Oración preso [1947] Lascas México (CDH )
      Líbrame por merced, como te plugo / a Bautista y Apóstol en Judea, / ya que no me suicido ni me fugo. / Inclínate al cautivo que flaquea, / y salvo, como Juan por el verdugo, / o como Pedro por el ángel, sea. /
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] Esp (CDH )

      Dígoles a esto, como el verdugo del cuento que todo se andará y debe atender no sólo la crítica sino el público a que, si bien se mira, fáltanme tres libros para dar acabamiento a mi tarea y en ellos sobra espacio donde reñir estos combates, siendo la razón de que en este no pinte soldados el autor, en primer término y como argumento irrefutable, el antojo, la gana y el propio gusto de no hacerlo así; y en segundo, para quien después de la declaración pidiere otra, que me conviene empezar la figura por La Habana, que es como decir por la cabeza, para tomar mejor las proporciones de todo lo demás que formará el cuerpo entero.

    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Y Roseta, que ya no era inocente después de su entrada en la fábrica, dejaba correr su imaginación hasta los últimos límites de lo horrible, viéndose asesinada por uno de esos monstruos, con el vientre abierto y rebañado por dentro lo mismo que los niños de que hablaban las leyendas de la huerta, a los cuales unos verdugos misteriosos sacaban las mantecas, confeccionando milagrosos medicamentos para los ricos.
    • 1898 Costa, J. Colectivismo agrario [1898] Esp (CDH )
      En el último año de aquel siglo gigante, ilustrado por él, dió á luz su tratado de Rege et Regis institutione, el cual ha debido una parte de su celebridad á su innegable mérito, pero otra parte mayor á un decreto del Parlamento de París, que dispuso fuese quemado por mano de verdugo, como obra subversiva y demagógica, porque enseñaba la doctrina de la legitimidad del tiranicidio, no obstante que tal doctrina no era ninguna novedad, habiendo tenido frecuentes prosélitos y mantenedores en el mismo siglo y en los anteriores, desde Juan de Salisbury.
    • 1902 Azorín Voluntad [1989] Esp (CDH )
      "En seguida lo extendieron sobre la cruz, y habiendo estirado su brazo derecho sobre el brazo de la cruz, lo ataron fuertemente; uno de ellos puso la rodilla sobre su pecho sagrado, otro le abrió la mano, y el tercero apoyó sobre la carne un clavo grueso y largo, y lo clavó con un martillo de hierro. Un gemido dulce y claro salió del pecho de Jesús: su sangre saltó sobre los brazos de los verdugos. He contado los martillazos, pero se me han olvidado..."
    • 1906 Chocano, J. S. Alma América [1906] Perú (CDH )
      / Andando, así, dormido, vió en sueños al verdugo: / él muerto sobre un tronco, su raza con el yugo, / inútil todo esfuerzo y el mundo siempre igual.
    • 1905-1907 Coloma, L. Jeromín [2003] Esp (CDH )

      Nada contestó Bragadino, y con la serena majestad del mártir púsose a rezar el Miserere. Comenzaron a desollarle por los pies, temerosos de que no pudiera soportar todo el suplicio vivo, y así sucedió, en efecto; al llegar los verdugos a la cintura, y mientras el heroico mártir pronunciaba aquellas palabras cor mundum crea in me, Deus, tuvo un estremecimiento horrible y se quedó muerto.

    • 1907 Lillo, B. Sub Sole [2001] Chile (CDH )

      ¡Malvado, sentí los hachazos, pero no fue el cable... ¿oyes?, lo que cortó el filo de tu hacha: no, no...; fue el cuello de él, su cuello lo que cortaste, verdugo! ¡Ah, tienes las manos teñidas de sangre...! ¡Quítate, no me manches, asesino!

    • 1889-1909 Echeverría, A. J. Poesías [1953] 252 Concherías Costa Rica (CDH )
      / Al ver tu verdugo, / abres el hocico / como si quisieras / decirle: "¡Bandido! / ¿Por qué no suspende / mi amargo martirio? / cuénteme el delito / porque Ud. me aplica / tan recio castigo.
    • 1900-1909 Echeverría, A. J. Postales [1953] Concherías Costa Rica (CDH )
      / Aprendí a ler y a escribir / a punta de palmetazos, / de gritos, de malos modos, / de encerradas y regaños; / porque yo alcancé los tiempos / de la rabiza y el palo / en que el mestro era verdugo / y los alumnos esclavos.
    • 1906-1910 Barrett, R. Dolor paraguayo [1987] Paraguay (CDH )

      Jamás leemos en los diarios uno de esos buenos homicidios que refrescan el alma; uno de esos casos en que la victima se vuelve verdugo y el verdugo víctima.

    • 1914 Cestero, T. M. Sangre [2003] República Dominicana (CDH )
      Muchachos haraposos compran los menudos que cargan en petacas, mientras desperdicios y coágulos, vertidos al mar, ceban los tiburones. Enrojecido como un verdugo medioeval, un jifero se ha acercado a Antonio, diciéndole con acento malicioso:
    • 1914 Trigo, F. Jarrapellejos [1991] Esp (CDH )
      La mataban, la iban ahogando y estrangulando sus verdugos, corríale la sangre de los dientes, del cuello, de los ojos...;
    • 1918 Glz Prada, M. Trozos vida [2002] 84 Perú (CDH )
      Para víctima y verdugo / no haya miel en vuestros labios: / sed escudo para el bueno / y cuchillo para el malo. /
    • 1919 Arguedas, A. Raza [1988] Bolivia (CDH )

      — Poco tengo que decirte yo, tatitohilacata. Sólo un encargo: sirve con diligencia al patrón, cuida de sus bienes con más esmero que los tuyos; obedécele y hazle obedecer, pues para ello deposita en ti su confianza, pero nunca olvides que te debes a tu casta, que tu sangre es la nuestra y que has de ser para nosotros un igual con mando, pero nunca un superior y menos un verdugo...

    • 1919 Enrique Gómez Carrillo (Enrique Gómez Tible) París [1919] Guatemala (CDH )
      Yo creía haber aplastado a la hidra... pero la hidra tiene mil cabezas, y no hay medio de cortarlas todas, por terrible que sea el brazo del verdugo...
    • 1924-1924 Sayo, M. B. "Presidio Ushuaia: Penal" [01-08-1924] Renovación (Avellaneda) Ar (HD)
      Habías dejado tu puesto de corralero, de desollador que nunca debías haber dejado, pues allí también tu sed de sangre tenía alimento, allí veías morir, allí matabas por tu mano, pero las bestias te parecieron poco pródigas en sensaciones salvajes, y por ello quisiste ejercer en los humanos tu apetito de crimen, por ello llegaste al presidio, comenzando a arrastrarte como verduguillo, latiendo en ti la estólida vanidad de ser un verdugazo.
    • 1924-1924 Sayo, M. B. "Presidio Ushuaia: Penal" [01-08-1924] Renovación (Avellaneda) Ar (HD)
      Habías dejado tu puesto de corralero, de desollador que nunca debías haber dejado, pues allí también tu sed de sangre tenía alimento, allí veías morir, allí matabas por tu mano, pero las bestias te parecieron poco pródigas en sensaciones salvajes, y por ello quisiste ejercer en los humanos tu apetito de crimen, por ello llegaste al presidio, comenzando a arrastrarte como verduguillo, latiendo en ti la estólida vanidad de ser un verdugazo.
    • 1924 Rivera, J. E. Vorágine [1995] Colombia (CDH )
      Por fortuna, pescaban allí unos indios, que destrizaron a los verdugos y le dieron al sentenciado la libertad, pero llevándoselo consigo.
    • 1920-1924 Valle-Inclán, R. M. Luces Bohemia [1995] Esp (CDH )

      ¡Verdugos del hijo de mis entrañas!

    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
      VERDUGO. [...] m. [...] Ministro de justicia que ejecuta las penas de muerte y en lo antiguo ejecutaba otras corporales; como la de azotes, tomento, etc. [...]
    • 1926 Maeztu, R. Quijote [1981] 85 Esp (CDH )
      "España no es un país fanático —dice Borrow en La Biblia en España—. La conozco bastante: ni lo es ni lo ha sido nunca, y España nunca cambia. Verdad que fué durante dos siglos "la verduga" de la maligna Roma.... pero no fué el fanatismo el resorte que la impelió a la obra de matanza, sino otro sentimiento, predominante en ella: su fatal orgullo.
    • 1927 Arévalo Mtz, R. Rosas Engaddi [1927] Guatemala (CDH )
      / Y así acusé a los hombres: — Malos seres, / ya no busquéis dulces cabezas de oros; / ¿cómo buscan regazos de mujeres / los mismos que mutilan a los toros? / Bajo la misma luz del padre día, / para todos los seres dulce y bueno, / mientras la misma tierra sostenía / víctimas y verdugos en su seno, / a esos seres humildes y pujantes / que os ayudaron en jocundas siembras, / sin oír sus mujidos suplicantes / los dejásteis sin fuerzas y sin hembras.
    • 1929 Parra. T. Memorias Mamá Blanca [1991] Venezuela (CDH )

      En su inclemencia Mamá. era el gran inquisidor; Evelyn era el verdugo; yo, el infame delator, y Violeta, la desarmada Violeta, el pobre hereje que se achicharraba ante las miradas infamantes del público, cómplice también y también verdugo.

    • 1933 Blanco Fombona, R. Camino Imperfección [1991] Venezuela (CDH )
      Hablaba de la divinidad como de un verdugo que castiga, por capricho, a la inocencia. El castigo era la muerte. «Es preferible —dice en Homero la Sombra de Aquiles— ser el último de los vivos, que el primero entre tos muertos». Mi tía Benigna juzgaba la muerte como Homero: el mayor de los males.
    • 1935 Gallegos, R. Canaima [1935] Venezuela (CDH )

      — A mí también me lo parece —dijo Francisco— *pero para novio de mi muchachita aspiro a más y mejor. Y como no quiero estar regañando con ella, que tiene su genio y por las malas trata de salirse con las suyas, he decidido alejarla de por aquí hasta que se le pase la ventolera.

      ¿Y me has escogido a mí como verdugo de la muchachita?

      — En todo caso el verdugo sería yo.

    • 1939 Azaña, M. Velada Benicarló [1980] 74 Esp (CDH )
      Veo a los hombres abandonados, cientos de miles de hombres, convertidos en sus propios verdugos, empujados a la muerte. Veo el naufragio de agresores y agredidos.
    • 1936-1939 Marañón, G. Conde-Duque [1990] 52 Esp (CDH )
      Fenómeno muy propio de la psicología popular española fue el viraje sentimental de aquel pueblo, que pidió a gritos la cabeza del ministro durante todo tiempo y que, de repente, al ver su gesto magnífico ante el cadalso de la plaza Mayor de Madrid, lo trocó en su ídolo, conservando como reliquias trozos de tela empapadas en su sangre, y acusando de verdugo cruel al nuevo Valido. Así es la multitud.
    • 1943 Fdz Flórez, W. Bosque animado [1997] Esp (CDH )
      Después el Bóreas halaba el cable con lentitud, y la víctima y el verdugo se acercaban recíprocamente.
    • 1945 Laforet, C. Nada [1997] 218 Esp (CDH )
      Tan espesa era aquella masa de cabellos y tanto me temblaban las manos que tardé mucho tiempo. Instintivamente me apretaba el cuello como si un mal verdugo tratara torpemente de cercenarlo.
    • 1933-1946 Asturias, M. Á. Señor Presidente [2000] Guatemala (CDH )
      ¡No es un asesinato ni nada de horrible tiene el que hayan acabado con ese verdugo odioso, el que le quitó la vida a mi padre, en un camino solo, a un anciano solo...!
    • 1948 Gmz Serna, R. Automoribundia [1948] 87 Esp (CDH )
      Hay niños, que después serán hombres crueles, que en la cocina con esas patas crudas saben encontrar los hilos de los tendones de los dedos y juegan como a los polichinelas, dando una última y ficticia vida a esos cetros de carne que el cuchillo ha dejado solitarios sobre la tabla del verdugo.
    • 1948 Marechal, L. Adán Buenosayres [1999] Argentina (CDH )
      — Esa mujer tiene alma de verdugo —reconoció—: una crueldad primitiva.
    • 1949-1952 Borges, J. L. Aleph [1986] Argentina (CDH )
      Antes de la aurora murió, pero yo determiné descubrir la ciudad y su río. Interrogados por el verdugo, algunos prisioneros mauritanos confirmaron la relación del viajero; alguien recordó la llanura elísea, en el término de la tierra, donde la vida de los hombres es perdurable; alguien, las cumbres donde nace el Pactolo, cuyos moradores viven un siglo.
    • 1952 Casaccia, G. Babosa [1991] Paraguay (CDH )

      Una mañana, inesperadamente, doña Clara se levantó furiosa y comenzó a amenazar de muerte a Ángela si no le daba en seguida anís. Como no le hiciera caso, se abalanzó sobre ella gritando:

      — ¡Perra...! ¡Mil veces perra!... Verdugo de tu hermana. Lo que buscas es matarme, pero antes te voy a matar yo a vos... Me tienes envidia y por eso me persigues.

    • 1953 Casas, B. Antoñita [1953] Esp (CDH )
      Por fin, el tormento cesa, y mi desgraciada hermana es envuelta en la sábana rusa y sentada en las rodillas de su verduga. A través de la aberturita de monja por donde saca la cara distingo sus ojos lagrimeantes que fija rabiosos en Remigia, mientras los suspiros cada vez más espaciados anuncian que la pena va tocando a su fin.
    • 1953 Sender, R. J. Réquiem campesino [1995] Esp (CDH )
      Paco se limitaba a negar, y no le habrían sacado de sus negativas todos los verdugos de la antigua Inquisición.
    • 1944-1956 Borges, J. L. Ficciones [1986] Argentina (CDH )

      Un esclavo robó un billete carmesí, que en el sorteo lo hizo acreedor a que le quemaran la lengua. El código fijaba esa misma pena para el que robaba un billete. Algunos babilonios argumentaban que merecía el hierro candente, en su calidad de ladrón; otros, magnánimos, que el verdugo debía aplicárselo porque así lo había determinado el azar...

    • 1957 Cunqueiro, Á. Merlín [1969] Esp (CDH )
      Croizás va a cambiar de piel en el infierno, y el bigotes, que le llaman Tadeo y fue sastre en Toledo, a ese también lo lleva a Francia don Gaiferos, y ya lo está aguardando el verdugo del rey en la villa de Pons, que es una villa muy bonita, y donde hay buenos vinos.
    • 1957 Laín Entralgo, P. Espera [1984] Esp (CDH )
      Pocos espectáculos tan conmovedores como el de este hombre, condenado a muerte por aquellos en quienes la "razón" ilustrada se había hecho poder político —los jacobinos de la Convención—, y apologista ferviente de esa "razón" que sus verdugos invocaban y parecían encarnar. "En esta tierra dichosa, donde la libertad acaba de encender la antorcha del genio, el espíritu humano, liberado de las ataduras de la infancia, avanza hacia la verdad con paso firme", dice en el capítulo de su Esquisse consagrado a estudiar la formación de la República francesa.
    • 1958 Fuentes, C. Región [1968] México (CDH )
      Porque esos hombres que sufrieron el bombardeo y el campo de concentración, como usted dice, pudieron al cabo asimilar sus experiencias y cancelarlas, dar una explicación a sus propios actos y a los de sus verdugos—.
    • 1959 Arreola, J. J. Bestiario [1972] México (CDH )

      Queda adormecida largo tiempo triunfadora en su campo de eróticos despojos. Después cuelga del árbol inmediato un grueso cartucho de huevos. De allí nacerá otra vez la muchedumbre de las víctimas, con su infalible dotación de verdugos.

    • 1950-1959 Paz, O. Laberinto soledad [1993] México (CDH )
      La antigua relación entre víctima y victimario, que es lo único que humaniza al crimen, lo único que lo hace imaginable, ha desaparecido. Como en las novelas de Sade, no hay ya sino verdugos y objetos, instrumentos de placer y destrucción.
    • 1960 Roa Bastos, A. Hijo hombre [1977] 25 Paraguay (CDH )
      Un poco después pateó a Sultán, que era el más querido de los perros del Karaí. Entonces lo hizo apresar y mandó al verdugo de la cárcel que le diera cien palos con la misma vara.
    • 1960 Usigli, R. Corona fuego [1966] México (CDH )
      Pues yo muero contento porque muero / con mi señor, el jefe de los hombres, / el de la mano firme, el del coraje alto, / cuyos pies juguetearon con las lenguas / del fuego que prendió un verdugo teul.
    • 1961 Caro Baroja, J. Brujas [1966] Esp (CDH )
      Los jueces aplazaron la sentencia, y entre tanto Laguna se hizo cargo de un ungüento de color verde y de olor pesado que se descubrió en la ermita donde vivían los dos brujos acusados y se lo aplicó a una paciente suya, mujer del verdugo de la ciudad, que, roída por los celos, padecía de grandes y prolongados insomnios.
    • 1962 Carpentier, A. Siglo luces [1979] 62 Cuba (CDH )
      Puestos entre rejas en una plaza pública, son entregados, durante varios días, al escarnio: insultados, escupidos, por quienes, al pasar, no les arrojaban inmundicias y aguas sucias. Pero ya se yergue la picota; empuña el verdugo su cabilla, que se ensaña en las piernas, los brazos, los muslos, de los reos.
    • 1962 Cortázar, J. Cronopios [2003] Argentina (CDH )

      —. Como estará con una soga al cuello, en camisa y temblando de frío, los dientes se le entrechocaran y no podrá articular palabra. El verdugo y los asistentes, entre los cuales habrá alguno de estos señores, esperarán por decoro un par de minutos, pero cuando de su boca brote solamente un gemido entrecortado por hipos y súplicas de perdón (porque eso sí lo articulará sin esfuerzo) se impacientarán y lo ahorcarán.

    • 1962 Mujica Láinez, M. Bomarzo [1996] Argentina (CDH )

      Permanecí inmóvil, aguardando; podían matarme —juré, sin mover los labios, que podían matarme— pero no me transformaría en el hazmerreír de mis verdugos.

    • 1962 Vargas Llosa, M. Ciudad perros [1997] Perú (CDH )

      La madre, de pie en el pasillo que comunicaba con el baño, había asumido una actitud de resignación: la cabeza inclinada, los párpados semicerrados, las manos unidas sobre la falda, el cuello un poco avanzado como para facilitar la tarea del verdugo.

    • 1963 Cortázar, J. Rayuela [1991] 55 Argentina (CDH )
      El poste debía medir unos dos metros, pero, había ocho postes, solamente que era el mismo poste repetido ocho veces en cuatro series de dos fotos cada una, que se miraban de izquierda a derecha y de arriba abajo, el poste era exactamente el mismo a pesar de ligeras diferencias de enfoque, lo único que iba cambiando era el condenado sujeto al poste, las caras de los asistentes (había una mujer a la izquierda) y la posición del verdugo, siempre un poco a la izquierda por gentileza hacia el fotógrafo, algún etnólogo norteamericano o danés con buen pulso pero una Kodak del año veinte, [...].
    • 1963 Anónimo VocOcupaciones Esp (FG)
      VERDUGO. Ejecutor de la justicia que aplica la pena de muerte y, en lo antiguo, aplicaba otras penas, como la de azotes, tormento, etc.
    • 1965 Elizondo, S. Farabeuf [2000] 125 México (CDH )
      ¿La reconocería usted en esa actitud de entrega, en ese abandono que va más allá de la vida, en ese solo instante en que, como en el coito, la desnudez y la muerte se confunden y en que todos los cuerpos, aun los que se enlazan en un abrazo inaplazable, exhalan un efluvio de morgue, de carroña conservada asépticamente, en que la gasa impoluta recibe sin que apenas nos demos cuenta de ello, como si fuera el escupitajo de un verdugo, una violenta salpicadura de pus?
    • c1940-a1966 Amaya Amador, R. Cuentos [1997] 274 Honduras (CDH )
      Y eso, todos comprendimos que se trataba de uno más de los que "el comanche" fusilaba o asesinaba en cumplimiento de su deber de verdugo del mandador gringo.
    • 1966 Goytisolo, J. Señas identidad [1996] 23 Esp (CDH )
      Pero cuanto más crecía la furia del prefecto y de los verdugos, tanto más la constancia, la fortaleza, la alegría de la Santa, cuyos labios iban exhalando alabanzas y acciones de Gracias al Señor...
    • 1964-1967 Cabrera Infante, G. Tristes Tigres [1967] Cuba (CDH )

      porque ahí está clavada todavía, la cosa (ésa), de hierro, no madera ni piedra, sino hierro, acero templado como quien dice, hincado, hendido, hundido en el hueso, entre el frontal y el parietal, más bien hacia el occipital, no bien precisado ni calculado con frialdad pero hábilmente clavado y afincado y fincado sobre la cabeza del que pronto será finado, con furia, con una rabia fría disparándose por sobre el odio y el rencor y la enemistad política, haciendo de los dos hombres una sola cosa por el hierro que continúa la mano en un arma homicida semejante a un gesto, la caricatura del gesto más bien, el acto de tender una mano amistosa y ahora son una sola cosa, o mejor, dos:el verdugo y su víctima

    • 1967 García Márquez, G. Cien años [2007] Colombia (CDH )
      El día en que Úrsula lo visitó en la cárcel, después de mucho pensar, llegó a la conclusión de que quizás la muerte no se anunciaría aquella vez, porque no dependía del azar sino de la voluntad de sus verdugos.
    • 1951-1969 Cela, C. J. Colmena [1986] 290 Esp (CDH )
      El gato pasa por debajo de la puerta, estirando todo el cuerpo como una hoja de bacalao. Mira siniestramente, como un verdugo. Se sube a la mesa de noche y fija sus ojos sobre la señorita Elvira con un gesto sanguinario.
    • 1970 Goytisolo, J. Reivindicación [1973] 13 Esp (CDH )

      abres un ojo: techo escamado por la humedad, paredes vacuas, el día que aguarda tras la cortina, caja de Pandora: maniatado bajo la guillotina: un minuto más, señor verdugo: un petit instant:inventar, componer, mentir, fabular:

    • 1970 Rivarola Matto, J. B. Yvypóra [2003] Paraguay (CDH )
      La mejor recompensa que le podrías dar es permitirle oficiar de verdugo; descargar en el lomo de un desgraciado toda la ponzoña acumulada en su alma de indio.
    • 1972 García Hortelano, J. Mary Tribune [1999] Esp (CDH )
      Es una broma —y reí, con esa imitación de risa falsa, que se utiliza para demostrar al verdugo que, aun con la cuerda al cuello, uno conserva sarcasmo.
    • 1972 Torrente Ballester, G. Saga/Fuga [1995] 165 Esp (CDH )
      Levantaron el patíbulo en la Plaza de los Marinos Efesios, justamente en el lugar donde ahora está la estatua del Almirante. El pueblo fue obligado a comparecer, y asistió llorando a la ejecución. Lilaila, vestida de negro y con el cabello suelto, subió sencillamente las gradas del cadalso y se colocó ella misma la cuerda alrededor del cuello. Miró a Pedrosa. Le llamó «¡Imbécil!». Él extendió la mano y gritó al verdugo que esperase, pero el verdugo se había adelantado y a Lilaila le faltaba ya el suelo debajo de los pies.
    • 1973 Aguilera Malta, D. Secuestro [1973] Ecuador (CDH )

      El Capitán dudó, por un momento. A fin de cuentas, ¿por qué me preocupo tanto? Este miserable se merece todo lo que le está pasando. Y mucho más. La verdad es que no lo hago por él, sino por los suyos. O, mejor dicho, por las suyas. ¿Es cierto, Fúlgido? ¿Te estás convirtiendo en verdugo? ¿Te estás dejando llevar por la pasión y el odio? ¿No has afirmado siempre que en esto no cuentan tus sentimientos?

    • a1973 Neruda, P. Confieso [1993] Chile (CDH )

      En ese mismo momento el autobús se detuvo silenciosamente en plena selva. Escogí mi sitio para morir. No permitiría que me llevaran a ser sacrificado bajo aquellos árboles ignotos cuya sombra oscura ocultaba el cielo. Moriría allí, en un banco del desvencijado autobús, entre cestas de vegetales y jaulas de gallinas que eran lo único familiar dentro de aquel minuto terrible. Miré a mi alrededor, decidido a enfrentar la saña de mis verdugos, y advertí que también ellos habían desaparecido.

    • 1974 Sábato, E. Abaddón [1983] Argentina (CDH )

      — Era un filántropo. No saben que inventó la guillotina para evitar sufrimientos? Los verdugos borrachos no acertaban, te cortaban un brazo, te machucaban una pierna. Esas cosas. Y lo notable es que ce pauvre Monsieur Guillotin no pudo industrializar la idea.

    • 1975 Mendoza, E. Caso Savolta [1994] Esp (CDH )
      Me miraba como la víctima debe mirar al verdugo que levanta el hacha. Le sonreí, le hice un gesto tranquilizador.
    • 1976 Pacheco, J. E. Islas [2000] 204 México (CDH )
      ) / Concedamos: es feo como el diablo. / (¿Alguien conoce al diablo?) / Y suscita los odios más despiadados. / (Es común apedrearlos; he visto niños / que se adiestraban para ser verdugos /
    • 1976 Puig, M. Beso [2002] Argentina (CDH )

      — Bueno, la chica hace la misma pregunta que vos, ¿cómo es que usted señora sabe tanto? Y la negra con la cabeza baja le dice que el brujo era el marido de ella. Pero a todo esto al brujo nunca se le ve la cara.

      — corteza cerebral del verdugo culto, ruedan las cabezas de obreras, de zombis, la fría mirada del verdugo culto sobre una pobre corteza inocente de chica de barrio, de puto de barrio¿Y qué decías que era lo que más te impresionó?

    • 1977 Paso, F. Palinuro [1982] México (CDH )
      Estaban los tomatitos / muy contentitos, / cuando llegó el verdugo / a hacerlos jugo... / «¡Qué me importa la muerte / —dicen a coro— / si muero con decoro / en las conservas Del Fuerte!»
    • 1977 Vargas Llosa, M. Tía Julia [1996] Perú (CDH )
      Gumercindo Tello tenía ya en la mano izquierda el cuerpo del delito y elevaba el cuchillo para, verdugo que blande el hacha y mide la trayectoria hacia el cuello del condenado, dejarlo caer y consumar la inconcebible prueba.
    • 1977 Viezzer, M. Si permiten [1980] Bolivia (CDH )
      "San Román, usted sabe muy bien que no tenemos armas para defendernos de sus verdugos. Pero si algo pasa, juntos volamos todos, en ese mismo instante. Nosotras y ustedes volamos, porque solamente de dinamita disponemos aquí." Y sacó algo de su bolsillo y pidió un fósforo. Pero, mientras las compañeras buscaban el fósforo, corrió San Román con todo su grupo.
    • 1978 Cousté, A. Biografía Diablo [1978] Argentina (CDH )
      La larga y abrumadora sentencia concluye diciendo que el reo debe «ser entregado a manos del verdugo, llevado y conducido por todos los lugares y callejones de esta ciudad de Aix acostumbrados, y delante de la puerta mayor de la iglesia metropolitana del Santo Salvador hacer honrosa penitencia con la cabeza y pies desnudos, una cuerda al cuello, un hachón encendido en sus manos, y de rodillas pedir perdón a Dios, al rey, a la justicia, hecho esto, será llevado a la plaza de los Predicadores de la mencionada ciudad, donde será quemado vivo sobre una hoguera que a estos fines se arreglará, hasta que su cuerpo y huesos sean reducidos a cenizas».
    • 1978 Galeano, E. Días [1979] Uruguay (CDH )
      Vovô alzaba su puño contra Dios, lo llamaba verdugo y carnicero, pero en el fondo sabía que se trataba de un colega.
    • 1965-1980 Arenas, R. Mundo Alucinante [1997] Cuba (CDH )
      El Papa, que iba a presenciar la ceremonia, se molestó mucho, y como la hoguera ya estaba encendida se aprovecharon las llamas para quemar al carcelero y a todo el personal de aquella prisión, incluyendo al confesor y al verdugo...
    • 1982 Allende, I. Casa espíritus [1995] Chile (CDH )
      La Nana se disfrazaba de filibustero sin cabeza, de verdugo de la Torre de Londres, de perro lobo y de diablo cornudo, según la inspiración del momento y las ideas que sacaba de unos folletos terroríficos que compraba para ese fin y aunque no era capaz de leerlos, copiaba las ilustraciones.
    • 1982 Benedetti, M. Primavera [1994] 130 Uruguay (CDH )
      En varias ocasiones, aquí en el Penal o antes en el cuartel, salió su nombre a luz, y nadie sabe que era mi primo, y todos coinciden en que era un verdugo, uno de los durísimos, un canalla que disfrutaba metiéndole al preso la picana en el culo o en los huevos, y algunos conocen que murió hace un tiempo pero ignoran en qué circunstancias y yo no aclaro nada cuando alguien comenta ojalá no haya sido de muerte natural, ojalá le hayan machacado el cerebro a ese hijo de puta, sádico de mierda y otros calificativos igualmente elogiosos.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Argentina (CDH )
      Indignado, sulfurado, maldiciendo a Giovanni Fornaio y a su puerca familia, mandándolos a reunirse con los peores excrementos y a las cámaras de atroces verdugos; aborreciendo al italiano jettatore, jettatore él, culpable de mi perra desventura, empecé a descender, a descender, en el seno del agua tibia que a medida que bajaba se iba enfriando.
    • 1982 Nieva, F. Coronada y tiro [1991] 442 Esp (CDH )
      Ahora sí que estoy perdida si de pronto me encuentran así, vestida de Coquito la bella y se me quiere sacar a la vergüenza pública. Antes soy capaz de arrancarme la vida yo misma. [...] ¡Entra de una vez, verdugo remolón, entra ya si quieres ver cómo me ahorco con la soga del moño antes que tú me ajusticies...!
    • 1985 García Márquez, G. Amor [1987] Colombia (CDH )
      No era el fantasma de lástima que la acechaba en el parquecito de Los Evangelios, y que ella solía evocar desde la vejez con una cierta ternura, sino el fantasma abominable de la levita de verdugo y el sombrero apoyado en el pecho, cuya impertinencia estúpida la había perturbado de tal modo que ya le era imposible no pensar en él.
    • 1985 Sampedro, J. L. Sonrisa etrusca [1995] 120 Esp (CDH )

      Al abrir ahora los ojos nadie ríe, en este pequeño círculo de semblantes angustiados, ni les envuelve la viva luz de la montaña; pero, por lo demás, es lo mismo: un cuerpecito inmovilizado, una cabecita forzada hacia abajo, un delicado cuello entregado al verdugo.

    • 1986 Díez Rdz, L. M. Fuente edad [1993] Esp (CDH )

      — Ahí las tienen —musitó, con la desafinada flauta en fila, tal que si las colocaran ante el pelotón de fusilamiento. Y el verdugo, ahora van a verlo, ta-ta-ta-tá, disparándoles sin compasión, una tras otra, con su galladura del nueve largo.

    • 1987 Fdz Castro, J. Novia Capitán [1987] Esp (CDH )
      «Yo al verdugo lo veía más grande de lo que tú lo has pintado». Tampoco le gustaba el calzado de la dama de largo, ni los uniformes de la guardia real, ni el diseño del tiovivo, ni prácticamente nada de los restantes dibujos.
    • 1988 Ortega Saavedra, D. Combatiendo paz [1988] Nicaragua (CDH )

      Existe esa firmeza. Y a los 90 días después de la firma del acuerdo, la valoración no la voy a decir yo, ni creo que deba hacerla el presidente de los Estados Unidos, porque nadie le ha dado esa facultad; además, está siendo verdugo de un pueblo y no puede ser juez.

    • 1989 Landero, L. Juegos [1993] Esp (CDH )
      A lo mejor un día se habla en los cafés de Dacio Gil Monroy, la víctima de un ideal —y la voz tenía acentos sobrenaturales—. Uno, o es verdugo o es mártir, y yo de verdugo no sirvo.
    • 1989 Prensa El País, 02/04/1989 [1989] Esp (CDH )

      Hipotecan el club por los próximos seis años. [...] contratan al hombre del millón de dólares para que dirija ese equipo y le infunda nuevos métodos y, [...] va y pone a un chico con nombre de torero fracasado, que acaba de llegar de las Indias con el horario cambiado, en lugar del goleador mundialista, con fama de verdugo blanco —no hace mucho Lineker le metió tres goles a Buyo en un abrir y cerrar de ojos—, y, claro, empata.

    • 1989 Prensa ABC, 24/05/1989 [1989] Esp (CDH )
      No sería buena cosa que el público español que asista a este acontecimiento del fútbol europeo viera en el Milán nada más que el verdugo del Real Madrid hace un mes y, en el Steaua de Bucarest, el verdugo del Barcelona en aquella final, de Sevilla...
    • 1989 Prensa ABC, 24/05/1989 [1989] Esp (CDH )
      No sería buena cosa que el público español que asista a este acontecimiento del fútbol europeo viera en el Milán nada más que el verdugo del Real Madrid hace un mes y, en el Steaua de Bucarest, el verdugo del Barcelona en aquella final, de Sevilla...
    • 1990 Piñero, V. Milanés [1990] 100 Cuba (CDH )
      Milanés sol y Milanés luna / en un mismo aposento es como una / apoteosis del horror, con sus ayes, / sus verdugos y sus infinitas calles... /
    • 1990 Vázquez Montalbán, M. Galíndez [1993] Esp (CDH )

      Admirable esta distancia crítica con respecto al verdugo, pero siendo al mismo tiempo el mensajero del verdugo, «...me he tomado la libertad de actuar como abogado de tus intereses».

    • 1991 Valenzuela, L. Novela negra [2004] Argentina (CDH )

      Roberta le contó la historia sin final, la pesadilla perpetua.

      Retaliación de Roberta una mujer anda a ciegas tras todos nosotros con un hacha en la mano.

      El hacha del verdugo, la dispersión de los sesos.
    • 1992 Posse, A. Atardecer caminante [1992] Argentina (CDH )
      El terror cambia a muchos. Y Alonso Cabrera, mi torturador, mi verdugo, bajó en la oscuridad de la bodega, abrió los candados y se echó ante la piltrafa maloliente que era yo, para besarme y lamerme los pies como una bestia sumisa, vencida por su sentimiento de culpa.
    • 1992 Roa Bastos, A. Vigilia Almirante [1992] Paraguay (CDH )
      «Lo fizo con cierta inusitada energía... —dirá en sus Memorias—. En un rayo de estupor y un apagón de mi consciencia yo hube de tomar el real espaldarazo como la degollación ejecutada por un verdugo real, e bien hube la voluntad de reprimir el más leve temblor de los ojos que veían reflejada mi cabeza en la hoja de la espada, como la del Bautista ante el rey Herodes... »
    • 1992 Ussía, A. Buenas maneras I [1995] Esp (CDH )
      Porque las pobres perdices, llegado el caso del ojeo, le entran igual al veterano indumentado de sepia añejo, al novato vestido de verde loco que al despistado que acude con jersey azul turquesa y pantalones butano. Las perdices entran porque van asustadas y les importa un pimiento la indumentaria de sus deportivos verdugos.
    • 1993 Fuentes, C. Naranjo [1993] 106 México (CDH )
      Primero Gil se tendió con la cabeza adelantada, pero yo sólo tenía ojos para Alonso, mi amigo, mi compañero, viéndole allí, la gorra en la mano, la lluvia mojándole ese cabello que con tanto cuidado se enrizaba, y tan cuidado con su copete para hermosearse, viéndole y oyendo los torpes hachazos del verdugo hasta cortarle la cabeza de mala manera a Gil, entre los gritos y sollozos de la gente.
    • 1994 Boullosa, C. Duerme [1994] México (CDH )

      Siento las manos tibias de la india en mí, quiero decirle «He visto la ciudad de ustedes», pero guardo silencio de muerta, obedeciéndola. ¿Qué tal que me pongo a hablar? ¡Hasta el verdugo hubiera salido huyendo! Y del descuartizamiento que hubiera seguido al pánico, ni el agua de sus lagos me podría salvar.

    • 1994 Salvador Lara, J. HContemp Ecuador [1994] Ecuador (CDH )

      "¡El mariscal Sucre debe morir...!"Ésas fueron las palabras que, resonando lúgubremente, se desvanecieron al fin entre los muros de aquella casa bogotana situada en la Plaza Bolívar y que formaba esquina con la Calle Real. ¡La sentencia estaba dada! Eran las ocho de la noche de un día de mediados de mayo de 1830. Las órdenes se transmitieron secretamente a Pasto, Buenaventura y Panamá. La consigna, impedir que el gran mariscal de Ayacucho terminase su viaje. ¡En cualquier camino que tomase hallaría apostado su verdugo!

    • 1995 Britton, R. M. No pertenezco [1995] Panamá (CDH )

      Viven en una eterna contemplación de un pasado que les parece glorioso mientras que yo, José Hilario Pérez Montoya, ex-Senador de la República de Colombia, testigo de sesenta años de vida republicana, político, conspirador;a veces mártir y otras verdugo, me pregunto si en algo contribuí a este último desastre y me atormento pensando que quizás... ¿quizás? si tal o cual discurso hubiera sido más vibrante, más exigente o si me hubiese opuesto a todos estos tratados, arreglos, componendas con otras naciones, que acabaron por lesionar la integridad de la patria...

    • 1996 Pitol, S. Arte fuga [1997] México (CDH )
      La noticia del avance de los franceses colma de júbilo a los madrileños, todo el mundo da por hecho que la intención de Napoleón es rescatar al príncipe de manos de sus verdugos y colocar sobre sus sienes la corona.
    • 1996 Prensa ABC Color, 14/11/1996 [1996] Paraguay (CDH )
      En el segundo torneo, su verdugo fue el italiano Giancarlo di Meo (978).
    • 1998 Gamboa, S. Páginas vuelta [1998] Colombia (CDH )
      Al final se recostaron uno al lado del otro, un poco avergonzados, con temor a mirarse a los ojos por todo lo que se habían dicho durante la cópula y porque el eco de esas palabras llegaba hasta ellos como un brazo de verdugo: frases y palabras frías.
    • 1999 Volpi, J. Busca Klingsor [1999] México (CDH )
      En esta obra de arte, en la cual se conjuntan la justicia y la historia, encuentra una forma extrema de belleza —un paisaje mucho más hermoso que aquellos que pintó a la acuarela en su adolescencia—, manufacturada gracias a la pérfida actuación de sus detractores y a la impecable fidelidad de sus verdugos.
    • 2000 Vargas Llosa, M. Fiesta Chivo [2000] Perú (CDH )
      Le rogó que Trujillo viniera, que su infinita gracia permitiera que ejecutaran de una vez al verdugo de los dominicanos, esa Bestia que ahora se encarnizaba contra la Iglesia de Cristo y sus pastores.
    • 2001 Obando Bolaños, A. Violento paraíso [2001] Costa Rica (CDH )
      Y después de ver las cabezas de sus dos hijos rodar por el suelo manchando las alfombras recién traídas de Adrianópolis, el anciano se arrodilló y le presentó la nuca al verdugo.
    • 1998-2002 Fresán, R. Velocidad Cosas [2002] Argentina (CDH )

      El Muerto no podía sino vestir de negro. Razones obvias. El Muerto iba a moverse de noche, iba a ser una de las muchas partes de la oscuridad. Y además, claro, cierta irónica alteración del orden: El Muerto vistiendo de luto, El Muerto sufriendo por el caos de los vivos, El Muerto como juez y verdugo y deudo, pensé entonces

    • 2002 Jaramillo Levi, E. Luminoso tiempo [2002] Panamá (CDH )

      Hasta que todo termina en una noche de diciembre de ambiguo horror: la invasión norteamericana a Panamá.

      Víctimas y verdugos, en distinta medida, tienen rostro, familia, amigos y enemigos.

    • 2002 Mtz Moreno, A. Con toga [2002] 73 El Salvador (CDH )
      [...] pero llegó la hora bien triste de la desgracia, en 1864, y la noble esposa tomó también el camino del destierro para aliviar con sus halagos y caricias las amarguras del gran proscrito; y cuando éste, prisionero, fue entregado a sus verdugos y llevado a San Salvador, Doña Adelaida, cual otra mujer de Jerusalén, recorría también la vía crucis del esposo amado".
    • 2002 Mtz Salguero, J. Combate místico [2002] 202 Bolivia (CDH )

      El extraño, entonces, le dijo algo que lo ha impresionado profundamente y que no ha querido decirme; luego, de un tajo, cortó la cabeza del niño. En ese momento, la espada tenía su rostro, doctor, lo cual le impresionó profundamente; después lo volvió a ver en una gran plaza, como a un verdugo ciego y mudo con la espada ensangrentada, chorreando caras, muchas caras del único hijo de Primitivo...

    • 2003 Skármeta, A. Baile Victoria [2003] Chile (CDH )

      No sólo de ese crimen, sino de ese otro repetido fantasmalmente en noches de insomnio en la celda, cuando se veía enterrándole a Santoro un cuchillo cocinero en la garganta. ¿Por qué el viejo le había cantado esa imagen? Exactamente la figura de su sueño. ¿Acaso la angustia en vez de confundir a los hombres los transforma en videntes? ¿Habían soñado la víctima y él, su verdugo, el mismo sueño?

    • 2011 Gutiérrez, M. Faro por dentro Esp (CORPES)
      Basenji estaba sentado junto a la fosa, con la macabra impavidez de un verdugo. Me di cuenta de que estaba temblando. Me enfurecí contra la cuerda de dolor que me atenazaba.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Persona encargada de ejecutar la pena de muerte u otros castigos corporales impuestos por la justicia.
    • 2017 Ruy Schz, A. Sueños serpiente Mx (CORPES)
      Entre los pequeños bolcheviques el mismo Stalin era pequeño. Peo Yezhov sobresalía por ser como un duende, tan diminuto como sonriente y divertido. Tenía algo de bufón de corte, inventaba juegos sádicos, era administrador de excesos y el mayor verdugo que habían tenido los bolcheviques hasta ese momento.
    • 2022 Exilart, G. Susurro mujeres Ar (CORPES)
      Estaba en el fin del mundo, en la segunda Siberia, en una ciudad de verdugos y carceleros, en una ciudad maldita, donde la misma naturaleza era un castigo. Muerto de frío y entre delincuentes.
  2. 1⟶metáfora
    s. m. y f. Persona o cosa que inflige daño material, físico o moral [a alguien o a algo].
    Sinónimo: azote
    docs. (1482-2023) 87 ejemplos:
    • 1481-1496 Encina, J. Cancionero [1996] 369 Esp (CDH )
      / Es fuente de discreción, / registro de los discretos, / arca de grandes secretos, / tesoro de devoción; / un sello de perfeción / de todos los exercicios, / de virtudes galardón, / castigo de presunción, / verdugo de maleficios.
    • 2023 Quintana, G. ‘Sin salida' nuevo reto El Universo Ec (CORPES)
      “Nos pasa a todos en algún momento, todos somos villanos, todos somos verdugos de alguien... hay una esencia tuya, pero hay algo que sale hacia afuera que lo saca otra persona... Cada uno es el bueno y cada uno es el malo en ciertos momentos”.
    • 1481-1496 Encina, J. Cancionero [1996] 369 Esp (CDH )
      / Es fuente de discreción, / registro de los discretos, / arca de grandes secretos, / tesoro de devoción; / un sello de perfeción / de todos los exercicios, / de virtudes galardón, / castigo de presunción, / verdugo de maleficios.
    • c1500 Anónimo Comedia Thebayda [1993] Esp (CDH )
      demientras * tan fieras angustias a tu causa me aquexan, no me maltrates, no quieras ser el verdugo de mi persona, pues tan obediente está, siguiendo lo que más te plaze disponer d'ella.
    • 1529-1531 Guevara, A. Reloj príncipes [1994] Esp (CDH )

      Y es el caso que entre los hombres sabios y virtuosos no se sufre dezir "esto dispone la ley", sino dezir "esto mandaréys conforme a razón"; porque la corona del bueno es la razón y el verdugo del malo es la ley.

    • 1573-1582 Teresa de Jesús (Teresa de Cepeda y Ahumada) LFundaciones [1991] Esp (CDH )
      Y no teniendo su madre más y siendo harto buena cristiana, permitía Dios que ella fuese el verdugo de su hija, queriéndola muy mucho. Es mujer de mucha verdad y cristiandad.
    • 1625 Paravicino, H. Sermón StaIsabel [1994] Esp (CDH )
      Dos verdugos tiene continuos el ánimo humano, que si bien no tuercen ambos a un tiempo la cuerda, ninguno suelta de las manos el torcedor: * Duo sunt tortores animae, non simul torquentes, sed cruciatum alternantes. * En la pérdida, el agravio, el encuentro, siendo el dolor de casa, dobla el mal con el sentimiento.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] I, 478 Esp (CDH )
      Con lazos de oro y yedra acompañado, / el laurel con tu frente está corrido / de ver que tus escritos han podido / hacer cortos los premios que te ha dado. / La invidia su verdugo y su tormento / hace del nombre que cantando cobras, / y con tu gloria su martirio crece. /
    • 1726 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, I [1998] Esp (CDH )

      Y poco antes, refiriendo vn doloroso gemido suyo en cierta Carta, escrita al Senado, dice: Que sus proprios delitos se avían transformado para atormentarle en verdugos:

    • 1743 Torres Villarroel, D. Vida I-IV [1972] 164 Vida Esp (CDH )

      Padecí en este tiempo, en extremada soledad, con mucha pobreza y riguroso desabrigo, dos enfermedades agudas, que me asomaron a la boca del sepulcro. Fue la una un soberbio garrotillo, que me agarró bien descuidadamente en una miserable aldea de Portugal, en la casa de un pobre pescador honrado, piadoso y diligente. [...] Dábame en las horas oportunas unos caldos de coles y tocino; y con aquella golosina y remedio, estas substancias y seis sangrías que repartí entre los brazos y las piernas, me libré de morir ahorcado entre las garras de tan violento e implacable verdugo.

    • a1772 Sarmiento, M. Porque sí y porque no [1988] Esp (CDH )
      Sábese que los persas no tenían otro género de tormentos para averiguar alguna verdad, sino el de los convites, cargando la mesa de excelentes vinos, como que ésos son los más suaves verdugos para ese fin.
    • 1774-1778 Cadalso, J. Cartas marruecas [2000] Esp (CDH )
      ¿Qué madre prostituiría a sus hijas? ¿Qué marido se volvería verdugo de su mujer? ¿Qué insolente abusaría de la flaqueza de una inocente virgen? ¿Qué padre maltrataría a su hijo? ¿Qué hijo no adoraría a su padre? ¿Qué esposa violaría el lecho conyugal?
    • 1784 Meléndez Valdés, J. Bodas Camacho [2004] 1010 Esp (CDH )
      / Mi crudo fin, mi caso lamentable / tus verdugos serán: mi sombra fría / te seguirá, te acosará espantable, / culpando tu maldad... ¡Oh desgraciado, / oh mísero Basilio!..., muere..., muere... / Así, Quiteria, este infeliz te quiere.
    • 1815 Fdz Moratín, L. Cartas 1815 [1973] Epistolario Esp (CDH )
      y esto de murmurar de otro, y lebantarle chismes, y perseguir y hacer daño, es tan dulce cosa para quien es incapaz de virtud, que por todas partes se hallan hombres con inclinación decidida a ser verdugos de los demás. Dios le dé paciencia y tino para conducirse: que bien es menester en tiempos tan difíciles.
    • 1834 Larra, M. J. Vida Madrid [2000] Fígaro Esp (CDH )

      La civilización le hará variar al hombre de ocupaciones y de palabras; de suerte, es imposible. Nació víctima, y su verdugo le persigue enseñándole el dogal, así debajo del dorado artesón, como debajo de la rústica techumbre de ramas.

    • 1847 Mitre, B. Soledad [1928] Argentina (CDH )

      La cólera largo tiempo concentrada del marido de Soledad estalló al fin. Se apretó la cabeza con ambas manos, sus ojos se inyectaron de sangre, y arrojándose sobre Soledad dejó caer ambos puños sobre la angélica cabeza de aquella desgraciada. Soledad cayó al suelo aturdida por el golpe: al chocar sus labios sobre las baldosas del piso brotaron sangre, y exhaló un gemido doloroso. Ese gemido llegó al fondo del alma del verdugo y se arrepintió de su barbarie.

    • 1861 Castelar, E. Polémica [1861] 372 Discursos Esp (CDH )
      ¿Qué tiene que ver esta nacion con lo antiguo? El sacro imperio romano, que ha sido á un tiempo el verdugo de Alemania y el carcelero de Italia, está en el polvo.
    • 1892 Rubén Darío ¿Por qué? [1950] 175 Cuentos Nicaragua (CDH )
      Todas las tiranías se vendrán al suelo: la tiranía política, la tiranía económica, la tiranía religiosa. Porque el cura es también aliado de los verdugos del pueblo. Él canta su tedeum y reza su paternoster, más por el millonario que por el desgraciado.
    • 1907 Benavente, J. Intereses creados [1995] Esp (CDH )

      polichinelaCásense enhoramala. Pero mi hija quedará sin dote y desheredada... Y arruinaré toda mi hacienda antes que ese bergante...

      [...] señora de polichinela¡Mi hija en la miseria! ¡Ese hombre es un verdugo!

    • 1937 Agraz, Antonio Los «fuera de la ley» Romances publicados en la CNT Esp (CDH )
      La Ley, que algunos hicieron / para que otros la sufrieran; / la Ley, esclava de ricos, / verdugo de la miseria, /
    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Guatemala (CDH )
      Aquellos indios se vengaban de sus verdugos poniéndoles en las manos el metal de la perdición. Oro y más oro para crear cosas inútiles, fábricas de esclavos hediondos en las ciudades, tormentos, preocupaciones, violencias, sin acordarse de vivir.
    • 1963 Cortázar, J. Rayuela [1991] 167 Argentina (CDH )
      Nada que hacer, Babs borracha ondulaba entre los abrigos y las bufandas del Club, retrocedía desde el pasillo, quería arreglar cuentas con Oliveira, era el momento justo de decirle a Oliveira lo de inquisidor, de afirmar lacrimosamente que en su perra vida había conocido a alguien más infame, desalmado, hijo de puta, sádico, maligno, verdugo, racista, incapaz de la menor decencia, basura, podrido, montón de mierda, asqueroso y sifilítico. Noticias acogidas con delicia infinita por Perico y Etienne, y expresiones contradictorias por los demás, entre ellos el recipientario.
    • 1983 Aguilera, N. Caricia rota [1983] México (CDH )
      El silencio entre ambos era así el más cruel verdugo de su, hasta hacía poco, tan realizada felicidad. Pero ella también había decidido callar... no sabía si hasta después del nacimiento de su hijo, o para siempre.
    • 2001 Guzmán, H. Extraños Mx (CORPES)
      La ley era, entonces, un verdugo inexplicable.
    • 2015 Blue Jeans Algo Sencillo Quiero Esp (CORPES)
      Un destino dichoso y... caprichoso. Un destino cupido y verdugo. Un destino que guio a quien conducía alocadamente una moto hasta allí.
    • 2023 Quintana, G. ‘Sin salida' nuevo reto El Universo Ec (CORPES)
      “Nos pasa a todos en algún momento, todos somos villanos, todos somos verdugos de alguien... hay una esencia tuya, pero hay algo que sale hacia afuera que lo saca otra persona... Cada uno es el bueno y cada uno es el malo en ciertos momentos”.
    • 1481-1496 Encina, J. Cancionero [1996] 369 Esp (CDH )
      / Es fuente de discreción, / registro de los discretos, / arca de grandes secretos, / tesoro de devoción; / un sello de perfeción / de todos los exercicios, / de virtudes galardón, / castigo de presunción, / verdugo de maleficios.
    • c1500 Anónimo Comedia Thebayda [1993] Esp (CDH )
      demientras * tan fieras angustias a tu causa me aquexan, no me maltrates, no quieras ser el verdugo de mi persona, pues tan obediente está, siguiendo lo que más te plaze disponer d'ella.
    • 1529-1531 Guevara, A. Reloj príncipes [1994] Esp (CDH )

      Y es el caso que entre los hombres sabios y virtuosos no se sufre dezir "esto dispone la ley", sino dezir "esto mandaréys conforme a razón"; porque la corona del bueno es la razón y el verdugo del malo es la ley.

    • 1559 Montemayor, J. Diana [1996] Esp (CDH )
      ¿Quién nunca imaginó que fuera el tiempo / verdugo tan cruel para mi alma, / o qué fortuna me apartó de un valle, / que toda cosa en él me daba gloria? / Hasta el hambriento lobo que a la sierra / subía era agradable ante mis ojos. /
    • 1573-1582 Teresa de Jesús (Teresa de Cepeda y Ahumada) LFundaciones [1991] Esp (CDH )
      Y no teniendo su madre más y siendo harto buena cristiana, permitía Dios que ella fuese el verdugo de su hija, queriéndola muy mucho. Es mujer de mucha verdad y cristiandad.
    • 1583-a1591 Luis de León Nombres Cristo [1984] Esp (CDH )
      como no queriendo él por sí poner en el hombre las manos ni ordenar contra él extraordinarios castigos, sino dexarle al açote de su proprio querer, para que fuesse verdugo suyo esso mismo que avía escogido.
    • 1598 Vega Carpio, F. L. Arcadia [1975] 83 Esp (CDH )

      Tras esto me imagino desconocido y presumo ocupar mis pensamientos en otros que me conozcan; pero líbrete Apolo, Galafrón amigo, que llegue el desengaño del alma, verdugo de las arrogancias del apetito, que no vienen tan feos los negros de Etiopía a las blandas riberas del dorado Danubio *como yo me parezco.

    • 1603 Luque Fajardo, F. Fiel desengaño [1955] II, 29 Esp (CDH )

      Que es gran mestro el trabajo, es libro de desengaño y aun claro espejo desempañado de polvo de pasiones, donde echa de ver el alma cómo el pecado a quien seguía es cruel verdugo, que arrastra y pone en la horca a sus mesmos autores.

    • 1603 Luque Fajardo, F. Fiel desengaño [1955] Esp (CDH )

      — Son gustos —dijo Laureano— y también ocasiones en que no puede sufrirse; pues ya cuando las metáforas tocan en devoción y cosas de humildad , allí es ello. Refiere el otro el rigor de la vida santa, y dice: «La penitencia, jayanazo fuerte; el cilicio, lima sorda, verdugo rígido la disciplina».

    • 1603 Rojas Villandrando, A. Viaje Entretenido [1977] I, 245 Esp (CDH )
      Aquéllos son los amenos prados por donde alegres nos salíamos a pasear, seguros de los reveses y vaivenes de la fortuna, y éste es el primero día, azote de mi alma, verdugo de mi paciencia, principio de mi destierro.
    • 1602-1604 Vega Carpio, F. L. Hermosura Angélica [2002] 848 Esp (CDH )
      / »Últimamente la ciudad vencida / de aquélla de la muerte amiga estrecha, / hambre cruel, verdugo de la vida, / a quien la medicina no aprovecha, / al Católico Rey miró rendida, / en sangre, en fuego, en lágrimas deshecha: / ¡oh hambre, ¿qué no harás?, ¿quién te resiste?, / madre de la bajeza infame y triste.
    • c1550-a1606 Alcázar, B. Obra poética [2001] 231 Esp (CDH )
      Quien me tiene mi alma destruida, / herido, solo y en prisión oscura, / vos sois, ojos de amor y hermosura, / verdugos de mi alegre y libre vida.
    • 1600-1612 Ledesma, A. Conceptos espirituales I [1969] 96 Esp (CDH )
      / Y assi lleuareys la palma / del martyr de mas valor, / pues es el verdugo amor, / y es el martyrio en el alma.
    • c1579-a1613 Argensola, L. Rimas [1950] 224 Esp (CDH )
      Mientras los vacilantes / padres a su consejo reduzía, / que no lo dieron antes / otros, él fué el autor, i assí salía / glorioso desterrado, / de llorosos amigos rodeado. / Sabía bien la pena / que el bárbaro verdugo le aprestava; / mas él, con faz serena, / al pueblo i a sus deudos apartava, / que al passo se oponían, / i, tardando, la buelta le impedían. /
    • 1613 Góngora Argote, L. Soledades I [1994] 331 Esp (CDH )
      / Términos le da el sueño al regocijo, / mas el cansancio no, que el movimiento / verdugo de las fuerzas es prolijo.
    • 1625 Paravicino, H. Sermón StaIsabel [1994] Esp (CDH )
      Dos verdugos tiene continuos el ánimo humano, que si bien no tuercen ambos a un tiempo la cuerda, ninguno suelta de las manos el torcedor: * Duo sunt tortores animae, non simul torquentes, sed cruciatum alternantes. * En la pérdida, el agravio, el encuentro, siendo el dolor de casa, dobla el mal con el sentimiento.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] Esp (CDH )
      Verdugo fue el temor, en cuyas manos / depositó la muerte los despojos / de tanta infausta vida.
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] I, 478 Esp (CDH )
      Con lazos de oro y yedra acompañado, / el laurel con tu frente está corrido / de ver que tus escritos han podido / hacer cortos los premios que te ha dado. / La invidia su verdugo y su tormento / hace del nombre que cantando cobras, / y con tu gloria su martirio crece. /
    • 1726 Feijoo, B. J. Theatro crítico universal, I [1998] Esp (CDH )

      Y poco antes, refiriendo vn doloroso gemido suyo en cierta Carta, escrita al Senado, dice: Que sus proprios delitos se avían transformado para atormentarle en verdugos:

    • 1729 Afán Ribera, F. Virtud y mística [1847] Esp (CDH )

      Yo te daré otra respuesta, que pueda engañar ó hacer suspender el juicio al médico más diestro; y así, luego te ponderen tu gordura y buenos colores, responderás diciendo: ¡Cuerpo de Cristo! estos colores que á ustedes les parecen buenos, son mi mayor enfermedad; estos colores son el verdugo de mi salud, porque son originados de un intensísimo incendio de hígado, que me carea unos grandes dolores de estómago, que me impiden el tener las dilatadas horas de oración, que mi alma desea, con más el trabajo de una suma templanza fría de estómago, que si no bebiera un traguito de lo de Peralta, en veinte y cuatro horas no pudiera cocer ni digerir el poco alimento que tomo.

    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      VERDUGO. Por translacion se llama el mui cruel, y que castiga demasiado, y con impiedad. [...] Se dice tambien de las cosas immateriales, que atormetan, ú molestan mucho.
    • 1743 Torres Villarroel, D. Vida I-IV [1972] 164 Vida Esp (CDH )

      Padecí en este tiempo, en extremada soledad, con mucha pobreza y riguroso desabrigo, dos enfermedades agudas, que me asomaron a la boca del sepulcro. Fue la una un soberbio garrotillo, que me agarró bien descuidadamente en una miserable aldea de Portugal, en la casa de un pobre pescador honrado, piadoso y diligente. [...] Dábame en las horas oportunas unos caldos de coles y tocino; y con aquella golosina y remedio, estas substancias y seis sangrías que repartí entre los brazos y las piernas, me libré de morir ahorcado entre las garras de tan violento e implacable verdugo.

    • 1770 Cadalso, J. Solaya circasianos [1982] Esp (CDH )
      / Decid, oh, cielos, qué mayor castigo, / qué más llamas y furias infernales / para pena y tenor de los mortales, / que el interior verdugo y el suplicio / que en el vicioso deja el mismo vicio.
    • c1771 Cadalso, J. Noches lúgubres [2000] Esp (CDH )

      ¡Delito! Jamás le tuve. Si le hubiera tenido, él mismo hubiera sido mi primer verdugo, lejos de complacerme en él.

    • a1772 Sarmiento, M. Porque sí y porque no [1988] Esp (CDH )
      Sábese que los persas no tenían otro género de tormentos para averiguar alguna verdad, sino el de los convites, cargando la mesa de excelentes vinos, como que ésos son los más suaves verdugos para ese fin.
    • 1769-1773 Jovellanos, G. M. Muerte Munuza [1984] Esp (CDH )
      Y en fin, siempre / llevarás arrastrando en ese infame / corazón, tu verdugo y tu suplicio.
    • 1774-1778 Cadalso, J. Cartas marruecas [2000] Esp (CDH )
      ¿Qué madre prostituiría a sus hijas? ¿Qué marido se volvería verdugo de su mujer? ¿Qué insolente abusaría de la flaqueza de una inocente virgen? ¿Qué padre maltrataría a su hijo? ¿Qué hijo no adoraría a su padre? ¿Qué esposa violaría el lecho conyugal?
    • 1784 Meléndez Valdés, J. Bodas Camacho [2004] 1010 Esp (CDH )
      / Mi crudo fin, mi caso lamentable / tus verdugos serán: mi sombra fría / te seguirá, te acosará espantable, / culpando tu maldad... ¡Oh desgraciado, / oh mísero Basilio!..., muere..., muere... / Así, Quiteria, este infeliz te quiere.
    • 1808 Quintana, M. J. Al armamento [1969] 327 Poesías Esp (CDH )
      "¿Queréis, responden, darnos por despojos / a esos verdugos? No: con pecho fuerte / lidiando a vuestro lado, / también sabremos arrostrar la muerte. / Nosotras vuestra sangre atajaremos; / nosotras dulce galardón seremos, / cuando, de lauro y de floridos lazos / la vencedora frente coronada, / reposo halléis en nuestros tiernos brazos."
    • c1798-1809 Álvz Cienfuegos, N. Poesías [1980] Esp (CDH )
      ¿Es de otro ya la mano / que, niña aún, Zorayda balbuciente / le ofreció? ¿Por qué en vano / feliz entonces la fingió su mente / si iba a nombrarla esposa / su verdugo, y su amor vil alevosa? /
    • c1789-p1810 Marchena, J. Poesías [1892] Esp (CDH )
      Armar es un delito. Sí, Heloísa; / Dios veda que te adore á tu Abaelardo / Y sople el fuego que en tu amor le inflama; / El fuego que discurre por mis venas, / Y que mi triste corazón abrasa. / ¡Terrible suerte! mis verdugos crudos / Mis órganos helaron, y la ardiente / Llama que el alma mísera devora / No encuentra desahogo.
    • 1815 Fdz Moratín, L. Cartas 1815 [1973] Epistolario Esp (CDH )
      y esto de murmurar de otro, y lebantarle chismes, y perseguir y hacer daño, es tan dulce cosa para quien es incapaz de virtud, que por todas partes se hallan hombres con inclinación decidida a ser verdugos de los demás. Dios le dé paciencia y tino para conducirse: que bien es menester en tiempos tan difíciles.
    • 1816-1827 Fdz Lizardi, J. J. Periquillo Sarniento [1997] México (CDH )
      No me tengas miedo que no soy tu verdugo; trátame con miramiento, pero al mismo tiempo con confianza, considerándome como padre y como amigo.
    • 1834 Larra, M. J. Vida Madrid [2000] Fígaro Esp (CDH )

      La civilización le hará variar al hombre de ocupaciones y de palabras; de suerte, es imposible. Nació víctima, y su verdugo le persigue enseñándole el dogal, así debajo del dorado artesón, como debajo de la rústica techumbre de ramas.

    • 1835 Larra, M. J. Sociedad [2000] Fígaro Esp (CDH )

      — ¿Qué quieres? —me añadió de allí a un rato—; nadie quiere creer sino en la experiencia; todos entramos buenos en el mundo, y todo andaría bien si nos buscáramos los de una edad; pero nuestro amor propio nos pierde; a los veinte años queremos encontrar amigos y amantes en las personas de treinta, es decir, en las que han llevado el chasco antes que nosotros, y en los que ya no creen; como es natural le llevamos entonces nosotros, y se le pegamos luego a los que vienen detrás. Ésa es la sociedad; una reunión de víctimas y de verdugos.

    • 1835 Larra, M. J. Sociedad [2000] Fígaro Esp (CDH )

      Ésa es la sociedad; una reunión de víctimas y de verdugos. ¡Dichoso aquel que no es verdugo y víctima a un tiempo!

    • 1836 Larra, M. J. Memorias Ppe Paz I [2000] Fígaro Esp (CDH )
      Si hemos comparado a la historia antigua con un espejo mal azogado, que sólo a trozos representa objetos informes, ahora podemos comparar a la historia moderna con una inmensa luna colocada en un salón de máscaras y en donde mezclados rebullen y se codean, se obstruyen y confunden en un disparatado conjunto de colores chocantes y chillones, sin juego ni armonía, reyes y vasallos, ricos y pobres, víctimas y verdugos, tiranos y tiranizados: [...].
    • 1847 Mitre, B. Soledad [1928] Argentina (CDH )

      La cólera largo tiempo concentrada del marido de Soledad estalló al fin. Se apretó la cabeza con ambas manos, sus ojos se inyectaron de sangre, y arrojándose sobre Soledad dejó caer ambos puños sobre la angélica cabeza de aquella desgraciada. Soledad cayó al suelo aturdida por el golpe: al chocar sus labios sobre las baldosas del piso brotaron sangre, y exhaló un gemido doloroso. Ese gemido llegó al fondo del alma del verdugo y se arrepintió de su barbarie.

    • 1847 Mitre, B. Soledad [1928] Argentina (CDH )

      — Siempre cediendome como si yo te violentase! Siempre presentandote como víctima para hacerme aparecer como el verdugo!

    • 1849 Fernán Caballero Gaviota [1997] Esp (CDH )
      — ¡Yo, verdugo, y de mi propia, interesante e inocente persona! ¡Yo, mi propio Herodes! ¡Dios me libre, bella ingrata! —contestó Rafael—. * Viviré para ver y gozar de tu arrepentimiento y para reemplazar a tu Luis Triunfos si se le antoja ir a jugar al monte con su compadre Lucifer, en su reino. *
    • 1853 Castelar, E. Lucano [1861] 127 Discursos Esp (CDH )
      Como guerrero no tiene rival en el mundo antiguo. Pasea sus gloriosas enseñas por Grecia, destroza con sus hachas los bosques druídicos de las Gálias, penetra en la nebulosa Bretaña, pasma á los reyes de Egipto, se corona vencedor en Alejandría como si quisiera eclipsar con la lumbre de su gloria la gloria de Alejandro, arrastra su carro triunfal por el Asia; y su génio inquieto le lleva á disparar el rayo de la guerra en las orillas del Rhin, en las selvas de la Germania, como si presintiera que en su seno ocultaba el destino á los ejecutores de las grandes, sentencias divinas, á los futuros verdugos de su patria.
    • 1851-1855 Mármol, J. Amalia [2000] 67 Argentina (CDH )
      Pero dejemos esto porque en Buenos Aires el aire oye, la luz ve, y las piedras o el polvo repiten luego nuestras palabras a los verdugos de nuestra libertad.
    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Colombia (CDH )

      — ¿Conque debo quedarme en manos del verdugo para toda mi vida? ¿En qué le ofendí a usted?

      — ¿No es una prueba de que usted le correspondía a don Tadeo todo lo que veía el público?¿lo que yo mismo veía?

      — Esa fue una treta de que él se valió para que usted me aborreciera. Usted me abandonó, y sin embargo yo no lo he olvidado ni lo olvidaré, hasta que me muera. Don Tadeo me ha obligado a vivir con él, primero por la astucia, después por la fuerza, y hay otro motivo para estar sujeta a él, que es muy horroroso y que no descubriré jamás porque es una mancha... que viene a caer... sobre mí misma.

    • c1858 Díaz Castro, E. Manuela [2003] Colombia (CDH )

      El jueves a la madrugada no me dilaté en encontrar a la Perla, que estaba echada, le puse el cabezal y creyendo que estaba dormida, le di mucho palo para que se levantara. Yo no sé en qué consiste que en un trapiche todo el mundo se vuelve verdugo. Yo que había sido tan compasiva, en el trapiche veía las mataduras, las llagas y todas las miserias juntas sin que se me diera nada, y aprendí a dar palo a los animales, como los caporales y mayordomos.

    • 1861 Castelar, E. Polémica [1861] 372 Discursos Esp (CDH )
      ¿Qué tiene que ver esta nacion con lo antiguo? El sacro imperio romano, que ha sido á un tiempo el verdugo de Alemania y el carcelero de Italia, está en el polvo.
    • 1861 Castelar, E. Discurso 13/05/1861 [1861] 250 Discursos Esp (CDH )

      Italia, la mas grande pero la mas infortunada de las naciones; Italia, cuya vida ha sido un eterno tormento, cuya historia ha sido un prolongado calvario; [...] ; obligada á cubrir de cuadros, á ornar de estátuas, á poblar de armonías desde el potro del tormento sus mismos calabozos, es decir, los palacios de sus verdugos, como el ruiseñor prisionero regala con sus endechas el oído del bárbaro que le ha arrancado á la libertad de los bosques.

    • 1861 Castelar, E. Discurso 13/05/1861 [1861] 264 Discursos Esp (CDH )
      reunid algunos de sus huesos que se hayan salvado de las catástrofes de la naturaleza y de las catástrofes de la historia, y los vereis taladrados por el clavo vil de la servidumbre. (Profunda sensación); porque vuestros padres eran excrecencias de la creación, y lo emponzoñaban todo con su maldita sombra en las teocracias índicas; servían de víctimas en los sacrificios consagrados á Astarte y á Baal, dioses bárbaros que abrían sus narices para aspirar el olor de la carne humana; [...] peleaban en Marathon por la libertad, y solo encontraban la libertad de sus verdugos
    • 1867 Isaacs, J. María [1995] Colombia (CDH )

      ¡Y cuán raros son los amigos del que muere, que sepan serlo de su viuda y de sus hijos! ¡Cuántos los que espían el aliento postrero de aquel cuya mano helada ya, están estrechando para convertirse luego en verdugos de huérfanos!...

    • 1863-1873 Hostos, E. M. Peregrinación [1939] Cuba (CDH )

      Corazón en tus primeros días de la América arrancada por Colón al Océano, en vez de procurar el olvido feliz de las islas tus hermanas y de tu engendrador el Continente, mandaste a aquellas, a tus ociosos verdugos, y al Continente, a aquellos sacrílegos que detuvieron en su magnífica carrera dos nuevos manantiales de civilización y de ventura.

    • 1863-1873 Hostos, E. M. Peregrinación [1939] 200 Cuba (CDH )

      La del espíritu brilla con resplandor tan vivo, cuando brilla, que a veces seduce a los idólatras de la fuerza corporal; pero la seducción es corta, se desecha como una pesadilla: hay un ser que lanza una palabra irónica, uno que envidia, y para libertarse de los tormentos de este verdugo de la conciencia, mancha con lodo la pureza, arroja un borrón a la virtud, sombras a la claridad, y por miedo a esa envidia, imitan a la envidia de los demás.

    • 1873 Pz Galdós, B. Corte Carlos IV [1995] Esp (CDH )

      Pueden perdonársele los medios de su elevación; puede perdonársele que sea polígamo, ateo, verdugo, venal y otras faltas por el estilo; pero lo que no tiene nombre y prueba mejor que nada la corrupción de las costumbres, es que proteja a los malos poetas, dando cordelejo a los que son buenos y además nacionales, españoles como yo, a los que no admitimos ese fárrago de reglas ridículas y extranjeras con que Moratín y otros poetastros de polaina embaucan a los tontos.

    • 1845-1874 Sarmiento, D. F. Facundo [1993] Argentina (CDH )

      Un día está de buen humor Quiroga, y se juega con un joven, como el gato juega con la tímida rata; juega si lo mata o no lo mata; el terror de la víctima ha sido tan ridículo que el verdugo se ha puesto de buen humor, se ha reído a carcajadas, contra su costumbre habitual.

    • 1852-1882 Alarcón, P. A. Relatos [1994] 277 Esp (CDH )

      ¡Batíos hasta morir con [todos] los granaderos de Napoleón; [pero que sea] en el campo de batalla! Y perdonad al débil; ¡sed generosos con el vencido, sed cristianos, no seáis verdugos!

    • 1839-1882 Villaverde, C. Cecilia Valdés [1992] Cuba (CDH )
      ¡Mi verdugo! ¿Qué vienes a buscar aquí? Vienes, basilisco, a gozarte en tu obra? A tiempo llegas. Gózate a tus anchas. Mi hija ha volado al cielo, lo sé, de ello estoy convencida; yo la seguiré muy pronto; pero tú, tú, causa de nuestra condenación y muerte, tú bajarás... al infierno.
    • 1884 RAE DRAE 12.ª ed. (NTLLE)
      Verdugo. [...] fig. Persona muy curel ó que castiga demasiado y con impiedad. || fig. Cualquier cosa que atormenta ó molesta mucho. [...]
    • 1892 Rubén Darío ¿Por qué? [1950] 175 Cuentos Nicaragua (CDH )
      Todas las tiranías se vendrán al suelo: la tiranía política, la tiranía económica, la tiranía religiosa. Porque el cura es también aliado de los verdugos del pueblo. Él canta su tedeum y reza su paternoster, más por el millonario que por el desgraciado.
    • 1895 Lpz Bago, E. Separatista [1997] 201 Esp (CDH )

      Se estuvo muy quietecita con una mano torciendo y retorciendo el adorno de pasamanería del vestido, ajándolo, poniéndolo hecho una lástima, y con la otra sobre las teclas de marfil que esta vez sonaron distintamente: "La, mi, la, si, do, si, la, si, mi..."

      — ¡A usted que no me quiere! Igual silencio de Solita. Es decir, igual no, porque duró sólo el tiempo preciso, que fue muy poco, para dar lugar a que Lico, compadecido sin duda del atormentado adorno, se apoderase del verdugo, de la mano, la cual lejos de resistirse dejóse estrechar.

    • 1898 Blasco Ibáñez, V. Barraca [1997] Esp (CDH )
      Continuaba rugiendo en su cabeza el ansia de destrucción, y para satisfacerla se metió con la hoz en la mano en aquellos campos que habían sido sus verdugos.
    • 1904 Blest Gana, A. Transplantados [1904] Chile (CDH )

      Lo que decía eran sus largas reflexiones de víctima, su indignación anidada en el pecho como un fermento de odio y de desprecio por el verdugo de su dicha. Pero al pronunciar las últimas palabras, la voz se quebrantó entre sollozos, y un raudal de lágrimas corrió por sus mejillas.

    • 1903-1905 Echeverría, A. J. Romances [1953] 47 Concherías Costa Rica (CDH )
      ¡Pobres Segarra y Juliá, / Dios los haya perdonado!..."Sólo una cosa en el libro / no me gusta, soy muy franco: / las alabanzas que entonan / en pro de este empecatado / verdugo de la retórica / y archiasesino ortográfico; / y no me gustan porque / no me hayan a mí halagado, / sino porque me han olido / — y yo blasono de olfato— / a que vuecedes pretenden / dividirme de un sablazo; /
    • 1905 Rubén Darío Cantos vida [1995] 366 Nicaragua (CDH )
      La tierra está preñada de dolor tan profundo / Que el soñador, imperial meditabundo, / Sufre con las angustias del corazón del mundo. / Verdugos de ideales afligieron la tierra, / En un pozo de sombra la humanidad se encierra / Con los rudos molosos del odio y de la guerra. /
    • 1907 Benavente, J. Intereses creados [1995] Esp (CDH )

      polichinelaCásense enhoramala. Pero mi hija quedará sin dote y desheredada... Y arruinaré toda mi hacienda antes que ese bergante...

      [...] señora de polichinela¡Mi hija en la miseria! ¡Ese hombre es un verdugo!

    • 1916 Azuela, M. Abajo [1991] México (CDH )
      ¿Será justo abandonar a la patria en estos momentos solemnes en que va a necesitar de toda la abnegación de sus hijos los humildes para que la salven, para que no la dejen caer de nuevo en manos de sus eternos detentadores y verdugos, los caciques?...
    • 1911-1925 Suárez, M. F. Sueños Luciano Pulgar, I [1941] Colombia (CDH )
      Los gobiernos que han regido la nación desde 1886, en vez de hostilizar a la Iglesia y a sus ministros, y en vez de ser verdugos morales de la niñez y de la juventud, obran como hijos respetuosos de la Santa Sede y como amigos y aliados de la causa católica.
    • 1933 Arrocha Graell, C. HIndependencia Panamá [1973] 79 Panamá (CDH )
      V. E. no está llamado a ser el verdugo de una parte de sus conciudadanos, y de una parte que lo aprecia como hombre público, y como hombre privado, como magistrado y como militar.
    • 1937 Agraz, Antonio Los «fuera de la ley» Romances publicados en la CNT Esp (CDH )
      La Ley, que algunos hicieron / para que otros la sufrieran; / la Ley, esclava de ricos, / verdugo de la miseria, /
    • 1947 Yáñez, A. Filo Agua [1992] México (CDH )

      Esta noche ¿quién será concebido? Abel o Caín, un sacerdote o un forajido, el salvador del pueblo, su escandalizador y verdugo, la gloria o el oprobio, quién sabe si sólo vidas inútiles.

    • 1949-1953 Asturias, M. Á. Hombres maíz [1992] Guatemala (CDH )
      Aquellos indios se vengaban de sus verdugos poniéndoles en las manos el metal de la perdición. Oro y más oro para crear cosas inútiles, fábricas de esclavos hediondos en las ciudades, tormentos, preocupaciones, violencias, sin acordarse de vivir.
    • 1961 Martín-Santos, L. Tiempo silencio [1996] 99 Esp (CDH )

      A veces dos o tres clientes, más impresionables que lo habitual, hablaban entre sí en un pequeño corro, para defenderse de la mirada desnuda de las mujeres que intentaban discernir con la rapidez posible a su futura víctima-verdugo.

    • 1961 Onetti, J. C. Astillero [1995] 161 Uruguay (CDH )

      No dijo una palabra; y la redonda cara rubia oscurecida sólo expresaba, encima de las apretadas trenzas curvas en la camilla, la costumbre, nunca decepcionante, de esperar el acto ajeno o la propia sensación que habría de suceder fatalmente a las anteriores, una hija de la otra y su verdugo, sin pausas, sin detención posible, porque mucho antes de yacer por primera vez en la camilla ella había ignorado, y para siempre, la muerte.

    • 1963 Cortázar, J. Rayuela [1991] 167 Argentina (CDH )
      Nada que hacer, Babs borracha ondulaba entre los abrigos y las bufandas del Club, retrocedía desde el pasillo, quería arreglar cuentas con Oliveira, era el momento justo de decirle a Oliveira lo de inquisidor, de afirmar lacrimosamente que en su perra vida había conocido a alguien más infame, desalmado, hijo de puta, sádico, maligno, verdugo, racista, incapaz de la menor decencia, basura, podrido, montón de mierda, asqueroso y sifilítico. Noticias acogidas con delicia infinita por Perico y Etienne, y expresiones contradictorias por los demás, entre ellos el recipientario.
    • 1970 Donoso, J. Obsceno pájaro [1990] Chile (CDH )
      aunque eso signifique matarse trabajando como se ha matado usted durante años entre estas viejas decrépitas, en esta Casa condenada, rodeada de imbéciles, de enfermas, de miserables, de abandonadas, de verdugos y víctimas que se confunden y se quejan y tienen frío y hambre que usted se desespera por remediar, la enloquecen con la anarquía de la vejez dueña de todas las prerrogativas..., pobres viejecitas, hay que hacer algo por ellas, sí, usted se ha matado trabajando para no conocer el revés de la Brígida.
    • 1973 Castellanos, R. Mujer [1995] 38 México (CDH )

      La costumbre de que el hombre tenga que ser muy macho y la mujer muy abnegada. La complicidad entre el verdugo y la víctima, tan vieja que es imposible distinguir quién es quién.

    • 1978 Fdz Santos, J. Extramuros [1994] Esp (CDH )
      Cuando el rojo cáñamo se volvió contra mi espalda, cuando las manos de mi hermana se convirtieron a su vez en deleite y verdugo de mi carne, ambas a dos quedamos más unidas en gozo y alma que antes, fundidas en un solo sollozo, como llama de amor que nos llevara más allá de este mundo de mortales.
    • 1982 Campos, M. A. Carne es hierba [1982] 67 México (CDH )
      Toda esa multitud de pequeños detalles te llenan los ojos y los oídos (el cuerpo entero), y llega un momento en que el amor (el buscado, asediado amor) es incontrolable y sólo entonces comprendemos hasta qué abismos hemos llegado, y cómo la memoria —la que controlas, la que te sangra— es un verdugo ciego, implacable.
    • 1983 Aguilera, N. Caricia rota [1983] México (CDH )
      El silencio entre ambos era así el más cruel verdugo de su, hasta hacía poco, tan realizada felicidad. Pero ella también había decidido callar... no sabía si hasta después del nacimiento de su hijo, o para siempre.
    • 1985 Cardoza Aragón, L. Guatemala [1985] 233 Guatemala (CDH )
      Y a los curas y a otros mynistros eclesiásticos manda muy deveras que se acuerden que son pastores y no carniceros, porque es cierto cosa muy fea que los Ministros del Dios se hagan verdugos de los yndios.
    • 1985 Rossi, A. C. María noche [1985] 15 Costa Rica (CDH )

      Sobre todo ésa, la que implica una promesa para toda la vida, la que uno ha idealizado más. Paula víctima y verdugo. Tomó a mal mi recuperación. «Así que le debes la vida a Freud», con amargura.

    • 1988 Pz-Reverte, A. Maestro esgrima [1995] 213 Esp (CDH )
      ¡Qué retorcida satisfacción experimentaba ahora, al descubrir que no había sido engañado por un verdugo, sino por una víctima! Eso cambiaba las cosas.
    • 1993 Sarduy, S. Cantantes [1967] Cuba (CDH )
      Los acompañantes la abandonan, la entregan a su verdugo como antes la entregaron a sus amantes, al mejor postor.
    • 1995 Adoum, J. E. Ciudad sin ángel [1995] Ecuador (CDH )
      Pero aquí y en su caso, al contrario de allá y el de AnaCarla, la única raza peor que la de los verdugos es la de las víctimas, puesto que se aferran a tu cuello y tratan de arrastrarte en su hundimiento. De modo que es mejor no quejarse.
    • 2001 Guzmán, H. Extraños Mx (CORPES)
      La ley era, entonces, un verdugo inexplicable.
    • 2002 Fuentes, C. Creo [2002] México (CDH )
      El amor sadista, nos dice el Marqués, podrá ser un mal para la víctima, pero es un supremo bien para el verdugo. Sade, sin embargo, no pretendía llevar su visión monstruosa del mal como bien a la práctica. No era un político, era un escritor, casi siempre encarcelado, incapacitado, pues, para actuar, salvo en el reino de la fantasía. Allí era el monarca de la creación.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo (...) 2. m. Persona cruel, que castiga sin piedad o exige demasiado. 3. m. Cosa que atormenta o molesta mucho.
    • 2015 Blue Jeans Algo Sencillo Quiero Esp (CORPES)
      Un destino dichoso y... caprichoso. Un destino cupido y verdugo. Un destino que guio a quien conducía alocadamente una moto hasta allí.
    • 2021 Villanueva, D. Morderse lengua Esp (CORPES)
      La galaxia Internet, que utilizando la terminología macluhiana vendría después de la galaxia de la comunicación eléctrica, presunto verdugo de la galaxia Gutenberg, es, por lo tanto, eficaz aliada de lo que Salmon llama narrative turn.
    • 2023 Quintana, G. ‘Sin salida' nuevo reto El Universo Ec (CORPES)
      “Nos pasa a todos en algún momento, todos somos villanos, todos somos verdugos de alguien... hay una esencia tuya, pero hay algo que sale hacia afuera que lo saca otra persona... Cada uno es el bueno y cada uno es el malo en ciertos momentos”.
    1. s. En ocasiones, se usa como insulto.
      docs. (1482-2005) 16 ejemplos:
      • a1482 Anónimo Esopete [1995] fol. 18r Esp (CDH )
        El esopo saliendo de casa como / viesse dos cueruos que estauan en vn arbor. luego lo conto / al señor. El philosofo saliendo de casa como non viesse mas de / vn cueruo: por que el otro ya uviera volado: dize al esopo. Di / me verdugo: donde son los cueruos dos que viste.
      • 2005 Vijil Rosales, P. "La Faja" Teatro Ho (CORPES)
        Me importa un pito que vendan esta patria y se roben todo, los odio a todos, ¡verdugos, farsantes, ladrones, todos son ladrones!.
      • a1482 Anónimo Esopete [1995] fol. 18r Esp (CDH )
        El esopo saliendo de casa como / viesse dos cueruos que estauan en vn arbor. luego lo conto / al señor. El philosofo saliendo de casa como non viesse mas de / vn cueruo: por que el otro ya uviera volado: dize al esopo. Di / me verdugo: donde son los cueruos dos que viste.
      • 1595 Ribadeneira, P. Trat príncipe [1868] Esp (CDH )
        Y no solamente san Atanasio llama antecristo á Constancio por esto, sino tambien apóstata, perro, verdugo, hijo de perdicion y pestilencia, bestia que tenía los miembros y el cuerpo de hombre, y el ánimo de fiera, idólatra comparable á Acab y á Antíoco y á Heródes.
      • 1615 López, C. Declaración emblemas Alciato [2003] Esp (CDH )
        Llamalos por afrenta verdugos, porque assí merecen ser llamados los que siendo ignorantes murmuravan, y dezían mal del docto, y eloquente Alciato.
      • 1656 Quirós, F. B. Aventuras Fruela [1984] Esp (CDH )

        Y embistiendo condon Fruela le echaron en el suelo boca abajo y, teniéndole los dos, el celoso le levantó las faldas y con la petrina le dio hasta cansarse. Don Fruela no podía dar voces porque con un pedazo de la capa uno le tenía tapada la boca por sobre el manto y, temiendo no le ahogaran, con las ansias del dolor, derribó al que le tenía tapada la boca, y pudo decir a gritos:

        — ¡Traidores, verdugos, que yo no soy quien buscáis!
      • a1803 Olavide Jáuregui, P. Laura Sol Sevilla [2003] Pe (CDH )

        Apénas acabo el Cura, cuando el Marques dando un profundo suspiro, esclama á gritos, ¿será verdad? ¿Será posible? Y se desata en un abundante y lastimero llanto. Despues con acentos interrumpidos, le dice: ¿qué me decís señor Cura? ¿Qué me decis? ¡Santo cielo! ¿Qué es lo que has hecho, verdugo? ¿Qué es lo que has hecho, monstruo horrible? No puedes hallar perdon ni en la tierra, ni en el cielo.

      • 1858 Auber Noya, V. Ambarina [2002] Cuba (CDH )

        Viole Valentín y reanimándose con las sugestiones del furor acudió a su encuentro.

        — ¡Implacable verdugo, corruptor inicuo de mi hermana!, le dijo, rechinando los dientes: baja al sepulcro de una vez.

      • 1873 Pz Galdós, B. 19 marzo y 2 mayo [2002] Esp (CDH )
        — Canallas, cobardes verdugos, ¿creéis que tengo miedo a la muerte? Haced fuego de una vez y acabad con nosotros.
      • 1874 Pz Galdós, B. Zaragoza [2002] Esp (CDH )
        Cobardes verdugos, los traidores sois vosotros, no él. No podéis vencer a vuestros enemigos, y os gozáis en quitar la vida a un infeliz anciano. Militares, ¿a qué habláis de vuestro honor, si no sabéis lo que es eso?
      • 1885-1887 Pz Galdós, B. Fortunata [1993] Esp (CDH )
        — Porque usted me la ha matado, so verdugo, caribe, usted, usted.
      • 1909 Pz Galdós, B. Caballero encantado [1977] Esp (CDH )
        — A la muerte iré con mi mujer y con mi Madre, verdugos —gritó Gil, más desatinado—;
      • 1923 Valle-Inclán, R. M. Cara Plata [1997] Esp (CDH )

        ¡Vuelve, soberbio! ¡Toma tu bolsa! ¡Si eres altivo yo lo soy más! ¿No vuelves? ¡Al camino la tiro! ¡Al camino va! ¡En el camino se queda! ¡Vuelve a recogerla, bárbaro! ¡Diez mil reales! ¡Así te condenes, verdugo!

      • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] 59 Colombia (CDH )
        La largué y se revolcó en el suelo y se arrancó pelo y se aruñó la cara, como una loca furiosa, y me gritó "vieja verdugo" y otros dichos muy irrespetosos.
      • 1935-1936 Carrasquilla, T. Hace tiempos [1951] 933 Colombia (CDH )
        Todas no: Irene Carba, que entra la última, se vuelve como una cabra en riña y grita frenética: «¿Te parece que soy como estas ovejas? ¡Eso te quisieras, viejo atrevido, viejo sinvergüenza, viejo verdugo!»; y se flecha a la calle, lo mismo que una loca que huyese del asilo.
      • 1985 Rellán, M. Á. Muerte cantor [1985] 58 Esp (CDH )

        —¡Verdugos! ¡Fanáticos! ¡Estáis escupiendo sobre el honor de un hombre libre! ¡Soltadme..., soltadme! ¡Negreros! ¡Bárbaros!

      • 2003 Arcos Cabrera, C. Vientos de agosto [2009] Novela I Ec (CORPES)
        Las palabras del coronel las escuchó Ana, quien había llegado a la ciudad unos días antes; no perdió la oportunidad para decir en voz alta: ─Ya te dije que ese verdugo no debe entrar en la casa. ¡Es un comunista! En la mesa se hizo silencio y todos regresaron a mirar a Pompeyo, que al igual que en la iglesia, años antes, se levantó y salió.
      • 2005 Vijil Rosales, P. "La Faja" Teatro Ho (CORPES)
        Me importa un pito que vendan esta patria y se roben todo, los odio a todos, ¡verdugos, farsantes, ladrones, todos son ladrones!.
  3. adj. [Persona o cosa] Que inflige daño material, físico o moral [a alguien o a algo].
    docs. (1600-2013) 29 ejemplos:
    • c1600 Anónimo Versos del Manuscrito 3890 Cancionero tradicional (c1500-1702) Esp (CDH )
      En la cárcel fuerte / del niño ciego, / dan tormento el alma / verdugos celos.
    • 2013 Moreno, L. Va luz Esp (CORPES)
      Los cerdos se entregaban a su afilado cuchillo descuartizador, cerraban los ojos en vez de abrirlos cuando ella los agarraba de las orejas y rodeaba sus anchos cuellos con el brazo verdugo.
    • c1600 Anónimo Versos del Manuscrito 3890 Cancionero tradicional (c1500-1702) Esp (CDH )
      En la cárcel fuerte / del niño ciego, / dan tormento el alma / verdugos celos.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Entretenida [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Torrrente Es una penca verduga / que las espaldas arruga / del maldiciente más diestro.
    • c1666-a1695 Juana Inés de la Cruz Poesía. Lírica personal [1951] 34 México (CDH )
      A cuál, el manjar verdugo, / para darle más castigo, / provocándole el deseo, / le burlaba el apetito. /
    • a1700 Anónimo Cuarta parte de los romances de don Álvaro de Luna. Pliego suelto Romancero general Esp (CDH )
      Los que por la novedad / Llegais á ver en el suelo, / Ser el verdugo imágen, / La luna á los piés del mesmo, / Advertid que es gran peligro / Un sol con entendimiento, / Que en iguales manos tiene / Luz mudable, eclipse eterno. /
    • 1858 Viedma, J. A. Negativas. [16-12-1858] Álbum de Señoritas y Correo de la Moda (Madrid) Esp (HD)
      Pregúntesele sino al novio calabazeado: al sensible mortal que se pasa con la esperanza en vilo veinte meses para oir de unos lábios verdugos el temido no.
    • 1879 Pz Galdós, B. Faccioso [2002] 343 Esp (CDH )
      Su alma rencorosa hubiera llegado a la aceptación de las nuevas ideas, no por convencimiento sino por venganza, porque estaba harto de clérigos, harto de absolutismo, harto de camarillas, harto de su hermano, y si viviera más, hubiéramos visto un liberalismo verdugo, como antes vimos una teocracia cazadora de hombres.
    • 1895 Valera, J. Juanita la Larga [1985] 142 Esp (CDH )
      Para remediarse, porque ella había allegado bastante dinero, con un gran corral de gallinas y más aún con su habilidad para aviar pollos. Aunque iba a la chita callando y no gastaba pito, la llamaban la gabacha. ¡Qué tacto en aquellos dedos verdugos! A escape entrecogía ella como con alicates lo que andaba buscando a tientas en los pobres animalitos, y los dejaba aviados por docenas, sin que se le desgraciase ninguno en la operación. Luego los cebaba y ponía gordísimos y los vendía muy caros.
    • 1902 Herrera Reissig, J. Maitines noche [1942] 115 Uruguay (CDH )
      Viene un séquito verdugo de cuervos para el festín... / — ¡No puedo, no! / ¡La perdición de tus ojos ha caído sobre mí...! /
    • 1935-1936 Carrasquilla, T. Hace tiempos [1951] Colombia (CDH )

      — Pues que don Ceferino siempre los peló a todos y la palmeta no se partió. Y qué tan mala ley es el maestro Ceferino: Marto estaba junto a él en la Salve, y cuando él se salió se fué con él pa la casa: pues siempre le metió sus seis ferulazos.

      — ¿Por qué serán los maestros tan verdugos?
    • 1967 Benet, J. Región [1996] 181 Esp (CDH )
      Le pregunté dónde estabas; yo creo que ya no era el cuerpo, que había renunciado al despojo maloliente, sino esa conciencia fiscal y verdugo que tras haber hecho pública su sentencia se permite edulcorar sus últimos momentos con una actitud caritativa y un gesto humanitario, destinado a la galería.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Argentina (CDH )
      Lo singular es que, físicamente, se oponía al arquetipo de las bellezas finiseculares, que exigían abundantes curvas de caderas y pechos, atormentados por corsés verdugos.
    • 1995 Jiménez Losantos, F. España [1995] Esp (CDH )
      Porque la formidable inteligencia que en «La Capilla Sixtina» se alberga resume su imperio ideológico en la bula de la mala conciencia, que administra según las conveniencias de los oprimidos, y hete aquí que los usuarios de la lengua verduga, verdugos por tanto, pueden albergar esperanzas de abandonar un día su asqueroso oficio. La entrada en ese Mercado Común de las Lenguas Buenas contiene, sobre ciertas cuestiones de adecuación económico-fonética que ahora veremos, la premisa política de la identidad plena esa de todas las naciones que patatín patatán.
    • 2006 Chozas, M. Las horas náufragas Esp (CORPES)
      Y desde ingreso, el miedo al pecado mortal y la condena eterna con las advertencias de las teresianas. Otra vez en la cama, tras un minucioso análisis, agotador y verdugo, para distinguir la materia grave de la venial en las faltas cometidas horas antes, se apoderaban de ella el terror y el insomnio ante la posibilidad de que precisamente esa noche la visitase la muerte, cuando se hallaba en pecado mortal y no tenía ningún confesor a su alcance que pudiera librarla de las penas del infierno.
    • 2009 Martínez-Mora, R. "Mujer velo negro" Letralia Ve (CORPES)
      Por alguna misteriosa razón pensé en un reloj de arena. Siempre me intrigó ese mecanismo, tan exacto, tan severo, tan verdugo, tan básico y tan perfecto a la vez.
    • 2013 Moreno, L. Va luz Esp (CORPES)
      Los cerdos se entregaban a su afilado cuchillo descuartizador, cerraban los ojos en vez de abrirlos cuando ella los agarraba de las orejas y rodeaba sus anchos cuellos con el brazo verdugo.
    • c1600 Anónimo Versos del Manuscrito 3890 Cancionero tradicional (c1500-1702) Esp (CDH )
      En la cárcel fuerte / del niño ciego, / dan tormento el alma / verdugos celos.
    • c1612 Castro, M. Vida Miguel Castro [1956] Esp (CDH )
      [...] , y ansí ella siempre le tuvo notable y mortal odio y enemistad, y algunas veces se lo decía a él, porque procuraba, y ella lo oía, que deseaba apartarme en todo caso de ella y de su conversación, haciéndome cada día mil amonestaciones, cual un verdugo amigo, o como él era, y se debe hacer, y no enderezado a la ambición y deseo de derribarme a mí por ponerse él en el lugar de la voluntad que el capitán me tenía, como él había estado antes que yo, y después estuvo.
    • 1612 Tirso de Molina Mujer Manda Casa [1985] Esp (CDH )
      / ¿Quién resistirá a los cielos? / Mi mortal sentencia firman / plumas de verdugos cuervos.
    • 1615 Cervantes Saavedra, M. Entretenida [1995] Comedias y entremeses Esp (CDH )
      Torrrente Es una penca verduga / que las espaldas arruga / del maldiciente más diestro.
    • 1642-1643 Enríquez Gmz, A. Inquisición Lucifer [1992] 76 Esp (CDH )
      "Tú, que tal dijiste", arremetió el secretario [58r] como un león a Barrademonio y delante de los inquisidores le apretó la vuelta postrera de tal manera que el diablo dijo, "Ahora sí, ahora sí que anda este oficio como Dios manda, con un secretario verdugo, y mire no se le rompa el vestido nuevo que se lo dio su amo".
    • 1644 Enríquez Gmz, A. Siglo pitagórico [1991] 337 Esp (CDH )
      A la justicia teme; / da, amigo, por el leme; **no permitas, sin gracia y con donaire, / hacer seis cabrïolas en el aire, / echando con perdones / al pueblo bendición con los talones, ** ni quieras que el jinete de gasnates * / te apriete los verdugos acicates. /
    • 1597-1645 Quevedo Villegas, F. Poesías [1969-1971] II, 500 Esp (CDH )
      Diógenes, pues, que a sus rayos * / se despoblaba las calzas / de los puntos comedores, / que estruja, si no los rasca, / con unas uñas verdugas, / y con otras cadahalsas, /
    • a1659 Dgz Camargo, H. Ignacio Loyola [1986] Colombia (CDH )
      Un lazo, pues, de cáñamo verdugo, * / que mal revuelto al infelice cuello / (negando al corazón el fresco jugo / que por conductos corre del resuello), / a la respiración fiero tarugo, / Licio intentaba, al tiempo que, al torcello / del colmillo tenaz de un viejo encino, / enderezaba al bosque su camino.
    • c1666-a1695 Juana Inés de la Cruz Poesía. Lírica personal [1951] 34 México (CDH )
      A cuál, el manjar verdugo, / para darle más castigo, / provocándole el deseo, / le burlaba el apetito. /
    • a1700 Anónimo Cuarta parte de los romances de don Álvaro de Luna. Pliego suelto Romancero general Esp (CDH )
      Los que por la novedad / Llegais á ver en el suelo, / Ser el verdugo imágen, / La luna á los piés del mesmo, / Advertid que es gran peligro / Un sol con entendimiento, / Que en iguales manos tiene / Luz mudable, eclipse eterno. /
    • 1858 Viedma, J. A. Negativas. [16-12-1858] Álbum de Señoritas y Correo de la Moda (Madrid) Esp (HD)
      Pregúntesele sino al novio calabazeado: al sensible mortal que se pasa con la esperanza en vilo veinte meses para oir de unos lábios verdugos el temido no.
    • 1879 Pz Galdós, B. Faccioso [2002] 343 Esp (CDH )
      Su alma rencorosa hubiera llegado a la aceptación de las nuevas ideas, no por convencimiento sino por venganza, porque estaba harto de clérigos, harto de absolutismo, harto de camarillas, harto de su hermano, y si viviera más, hubiéramos visto un liberalismo verdugo, como antes vimos una teocracia cazadora de hombres.
    • 1895 Valera, J. Juanita la Larga [1985] 142 Esp (CDH )
      Para remediarse, porque ella había allegado bastante dinero, con un gran corral de gallinas y más aún con su habilidad para aviar pollos. Aunque iba a la chita callando y no gastaba pito, la llamaban la gabacha. ¡Qué tacto en aquellos dedos verdugos! A escape entrecogía ella como con alicates lo que andaba buscando a tientas en los pobres animalitos, y los dejaba aviados por docenas, sin que se le desgraciase ninguno en la operación. Luego los cebaba y ponía gordísimos y los vendía muy caros.
    • 1902 Herrera Reissig, J. Maitines noche [1942] 115 Uruguay (CDH )
      Viene un séquito verdugo de cuervos para el festín... / — ¡No puedo, no! / ¡La perdición de tus ojos ha caído sobre mí...! /
    • 1912 Nervo, A. Poemas 1912 [1935] 623 Amada México (CDH )
      ¡Qué bien estás mi amor, / ya por siempre exceptuada / de la vejez odiada / del verdugo dolor... / Inmortalmente joven, / dejando que te troven / su trova cotidiana / los pájaros poetas / que moran en las quietas / tumbas, y en la mañana, / donde la Muerte anida, / saludan a la vida!
    • 1928 Carrasquilla, T. Marquesa Yolombó [1984] Colombia (CDH )
      Será porque a uno no l'está doliendo este trompezón tan verdugo. Echan ái sus peleas, pa'quedasen, en después, pendejiando. Y pa'eso que determinaron prender ese diajo de candil, que güele tan jediondo.
    • 1935-1936 Carrasquilla, T. Hace tiempos [1951] Colombia (CDH )

      — Pues que don Ceferino siempre los peló a todos y la palmeta no se partió. Y qué tan mala ley es el maestro Ceferino: Marto estaba junto a él en la Salve, y cuando él se salió se fué con él pa la casa: pues siempre le metió sus seis ferulazos.

      — ¿Por qué serán los maestros tan verdugos?
    • 1936 Hernández, M. Rayo que no cesa [1993] 503 Esp (CDH )
      Si el tiempo y el dolor fueran de plata / surcada como van diciendo quienes / a sus obligatorias y verdugas / reliquias dan lugar, como la nata, / mi corazón tendría ya las sienes / espumosas de canas y de arrugas
    • 1967 Benet, J. Región [1996] 181 Esp (CDH )
      Le pregunté dónde estabas; yo creo que ya no era el cuerpo, que había renunciado al despojo maloliente, sino esa conciencia fiscal y verdugo que tras haber hecho pública su sentencia se permite edulcorar sus últimos momentos con una actitud caritativa y un gesto humanitario, destinado a la galería.
    • 1967 Viñas, D. Hombres [1967] 470 Argentina (CDH )

      De los negros, ni hablar: ordenanzas, tambores y palafreneros; algún cabo de los tiempos de la Patria vieja y dos o tres sargentos medio alcahuetes y del todo verdugos.

    • 1979 Guido, B. Invitación [1982] 40 Argentina (CDH )
      En las cocinas los agoreros vaticinaban tormentas durante todo el mes de marzo. La luna viene de luto, encapuchada, siniestra y verduga. Me rebelo ante las circunstancias que organizan nuestras vidas y dirigen los acontecimientos: la lluvia nos encerraría en Las Alondras, dentro del casco; nos impediría salir durante todo el día, o los días siguientes, pero también facilitaría nuestro encuentro con Julián Sánchez.
    • 1982 Mujica Láinez, M. Escarabajo [1993] Argentina (CDH )
      Lo singular es que, físicamente, se oponía al arquetipo de las bellezas finiseculares, que exigían abundantes curvas de caderas y pechos, atormentados por corsés verdugos.
    • 1984 Ayerra, R. Lucha inútil [1984] Esp (CDH )
      Pudo ver entre neblinas, aquellos untuosos colegas suyos, tan verdugos luego con el primer rascatripas que se topaban.
    • 1992 Díaz, L. Radio España [1993] 199 Esp (CDH )
      El programa tuvo hasta 1952 tres locutores verdugos: Juan Ibáñez, Enrique Casademont y Luis Gasulla.
    • 1995 Jiménez Losantos, F. España [1995] Esp (CDH )
      Porque la formidable inteligencia que en «La Capilla Sixtina» se alberga resume su imperio ideológico en la bula de la mala conciencia, que administra según las conveniencias de los oprimidos, y hete aquí que los usuarios de la lengua verduga, verdugos por tanto, pueden albergar esperanzas de abandonar un día su asqueroso oficio. La entrada en ese Mercado Común de las Lenguas Buenas contiene, sobre ciertas cuestiones de adecuación económico-fonética que ahora veremos, la premisa política de la identidad plena esa de todas las naciones que patatín patatán.
    • 2006 Chozas, M. Las horas náufragas Esp (CORPES)
      Y desde ingreso, el miedo al pecado mortal y la condena eterna con las advertencias de las teresianas. Otra vez en la cama, tras un minucioso análisis, agotador y verdugo, para distinguir la materia grave de la venial en las faltas cometidas horas antes, se apoderaban de ella el terror y el insomnio ante la posibilidad de que precisamente esa noche la visitase la muerte, cuando se hallaba en pecado mortal y no tenía ningún confesor a su alcance que pudiera librarla de las penas del infierno.
    • 2007 Glz Rivas, A. Descanso de la verdad (CORPES)
      208 semanas antes un hijo golpeó a su padre. ¿Cuál era su nombre? La madre y el padre se ocultan en el fósil del compromiso maltratado: matrimonio. Ana, te casarás, y en la construcción de tu hogar hay sustos. Ellos, todos, se mirarán diferentes en una espiral de espejos verdugos que caerán con desesperación y todas las manos sucias se alzarán tratando de sujetarse de fragmentos de imágenes de quien sabe quien.
    • 2009 Martínez-Mora, R. "Mujer velo negro" Letralia Ve (CORPES)
      Por alguna misteriosa razón pensé en un reloj de arena. Siempre me intrigó ese mecanismo, tan exacto, tan severo, tan verdugo, tan básico y tan perfecto a la vez.
    • 2013 Moreno, L. Va luz Esp (CORPES)
      Los cerdos se entregaban a su afilado cuchillo descuartizador, cerraban los ojos en vez de abrirlos cuando ella los agarraba de las orejas y rodeaba sus anchos cuellos con el brazo verdugo.
  4. adj. [Res bovina] Que tiene franjas rojizas o negras en el pelaje.
    docs. (1853-2010) 12 ejemplos:
    • 1853 Anónimo "Octava media corrida 12 junio" [14-06-1853] El Enano (Madrid) Esp (HD)
      Era verdugo, no de astas sino de pelo, con ojo de perdiz y el morrillo de manteca.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      verdugo. adj. Mx. Referido a ganado, que tiene pelo rojizo con vetas negras. [...]
    • 1853 Anónimo "Octava media corrida 12 junio" [14-06-1853] El Enano (Madrid) Esp (HD)
      Era verdugo, no de astas sino de pelo, con ojo de perdiz y el morrillo de manteca.
    • 1869 Anónimo (El Corresponsal) Toros en Lisboa [15-03-1869] Boletín de Loterías y de Toros (Madrid) Esp (HD)
      El octavo, verdugo en colorado, bien armado, bravo y sabiendo: este animalito mató un caballo al Caballero Batalla en Mayo del año pasado. El Caballero le puso seis rejoncillos con exposicion, gracias al buen caballo que montaba; fué aplaudido.
    • 1908 Anónimo (Festivo) México - Corrida efectuada [27-02-1908] La Fiesta Nacional (Barcelona) Esp (HD)
      SEGUNDO, verdugo, ojo de perdiz, bien criado y de bonita lámina. Con alguna voluntad, se acercó cinco veces á los de aupa, á cambio de dos caídas y dos penquicidios.
    • 1944-1945 Alberti, R. Gallarda [2007] p. 246 Esp (BD)
      ¿Castaño, como la flor / en polvo de la canela; / o sardo, como la estela / de un cometa tricolor? / ¿Aparejado, ancha franja / de sol corriendo dorsal; / o verdugo, vertical / y fina lluvia naranja?
    • 1955 Chan Uc, F. / Chan Uc, J. M. "Ayuntamiento Tepakam. Aviso" [09-05-1955] p. 4 Periódico Oficial del Estado de Yucatán: Diario Oficial (Mérida) Mx (HD)
      En los patios de esta Presidencia Minicipal se encuentra una vasca hosca verduga, con las letras A. S. C. en el anca derecha y E. P. en el brazo del mismo lado.
    • c1966 Cossío, J. M. Mejores toreros [1966] Esp (CDH )
      También se dice verdugo si las líneas que dan lugar a la clasificación de chorreados, en vez de ser verticales, son transversales, coloradas oscuras.
    • 1996 Prensa ABC Cultural, 17/05/1996 [1996] Esp (CDH )

      — Pues diría usted mal porque ese es un toro sardo: tiene pelo de los tres colores. Luego, también es un poco "albardao", no "chorreao"; perdigón, no "salpicao"; capirote, no verdugo.

    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      verdugo. adj. Mx. Referido a ganado, que tiene pelo rojizo con vetas negras. [...]
    • 1853 Anónimo "Octava media corrida 12 junio" [14-06-1853] El Enano (Madrid) Esp (HD)
      Era verdugo, no de astas sino de pelo, con ojo de perdiz y el morrillo de manteca.
    • 1869 Anónimo (El Corresponsal) Toros en Lisboa [15-03-1869] Boletín de Loterías y de Toros (Madrid) Esp (HD)
      El octavo, verdugo en colorado, bien armado, bravo y sabiendo: este animalito mató un caballo al Caballero Batalla en Mayo del año pasado. El Caballero le puso seis rejoncillos con exposicion, gracias al buen caballo que montaba; fué aplaudido.
    • 1908 Anónimo (Festivo) México - Corrida efectuada [27-02-1908] La Fiesta Nacional (Barcelona) Esp (HD)
      SEGUNDO, verdugo, ojo de perdiz, bien criado y de bonita lámina. Con alguna voluntad, se acercó cinco veces á los de aupa, á cambio de dos caídas y dos penquicidios.
    • 1912 Bellsolá, J. Toro lidia p. 79 Esp (BD)
      Verdugo o chorreado en verdugo.- El chorreado que tiene las líneas rojas.
    • 1921 Suárez, C. VocCubano p. 511 Cu (BD)
      Verdugo, ga. Cub. adj. -Aplícase al ganado de pelo colorado veteado de negro.
    • 1944-1945 Alberti, R. Gallarda [2007] p. 246 Esp (BD)
      ¿Castaño, como la flor / en polvo de la canela; / o sardo, como la estela / de un cometa tricolor? / ¿Aparejado, ancha franja / de sol corriendo dorsal; / o verdugo, vertical / y fina lluvia naranja?
    • 1946 Malaret, A. DiccAmericanismos (NTLLE)
      VERDUGO. adj. Cuba. Color bermejo oscuro jaspeado del ganado vacuno.
    • 1955 Chan Uc, F. / Chan Uc, J. M. "Ayuntamiento Tepakam. Aviso" [09-05-1955] p. 4 Periódico Oficial del Estado de Yucatán: Diario Oficial (Mérida) Mx (HD)
      En los patios de esta Presidencia Minicipal se encuentra una vasca hosca verduga, con las letras A. S. C. en el anca derecha y E. P. en el brazo del mismo lado.
    • c1966 Cossío, J. M. Mejores toreros [1966] Esp (CDH )
      También se dice verdugo si las líneas que dan lugar a la clasificación de chorreados, en vez de ser verticales, son transversales, coloradas oscuras.
    • 1989 Neira Mtz, J. / Piñeiro, M. R. DiccBables Esp (NTLLE)
      VERDUGO (aplicado a personas) [...] adj. referente al ganado vacuno de color oscuro con rayas negras.
    • 1996 Prensa ABC Cultural, 17/05/1996 [1996] Esp (CDH )

      — Pues diría usted mal porque ese es un toro sardo: tiene pelo de los tres colores. Luego, también es un poco "albardao", no "chorreao"; perdigón, no "salpicao"; capirote, no verdugo.

    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      verdugo. adj. Mx. Referido a ganado, que tiene pelo rojizo con vetas negras. [...]
  5. Acepción en desuso
  6. s. m. y f. Taurom. Persona que lee el bando con que antiguamente comenzaban las corridas.
    docs. (1872-1987) 3 ejemplos:
    • 1872 Anónimo (El Corresponsal) "Toros en Valencia" [05-08-1872] Boletín de Loterías y de Toros (Madrid) Esp (HD)
      ¿Cuándo se quitará en Valencia esa rancia costumbre de lidiarse ocho toros? ¿Es que hemos retrocedido por ventura á los años 28 y 29, en cuya época se corrian nueve toros cada tarde, se abrian las puertas de la plaza á las siete de la mañana, empezándose la función á las tres, y para que la fiesta fuese completa se construia tambien, para el verdugo, un palquito reservado en las inmediaciones del toril?
    • 1942 Cossío, J. M. VocTaurino Esp (FG)
      VERDUGO. El pregonero encargado de leer el bando con que antiguamente comenzaban las corridas. EJ.: "El asiento para el pregonero o verdugo, debe estar detrás...." (Pliegos de las advertencias de los defectos que tiene el palco del Ilustre Ayuntamiento en la plaza de toros... [1820].)
    • 1987 Nieto Manjón, L. DiccTérmTaurinos Esp (FG)
      verdugo. Pregonero encargado de leer el bando con que antiguamente comenzaban las corridas.
  7. s. m. y f. Persona que tiene por oficio prestar dinero a un interés excesivo.
    docs. (1980-1986) 2 ejemplos:
    • 1980 Alvar, M. (dir.) ALEANR, III-IV Esp (FG)
      Verdugo. "usurero" (lám. 1318, mapa 1107)
    • 1986 Cabrera Infante, G. Habana [1993] 377 Cuba (CDH )
      Afortunadamente no tendría que explicar a mi mujer, que llevaba las cuentas de la casa, qué había pasado con mi sueldo de esa semana: el lunes, con la ayuda del garrotero, verdugo habanero, viejo prestamista, íntimo enemigo, tendría dinero y tal vez una explicación de por qué no me habían pagado el fin de semana, sino al principio.
  8. s. m. y f. Ec desp. Persona de una raza indígena de América.
    docs. (1997-2010) 3 ejemplos:
    • 1997 Richard, R. DiccAmericanismos p. 472 (BD)
      verdugo. m. Palabra despectiva con la que se designa a un indio; miserable, bribón [...] Ec. [...]
    • 2003 Arcos Cabrera, C. Vientos de agosto [2009] Novela I Ec (CORPES)
      Verdugos vagos ─gritó a los indios─, carguen rápido que ya se hizo mediodía y hay que traer más cosas.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      verdugo. [...] m. Ec. Indígena. [| Originario del país de que se trata.] pop ^ desp.
  9. Acepción lexicográfica
  10. adj. Esp: Merid (Can) "Que tiene el pelaje grisáceo. Dicho de las reses" (Corrales Zumbado / Corbella Díaz / Álvz Mtz, DiccDiferencial Canarias-1996).
    docs. (1963-1996) 3 ejemplos:
    • 1963 Pz Vidal, J. "Ganadería canaria" [01-01-1963] p. 272 Anuario de Estudios Atlánticos (Las Palmas de Gran Canaria) Esp (HD)
      Verduga 'grisienta de pelo basto'
    • 1996 Corrales Zumbado, C. / Corbella Díaz, D. / Álvz Mtz, M. Á. Tesoro LexicogrCanarias Esp (NTLLE)
      verduga. En Gran Canaria: Verduga '[vaca] grisienta de pelo basto'.
    • 1996 Corrales Zumbado, C. / Corbella Díaz, D. / Álvz Mtz, M. Á. DiccDiferencial Canarias Esp (NTLLE)
      verdugo, ga [...] adj. GC. Que tiene el pelaje grisáceo. Dicho de las reses.
  11. Acepción lexicográfica
  12. s. m. y f. Esp: Occ "Persona torpe y bruta" (Neira Mtz / Piñeiro, DiccBables-1989).
    docs. (1989) Ejemplo:
    • 1989 Neira Mtz, J. / Piñeiro, M. R. DiccBables Esp (NTLLE)
      VERDUGO (aplicado a personas). adj. y s. Verdugu -o. [...] Persona torpe y bruta.
  13. Acepción lexicográfica
  14. s. m. y f. Ch Ar "Carcelero, funcionario de prisiones" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (1991-2010) 2 ejemplos:
    • 1991 Gobello, J. Nuevo diccionario lunfardo p. 255 Ar (BD)
      VERDUGO. Leng. del. Celador o guardián de la prisión.
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      verdugo. [...] m. Ch. Carcelero, funcionario de prisiones. carc.
  15. Acepción lexicográfica
  16. s. m. y f. RD Ec "Persona que engaña o estafa" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (2010) Ejemplo:
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      verdugo. [...] m. RD, Ec. Persona que engaña o estafa. pop ^ desp.
  17. Acepción lexicográfica
  18. adj. Cu "Referido a animal, especialmente vacuno, de dos o más colores entremezclados, generalmente blanco y negro, o blanco y carmelita oscuro" (ASALE, DiccAmericanismos-2010).
    docs. (2010) Ejemplo:
    • 2010 ASALE DiccAmericanismos (NTLLE)
      verdugo. [...] Cu. Referido a animal, especialmente vacuno, de dos o más colores entremezclados, generalmente blanco y negro, o blanco y carmelita oscuro.
pagar al verdugo
    Acepción en desuso
  1. loc. verb. Favorecer a quien te va a perjudicar.
    docs. (1598-1605) 4 ejemplos:
    • a1598 Cabrera, A. Consideraciones Evangelios Cuaresma [1906] 55 Esp (CDH )
      De generosos ánimos ha sido no sólo perdonar, sino pagar al verdugo que hace su oficio; yo quiero que de mí se deprenda esto; esta cruz padezco por quitar tu ira del mundo, por reconciliar los pecadores contigo, por reducir el mundo á servicio tuyo y pagar yo por todos.
    • 1603 Luque Fajardo, F. Fiel desengaño [1955] II, 236 Esp (CDH )
      El que toma la mano en hacer paces, o de otra cualquier manera compone los desavenidos, el medio más usado es decir a cada uno de los ya compuestos: «Envíe vuestra merced tantas perdices, y el señor capitán contribuya con su parte; ordénese un banquete; vámonos a comer a tal casa». De donde vino a decir uno déstos: «¿Acaban de azotar al hombre, y ha de pagar al verdugo
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] II, 424 Esp (CDH )
      Pagó el fullero al platero su trabajo, que fue como quien paga al verdugo.
    • 1605 Lpz Úbeda, F. Pícara Justina [1977] Esp (CDH )
      La mujer vana es terrero de necios en quien hacen suerte los locos y de poco seso, y el vano amante es vil esclavo, que en las minas de su proprio cuerpo y alma cava el azogue y metales para pagar el verdugo de sus gustos, que es la mujer a quien sirve y el proprio amor en quien idolatra. Y finalmente, no hay quien no compre el amor a dinero.
verdugo de los árboles
  1. s. m. Planta enredadera de la familia de las celastráceas, de hasta 9 metros de altura, de tallo verde amarillento o marrón, hojas ovaladas de bordes serrados con el extremo puntiagudo o redondeado, flores pequeñas y verdosas y cápsulas naranjas o amarillas que se convierten en frutos rojos; tradicionalmente sus raíces se usaban para inducir el vómito, tratar enfermedades venéreas y tratar los síntomas de la tuberculosis. Nombre científico: Celastrus scandens.
    docs. (1830-1918) 6 ejemplos:
    • 1830 Garriga Baucis, J. Trad Manual jardinero, II p. 472 Esp (BD)
      El C. trepador, cuyos tallos llegan á once ó catorce pies, y le llaman Verdugo de los árboles, porque los mata con frecuencia estorbándoles con sus ramas el que crezcan [...].
    • 1918 Rdz Navas Carrasco, M. DiccGralTécnHispanoamericano (NTLLE)
      Celastro. m. Bot. Arbusto de América y África. En ésta, vulgo Cerezo de los Hotentotes; en aquélla, Verdugo de los árboles.
    • 1830 Garriga Baucis, J. Trad Manual jardinero, II p. 472 Esp (BD)
      El C. trepador, cuyos tallos llegan á once ó catorce pies, y le llaman Verdugo de los árboles, porque los mata con frecuencia estorbándoles con sus ramas el que crezcan [...].
    • 1845 Domínguez, R. J. DiccFrancés-Español, II p. 418 Esp (BD)
      Evonimoida: celastre trepador, arbusto sarmentoso del Canadá, que abraza con tanta fuerza á los árboles que le rodean, que por eso le llaman el verdugo de los árboles.
    • 1857 Galdo, M. M. J. (dir.) Trad Reinos naturaleza, Buffon, VIII p. 193 Esp (BD)
      Celastro trepador; Verdugo de los árboles: arbusto indígena del Canada, cuya corteza y bayas son usadas como vomitivos por los salvajes de aquel país.
    • 1887 Ramón, L. P. Dicc popular, IV p. 412 Esp (BD)
      Evonimoide: S. m. Bot. Celastro trepador, que por enlazarse á los demás árboles con tanta fuerza, se le ha llamado verdugo de los árboles; se le encuentra en el Canadá.
    • 1894 Anónimo Trad Dicc, Desplats-Grégoire p. 397 Esp (BD)
      El más conocido es el C. trepador del Canadá (C. scandeus), vulgarmente llamado el verdugo de los árboles, porque cubre y envuelve enteramente el tronco de los árboles y los mata [...].
    • 1918 Rdz Navas Carrasco, M. DiccGralTécnHispanoamericano (NTLLE)
      Celastro. m. Bot. Arbusto de América y África. En ésta, vulgo Cerezo de los Hotentotes; en aquélla, Verdugo de los árboles.
14.ª Entrega (julio de 2023)
Versión del 31/07/2023
Equipo Real Academia Española
Familia Ver familia de palabras
verdugo s. (1200-)
verdugo, berdugo, uerdugo, verdúgo, verdvgo, verdugazo, verduguito
También en esta página: verdugo, a (1293-)
Etim. Voz de etimología discutida. El DECH (s. v.) propone dos posibles orígenes: que sea un derivado de verde del mismo modo que verdasco y verdanco, que hacen referencia a varas que se cortan verdes, o que provenga del término latino virgultum, i 'retoño' (ya por pérdida de la l y metátesis, ya por metátesis de la variante bergudo del término portugués bergôntea).

Se documenta por primera vez, con la acepción 'instrumento de suplicio largo, delgado y flexible que sirve para azotar', en La fazienda de Ultra Mar (c1200), de Almerich. Se consigna por vez primera en el Diccionario muy copioso de la lengua española y francesa (1604) de Palet. Tras un proceso de metonimia respecto a esta acepción, se atestigua como 'herida producida por el golpe dado con un verdugo o con otro medio' en la Historia general y natural de las Indias (1535-1557), de G. Fernández de Oviedo, acepción que se consigna por vez primera en el Tesoro de la lengua castellana o española (1611), de Covarrubias. Como 'rama tierna y flexible que brota del árbol', se atestigua en 1215, en Las monjas del monasterio de San Clemente dan parte de una heredad a los frailes de Calatrava. Se consigna por vez primera en el Tesoro de la lengua castellana o española (1611), de Covarrubias. Debido a que la primera documentación de verdugo pertenece a una obra con una fecha estimada, es muy probable que verdugo como 'rama', tras un proceso de metáfora, haya dado lugar al valor de verdugo como 'instrumento'. Mediante un proceso de metáfora se registra asimismo, dentro del dominio de la veterinaria, como 'instrumento veterinario consistente en una vara de metal larga y estrecha' en 1250, en Moamín. Libro de los animales que cazan, de A. Toledo. En este mismo dominio se registra con la acepción de 'lesión de la piel producida con una vara de metal candente para tratar diversas enfermedades', y se atestigua por primera vez en el Libro de menescalcia et albeyteria et fisica de las bestas (c1500), de J. Álvarez de Salamiellas. Como 'arma blanca larga y especialmente estrecha con la que solo se puede herir de punta', se atestigua en la Traducción y glosas de la Biblia de Alba, I (c1422-1433), de M. Guadalfajara, y se consigna por vez primera en el Diccionario muy copioso de la lengua española y francesa (1604), de Palet. Con la acepción 'adorno en forma de aro que se coloca en los dedos de la mano, generalmente hecho de metales y piedras preciosas', se atestigua en 1441, en el Inventario de los bienes de Diego López de Ayala, tercer señor de Cebolla. Se consigna por vez primera en el DRAE (1803). Como 'aro de un material flexible y forrado con tela que se cose a la falda para darle forma acampanada', se atestigua en las Cuentas de Gonzalo de Baeza, tesorero de Isabel la Católica (1477-1491). Se consigna por vez primera en la Indumentaria española en tiempos de Carlos V. Estudio (1962), de Bernís. Tras un proceso de metonimia se registra como 'prenda interior formada por verdugos que se colocaba bajo las faldas para ahuecarlas' en De vestir y de calzar (1477-1496), de F. Talavera y se consigna por vez primera en el Nuevo diccionario de la lengua castellana (1846), de Salvá. Esta acepción está presente hasta hoy en día, pero su uso hace siempre referencia a una realidad histórica. En el ámbito de la arquitectura y de la artesanía se usa como 'adorno convexo de forma semicircular', atestiguado en 1493, en Retablo para la Seo de Tarazona. Se consigna por vez primera en el Glosario de algunos antiguos vocablos de arquitectura y de sus artes auxiliares (1876), de Mariátegui. En el ámbito de la arquitectura se registra, asimismo, como 'fila horizontal de ladrillos que se coloca en un muro de tierra o mampostería' en 1543, en Concierto de obra entre María de Pisa y Miguel de Morillas para una sacristía y dos altares en la Capilla del Tesorero Alonso Gutiérrez de Madrid, en la iglesia de San Martín. Se consigna por vez primera en el Diccionario de las nobles artes para instrucción de los Aficionados, y uso de los Profesores (1788), de Rejón de Silva. Como 'máquina en forma de rueda dentada que muele la caña de azúcar', se atestigua en Cartas pastorales (1640-1653), de J. Palafox y Mendoza, único autor que incluye esta acepción en sus obras. Como 'color [del pelaje de una res bovina] con franjas verticales rojizas o negras', en el ámbito de la tauromaquia, se atestigua en 1857, en "Sección de variedades: Toros en Barcelona. Segunda corrida.", en El Enano (Madrid). Se consigna por vez primera en el Vocabulario Andaluz (1933), de Alcalá Venceslada. Como 'ave depredadora de hasta 25 centímetros de longitud, de plumaje gris, marrón o blanco y negro y de pico ganchudo', se consigna por vez primera en la "Traducción de Distribución geográfica de las aves del estado de Veracruz y lista de las especies emigrantes, I de Francisco Sumichrast" (1870), de Moreno, en La Naturaleza (Ciudad de México), dentro del subtipo 'ave de la familia de los lánidos endémica de Norteamérica de hasta 20 centímetros de longitud, de plumaje gris claro con el papo, pecho y vientre casi blancos, de alas, patas, cola y ojos negros y de pico negro y ganchudo'. Asimismo, verdugo puede hacer referencia también al subtipo de 'ave migratoria de la familia de los lánidos de hasta 18 centímetros de longitud, de plumaje rojizo, cabeza grisácea, antifaz negro y parte inferior rosácea en el macho y de plumaje pardo y parte inferior blanca en la hembra'. En el área oriental de España, especialmente Murcia y Valencia, se atestigua como 'instrumento consistente en una hoja aserrada con un mango en cada extremo que sirve para cortar madera'. La primera documentación se da en 1872, en "A los Carpinteros, herreros y demás oficios" (Anuncio), en El Constitucional (Alicante). Se consigna por vez primera en el Vocabulario murciano (1919), de Sevilla. Por otro lado, en el área occidental de España, especialmente en León y Cantabria, aparece como 'pieza de madera de la carreta que va colocada entre el eje y el larguero del tablero para que este no se gaste'. Se atestigua por primera vez en Cutres (p1890-a1906), de J. Pereda, y se consigna por vez primera en El dialecto vulgar leonés hablado en Maragatería y Tierra de Astorga (1909), de Alonso Garrote. Por último, como 'sombrero, generalmente de lana, que cubre la cabeza y el cuello pero no la cara', se atestigua en 1956, en "Abrigos de piel (Anuncio)", en el periódico ABC (Madrid). Se consigna por primera vez en el DMILE (1985).

En diversos repertorios lexicográficos se consignan varias acepciones: en diccionarios bilingües se consignan 'mensajero' (1375-1410, Glosarios latino-españoles de la Edad Media VOC. GEN. S. XIV) y 'una protuberancia o grano, como los brotes de los árboles ' (1609, Tesoro de las tres lenguas francesa, italiana y española, de Vittori). La acepción de 'la lagartija' es un argentinismo recogido por primera vez en 1938 en "Algunas voces santiagueñas" de Di Lullo, en Boletín de la Academia Argentina de las Letras (Buenos Aires). En Voces alavesas (1958) de López de Guereñu se recoge como 'cabrio del cigoñal o trabuquete'. Adscrita al área occidental de España aparece 'en el lagar, viga que aplasta la manzana', consignada en 1968 en Bable y castellano en el Concejo de Oviedo de Martínez Álvarez. En el Atlas lingüístico y etnográfico de Andalucía (1972) de Alvar se recoge como '(Juego de las) tabas', mientras que en el Atlas lingüístico y etnográfico de Aragón, Navarra y La Rioja, III-IV (1980) del mismo autor se recoge como 'as de bastos', 'chichón' y 'culo (en las tabas)'. En el Vocabulario palentino (Recuento de vocabulario de la provincia de Palencia) (1988) de Gordaliza Aparicio aparecen por primera vez 'madero muy grueso y grande que se pone en el río para que éste sorene y puedan así pasar los carros' y 'en los puentes de madera usados en la montaña, pieza de madera que refuerza la resistencia de los pegolleros', las cuales se consideran propias del área central de España. En El habla de Castro (1982) de Sánchez Llamosas se registra como 'rollo o vara de madera que se coloca sobre el carro de hierba para asegurar la carga. Tollizo, tilluezo'. Por último, 'instrumento hecho con verdascas para cazar moscas' y 'pieza que se pone en la hoja de la guadaña para reforzarla en la parte que va unida al mango' (circunscritas al área oriental de España) se consignan en 1989 en el Diccionario de los bables de Asturias de Neira Martínez y Piñeiro.

Por otra parte, verdugo se integra en diferentes unidades pluriverbales que se registran en repertorios lexicográficos: hacer verdugos, con la acepción 'cortar leña en casa' (1980, Atlas lingüístico y etnográfico de Aragón, Navarra y La Rioja, III-IV, de Alvar), que se registra en el área oriental de España; y verdugo de gallina, como 'rabadilla' (1721, Diccionario castellano y portuguez, de Bluteau). 

    Acepción en desuso
  1. s. m. Instrumento de suplicio largo, delgado y flexible que sirve para azotar.
    Sinónimo: verduga
    docs. (1200-2014) 18 ejemplos:
    • c1200 Almerich Fazienda Ultra Mar [1965] 152 Esp (CDH )
      Conseios con los mançebos que criaron con el, e dexo el conseio de los vieios e tomo de los mancebos, e dixieronle, id e dixare * el pueblo que les ayas merced e les allivies de la carga que puso to padre. "Si myo padre vos maio con verdugos, yo vos batré con escorpiones". Acogioles mal e prometioles peor.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Azote hecho de cuero, mimbre u otra materia flexible.
    • c1200 Almerich Fazienda Ultra Mar [1965] 152 Esp (CDH )
      Conseios con los mançebos que criaron con el, e dexo el conseio de los vieios e tomo de los mancebos, e dixieronle, id e dixare * el pueblo que les ayas merced e les allivies de la carga que puso to padre. "Si myo padre vos maio con verdugos, yo vos batré con escorpiones". Acogioles mal e prometioles peor.
    • c1250 Alfonso X Lapidario [2003] Esp (CDH )
      Et a uertud que qui la touiere consigo seyendo mercurio en su ascendente. & en su hora. & bien catado de iupiter & de la luna; sera bien quisto. & onrrado de los contadores. & de los que cogen las rendas. Et esto se muestra mas quando descende sobresta piedra la uertud de figura de mancebo barbado que tiene en la mano diestra uerdugo; & so los pies estas letras.
    • c1250 Alfonso X Lapidario [2003] Esp (CDH )
      Ca el que la touiere consigo en hora deste planeta. & su ascendente que sea la primera faz de gemini, seyendo mercurio en el no embargado de saturno ni de mars. & en trino o en sestil catamiento de iupiter; aura grand entendimiento. & bona memoria pora retener que quier que aprenda de los saberes. & sera amado & onrrado de los omnes. Pero esto es mas complidamiente descendiendo sobresta piedra la uertud de figura de mancebo con barba & en la mano diestra uerdugo; & en la siniestra carta como que lee.
    • 1251-1255 Alfonso X FReal [1991] Esp (CDH )
      [VIII] Qual q uier menest erial q ue te nga ap rendiz pora e nse nnar su menest er et castigándolo o ense nnándolo le firiere de ferida q ual deue, como con cinta, o co n palma, o co n u erdugo delgado, o con otra cosa lig era, et daq uellas feridas muriere por occasió n, non sea tenido por el omizilio.
    • 1496 Pz Guzmán, F. Trad Epístolas Séneca fol. 23r Esp (BD)
      y assi auienen estas cosas que nos amenazan y espantan que es descobrir las y mostrar de cada vna su propia facion y figura e no turbar de aquellas formas espantables y dezir les porque me muestras tu estas espadas y este fuego y estos verdugos que aparejas para me atormentar en diuersas maneras.
    • 1553 Anónimo Biblia Ferrara fol. 281 Esp (BD)
      Tambien aun que ande en valle de tiniebla no temer de mal por que tu comigo: tu verdugo y tu asufrencia ellos me conortaran.
    • 1569 Ercilla, A. Araucana I [1993] 102 Esp (CDH )
      / Así el ingrato pueblo castellano / en mal y estimación iba creciendo, / y siguiendo el soberbio intento vano, / tras su fortuna próspera corriendo; / pero el Padre del cielo soberano / atajó este camino, permitiendo / que aquel a quien él mismo puso el yugo, / fuese el cuchillo y áspero verdugo.
    • 1604 González, G. Guitón Onofre [1995] Esp (CDH )
      Aquí es ello que está pronunciada la sentencia, la escalera en la horca, el asno a la puerta, la soga a la garganta y el verdugo al hombro. A nuevo peligro, nuevo consejo; que éstas no son burlas. No es tiempo de sainetes. Ya se acabó el decir chicolíos*. Onofre, mira por ti, que de los tuyos tú sólo eres tuyo. No hay que menospreciar tus negocios por mirar los ajenos, porque ninguno hay más cercano de ti que tú.
    • c1635-c1651 Cáncer Velasco, J. Jácara [2005] 180 Obras varias Esp (CDH )
      / Como es malsufrido el Zurdo, / se amohína a cada paso / y sobre cualquiera golpe / echa el verdugo tan alto.
    • c1666-a1695 Juana Inés de la Cruz Poesía. Lírica personal [1951] 35 México (CDH )
      / De la Divina Justicia / admiraba allí lo activo, / que allí solamente suple / cordel, verdugo, y cuchillos.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] 340 Esp (CDH )
      Mas deshaze el amigo, quien le aze amigo, que quien le destruie solo: porque esto solo sabe azer una fiera, una bala, un azero, un veneno, y un verdugo: mas quien aze de un enemigo un amigo, deshaze, y aze: destruie, y gana: aze un amigo, y deshaze un enemigo; aze con una misma acción lo que el que se venga: y lo que el que beneficia: destruie al enemigo, con el que se venga: y con el que beneficia, gana un amigo.
    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] Esp (CDH )
      Según su relación, es imposible que no estudiase en Túnez perrerías, que executar con el infeliz Hidalgo, porque no le dexó en todo su cuerpo parte alguna, que no se la cruzase con las lancetas, los verdugos, las ventosas, los parches, y otros martirios y diabluras.
    • 1759 Torres Villarroel, D. Vida VI [1972] 292 Vida Esp (CDH )

      Estos últimos me han roto la humanidad por los zancajos con sus lancetones ciento y trece veces; me la han aguijoneado con sus sanguijuelas, gatillos, descarnadores y verdugos infinitas; [...].

    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      VERDUGO. ant. Azote hecho de cuero, mimbre ú otra materia flexible. Flagrum.
    • 1837 Cabrera, R. DiccEtimologías p. 691 Esp (BD)
      En España se han castigado y aun castigan algunos delitos con la pena pública de azotes, que se dan con una penca de suela ó de baqueta. Antiguamente quiza se darian con varas ó verdugos, y de aqui se tomaria ocasion para denominar Verdugo al ministro ejecutor de la justicia, comunicando por la metonimia el nombre del instrumento al que le manejaba [...].
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Azote hecho de cuero, mimbre u otra materia flexible.
    • c1200 Almerich Fazienda Ultra Mar [1965] 152 Esp (CDH )
      Conseios con los mançebos que criaron con el, e dexo el conseio de los vieios e tomo de los mancebos, e dixieronle, id e dixare * el pueblo que les ayas merced e les allivies de la carga que puso to padre. "Si myo padre vos maio con verdugos, yo vos batré con escorpiones". Acogioles mal e prometioles peor.
    • c1250 Alfonso X Lapidario [2003] Esp (CDH )
      Et a uertud que qui la touiere consigo seyendo mercurio en su ascendente. & en su hora. & bien catado de iupiter & de la luna; sera bien quisto. & onrrado de los contadores. & de los que cogen las rendas. Et esto se muestra mas quando descende sobresta piedra la uertud de figura de mancebo barbado que tiene en la mano diestra uerdugo; & so los pies estas letras.
    • c1250 Alfonso X Lapidario [2003] Esp (CDH )
      Ca el que la touiere consigo en hora deste planeta. & su ascendente que sea la primera faz de gemini, seyendo mercurio en el no embargado de saturno ni de mars. & en trino o en sestil catamiento de iupiter; aura grand entendimiento. & bona memoria pora retener que quier que aprenda de los saberes. & sera amado & onrrado de los omnes. Pero esto es mas complidamiente descendiendo sobresta piedra la uertud de figura de mancebo con barba & en la mano diestra uerdugo; & en la siniestra carta como que lee.
    • 1251-1255 Alfonso X FReal [1991] Esp (CDH )
      [VIII] Qual q uier menest erial q ue te nga ap rendiz pora e nse nnar su menest er et castigándolo o ense nnándolo le firiere de ferida q ual deue, como con cinta, o co n palma, o co n u erdugo delgado, o con otra cosa lig era, et daq uellas feridas muriere por occasió n, non sea tenido por el omizilio.
    • 1496 Pz Guzmán, F. Trad Epístolas Séneca fol. 23r Esp (BD)
      y assi auienen estas cosas que nos amenazan y espantan que es descobrir las y mostrar de cada vna su propia facion y figura e no turbar de aquellas formas espantables y dezir les porque me muestras tu estas espadas y este fuego y estos verdugos que aparejas para me atormentar en diuersas maneras.
    • 1553 Anónimo Biblia Ferrara fol. 281 Esp (BD)
      Tambien aun que ande en valle de tiniebla no temer de mal por que tu comigo: tu verdugo y tu asufrencia ellos me conortaran.
    • 1569 Ercilla, A. Araucana I [1993] 102 Esp (CDH )
      / Así el ingrato pueblo castellano / en mal y estimación iba creciendo, / y siguiendo el soberbio intento vano, / tras su fortuna próspera corriendo; / pero el Padre del cielo soberano / atajó este camino, permitiendo / que aquel a quien él mismo puso el yugo, / fuese el cuchillo y áspero verdugo.
    • 1604 Alemán, M. GuzmánAlfarache II [1987] 504 Esp (CDH )
      Parecióle a el cómitre ser evidente verdad la que le decía y, dándome crédito por sólo aquel indicio y con el amor que me tenía, mandó poner en ejecución dos bancos de adelante y seis de atrás, donde viniendo el mozo del alguacil con el escandallo, * le dieron a cada uno cincuenta palos de hurtamano, que les hicieron levantar los verdugos * en alto, dejando los cueros pegados en él.
    • 1604 González, G. Guitón Onofre [1995] Esp (CDH )
      Aquí es ello que está pronunciada la sentencia, la escalera en la horca, el asno a la puerta, la soga a la garganta y el verdugo al hombro. A nuevo peligro, nuevo consejo; que éstas no son burlas. No es tiempo de sainetes. Ya se acabó el decir chicolíos*. Onofre, mira por ti, que de los tuyos tú sólo eres tuyo. No hay que menospreciar tus negocios por mirar los ajenos, porque ninguno hay más cercano de ti que tú.
    • 1604 Palet, J. DiccLengEspFranc Esp (NTLLE)
      verdugo, vne verge, vne houssine.
    • c1635-c1651 Cáncer Velasco, J. Jácara [2005] 180 Obras varias Esp (CDH )
      / Como es malsufrido el Zurdo, / se amohína a cada paso / y sobre cualquiera golpe / echa el verdugo tan alto.
    • c1666-a1695 Juana Inés de la Cruz Poesía. Lírica personal [1951] 35 México (CDH )
      / De la Divina Justicia / admiraba allí lo activo, / que allí solamente suple / cordel, verdugo, y cuchillos.
    • 1703 Garau, F. Sabio instruido [2003] 340 Esp (CDH )
      Mas deshaze el amigo, quien le aze amigo, que quien le destruie solo: porque esto solo sabe azer una fiera, una bala, un azero, un veneno, y un verdugo: mas quien aze de un enemigo un amigo, deshaze, y aze: destruie, y gana: aze un amigo, y deshaze un enemigo; aze con una misma acción lo que el que se venga: y lo que el que beneficia: destruie al enemigo, con el que se venga: y con el que beneficia, gana un amigo.
    • 1725-1744 Torres Villarroel, D. Pronósticos Piscator [2006] Esp (CDH )
      Según su relación, es imposible que no estudiase en Túnez perrerías, que executar con el infeliz Hidalgo, porque no le dexó en todo su cuerpo parte alguna, que no se la cruzase con las lancetas, los verdugos, las ventosas, los parches, y otros martirios y diabluras.
    • 1759 Torres Villarroel, D. Vida VI [1972] 292 Vida Esp (CDH )

      Estos últimos me han roto la humanidad por los zancajos con sus lancetones ciento y trece veces; me la han aguijoneado con sus sanguijuelas, gatillos, descarnadores y verdugos infinitas; [...].

    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      VERDUGO. ant. Azote hecho de cuero, mimbre ú otra materia flexible. Flagrum.
    • 1837 Cabrera, R. DiccEtimologías p. 691 Esp (BD)
      En España se han castigado y aun castigan algunos delitos con la pena pública de azotes, que se dan con una penca de suela ó de baqueta. Antiguamente quiza se darian con varas ó verdugos, y de aqui se tomaria ocasion para denominar Verdugo al ministro ejecutor de la justicia, comunicando por la metonimia el nombre del instrumento al que le manejaba [...].
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Azote hecho de cuero, mimbre u otra materia flexible.
  2. Acepción en desuso
  3. s. m. Rama tierna y flexible que brota del árbol.
    Sinónimo: verdugón
    docs. (1215-2014) 18 ejemplos:
    • 1215 Anónimo Monjas dan heredad frailes p. 368 Documentos lingüísticos España Esp (BD)
      [...] e toda la heredad que non fuere laurada en estas duas meetades nomnadas que sea dessuuna, por seruir nos della, nos et ellos, delo que fuere obos, de pietra, de madera, de lenna, de bellota, de lande, delas aguas, delas erbas, fueras el berdugo ela madera delos sotos conel rio de Taio, que es nuestro cum todas suas derechuras, por las duas torres que son suas, assi como el scripto de suso.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Renuevo o vástago del árbol.
    • 1215 Anónimo Monjas dan heredad frailes p. 368 Documentos lingüísticos España Esp (BD)
      [...] e toda la heredad que non fuere laurada en estas duas meetades nomnadas que sea dessuuna, por seruir nos della, nos et ellos, delo que fuere obos, de pietra, de madera, de lenna, de bellota, de lande, delas aguas, delas erbas, fueras el berdugo ela madera delos sotos conel rio de Taio, que es nuestro cum todas suas derechuras, por las duas torres que son suas, assi como el scripto de suso.
    • 1293 Anónimo Conquista Ultramar (ed. Gayangos) [1858] p. 352 Esp (BD)
      E envió estonces al huerto del santo Abraham por un verdugo de un árbol que llaman espique, é ficieronle de aquel verdugo corona á honra de nuestro Salvador Jesucristo.
    • 1380-1385 Ferrer Sayol LPalladio (BNM 10211) [2004] fol. 119v Esp (CDH )
      E aquellos enxiertos metes con tasquo en verdugo o planta de lentisclo o mata fendiendo el tronquo de la mata que toman los enxiertos del almendro en la mata que fazen festuchs.
    • 1405-a1412 Valencia León, D. Poesías [1993] 346 Canc Baena Esp (CDH )
      * / 17 Compaña * partida / de toda nobleza / ha en ti guarida / por naturaleza; / so mala corteza / crías mucho brugo, * / nunca buen verdugo * / de caña nudosa.
    • c1401-c1500 Ibn Wafid, A. R. M. Tratado agricultura fol. 28r Esp (BD)
      E eneste mes deuen plantar otrosi todos los arboles que dan fruto depues que fuere el mes demediado E non corten njngunt verdugo para enxerir ssinon en dia claro e que non faga viento e quelos corten con foçes agudas
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 103v Perú (CDH )
      Ay muchos sodométicos, que no les falta para ser del todo muger sino tetas y parir; adoran ýdolos; pintan al diablo como le hablan y veen; también se pintan todos ellos el cuerpo, y el que vence, prende o mata a otro, ora sea en guerra, ora en desafío, con que a trayción no sea, se pinta un braço por la primera vez; la otra, los pechos, y la tercera, con un verdugo de los ojos a las orejas, y ésta es su caballería.
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      VERDVGO, en una sinificacion vale el renueuo, o vastago del arbol por estar verde, de aqui se dixo verdugado, que es una saya a modo de campana, toda de arriba a baxo guarnecida con vnos ribetes [...]
    • 1617 Minsheu, J. VocHispLatAngl Esp (NTLLE)
      Verdúgo, L.Pestula, Germen. A. a bunch or pimple, as the buds of trees
    • 1621 Paravicino, H. Epitafio Felipe III [1994] 95 Esp (CDH )
      Tanta fue en él esta virtud laureada, a pesar de su salud, verdugo robusto en el martirio de la honestidad, y que a su natural sobre toda imaginación modesto y corregido, sirvió agrado, solicitó lisonjas de la misma valentía de la batalla, donde los vencidos descubren confusiones, y los que pelean, entre raras victorias, pena y tormentos.
    • 1627 Correas, G. VocRefranes [1967] Esp (CDH )
      «Verdugo» es vara verde i lisa, blanda i doblegable, komo las ai en arboledas freskas, adonde se puede eskoxer [p. 360] una i otra, i desechar la ke no agrada; ke si uno se haze de rrogar, se le aplika kuando ai otros muchos ke hagan mexor lo ke él avía de hazer.
    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      VERDUGO. s. m. El renuevo, ó vástago del árbol. [...] Lat. Virgo. Flagellum, i.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Renuevo o vástago del árbol.
    • 1215 Anónimo Monjas dan heredad frailes p. 368 Documentos lingüísticos España Esp (BD)
      [...] e toda la heredad que non fuere laurada en estas duas meetades nomnadas que sea dessuuna, por seruir nos della, nos et ellos, delo que fuere obos, de pietra, de madera, de lenna, de bellota, de lande, delas aguas, delas erbas, fueras el berdugo ela madera delos sotos conel rio de Taio, que es nuestro cum todas suas derechuras, por las duas torres que son suas, assi como el scripto de suso.
    • 1293 Anónimo Conquista Ultramar (ed. Gayangos) [1858] p. 267 Esp (BD)
      [...] é hirió de las espuelas al caballo, que era muy récio é muy ligero, é abajó la lanza, é con el gran corazon é la gran saña que tenia, hizola doblar como verdugo, é fué á herir á Barhadin el descreido é soberbio [...].
    • 1293 Anónimo Conquista Ultramar (ed. Gayangos) [1858] p. 352 Esp (BD)
      E envió estonces al huerto del santo Abraham por un verdugo de un árbol que llaman espique, é ficieronle de aquel verdugo corona á honra de nuestro Salvador Jesucristo.
    • a1300 Anónimo Agricultura Ibn Bassal [1948] Esp (CDH )
      E departese en tres partes en simiente e en verdugos que nasçen de las rrayses e vesas el fruto que tomen que el veso.
    • a1300 Anónimo Agricultura Ibn Bassal [1948] 373 Esp (CDH )
      La setena partida es de llantar los verdugos de las milgranas que naçen a la rrays e fasese desta guisa.
    • a1300 Anónimo Agricultura Ibn Bassal [1948] 373 Esp (CDH )
      Tomen destos verdugos de las milgranas e llanten los foyos que aya en fondo dos palmos non mas que son contra de los otros arboles ca viste la tierra con sus rrayses.
    • 1380-1385 Ferrer Sayol LPalladio (BNM 10211) [2004] fol. 119v Esp (CDH )
      E aquellos enxiertos metes con tasquo en verdugo o planta de lentisclo o mata fendiendo el tronquo de la mata que toman los enxiertos del almendro en la mata que fazen festuchs.
    • 1380-1385 Ferrer Sayol LPalladio (BNM 10211) [2004] fol. 11r Esp (CDH )
      Si en el medio de la oliuera nasçia algunt rrazimo o verdugo que sea viejo & verde. & non fara algunt fructo. hombre lo deue cortar.
    • 1405-a1412 Valencia León, D. Poesías [1993] 346 Canc Baena Esp (CDH )
      * / 17 Compaña * partida / de toda nobleza / ha en ti guarida / por naturaleza; / so mala corteza / crías mucho brugo, * / nunca buen verdugo * / de caña nudosa.
    • p1450 Anónimo Trad Etimologías [1983] Esp (CDH )
      E las figuras formaron una partida de su plazimiento, otra del sueno de las letras, así commo I e O, de las quales a la una así commo a delgado son pusiéronle delgado verdugo e a la otra porque ha grueso son diéronle figura llena.
    • c1401-c1500 Ibn Wafid, A. R. M. Tratado agricultura fol. 28r Esp (BD)
      E eneste mes deuen plantar otrosi todos los arboles que dan fruto depues que fuere el mes demediado E non corten njngunt verdugo para enxerir ssinon en dia claro e que non faga viento e quelos corten con foçes agudas
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 103v Perú (CDH )
      Ay muchos sodométicos, que no les falta para ser del todo muger sino tetas y parir; adoran ýdolos; pintan al diablo como le hablan y veen; también se pintan todos ellos el cuerpo, y el que vence, prende o mata a otro, ora sea en guerra, ora en desafío, con que a trayción no sea, se pinta un braço por la primera vez; la otra, los pechos, y la tercera, con un verdugo de los ojos a las orejas, y ésta es su caballería.
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      VERDVGO, en una sinificacion vale el renueuo, o vastago del arbol por estar verde, de aqui se dixo verdugado, que es una saya a modo de campana, toda de arriba a baxo guarnecida con vnos ribetes [...]
    • 1617 Minsheu, J. VocHispLatAngl Esp (NTLLE)
      Verdúgo, L.Pestula, Germen. A. a bunch or pimple, as the buds of trees
    • 1621 Paravicino, H. Epitafio Felipe III [1994] 95 Esp (CDH )
      Tanta fue en él esta virtud laureada, a pesar de su salud, verdugo robusto en el martirio de la honestidad, y que a su natural sobre toda imaginación modesto y corregido, sirvió agrado, solicitó lisonjas de la misma valentía de la batalla, donde los vencidos descubren confusiones, y los que pelean, entre raras victorias, pena y tormentos.
    • 1627 Correas, G. VocRefranes [1967] Esp (CDH )
      «Verdugo» es vara verde i lisa, blanda i doblegable, komo las ai en arboledas freskas, adonde se puede eskoxer [p. 360] una i otra, i desechar la ke no agrada; ke si uno se haze de rrogar, se le aplika kuando ai otros muchos ke hagan mexor lo ke él avía de hazer.
    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      VERDUGO. s. m. El renuevo, ó vástago del árbol. [...] Lat. Virgo. Flagellum, i.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Renuevo o vástago del árbol.
  4. Acepción en desuso
  5. 2⟶metáfora
    s. m. Vet. Instrumento veterinario consistente en una vara de metal larga y estrecha.
    docs. (1250-1600) 5 ejemplos:
    • 1250 Toledo, A. Moamín [2003] fol. 105v Esp (CDH )
      O si no, tomen algodón e enbuéluanlo en cabo d'un uerdugo delgado d'arambre, e alímpienles las narizes con ello, e después échenles en las narizes olio de uioletas mezclado con lech de mugier.
    • 1250 Toledo, A. Moamín [2003] Esp (CDH )
      E quando firuiere, buéluanlo con un uerdugo d'arambre delgado e el cabo d'él embuelto en algodón. E después, quémenles con aquel algodón las fendeduras que an en los paladares; e esto les fagan tres uezes o quatro, ca estas quemas son más en saluo que las otras quemas que les fazen en las cabeças.
    • 1250 Toledo, A. Moamín [2003] fol. 118v Esp (CDH )
      Si no, tomen un ojo de trucha sal presa e métangele por el fondón con un uerdugo d'arambre delgado, ca esto les ensanchará los fondones e los fará echar aquel yesso, e sí mejoraren con esto.
    • a1500 Anónimo Tratado patología [1997] Esp (CDH )
      O si non puede escusar la cauteria con verdugo de ero fasta que llegue al fondon de la fendedura; e desi curalo con zerota.
    • a1600 Anónimo Meleçinar aves [1985] Esp (CDH )
      Si el ave hubiere gorrión vérselo as que treme la caveça e detúviase de la mano, toma un verdugo de plata sotil fecho como alfiler e mésale el colodrillo, e calienta aquel verdugo e dale tres votones con él entre la caveça e el pescueço, donde se juntan, e después úntalo con aceite, e sanará.
  6. Acepción en desuso
  7. s. m. Arma blanca larga y especialmente estrecha con la que solo se puede herir de punta.
    docs. (1433-2014) 18 ejemplos:
    • c1422-1433 Guadalfajara Trad Biblia Alba I [1920-1922] Esp (CDH )

      Por quanto dize aqui: sy has de dezir como me mates, e non dixo: piensas me matar como mataste al egipçiano, notan de aqui que lo mato con cosa que dixo por la boca, conuiene saber: con el semaforas, que es vn nonbre santo de Dios que llaman inefabile. E non te marauilles en que dixo matar, con dezir que ya fallamos que Ysayas dixo por el Mexias: e ferira al malo con el verdugo de su boca, etc.

    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Estoque muy delgado.
    • c1422-1433 Guadalfajara Trad Biblia Alba I [1920-1922] Esp (CDH )

      Por quanto dize aqui: sy has de dezir como me mates, e non dixo: piensas me matar como mataste al egipçiano, notan de aqui que lo mato con cosa que dixo por la boca, conuiene saber: con el semaforas, que es vn nonbre santo de Dios que llaman inefabile. E non te marauilles en que dixo matar, con dezir que ya fallamos que Ysayas dixo por el Mexias: e ferira al malo con el verdugo de su boca, etc.

    • 1498 Anónimo Historia Enrique [1995] Esp (CDH )
      Y traía dentro en el bordón un verdugo de espada y pensó qué haría, y dixo en su coraçón: «Señor Dios, acórreme con tu merced, que más vale que me sufra que no que pierda aquí el ánima y el cuerpo».
    • 1503 Grizio, G. Libro cosas alcáçares Segovia [1943] Fol. XVI (p. 100) Datos HArte español, III (Inventarios Reales) Esp (BD)
      Otra espada verdugo con vn lomo por medio e de cada parte vna florezica de cobre el pomo e cruz de hierro açecalado.
    • 1553 Anónimo Biblia Ferrara p. 319 Esp (BD)
      No viedes de moço castigo: aun que lo fieras con verdugo no morira.
    • 1592 Eguiluz, M. Milicia, discurso, regla militar fol. 29 Esp (BD)
      No se debe consentir en la infantería se traygan espadas largas, sino de buena medida, ni verdugos estrechos, mata amigos, que no son buenos para otra cosa, sino que sean cortadoras [...].
    • 1600 Vargas Machuca, B. LExercicios gineta [1600] fol. 46v Esp (CDH )
      aunque en esto cada vno siga lo que mejor le pareciere, que para mi yo tengo por mejor espada de la cinta en sus tiros, como no sea verdugo, sino algo ancha, tiessa y ligera, por lo mejor que con ella se alcança las heridas, y se sustenta mas en la mano sin cansalla:
    • 1580-a1627 Góngora Argote, L. Romances [1998] 401 Esp (CDH )
      / En esto llegó el tardón, / que la ronda lo detuvo / sobre quitalle el que fue, / aun envainado, verdugo.
    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      VERDUGO. Llaman á una especie de estoque mui delgado. Lar. Ensvs angustior.
    • 1822 Fdz Mancheño, J. DiccMilitar p. 360 Esp (BD)
      Verdugo. Especie de estoque muy delgado, que mas comunmente se llama verduguillo.
    • 1872 Cárdenas, F. (dir.) / Pacheco, J.F. (dir.) / Torre Mendoza, L. (dir.) Documentos inéditos América Oceanía, XVIII p. 50 (BD)
      Don Phelipe, por la gracia de Dios &.ª A Vos el nuestro Presidente e oydores de la Audiencia Real [...], salud y gracia: sepades que Nos siendo ynformados que en estos Reynos se trayan espadas, verdugos y estoques muy largos, y que se seguian dello muchos yncombinientes, muertes y heridas de hombres, para rremedio de lo susodicho Mandamos dar y dimos vna nuestra carta y prouision Real [...].
    • 1886 Puiggarí Llobet, J. Iconografía traje [2002] 198 Esp (CDH )
      mas los cuerpos escogidos de la guardia, usaban corazas de tazuela o halecretes y celadas de penacho, y por armas, alabarda, pica, ballesta y verdugo o gran florete, contando cada cuerpo con sus pífanos y gruesos atambores.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Estoque muy delgado.
    • c1422-1433 Guadalfajara Trad Biblia Alba I [1920-1922] Esp (CDH )

      Por quanto dize aqui: sy has de dezir como me mates, e non dixo: piensas me matar como mataste al egipçiano, notan de aqui que lo mato con cosa que dixo por la boca, conuiene saber: con el semaforas, que es vn nonbre santo de Dios que llaman inefabile. E non te marauilles en que dixo matar, con dezir que ya fallamos que Ysayas dixo por el Mexias: e ferira al malo con el verdugo de su boca, etc.

    • 1498 Anónimo Historia Enrique [1995] Esp (CDH )
      Y traía dentro en el bordón un verdugo de espada y pensó qué haría, y dixo en su coraçón: «Señor Dios, acórreme con tu merced, que más vale que me sufra que no que pierda aquí el ánima y el cuerpo».
    • 1503 Grizio, G. Libro cosas alcáçares Segovia [1943] Fol. XVI (p. 100) Datos HArte español, III (Inventarios Reales) Esp (BD)
      Otra espada verdugo con vn lomo por medio e de cada parte vna florezica de cobre el pomo e cruz de hierro açecalado.
    • 1503 Grizio, G. Libro cosas alcáçares Segovia [1943] Fol. XVI (p. 100) Datos HArte español, III (Inventarios Reales) Esp (BD)
      Vn verdugo espada con su vayna con vnas letras por la canal el pomo e cruz dorado e el puño de oro hilado y la vayna es de terçiopelo negro.
    • 1553 Anónimo Biblia Ferrara p. 319 Esp (BD)
      No viedes de moço castigo: aun que lo fieras con verdugo no morira.
    • 1592 Eguiluz, M. Milicia, discurso, regla militar fol. 29 Esp (BD)
      No se debe consentir en la infantería se traygan espadas largas, sino de buena medida, ni verdugos estrechos, mata amigos, que no son buenos para otra cosa, sino que sean cortadoras [...].
    • 1600 Vargas Machuca, B. LExercicios gineta [1600] fol. 46v Esp (CDH )
      aunque en esto cada vno siga lo que mejor le pareciere, que para mi yo tengo por mejor espada de la cinta en sus tiros, como no sea verdugo, sino algo ancha, tiessa y ligera, por lo mejor que con ella se alcança las heridas, y se sustenta mas en la mano sin cansalla:
    • c1600 Anónimo Relatos moriscos [1982] Esp (CDH )
      Ya sabes ke un día, estando a kaballo en tu kamella i tu verdugo en tu mano, viniendo de la batalla de Çalaçil, viniendo yo al cabo de la çaga ke me kansé, me firís kon tu verdugo diziéndome: — ¡Ya 'Ukasa!, anda, ke akosigas a la jente.
    • 1604 Palet, J. DiccLengEspFranc Esp (NTLLE)
      verdugo, espee estroite, estoc.
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      Verdugo, estoque angosto y alomado.
    • 1612 Inca Garcilaso Historia Perú Pe (CORDIAM)
      El Nidos yua tras el, dando vozes muera el traydor que huye, quando estuuieron buen trecho apartados de Gonçalo Piçarro, reboluiò el Siluestre sobre el; y le dio vn cintarazo con vn mal verdugo que lleuaua, que auia quitado a vn negro en la batalla, por auer quebrado en ella dos espadas que lleuaua, vna ceñida y otra colgada al arzon, que desta manera entrauan los buenos soldados en las batallas en aquellos tiempos con armas dobladas.
    • 1614 Vega Carpio, F. L. Rimas sacras [2003] 420 Esp (CDH )
      / Mas, ¿cómo podrá dormir?, / que ya la mano siniestra / le clava un fiero verdugo; / nervios y ternillas suenan.
    • 1580-a1627 Góngora Argote, L. Romances [1998] 401 Esp (CDH )
      / En esto llegó el tardón, / que la ronda lo detuvo / sobre quitalle el que fue, / aun envainado, verdugo.
    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      VERDUGO. Llaman á una especie de estoque mui delgado. Lar. Ensvs angustior.
    • 1822 Fdz Mancheño, J. DiccMilitar p. 360 Esp (BD)
      Verdugo. Especie de estoque muy delgado, que mas comunmente se llama verduguillo.
    • 1872 Cárdenas, F. (dir.) / Pacheco, J.F. (dir.) / Torre Mendoza, L. (dir.) Documentos inéditos América Oceanía, XVIII p. 50 (BD)
      Don Phelipe, por la gracia de Dios &.ª A Vos el nuestro Presidente e oydores de la Audiencia Real [...], salud y gracia: sepades que Nos siendo ynformados que en estos Reynos se trayan espadas, verdugos y estoques muy largos, y que se seguian dello muchos yncombinientes, muertes y heridas de hombres, para rremedio de lo susodicho Mandamos dar y dimos vna nuestra carta y prouision Real [...].
    • 1886 Puiggarí Llobet, J. Iconografía traje [2002] 198 Esp (CDH )
      mas los cuerpos escogidos de la guardia, usaban corazas de tazuela o halecretes y celadas de penacho, y por armas, alabarda, pica, ballesta y verdugo o gran florete, contando cada cuerpo con sus pífanos y gruesos atambores.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Estoque muy delgado.
  8. Acepción en desuso
  9. s. m. Adorno en forma de aro que se coloca en los dedos de la mano, generalmente hecho de metales y piedras preciosas.
    docs. (1441-2001) 8 ejemplos:
    • 1441 Anónimo Inventario bienes López de Ayala Documentos familia Ayala Esp (CDH )

      — una bochetilla de plata en que esta algalía que le dio la reina. En el dicho cofrecillo están también una arquilla chiquita en que estaban dos joyeles (en uno hay una perla, un zafir, una esmeralda y un balax, y en el otro hay tres perlas y un rubí) los cuales me dio Diego López cuando me desposé;

      — un verdugo de oro en que está un rubí;
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      verdugo [...] m. Aro de sortija.
    • 1441 Anónimo Inventario bienes López de Ayala Documentos familia Ayala Esp (CDH )

      — una bochetilla de plata en que esta algalía que le dio la reina. En el dicho cofrecillo están también una arquilla chiquita en que estaban dos joyeles (en uno hay una perla, un zafir, una esmeralda y un balax, y en el otro hay tres perlas y un rubí) los cuales me dio Diego López cuando me desposé;

      — un verdugo de oro en que está un rubí;
    • 1559 Guevara, A. Primera parte Monte Calvario fol. 11r Esp (BD)
      Era pues la composicion de la corona, de vnos iuncos marinos que estauan secos e duros e agudos, de los quales hizieron vn verdugo retorcido e apretado, poniendo por orden de contraposicion, las pungentes espinas, el qual assentaron luego a Christo sobre su cabeça, a manera de corona, o de pascual guirnalda.
    • c1587 Anónimo Leyenda doncella Carcayona [2000] 469 Esp (CDH )
      . Y ponerle han una [corona] en la cabeza que tiene setenta rincones; en cada rincón, una [piedra] preciosa que relumbra tres jornadas , y su cara como la luna. Y en su mano un verdugo. Y sobre su persona setenta coberturas de seda y brocado de diversas [maneras y] colores.
    • 1589 Pineda, J. Diálogos Agricultura cristiana [1963-1964] Esp (CDH )
      y para hablar de las gemas inquiere de quién comenzó el traerlas en los anillos, y resuélvese que de Prometeo, cuando estuvo reatado entre los peñascos del monte Cáucaso, el cual después guarneció una pedrezuela en un verdugo de hierro para memoria de su reatamiento, y púsosela en el dedo; y otros, que lo juzgaron a gentileza, lo usaron después, hasta llegar la golosina a traer lastimados los dedos con sortijas de diversos metales.
    • 1613 Anónimo Inventario Andrés Río Esp (CorLexIn)
      Un berdugo de plata con ocho piezas e vn joyel.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      VERDUGO. ant. Anillo de metal que se pone en las orejas o sirve de sortija. Circulus, annulus metallicus.
    • 1899 RAE DRAE 13.ª ed. (NTLLE)
      Verdugo. [...] m. [...] Aro de sortija.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      verdugo [...] m. Aro de sortija.
  10. s. m. Aro de un material flexible y forrado con tela que se cose a la falda para darle forma acampanada. Se usa en plural.
    docs. (1491-1962) 11 ejemplos:
    • 1477-1491 Anónimo Cuentas GBaeza [1955] Esp (CDH )
      A doña Juana de Mendoça, camarera mayor de la señora prinçesa, quatro varas de damasco blanco para tyras e verdugos de un brial de terçiopelo carmesy, que costo, a 700 mrs. la vara, 2.800 mrs.
    • 1962 Bernís, C. Indumentaria tiempos Carlos V. Estudio p. 108 Esp (BD)
      VERDUGOS.- Prim. Doc. 1477 (7). Aros de una materia algo rígida que se cosían en las faldas para armarlas y darles forma acampanada. Los aros se forraban con tela que por lo general era de diferente color o clase que la de la falda a que iban cosidos (figs. 89, 90, 94, 98, 139, 143). Sobre la historia de esta invención española y su difusión en la Europa del siglo XVI, he tratado ampliamente en mi artículo Modas medievales españolas en el Renacimiento europeo (204).
    • 1477-1491 Anónimo Cuentas GBaeza [1955] Esp (CDH )
      A doña Juana de Mendoça, camarera mayor de la señora prinçesa, quatro varas de damasco blanco para tyras e verdugos de un brial de terçiopelo carmesy, que costo, a 700 mrs. la vara, 2.800 mrs.
    • 1477-1491 Anónimo Cuentas GBaeza [1955] Esp (CDH )
      vna vara de damasco blanco para verdugos, 700 mrs.; vn pedaço de brocado para vn cos, 300 mrs.,; e vna onça de oro de orilla e otra de argenteria e otras cosas menudas, 1.235 mrs., que son todos 4835 mrs. e medio.
    • 1477-1491 Anónimo Cuentas GBaeza [1955] Esp (CDH )
      Quatro varas de damasco para verdugos e tyras de vna faldrilla de terçiopelo verde, a 700 mrs. la vara, 2.800 mrs.
    • 1546 Anónimo Documento Puebla Mx (Boyd-Bowman)
      un verdugado de fisteda leonado, con verdugos de rraso negro
    • 1523-1551 Anónimo Repertorio premáticas [1999] Esp (CDH )
      Y, ansimismo, permitimos y avemos por bien que las mugeres puedan traer verdugados de seda o de paño, con los verdugos de seda que quisieren.
    • 1564 Anónimo Declaración premática vestidos (FG)
      Declaramos, que las dichas cuchilladas no se puedan echar, ni aforrar en la dicha vayeta, ni se puedan echar ribetes a manera de verdugos por de dentro, ni hilos de alambre, ni engomar la seda.
    • c1580 Tamariz, C. Novelas [1974] 106 Esp (CDH )
      / »Las rayas que dexaren en la seda / los verdugos que agora an de quitarse, / no serán de tal suerte que no pueda / la falta fácilmente remediarse.
    • 1638 Anónimo Carta de dote de Gabriel Bocángel a Eugenia Bolero Documentos de la casa Bocangelina (1562-1710) Esp (CDH )
      vn verdugado de rraso de la china de colores con verdugos de terciopelo tasado en veynte ducados.
    • 1962 Bernís, C. Indumentaria tiempos Carlos V. Estudio - Esp (BD)
      La cintura ya no se marcaba en su sitio natural, sino que el talle se alargaba artificialmente, haciendo que el cuerpo de la saya se uniese a la falda formando un pronunciado pico. La reaparición de los verdugos daba rigidez y forma acampanada a la mitad inferior del cuerpo.
    • 1477-1491 Anónimo Cuentas GBaeza [1955] Esp (CDH )
      A doña Juana de Mendoça, camarera mayor de la señora prinçesa, quatro varas de damasco blanco para tyras e verdugos de un brial de terçiopelo carmesy, que costo, a 700 mrs. la vara, 2.800 mrs.
    • 1477-1491 Anónimo Cuentas GBaeza [1955] Esp (CDH )
      vna vara de damasco blanco para verdugos, 700 mrs.; vn pedaço de brocado para vn cos, 300 mrs.,; e vna onça de oro de orilla e otra de argenteria e otras cosas menudas, 1.235 mrs., que son todos 4835 mrs. e medio.
    • 1477-1491 Anónimo Cuentas GBaeza [1955] Esp (CDH )
      Quatro varas de damasco para verdugos e tyras de vna faldrilla de terçiopelo verde, a 700 mrs. la vara, 2.800 mrs.
    • 1546 Anónimo Documento Puebla Mx (Boyd-Bowman)
      un verdugado de fisteda leonado, con verdugos de rraso negro
    • 1523-1551 Anónimo Repertorio premáticas [1999] Esp (CDH )
      Y, ansimismo, permitimos y avemos por bien que las mugeres puedan traer verdugados de seda o de paño, con los verdugos de seda que quisieren.
    • 1564 Anónimo Declaración premática vestidos (FG)
      Declaramos, que las dichas cuchilladas no se puedan echar, ni aforrar en la dicha vayeta, ni se puedan echar ribetes a manera de verdugos por de dentro, ni hilos de alambre, ni engomar la seda.
    • c1580 Tamariz, C. Novelas [1974] 106 Esp (CDH )
      / »Las rayas que dexaren en la seda / los verdugos que agora an de quitarse, / no serán de tal suerte que no pueda / la falta fácilmente remediarse.
    • 1635-1638 Jiménez Patón, B. Reforma trajes [2004] Reforma trajes Esp (CDH )
      Aquellas varillas se llamaron verdugos, y por ellas el ávito que por ellas se compone, y de allí conjugándose el vocablo por constar de muchas varillas o verdugos se llamaron verdugados, nombre con que les avían nombrado hasta aora, que salen con añadiduras y con disfraçados nombres nuevos, porque a la nueva invención siempre se da nombre nuevo.
    • 1638 Anónimo Carta de dote de Gabriel Bocángel a Eugenia Bolero Documentos de la casa Bocangelina (1562-1710) Esp (CDH )
      vn verdugado de rraso de la china de colores con verdugos de terciopelo tasado en veynte ducados.
    • 1962 Bernís, C. Indumentaria tiempos Carlos V. Estudio - Esp (BD)
      La cintura ya no se marcaba en su sitio natural, sino que el talle se alargaba artificialmente, haciendo que el cuerpo de la saya se uniese a la falda formando un pronunciado pico. La reaparición de los verdugos daba rigidez y forma acampanada a la mitad inferior del cuerpo.
    • 1962 Bernís, C. Indumentaria tiempos Carlos V. Estudio p. 108 Esp (BD)
      VERDUGOS.- Prim. Doc. 1477 (7). Aros de una materia algo rígida que se cosían en las faldas para armarlas y darles forma acampanada. Los aros se forraban con tela que por lo general era de diferente color o clase que la de la falda a que iban cosidos (figs. 89, 90, 94, 98, 139, 143). Sobre la historia de esta invención española y su difusión en la Europa del siglo XVI, he tratado ampliamente en mi artículo Modas medievales españolas en el Renacimiento europeo (204).
  11. Acepción en desuso
  12. s. m. Arq. Artes. Adorno convexo de forma semicircular.
    docs. (1493-2014) 14 ejemplos:
    • 1493 Anónimo Retablo Seo Tarazona Documentos relativos a la pintura en Aragón durante el siglo XV (1492-1499) Esp (CDH )
      Item, es condicion que la maçoneria del dicho retablo se aya de dorar de oro fino, y de las polseras las fullas y verdugos, et los canyos de los angeles, de plata fina, et los cabellos et armas de oro muy fino, segant esta en el sobredicho retablo de Todos Santos.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Arq. Moldura convexa de perfil semicircular.
    • 1493 Anónimo Retablo Seo Tarazona Documentos relativos a la pintura en Aragón durante el siglo XV (1492-1499) Esp (CDH )
      Item, es condicion que la maçoneria del dicho retablo se aya de dorar de oro fino, y de las polseras las fullas y verdugos, et los canyos de los angeles, de plata fina, et los cabellos et armas de oro muy fino, segant esta en el sobredicho retablo de Todos Santos.
    • 1538 Anónimo Inventario Sancha Guzmán Docs Garcilaso Vega Esp (CDH )
      Vn cantaro blanco con unos berdugos berdes e su pico, veinte marauedis... xx
    • a1545 Anónimo Inventario Juana la Loca [1943] p. 267 Datos HArte español, III Esp (BD)
      hazese cargo a los dicho Diego de rribera e Alonso de rribera su hijo de vn chapiron de terçiopelo negro en que estan puesots XXXII pieças de oro de hechura de vnos rretulos de filegrana sobrepuestos a los cabos verduguito de esmalte blanco e rrosicler [...].
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 262v Perú (CDH )
      Gigantes dizen que uvo en tiempos antiguos, cuyas estatuas halló Francisco Piçarro en Puerto Viejo y diez o doze años después se hallaron no muy lexos de Trugillo grandíssimos huessos y calavernas con dientes de tres dedos en gordo y quatro en largo, que tenían un verdugo por de fuera y estavan negros; lo qual confirmó la memoria que d'ellos anda entre los hombres de la costa.
    • 1573 Villalpando, F. Trad Tercer libro arquitectura Serlio fol. 8 Esp (BD)
      [...] las quales Basas fueron hechas con excelente juyzio, porque por ser lexos de la vista de donde se pueden mirar, tienen solamente un estragalo que es el verdugo de en medio en lugar de dos; por que si fueran dos hizieran la obra muy menuda y confusa.
    • 1611 Anónimo Ordenanzas Málaga p. 105 Esp (BD)
      [...] esta dicha arca baya con su embasamiento donde al arca se encargue dentro delas cejas del dicho baso, y las esquinas del dicho baso delanteras sean enlazadas de mallete de castillete como la de esquinas del arca, y en los dichos cortes de las cejas eche vna media moldura toda alrededor de vn berdugo e de vn desban, e que este dicho baso derrame por baco vn poco porque haga detalle de alarco [...]
    • 1736 San Nicolás, L. Arte y uso arquitectura II p. 31 Esp (BD)
      Las otras dos tercias partes, que restan, han de ser repartidas en quatro partes: vna de ellas será para el toro, que acá llamamos berdugo ó bocel, que es el de encima, y las tres partes que quedan han de ser repartidas en dos partes iguales, y la vna de ellas el toro, ó bocel, ó berdugo baxo, que tambien se llama baston; y la otra parte se dará al trochilo, que acá llamamos desban; del qual se han de hacer siete partes: vna será para el filete de encima: y otra parte el de abaxo, y las cinco para el mismo desban.
    • 1876 Mariátegui, E. Glosario arquitectura [1876] Esp (BD)
      VERDUGO. Moldura convexa de perfil semicircular.
    • 1919 Gmz Moreno, M. Iglesias mozárabes p. 407 Esp (BD)
      VERDUGO. Cinta saliente, como baquetón.
    • 1970 RAE DRAE 19.ª ed. (NTLLE)
      verdugo. [...] m. [...] Moldura convexa de perfil semicircular.
    • 1982 Morales Marín, J. L. Dicc Términos artísticos [1982] Esp (FG)
      verdugo [...] m. Moldura convexa de sección semicircular.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Arq. Moldura convexa de perfil semicircular.
    • 1493 Anónimo Retablo Seo Tarazona Documentos relativos a la pintura en Aragón durante el siglo XV (1492-1499) Esp (CDH )
      Item, es condicion que la maçoneria del dicho retablo se aya de dorar de oro fino, y de las polseras las fullas y verdugos, et los canyos de los angeles, de plata fina, et los cabellos et armas de oro muy fino, segant esta en el sobredicho retablo de Todos Santos.
    • 1538 Anónimo Inventario Sancha Guzmán Docs Garcilaso Vega Esp (CDH )
      Vn cantaro blanco con unos berdugos berdes e su pico, veinte marauedis... xx
    • a1545 Anónimo Inventario Juana la Loca [1943] p. 267 Datos HArte español, III Esp (BD)
      hazese cargo a los dicho Diego de rribera e Alonso de rribera su hijo de vn chapiron de terçiopelo negro en que estan puesots XXXII pieças de oro de hechura de vnos rretulos de filegrana sobrepuestos a los cabos verduguito de esmalte blanco e rrosicler [...].
    • 1554 Lpz Gómara, F. HNatural Indias I [2000] fol. 262v Perú (CDH )
      Gigantes dizen que uvo en tiempos antiguos, cuyas estatuas halló Francisco Piçarro en Puerto Viejo y diez o doze años después se hallaron no muy lexos de Trugillo grandíssimos huessos y calavernas con dientes de tres dedos en gordo y quatro en largo, que tenían un verdugo por de fuera y estavan negros; lo qual confirmó la memoria que d'ellos anda entre los hombres de la costa.
    • 1573 Villalpando, F. Trad Tercer libro arquitectura Serlio fol. 8 Esp (BD)
      [...] las quales Basas fueron hechas con excelente juyzio, porque por ser lexos de la vista de donde se pueden mirar, tienen solamente un estragalo que es el verdugo de en medio en lugar de dos; por que si fueran dos hizieran la obra muy menuda y confusa.
    • 1580 Anónimo Escritura pórtico Remedio Documentos de los conventos de Guadalajara Esp (CDH )
      Ansimysmo se á de hazer al largo de la lonxa dos o tres gradas como fuera menester para la suvida de la dha lonxa, las quales án de llevar un verdugo con un filete bolado haçia la parte de fuera, muy bien labrado a boca de escoda.
    • 1582 Urrea, M. Trad Arquitectura Vitruvio [2000] Esp (CDH )

      Anillos: los verdugos que rodean el capitel son como media caña.

    • 1611 Anónimo Ordenanzas Málaga p. 105 Esp (BD)
      [...] esta dicha arca baya con su embasamiento donde al arca se encargue dentro delas cejas del dicho baso, y las esquinas del dicho baso delanteras sean enlazadas de mallete de castillete como la de esquinas del arca, y en los dichos cortes de las cejas eche vna media moldura toda alrededor de vn berdugo e de vn desban, e que este dicho baso derrame por baco vn poco porque haga detalle de alarco [...]
    • 1736 San Nicolás, L. Arte y uso arquitectura II p. 31 Esp (BD)
      Las otras dos tercias partes, que restan, han de ser repartidas en quatro partes: vna de ellas será para el toro, que acá llamamos berdugo ó bocel, que es el de encima, y las tres partes que quedan han de ser repartidas en dos partes iguales, y la vna de ellas el toro, ó bocel, ó berdugo baxo, que tambien se llama baston; y la otra parte se dará al trochilo, que acá llamamos desban; del qual se han de hacer siete partes: vna será para el filete de encima: y otra parte el de abaxo, y las cinco para el mismo desban.
    • 1876 Mariátegui, E. Glosario arquitectura [1876] Esp (BD)
      VERDUGO. Moldura convexa de perfil semicircular.
    • 1919 Gmz Moreno, M. Iglesias mozárabes p. 407 Esp (BD)
      VERDUGO. Cinta saliente, como baquetón.
    • 1970 RAE DRAE 19.ª ed. (NTLLE)
      verdugo. [...] m. [...] Moldura convexa de perfil semicircular.
    • 1982 Morales Marín, J. L. Dicc Términos artísticos [1982] Esp (FG)
      verdugo [...] m. Moldura convexa de sección semicircular.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Arq. Moldura convexa de perfil semicircular.
  13. 6⟶metonimia
    s. m. pl. Prenda interior formada por verdugos que se colocaba bajo la falda para ahuecarla.
    Sinónimos: verdugada; verdugado
    docs. (1496-2014) 9 ejemplos:
    • 1477-1496 Talavera, Fr. H. De vestir y de calzar [1911] Esp (CDH )
      Demuestra por doce razones que aquel traje descomulgado de caderas y de verdugos es muy malo, é por consiguiente muy devidamente reprobado y vedado; y aquí toca de los afeites, cuándo son pecado venial y cuándo pecado mortal.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Vestidura armada o rígida que se ponía debajo de las basquiñas para ahuecarlas.
    • 1477-1496 Talavera, Fr. H. De vestir y de calzar [1911] Esp (CDH )
      Demuestra por doce razones que aquel traje descomulgado de caderas y de verdugos es muy malo, é por consiguiente muy devidamente reprobado y vedado; y aquí toca de los afeites, cuándo son pecado venial y cuándo pecado mortal.
    • 1635-1638 Jiménez Patón, B. Reforma trajes [2004] Reforma trajes Esp (CDH )
      Para cuya intelligencia se deve advertir que el traxe a quien llama verdugos y caderas era el mismo que oy llaman guarda infantes, con alguna diferencia de los que llamaron verdugados.
    • 1846 Salvá, V. NDiccLengCast (NTLLE)
      VERDUGO. m. [...] ant. Especie de guardainfante ó de vestido muy hueco que usaban las señoras.
    • 1870 Navarro, C. Trad Historia prostitución, II p. 604 Esp (BD)
      Los verdugos servian tambien para ocultar la preñéz por espacio de cinco ó seis meses y conservar á la mujer encinta la apariencia de un talle gracioso y fino.
    • 1886 Puiggarí Llobet, J. Iconografía traje [2002] 179 Esp (CDH )
      Calzan chapines castellanos y valencianos, para cuya elevación no hay bastantes corchos. Su mayor exceso es el de los verdugos y caderas, invención de Valladolid, con que parecen campanas, fingiendo lo que no son.
    • 1923 Anónimo (Heliana) Mujer Prado. Princesas Sánchez Coello [01-02-1923] p. 31 Elegancias (Madrid) Esp (HD)
      Sánchez Coello no conoce la fantasía desbordante, voluptuosa de la Moda en los comienzos del siglo XVI. Subsisten los verdugos y caderas de invención vallisoletana y los chapines de Castilla y de Valencia, las camisas cabeadas áureamente, las gorgueras y corpiños; [...].
    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
      VERDUGO. [...] m. [...] Verdugado [| Vestidura que las mujeres usaban debajo de las basquiñas, para ahuecarlas]
    • 1970 RAE DRAE 19.ª ed. (NTLLE)
      verdugo. [...] m. [...] Vestidura armada o rígida que se ponía debajo de las basquiñas para ahuecarlas.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Vestidura armada o rígida que se ponía debajo de las basquiñas para ahuecarlas.
  14. Acepción en desuso
  15. s. m. Vet. Lesión de la piel producida con una vara de metal candente para tratar diversas enfermedades.
    Sinónimo: verdugada
    docs. (1500-1629) 2 ejemplos:
    • c1500 Alvz Salamiellas, J. Libro menescalcia fol. 32r Esp (BD)
      Et tomat vna lanceta fecha assi et forador el cuero sano fasta que salgua aquella agua que yase dentro. Et quando fuere sallida por manera que non y finque nada tomar dos fierros bien calientes fechos en este semblant et dar tres verdugos assi como pie de gallina el de medio que vaya por la boca de la ferida por do sallit el agua et los otros dos que vayen de cuesta por manera que tomen la vixjgua en medio.
    • 1588 Lpz Zamora, P. LAlbeyteria principio cavallos fol. 73v Esp (BD)
      [...] y quando llegues a trauessar encima del pescuesço los neruios, tendras mas conoscimiento, que ali es mas necessario, cargaras la mano vn poco, tornaras de punta a trauessar los verdugos vnos con otros, darle has quatro hileras de cauterios de fuego todo en largo [...].
      Acepción en desuso
    1. s. Frecuentemente, con el complemento de fuego.
      docs. (1564-1629) 3 ejemplos:
      • 1564 Reina, F. LAlbeitería [1999] Esp (CDH )
        La cura para la tal enfermedad será que el maestro aya información copiosa de la desorden que excessivamente a avido y, tomada esta información, será necessario para su remedio aplicarle toda manera de calor, dándole en el celebro unos verdugos de fuego o botones con unos hierros de labrar sabiamente;
      • 1588 Lpz Zamora, P. LAlbeyteria principio cavallos fol. 73v Esp (BD)
        Con estos auisos labraras el dicho animal de fuego con tus fierros acostumbrados desde la nuca de junto a las orejas atras palmo y medio seys verdugos de fuego vn dedo del vno al otro de trauiessa [...].
      • 1629 Ramírez, B. F. Disc Albeytería [1629] fol. 8 Esp (BD)
        Si continuando estos remedios por espacio de diez dias no hiziere buenas materias, y el agua fuere en aumento, será menester darla tres, o quatro verdugos de fuego y en medio de la llaga vn boton.
  16. Acepción en desuso
  17. s. m. Arq. Fila horizontal de ladrillos que se coloca en un muro de tierra o mampostería.
    docs. (1543-2014) 14 ejemplos:
    • 1605 Sigüenza, J. HOrden San Jerónimo III [1909] 560 Esp (CDH )
      Los claustros del mismo tamaño, la misma materia, la piedra, forma y architectura, pilastrones, fuertes, quadrados, las mismas faxas y verdugos; tres ordenes de suelos y arcos, fuentes de marmol como las otras: parece que esto y aquello salio todo de vna turquesa.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo[...] m. Arq. Hilada horizontal, doble o sencilla, de ladrillo en una fábrica de tierra o mampostería.
    • 1605 Sigüenza, J. HOrden San Jerónimo III [1909] 560 Esp (CDH )
      Los claustros del mismo tamaño, la misma materia, la piedra, forma y architectura, pilastrones, fuertes, quadrados, las mismas faxas y verdugos; tres ordenes de suelos y arcos, fuentes de marmol como las otras: parece que esto y aquello salio todo de vna turquesa.
    • 1681 García, S. Compendio Architectura Simetría Templos fol. 136 Esp (BD)
      Esta dicha obra será recojida, en lo vltimo delas paredes, sobre 4. pechinas, y se çerrarán las dos terçias partes de elhueco, porlaparte de adentro, yrá llano y por fuera, con sus cartones, para recojer las colunas y reçiuirlas, y por los intrebalos, llevará vnos berdugos, que treslapen sobre la interior ylada [...].
    • 1783 Bails, B. Elementos de matemática, IX, I p. 210 Esp (BD)
      Tambien se hace mampostería con pilares de ladrillos; y fuera de ser fuerte, es muy vistoso, labrando pilares á trechos por una misma altura, y el caxon ó historia, que nosotros llamamos, hacen de mampostería, como está dicho, y encima de cada altura se echan dos hiladas de ladrillo, que comunmente llaman verdugos, y estos hacen más fuerte la obra, porque como el pilar es distinto cuerpo de la mampostería, estas hiladas hacen que sea todo un cuerpo, travando uno con otro.
    • 1783 Bails, B. Elementos de matemática, IX, I p. 210 Esp (BD)
      Tambien puedes entre estos pilares echar tapias de tierra, y yendo bien sazonada, es muy buen edificio, echando sus verdugos como está dicho [...].
    • 1788 Rejón Silva, D. A. Diccionario de las nobles artes p. 211 Esp (BD)
      VERDUGOS. s. m. p. A. Las hiladas de ladrillo que se ponen sobre los caxones ó historias de mamposteria ó tierra en una pared [...]
    • 1792 Valzania, F. A. Arquitectura [1792] p. 30 Esp (BD)
      [...] sin embargo, por ser dificil que las paredes de esta clase queden tan bien enlazadas como es debido, suele ser conveniente á cada tres pies de altura atarlas con iladas de sillería ó de ladrillo, que se llaman verdugos.
    • 1848 Matallana, M. Voc Arquitectura civil p. 267 Esp (BD)
      VERDUGO = Cualquier hilada de ladrillos que se pone horizontalmente en una fábrica de mampostería o tierra de trecho en trecho.
    • 1859 Espinosa, P. C. Manual construcciones p. 345 (BD)
      Verdugo.- Verduguillo.- Marlota.- Hilada horizontal de ladrillo, interpuesta entre los cajones de tapias ó de mamposteria ordinaria.
    • 1879 Marcos Bausá, R. Manual del albañil p. 174 Esp (BD)
      En las tapias construidas con machos de ladrillo y verdugos, se hacen albardillas de fábrica del mismo material, baldosas ó tejas [...].
    • 1885 Fdz Castro, M. et alii Terremotos p. 94 Esp (BD)
      En las edificaciones de carácter general, como puede denominarse las iglesias, si bien la construcción es algo más esmerada, adolece de otro vicio radical para el caso de un terremoto, que consiste en ser de fábrica mixta, es decir, que mientras los ángulos, machos y verdugos son de ladrillo, se forma el resto con cajones del tapial ó de mamposteria, y la obra queda sin trabazón verdadera entre sus diversas partes [...].
    • 1955 Zurita Ruiz, J. DiccConstrucción Esp (FG)
      VERDUGO. Hilada de ladrillo que se pone horizontalmente en una fábrica de mampostería o tierra.
    • 1969 Bassegoda Musté, B. Trad Dicc Edificación, Barbier, Cadiergues, Stoskopf y Flitz Esp (FG)
      verdugo: hilada horizontal de ladrillo, para enrasar una fábrica de tapial o de mampostería.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo[...] m. Arq. Hilada horizontal, doble o sencilla, de ladrillo en una fábrica de tierra o mampostería.
    • 1605 Sigüenza, J. HOrden San Jerónimo III [1909] 560 Esp (CDH )
      Los claustros del mismo tamaño, la misma materia, la piedra, forma y architectura, pilastrones, fuertes, quadrados, las mismas faxas y verdugos; tres ordenes de suelos y arcos, fuentes de marmol como las otras: parece que esto y aquello salio todo de vna turquesa.
    • 1681 García, S. Compendio Architectura Simetría Templos fol. 136 Esp (BD)
      Esta dicha obra será recojida, en lo vltimo delas paredes, sobre 4. pechinas, y se çerrarán las dos terçias partes de elhueco, porlaparte de adentro, yrá llano y por fuera, con sus cartones, para recojer las colunas y reçiuirlas, y por los intrebalos, llevará vnos berdugos, que treslapen sobre la interior ylada [...].
    • 1783 Bails, B. Elementos de matemática, IX, I p. 210 Esp (BD)
      Tambien se hace mampostería con pilares de ladrillos; y fuera de ser fuerte, es muy vistoso, labrando pilares á trechos por una misma altura, y el caxon ó historia, que nosotros llamamos, hacen de mampostería, como está dicho, y encima de cada altura se echan dos hiladas de ladrillo, que comunmente llaman verdugos, y estos hacen más fuerte la obra, porque como el pilar es distinto cuerpo de la mampostería, estas hiladas hacen que sea todo un cuerpo, travando uno con otro.
    • 1783 Bails, B. Elementos de matemática, IX, I p. 210 Esp (BD)
      Tambien puedes entre estos pilares echar tapias de tierra, y yendo bien sazonada, es muy buen edificio, echando sus verdugos como está dicho [...].
    • 1788 Rejón Silva, D. A. Diccionario de las nobles artes p. 211 Esp (BD)
      VERDUGOS. s. m. p. A. Las hiladas de ladrillo que se ponen sobre los caxones ó historias de mamposteria ó tierra en una pared [...]
    • 1792 Valzania, F. A. Arquitectura [1792] p. 30 Esp (BD)
      [...] sin embargo, por ser dificil que las paredes de esta clase queden tan bien enlazadas como es debido, suele ser conveniente á cada tres pies de altura atarlas con iladas de sillería ó de ladrillo, que se llaman verdugos.
    • 1803 RAE DRAE 4.ª ed. (NTLLE)
      VERDUGO. Arq. La hilada de ladrillo que se pone horizontalmente en una fabrica de mamposteria ó tierra. Laterum series in adificiis.
    • 1848 Matallana, M. Voc Arquitectura civil p. 267 Esp (BD)
      VERDUGO = Cualquier hilada de ladrillos que se pone horizontalmente en una fábrica de mampostería o tierra de trecho en trecho.
    • 1859 Espinosa, P. C. Manual construcciones p. 345 (BD)
      Verdugo.- Verduguillo.- Marlota.- Hilada horizontal de ladrillo, interpuesta entre los cajones de tapias ó de mamposteria ordinaria.
    • 1879 Marcos Bausá, R. Manual del albañil p. 174 Esp (BD)
      En las tapias construidas con machos de ladrillo y verdugos, se hacen albardillas de fábrica del mismo material, baldosas ó tejas [...].
    • 1885 Fdz Castro, M. et alii Terremotos p. 94 Esp (BD)
      En las edificaciones de carácter general, como puede denominarse las iglesias, si bien la construcción es algo más esmerada, adolece de otro vicio radical para el caso de un terremoto, que consiste en ser de fábrica mixta, es decir, que mientras los ángulos, machos y verdugos son de ladrillo, se forma el resto con cajones del tapial ó de mamposteria, y la obra queda sin trabazón verdadera entre sus diversas partes [...].
    • 1955 Zurita Ruiz, J. DiccConstrucción Esp (FG)
      VERDUGO. Hilada de ladrillo que se pone horizontalmente en una fábrica de mampostería o tierra.
    • 1969 Bassegoda Musté, B. Trad Dicc Edificación, Barbier, Cadiergues, Stoskopf y Flitz Esp (FG)
      verdugo: hilada horizontal de ladrillo, para enrasar una fábrica de tapial o de mampostería.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo[...] m. Arq. Hilada horizontal, doble o sencilla, de ladrillo en una fábrica de tierra o mampostería.
      Acepción en desuso
    1. s. Frecuentemente, con el complemento de ladrillo.
      docs. (1543-1827) 6 ejemplos:
      • 1543 Anónimo Concierto obra María Pisa p. 124 Tesorero Alonso Gutiérrez y capilla (Anales Historia Arte, vol. 15, p. 87) Esp (BD)
        Otrosy, que toda la obra que se sentare en la dicha sacristia a de venir dende el verdugo de ladrillo que se paresçe abaxo
      • 1827 Villanueva, J. Arte de albañilería ó Instrucciones para los jóvenes que se dediquen a él p. 37 Esp (BD)
        Para mayor seguridad de la mampostería se suelen echar verdugos de ladrillo sobre los enrases á una altura proporcionada, como de dos pies, tres, &c. (I).
      • 1543 Anónimo Concierto obra María Pisa p. 124 Tesorero Alonso Gutiérrez y capilla (Anales Historia Arte, vol. 15, p. 87) Esp (BD)
        Otrosy, que toda la obra que se sentare en la dicha sacristia a de venir dende el verdugo de ladrillo que se paresçe abaxo
      • 1559 Anónimo Condiciones labrar obra y paredes - "Documentación sobre Covarrubias" (Arquitextura, n.º 114, p. 331) Esp (BD)
        yten que del talus ariba an de subir las paredes de cinco piés y medio de grueso hasta el primer entablamento que subirá en alto siete tapias de trés piés cada tapia en alto porque llebe sus rafas de ladrillo en las esquinas de mayor y menor con buenas trabazones y sus verdugos de ladrillo de dos en dos hiladas [...].
      • 1663 Anónimo Visita para obra casas Cavildo Documentos procedentes del archivo provincial de Toledo (1580-1664) Esp (CDH )
        Es condicion que en abiendo asentado este suelo de machones se a de subir la pader y pilares y cajones de piedra entre pilar y pilar con berdugos de ladrillo de bara a bara dejando los guecos para las ventanas a plomo de las lunbreras al alto del suelo primero y estas paderes a la rredonda an de ser por las fachadas de las calles y por la parte del patio a de ser de pies y carreras y zitara de yeso o cal entre pie y pie para mar de las aguas y los pies con sus bassas de piedra dejando el gueco puerta y bentana para el quarto donde se señalare.
      • 1664 Anónimo Memoria para obras casas propias Capilla don Pedro Tenorio Documentos procedentes del archivo provincial de Toledo (1580-1664) Esp (CDH )
        Es condicion que en la sala baja que cae a la calle en el testero que cae al portal se ha de derribar la pared y volverla a haçer metiendo primero un pilar de medio a medio de mayor a menor de ladrillo y cal hasta rrecivir la pared de arriva y para acabar de derrivar los dos lados se a de apuntalar con toda seguridad y desde este pilar a los extremos se a de encajonar de piedra y cal con sus verdugos de ladrillo hasta rrecivir la pared como el pilar, aprentandolo de yesso puro [...].
      • 1754 Ardemans, T. Ordenanzas Madrid p. 65 Esp (BD)
        Suele de ordinario, quando uno de los dos vecinos, que están contiguos, quiere labrar, y necessita cargar sobre la pared medianera, y anda en pretension con el vecino, que la pared se derribe, porque además de está desplomada, es hecha de mala materia, y que se podia hacer de nuevo, con pilares, y verdugos de ladrillo, y tapias de tierra aceradas, con muy buenos cimientos.
      • 1827 Villanueva, J. Arte de albañilería ó Instrucciones para los jóvenes que se dediquen a él p. 37 Esp (BD)
        Para mayor seguridad de la mampostería se suelen echar verdugos de ladrillo sobre los enrases á una altura proporcionada, como de dos pies, tres, &c. (I).
  18. 1⟶metonimia
    s. m. Herida producida por el golpe dado con un verdugo o con otro medio.
    Sinónimo: verdugón
    docs. (1557-2014) 13 ejemplos:
    • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] Esp (CDH )

      Este árbol es uno de los que acá pierden la hoja. Y de la cañafístola salvaje, hay en Tierra Firme mucha, e es cuasi al doble más gruesa de la que yo he comido, y es bien purgativa, e la pebita es como la de la común, e la cáscara del cañuto es más gorda al tres doble de la otra. Quiere parescer garroba en el talle y hechura sobre redondo; tiene lomo e parriga de dos verdugos gruesos pobre redondo, e unas venas por encima, como verdugos, y es muy buena.

    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Roncha larga o señal que levanta el golpe del verdugo (|| azote).
    • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] Esp (CDH )

      Este árbol es uno de los que acá pierden la hoja. Y de la cañafístola salvaje, hay en Tierra Firme mucha, e es cuasi al doble más gruesa de la que yo he comido, y es bien purgativa, e la pebita es como la de la común, e la cáscara del cañuto es más gorda al tres doble de la otra. Quiere parescer garroba en el talle y hechura sobre redondo; tiene lomo e parriga de dos verdugos gruesos pobre redondo, e unas venas por encima, como verdugos, y es muy buena.

    • a1598 Cabrera, A. Consideraciones Evangelios Epìfanía [1906] Esp (CDH )
      Nosotros fuimos los defectuosos y sobre él descargó la disciplina y los cardenales y verdugos que de la aspereza della y dureza con que se dio quedaron señalados en aquellas albísimas carnes, que ni tuvieron ni pudieron tener mota de culpa.
    • 1605 Sigüenza, J. HOrden San Jerónimo III [1909] Esp (CDH )
      Hazia muy duros y fuertes castigos en su carne, disciplinauase con vnos cordeles tan despiadadamente, que leuantaua grandes verdugos y ronchas de sangre en sus espaldas.
    • c1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast (S) [2001] Esp (CDH )
      Dinos tú por qué de las correas blancas y negras con que açotan a los esclavos las manchas y verdugos salen todos de una color? Vale este nombre lo mesmo que iudicium Martis [juicio de Marte] de , Mars, et , iudicium, lis [juicio, pleito].
    • a1657 Moreto, A. "Valiente justiciero" [1657] p. 346 Parte nona comedias escogidas Esp (BD)
      Porque yo / escarmiento en tu cabeça. / Mas ya que el dartele plugo, / vete, y teme la ocasion, / porque de algun coscorron / se suele alçar vn berdugo.
    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      VERDUGO. Se llama tambien la roncha larga, ó señal, que levanta el golpe del azote. Dixose assi, porque antiguamente se daban con verdugos, ó varas. Lat. Vibex, icis.
    • 1888 Pereda, J. M. Montálvez [1888] Esp (CDH )

      Observó que aumentaba la angustia de su pecho, como si se le oprimieran verdugos con ligaduras de acero; que "allá dentro"se formaba algo, como burbuja enorme que se transformaba en oleada de sudor frío, que intentaba subir, y subía; [...].

    • 1991 Gmz Ortín, F. VocNOMurciano Esp (NTLLE)
      verdugo. m. Roncha o señal que levanta el golpe de un látigo.
    • 2006 Martín Campo, A. M. Trad Relatos paranormales, Molto p. 135 Mx (BD)
      En su mejilla izquierda se empezó a formar un verdugazo inflamado y, para nuestro asombro, apareciendo cuatro rasguños en su mano derecha (la misma mano que introdujo en el closet).
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Roncha larga o señal que levanta el golpe del verdugo (|| azote).
    • 1535-1557 Fdz Oviedo, G. HGral Indias [1992] Esp (CDH )

      Este árbol es uno de los que acá pierden la hoja. Y de la cañafístola salvaje, hay en Tierra Firme mucha, e es cuasi al doble más gruesa de la que yo he comido, y es bien purgativa, e la pebita es como la de la común, e la cáscara del cañuto es más gorda al tres doble de la otra. Quiere parescer garroba en el talle y hechura sobre redondo; tiene lomo e parriga de dos verdugos gruesos pobre redondo, e unas venas por encima, como verdugos, y es muy buena.

    • a1598 Cabrera, A. Consideraciones Evangelios Epìfanía [1906] Esp (CDH )
      Nosotros fuimos los defectuosos y sobre él descargó la disciplina y los cardenales y verdugos que de la aspereza della y dureza con que se dio quedaron señalados en aquellas albísimas carnes, que ni tuvieron ni pudieron tener mota de culpa.
    • a1598 Cabrera, A. Consideraciones Evangelios Cuaresma [1906] 415 Esp (CDH )
      El cuerpo que en vuestras virginales entrañas formó el Espíritu Santo lo veréis arado y rompido con llagas, ronchas, cardenales, verdugos; esmaltado con su sangre ya cárdena, ya viva, roja y colorada, ya un poco más denegrida.
    • 1605 Sigüenza, J. HOrden San Jerónimo III [1909] Esp (CDH )
      Hazia muy duros y fuertes castigos en su carne, disciplinauase con vnos cordeles tan despiadadamente, que leuantaua grandes verdugos y ronchas de sangre en sus espaldas.
    • 1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast Esp (NTLLE)
      VERDVGO, la roncha que levanta el açote, o rebenque, porque se alça en alto sobre la demas carne, o porque queda con vna color verde obscura cardena, de donde se dixeron cardenales las señales que quedan.
    • c1611 Covarrubias, S. Tesoro Cast (S) [2001] Esp (CDH )
      Dinos tú por qué de las correas blancas y negras con que açotan a los esclavos las manchas y verdugos salen todos de una color? Vale este nombre lo mesmo que iudicium Martis [juicio de Marte] de , Mars, et , iudicium, lis [juicio, pleito].
    • 1611 Rosal, F. Etimología vocablos lengua castellana Esp (NTLLE)
      Verdugo, propria y primeramente se decía aquello que alza en la carne del golpe de la vara; y así se dice de vara, porque antiguamente los azotes eran de varas. Y de allí Verdugo el que azota y hace estas señales.
    • a1657 Moreto, A. "Valiente justiciero" [1657] p. 346 Parte nona comedias escogidas Esp (BD)
      Porque yo / escarmiento en tu cabeça. / Mas ya que el dartele plugo, / vete, y teme la ocasion, / porque de algun coscorron / se suele alçar vn berdugo.
    • 1739 RAE DiccAutoridades (NTLLE)
      VERDUGO. Se llama tambien la roncha larga, ó señal, que levanta el golpe del azote. Dixose assi, porque antiguamente se daban con verdugos, ó varas. Lat. Vibex, icis.
    • 1888 Pereda, J. M. Montálvez [1888] Esp (CDH )

      Observó que aumentaba la angustia de su pecho, como si se le oprimieran verdugos con ligaduras de acero; que "allá dentro"se formaba algo, como burbuja enorme que se transformaba en oleada de sudor frío, que intentaba subir, y subía; [...].

    • 1991 Gmz Ortín, F. VocNOMurciano Esp (NTLLE)
      verdugo. m. Roncha o señal que levanta el golpe de un látigo.
    • 2006 Martín Campo, A. M. Trad Relatos paranormales, Molto p. 135 Mx (BD)
      En su mejilla izquierda se empezó a formar un verdugazo inflamado y, para nuestro asombro, apareciendo cuatro rasguños en su mano derecha (la misma mano que introdujo en el closet).
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Roncha larga o señal que levanta el golpe del verdugo (|| azote).
  19. Acepción en desuso
  20. s. m. Máquina en forma de rueda dentada que muele la caña de azúcar
    docs. (1653-1661) 2 ejemplos:
    • 1640-1653 Palafox Mendoza, J. Cartas pastorales [1968] México (CDH )
      ¿No véis en los ingenios de azúcar, cómo el humor de la caña dulce y verde se destila con la rueda, que justamente llamáis verdugo, porque la muele, y deshace, y de allí la llevan a las prensas, para que despida de sí todo cuanto humor tuviere, y pasa hasta las calderas de fuego ardiente, adonde le dan el punto y sazón, abrasando, y consumiendo todas viscosidades, y después se pone en moldes de barro, y allí vuelve a purificarse más y más, hasta destilar la miel, que va llena de amargura, y con ella se despiden todas sus imperfecciones, y queda puro, blanco y sabroso el pan de azúcar?
    • 1661 Palafox Mendoza, J. Luz vivos y escarmiento muertos p. 218 Esp (BD)
      No he visto cosa que assi explique esta verdad practicamente, como los ingenios de açucar, en los quales se muele la caña verde en vna rueda de nauajas, ó dientes de hierro, para exprimirle el humor: y a este instrumento llaman verdugo.
  21. s. m. Taurom. Color [del pelaje de una res bovina] con franjas verticales rojizas o negras.
    docs. (1857-2018) 12 ejemplos:
    • 1857 Anónimo "Toros en Barcelona" [11-08-1857] El Enano (Madrid) Esp (HD)
      Colorado verdugo, ojito de perdiz y cornialto, fue el cuarto bicho llamado Verdugo y de la ganadería de Ferrer. El torito de la tarde se proclamó por sus proezas el tal bicho.
    • 2018 Anónimo Toros reseñados corrida concurso [30-09-2018] Aplausos (Valencia): aplausos.es Esp (HD)
      "Buscadero" - Número 25 Nacimiento: Octubre / 2013 Negro chorreado en verdugo, de Pedraza de Yeltes
    • 1857 Anónimo "Toros en Barcelona" [11-08-1857] El Enano (Madrid) Esp (HD)
      Colorado verdugo, ojito de perdiz y cornialto, fue el cuarto bicho llamado Verdugo y de la ganadería de Ferrer. El torito de la tarde se proclamó por sus proezas el tal bicho.
    • 1933 Alcalá Venceslada, A. VocabAndaluz p. 397 Esp (BD)
      verdugo. Chorreado en. -Res vacuna que tiene el pelo salpicado con manchas cárdenas.
    • 1994 Moral, J. A. Ver toros [1996] Esp (CDH )
      Si estas franjas son muy oscuras o negras, y caen sobre una capa de color castaño, se les llama «chorreados en verdugo». Cuando presentan una franja a lo largo de la espina dorsal de distinta tonalidad al resto de la capa, se le conoce por «Listón».
    • 2004 Lumbrera Chico (Jaime Avilés) "Impactan bureles" La Jornada (México D. F.): jornada.com.mex Mx (CORPES)
      Aparicio se las vio con Campechano, negro zaino de 495, ante el cual estuvo despegado y sin transmisión, como se mostraría de nuevo frente al cuarto y último, Pintadito, otro castaño pero chorreado en verdugo, que también tenía un muy buen lado izquierdo y fue muy superior al diestro, que por el solo hecho de matarlo al primer intento, dejando el estoque en buen sitio, fue premiado igualmente con una oreja.
    • 2007 Zabala Serna, V. "Capacidad y empaque Manzanares" ABC (Madrid): abc.es Esp (CORPES)
      Alejandro Talavante dispuso de un descarado toro de nombre "Caradura" y bella pinta de distintas tonalidades (sardo, chorreado en verdugo, salpicado...), que tuvo un galope fantástico. Talavante lo toreó muy a su aire por la mano derecha, pero le bajó más la izquierda, por donde compuso intensos pasajes con largura más que con ajuste.
    • 2018 Anónimo Toros reseñados corrida concurso [30-09-2018] Aplausos (Valencia): aplausos.es Esp (HD)
      "Buscadero" - Número 25 Nacimiento: Octubre / 2013 Negro chorreado en verdugo, de Pedraza de Yeltes
    • 1857 Anónimo "Toros en Barcelona" [11-08-1857] El Enano (Madrid) Esp (HD)
      Colorado verdugo, ojito de perdiz y cornialto, fue el cuarto bicho llamado Verdugo y de la ganadería de Ferrer. El torito de la tarde se proclamó por sus proezas el tal bicho.
    • 1896 Anónimo "Gacetilla: Toros" [06-10-1896] Diario de la Marina (La Habana) Cu (HD)
      El 3º, que era chorreado en verdugo y astiblanco, resultó el toro de la tarde; aguantó diez payazos y dió tres caidas: [...].
    • 1933 Alcalá Venceslada, A. VocabAndaluz p. 397 Esp (BD)
      verdugo. Chorreado en. -Res vacuna que tiene el pelo salpicado con manchas cárdenas.
    • 1942 Santamaría, F. J. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
      VERDUGO. m. [...] En Méjico y Cuba, dícese del color del ganado de pelo colorado con vetas negras.
    • 1960 Cunqueiro, Á. Mocedades Ulises [1970] Esp (CDH )
      Escapó un toro de Creta una vez, corniveleto, chorreado en verdugo. Anduvo abanto por las veranías. En Paros no había vaca alguna, solamente cabras negras. Vinieron seguidas tres buenas cosechas, y los pariotas las agradecieron al toro cretense. El toro visitaba las casas y era obsequiado con rebosantes cuencos de cebada. Comenzaron a verse retozones ternerillos en los pastos de las colinas.
    • 1994 Moral, J. A. Ver toros [1996] Esp (CDH )
      Si estas franjas son muy oscuras o negras, y caen sobre una capa de color castaño, se les llama «chorreados en verdugo». Cuando presentan una franja a lo largo de la espina dorsal de distinta tonalidad al resto de la capa, se le conoce por «Listón».
    • 1995 Prensa El Mundo, 08/08/1995 [1996] Esp (CDH )
      CHORREADO EN VERDUGO.— Fue una pena que en su segundo no cuajara lo que de inicio el toro prometía. El toro, chorreado en verdugo, mulato, listón, hizo una pelea de cierta calidad, apretó con la cabeza abajo, fijo, durmiéndose en el peto. Luego nos engañó a todos. Se rajó sin haber empezado a mostrar nada. Un fiasco.
    • 1995 Prensa El Mundo, 08/08/1995 [1996] Esp (CDH )
      El toro, chorreado en verdugo, mulato, listón, hizo una pelea de cierta calidad, apretó con la cabeza abajo, fijo, durmiéndose en el peto.
    • 1996 Prensa ABC Cultural, 17/05/1996 [1996] Esp (CDH )

      — Oiga usted, señor "aficionao", y esa pinta de toro, ¿cómo se llama?

      — Se llama sardo.

      — Pues yo diría que es berrendo, "salpicao" y "chorreao" en verdugo.
    • 2004 Lumbrera Chico (Jaime Avilés) "Impactan bureles" La Jornada (México D. F.): jornada.com.mex Mx (CORPES)
      Aparicio se las vio con Campechano, negro zaino de 495, ante el cual estuvo despegado y sin transmisión, como se mostraría de nuevo frente al cuarto y último, Pintadito, otro castaño pero chorreado en verdugo, que también tenía un muy buen lado izquierdo y fue muy superior al diestro, que por el solo hecho de matarlo al primer intento, dejando el estoque en buen sitio, fue premiado igualmente con una oreja.
    • 2007 Zabala Serna, V. "Capacidad y empaque Manzanares" ABC (Madrid): abc.es Esp (CORPES)
      Alejandro Talavante dispuso de un descarado toro de nombre "Caradura" y bella pinta de distintas tonalidades (sardo, chorreado en verdugo, salpicado...), que tuvo un galope fantástico. Talavante lo toreó muy a su aire por la mano derecha, pero le bajó más la izquierda, por donde compuso intensos pasajes con largura más que con ajuste.
    • 2018 Anónimo Toros reseñados corrida concurso [30-09-2018] Aplausos (Valencia): aplausos.es Esp (HD)
      "Buscadero" - Número 25 Nacimiento: Octubre / 2013 Negro chorreado en verdugo, de Pedraza de Yeltes
  22. s. m. Ave depredadora de hasta 25 centímetros de longitud, de plumaje gris, marrón o blanco y negro y de pico ganchudo. Nombre científico : Laniidae (familia).
    docs. (1870-2022) 7 ejemplos:
    • 1899 RAE DRAE 13.ª ed. (S) (NTLLE)
      Verdugo. [...] m. [...] Alcaudón. [| pájaro carnívoro]
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. alcaudón [| pájaro carnívoro].
    • 1899 RAE DRAE 13.ª ed. (S) (NTLLE)
      Verdugo. [...] m. [...] Alcaudón. [| pájaro carnívoro]
    • 1901 Herrera, A. L. Ornitología mexicana [01-01-1901] p. 517 La Naturaleza (Ciudad de México) Mx (HD)
      Al contemplar el osado y marcial aspecto del Verdugo, no podemos menos que reconocer en él un pájaro dotado de extraordinaria energía; su fuerte pico encorvado en que la garra y el diente parecen combinados para formar un instrumento mortífero, es seguramente el arma de un Gavilán ó de otra ave de rapiña.
    • 1903 Anónimo (White) "Los nidos VIII" [14-11-1903] p. 14 La Moda Elegante (Cádiz) Esp (HD)
      Los pega-rebordas ó alcaudones son los individuos más carniceros de la familia, valientes hasta degenerar en temerarios [...]. Cuando encuentran abundancia de insectos, lagartijas ú otros animales pequeños, los van colocando en las espinas de diversos arbustos como el espino, la cambrinera, etc., donde saben encontrarles en la época en que los necesitan, y de aquí los nombres de verdugo y desollador que se ha dado á este pájaro.
    • 1910 Bolívar Urrutia, I. / Calderón, S. HNatural, II: Biología y Botánica (2.ª ed.) Esp (FG)
      Los verdugos, desolladores, alcaudones y pega-rebordas, son pájaros lánidos, de pico encorvado y dentado á los lados.
    • c1932 Soriano, R. Bomba [1979] I, 198 Esp (CDH )
      El general Karikow, el famosísimo verdugo, antes de su almuerzo, y como aperitivo funerario, iba en su negro caballo a visitar los racimos de horca. Cuervos y verdugos se disputaban, ya, la carnaza.
    • 1966 Morínigo, M. A. DiccAmericanismos (NTLLE)
      VERDUGO. m. [...] Méx. Nombre corriente de varios pájaros, especialmente del Lanius ludovicianus, L., porque acostumbran clavar la presa, insectos o pequeños reptiles, en las púas de las plantas espinosas.
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. alcaudón [| pájaro carnívoro].
    1. s. m. Mx En particular, ave de la familia de los lánidos endémica de Norteamérica de hasta 20 centímetros de longitud, de plumaje gris claro con el papo, pecho y vientre casi blancos, de alas, patas, cola y ojos negros y de pico negro y ganchudo. Nombre científico: Lanius ludovicianus.
      docs. (1870-2022) 7 ejemplos:
      • 1870 Moreno, A "Trad Distribución geográfica aves Veracruz, I Sumichrast" [01-01-1870] p. 306 La Naturaleza (Ciudad de México) Mx (HD)
        Collurio excubitoroides. Vulg. Verdugo. Region templada y meseta. Esta especie vive probablemente en la mesa de México, en donde es comun.
      • 2022 Avilés, S. E. Joyas de familia - Mx (BD)
        A veces sucede en esta especie, Lanius ludovicianus. Los cachorros del pasado se quedan con los papás y los ayudan con sus hermanitos, antes de decidirse a buscar una pareja y hacer su nido propio. Dependiendo a quién le pregunte uno y dónde, le dirán que se llama chico cabezón, o verdugo. Verdugo, ¿por qué? El Lanius es un gran depredador.
      • 1870 Moreno, A "Trad Distribución geográfica aves Veracruz, I Sumichrast" [01-01-1870] p. 306 La Naturaleza (Ciudad de México) Mx (HD)
        Collurio excubitoroides. Vulg. Verdugo. Region templada y meseta. Esta especie vive probablemente en la mesa de México, en donde es comun.
      • 1895 Herrera, A. L. Catálogo colección aves Museo Nacional p. 12 Mx (BD)
        LANIUS LUDOVICIANUS Linn. Verdugo, Arriero, Zenzontle cabezón.-México.
      • c1913-1933 Becerra, M. E. Rectificaciones DRAE [1954] (FG)
        VERDUGO. Sust. m. ep. Méx. Avecilla americana, de la familia de los Lánidos (Lanius ludovinicus, L.), hasta de 20 cm. de longitud, de plumaje cenizo o plomizo, con el papo, pecho i vientre casi blancos, y ojos, oídos, alas y cola negros; pico negro, agudo y algo corvo. Es mui parecido al ALCAUDÓN, DESOLLADOR, PEGARREBORDA o VERDUGO del Antiguo Continente en su régimen y hábitos, particularmente en la costumbre de clavar en las espinas las presas que ha sacrificado.
      • 1942 Santamaría, F. J. DiccGralAmericanismos (NTLLE)
        VERDUGO. m. En Méjico, nombre vulgar de un ave. (Lanius ludovicianus, L.), llamada también arriero y cenzontle cabezón, que tiene el hábito de clavar los animales que capta, insectos, pequeños reptiles, en las púas de los magueyes y otras plantas, a lo cual debe su denominación. Hay algunos otros pajarillos, como el fraile y la viuda, conocidos también con este nombre.
      • 1981 Birkenstein, L. R. / Tomlinson, R. E. Native names Mexican birds p. 72 EU (BD)
        Lanius ludovicianus - Loggerhead shrike. Verdugo, Verduguillo, Cabezón, Alcaudón [...].
      • 2005 Jiménez Fdz, E. J. / Juárez Lpz, C. Aves y mamíferos vegetación terrestre p. 203 Laguna Tecocomulco Mx (BD)
        Las aves carnívoras con un 14.5 por ciento lo constituyen principalmente los gavilanes y halcones, así como la lechuza de campanario Tyto alba y el verdugo Lanius ludovicianus.
      • 2022 Avilés, S. E. Joyas de familia - Mx (BD)
        A veces sucede en esta especie, Lanius ludovicianus. Los cachorros del pasado se quedan con los papás y los ayudan con sus hermanitos, antes de decidirse a buscar una pareja y hacer su nido propio. Dependiendo a quién le pregunte uno y dónde, le dirán que se llama chico cabezón, o verdugo. Verdugo, ¿por qué? El Lanius es un gran depredador.
    2. s. m. En particular, ave migratoria de la familia de los lánidos de hasta 18 centímetros de longitud, de plumaje rojizo, cabeza grisácea, antifaz negro y parte inferior rosácea en el macho y de plumaje pardo y parte inferior blanca en la hembra. Nombre científico: Lanius collurio.
      docs. (1878-1917) 3 ejemplos:
      • 1878 Justo Villanueva, L. "Animales útiles y perjudiciales agricultura" [10-12-1878] Gaceta Agrícola del Ministerio de Fomento (Madrid) Esp (HD)
        5. Fringilla carduelis (Gilguero). 6. Lanius minor (Pega-rebordas). 7. Lanius collurio (Verdugos ó desolladores). 8. Coccothraustes vulgaris (Piñonero).
      • 1883 Vayreda Vila, E. Fauna ornitológica Gerona p. 71 Esp (BD)
        LANIUS COLLURIO. L. -Cast. Desollador, verdugo [...]. Cabeza, nuca y bajo dorso de un ceniciento azulado; dorso y escapulares de un rojo pardo partes, inferiores lavadas de rosáceo en el pecho y flancos, antecuello y abdomen blancos; alas pardo-rojizas; cola negra y blanca.
      • 1917 Xandri Pich, J. La Cerdaña p. 107 Esp (BD)
        Lanius collurio L. -Cast. Desollador, verdugo. Cat. Capsigrany. Llega a fines de la estación primaveral; habita en las malezas y anida en los zarzales y arbustos espinosos.
  23. Acepción en desuso
  24. s. m. Esp: Or Instrumento consistente en una hoja aserrada con un mango en cada extremo que sirve para cortar madera.
    docs. (1872-1976) 4 ejemplos:
    • 1872 Anónimo "Carpinteros, herreros, oficios" (Anuncio) [25-09-1872] El Constitucional (Alicante) Esp (HD)
      Sierras. / Serruchos. / Verdugos.
    • 1919 Sevilla, A. VocMurciano Esp (NTLLE)
      Verdugo. Sierra grande que manejan dos hombres, a la vez, para trucidar maderos.
    • 1932 García Soriano, J. VocDialMurciano Esp (NTLLE)
      verdugo. m. Sierra grande que manejan dos hombres al aserrar. (Val. "verduch".)
    • 1976 Torreblanca Espinosa, M. Habla Villena Esp (NTLLE)
      Verdugo (Sax, Vill.).- "Tronzador" [ | Sierra con un mango en cada uno de sus extremos, que sirve generalmente para partir al través las piezas enteras]
  25. s. m. Esp: Occ Pieza de madera de la carreta que va colocada entre el eje y el larguero del tablero para que este no se gaste.
    docs. (1906-2001) 10 ejemplos:
    • p1890-a1906 Pereda, J. Mª Cutres p. 199 Obras completas Pereda, XVII Esp (BD)
      Pues, señor, que dos días de repaso á la pértiga y al rodal; que amaña esta trichoría; que pon este verdugo; que el encañao del toldo, y la jabonera en su punto; que llegó la hora; y el jabón á la jabonera, y los garrotes del pienso colgaos de los armones detraseros, y la saca de ceba aentro... y hala pallá, cutres, con la pareja enmantá, el eje bien enjabonao por la calentaera, pa que no cantara, porque si allegaba á cantar, multaban los camineros....
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      verdugo [...] m. Cantb. y León. Pieza de madera que en la carreta va colocada entre el eje y el larguero del tablero.
    • p1890-a1906 Pereda, J. Mª Cutres p. 199 Obras completas Pereda, XVII Esp (BD)
      Pues, señor, que dos días de repaso á la pértiga y al rodal; que amaña esta trichoría; que pon este verdugo; que el encañao del toldo, y la jabonera en su punto; que llegó la hora; y el jabón á la jabonera, y los garrotes del pienso colgaos de los armones detraseros, y la saca de ceba aentro... y hala pallá, cutres, con la pareja enmantá, el eje bien enjabonao por la calentaera, pa que no cantara, porque si allegaba á cantar, multaban los camineros....
    • 1909 Alonso Garrote, S. Dialecto leonés p. 263 Esp (BD)
      Verdugo. m. En la carreta de la Ribera de Órbigo es la pieza móvil que va encima y á cada extremo del eje, entre este y el larguero del tablero, con objeto de evitar que sea destruido por el prologando roce de dicho eje. Para sujetar bien ambos verdugos hay un palo que va de uno á otro (reja en Maragateria) manteniéndolos en la posición requerida. (V. Zapata).
    • 1914 Alcalde Río, H. Escenas cántabras [1914] 80 Esp (CDH )

      Aquí tráigole esti rodalpa ver de gobernale lo mejor que se puea. Las cambastiénlas mu gastás y algo resquebrajáas las secunderas, lo mesmo que el ñul; lo que hace que las rejasse desencajen a la primer rodáa; en cuánto al ejepuei aguantar una temporáa, que los berdugosno han hecho la mayor mella en él: la pértigaconviéen darla un repaso, que desencuadérnase ella sola, por mor de salirse las trencasde los brazales, por estar ya podrío el pinage dámarre.

    • 1961 Rubio Álvarez, P. F. "Vocabulario Valle Gordo" [01-01-1961] Revista de Dialectología y Tradiciones Populares (Madrid) Esp (HD)
      Verdugo. Pieza de madera que va entre el concichón y el eje en el "rodal".
    • 1966 García-Lomas, G. A. LengPopCantabria Esp (NTLLE)
      VERDUGO. [...] Trozo de madera o vástago que se coloca entre las "trichorias" a cada lado del carro, debajo de los "sobrelechos" de la pértiga, a fin de que ésta descanse sobre el eje sin gastarse y para que el "rodal" gire con más facilidad. Esta pieza es la que hace "cantar" a la carreta [...].
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      verdugo [...] m. Cantb. y León. Pieza de madera que en la carreta va colocada entre el eje y el larguero del tablero.
    • p1890-a1906 Pereda, J. Mª Cutres p. 199 Obras completas Pereda, XVII Esp (BD)
      Pues, señor, que dos días de repaso á la pértiga y al rodal; que amaña esta trichoría; que pon este verdugo; que el encañao del toldo, y la jabonera en su punto; que llegó la hora; y el jabón á la jabonera, y los garrotes del pienso colgaos de los armones detraseros, y la saca de ceba aentro... y hala pallá, cutres, con la pareja enmantá, el eje bien enjabonao por la calentaera, pa que no cantara, porque si allegaba á cantar, multaban los camineros....
    • 1909 Alonso Garrote, S. Dialecto leonés p. 263 Esp (BD)
      Verdugo. m. En la carreta de la Ribera de Órbigo es la pieza móvil que va encima y á cada extremo del eje, entre este y el larguero del tablero, con objeto de evitar que sea destruido por el prologando roce de dicho eje. Para sujetar bien ambos verdugos hay un palo que va de uno á otro (reja en Maragateria) manteniéndolos en la posición requerida. (V. Zapata).
    • 1914 Alcalde Río, H. Escenas cántabras [1914] 80 Esp (CDH )

      Aquí tráigole esti rodalpa ver de gobernale lo mejor que se puea. Las cambastiénlas mu gastás y algo resquebrajáas las secunderas, lo mesmo que el ñul; lo que hace que las rejasse desencajen a la primer rodáa; en cuánto al ejepuei aguantar una temporáa, que los berdugosno han hecho la mayor mella en él: la pértigaconviéen darla un repaso, que desencuadérnase ella sola, por mor de salirse las trencasde los brazales, por estar ya podrío el pinage dámarre.

    • 1921 Vergara Martín, G. M. VocPalabrasSegovia II Esp (NTLLE)
      Verdugo, m. - Pieza de madera colocada en las carretas entre el eje y la caña para que ésta no se gaste.
    • 1925 RAE DRAE 15.ª ed. (NTLLE)
      VERDUGO. [...] m. [...] León y Sant. Pieza de madera que en la carreta va colocada entre el eje y el larguero del tablero.
    • c1941-1959 Díaz Díaz-Caneja, J. VocSayambriego Esp (FG)
      VERDUGO. m. Pieza de madera, cambiable y muy especial del carro, con un extremo grueso en forma de pella, que se coloca entre la morena del eje y el cociyón o la pierna, para evitar que con la rotación de aquél se desgaste o debilite el bastidor.
    • 1961 Rubio Álvarez, P. F. "Vocabulario Valle Gordo" [01-01-1961] Revista de Dialectología y Tradiciones Populares (Madrid) Esp (HD)
      Verdugo. Pieza de madera que va entre el concichón y el eje en el "rodal".
    • 1966 García-Lomas, G. A. LengPopCantabria Esp (NTLLE)
      VERDUGO. [...] Trozo de madera o vástago que se coloca entre las "trichorias" a cada lado del carro, debajo de los "sobrelechos" de la pértiga, a fin de que ésta descanse sobre el eje sin gastarse y para que el "rodal" gire con más facilidad. Esta pieza es la que hace "cantar" a la carreta [...].
    • 1988 Gordaliza Aparicio, F. R. VocPalentino Esp (NTLLE)
      VERDUGO: [...] Nomb. M. Madero del *carro de vacas que está entre el eje y el larguero del tablero. El DRAE dice de León y Santander.
    • 2001 RAE DRAE 22.ª ed. (NTLLE)
      verdugo [...] m. Cantb. y León. Pieza de madera que en la carreta va colocada entre el eje y el larguero del tablero.
  26. s. m. Sombrero, generalmente de lana, que cubre la cabeza y el cuello pero no la cara.
    docs. (1956-2022) 10 ejemplos:
    • 1971 Anónimo "Oportunidades toda familia (Anuncio)" [29-11-1971] - Aragón Exprés: Diario de la Tarde (Zaragoza) Esp (HD)
      VERDUGO de lana de diversos colores, para señoras o jovencitas
    • 2022 Montero, R. Peligro cuerda Esp (CORPES)
      Te voy a contar un ejemplo alucinante: mientras escribía Historia del Rey Transparente, una novela que transcurre en el siglo XII, me atasqué por no saber el nombre de una especie de verdugo de malla que se ponían los guerreros debajo del casco (aún no se podía googlear nada de esto).
    • 1971 Anónimo "Oportunidades toda familia (Anuncio)" [29-11-1971] - Aragón Exprés: Diario de la Tarde (Zaragoza) Esp (HD)
      VERDUGO de lana de diversos colores, para señoras o jovencitas
    • 1980 Jiménez Oso, F. Tripulantes ovnis [1980] 103 Esp (CDH )
      Llevaban cubierta la cabeza por una especie de "verdugo" que les caía hasta por debajo de los hombros, de un color crema amarillento y una textura similar al punto de seda, dejándoles el rostro al descubierto.
    • 1985 RAE DMILE 3.ª ed. [01-01-1985] (NTLLE)
      verdugo. m. [...] Prenda de abrigo, de lana, que se ciñe a la cabeza y cuello, dejando solo al descubierto los ojos, la nariz y la boca.
    • 1988 Gordaliza Aparicio, F. R. VocPalentino Esp (NTLLE)
      VERDUGO: 1-Nomb. M. Gorro usado para el frío que cubre la cabeza y cara, excepto los ojos, y se pone especialmente a los niños.
    • 1993 Escuela de Supervivencia de Madrid Supervivencia deportiva [1993] Esp (CDH )
      Los monitores de la E.S.M. hemos acabado adoptándola para todas las épocas, ya que unos guantes y un verdugo de este material se llevan fácilmente en cualquier bolsillo.
    • 2009 Posadas, G. Doctor Mateo. Veranos San Martín (CORPES)
      Cuando nos encontramos a la una en la puerta del cobertizo donde se guardaba la moto, apareció Mateo vestido de negro de la cabeza a los pies, incluido un verdugo que sólo dejaba ver los ojos, y con dos cascos integrales
    • 2019 Camps, J. La silueta Esp (CORPES)
      Por otro lado, los de la Científica me han confirmado que la mancha de sangre sobre la alfombra era de Lara. Los restos epiteliales no han dado ningún resultado, son mayoritariamente de la chica, y en menor medida de la mujer de la limpieza. El secuestrador sin duda llevaba guantes, y seguramente también verdugo.
    • 2022 Montero, R. Peligro cuerda Esp (CORPES)
      Te voy a contar un ejemplo alucinante: mientras escribía Historia del Rey Transparente, una novela que transcurre en el siglo XII, me atasqué por no saber el nombre de una especie de verdugo de malla que se ponían los guerreros debajo del casco (aún no se podía googlear nada de esto).
    • 1971 Anónimo "Oportunidades toda familia (Anuncio)" [29-11-1971] - Aragón Exprés: Diario de la Tarde (Zaragoza) Esp (HD)
      VERDUGO de lana de diversos colores, para señoras o jovencitas
    • 1980 Jiménez Oso, F. Tripulantes ovnis [1980] 103 Esp (CDH )
      Llevaban cubierta la cabeza por una especie de "verdugo" que les caía hasta por debajo de los hombros, de un color crema amarillento y una textura similar al punto de seda, dejándoles el rostro al descubierto.
    • 1980 Jiménez Oso, F. Tripulantes ovnis [1980] 103 Esp (CDH )
      . Sus manos aparecían enfundadas en unos guantes hechos al parecer del mismo material que el "verdugo"». /
    • 1985 RAE DMILE 3.ª ed. [01-01-1985] (NTLLE)
      verdugo. m. [...] Prenda de abrigo, de lana, que se ciñe a la cabeza y cuello, dejando solo al descubierto los ojos, la nariz y la boca.
    • 1988 Gordaliza Aparicio, F. R. VocPalentino Esp (NTLLE)
      VERDUGO: 1-Nomb. M. Gorro usado para el frío que cubre la cabeza y cara, excepto los ojos, y se pone especialmente a los niños.
    • 1993 Escuela de Supervivencia de Madrid Supervivencia deportiva [1993] Esp (CDH )
      Los monitores de la E.S.M. hemos acabado adoptándola para todas las épocas, ya que unos guantes y un verdugo de este material se llevan fácilmente en cualquier bolsillo.
    • 2009 Posadas, G. Doctor Mateo. Veranos San Martín (CORPES)
      Cuando nos encontramos a la una en la puerta del cobertizo donde se guardaba la moto, apareció Mateo vestido de negro de la cabeza a los pies, incluido un verdugo que sólo dejaba ver los ojos, y con dos cascos integrales
    • 2014 RAE DLE (NTLLE)
      verdugo [...] m. Gorro de lana que ciñe cabeza y cuello, dejando al descubierto solo la cara.
    • 2019 Camps, J. La silueta Esp (CORPES)
      Por otro lado, los de la Científica me han confirmado que la mancha de sangre sobre la alfombra era de Lara. Los restos epiteliales no han dado ningún resultado, son mayoritariamente de la chica, y en menor medida de la mujer de la limpieza. El secuestrador sin duda llevaba guantes, y seguramente también verdugo.
    • 2022 Montero, R. Peligro cuerda Esp (CORPES)
      Te voy a contar un ejemplo alucinante: mientras escribía Historia del Rey Transparente, una novela que transcurre en el siglo XII, me atasqué por no saber el nombre de una especie de verdugo de malla que se ponían los guerreros debajo del casco (aún no se podía googlear nada de esto).
    1. s. Frecuentemente, en aposición a tipo y estilo.
      docs. (1956-2018) 7 ejemplos:
      • 1956 Anónimo "Abrigos piel (Anuncio)" [20-11-1956] ABC (Madrid) Esp (HD)
        Gorros de punto de línea moderna, de tricot en forma de "cloche", adornados con hebillas o botones; otros de "tipo fez"; en punto canalé; reversibles en dos tonos, estilo verdugo; de crochet, con la copa prolongada en echarpe... Planta quinta.
      • 2018 Funes, M.L. "Improvisación contemporánea Alvarno" ABC (Madrid): abc.es Esp (CORPES)
        La colección de María Escoté ha sido probablemente la mejor que hemos visto hasta ahora de la creadora. Variada, efervescente, sesentera y galáctica, incluía conjuntos de pantalón y top inspirados en los maravillosamente siderales modelos que Courrèges creó hace cinco décadas: chaquetas y vestidos de damero rojo y modelos con dibujos geométricos inspirados en las rayas del arcoiris y quizás en algunas prendas de Emilio Pucci de principios de los 70. Sus tocados, difíciles de clasificar, iban desde el casquette transparente al gorro tipo verdugo en colores vistosos.
      • 1956 Anónimo "Abrigos piel (Anuncio)" [20-11-1956] ABC (Madrid) Esp (HD)
        Gorros de punto de línea moderna, de tricot en forma de "cloche", adornados con hebillas o botones; otros de "tipo fez"; en punto canalé; reversibles en dos tonos, estilo verdugo; de crochet, con la copa prolongada en echarpe... Planta quinta.
      • 1966 Anónimo "Pasos procesión Semana Santa logroñesa" [07-04-1966] La Rioja: Diario Político (Logroño) Esp (HD)
        En este mismo año los Hermanos que portaban el paso suprimieron la armadura del capirote y que normalmente usa la Hermandad, adoptando otra forma llama "tipo verdugo".
      • 1992 Bueno, P. LMountain bike [1992] Esp (CDH )
        Calcetines, Chubasquero de microporo (goretex etc.), Gorro de lana (mejor tipo verdugo) y camiseta interior (si sudas mucho te vendrá bien cambiartela).
      • 1993 Escuela de Supervivencia de Madrid Supervivencia deportiva [1993] Esp (CDH )

        Lo mejor en estos casos sería un gorro de lana o forro polar, de los de tipo verdugo que cubre casi todo, menos el frontal: nariz, boca, ojos.

      • 1998 Agencia Efe Velocista Florence Griffith fallece [22-09-1998] ABC (Madrid) Esp (HD)
        La atleta estadounidense se había hecho también famosa antes de los Juegos de Seúl por sus atuendos espectaculares y exóticos, como sus "bodies" similares a los que usan los patinadores sobre hielo con cubrecabezas tipo verdugo [...].
      • 2018 Funes, M.L. "Improvisación contemporánea Alvarno" ABC (Madrid): abc.es Esp (CORPES)
        La colección de María Escoté ha sido probablemente la mejor que hemos visto hasta ahora de la creadora. Variada, efervescente, sesentera y galáctica, incluía conjuntos de pantalón y top inspirados en los maravillosamente siderales modelos que Courrèges creó hace cinco décadas: chaquetas y vestidos de damero rojo y modelos con dibujos geométricos inspirados en las rayas del arcoiris y quizás en algunas prendas de Emilio Pucci de principios de los 70. Sus tocados, difíciles de clasificar, iban desde el casquette transparente al gorro tipo verdugo en colores vistosos.
      • 1956 Anónimo "Abrigos piel (Anuncio)" [20-11-1956] ABC (Madrid) Esp (HD)
        Gorros de punto de línea moderna, de tricot en forma de "cloche", adornados con hebillas o botones; otros de "tipo fez"; en punto canalé; reversibles en dos tonos, estilo verdugo; de crochet, con la copa prolongada en echarpe... Planta quinta.
      • 1966 Anónimo "Pasos procesión Semana Santa logroñesa" [07-04-1966] La Rioja: Diario Político (Logroño) Esp (HD)
        En este mismo año los Hermanos que portaban el paso suprimieron la armadura del capirote y que normalmente usa la Hermandad, adoptando otra forma llama "tipo verdugo".
      • 1992 Bueno, P. LMountain bike [1992] Esp (CDH )
        Calcetines, Chubasquero de microporo (goretex etc.), Gorro de lana (mejor tipo verdugo) y camiseta interior (si sudas mucho te vendrá bien cambiartela).
      • 1992 Bueno, P. LMountain bike [1992] Esp (CDH )
        Gorro de polipropileno, clorofibra o lana (de tipo verdugo), gafas y casco.
      • 1993 Escuela de Supervivencia de Madrid Supervivencia deportiva [1993] Esp (CDH )

        Lo mejor en estos casos sería un gorro de lana o forro polar, de los de tipo verdugo que cubre casi todo, menos el frontal: nariz, boca, ojos.

      • 1998 Agencia Efe Velocista Florence Griffith fallece [22-09-1998] ABC (Madrid) Esp (HD)
        La atleta estadounidense se había hecho también famosa antes de los Juegos de Seúl por sus atuendos espectaculares y exóticos, como sus "bodies" similares a los que usan los patinadores sobre hielo con cubrecabezas tipo verdugo [...].
      • 2018 Funes, M.L. "Improvisación contemporánea Alvarno" ABC (Madrid): abc.es Esp (CORPES)
        La colección de María Escoté ha sido probablemente la mejor que hemos visto hasta ahora de la creadora. Variada, efervescente, sesentera y galáctica, incluía conjuntos de pantalón y top inspirados en los maravillosamente siderales modelos que Courrèges creó hace cinco décadas: chaquetas y vestidos de damero rojo y modelos con dibujos geométricos inspirados en las rayas del arcoiris y quizás en algunas prendas de Emilio Pucci de principios de los 70. Sus tocados, difíciles de clasificar, iban desde el casquette transparente al gorro tipo verdugo en colores vistosos.
  27. Acepción lexicográfica
  28. s. m. "Mensajero" (Anónimo, GlosariosLatEsp-c1400).
    docs. (1410) Ejemplo:
    • 1375-1410 Anónimo GlosariosLatEsp [1936] Esp (NTLLE)
      angarius, verdugo
  29. Acepción lexicográfica
  30. s. m. "Una protuberancia o grano, como los brotes de los árboles" (Minsheu, VocHispLatAngl-1617).
    docs. (1609-1617) 2 ejemplos:
    • 1609 Vittori, G. Tesoro FrancItalEsp Esp (NTLLE)
      verdugo, creuasse, bouton de froncle & aposteme, cul de poule, crepazza, botone, chiodo.
    • 1617 Minsheu, J. VocHispLatAngl Esp (NTLLE)
      Verdúgo, L. Pestula, Germen. A. a bunch or pimple, as the buds of trees.
  31. Acepción lexicográfica
  32. s. m. Ar "La lagartija" (Neves, Diccionario de Americanismos, 2.ª ed.-1975).
    docs. (1938-1975) 4 ejemplos:
    • 1938-1938 Di Lullo, O. "Voces santiagueñas" [01-01-1938] p. 183 Boletín de la Academia Argentina de las Letras (Buenos Aires) Ar (HD)
      VERDUGO. Ver UTUTU [ | lagartija pequeña]
    • 1947 Solá, J. V. DiccRegionalismosSalta Ar (FG)
      Verdugo. Zoolog. La lagartija.
    • 1975 Abad Santillán, D. Dicc argentinismos p. 970 Ar (BD)
      verdugo. m. Es como llaman en Salta y Jujuy a cualquier largartija.
    • 1975 Neves, A. N. Diccionario de Americanismos, 2.ª ed. p. 574 (BD)
      VERDUGO. m. Arg. (Norte). La lagartija.
  33. Acepción lexicográfica
  34. s. m. "Cabrio del cigoñal o trabuquete" (Lpz Guereñu, Voces alavesas-1958).
    docs. (1958) Ejemplo:
    • 1958 Lpz Guereñu, G. Voces alavesas Esp (NTLLE)
      VERDUGO. Cabrio del cigoñal o trabuquete (Salinas de Añana).
  35. Acepción lexicográfica
  36. s. m. Esp: Occ "En el lagar, viga que aplasta la manzana" (Neira Mtz / Piñeiro, DiccBables-1989).
    docs. (1968-1989) 2 ejemplos:
    • 1968 Mtz Álvz, J. Bable y cast Oviedo Esp (FG)
      BERDUGO.- Verdugo. En el llagar, la viga que aplasta la manzana.
    • 1989 Neira Mtz, J. / Piñeiro, M. R. DiccBables Esp (NTLLE)
      VERDUGO. m. Verdugu -o: [...] En el lagar, viga que aplasta la manzana.
  37. Acepción lexicográfica
  38. s. m. "(Juego de las) tabas" (Alvar, ALEANR III-IV-1980).
    docs. (1972-1980) 2 ejemplos:
    • 1972 Alvar, M. (dir.) ALEA, V Esp (FG)
      Verdugo. "Juego de la taba" (lám. 1322, mapa 1432).
    • 1980 Alvar, M. (dir.) ALEANR, III-IV Esp (FG)
      Verdugo: "(Juego de las) tabas" (lám. 1384, mapa 1171).
  39. Acepción lexicográfica
  40. s. m. "As de bastos" (Alvar, ALEANR III-IV-1980).
    docs. (1980) Ejemplo:
    • 1980 Alvar, M. (dir.) ALEANR, III-IV Esp (FG)
      Verdugo: "as de bastos" (lám. 1410, mapa 1197).
  41. Acepción lexicográfica
  42. s. m. "Chichón" (Alvar, ALEANR III-IV-1980).
    docs. (1980) Ejemplo:
    • 1980 Alvar, M. (dir.) ALEANR, III-IV Esp (FG)
      Verdugo. Chichón. [Lo601] (lám. 1220, mapa 1026).
  43. Acepción lexicográfica
  44. s. m. "culo" (en las tabas)" (Alvar, ALEANR III-IV-1980).
    docs. (1980) Ejemplo:
    • 1980 Alvar, M. (dir.) ALEANR, III-IV Esp (FG)
      Verdugo: "culo" (en las tabas) (lám. 1387, mapa 1174).
  45. Acepción lexicográfica
  46. s. m. "Rollo o vara de madera que se coloca sobre el carro de hierba para asegurar la carga" (Schz Llamosas, Habla Castro (Santander)-1982).
    docs. (1982) Ejemplo:
    • 1982 Schz Llamosas, J. P. Habla Castro (Santander) Esp (NTLLE)
      verdugo. (m.) Rollo o vara de madera que se coloca sobre el carro de hierba para asegurar la carga. Tollizo, tilluezo.
  47. Acepción lexicográfica
  48. s. m. Esp: Cent "En los puentes de madera usados en la montaña, pieza de madera que refuerza la resistencia de los pegolleros" (Gordaliza Aparicio, VocPalentino-1988).
    docs. (1988) Ejemplo:
    • 1988 Gordaliza Aparicio, F. R. VocPalentino Esp (NTLLE)
      VERDUGO: 1-Nomb. M. [...] En los puentes de madera usados en la montaña, pieza de madera que refuerza la resistencia de los pegolleros.
  49. Acepción lexicográfica
  50. s. m. Esp: Occ "Madero muy grueso y grande que se pone en el río para que éste sorene y puedan así pasar los carros" (Neira Mtz / Piñeiro, DiccBables-1989).
    docs. (1988-1989) 2 ejemplos:
    • 1988 Gordaliza Aparicio, F. R. VocPalentino Esp (NTLLE)
      VERDUGO: [...] Nomb. M. En los puentes de madera usados en la montaña, pieza de madera que refuerza la resistencia de los *pegolleros.
    • 1989 Neira Mtz, J. / Piñeiro, M. R. DiccBables Esp (NTLLE)
      VERDUGO. m. Verdugu -o: [...] Madero muy grueso y grande que se pone en el río para que éste sorene y puedan así pasar los carros.
  51. Acepción lexicográfica
  52. s. m. Esp: Occ "Instrumento hecho con verdascas para cazar moscas" (Neira Mtz / Piñeiro, DiccBables-1989).
    docs. (1989) Ejemplo:
    • 1989 Neira Mtz, J. / Piñeiro, M. R. DiccBables Esp (NTLLE)
      VERDUGO. m. Verdugu -o: [...] Instrumento hecho con verdascas para cazar moscas.
  53. Acepción lexicográfica
  54. s. m. Esp: Occ "Pieza que se pone en la hoja de la guadaña para reforzarla en la parte que va unida al mango" (Neira Mtz / Piñeiro, DiccBables-1989).
    docs. (1989) Ejemplo:
    • 1989 Neira Mtz, J. / Piñeiro, M. R. DiccBables Esp (NTLLE)
      VERDUGO. m. [...] Pieza que se pone en la hoja de la guadaña para reforzarla en la parte que va unida al mango.
hacer verdugos
    Acepción lexicográfica
  1. loc. verb. Esp: Or "Cortar leña en casa" (Alvar, ALEANR III-IV-1980).
    docs. (1980) Ejemplo:
    • 1980 Alvar, M. (dir.) ALEANR, III-IV Esp (FG)
      Hacer verdugos: "cortar leña en casa" (lám. 414, mapa 403)
verdugo de gallina
  1. s. m.
    docs. (1721) Ejemplo:
    • 1721 Bluteau, R. DiccCastPort Esp (NTLLE)
      Verdugo de gallina: Sobrecû.

Diccionario histórico de la lengua española
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Con el apoyo de Inditex
cerrar

Buscador general de la RAE